Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Profilaxis antibiótica para reducir la morbilidad y la mortalidad en neonatos con catéteres venosos umbilicales

Inglis GDT, Davies MW
Fecha de la modificación significativa más reciente: 12 de julio de 2005

Esta revisión debería citarse como: Inglis GDT, Davies MW. Profilaxis antibiótica para reducir la morbilidad y la mortalidad en neonatos con catéteres venosos umbilicales (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

Los catéteres venosos umbilicales se usan frecuentemente en neonatos que no gozan de buena salud. La infección relacionada con el uso de estos catéteres puede causar morbilidad y mortalidad significativa. Se recomienda el uso de profilaxis antibiótica para los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales a fin de reducir el riesgo de colonización e infecciones. Contrarrestando este hecho, existe la posibilidad de que el daño supere el beneficio. La profilaxis antibiótica puede ser efectiva para prevenir la infección hematógena relacionada con el catéter, pero puede tener el efecto no deseado de promover la aparición de cepas resistentes de microorganismos. Una política sobre el uso de la profilaxis antibiótica debe tener en cuenta esta posibilidad, la cual ha sido utilizada como base de discusión en contra de su implementación.

Objetivos

El objetivo primario fue evaluar si la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales reduce la mortalidad y morbilidad. En comparaciones separadas, se planificó examinar dos políticas diferentes con respecto al uso de la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales: 1) Entre los neonatos con catéteres venosos umbilicales, una política de profilaxis antibiótica para la duración del cateterismo (u otra duración fija del tratamiento con antibióticos) versus placebo o ningún tratamiento; 2) Entre los neonatos con catéteres venosos umbilicales que habían comenzado el tratamiento con antibióticos al momento del cateterismo, pero cuyos cultivos iniciales para descartar sepsis dieron un resultado negativo, una política de profilaxis antibiótica continua versus interrumpida.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en MEDLINE (enero 1966 hasta abril 2005), CINAHL (1982 hasta abril 2005), the Cochrane Central Register of Controlled Trials (CENTRAL, The Cochrane Library, número 1, 2005).

Criterios de selección

Ensayos controlados aleatorios o cuasialeatorios en los que los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales se asignaron al azar para recibir la profilaxis antibiótica versus placebo o ningún tratamiento.

Recopilación y análisis de datos

Dos revisores de forma independiente evaluaron la calidad de los ensayos.

Resultados principales

Un estudio, de calidad insuficiente, cumplió los criterios para su inclusión en esta revisión. Veintinueve neonatos nacidos a término, que tenían catéteres venosos umbilicales insertados específicamente para procedimientos de transfusión para la hiperbilirrubinemia o policitemia, fueron asignados de manera no aleatoria (asignación cuasialeatoria - asignación alternada) a los grupos de tratamiento (n = 15) o control (n = 14). Los neonatos del grupo de tratamiento recibieron penicilina y gentamicina durante 3 días. Cinco de 15 neonatos que recibieron antibióticos y 5 de 14 neonatos del grupo control, tuvieron hemocultivos positivos 3 días después de la inserción de catéteres. Todos los hemocultivos positivos se consideraron contaminados, debido a la falta de corroboración de las pruebas clínicas y hematológicas de la infección. Por consiguiente, no se identificaron neonatos con pruebas de septicemia.

Conclusiones de los autores

No hay pruebas suficientes de los ensayos aleatorios para apoyar o refutar el uso de profilaxis antibiótica cuando se insertan catéteres venosos umbilicales en los recién nacidos. No hay pruebas para apoyar o refutar el tratamiento con antibióticos continuo una vez que los cultivos iniciales descartaron infección en los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales.

Esta revisión debería citarse como:
Inglis GDT, Davies MW Profilaxis antibiótica para reducir la morbilidad y la mortalidad en neonatos con catéteres venosos umbilicales (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

No hay pruebas suficientes de los ensayos aleatorios para apoyar o refutar el uso sistemático de antibióticos preventivos en neonatos con catéteres venosos umbilicales.

