Pulse aquí para volver atrás
¡Nuevo!

Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Índice de líquido amniótico versus bolsa vertical única más profunda como prueba de detección para la prevención de resultados adversos del embarazo

Nabhan Ashraf F, Abdelmoula Yaser A
Fecha de la modificación significativa más reciente: 08 de mayo de 2008

Esta revisión debería citarse como: Nabhan Ashraf F, Abdelmoula Yaser A. Índice de líquido amniótico versus bolsa vertical única más profunda como prueba de detección para la prevención de resultados adversos del embarazo (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

El volumen de líquido amniótico es un parámetro importante en la evaluación del bienestar fetal. El oligohidramnios ocurre en muchas afecciones de alto riesgo y se asocia con resultados perinatales deficientes. Muchos cuidadores practican el parto planificado mediante inducción del trabajo de parto o cesárea después del diagnóstico de volumen de líquido amniótico disminuido en un embarazo a término. No hay un consenso claro sobre el mejor método para evaluar si el líquido amniótico es adecuado.

Objetivos

Comparar el uso del índice de líquido amniótico determinado por la medición de la bolsa vertical única más profunda como herramienta de cribado para el volumen de líquido amniótico disminuido, para prevenir resultados adversos del embarazo.

Estrategia de búsqueda

Se hicieron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) (enero 2008) en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library 2007, número 2), MEDLINE (1966 hasta mayo 2007) y en el metaRegister of Controlled Trials (mayo 2007). Se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de publicaciones pertinentes, artículos de revisión y estudios incluidos.

Criterios de selección

Ensayos controlados aleatorios que incluyeron mujeres con un embarazo de feto único, con bajo o alto riesgo, a las que se les realizó una medición ecográfica del volumen de líquido amniótico como parte de la evaluación anteparto del bienestar fetal, que compararon el índice de líquido amniótico y la medición de la bolsa vertical única más profunda.

Recopilación y análisis de datos

Ambos autores evaluaron de forma independiente la elegibilidad y la calidad y extrajeron los datos.

Resultados principales

Cuatro ensayos (3125 mujeres) cumplieron los criterios de inclusión. No existen pruebas de que un método sea superior al otro para prevenir los resultados periparto deficientes, incluidos: ingreso en la unidad de cuidados intensivos neonatales; un pH de la arteria umbilical menor de 7,1; presencia de meconio; puntuación de Apgar menor de 7 a los cinco minutos; o parto por cesárea. Cuando se utilizó el índice de líquido amniótico se diagnosticaron significativamente más casos de oligohidramnios (cociente de riesgos [CR, aleatorio]) 2,33; IC del 95%: 1,67 a 3,24) y a más mujeres se les realizó inducción del trabajo de parto (RR [fijo] 2,10; IC del 95%: 1,60 a 2,76) y parto por cesárea por sufrimiento fetal (RR [fijo] 1,45; IC del 95%: 1,07 a 1,97).

Conclusiones de los autores

La medición de la bolsa vertical única más profunda en la evaluación de volumen de líquido amniótico durante la vigilancia fetal parece una mejor elección, porque el uso del índice de líquido amniótico aumenta la tasa de diagnóstico del oligohidramnios y la tasa de inducción del trabajo de parto sin que mejoren los resultados periparto. Se requiere una revisión sistemática sobre la exactitud del diagnóstico con ambos métodos para detectar el volumen disminuido de líquido amniótico.

Esta revisión debería citarse como:
Nabhan Ashraf F, Abdelmoula Yaser A Índice de líquido amniótico versus bolsa vertical única más profunda como prueba de detección para la prevención de resultados adversos del embarazo (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

El líquido amniótico proporciona un ambiente de apoyo y protección para el desarrollo fetal durante el embarazo. Un volumen de líquido amniótico disminuido (oligohidramnios) puede aparecer debido a anomalías fetales, restricción del crecimiento intrauterino, preeclampsia o embarazo prolongado (postérmino). Muchos cuidadores practican el parto planificado mediante inducción del trabajo de parto o cesárea después del diagnóstico de volumen de líquido amniótico disminuido en un embarazo a término, para prevenir un resultado adverso del embarazo. La ecografía es no invasiva y se utiliza ampliamente para el seguimiento del embarazo. Se puede utilizar para determinar el volumen de líquido amniótico al medir el índice de líquido amniótico o la bolsa vertical única más profunda.

Esta revisión demostró que el uso del índice de líquido amniótico aumentó el número de embarazadas con diagnóstico de oligohidramnios y que se indujeron por un volumen de líquido anormal, comparado con la medición de la bolsa vertical más profunda. Las mujeres también tuvieron una tasa mayor de cesárea por el denominado sufrimiento fetal. No obstante, la tasa de ingreso a las unidades de cuidados intensivos neonatales y la aparición de acidosis neonatal, una evaluación objetiva del bienestar fetal, fueron similares entre los dos grupos. Los otros resultados perinatales medidos que no fueron diferentes fueron un trazado inquietante de la frecuencia cardíaca fetal, la presencia de meconio o una puntuación de Apgar menor de 7 a los cinco minutos. Estas conclusiones provienen de cuatro ensayos controlados aleatorios de alta calidad que incluyeron 3125 mujeres con embarazos únicos, informados entre 1997 y 2004.

La evaluación exacta del volumen de líquido amniótico por ecografía puede verse influida por un operador sin experiencia, la posición fetal, la probabilidad de un cambio transitorio y los diferentes criterios de diagnóstico de ecografía de un volumen anormal.


ANTECEDENTES

Descripción de la afección

El líquido amniótico proporciona un ambiente propicio para el desarrollo fetal. Protege al feto del traumatismo y la infección mediante sus propiedades amortiguadoras y bacteriostáticas. Permite el movimiento fetal, por lo que estimula el desarrollo del sistema musculoesquelético fetal. Previene la compresión del cordón umbilical y la placenta, por lo que protege el feto del compromiso vascular y nutricional. El líquido amniótico se mantiene en un equilibrio dinámico; su volumen es la suma del líquido (de la orina fetal y el líquido pulmonar) que fluye hacia adentro y hacia afuera (ingestión fetal y absorción intramembranosa) del espacio amniótico (Ross 2001). El volumen de líquido amniótico (VLA) es un parámetro importante en la evaluación del bienestar fetal. El oligohidramnios, reducción del VLA, ocurre como resultado de anomalías fetales, restricción del crecimiento intrauterino, embarazos prolongados (postérmino) y preeclampsia. El oligohidramnios se asocia con una mayor morbilidad y mortalidad fetal y neonatal (Sherer 2002). Por lo tanto, el diagnóstico prenatal de oligohidramnios es importante en el seguimiento del embarazo (Sherer 2002).

