Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Algoritmos basados en la ecografía de urgencia para el diagnóstico del traumatismo abdominal cerrado

Stengel D, Bauwens K, Sehouli J, Rademacher G, Mutze S, Ekkernkamp A, Porzsolt F
Fecha de la modificación significativa más reciente: 09 de febrero de 2005

Esta revisión debería citarse como: Stengel D, Bauwens K, Sehouli J, Rademacher G, Mutze S, Ekkernkamp A, Porzsolt F. Algoritmos basados en la ecografía de urgencia para el diagnóstico del traumatismo abdominal cerrado (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

La ecografía se considera la herramienta de investigación de elección para el diagnóstico temprano en pacientes con sospecha de traumatismo abdominal contuso. Aunque su sensibilidad es muy baja para excluir definitivamente una lesión de los órganos abdominales, los defensores de la ecografía alegan que las decisiones clínicas basadas en la ecografía mejora la velocidad de la evaluación primaria del traumatismo, reduce el número de tomografías computarizadas y reduce los costos.

Objetivos

Evaluar la eficiencia y eficacia de los algoritmos de traumatismo que incluyen exámenes de ecografía en pacientes con sospecha de traumatismo abdominal contuso.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en MEDLINE, EMBASE, CENTRAL, CCMED, bases de datos de editores, registros de ensayos controlados y en Internet. Se hicieron búsquedas manuales en la bibliografía de los artículos identificados y en los resúmenes de congresos. Los ensayos se obtuvieron del Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Lesiones (Cochrane Injuries Group's Trials Register). Se contactó con los autores para obtener información adicional y datos de pacientes individuales.

Criterios de selección

Participantes: pacientes con trauma cerrado de tórax, de abdomen o múltiple, en quienes se realizaron investigaciones para diagnóstico de lesión de órganos abdominales. Intervenciones: algoritmos de diagnóstico que incluyeran la ecografía de urgencia (EU). Controles: algoritmos de diagnóstico sin exámenes de ecografía de urgencia (por ejemplo, con tomografía computarizada [TC] o lavado peritoneal diagnóstico [LPD] inicial). Medidas de resultado: mortalidad, uso de TC y LPD, costo - efectividad, tasas de laparotomía y de laparotomía negativa, diagnósticos tardíos y calidad de vida. Estudios: ensayos controlados aleatorios (ECA) y cuasialeatorios.

Recopilación y análisis de datos

Dos revisores seleccionaron independientemente los ensayos para la inclusión, evaluaron la calidad metodológica y extrajeron los datos. Cuando fue posible, los datos se combinaron y se calcularon el riesgo relativo (RR), la diferencia de riesgo (DR) y la diferencia de medias ponderada, con intervalos de confianza (IC) del 95%, por medio de modelos de efectos fijos o aleatorios, según fuera conveniente.

Resultados principales

Se identificaron dos ECA con ecografía de urgencia en el brazo experimental, y otro con ecografía de urgencia en el grupo de control. También se consideraron dos ensayos controlados cuasialeatorios. En general, los ensayos fueron de calidad metodológica moderada. Pocos autores respondieron al cuestionario escrito para resolver temas de controversia y obtener los datos de pacientes individuales. Fue posible combinar los datos de dos ensayos, que incluyeron a 1037 pacientes, para el análisis del punto final principal de evaluación, es decir, la mortalidad. El riesgo relativo a favor del brazo sin ecografía de urgencia fue 1,4 (IC del 95%: 0,94 a 2,08). Debido a la falta de detalles, el significado de esta observación es aún incierto. Existió un beneficio marginal, con las decisiones basadas en la ecografía de urgencia, en la reducción del número de TC (DR de efectos aleatorios -0,46; IC del 95%: -1,00 a 0,13), evidenciado por los ensayos de mayor rigor metodológico. No se observaron diferencias en cuanto a las tasas de lavado peritoneal diagnóstico y de laparotomía.

Conclusiones de los autores

La evidencia a partir de los ECA es insuficiente para justificar la promoción de algoritmos clínicos basados en la ecografía para el diagnóstico de pacientes con sospecha de traumatismo abdominal contuso.

Esta revisión debería citarse como:
Stengel D, Bauwens K, Sehouli J, Rademacher G, Mutze S, Ekkernkamp A, Porzsolt F Algoritmos basados en la ecografía de urgencia para el diagnóstico del traumatismo abdominal cerrado (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

Ausencia de evidencia a favor del uso de la ecografía para ayudar al diagnóstico de pacientes con lesión "contusa" del abdomen

Numerosas personas que ingresan al hospital debido a traumatismo presentan lesión "contusa", es decir no penetrante, del abdomen. Los médicos a cargo del tratamiento de estos pacientes necesitan saber si los órganos intraabdominales sufrieron alguna lesión. Se cree que los exámenes de ecografía ayudan al diagnóstico de estos pacientes. En esta revisión, los autores buscaron aquellos estudios que compararan las tasas de mortalidad de los pacientes con una lesión abdominal en quienes se usó la ecografía como auxiliar diagnóstico, con las tasas de mortalidad en quienes no se utilizó la ecografía. También buscaron evidencia de que el uso de la ecografía pudiera reducir la necesidad de realizar otros exámenes de diagnóstico más complejos y más costosos. Sin embargo, se han realizado escasos ensayos y los autores concluyen que la evidencia existente es insuficiente para justificar el uso de la ecografía como parte del diagnóstico de los pacientes con lesión abdominal.


ANTECEDENTES

La prevalencia exacta de la lesión abdominal contusa entre las internaciones por traumatismo es incierta. Los datos del Registro de politraumatismos de Alemania (German Polytrauma Registry) indican una prevalencia del 20% (Bardenheuer 2000). Sin embargo, la prevalencia notificada en la bibliografía internacional varía desde el 6% hasta el 65% (Stengel 2003). En Australia, según el Informe del Registro de trauma regional del sudoeste de Sydney (South Western Sydney Regional Trauma Registry Report) del período 1995 a 1999, la mortalidad atribuible al traumatismo abdominal puede calcularse de manera confiable en un 10% (Sydney report 2003).

La detección de la lesión abdominal cerrada constituye todavía un desafío para el equipo de trauma, especialmente cuando existe traumatismo múltiple. Tanto los resultados falsos positivos como el falso negativo implican el riesgo de complicaciones graves. El problema clínico es la baja confiabilidad de los signos y síntomas físicos que indican la presencia de lesiones viscerales, (Jones 1983; Prall 1994) con la posterior distensión abdominal, especialmente en pacientes intubados o comatosos. En un estudio de autopsias (Hodgson 2000a), el 43% de las lesiones abdominales no se diagnosticó durante el cribaje (screening) primario en una sala de emergencias.

Entre las herramientas de diagnóstico disponibles, el lavado peritoneal diagnóstico (LPD) constituye aún la investigación diagnóstica inicial estándar desde hace más de 20 años. Aunque se la considera una técnica segura con alta sensibilidad, (Hodgson 2000b; Amoroso 1999), tiene una tasa significativa de falsos positivos (EAST 2003). Esto expone al paciente al riesgo de una laparotomía innecesaria. En un análisis retrospectivo, la incidencia de complicaciones a corto plazo causadas por una laparotomía negativa fue del 43% (principalmente neumonía) en los pacientes con lesiones asociadas fuera del abdomen, y del 20% en los pacientes sin dichas lesiones (Morrison 1996).