Los recién nacidos ocasionalmente requieren la inserción de un catéter venoso umbilical (un tubo especial) que se inserta en la vena del ombligo. Esto permite la administración de líquidos y medicamentos. Algunas personas creen que se debe administrar antibióticos a todos los neonatos con catéteres venosos umbilicales para disminuir las posibilidades de infección. Sin embargo, los antibióticos pueden tener efectos adversos. Los revisores no encontraron pruebas suficientes para apoyar o refutar el uso sistemático de antibióticos para todos los neonatos con catéteres venosos umbilicales.


ANTECEDENTES

Los catéteres venosos umbilicales se usan con frecuencia en el tratamiento de recién nacidos prematuros o que tienen otra enfermedad potencialmente mortal. El uso de catéteres venosos centrales se reconoce como un factor de riesgo de infección nosocomial (Adams-Chapman 2002; Chien 2002; Nagata 2002; Stoll 2002). No está claro si los catéteres venosos umbilicales son un factor de riesgo independiente de la sepsis de aparición tardía. Stoll (Stoll 2002) analizó numerosos factores en un modelo con múltiples variables y no halló que los catéteres venosos umbilicales fueran un riesgo significativo independiente. Sin embargo, Chien (Chien 2002), en representación de la Canadian Neonatal Network, concluyó que los catéteres venosos umbilicales son un factor de riesgo significativo. La hiperalimentación con nutrición parenteral es una indicador para el uso de catéteres venosos umbilicales, y también es un factor de riesgo de la infección nosocomial (Adams-Chapman 2002). La infección nosocomial puede causar morbilidad y mortalidad significativas (Stoll 2002). La morbilidad puede incluir una mayor duración de la enfermedad respiratoria, incluida la enfermedad pulmonar crónica y la necesidad de asistencia respiratoria (Stoll 2002; Ogawa 1999); mayor duración de la estancia hospitalaria (Stoll 2002; Isaacs 2003); y un mal resultado del desarrollo neurológico (Stoll 2004). No se conoce el alcance del problema de la infección relacionada con los catéteres venosos umbilicales debido al uso generalizado de antibióticos en la población de neonatos con catéteres venosos umbilicales.

Los pacientes que requieren catéteres venosos umbilicales pueden, en virtud de su enfermedad subyacente, presentar deterioro de los mecanismos de defensa locales y sistémicos. La prematurez se reconoce como un factor de riesgo para la sepsis de aparición tardía (Dear 1999). Los neonatos prematuros tienen un alto riesgo de contraer infección debido al deterioro de la inmunidad, y los catéteres venosos umbilicales, al ser cuerpos extraños, pueden aumentar aún más este riesgo.

En las unidades neonatales es una práctica frecuente administrar antibióticos a los neonatos con dificultades respiratorias e infección presunta, o en aquellos que nacieron después de un trabajo de parto prematuro. A muchos de estos neonatos se les pondrá un catéter venoso umbilical. Aún no está claro si se deben interrumpir los antibióticos cuando no se comprueba una infección. En algunas unidades neonatales es una práctica frecuente continuar con antibióticos cuando el neonato tiene un catéter venoso umbilical, para reducir la tasa de colonización umbilical y de esa manera, reducir el riesgo de contraer infección. La profilaxis antibiótica puede ser efectiva en la prevención de la infección hematógena relacionada con el catéter (IHRC), pero puede tener el efecto no deseado de promover la aparición de cepas resistentes de microorganismos (Freij 1999). Una política del uso de la profilaxis antibiótica debe tener en cuenta esta posibilidad, la cual se usó como base de discusión en contra de su implementación (Isaacs 2000; Isaacs 2003). La promoción de la aparición de cepas resistentes de microorganismos puede variar entre los diferentes antibióticos.

Una revisión sistemática Cochrane reciente sobre el uso de la profilaxis antibiótica para neonatos con catéteres de la arteria umbilical demostró que no hay pruebas de ensayos aleatorios para apoyar o refutar el uso de la profilaxis antibiótica cuando se usan catéteres de la arteria umbilical en los recién nacidos (Inglis 2004).


OBJETIVOS

El objetivo primario fue evaluar si la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales reduce la mortalidad y morbilidad. La morbilidad incluyó septicemia comprobada, septicemia clínica y septicemia presunta. Se consideró que había septicemia según las definiciones de los estudios individuales.