Descripción de la intervención

Los métodos invasores como las técnicas de dilución de indicadores son las medidas más exactas del VLA, pero no son prácticas para el uso clínico. La ecografía no es invasiva, por lo que se utiliza ampliamente para el seguimiento del embarazo. Además, se puede realizar de forma seriada en casos de sospecha de VLA anormal (Gramellini 2004). Se utilizan varios métodos para evaluar el líquido amniótico. El primer método es una evaluación subjetiva donde el volumen se describe como promedio, por encima del promedio, por debajo del promedio o escaso (Goldstein 1988; Gramellini 2004; Williams 1993). Sin embargo, la experiencia del operador es fundamental para que los resultados sean confiables (Gramellini 2004). Los cálculos semicuantitativos del VLA incluyen la medición de una bolsa de líquido amniótico (Gramellini 2004; Williams 1993), el índice de líquido amniótico (ILA) (Gramellini 2004; Williams 1993), y la distribución del líquido amniótico (Myles 2002).

La medición de una bolsa única de líquido amniótico varía entre los estudios según los criterios utilizados para el diagnóstico de líquido amniótico disminuido. Diferentes técnicas incluyen una bolsa de 1 cm en un plano (Bastide 1986; Hill 1983; Magann 2000; Manning 1981). Otra técnica mide dos diámetros perpendiculares, donde los valores utilizados son bolsa de 1 cm x 1 cm, bolsa de 2 cm x 1 cm y finalmente bolsa de 2 cm x 2 cm (Magann 2000). También se ha indicado que el punto de corte de 2,7 cm para la bolsa vertical más grande es mejor que el ILA y que la regla de la bolsa vertical más grande de 2 cm para identificar los fetos con riesgo de resultados adversos periparto (Fischer 1993). Se ha indicado 4 cm como otro punto de corte para la bolsa vertical más grande (Rogers 1999). También se utiliza el método de los dos diámetros de la bolsa (Gramellini 2004; Jaba 2005; Magann 1992), y se ha utilizado un valor menor de 15 cm2 para identificar los casos de líquido amniótico disminuido (Magann 1999a; Magann 2000; Rogers 1999). Además, otra técnica para la evaluación de una bolsa de líquido amniótico es calcular el producto de la longitud, el ancho y la profundidad de la bolsa más grande de líquido amniótico (Hashimoto 1987). Para calcular el ILA, el operador divide la cavidad uterina en cuatro cuadrantes. En cada cuadrante se mide el diámetro vertical mayor de una bolsa de líquido (que no contenga partes fetales pequeñas o curvas de cordón umbilical). La suma de estas cuatro medidas proporciona un valor único para el ILA (Phelan 1987).
Un estudio definió que, en el embarazo a término, el percentilo 50o del ILA es 12,4. Los autores también definieron que los percentilos 5o, 10o, 90o y 95o son 8,1; 9,0; 13,5 y 14,4 respectivamente en el embarazo a término. El 5o percentilo sirve como límite inferior del ILA normal entre las 28 y las 42 semanas de gestación (Hinh 2005).

Se han realizado estimaciones de diferentes puntos de corte arbitrarios para la identificación del oligohidramnios, como 5 cm (Croom 1992; Magann 1999a; Magann 2003; Seffah 1999) u 8 cm (Garmel 1997; Kawasaki 2002; Peedicayil 1994; Rogers 1999).

La evaluación ecográfica del líquido amniótico se puede considerar un método semicuantitativo. Además, también existe el aspecto de la confiabilidad. Los métodos de evaluación del líquido amniótico funcionan mejor cuando identifican volúmenes normales, pero son deficientes para identificar un volumen anormal (Gramellini 2004). Además de las diferencias en los métodos utilizados para evaluar el líquido amniótico, hay otros factores que influyen en la evaluación exacta del líquido amniótico mediante ecografía. Los mismos incluyen un operador sin experiencia, la posición fetal, la probabilidad de un cambio transitorio en el VLA y los diferentes criterios de diagnóstico ecográfico de un VLA anormal (Fok 2006; Sherer 2002). Además, no hay consenso sobre el método o el punto de corte más exacto para predecir la morbilidad y la mortalidad perinatal (Magann 2000).

El ILA y la bolsa vertical única más profunda (BVUMP) son las técnicas utilizadas con más frecuencia para evaluar si el líquido amniótico es adecuado. Según estos dos métodos, un ILA menor o igual a 5,0 cm o la falta de una bolsa que mida 2 cm x 1 cm, pueden diagnosticar un VLA disminuido (Magann 2003). Un metanálisis concluyó que un ILA disminuido se asocia con resultados perinatales deficientes en cuanto a una mayor tasa de nacimiento por cesárea realizada por sufrimiento fetal, una puntuación de Apgar baja a los cinco minutos y acidosis neonatal (Chauhan 1999). Por lo tanto, se ha considerado que un VLA disminuido es un signo de compromiso fetal potencial (Casey 2000; Locatelli 2004). Éste es particularmente el caso para los embarazos de alto riesgo.

Por qué es importante realizar esta revisión

Muchos cuidadores practican el parto planificado mediante inducción del trabajo de parto o cesárea después del diagnóstico de VLA disminuido a término. Sin embargo, no hay un consenso claro sobre el mejor método para evaluar el líquido amniótico (Magann 2000; Sherer 2002). En otras palabras, hay una falta de pruebas del valor de referencia (gold standard) para detectar el VLA disminuido. Se han realizado ensayos controlados aleatorios (ECA) para comparar los dos métodos utilizados con más frecuencia (es decir el ILA versus la bolsa vertical única más profunda) y determinar la mejor técnica para predecir los resultados adversos del embarazo entre las mujeres a las que se les realizan pruebas prenatales. No obstante, hasta donde se conoce, aún no se ha realizado una revisión sistemática ni un metanálisis de los ECA publicados para abordar este tema práctico. Por lo tanto, se necesitan una revisión sistemática y un metanálisis para comparar el uso del ILA con el método de la BVUMP de 2 cm x 1 cm para predecir los resultados adversos del embarazo.