La tomografía computarizada helicoidal (TC) es ampliamente considerada el estándar de diagnóstico por imágenes en el contexto del traumatismo (Jhirad 1998; Linsenmaier 2002; Livingston 1998). Sin embargo, en centros especializados en trauma, actualmente es posible indicar rápidamente a los pacientes una exploración con TC abdominal o de cuerpo entero (Rademacher 2001; Wintermark 2002), podría argumentarse que los pacientes con inestabilidad hemodinámica no deberían someterse a un procedimiento de diagnóstico que requiere, en promedio, unos 30 minutos. Los tomógrafos de la nueva generación con múltiples cortes sólo resuelven este problema en parte; la reducción del tiempo del examen, de alguna manera se ve compensada por el aumento del tiempo requerido para el procesamiento de datos y la reconstrucción de múltiples planos. En los niños, la TC de rutina puede llevar a la exposición a una considerable radiación (Ruchholtz 2002). Además, la TC puede ser una herramienta no disponible ni redituable para la investigación de rutina del traumatismo en centros con bajo volumen de pacientes, zonas rurales o países en vías de desarrollo.

En 1968, Holm estableció el marco para el uso de la ecografía en el contexto del trauma (Holm 1968). La ecografía es una herramienta rápida, no invasiva, repetible y, no obstante, de bajo costo, que ha surgido como un componente clave de los algoritmos de diagnóstico y las decisiones clínicas (Baka 2002; Boulanger 2000). En la sala de trauma, la ecografía se usa principalmente en la "evaluación del trauma centrada en la ecografía" (focused assessment of sonography for trauma, FAST) para detectar la presencia de líquido libre como indicador de lesión de órganos (Scalea 1999). Sin embargo, la prevalencia de la lesión de órganos sin líquido libre asociado varía entre el 5% y el 37% (Yoshii 1998).

En una revisión y metanálisis sistemáticos de la bibliografía científica, (Stengel 2001) se ha demostrado anteriormente que la ecografía tiene una especificidad excelente pero baja sensibilidad (inferior al 90%) independientemente del punto final elegido, es decir líquido libre o lesión de órganos. Esto significa que una ecografía positiva demuestra la presencia de lesión intraperitoneal, mientras que una negativa no excluye con seguridad la lesión traumática de órganos. Un estudio de cohorte reciente informó una sensibilidad sorprendentemente baja (42%) para la ecografía (Miller 2003). Una de las críticas principales de este estudio fue que los resultados considerados falsos - negativos abarcaban un amplio rango de lesiones menores y posiblemente sin significación, que con muy poca probabilidad perjudicarían a los pacientes.

La evaluación de los resultados después del traumatismo severo es actualmente objeto de activa investigación. Básicamente, pueden definirse dos dimensiones de los resultados: cantidad y calidad de vida. Uno de los objetivos principales de la atención hospitalaria del paciente con lesión abdominal es reducir tanto la mortalidad temprana, debida a hemorragia intraabdominal, como la tardía. Actualmente, esta última es generalmente el resultado de complicaciones inflamatorias como la respuesta inflamatoria sistémica, la falla orgánica múltiple, el síndrome de dificultad respiratoria del adulto (SDRA) o las infecciones nosocomiales. Un punto clave para mejorar los resultados es reducir la tasa de lesiones no diagnosticadas. Las intervenciones deberían ser efectivas en cuanto a precisión diagnóstica, y eficaces en términos de invasividad, daños potenciales, consumo de tiempo y uso de recursos.

Deberían realizarse todos los esfuerzos para reducir la morbilidad asociada a la laparotomía no terapéutica, los procedimientos invasivos innecesarios (es decir LPD) y los procedimientos que exponen a los pacientes a riesgos potenciales como, por ejemplo, agentes de contraste intravenosos y exposición a radiación (Scheck 1998). Esto es de considerable importancia para las mujeres en edad fértil, en quienes es difícil excluir el embarazo en caso de depresión del sensorio.

Con respecto a la calidad de vida, se ha adquirido poca experiencia con instrumentos validados en el contexto del traumatismo abdominal. Uno de dichos instrumentos que, sin embargo, se ha usado en algunos estudios es la Hanover Score for Polytrauma Outcome - HASPOC (Puntuación de Hanover para el Resultado de Politraumatismos). Este es un instrumento de dos partes que comprende elementos de la Glasgow Coma Outcome Scale - GOS (Escala de Resultado de Coma de Glasgow), la herramienta de evaluación Short Form 12 - SF-12 (Formulario Breve 12), la Musculo-Functional Assessment - MFA (Evaluación Muscular Funcional), la Puntuación de Merle d'Aubigné, la Tegner Activity Score (Puntuación de Actividad de Tegner) y la modified Frankel Score (Puntuación modificada de Frankel) (Stalp 2002). Otro sistema de calificación recientemente desarrollado es la gráfica Polytrauma Outcome - POLO (Resultado de politrauma), que contiene partes del Short Form 36 (SF-36) y del cuestionario EUROQOL (Pirente 2002).

El enfoque diagnóstico ideal y más ampliamente aplicable para la evaluación inicial del traumatismo es todavía un tema de debate. Por lo tanto, se necesita evidencia sobre la eficacia de la estrategia de utilizar la ecografía en la investigación diagnóstica de pacientes con posible lesión abdominal contusa.


OBJETIVOS

Evaluar si los algoritmos de diagnóstico que utilizan la ecografía en la sala de emergencias reducen la mortalidad y la morbilidad de los pacientes con sospecha de traumatismo abdominal contuso, y mejoran los resultados funcionales y relacionados con la salud.

Se probaron las siguientes hipótesis:

  • el uso de la ecografía en los algoritmos de traumatismo se asocia con menor mortalidad, en comparación con los algoritmos que no incluyen un examen ecográfico;
  • los algoritmos que incluyen la ecografía de urgencia reducen la incidencia de lesiones no diagnosticadas;
  • algunos subgrupos de pacientes (es decir niños, víctimas de traumatismo con hipotensión) obtienen mayor beneficio que otros con el diagnóstico con ecografía;
  • los pacientes que se asignan a los algoritmos que incluyen la ecografía de urgencia logran la recuperación con medidas de calidad de vida favorables;
  • la ecografía reduce la tasa de laparotomías no terapéuticas;
  • la ecografía disminuye la frecuencia de procedimientos invasivos, como el lavado peritoneal diagnóstico, o asociados con la exposición a radiación o a agentes de contraste potencialmente alergénicos (es decir tomografía computarizada);
  • las decisiones clínicas basadas en la ecografía son efectivas en función de los costos.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Se consideraron los ensayos controlados aleatorios y cuasialeatorios que compararan los algoritmos para traumatismos que utilizaran la ecografía, sola o en combinación con otras pruebas diagnósticas establecidas (es decir, tomografía computarizada [TC], lavado peritoneal diagnóstico [LPD] o monitorización clínica), con algoritmos sin el uso de ecografía. Los ensayos se incluyeron independientemente de su cegamiento, del número de pacientes asignados al azar o del idioma del artículo.

Tipos de participantes

Pacientes con condiciones hemodinámicas estables o inestables, con sospecha de traumatismo abdominal contuso como lesión única o asociada a traumatismo múltiple. Se excluyeron los estudios que investigaban pacientes con heridas de arma blanca y heridas por armas de fuego.

Tipos de intervención

Los algoritmos de diagnóstico que incluyeran la ecografía, ya sea para detectar líquido libre en la cavidad abdominal (evaluación del trauma centrada en la ecografía, FAST) o lesión de órganos, incluidas las ecografías de seguimiento, realizadas por radiólogos, médicos no radiólogos o técnicos en ecografía, solas o en combinación con exámenes confirmatorios posteriores.

Cualquier algoritmo que utilizara sólo otros exámenes de diagnóstico establecidos, como TC, LPD o monitorización clínica.

Tipos de medidas de resultado

La medida de resultado primaria fue la mortalidad general, expresada como proporción de los pacientes.