En comparaciones separadas, se planificó examinar dos políticas diferentes con respecto al uso de la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales:

1) Entre los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales, una política de profilaxis antibiótica para la duración del cateterismo (u otra duración fija del tratamiento con antibióticos) versus placebo o ningún tratamiento. Este hecho aborda la cuestión de si los neonatos con catéteres venosos umbilicales, que en ese momento no presentan pruebas clínicas o de laboratorio de infección, deben iniciar o no, de forma sistemática, un tratamiento con antibióticos al momento del cateterismo.

2) Entre los neonatos con catéteres venosos umbilicales que habían comenzado el tratamiento con antibióticos al momento del cateterismo, pero cuyos cultivos iniciales para descartar sepsis dieron un resultado negativo, una política de profilaxis antibiótica continua versus interrumpida. Este hecho aborda el tema de si los antibióticos deben interrumpirse sistemáticamente en el momento en que los cultivos que descartan sepsis se informan como negativos.

Cuando los datos lo permitieron, se planificó realizar análisis de subgrupos para determinar si los resultados diferían por: edad gestacional (p.ej. prematuro versus nacido a término, < 28 semanas de edad gestacional [EG] o no); tipo de antibiótico (p.ej. penicilinas, macrólidos, aminoglucósidos, cefalosporinas, o combinaciones).


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Se planificó incluir lo siguiente: ensayos controlados aleatorios en los que se realiza la asignación al azar de forma individual o grupal de los recién nacidos para recibir la profilaxis antibiótica versus placebo o ningún tratamiento; algunos tipos de ensayos no aleatorios, es decir, ensayos cuasialeatorios, en los que se realiza la asignación al azar de forma individual o grupal de los recién nacidos para recibir la profilaxis antibiótica versus placebo o ningún tratamiento.

No se incluyeron los ensayos en los que la unidad de la asignación es el catéter (en cuyo caso, los diferentes catéteres dentro del mismo paciente se podrían tratar de otra manera).

No se incluyeron los ensayos en los que la unidad de agrupamiento es el tiempo (ya que esto no permitiría la evaluación de la resistencia a los antibióticos).

Tipos de participantes

Neonatos con catéteres venosos umbilicales. Se usó la definición de "neonato", es decir, hasta los 28 días de vida.

Tipos de intervención

Cualquier antibiótico o una combinación de antibióticos versus placebo o ningún tratamiento. Esto puede incluir: 1) una política de todos los neonatos con catéteres venosos umbilicales que reciben antibióticos en comparación con placebo o ningún tratamiento; o 2) una política de neonatos con catéteres venosos umbilicales que siguen con antibióticos una vez que los cultivos iniciales para descartar la sepsis son negativos, en comparación con la interrupción de antibióticos y la administración de placebo o ningún tratamiento.

Tipos de medidas de resultado

Primarias:

  • Mortalidad (neonatal, al momento del alta hospitalaria, o al año, a los 18 meses, 2 años o 5 años)
  • Septicemia comprobada (hemocultivo positivo) u otra septicemia presunta o clínica (independientemente de la definición de los estudios individuales)

La septicemia podría ocurrir más de una vez en el mismo paciente y se puede informar de varias maneras diferentes. Se planificó tabularlo como un resultado categórico (p.ej. proporción de pacientes con uno o más episodios)

Secundarias:

  • Enfermedad pulmonar crónica (necesidad de oxígeno a las 36 semanas de edad postmenstrual)
  • Duración de la ventilación (horas o días)
  • Duración de la asistencia respiratoria (horas o días)
  • Duración de la oxigenoterapia (horas o días)
  • Duración de la estancia hospitalaria (días)
  • Cantidad de microorganismos resistentes (es decir, especies) identificados por período de tiempo por neonato o por unidad de agrupamiento
  • Medida de resultado del desarrollo neurológico (se considerará a la parálisis cerebral, la pérdida neurosensorial de la audición, la deficiencia visual o el retraso del desarrollo como componentes separados - al año, a los 18 meses, a los 2 o a los 5 años)


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Neonatal Group

Ver: Estrategia de búsqueda del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group).