OBJETIVOS

Comparar el uso del ILA con la BVUMP de 2 cm x 1 cm como herramienta de cribado para el VLA disminuido, para prevenir los resultados perinatales adversos como la admisión a la unidad de cuidados intensivos neonatales y las muertes perinatales.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Ensayos controlados con asignación al azar.

Tipos de participantes

Mujeres con un embarazo único, con bajo o alto riesgo, a las que se les realizan pruebas para evaluar el bienestar fetal.

Tipos de intervención

Medición ecográfica del VLA. Los métodos comparados fueron el ILA y el método de la bolsa (vertical única más profunda) de 2 cm x 1 cm.

Tipos de medidas de resultado

Resultados primarios

Ingreso a la unidad de cuidados intensivos neonatalesNúmero de muertes perinatales

Resultados secundarios

Tasa de diagnóstico de oligohidramnios (como lo definieron los autores de cada estudio)pH de la arteria umbilical menor de 7,1Puntuación de Apgar menor de 7 a los cinco minutospresencia de meconioTrazado inquietante de la frecuencia cardíaca fetal Inducción del trabajo de partoParto vaginal asistido (sin indicación especificada)Parto vaginal asistido por sufrimiento fetalTasa de cesáreaCesárea por sufrimiento fetalDuración de la estancia en la unidad de cuidados intensivos neonatales


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Pregnancy and Childbirth Group

Búsquedas electrónicas

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group's Trials Register), mediante contacto con el coordinador de búsqueda de ensayos (enero 2008).

El Coordinador de Búsqueda de Ensayos (Trials Search Co-ordinator) mantiene el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group) que contiene ensayos identificados de:

búsquedas trimestrales en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) (Cochrane Central Register of Controlled Trials - CENTRAL);búsquedas semanales en MEDLINE;búsquedas manuales en 30 revistas y en los resúmenes de los principales congresos;alertas semanales de actualización permanente en otras 44 revistas más alertas mensuales por correo electrónico en BioMed Central.

Los detalles sobre las estrategias de búsqueda en CENTRAL y MEDLINE, la lista de revistas consultadas manualmente y los resúmenes de las conferencias, así como la lista de revistas revisadas por medio del servicio de información actualizada se pueden encontrar en la sección "Registro Especializado" dentro de la información editorial sobre el Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Cochrane Pregnancy and Childbirth Group).

A los ensayos identificados a través de las actividades de búsqueda descritas anteriormente se les asigna un tema de la revisión (o temas). El Coordinador de Búsqueda de Ensayos (Trials Search Co-ordinator) busca el registro para cada revisión mediante la lista de temas en lugar de usar palabras clave.

Además, se hicieron búsquedas en CENTRAL (The Cochrane Library 2007, número 2), MEDLINE (enero 1966 hasta mayo 2007) y en el metaRegister of Controlled Trials (mRCT) (mayo 2007), utilizando las estrategias de búsqueda detalladas en el Apéndice 1

Búsqueda de otros recursos

Se realizaron búsquedas manuales en las listas de referencias de publicaciones pertinentes, artículos de revisión y estudios incluidos.

No se aplicó ninguna restricción de idioma.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Selección de los estudios

Ambos revisores examinaron y evaluaron de forma independiente las copias completas del texto de todos los artículos identificados. No hubo desacuerdos con respecto a la elegibilidad para la inclusión. Los artículos seleccionados para la revisión cumplieron los siguientes criterios de inclusión:

  • se presentaron los datos del ILA y el método de la BVUMP de 2 cm x 1 cm para la evaluación del VLA;
  • se señaló el número de mujeres tratadas.

Un estudio publicado en Turquía (Oral 1999) está en espera de traducción: ver "Estudios en espera de clasificación"

Evaluación de la calidad metodológica de los estudios incluidos

Se evaluó la calidad del estudio utilizando los criterios descritos en el Manual Cochrane para las Revisiones Sistemáticas de Intervenciones (Higgins 2005). En la tabla "Características de los estudios incluidos" se describen los métodos utilizados para la generación de la secuencia de asignación al azar.

(1) Sesgo de selección (ocultación de la asignación)

Cada ensayo recibió una puntuación de calidad, mediante los siguientes criterios.
(A) Ocultación adecuada de la asignación, como asignación al azar telefónica, sobres oscuros, cerrados y numerados consecutivamente.
(B) No está claro si hubo una ocultación adecuada de la asignación como el uso de una lista o tabla o sobres cerrados, o el informe del estudio no señala un enfoque para la ocultación.
(C) Ocultación inadecuada de la asignación, como una lista abierta de tablas de números aleatorios, uso de los números de las historias clínicas, la fecha de nacimiento o los días de la semana.

(2) Sesgo de deserción (pérdida de las participantes, p.ej., retiros, abandonos, desviaciones del protocolo)

La compleción del seguimiento se evaluó mediante los criterios siguientes.

(A) Pérdida de participantes menor del 5%.
B) Pérdida de participantes del 5% al 9,9%.
(C) Pérdida de participantes del 10% al 19,9%.
(D) Pérdida de participantes del 20% o más.

(3) Sesgo de realización (cegamiento de participantes, investigadores y evaluadores de resultado)

El cegamiento se evaluó según los siguientes criterios.
(A) Cegamiento de los participantes (sí/no/ incierto).
(B) Cegamiento del cuidador (sí/no/ incierto).
(C) Cegamiento de la evaluación de resultado (sí/no/incierto).

Extracción y manejo de los datos

Se diseñó un formulario en el que ambos autores registraron de forma independiente los datos extraídos. Se utilizó el programa informático Review Manager (RevMan 2003) para el ingreso por duplicado de los datos. Si la información con respecto a cualquiera de los aspectos anteriores era poco clara, se estableció contacto con los autores de los informes originales para obtener detalles adicionales.

Análisis

El análisis estadístico se realizó mediante RevMan 2003. Para los datos dicotómicos los resultados se presentaron como riesgo relativo (RR) resumido con intervalos de confianza (IC) del 95%. Cuando no hubo heterogeneidad significativa se utilizó el metanálisis de efectos fijos para combinar los datos. Las pruebas de heterogeneidad entre los ensayos se aplicaron mediante la estadística I². Valores de I² mayores del 50% implican heterogeneidad significativa (Higgins 2005). Cuando hubo heterogeneidad significativa se utilizó el metanálisis de efectos aleatorios para combinar los datos. No se realizaron análisis de subgrupos (Deeks 2001) porque ninguno de los estudios incluidos examinó los métodos de evaluación del VLA como un procedimiento habitual para todos los embarazos.