Los resultados secundarios incluyeron:

  • mortalidad atribuible a la lesión abdominal (es decir ruptura de órganos sólidos y huecos, lesión vascular);
  • medidas de resultado funcionales y relacionadas con la salud (es decir SF-12, SF-36, gráfica POLO, HASPOC, Actividades de la vida diaria [AVD]);
  • tasa de lesiones no diagnosticadas con y sin consecuencias quirúrgicas, definidas según los resultados de la laparotomía o laparoscopía posteriores, autopsia, exámenes de seguimiento durante la permanencia en el hospital o necesidad de reingreso luego del alta, debido a resultados falsos - negativos;
  • tasa de laparotomías no terapéuticas, es decir, laparotomía negativa realizada por resultados falso - positivo de las pruebas índice, incluida la clasificación errónea de lesión de órganos que, según la apreciación intraquirúrgica, habrían sido apropiadas para tratamiento conservador;
  • morbilidad a corto plazo (hasta el alta) y a largo plazo (es decir SRIS, SDRA, sepsis, neumonía intrahospitalaria, infección de la herida, síndrome compartimental abdominal);
  • frecuencia de procedimientos de lavado peritoneal diagnóstico;
  • frecuencia de exámenes con TC;
  • tiempo de permanencia en la sala de trauma (sala de emergencias) hasta la intervención quirúrgica, la admisión en la unidad de cuidados intensivos o en las salas anexas, o la ambulación;
  • duración, en días, de la internación en la unidad de cuidados intensivos (UCI);
  • duración de la estancia hospitalaria (días).


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Injuries Group

No hubo restricciones de idioma.

i. Los ensayos indexados en MEDLINE entre 1966 y mayo 2004 fueron identificados mediante la siguiente estrategia:
1 abdominal injuries
2 thoracic injuries
3 wounds, nonpenetrating
4 multiple trauma OR polytrauma
5 retroperitoneum
6 rupture
7 shock, traumatic
8 hemoperitoneum OR haemoperitoneum OR free fluid OR intraperitoneal fluid
9 spleen OR splenic
10 liver OR hepatic
11 accidents
12 accidents, traffic
13 seat belts
14 bicycling
15 motorcycles
16 ultras* OR echotomogr* OR sonogr*
17 focused assessment of sonography for trauma OR FAST OR emergency ultras*
18 (1 OR 2 OR 3 OR 4 OR 5 OR 6 OR 7 OR 8 OR 9 OR 10 OR 11 OR 12 OR 13 OR 14 OR 15) AND (16 OR 17)
19 randomised controlled trial OR randomized controlled trial
20 random allocation
21 double blind method
22 single blind method
23 (19 OR 20 OR 21 OR 22)
24 18 AND 23.

ii. Los ensayos comprendidos por EMBASE desde la actualidad hasta 1980 se buscaron mediante:
1 'intermethod comparison'/exp
2 'randomized controlled trial'/exp
3 'non invasive measurement'/exp
4 1 OR 2 OR 3
5 'peritoneal fluid'/exp
6 'hemoperitoneum'/exp
7 'spleen rupture'/exp
8 'spleen injury'/exp
9 'liver injury'/exp
10 'multiple trauma'/exp
11 'abdominal blunt trauma'/exp
12 'abdominal bleeding'/exp
13 5 OR 6 OR 7 OR 8 OR 9 OR 10 OR 11 OR 12
14 'peritoneum lavage'/exp
15 'clinical observation'/exp
16 'spiral computer assisted tomography'/exp
17 'diagnostic approach route'/exp
18 14 OR 15 OR 16 OR 17
19 'echography'/exp
20 'ultrasound scanner'/exp
21 'ultrasound transducer'/exp
22 19 OR 20 OR 21
23 4 AND 13 AND 18 AND 22.

iii. Bases de datos electrónicas
Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Lesiones (Cochrane Injuries Group Specialised Register) y en CENTRAL (Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados [Cochrane Central Register of Controlled Trials]). También se hicieron búsquedas en las bases de datos de los editores SpringerLink (incluyendo las revistas Abdominal Imaging, World Journal of Surgery, European Journal of Trauma, Chirurg, Unfallchirurg, Radiologe, Emergency Radiology, European Radiology), ThiemeConnect (incluyendo Aktuelle Traumatologie, Zentralblatt für Chirurgie, RöFo Fortschritte auf dem Gebiet der Röntgenstrahlen und der bildgebenden Verfahren, Ultraschall in der Medizin) y Lippincott Williams and Wilkins (incluyendo Journal of Trauma, Annals of Surgery, Critical Care Medicine, Shock, Journal of Computer Assisted Tomography). Además, se hicieron búsquedas en CCMed, una base de datos creada recientemente con más de 600 revistas médicas en idioma alemán. Finalmente, se realizaron búsquedas en recursos ubicados en la Web, entre ellos la Sociedad Radiológica de Norteamérica (Radiological Society of North America - RSNA, que comprende las publicaciones periódicas Radiology y Radiographics, así como el RSNA Index to Imaging Literature [Índice de la Literatura en Imágenes de la RSNA]), los registros de ensayos como Current Controlled Trials, y Google. Se examinaron las listas de referencias de todos los artículos recuperados para localizar ensayos adicionales.

iv. Búsqueda manual
Se realizaron búsquedas manuales de los resúmenes presentados en las siguientes sociedades científicas internacionales: Society for Academic Emergency Medicine (1999 a 2004), Deutsche Gesellschaft für Chirurgie (publicados en Langenbecks Arch Surg Suppl and Dtsch Ges Chir Kongress Bd 1997 a 2003), Deutsche Gesellschaft für Unfallchirurgie (publicados en Hefte zur Unfallheilkunde and Hefte zu der Unfallchirurg 1997 a 2003), Deutsche Röntgen-Gesellschaft (publicados en RöFo 1999 a 2003), Deutsche Gesellschaft für Ultraschall in der Medizin (1999 a 2003) y la American Association for the Surgery of Trauma (1999 a 2003). Se solicitó a los autores de resúmenes potencialmente relevantes que enviaran los datos completos en un formulario de extracción de datos.

v. Dudas del autor
Se estableció contacto con los autores de artículos relevantes para obtener información sobre cualquier estudio pasado, presente o futuro. También se solicitaron los datos de pacientes individuales.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Dos revisores (DS, KB) evaluaron los títulos o resúmenes de todos los estudios identificados mediante la búsqueda inicial y excluyeron aquellos claramente irrelevantes. Se obtuvo el texto completo de los artículos potencialmente relevantes y de todo estudio cuya metodología fuera poco clara. La evaluación de estos estudios estuvo a cargo de dos revisores, quienes determinaron si cumplieron con los criterios de inclusión para esta revisión, su método de asignación aleatoria o cuasialeatoria y la adecuación del ocultamiento de la asignación. Los desacuerdos sobre la inclusión se resolvieron mediante discusión y, si fue necesario, mediante el examen minucioso por parte de un tercer revisor (FP).

Dos investigadores leyeron de manera independiente cada ensayo incluido para analizar los siguientes aspectos de su validez interna y externa, de acuerdo con el esquema estándar de calificación del Grupo Cochrane de Lesiones.

A. ¿Hubo un ocultamiento adecuado del tratamiento previo a la asignación?
2 = el método no permitió que se develara la asignación;
1 = posibilidad pequeña pero probable de que se develara la asignación o incierto;
0 = listas/tablas cuasialeatorias o abiertas.

B. ¿Se describieron e incluyeron en el análisis, por intención de tratar ("intention to treat"), los resultados de los pacientes o participantes que abandonaron el estudio?
2 = abandonos descritos adecuadamente e incluidos en el análisis;
1 = abandonos descritos pero análisis no realizado;
0 = no mencionados, mencionados inadecuadamente o diferencias obvias sin ajuste.