Se utilizó la estrategia de búsqueda estándar del Grupo Cochrane de Neonatología (Cochrane Neonatal Review Group). Se hicieron búsquedas en MEDLINE desde 1966 hasta abril 2005, CINAHL desde 1982 hasta abril 2005, y en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (CENTRAL, The Cochrane Library, número 1, 2005), utilizando la siguiente estrategia:

Términos de búsqueda de MeSH ("Umbilicus" AND "Catheterization") O palabras de texto ("umb$" Y ("cathet$" O "cannul$")) O "UVC" O "umbilical vein catheter" O "umbilical venous catheter"
AND
Términos de búsqueda de MeSH "Infant, newborn" O las palabras de texto "neonat$" O "infant"
Y
Términos de búsqueda de MeSH "Antibiotics" O la palabra de texto "antibiotic"
Y
Términos de búsqueda de MeSH "Chemoprevention" O "Antibiotic Prophylaxis" O la palabra de texto "prophyl$".

También se realizaron búsquedas en revisiones anteriores (incluidas las referencias cruzadas). Las búsquedas no se limitaron a las publicaciones en el idioma inglés o a los datos publicados.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Se utilizaron los criterios y los métodos estándar de la Colaboración Cochrane (Cochrane Collaboration) y de su Grupo Cochrane de Neonatología (Neonatal Review Group) para evaluar la calidad metodológica de los ensayos.

Los dos revisores trabajaron de forma independiente para buscar y evaluar ensayos para su inclusión y calidad metodológica. Se evaluaron los estudios mediante los siguientes criterios clave: ocultamiento de la asignación (cegamiento de asignación al azar), cegamiento de la intervención, carácter integral del seguimiento y cegamiento de la medición de resultado que asignaba una clasificación de "Sí", "No" o "No puede establecerse" para cada uno. Los autores extrajeron los datos de forma independiente. Las diferencias se resolvieron por discusión. Se intentó establecer contacto con el segundo autor del estudio de Bhatt y cols. (Bhatt 1970) para obtener información o datos adicionales.

Para los resultados agrupados: para las variables continuas, se debía informar la diferencia de medias ponderada (DMP) y los intervalos de confianza del 95%. Para los resultados categóricos, se informarían los riesgos relativos (RR) y los intervalos de confianza del 95%. En el caso de obtenerse resultados significativos, también se informarán la diferencia de riesgo (DR) y el número necesario a tratar (NNT). Cada efecto del tratamiento se sometió a pruebas de heterogeneidad para determinar la conveniencia de reunir los resultados en un metanálisis. Se utilizó el modelo de efectos fijos para el metanálisis. Si los estudios incluidos eran suficientes, la heterogeneidad se evaluó mediante la prueba de ji cuadrado. Cuando se encontró heterogeneidad estadística, los autores buscaron una explicación. Cuando los estudios con resultados heterogéneos fueron comparables, se usó un modelo de efectos aleatorios para combinar los datos.

Cuando los datos lo permitieron, se planificó realizar un análisis de sensibilidad para ver si los resultados diferían por la calidad de los estudios incluidos es decir, adecuación de la asignación al azar - cuasialeatorio versus aleatorio.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

La estrategia de búsqueda identificó 4 informes potencialmente elegibles. Dos de los ensayos (Bard 1973; Cowett 1977) se excluyeron porque eran estudios de neonatos con catéteres de la arteria umbilical. Otro ensayo (Bhatt 1970) se excluyó porque, hasta donde se pudo comprobar, era un estudio de catéteres arteriales. Este estudio sólo se publicó en forma de resumen e incluyó a 192 neonatos asignados al azar a los grupos de tratamiento (es decir, profilaxis antibiótica) y control. El resumen publicado contenía pocos datos metodológicos o de medidas de resultado. Se estableció contacto con uno de los autores (JEH) y se comunicó que no había datos adicionales disponibles. La autora también nos informó que a su entender, el estudio sólo incluía a neonatos con catéteres arteriales.