Análisis de sensibilidad

No fueron necesarios los análisis de sensibilidad planificados para explorar el efecto de la calidad de los ensayos porque ninguno de ellos tuvo una ocultación de la asignación claramente inadecuada (clasificada como C).


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Ver: Características de los estudios incluidos; Características de los estudios excluidos.

Ambos revisores evaluaron de forma independiente el texto completo de los diez artículos seleccionados según los criterios de inclusión y exclusión mencionados anteriormente. De éstos, se excluyeron cinco de la revisión (ver tabla "Características de los estudios excluidos"). Hubo dificultades para la traducción de un estudio; que actualmente se encuentra en espera de evaluación (Oral 1999). Cuatro ECA cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión (Alfirevic 1997; Chauhan 2004; Magann 2004; Moses 2004). Los mismos reclutaron 3125 participantes. Hubo 529 participantes (16,9%) con un embarazo menor de 37 semanas, 1431 (45,8%) entre 37 y 40 semanas, 665 (21,3%) con más de 40 a 42 semanas y 500 (16,0%) con más de 42 semanas. Para los detalles de los estudios incluidos ver tabla "Características de los estudios incluidos".


CALIDAD METODOLÓGICA

Ver Riesgo de sesgo en los estudios incluidos


RESULTADOS

Ver: Características de los estudios incluidos; Características de los estudios excluidos.

Ambos revisores evaluaron de forma independiente el texto completo de los diez artículos seleccionados según los criterios de inclusión y exclusión mencionados anteriormente. De éstos, se excluyeron cinco de la revisión (ver tabla "Características de los estudios excluidos"). Hubo dificultades para la traducción de un estudio; que actualmente se encuentra en espera de evaluación (Oral 1999). Cuatro ECA cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión (Alfirevic 1997; Chauhan 2004; Magann 2004; Moses 2004). Los mismos reclutaron 3125 participantes. Hubo 529 participantes (16,9%) con un embarazo menor de 37 semanas, 1431 (45,8%) entre 37 y 40 semanas, 665 (21,3%) con más de 40 a 42 semanas y 500 (16,0%) con más de 42 semanas. Para los detalles de los estudios incluidos ver tabla "Características de los estudios incluidos".

Riesgo de sesgo en los estudios incluidos

Los cuatro ensayos (n = 3125 participantes) eran de alta calidad. Con respecto al sesgo de selección, todos los informes de los ensayos incluidos señalaron una ocultación adecuada de la asignación (clasificada como A). Para el sesgo de deserción todos tuvieron una pérdida de participantes menor del 5% (clasificada como A). En un ensayo (Moses 2004), los cuidadores estaban cegados a la asignación a los grupos y a la medición específica; en los otros, el sesgo de realización (cegamiento de las participantes, los cuidadores y la evaluación de los resultados fue incierto.

Efectos de las intervenciones
Medidas de resultado primarias

(1) Los cuatro ensayos incluidos informaron la tasa de ingreso a una unidad de cuidados intensivos neonatales (Comparaciones y datos 01.01) (3125 embarazadas) y no hubo pruebas de una diferencia entre los dos grupos (ILA y medición de la BVUMP) (RR 1,04; IC del 95%: 0,85 a 1,26; cuatro ensayos, 3125 recién nacidos) (Comparaciones y datos 01.01).
(2) No se informaron muertes perinatales en los dos estudios que examinaron esta medida de resultado (Alfirevic 1997; Chauhan 2004) (Comparaciones y datos 01.02).

Medidas de resultado secundarias

(1) La tasa de diagnóstico de oligohidramnios fue mayor cuando se utilizó el ILA para la vigilancia fetal (RR 2,33; IC del 95%: 1,67 a 3,24; cuatro ensayos, 3125 embarazos) (Comparaciones y datos 02.01).
(2) pH de la arteria umbilical menor de 7,1: no hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,1; IC del 95%: 0,74 a 1,65; tres ensayos, 2625 recién nacidos) (Comparaciones y datos 02.02).
(3) Puntuación de Apgar menor de 7 a los cinco minutos: no hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,15; IC del 95%: -0,69 a 1,91; cuatro ensayos, 3125 recién nacidos) (Comparaciones y datos 02.03).
(4) Presencia de meconio: no hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,09; IC del 95%: -0,90 a 1,32; cuatro ensayos, 3125 recién nacidos) (Comparaciones y datos 02.04).
(5) Trazado inquietante de la frecuencia cardíaca fetal: No hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,11; IC del 95%: 0,92 a 1,35; tres ensayos, 2625 fetos) (Comparaciones y datos 02.05).
(6) La tasa de inducción del trabajo de parto fue mayor cuando se utilizó el ILA para la vigilancia fetal (RR 2,10; IC del 95%: 1,60 a 2,76; tres ensayos, 2037 embarazos) (Comparaciones y datos 02.06).
(7) Parto vaginal asistido: No hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,08; IC del 95%: 0,92 a 1,27; cuatro ensayos, 3125 embarazos) (Comparaciones y datos 02.07).
(8) Parto vaginal asistido por sufrimiento fetal: No hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,07; IC del 95%: 0,80 a 1,44; dos ensayos, 1625 partos) (Comparaciones y datos 02.08).
(9) Parto por cesárea: No hubo pruebas de diferencias entre los dos grupos (RR 1,08; IC del 95%: 0,91 a 1,28; cuatro ensayos, 3125 embarazos) (Comparaciones y datos 02.09).
(10) El nacimiento por cesárea por sufrimiento fetal fue mayor cuando se utilizó el ILA para la vigilancia fetal (RR 1,45; IC del 95%: 1,07 a 1,97; cuatro ensayos, 3125 partos) (Comparaciones y datos 02.10).
(11) Ningún ensayo informó la duración de la estancia en la unidad de cuidados intensivos neonatales.


DISCUSIÓN

Varias pruebas de vigilancia fetal anteparto tienen como objetivo proporcionar al obstetra una herramienta que guíe la intervención con el objetivo final de prevenir resultados adversos específicos del embarazo. El perfil biofísico (PBF) y el PBF modificado (PBFM) incluyen la evaluación del VLA como una parte integrante de la prueba porque se considera que el VLA disminuido (oligohidramnios) en un embarazo sin agenesia renal fetal o uropatía obstructiva indica una respuesta fetal al estrés crónico (Gramellini 2004; Sherer 2002).