C. ¿Se cegó a los evaluadores con respecto a los resultados de la prueba índice (es decir, ecografía) y las pruebas de referencia y evolución del paciente?
2 = se tomaron medidas efectivas para cegar a los evaluadores;
1 = probabilidad pequeña o moderada de falta de cegamiento de los evaluadores;
0 = no mencionado o no fue posible.

D. ¿Los grupos de control y de tratamiento eran comparables al ingreso al estudio?
2 = grupos comparables o ajuste para los factores de confusión en el análisis;
1 = factores de confusión mínimos, mencionados pero no ajustados;
0 = factores de confusión importantes, o no discutido.

E. ¿Eran idénticos los programas de atención, con excepción de las opciones del ensayo?
2 = programas de asistencia claramente idénticos;
1 = diferencias claras pero no significativas;
0 = diferencias claras e importantes entre los programas de asistencia, o no mencionado.

F. ¿Estuvieron los criterios de inclusión y de exclusión claramente definidos?
2 = claramente definidas;
1 = inadecuadamente definidas;
0 = no definido.

G. ¿Se definieron claramente las intervenciones?
2 = las intervenciones, claramente definidas, se aplicaron según un protocolo estandarizado;
1 = las intervenciones, claramente definidas, se aplicaron pero según un protocolo no estandarizado;
0 = la intervención o el protocolo de aplicación se definieron de forma inadecuada o no se definieron.

H. ¿Se definieron claramente las medidas utilizadas para cada resultado?
2 = claramente definidas;
1 = inadecuadamente definidas;
0 = no definido.

I. ¿Fue activa la vigilancia y tuvo una duración clínicamente apropiada?
2 = vigilancia activa y de duración apropiada;
1 = vigilancia activa pero de duración inadecuada;
0 = vigilancia no activa o no definida.

Dos observadores extrajeron en forma independiente los resultados de cada artículo incluido, en base a una hoja de extracción de datos. Los desacuerdos se resolvieron por discusión.

Se calcularon las diferencias de promedio y los intervalos de confianza del 95% para las variables continuas. Para los resultados dicotómicos, se calcularon riesgos relativos (RR) y diferencias de riesgo (DR) con intervalos de confianza del 95%. Se utilizó el software estadístico MetaView de RevMan 4.2.5 para combinar las medidas de efecto dentro de un modelo de efectos fijos o aleatorios, cuando fue apropiado.

Para evaluar la variabilidad entre los estudios se investigó la heterogeneidad de los resultados. Se planificó realizar análisis de sensibilidad y de subgrupos, es decir en niños, en pacientes hipotensos, del uso de ecografía como modalidad primaria versus de rutina posterior, exámenes de seguimiento o experiencia del operador. Para controlar la posibilidad de sesgo de publicación, se planificó evaluar la asimetría en un gráfico en embudo.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

La búsqueda proporcionó 377 citas de estudios que investigaron el uso de la ecografía en el traumatismo. Debido a que los resultados de la ecografía impulsaron diferentes formas de investigación adicional, los programas de atención variaron entre los grupos. No se consideró esta diferencia como una falla, sino como la observación deseada que indicaba la eficacia (es decir un cambio en las decisiones del médico) y la eficiencia (un cambio en los resultados relacionados con la salud) de las decisiones clínicas basadas en la ecografía.

La mayoría de los estudios examinaron la precisión de la ecografía para detectar líquido libre intraperitoneal o daño en los órganos. (Los lectores interesados en el problema de la eficacia [precisión] encontrarán en Stengel 2003 un metanálisis del diagnóstico que incluye un diagrama de flujo QUOROM que ilustra el procedimiento de selección de estudios) Se identificaron nueve estudios que compararon la eficacia y la eficiencia de las decisiones clínicas basadas en la ecografía, con algoritmos que no incorporaron los exámenes de ecografía. Cuatro de ellos (Branney 1997; Healey 1996; Hesse 1999; McKenney 2001) compararon cohortes de pacientes admitidos antes y después de la introducción de la ecografía como herramienta de cribaje (screening), y se excluyeron de los análisis adicionales.

De los cinco ensayos restantes, dos usaron un formato aleatorio (Melniker 2004; Rose 2001). Otro ensayo aleatorio (Navarrete-Nav. 1996) procuró demostrar la superioridad de la tomografía computarizada temprana sobre los procedimientos multimodales (incluida la ecografía portátil) para descartar la sospecha de traumatismo torácico y abdominal. Por lo tanto, fue necesario cambiar las intervenciones experimental y de control. Debido a la diferente probabilidad previa con este supuesto (a pesar de plantear hipótesis de dos lados), los resultados deben interpretarse con cuidado.

Otros dos estudios incorporaron pacientes de manera cuasialeatoria. El algoritmo apropiado se definió según la disponibilidad de ecografía: ecografía los días hábiles de 8 a.m. a 5 p.m., ausencia de ecografía los días hábiles de 5 p.m. a 8 a.m. y los fines de semana, (Arrillaga 1999) o presencia de uno de los investigadores (Boulanger 1999). Ya que ningún paciente tuvo la oportunidad de influir en la fecha de la lesión, se consideraron estos métodos como una forma adecuada de asignación al azar.


CALIDAD METODOLÓGICA

En general, los detalles de las poblaciones de estudio fueron escasos o estaban ausentes.

Uno de los ensayos aleatorios (Rose 2001) cumplió con algunas normas estándar de diseño de esta revisión. Los pacientes se asignaron por medio de una lista generada por ordenador, aunque no estaba claro si se mantuvo el ocultamiento. (La respuesta del autor para aclarar este tema está pendiente.) El cálculo del tamaño de la muestra requería 50 pacientes en cada grupo para detectar una diferencia del 20% con el uso de la TC entre los mismos. Un resultado secundario, una diferencia de 30 minutos en el tiempo para la laparotomía, requería la inclusión de 420 pacientes, según se mencionó en la sección de métodos del artículo original. Sin embargo, no se proporcionó información sobre este punto final. Un diagrama de flujo describió el perfil del estudio según las recomendaciones CONSORT.

El Ensayo del Programa de Evaluación de Resultados con Ecografía (Sonography Outcomes Assessment Program [SOAP]-1 Trial) (Melniker 2004) es un ensayo clínico aleatorio para evaluar el efecto de punto de atención, ultrasonido limitado (PLUS). Se incluyeron 237 pacientes con traumatismo. Hasta la fecha, los datos económicos obtenidos de 115 participantes se publicaron como resumen. El gasto promedio del hospital para el brazo PLUS fue de US$13 841 (IC del 95%: US$11 170 a 16 512) y US$33 512 (IC del 95%: US$10 465 a 56 559) para el otro brazo. Un comunicado de prensa (http://www.diagnosticimaging.com/dinews/2003060301.shtml, de junio de 2003) notificó una reducción significativa de la mortalidad en el brazo experimental (6,3% versus 8,1%), una reducción de la permanencia en la UCI (2,1 días versus 3,2 días) y una reducción del uso de la TC. Sin embargo, no están disponibles ni una publicación revisada por colegas ni el protocolo de este ensayo. Aún no se ha recibido ninguna respuesta a la carta enviada al equipo de investigación.

El otro ECA (Navarrete-Nav. 1996) en el cual la ecografía se usó en el brazo de control fue de calidad metodológica deficiente. Sólo 22 de los 51 participantes (43,1%) asignados al azar a la investigación multimodal recibieron ecografía portátil.