Se incluyó el estudio realizado por Pulido y cols. (Pulido 1985). El estudio intentó abordar el tema de si los neonatos nacidos a término con catéteres venosos umbilicales tenían tasas de infección más bajas cuando recibían profilaxis antibiótica, en comparación con los controles sin tratar. El estudio no fue aleatorio (cuasialeatorio, mediante la asignación al grupo alternada), fue pequeño, de poca duración e incluyó a neonatos con indicaciones muy específicas para la inserción de catéteres venosos umbilical: es decir, los catéteres se insertaron para los procedimientos de transfusión en neonatos con hiperbilirrubinemia o policitemia. Al momento del reclutamiento, el rango etario era amplio (1 a 10 días). Veintinueve neonatos nacidos a término con catéteres venosos umbilicales se asignaron de manera no aleatoria (asignación cuasialeatoria - asignación alternada) a los grupos de tratamiento (n = 15) o control (n = 14). Los del grupo de tratamiento recibieron penicilina y gentamicina durante 3 días, pero no se menciona la duración del cateterismo. Es posible que la duración del tratamiento excediera la duración del cateterismo o viceversa. Se extrajeron dos hemocultivos periféricos de todos los neonatos del estudio 3 días después de la inserción de catéteres. Los resultados se presentaron como el número de hemocultivos positivos y el número de hemocultivos positivos verdaderos.


CALIDAD METODOLÓGICA

Hubo fallos metodológicos significativos en el único estudio identificado (Pulido 1985) para su inclusión en esta revisión:

  • el estudio no fue aleatorio (cuasialeatorio, mediante la asignación al grupo alternada);
  • la intervención parece haber sido sin cegamiento, pero el informe no es explícito en este sentido;
  • no se sabe si la evaluación de resultado fue cegada;
  • no está claro si el seguimiento fue completo;
  • el ocultamiento de la asignación no fue cegado.


RESULTADOS

En esta revisión, se incluyó un estudio (Pulido 1985).

Para las medidas de resultado primarias:

  • Septicemia comprobada - 5 de 15 neonatos del grupo de intervención y 5 de 14 neonatos del grupo control tuvieron hemocultivos positivos 3 días después de la inserción de CVU. Todos los hemocultivos positivos se consideraron contaminados, debido a la falta de corroboración de las pruebas clínicas y hematológicas de la infección. Por consiguiente, no se identificaron neonatos con pruebas de septicemia.

  • Mortalidad - no evaluada/informada

Para las medidas de resultado secundarias:

  • Enfermedad pulmonar crónica (requerimiento de oxígeno a las 36 semanas de edad postmenstrual) - no evaluada/informada
  • Duración de la ventilación (horas o días) - no evaluada/informada
  • Duración de la asistencia respiratoria (horas o días) - no evaluada/informada
  • Duración de la oxigenoterapia (horas o días) - no evaluado/informado
  • Duración de la estancia hospitalaria (días) - no evaluado/informado
  • Número de microorganismos resistentes - no evaluado/informado
  • Medida de resultado del desarrollo neurológico - no evaluado/informado


DISCUSIÓN

Esta revisión intentó determinar si se justifica la profilaxis antibiótica en cualquiera de las dos circunstancias:
1. ¿Los neonatos con catéteres venosos umbilicales deben comenzar con la profilaxis antibiótica sistemática al momento del cateterismo?
2. ¿Los neonatos con catéteres venosos umbilicales, que comenzaron con los antibióticos a la espera de los resultados de la investigación, deben continuar con los antibióticos una vez que se descarta la infección inicial?

Un factor de limitación importante para tratar de determinar la función de la profilaxis antibiótica en neonatos con catéteres venosos umbilicales es que la colocación de catéteres se realiza frecuentemente para facilitar la administración de líquidos y fármacos, en el contexto de las circunstancias clínicas (p.ej. dificultad respiratoria, parto prematuro) que pueden reflejar la infección. Los recién nacidos en tales circunstancias reciben generalmente un tratamiento con antibióticos porque sus circunstancias clínicas pueden indicar infección al mismo tiempo que pueden llevar a la decisión de insertar un catéter venoso umbilical. Dado que a la mayoría de los recién nacidos con catéteres venosos umbilicales serían tratados de esta forma, el primer escenario descrito anteriormente sería relevante para relativamente pocos recién nacidos. El segundo escenario descrito anteriormente sería el más frecuente.