Las técnicas utilizadas con más frecuencia para asegurar que el líquido amniótico es adecuado son el ILA (Phelan 1987) y la medición de la BVUMP (Chamberlain 1984). Según estos dos métodos, un ILA de 5 cm o menos, o la falta de una bolsa que mida 2 cm x 1 cm indica un VLA disminuido.

Resumen de los resultados principales

Este metanálisis ha demostrado que, si se utiliza el ILA para la evaluación fetal, es significativamente más probable que se diagnostique un oligohidramnios en las embarazadas, se les realice una inducción por volumen de líquido anormal y se les realice una cesárea por sufrimiento fetal. Los resultados principales de interés son ingreso a una unidad de cuidados intensivos neonatales, acidosis neonatal, presencia de meconio, muerte perinatal y puntuación de Apgar menor de 7 a los cinco minutos; todos fueron similares en ambos grupos. Una tasa mayor de intervenciones obstétricas sólo se puede justificar si hay una disminución demostrable en la tasa de resultados deficientes del embarazo. Cuando en una mujer embarazada se detecta un oligohidramnios se crea una forma del efecto de engaño, lo que provoca un número mayor de inducciones. Esta tasa mayor de inducciones y un umbral bajo para el diagnóstico del sufrimiento fetal da lugar a una tasa mayor de cesárea por el denominado sufrimiento fetal durante el trabajo de parto.

Integridad general y aplicabilidad de las pruebas

Los estudios identificados no fueron suficientes para abordar todos los objetivos de esta revisión. Se investigaron todos los tipos potenciales de participantes, intervenciones y resultados, excepto la duración de la estancia hospitalaria en una unidad de cuidados intensivos neonatales. Este metanálisis indica que, al comparar el uso del ILA y la BVUMP, el ILA se asocia con una tasa mayor de intervenciones obstétricas sin una mejoría en los resultados del embarazo. Lo anterior implica que la medición de la BVUMP es probablemente un mejor método para la estimación del VLA. Los resultados de este metanálisis se deben interpretar con precaución por dos motivos. Primero, ambos métodos tienen una sensibilidad y especificidad deficiente para detectar un VLA anormal. Segundo, múltiples factores contribuyen a los resultados del embarazo en las mujeres a las que se les realizan pruebas de vigilancia fetal anteparto.

Los resultados son importantes para la práctica actual. ¿El obstetra debe basar su decisión clínica en la medición de la BVUMP o en el ILA? Actualmente algunos centros utilizan el ILA y otros la BVUMP. Hay un dilema evidente cuando se consideran las dos pruebas de evaluación del bienestar fetal anteparto: el PBF y el PBFM. En el PBF se registra la medición de la bolsa única más profunda para calcular la puntuación general del PBF. En el PBFM se utiliza el ILA para evaluar el volumen de líquido. Éste es no solamente un ejercicio o un dilema académico; es un dilema de la práctica diaria. Evidentemente es confuso para los cuidadores cuando la misma paciente alcanza una puntuación tranquilizadora de 10 para el PBF y luego en el mismo informe el ecografista describe el líquido como anormal cuando utiliza el criterio del ILA.

Calidad de las pruebas

Los ensayos incluidos en este metanálisis fueron de buena calidad, con una ocultación adecuada de la asignación. El análisis incluyó cuatro estudios (3125 embarazos). Los resultados del presente metanálisis son consistentes entre todos los ensayos incluidos en el análisis.

Sesgos potenciales en el proceso de revisión

Se identificaron todos los ensayos relevantes. Un estudio está en espera de evaluación. Se obtuvieron todos los datos relevantes.

Acuerdos y desacuerdos con otros estudios o revisiones

La BVUMP se utilizó sistemáticamente para evaluar el VLA hasta 1987, cuando Phelan y cols. (Phelan 1987) indicaron que se debía utilizar en su lugar el ILA. A esta primera descripción de la técnica le siguieron los informes de Rutherford y cols. (Rutherford 1987a; Rutherford 1987b) y Sarno y cols. (Sarno 1989), que observaron una mayor tasa de nacimiento por cesárea por un trazado inquietante de la frecuencia cardíaca fetal e índices de Apgar bajos asociados con un ILA por debajo del punto de corte arbitrario de 5 cm. Lo anterior dio lugar a la adopción generalizada del ILA como el método de elección para la evaluación del líquido amniótico durante la vigilancia fetal anteparto. Este cambio se puede criticar debido a tres hechos importantes: los informes han utilizado medidas sustitutas subjetivas de morbilidad neonatal; la incidencia de acidosis neonatal, una evaluación objetiva del bienestar fetal, no se abordó en los primeros informes; y no se implementaron ECA para justificar la adopción del ILA.

Un estudio anterior de casos y controles mostró que el 72% de las mujeres con un ILA de 5 cm o menos, aún tenían una medición de una BVUMP mayor de 2 cm (Magann 1999b). Posteriormente los ECA han mostrado números significativamente mayores de mujeres con diagnóstico de oligohidramnios con la medición del ILA, comparada con la BVUMP (Alfirevic 1997; Chauhan 2004; Magann 2004; Moses 2004). Este hecho se puede explicar por la mayor especificidad de la medición de la BVUMP comparada con el ILA para la evaluación del VLA disminuido.

Los resultados del presente metanálisis muestran que el uso del ILA dio lugar a más diagnósticos de oligohidramnios, más inducciones del trabajo de parto y cesáreas por sufrimiento fetal, sin que mejoren los resultados perinatales. Un estudio reciente mostró que los criterios para determinar si el líquido amniótico es adecuado mediante el ILA no son útiles desde el punto de vista diagnóstico para identificar las complicaciones periparto (Johnson 2007). Un estudio anterior, doble ciego, de una cohorte prospectiva también mostró que es probable que el uso del ILA en los embarazos con más de 40 semanas de lugar a más intervenciones obstétricas sin que mejoren los resultados perinatales (Morris 2003).


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

El uso del ILA aumenta la tasa de intervenciones sin una mejoría en los resultados del embarazo. La medición de la BVUMP parece ser el método más apropiado para evaluar el VLA durante la vigilancia fetal. También es lógico recomendar que se deba utilizar un solo método para las pruebas de evaluación fetal.