En cambio, los ensayos controlados cuasialeatorios describieron cuidadosamente los criterios de selección de los pacientes y las intervenciones, pero proporcionaron muy pocos datos demográficos para estimar el grado y la dirección del sesgo. No se realizó un análisis multivariado para intentar controlar la modificación del efecto. Uno de estos ensayos (Boulanger 1999) consideró una gran cantidad de puntos finales, como número de exámenes adicionales, tasa de laparotomías, mortalidad, precisión, tiempo hasta el diagnóstico y costos.


RESULTADOS

Debido a la muestra pequeña de estudios elegibles para esta revisión, no se exploró el sesgo de publicación.
Los resultados en cada categoría de comparación se muestran en el análisis de resumen de MetaView.

1. Mortalidad
Los datos para el análisis del resultado primario sólo estuvieron disponibles en los dos ensayos controlados cuasialeatorios. Se decidió combinar estos resultados sólo por razones exploratorias. No se encontró evidencia de alguna diferencia en cuanto a mortalidad. Sin embargo, las estimaciones puntuales fueron compatibles con un RR levemente aumentado en el grupo de ecografía; RR de efectos fijos 1,40 (IC del 95%: 0,94 a 2,08). La diferencia absoluta fue 0,03 (IC del 95%: -0,01 a 0,07). No se proporcionaron datos sobre la mortalidad atribuible a lesiones abdominales, lesiones abdominales no diagnosticadas o eventos adversos causados por cualquiera de los exámenes de diagnóstico o la laparotomía negativa.

2. Uso de tomografía computarizada (TC)
Se combinaron los datos de los cuatro ensayos, lo que mostró una heterogeneidad significativa. Los algoritmos basados en ecografía redujeron la solicitud de TC en casi un 50%; la DR de efectos aleatorios fue -0,46 (IC del 95%: -1,00 a 0,13).

3. Uso de lavado peritoneal diagnóstico (LPD)
No hubo evidencia de los ECA o cuasialeatorios de que los algoritmos basados en ecografía redujeran el número de procedimientos de LPD (diferencia de riesgo de efectos aleatorios 0,12; IC del 95%: -0,04 a 0,28). Sin embargo, la ecografía no se empleó sistemáticamente como intervención experimental en estos estudios. Cabe destacar que el ECA realizado por Navarrete-Nav. 1996 en 1996 se propuso demostrar la superioridad de la TC temprana sobre las estrategias de diagnóstico multimodales, entre ellas, la ecografía. Como era de esperar, se abandonó el LPD en todo paciente que realizó una TC en lugar de exámenes múltiples. En cambio, los dos ensayos controlados cuasialeatorios que probaban la hipótesis de resultados beneficiosos con la ecografía, sugirieron una pequeña reducción de la tasa de LPD entre los pacientes con decisiones basadas en la ecografía en comparación con los controles.

4. Análisis de costo-efectividad
Dos estudios que procuraron calcular los costos, presentaron resultados opuestos. En un ECA, (Navarrete-Nav. 1996) la TC temprana fue más eficaz en función del costos que la investigación multimodal que incluyó la ecografía. En un ensayo controlado cuasialeatorio (Boulanger 1999) la decisión basada en la ecografía resultó superior al brazo de control. No se intentó combinar estos resultados. En el ensayo SOAP-1 (Melniker 2004), el gasto promedio del hospital para el brazo PLUS fue de US$13 841 (IC del 95%: $11 170 a 16 512) y de US$33 512 (IC del 95%: US$10 465 a 56 559) para los pacientes del otro brazo.

5. Laparotomía
Se combinaron los datos de dos estudios para este punto final (Boulanger 1999; Rose 2001). No hubo evidencia de reducción alguna de la tasa de laparotomías con los algoritmos basados en la ecografía (diferencia de riesgo de efectos fijos 0,02; IC del 95%: -0,03 a 0,06).

6. Otros resultados secundarios
No se identificó ningún ensayo controlado aleatorio o cuasialeatorio que explorara la repercusión de las decisiones clínicas basadas en la ecografía sobre otros resultados relacionados con la salud, como la calidad de vida. En un ensayo controlado cuasialeatorio (Boulanger 1999) la ecografía redujo el tiempo promedio desde la llegada al hospital hasta la finalización del algoritmo de diagnóstico, de 151 minutos (IC del 95%: 127 a 174) a 53 minutos (IC del 95%: 48 a 58). En este estudio, los sujetos a quienes se realizó la ecografía presentaron una reducción del 60% del riesgo relativo de reconocimiento tardío del traumatismo intraabdominal (principalmente lesiones del intestino delgado). Se realizaron dos laparotomías no terapéuticas en cada grupo.

En otro ensayo controlado cuasialeatorio, el promedio del tiempo de internación y de los días en UCI no difirieron entre los grupos (Arrillaga 1999). En este estudio, la ecografía redujo significativamente el tiempo promedio de resolución de 80 minutos durante los días hábiles, y 92 minutos durante los fines de semana, a 20 minutos en ambos casos.


DISCUSIÓN

Después del entusiasmo temprano por el uso de la ecografía de urgencia para revelar una lesión abdominal secundaria a trauma cerrado, existe un conocimiento creciente de sus limitaciones. No existen dudas de que una ecografía positiva, ya sea para líquido libre o lesión de órganos, prueba la presencia de daño intraabdominal. Sin embargo, es discutible si la identificación de los pacientes heridos constituye un problema significativo para los equipos entrenados de las salas de emergencias. Dada su baja sensibilidad general, la ecografía no puede usarse para descartar la lesión abdominal (Emery 2001, Miller 2003).

La reducción observada del número de tomografías computarizadas puede, en parte, reflejar un falso sentido de seguridad; se recomienda fehacientemente a los médicos insistir en la internación y monitorización clínica, independientemente de una ecografía negativa. Existe alguna evidencia de que los exámenes repetidos mejoran la sensibilidad de la ecografía (Nunes 2001). Aunque los datos científicos son escasos, los exámenes de seguimiento programados se han establecido en la práctica clínica por sí mismos, debido a su viabilidad. Sin embargo, cuando existe una alta probabilidad de lesiones abdominales previa al examen, la tomografía computarizada con contraste representa aún el método de diagnóstico de elección.

A menudo, se asume que los algoritmos basados en la ecografía tienen las ventajas de acortar la evaluación inicial del traumatismo, seleccionar a los pacientes con mayor precisión, evitar procedimientos de intervención innecesarios y reducir los costos. Sin embargo, tales supuestos apenas son apoyados por la información científica disponible. Más allá de una reducción no significativa de la frecuencia de solicitud de tomografías computarizadas, no se halló ningún efecto beneficioso de la ecografía sobre puntos finales centrados en los pacientes. No se observó ninguna disminución en las tasas de lavado peritoneal diagnóstico o laparotomía. Los resultados divergentes no permitieron combinar los datos para la mayoría de los puntos finales de interés.

De manera interesante, el ECA que utilizó la ecografía en el brazo de control en lugar del experimental, demostró una mayor eficacia en relación al costo con la TC, porque se realizaron menos exámenes adicionales (Navarrete-Nav. 1996). Esta ventaja de la TC como examen primario fue apoyada por otros estudios (Livingston 1998). La falta de cegamiento pudo producir un sesgo en los resultados a favor de las preferencias y las percepciones del investigador por alguna de las rutas de diagnóstico. Cabe destacar que los estudios de mayor calidad metodológica (Boulanger 1999; Rose 2001) mostraron sólo una reducción marginal de la frecuencia de solicitud de TC. Por lo tanto, está abierto el debate sobre si la ecografía abdominal afecta sensiblemente la decisión del médico de solicitar exámenes de diagnóstico definitivos.