Se encontró un ensayo no aleatorio (cuasialeatorio) para su inclusión en esta revisión. Pulido y cols. (Pulido 1985) realizaron un estudio pequeño sobre el uso de profilaxis antibiótica en neonatos sometidos a procedimientos de transfusión para hiperbilirrubinemia o policitemia a través de un catéter venoso umbilical. Los autores llegan a la conclusión de que ningún neonato en el estudio desarrolló septicemia después del procedimiento, y que el uso de profilaxis antibiótica no está indicado. Un estudio de este tamaño no habría tenido el poder estadístico suficiente para detectar algún efecto que no fuera muy grande. El estudio abarcó un período de sólo 2 meses. Anteriormente se señaló que las infecciones nosocomiales pueden ocurrir en grupos (Adams-Chapman 2002). Si el estudio en consideración coincidió con el punto más bajo en la infección nosocomial, entonces la subestimación resultante de las tasas de septicemia en uno o ambos brazos del estudio podría haber afectado las conclusiones. Es difícil generalizar los resultados de este estudio por varias razones. Desde su publicación, hubo cambios significativos en la práctica de la neonatología, incluido el uso y mantenimiento de los dispositivos de acceso vascular. El uso de catéteres venosos umbilicales en este estudio tenía indicaciones específicas y los antecedentes de riesgo de infección en los sujetos de estudio pueden haber sido escasos. La edad promedio para la inserción de catéteres en este estudio fue significativamente mayor de la que se podría ver actualmente en la mayoría de las unidades. Dada la mala calidad metodológica del estudio, no es posible basarse en los resultados proporcionados con respecto a los efectos sobre las tasas de infección.

Los ensayos cuasialeatorios son intrínsecamente propensos al sesgo, y sus resultados deben ser interpretados con cautela. La asignación a los grupos alternada hace que la próxima asignación al grupo de tratamiento sea predecible, lo que constituye un problema en el caso de cada neonato elegible. Además, si dos neonatos igualmente elegibles se presentan al mismo tiempo con diferentes riesgos de infección, un médico (de forma consciente o no) los podría incorporar al estudio para que el neonato que ellos creen que necesita antibióticos, los pueda recibir. Si de esta manera se incorporara a una gran cantidad de neonatos, se produciría un desequilibrio grave en los grupos de tratamiento con respecto a los factores que afectan el resultado. (Hennekens 1987).

Para justificar el uso de la profilaxis antibiótica (en vez del tratamiento de la infección cuando se origina) en neonatos con catéteres venosos umbilicales, debe haber pruebas que muestren que el beneficio supera al daño. Estas pruebas deben incluir una evaluación adecuada no sólo de las medidas de resultado a corto plazo como la tasa de infección y la duración del ingreso al hospital, sino también de las medidas de resultado a largo plazo como la mortalidad, la morbilidad respiratoria a largo plazo y las medidas de resultado del desarrollo neurológico.

Las dudas teóricas sobre el daño potencial del uso de la profilaxis antibiótica incluyen la aparición de cepas resistentes de bacterias, infección secundaria y toxicidad del fármaco. Los modelos alterados de resistencia a los antibióticos pueden ser una consecuencia no sólo del individuo que utiliza la profilaxis antibiótica sino también de otros pacientes dentro del contexto hospitalario y de la comunidad.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

  • No hay pruebas suficientes de los ensayos clínicos publicados para apoyar o refutar el uso de la profilaxis antibiótica cuando se insertan catéteres venosos umbilicales en recién nacidos.
  • No hay pruebas de los ensayos clínicos para apoyar o refutar el tratamiento con antibióticos continuo una vez que los cultivos iniciales descartaron infección en neonatos con catéteres venosos umbilicales.