Implicaciones para la investigación

Se necesita una revisión sistemática de la exactitud diagnóstica del índice de líquido amniótico versus la bolsa vertical única más profunda. Se justifican ensayos adicionales para alcanzar un consenso y estandarizar el método a utilizar para detectar un VLA disminuido mediante diversas pruebas para el bienestar fetal. Los resultados de tales ensayos y el consenso requerido ayudarían a responder la pregunta de cuándo y cómo debe ocurrir el parto y reflejar resultados objetivos del embarazo.


AGRADECIMIENTOS

Se agradece la contribución valiosa de la Dra. Susan Saad por proporcionar el texto completo de los artículos.

Como parte del proceso previo a la publicación, esta revisión ha sido comentada por tres pares (un editor y dos evaluadores externos que no forman parte del equipo editorial) y el asesor estadístico del Grupo


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno conocido.


TABLAS

Characteristics of included studies [ordered by study ID]

ID Alfirevic 1997 
MethodsRandomised controlled trial. Women were allocated to monitoring by sealed envelopes prepared in blocks of 100. Each block was prepared by shuffling 2 sets of 50 cards which were sealed in sequentially-numbered opaque envelopes. The allocation sequence was recorded on a master list which was held separately. 
Participants500 women with singleton uncomplicated post-term pregnancies 
InterventionsAFI in 250 and single deepest pocket in 250 cases 
OutcomesAdmission to NICU, induction of labor, caesarean section, CS for fetal distress, instrumental delivery , oligohydramnios, Apgar score < 7 at 5 min, perinatal death, presence of meconium 
risk status of subjectsHigh risk 
 
ID Chauhan 2004 
MethodsRandomised controlled trial. Randomisation was accomplished via use of a computer-generated random number table with blocked permutations. Randomisation was accomplished by opening sealed opaque envelopes containing group allocations that were prepared in blocks of 14 envelopes, 7 per allocation. When the envelope pack was reduced to 8 envelopes, a new block of 14 envelopes was supplemented. A person not directly associated with the study performed randomization and envelope preparation. 
Participants1088 pregnant women 
InterventionsAFI in 530 and single deepest pocket in 558 cases 
OutcomesUmbilical artery pH < 7.1, CS for fetal distress and admission to NICU, oligohydramnios, non-reassuring fetal heart rate (FHR) tracing, assisted vaginal delivery, caesarean section, Apgar score < 7 at 5 min, presence of meconium, perinatal death 
risk status of subjectsHigh risk 
 
ID Magann 2004 
MethodsRandomised controlled trial. A randomisation schedule was prepared in advance using a computer-generated number table with a card sealed in an opaque envelope that assigned patients to have the amniotic fluid assessed either with AFI or single deepest pocket. 
Participants537 pregnant women 
InterventionsAFI in 273 and single deepest pocket in 264 cases 
OutcomesUmbilical artery pH < 7.1, CS for fetal distress and admission to NICU, Apgar scores < 7 at 5 min, oligohydramnios, presence of meconium 
risk status of subjectsHigh risk 
 
ID Moses 2004 
MethodsRandomised controlled trial. Women who gave signed consent were assigned randomly to groups by a computer-generated random number table with blocked permutations. Group assignment was placed into sequentially numbered, sealed, opaque envelopes. A person who was not associated directly with the study performed randomisation and envelope preparation. Women were assigned either to the AFI group or the single deepest pocket technique group. The caregivers were not aware of the group assignment or the specific measurement. 
Participants1000 pregnant women 
InterventionsAFI in 499 and single deepest pocket in 501 cases 
OutcomesUmbilical artery pH < 7.1, CS for fetal distress and admission to NICU, oligohydramnios, Induction of labor, assisted vaginal delivery, caesarean delivery, Apgar score < 7 at 5 minutes 
risk status of subjectsHigh risk 
 


Characteristics of excluded studies [ordered by study ID]

StudyReason for exclusion
Alfirevic 1995 This was a randomised controlled trial comparing simple with complex antenatal fetal monitoring after 42 weeks of gestation. The study did not include a comparison between AFI and SDVP. 
Callan 1996 This trial compared curvilinear and linear transducers. It did not include data on a comparison between AFI and SDVP. 
Chauhan 1995 This was a randomised study to assess the efficacy of the amniotic fluid index as a fetal admission test. It did not include data on the SDVP. 
Magann 1994 This trial assessed the accuracy of ultrasonic techniques for the evaluation of amniotic fluid volume in twins. 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Alfirevic 1997{Solo datos publicados}
Alfirevic Z, Luckas M, Walkinshaw SA, McFarlane M, Curran R. A randomised comparison between amniotic fluid index and maximum pool depth in the monitoring of post-term pregnancy. British Journal of Obstetrics and Gynaecology 1997;104:207-11.

Chauhan 2004{Solo datos publicados}
Chauhan SP, Doherty DD, Magann EF, Cahanding F, Moreno F, Klausen JH. Amniotic fluid index vs single deepest pocket technique during modified biophysical profile: a randomized clinical trial. American Journal of Obstetrics and Gynecology 2004;191(2):661-6.

Magann 2004{Solo datos publicados}
Magann E, Doherty D, Field K, Chauhan S, Muffley PE. Biophysical profile with amniotic fluid volume assessment: a randomized controlled trial of the amniotic fluid index versus single deepest pocket. American Journal of Obstetrics and Gynecology 2003;189(6 Suppl 1):S179.

*Magann EF, Doherty DA, Field K, Chauhan SP, Muffley PE, Morrison JC. Biophysical profile with amniotic fluid volume assessments. Obstetrics and Gynecology 2004;104(1):5-10.

Moses 2004{Solo datos publicados}
Moses J, Doherty DA, Magann EF, Chauhan SP, Morrison JC. A randomized clinical trial of the intrapartum assessment of amniotic fluid volume: amniotic fluid index versus the single deepest pocket technique. American Journal of Obstetrics and Gynecology 2004;190:1564-70.


Alfirevic 1995{Solo datos publicados}
Alfirevic Z, Walkinshaw SA. A randomised controlled trial of simple compared with complex antenatal fetal monitoring after 42 weeks of gestation. British Journal of Obstetrics and Gynaecology 1995;102:638-43.

Callan 1996{Solo datos publicados}
Callan FT, Jaekle RK, Karpel BM, Meyer BA. Amniotic fluid index: comparison of curvilinear and linear transducers. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1996;174(1 Pt 2):415.