El significado del pequeño aumento del riesgo relativo de mortalidad en el brazo de ecografía de los dos ensayos cuasialeatorios, no es evidente y es susceptible a factores de confusión residuales. Los pacientes en este grupo pudieron sufrir lesiones más severas, presentar inestabilidad hemodinámica y considerarse inapropiado el estudio con TC con mayor frecuencia. Aunque se observaron valores similares de ISS en ambos grupos, no se proporcionó ninguna información sobre las escalas abreviadas de lesión para el daño abdominal. Por lo tanto, no pueden excluirse desigualdades entre los grupos de pacientes.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Los ensayos aleatorios que evaluaron resultados centrados en los pacientes, no proporcionan suficiente evidencia para informar una política sobre el uso de las decisiones clínicas basadas en la ecografía, en la investigación diagnóstica inicial de los pacientes con traumatismo abdominal contuso. Debido a la baja sensibilidad de la ecografía, debe evaluarse en las guías de práctica médica el valor de los exámenes de ecografía dentro de algoritmos de traumatismo establecidos. A pesar de la falta de precisión diagnóstica, los resultados de esta revisión sugieren una menor eficiencia de la ecografía en el contexto del traumatismo, es decir, en cuanto a su repercusión sobre la toma de decisiones clínicas y beneficios anticipados para el paciente.

Implicaciones para la investigación

Dada la posibilidad biológica de la ecografía de revelar daño en los órganos, existe todavía la necesidad de ensayos aleatorios o con asignación al azar en grupos, de alta calidad, para examinar la eficacia de las decisiones clínicas basadas en la ecografía para diagnosticar pacientes con sospecha de lesión abdominal contusa. Específicamente, los investigadores deben respetar e informar la variabilidad demográfica y las políticas de seguimiento.


AGRADECIMIENTOS

Damos las gracias al Profesor Bernard R Boulanger, University of Kentucky, Lexington, Kentucky, USA y al Dr. O John Ma, Truman Medical Center, Kansas City, Missouri, USA por responder a nuestros correos electrónicos y por su predisposición a proporcionar datos no publicados.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno conocido.


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyArrillaga 1999 
MethodsQuasi-RCT (algorithm used was based on the daytime and weekday availability of ultrasound). Location: Community Hospital, Level-I-Trauma Center, South Carolina, USA. Recruitment period: 9 months.
Adequacy of concealment: 0.
Intent-to-treat: 0
Blinding: 0
Comparability of treatment groups at entry: 1
Comparability of care programmes: 0
Definition of inclusion and exclusion criteria: 1
Description of interventions: 1
Definition of outcomes: 2
Duration of surveillance: 0 (not defined) 
ParticipantsInclusion criteria: consecutive patients with suspected blunt abdominal trauma (not specified). 331 enrolled (US 105, no US 226). US group: mean age 38.1 (SD 22.7) years, mean ISS 13.0 (SD 11.6), 62% males. No US group: mean age 33.6 (SD 18.6) years, mean ISS 13.4 (SD 9.7), 69% males. 
Interventionsa. Clinical examination, focused ultrasound for free fluid, further management depended on sonograms and hemodynamical stability
b. Clinical examination, CT in stable and DPL in unstable subjects. 
Outcomes1. Number of diagnostic tests (CT, DPL).
2. Mortality.
3. Morbidity (not specified).
4. Length of stay.
5. Diagnostic accuracy.
6. Total costs. 
Notes 
Allocation concealment
StudyBoulanger 1999 
MethodsQuasi-RCT (algorithm used was determined by date of admission). Location: University Hospital, Kentucky, USA. Recruitment period: October 1995 to August 1997.
Adequacy of concealment: 0.
Intent-to-treat: 1.
Blinding: 0.
Comparability of treatment groups at entry: 2.
Comparability of care programmes: 0.
Definition of inclusion and exclusion criteria: 2.
Description of interventions: 2.
Definition of outcomes: 2.
Duration of surveillance: 1. 
ParticipantsInclusion criteria: victims of blunt trauma, older than 16 years of age, resuscitated by trauma service, no clinical indication for laparotomy, unreliable or equivocal abdominal examination. 706 enrolled (US 460, no US 246).
US group: mean age 38.4 (SD 17.6) years, mean ISS 23.3 (SD 12.8), 73% males. No US group: mean age 40.2 (SD 18.2) years, mean ISS 22.8 (SD 11.3), 73% males. 
Interventionsa. Clinical examination, focused ultrasound for free fluid, further management depended on sonograms and hemodynamical stability.
b. Clinical examination, CT in stable and DPL in unstable participants.. 
Outcomes1. Time from arrival to the completion of diagnostic algorithm.
2. Number of diagnostic tests (CT, DPL).
3. Mortality.
4. Laparotomy rates.
5. Diagnostic accuracy and number of significant injuries.
6. Total costs. 
Notes 
Allocation concealment
StudyMelniker 2004 
MethodsRCT: Location - three level-1 trauma centers, New York, USA. Recruitment period: 4 months. 
ParticipantsInclusion criteria: paediatric and adult patients with suspected torso trauma. 
Interventionsa. Point-of-care, Limited Ultrasonography (PLUS).
b. No PLUS (algorithm not specified). 
Outcomes1. Mean hospital charges. 
NotesAuthors did not respond to our queries. 
Allocation concealment
StudyNavarrete-Nav. 1996 
MethodsRCT. Location: University Hospital, Granada, Spain. Recruitment period: 16 months. Adequacy of concealment: 0
Intent-to-treat: 0.
Blinding: 0.
Comparability of treatment groups at entry: 0 (sparse information).
Comparability of care programmes: 0.
Definition of inclusion and exclusion criteria: 1.
Description of interventions: 1.
Definition of outcomes: 1.
Duration of surveillance: 0 (not defined). 
ParticipantsInclusion criteria: consecutive patients admitted to the emergency room with revised trauma scores lower than 8. 103 randomised (US 51, no US 52), 103 analysed. Median age 35.3 years (range 16 to 64 years). 
Interventionsa. Resuscitation, cranial CT, clinical exploration, transferral to trauma ICU for diagnostic management by bed-side interventions (ultrasound, DPL).
b. Resuscitation, cranial CT, clinical exploration plus contrast-enhanced CT of chest and abdomen. 
Outcomes1. Number of diagnostic tests required to diagnose and quantify chest and abdominal injuries.
2. Cost-utility analysis. 
NotesTrial was designed to prove superiority of CT over multimodal approaches. Ultrasound was used in the control arm, but only 22 patients underwent sonography. 
Allocation concealment
StudyRose 2001 
MethodsRCT. Location: University Hospital, California, USA. Recruitment period: November 1997 to November 1998.
Adequacy of concealment: 1.
Intent-to-treat: 1.
Blinding: 0.
Comparability of treatment groups at entry: 2.
Comparability of care programmes: 1.
Definition of inclusion and exclusion criteria: 2.
Description of interventions: 2.
Definition of outcomes: 2.
Duration of surveillance: 1. 
ParticipantsInclusion criteria: patients 18 to 75 years old meeting critical trauma triage criteria after blunt injury, defined by the American College of Surgeons Subcommittee of trauma. 212 randomised (US 105, no US 107), 208 analysed (4 dropped because of incomplete data). US group: mean age 40.0 (SD 19.5) years, mean ISS 9.9 (SD 12.4), 61% males. No US group: mean age 39.0 (SD 16.8) years, mean ISS 9.8 (SD 8.8), 63% males. 
Interventionsa. Standard standard trauma management plus focused ultrasound for free fluid (none, small, moderate, large) with 15 minutes of arrival by experienced doctors.
b. Standard trauma management. 
Outcomes1. Difference in abdominal CT scan use (sample size calculations: 20% difference, 80% power, two-tailed alpha 5%).
2. 30-minute difference in time to laparotomy. 
NotesTrial was stopped at 215 participants because US was recognised as standard practice and did not allow for further patient recruitment. 
Allocation concealment


Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Branney 1997 Comparison of prospectively collected ultrasound data (August 1995 to October 1995) with a historical cohort admitted before instituting ultrasound-based clinical pathways (August 1994 to October 1994). 
Healey 1996 Comparison of prospectively collected ultrasound data (May 1994 to August 1995) with a historical cohort admitted before instituting ultrasound-based clinical pathways. 
Hesse 1999 Comparison of prospectively collected ultrasound data (1990 to 1994) with a historical cohort admitted before instituting ultrasound-based clinical pathways (1986 to 1990). 
Ma OJ Comparison of ultrasound accuracy and the request of CT scans among physicians with minor, moderate and high skills in performing FAST. 
McKenney 2001 Comparison of prospectively collected ultrasound data (January 1995 to June 1995) with a historical cohort admitted before instituting ultrasound-based clinical pathways (January 1993 to June 1993). 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Arrillaga 1999{Solo datos publicados}
*Arrillaga A, Graham R, York JW, Miller RS. Increased efficiency and cost-effectiveness in the evaluation of the blunt abdominal trauma patient with the use of ultrasound. The American Surgeon 1999;65:31-5.

Boulanger 1999{Solo datos publicados}
*Boulanger BR, McLellan BA, Brenneman FD, Ochoa J, Kirkpatrick AW. Prospective evidence of the superiority of a sonography-based algorithm in the assessment of blunt abdominal injury. Journal of Trauma 1999;47:632-7.

Melniker 2004{Solo datos publicados}
*Melniker L, Liebner E, Tiffany B, Lopez P, Quick G, Sharma M, Briggs W, McKenney M. Cost analysis of point-of-care, limited ultrasonography (PLUS) in trauma patients: the sonography outcomes assessment program (SOAP)-1 trial [Abstract]. Academic Emergency Medicine 2004;11:568.

Navarrete-Nav. 1996{Solo datos publicados}
*Navarrete-Navarro P, Vázquez G, Bosch JM, Fernández E, Rivera R, Carazo E. Computed tomography vs clinical and multidisciplinary procedures for early evaluation of severe abdomen and chest trauma- a cost analysis approach. Intensive Care Medicine 1996;22:208-12.

Rose 2001{Solo datos publicados}
Hutson A. Prospective randomized trial of ED ultrasound in blunt abdominal trauma. Does it really alter abdominal CT utilization?. Society for Academic Emergency Medicine, Boston, USA. 1999.

*Rose JS, Levitt A, Porter J, Hutson A, Greenholtz J, Nobay F, Hilty W. Does the presence of ultrasound really affect computed tomographic scan use? A prospective randomized trials of ultrasound in trauma. Journal of Trauma 2001;51:545-50.


Branney 1997
Branney SW, Moore EW, Cantrill SV, Burch JM, Terry SJ. Ultrasound based key clinical pathway reduces the use of hospital resources for the evaluation of blunt abdominal trauma. Journal of Trauma 1997;42:1086-90.

Healey 1996
Healey MA, Simons RK, Winchell RJ, Gosink BB, Casola G, Steele JT, Potenza BM, Hoyt DB. A prospective evaluation of abdominal ultrasound in blunt abdominal trauma: is it useful?. Journal of Trauma 1996;40:875-85.

Hesse 1999
*Hesse S, Hörmann D, Klöppel R, Bennek J.  [Einfluß der Sonographie auf die Therapieentscheidung beim sumpfen Bauchtrauma im Kindesalter]. Deutscher Röntgenkongress, Wiesbaden. 1999.

Ma OJ
*Ma OJ, Gaddis G, Steele MT, Cowan D, Kaltenbronn K. Prospective Analysis of the Effect of Physician Experience with the FAST Examination in Reducing Utilization of CT Scans. Submitted for publication 

McKenney 2001
McKenney MG, McKenney KL, Hong JJ, Compton R, Cohn SM, Kirton OC, Shatz DV, Sleeman D, Byers PM, Ginzburg E, Augenstein J. Evaluating blunt abdominal trauma with sonography: a cost analysis. American Surgeon 2001;67:930-4.


Ma 2001
Ma OJ. Prospective analysis of the effect of physician experience with the FAST exam in reducing utilization of CT scans. Society for Academic Emergency Medicine, Atlanta, USA. 2001.

Muniz 2003
Muniz A. FAST vs FAST, AST, ALT and urinanalysis in children with blunt abdominal trauma. Society for American Emergency Medicine, Boston, USA. 2003.


Amoroso 1999
Amoroso TA. Evaluation of the patient with blunt abdominal trauma: an evidence-based approach. Emergency Medicine Clinics of North America 1999;17(1):63-75.

Baka 2002
Baka AG, Delgado CA, Simon HK. Current use and perceived utility of ultrasound for evaluation of pediatric compared with adult trauma patients. Pediatric Emergency Care 2002;18(3):163-7.

Bardenheuer 2000
Bardenheuer M, Obertacke U, Waydhas C, Nast-Kolb D. Epidemiology of the severely injured patient. A prospective assessment of preclinical and clinical management. AG Polytrauma of DGU [Epidemiologie des Schwerverletzten. Eine prospektive Erfassung der präklinischen und klinischen Versorgung]. Unfallchirurg. ;1032000:355-63.

Boulanger 2000
Boulanger BR, Kearney PA, Brenneman FD, Tsuei B, Ochoa J. Utilization of FAST (focused assessment with sonography for trauma) in 1999: results of a survey of North American trauma centers. The American Surgeon 2000;66(11):1049-55.

EAST 2003
EAST Practice Management Guidelines Work Group. Practice Management Guidelines for the evaluation of blunt abdominal trauma, 2001. Available at: http://www.east.org. Last date of access: February 27, 2003.

Emery 2001
Emery KH, McAneney CM, Racadio JM, Johnson ND, Evora DK, Garcia VF. Absent fluid on screening trauma ultrasonography in children: a prospective comparison with computed tomography. Journal of Pediatric Surgery 2001;38:585-9.

Hodgson 2000a
Hodgson NF, Stewart TC, Girotti MJ. Autopsies and death certification in deaths due to blunt trauma: what are we missing?. Canadian Journal of Surgery 2000;43(2):130-6.

Hodgson 2000b
Hodgson NF, Stewart TC, Girotti MJ. Open or closed diagnostic peritoneal lavage for abdominal trauma?. Journal of Trauma 2000;6(48):1091-5.

Holm 1968
Holm HH, Mortensen. Ultrasonic scanning in diagnosis of abdominal disease. Acta Chirurgica Scandinavica 1968;134(5):333-41.

Jhirad 1998
Jhirad R, Boone D. Computed tomography for evaluating blunt abdominal trauma in the low-volume nondesignated trauma center: the procedure of choice?. Journal of Trauma 1998;45(1):64-8.

Jones 1983
Jones TK, Walsh JW, Maull KI. Diagnostic imaging in blunt trauma of the abdomen. Surgery Gynecology and Obstetrics 1983;157(4):389-98.

Linsenmaier 2002
Linsenmaier U, Krötz M, Häuser H, Rock C, Rieger J, Bohndorf K, Pfeifer KJ, Reiser M. Whole-body computed tomography in polytrauma: techniques and management. European Radiology 2002;12(7):1728-40.

Livingston 1998
Livingston DH, Lavery RF, Passanante MR, Skurnick JH, Fabian TC, Fry DE, Malangoni MA. Admission or observation is not necessary after a negative computed tomographic scan in patients with suspected blunt abdominal trauma. Journal of Trauma 1998;44(2):273-82.