Implicaciones para la investigación

  • Si se considera la profilaxis antibiótica cuando se insertan catéteres umbilicales, entonces se necesitan ensayos controlados aleatorios de buena calidad para mostrar que sus beneficios superan a los daños. Desafortunadamente, la mayoría de los neonatos con catéteres venosos umbilicales tienen probabilidades de recibir antibióticos para cubrir la posible infección y un ensayo controlado aleatorio podría no ser factible o ético.
  • Una cuestión más urgente es si los neonatos que inicialmente reciben antibióticos para una presunta infección deben continuar con los mismos una vez que los cultivos iniciales la descartaron. Se necesitan ensayos controlados aleatorios de buena calidad para abordar este tema.


AGRADECIMIENTOS

Damos las gracias al Dr. Luis Altamirano por su traducción del estudio de Pulido y cols. (Pulido 1985).


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyPulido 1985 
MethodsThis non-randomised (quasi-randomised - alternate allocation) study took place between July and August 1984 at a regional neonatal intensive care unit in Chile. Enrolled infants were allocated alternately into intervention and control groups. All subjects had 2 peripheral blood cultures and a full blood count (FBC) drawn three days following the procedure. At this stage antibiotics were discontinued if there was deemed to be no clinical or laboratory (i.e. FBC) evidence of infection. Blood cultures were read at 7 days. Septicaemia was defined as positive blood culture combined with clinical and laboratory evidence of infection. Intervention was probably not blinded. Completeness of follow up is not addressed. It is unclear whether outcome assessment was blinded. 
ParticipantsTwenty-nine infants were studied. All were term. Twenty-three underwent exchange transfusion for hyperbilirubinaemia, and 6 underwent globuloforesis (partial exchange transfusion) for haematocrit greater than 0.70. All infants had their procedures performed via umbilical venous catheter. Infants requiring repeat procedures were excluded from the study (the number of such infants, if any, is not specified). There were 15 infants in the intervention group and 14 in the control group. 
InterventionsInfants in the intervention group (n = 15) received penicillin and gentamicin for 3 days following the procedure. Control infants (n = 14) received no antibiotics. No placebo was used. Other care was similar. 
OutcomesSepticaemia: based on positive blood culture (3 days after UVC insertion) in conjunction with clinical and haematological evidence of infection. 
Notes 
Allocation concealment
FBC = full blood count and examination

UVC = umbilical venous catheter


Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Bard 1973 Study of umbilical artery catheters. 
Bhatt 1970 Published in Abstract form only. The second author was contacted and could offer no further data, except that the study involved infants with arterial, rather than venous, catheters. 
Cowett 1977 Study of umbilical artery catheters. 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Pulido 1985{Solo datos publicados}
Pulido N, Montesinos A, Arriaza M, Esparza P. Prophylactic use of antibiotics in umbilical catheterization in newborn infants [Uso profilactico de antibioticos en cateterismo umbilical en recien nacidos]. Revista Chilena de Pediatria 1985;56:247-9.


Bard 1973
Bard H, Albert G, Teasdale F, Doray B, Martineau B. Prophylactic antibiotics in chronic umbilical artery catheterization in respiratory distress syndrome. Archives of Disease in Childhood 1973;48:630-5.

Bhatt 1970
Bhatt DR, Hodgman JE, Tatter D. Evaluation of prophylactic antibiotics during umbilical catheterization in newborns. Clinical Research 1970;18:217.

Cowett 1977
Cowett RM, Peter G, Hakanson DO, Stern L, Oh W. Prophylactic antibiotics in neonates with umbilical artery catheter placement: a prospective study of 137 patients. The Yale Journal of Biology and Medicine 1977;50:457-63.


Adams-Chapman 2002
Adams-Chapman I, Stoll BJ. Prevention of nosocomial infections in the neonatal intensive care unit. Current Opinion in Pediatrics 2002;14:157-64.

Chien 2002
Chien L, MacNab Y, Aziz K, Andrews W, McMillan DD, Lee SK; Canadian Neonatal Network. Variations in central venous catheter-related infection risks among Canadian neonatal intensive care units. Pediatric Infectious Disease Journal 2002;21:505-11.

Dear 1999
Dear P. Infection in the newborn. In: Rennie JM, Roberton NRC, editor(s). Textbook of Neonatology. 3rd Edition. Edinburgh: Churchill Livingstone, 1999:1109-202.