Chauhan 1995{Solo datos publicados}
Chauhan SP, Washburne JF, Magann EF, Perry KG, Martin JN, Morrison JC. A randomized study to assess the efficacy of the amniotic fluid index as a fetal admission test. Obstetrics and Gynecology 1995;86:9-13.

Magann 1994{Solo datos publicados}
Magann EF, Morton ML, Chauhan SP, Martin JN, Whitworth NS, Morrison JC. Accuracy of ultrasonic techniques for the evaluation of amniotic fluid volume in twins. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1994;170:365.


Oral 1999{Solo datos publicados}
Oral B, Gocen C, Ozbasar D. A comparison between two different ultrasonographic methods for assessing amniotic fluid volume in postterm pregnancies [Postterm gebeliklerde amniyotik sivi hacminin degerlendirilmesinde iki farkli ultrasonografi yonteminin karsilastirimasi]. Ondokuz Mayis Universitesi Tip Dergisi 1999;16:180-6.


Bastide 1986
Bastide A, Manning F, Harman C, Lange I, Morrison I. Ultrasound evaluation of amniotic fluid: outcome of pregnancies with severe oligohydramnios. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1986;154(4):895-900.

Casey 2000
Casey BM, McIntire DD, Bloom SL, Lucas MJ, Santos R, Twickler DM, et al. Pregnancy outcomes after antepartum diagnosis of oligohydramnios at or beyond 34 weeks' gestation. American Journal of Obstetrics and Gynecology 2000;182(4):909-12.

Chamberlain 1984
Chamberlain PF, Manning FA, Morrison I, Harman CR, Lange IR. Ultrasound evaluation of amniotic fluid volume. I. The relationship of marginal and decreased amniotic fluid volumes to perinatal outcome. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1984;150(3):245-9.

Chauhan 1999
Chauhan SP, Sanderson M, Hendrix NW, Magann EF, Devoe LD. Perinatal outcome and amniotic fluid index in the antepartum and intrapartum periods: a meta-analysis. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1999;181(6):1473-8.

Croom 1992
Croom CS, Banias BB, Ramos-Santos E, Devoe LD, Bezhadian A, Hiett AK. Do semiquantitative amniotic fluid indexes reflect actual volume?. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1992;167(4 Pt 1):995-9.

Deeks 2001
Deeks JJ, Altman DG, Bradburn MJ. Statistical methods for examining heterogeneity and combining results from several studies in meta-analysis. In: Egger M, Davey Smith G, Altman DG, editor(s). Systematic reviews in health care: meta-analysis in context. London: BMJ Books, 2001.

Fischer 1993
Fischer RL, McDonnell M, Bianculli KW, Perry RL, Hediger ML, Scholl TO. Amniotic fluid volume estimation in the postdate pregnancy: a comparison of techniques [: 0029-7844 (Print)]. Obstetrics & Gynecology 1993;81(5 Pt 1):698-704.

Fok 2006
Fok WY, Chan LY, Lau TK. The influence of fetal position on amniotic fluid index and single deepest pocket. Ultrasound in Obstetrics and Gynecology 2006;28(2):162-5.

Garmel 1997
Garmel SH, Chelmow D, Sha SJ, Roan JT, D'Alton ME. Oligohydramnios and the appropriately grown fetus [: 0735-1631 (Print)]. American Journal of Perinatology 1997;14(6):359-63.

Goldstein 1988
Goldstein RB, Filly RA. Sonographic estimation of amniotic fluid volume. Subjective assessment versus pocket measurements [: 0278-4297 (Print)]. Journal of Ultrasound Medicine 1988;7(7):363-9.

Gramellini 2004
Gramellini D, Fieni S, Verrotti C, Piantelli G, Cavallotti D, Vadora E. Ultrasound evaluation of amniotic fluid volume: methods and clinical accuracy. Acta Bio-Medica de L'Ateneo Parmense 2004;75 Suppl 1:40-4.

Hashimoto 1987
Hashimoto B, Filly RA, Belden C, Callen PW, Laros RK. Objective method of diagnosing oligohydramnios in postterm pregnancies. Journal of Ultrasound Medicine 1987;6(2):81-4.

Higgins 2005
Higgins JPT, Green S, editors. Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions 4.2.4 [updated March 2005]. In: The Cochrane Library, Issue 2, 2005. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd. .

Hill 1983
Hill LM, Breckle R, Wolfgram KR, O'Brien PC. Oligohydramnios: ultrasonically detected incidence and subsequent fetal outcome [: 0002-9378 (Print)]. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1983;147(4):407-10.

Hinh 2005
Hinh ND, Ladinsky JL. Amniotic fluid index measurements in normal pregnancy after 28 gestational weeks. International Journal of Gynecology & Obstetrics 2005;91(2):132-6.

Jaba 2005
Jaba B, Mohiuddin AS, Dey SN, Khan NA, Talukder SI. Ultrasonographic determination of amniotic fluid volume in normal pregnancy. Mymensingh Medical Journal 2005;14(2):121-4.

Johnson 2007
Johnson JM, Chauhan SP, Ennen CS, Niederhauser A, Magann EF. A comparison of 3 criteria of oligohydramnios in identifying peripartum complications: a secondary analysis. American Journal of Obstetrics and Gynecology 2007;197(2):207.e1-7.

Kawasaki 2002
Kawasaki N, Nishimura H, Yoshimura T, Okamura H. A diminished intrapartum amniotic fluid index is a predictive marker of possible adverse neonatal outcome when associated with prolonged labor [: 0378-7346 (Print)]. Gynecologic and Obstetric Investigation 2002;53(1):1-5.

Locatelli 2004
Locatelli A, Zagarella A, Toso L, Assi F, Ghidini A, Biffi A. Serial assessment of amniotic fluid index in uncomplicated term pregnancies: prognostic value of amniotic fluid reduction. Journal of Maternal-Fetal & Neonatal Medicine 2004;15(4):233-6.

Magann 1992
Magann EF, Nolan TE, Hess LW, Martin RW, Whitworth NS, Morrison JC. Measurement of amniotic fluid volume: accuracy of ultrasonography techniques [: 0002-9378 (Print)]. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1992;167(6):1533-7.

Magann 1999a
Magann EF, Chauhan SP, Kinsella MJ, McNamara MF, Whitworth NS, Morrison JC. Antenatal testing among 1001 patients at high risk: the role of ultrasonographic estimate of amniotic fluid volume [: 0002-9378 (Print)]. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1999;180(6 Pt 1):1330-6.