Miller 2003
Miller MT, Pasquale MD, Bromberg WJ, Wasser, Cox J. Not so FAST. Journal of Trauma 2003;54(1):52-60.

Morrison 1996
Morrison JE, Wisner DH, Bodai BI. Complications after negative laparotomy for trauma: long-term follow-up in a health maintenance organization. Journal of Trauma 1996;41(3):509-13.

Nunes 2001
Nunes LW, Simmons S, Hallowell MJ, Kinback R, Trooskin S, Kozar R. Diagnostic performance of trauma US in identifying abdominal or pelvic free fluid and serious abdominal or pelvic injury. Academic Radiology 2001;8:128-36.

Pirente 2002
Pirente N, Bouillon B, Schäfer B, Raum M, Helling HJ, Berger E, Neugebauer E. Systematic development of a scale for determination of health-related quality of life in multiple trauma patients. The Polytrauma Outcome (POLO) Chart [Systematische Entwicklung eines Messinstruments zur Erfassung der gesundheitsbezogenen Lebensqualität beim polytraumatisierten Patienten: Die Polytrauma-Outcome- (POLO-)Chart]. Unfallchirurg 2002;105(5):413-22.

Prall 1994
Prall JA, Nichols JS, Brennan R, Moore EE. Early definitive abdominal evaluation in the triage of unconscious normotensive blunt trauma patients. Journal of Trauma 1994;37(5):792-7.

Rademacher 2001
Rademacher G, Stengel D, Siegmann S, Petersein J, Mutze S. Optimization of contrast agent volume for helical CT in the diagnostic assessment of patients with severe and multiple injuries. Journal of Computer Assisted Tomography 2001;26(1):113-8.

Ruchholtz 2002
Ruchholtz S, Waydhas C, Schroeder T, Piepenbrink K, Kuhl H, Nast-Kolb D. The value of computed tomography in the early treatment of seriously injured patients [Stellenwert der Computertomographie in der frühen klinischen Behandlung schwer verletzter Patienten]. Chirurgie 2002;73(10):1005-12.

Scalea 1999
Scalea TM, Rodriguez A, Chiu WC, Brenneman FD, Fallon WF, Kato K, McKenney MG, Nerlich ML, Ochsner MG, Yoshii H. Focused assessment with sonography for trauma (FAST): results from an international consensus conference. Journal of Trauma 1999;46(3):466-72.

Scheck 1998
Scheck RJ, Coppenrath EM, Kellner MW, Lehmann KJ, Rock C, Rieger J, Rothmeier L, Schweden F, Bauml AA, Hahn K. Radiation dose and image quality in spiral computed tomography: multicentre evaluation at six institutions. British Journal of Radiology 1998;71(847):734-44.

Stalp 2002
Stalp M, Koch C, Ruchholtz S, Regel G, Panzica M, Krettek C, Pape HC. Standardized outcome evaluation after blunt multiple injuries by scoring systems: a clinical follow-up investigation 2 years after injury. Journal of Trauma 2002;52(6):1160-8.

Stengel 2001
Stengel D, Bauwens K, Sehouli J, Porzsolt F, Rademacher G, Mutze S, Ekkernkamp A. Systematic review and meta-analysis of emergency ultrasonography for blunt abdominal trauma. British Journal of Surgery 2001;88(7):901-12.

Stengel 2003
Stengel D, Bauwens K, Porzsolt F, Rademacher G, Mutze S, Ekkernkamp A. Emergency ultrasonography for blunt abdominal trauma. Meta-analysis update 2003 [Sonografische Diagnostik im Schockraum bei stumpfem Bauchtrauma. Meta-Analyse Update 2003]. Zentralbl Chirugerie 2003;128:1027-37.

Sydney report 2003
South Western Sydney Regional Trauma Registry Report 1995 -1999. Available at: http://www.swsahs.nsw.gov.au/livtrauma/reg_stat/default.asp. Last date of access: February 27, 2003.

Wintermark 2002
Wintermark M, Poletti PA, Becker CD, Schnyder P. Traumatic injuries: organization and ergonomics of imaging in the emergency environment. European Radiology 2002;44(5):273-82.

Yoshii 1998
Yoshii H, Sato M, Yamamoto S, Motegi M, Okusawa S, Kitano M, Nagashima A, Doi M, Takuma K, Kato K, Aikawa N. Usefulness and limitations of ultrasonography in the initial evaluation of blunt abdominal trauma. Journal of Trauma 1998;45(1):45-50.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 Mortalidad
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Riesgo relativo de mortalidad21037Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%1.40 [0.94, 2.08]
02 Uso de tomografía computarizada (TC)
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Diferencia de frecuencia de TC41348Diferencia de riesgo (efectos aleatorios) IC del 95%-0.46 [-1.04, 0.13]
03 Uso de lavado peritoneal de diagnóstico (LPD)
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Diferencia de frecuencia de LPD31140Diferencia de riesgo (efectos aleatorios) IC del 95%0.12 [-0.04, 0.28]
04 Costo-efectividad
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Costos directos por paciente (US$)    Diferencia de medias ponderada (efectos aleatorios) IC del 95%Subtotales únicamente
05 Laparotomía
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Tasa de laparotomías2914Diferencia de riesgo (efectos fijos) IC del 95%0.02 [-0.03, 0.06]
06 Reducción del tiempo de diagnóstico
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Reducción promedio del tiempo de diagnóstico (minutos)    Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
07 Diagnósticos tardíos
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Riesgo de diagnóstico tardío    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
08 Laparotomía no terapéutica
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Riesgo de laparotomía no terapéutica    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
09 Duración de la estancia hospitalaria
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Duración media de la permanencia hospitalaria (días)    Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
10 Cuidados intensivos
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Promedio de días en la UCI    Diferencia de medias ponderada (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente


CARÁTULA
Titulo

Algoritmos basados en la ecografía de urgencia para el diagnóstico del traumatismo abdominal cerrado

Autor(es)

Stengel D, Bauwens K, Sehouli J, Rademacher G, Mutze S, Ekkernkamp A, Porzsolt F

Contribución de los autores

Dirk Stengel fue el investigador principal de este estudio, identificó la bibliografía pertinente, extrajo y resumió los datos y redactó el manuscrito.
Kai Bauwens, Jalid Sehouli, y Franz Porzsolt colaboraron en la recuperación de la literatura y en la extracción de datos. Kai Bauwens correvisó los estudios elegibles en cuanto a su calidad metodológica.

Grit Rademacher, Sven Mutze y Axel Ekkernkamp discutieron las ideas centrales y contribuyeron a la interpretación de los datos.

Todos los autores evaluaron en forma crítica la versión final de esta revisión.

Número de protocolo publicado inicialmente2003/4
Número de revisión publicada inicialmente2005/2
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente09 febrero 2005
Cambios más recientesEl autor no facilitó la información
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Dr Dirk Stengel
Senior Surgeon, Clinical Epidemiologist
Dept of Trauma Surgery, Clinical Epidemiology Working Group
Unfallkrankenhaus Berlin and Ernst-Moritz-Arndt-University of Greifswald
Warener Str 7
Berlin
12683
GERMANY
tel: 0049 30 5681 3170
stengeldirk@aol.com
fax: 0049 30 5681 3003
Número de la Cochrane LibraryCD004446
Grupo editorialCochrane Injuries Group
Código del grupo editorialHM-INJ


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible
Recursos internos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Abdominal Injuries [ultrasonography]; Algorithms; Emergencies; Randomized Controlled Trials; Wounds, Nonpenetrating [ultrasonography]

Mesh check words: Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.