Freij 1999
Freij BJ, McCracken Jr GH. Acute infections. In: Avery GB, Fletcher MA, MacDonald MG, editor(s). Neonatology: pathophysiology and management of the newborn. 5th Edition. Philadelphia: Lippincott Williams & Wilkins, 1999:1189-230.

Hennekens 1987
Hennekens CH, Buring JE. Intervention studies. In: Mayrent SL, editor(s). Epidemiology in medicine. Boston: Little, Brown & Company, 1987:178-212.

Inglis 2004
Inglis GDT, Davies MW. Prophylactic antibiotics to reduce morbidity and mortality in neonates with umbilical artery catheters. In: The Cochrane Database of Systematic Reviews, 3, 2004.  CD004697.

Isaacs 2000
Isaacs D. Rationing antibiotic use in neonatal units. Archives of Disease in Childhood. Fetal and neonatal edition 2000;82:F1-2.

Isaacs 2003
Isaacs D; Australasian Study Group for Neonatal Infections. A ten year, multicentre study of coagulase negative staphylococcal infections in Australasian neonatal units. Archives of Disease in Childhood. Fetal and neonatal edition 2003;88:F89-93.

Nagata 2002
Nagata E, Brito AS, Matsuo T. Nosocomial infections in a neonatal intensive care unit: incidence and risk factors. American Journal of Infection Control 2002;30:26-31.

Ogawa 1999
Ogawa Y, Shimizu H, Takasaki J, Nakamura T. Strategy for the prevention and treatment of chronic lung disease of the premature infant. Pediatric Pulmonology 1999;Supp 18:212-5.

Stoll 2002
Stoll BJ, Hansen N, Fanaroff AA, Wright LL, Carlo WA, Ehrenkranz RA et al. Late-onset sepsis in very low birth weight neonates: The experience of the NICHD Neonatal Research Network. Pediatrics 2002;110:285-91.

Stoll 2004
Stoll BJ, Hansen NI, Adams-Chapman I, Fanaroff AA, Hintz SR, Vohr B, Higgins RD. Neurodevelopmental and growth impairment among extremely low-birth-weight infants with neonatal infection. JAMA 2004;292:2357-65.



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 Prophylactic antibiotics versus no antibiotics
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Septicemia    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente


CARÁTULA
Titulo

Profilaxis antibiótica para reducir la morbilidad y la mortalidad en neonatos con catéteres venosos umbilicales

Autor(es)

Inglis GDT, Davies MW

Contribución de los autores

Preparación del protocolo - GDI
Revisión del protocolo - MWD
Búsquedas de estudios publicados y no publicados - GDI y MWD
Evaluaciones de inclusión - GDI y MWD
Evaluaciones de validez - GDI y MWD
Obtención de datos - GDI y MWD
Introducción de datos - GDI y MWD
Análisis de los datos - GDI y MWD
Preparación de la revisión - GDI
Análisis de la revisión - MWD

Número de protocolo publicado inicialmente2005/2
Número de revisión publicada inicialmente2005/4
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente12 julio 2005
Cambios más recientesEl autor no facilitó la información
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Dr Garry Inglis
Neonatal Fellow
Department of Pediatrics
McMaster University
1200 Main Street West
Hamilton
L8N 3Z5
Ontario
CANADA
tel: 905 521 2100
inglisgd@mcmaster.ca
Número de la Cochrane LibraryCD005251
Grupo editorialCochrane Neonatal Group
Código del grupo editorialHM-NEONATAL


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible
Recursos internos
  • Grantley Stable Neonatal Unit, Royal Brisbane and Women's Hospital, Brisbane AUSTRALIA
  • Dept of Paediatrics and Child Health, University of Queensland, Brisbane AUSTRALIA
  • Neonatal Unit, Department of Pediatrics, McMaster University, Hamilton CANADA

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Anti-Bacterial Agents [therapeutic use]; Antibiotic Prophylaxis; Catheterization, Peripheral [adverse effects]; Catheters, Indwelling [adverse effects]; Cross Infection [etiology] [prevention & control]; Infant Mortality; Infant, Newborn; Randomized Controlled Trials; Umbilical Veins

Mesh check words: Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.