Magann 1999b
Magann EF, Kinsella MJ, Chauhan SP, McNamara MF, Gehring BW, Morrison JC. Does an amniotic fluid index of </=5 cm necessitate delivery in high-risk pregnancies? A case-control study. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1999;180:1354-9.

Magann 2000
Magann EF, Isler CM, Chauhan SP, Martin JN, Jr. Amniotic fluid volume estimation and the biophysical profile: a confusion of criteria. Obstetrics & Gynecology 2000;96(4):640-2.

Magann 2003
Magann EF, Chauhan SP, Bofill JA, Martin JN, Jr. Comparability of the amniotic fluid index and single deepest pocket measurements in clinical practice. Australian and New Zealand Journal of Obstetrics and Gynaecology 2003;43(1):75-7.

Manning 1981
Manning FA, Hill LM, Platt LD. Qualitative amniotic fluid volume determination by ultrasound: antepartum detection of intrauterine growth retardation [: 0002-9378 (Print)]. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1981;139(3):254-8.

Morris 2003
Morris JM, Thompson K, Smithey J, Gaffney G, Cooke I, Chamberlain P, et al. The usefulness of ultrasound assessment of amniotic fluid in predicting adverse outcome in prolonged pregnancy: a prospective blinded observational study. British Journal of Obstetrics and Gynaecology 2003;110(11):989-94.

Myles 2002
Myles TD, Santolaya-Forgas J. Normal ultrasonic evaluation of amniotic fluid in low-risk patients at term. Journal of Reproductive Medicine 2002;47(8):621-4.

Peedicayil 1994
Peedicayil A, Mathai M, Regi A, Aseelan L, Rekha K, Jasper P. Inter- and intra-observer variation in the amniotic fluid index [: 0029-7844 (Print)]. Obstetrics & Gynecology 1994;84(5):848-51.

Phelan 1987
Phelan JP, Smith CV, Broussard P, Small M. Amniotic fluid volume assessment with the four-quadrant technique at 36-42 weeks' gestation. Journal of Reproductive Medicine 1987;32(7):540-2.

RevMan 2003
The Nordic Cochrane Centre, The Cochrane Collaboration. Review Manager (RevMan). 4.2 for Windows. Copenhagen: The Nordic Cochrane Centre, The Cochrane Collaboration. 2003.

Rogers 1999
Rogers MS, Wang CC. A comparison of three ultrasound estimates of intrapartum oligohydramnios for prediction of fetal hypoxia-reperfusion injury. Early Human Development 1999;56(2-3):117-26.

Ross 2001
Ross MG, Brace RA. National Institute of Child Health and Development Conference summary: amniotic fluid biology--basic and clinical aspects [MEDLINE: ]. Journal of Maternal-Fetal Medicine 2001;10(1):2-19. 11332413.

Rutherford 1987a
Rutherford SE, Smith CV, Phelan JP, Kawakami K, Ahn MO. Four-quadrant assessment of amniotic fluid volume. Interobserver and intraobserver variation. Journal of Reproductive Medicine 1987;32:587-9.

Rutherford 1987b
Rutherford SE, Phelan JP, Smith CV, Jacobs N. The four-quadrant assessment of amniotic fluid volume: an adjunct to antepartum fetal heart rate testing. Obstetrics & Gynecology 1987;70:353-6.

Sarno 1989
Sarno AP Jr, Ahn MO, Brar HS, Phelan JP, Platt LD. Intrapartum Doppler velocimetry, amniotic fluid volume, and fetal heart rate as predictors of subsequent fetal distress. I. An initial report. American Journal of Obstetrics and Gynecology 1989;161:1508-14.

Seffah 1999
Seffah JD, Armah JO. Amniotic fluid index for screening late pregnancies. East African Medical Journal 1999;76(6):348-51.

Sherer 2002
Sherer DM. A review of amniotic fluid dynamics and the enigma of isolated oligohydramnios. American Journal of Perinatology 2002;19(5):253-66.

Williams 1993
Williams K. Amniotic fluid assessment. Obstetrical & Gynecological Survey 1993;48(12):795-800.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


1 AFI versus SDVP: Primary outcome measures
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Admission to neonatal intensive care unit43125Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.04 [0.85, 1.26]
2 Perinatal deaths21588Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)Not estimable
2 AFI versus SDVP: Secondary outcome measures
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Rate of diagnosis of oligohydramnios43125Risk Ratio (M-H, Random, 95% CI)2.33 [1.67, 3.24]
2 Umbilical artery pH less than 7.132625Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.10 [0.74, 1.65]
3 Apgar score less than seven at five minutes43125Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.15 [0.69, 1.91]
4 Presence of meconium43125Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.09 [0.90, 1.32]
5 Non-reassuring fetal heart rate tracing32625Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.11 [0.92, 1.35]
6 Rate of induction of labor32037Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)2.10 [1.60, 2.76]
7 Assisted vaginal delivery43125Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.08 [0.92, 1.27]
8 Assisted vaginal delivery for fetal distress21625Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.07 [0.80, 1.44]
9 Caesarean delivery43125Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.08 [0.91, 1.28]
10 Caesarean delivery for fetal distress43125Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.45 [1.07, 1.97]
11 Length of stay in neonatal intensive care unit00Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)Not estimable


CARÁTULA
Titulo

Índice de líquido amniótico versus bolsa vertical única más profunda como prueba de detección para la prevención de resultados adversos del embarazo

Autor(es)

Nabhan Ashraf F, Abdelmoula Yaser A

Contribución de los autores

AF Nabhan propuso el tema y redactó el protocolo. YA Abdelmoula contribuyó con el desarrollo del protocolo y realizó comentarios sobre los borradores. Ambos autores evaluaron de forma independiente la elegibilidad y la calidad y extrajeron los datos. Ambos autores colaboraron en la redacción de la versión definitiva de la revisión.

Número de protocolo publicado inicialmente2007/3
Número de revisión publicada inicialmente2008/3
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente08 mayo 2008
Cambios más recientes Última evaluación actualizada: 30 enero 2008 Fecha Evento Descripción 27 febrero 2008 Corregido Convertido al nuevo formato de revisión.
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Ashraf F Nabhan
Department of Obstetrics and Gynecology
Ain Shams University
16 Ali Fahmi Kamel Street
Heliopolis
Cairo
11351
Egypt
Número de la Cochrane LibraryCD006593
Grupo editorialCochrane Pregnancy and Childbirth Group
Código del grupo editorialHM-PREG


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible
Recursos internos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible



Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.