Pulse aquí para volver atrás
¡Nuevo!

Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Tratamiento para la meralgia parestésica

Khalil Nofal, Nicotra Alessia, Rakowicz Wojtek
Fecha de la modificación significativa más reciente: 13 de mayo de 2008

Esta revisión debería citarse como: Khalil Nofal, Nicotra Alessia, Rakowicz Wojtek. Tratamiento para la meralgia parestésica (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

La meralgia parestésica es un síndrome clínico para el que se utilizan con frecuencia varios tratamientos, incluidas las medidas conservadoras, las inyecciones de corticosteroides con anestésico local, y la cirugía. El objetivo fue evaluar las pruebas sobre la eficacia relativa de estas intervenciones.

Objetivos

Evaluar la eficacia relativa de los tratamientos frecuentemente utilizados.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas de ensayos controlados con asignación al azar en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group) (abril de 2008), MEDLINE (desde el 1 de enero de 1966 hasta el 18 de abril de 2008), EMBASE (desde el 1 de enero de 1980 hasta el 12 de mayo de 2008) y CINAHL (desde el 1 de enero de 1980 hasta el 12 de mayo de 2008). Los estudios sin asignación al azar se identificaron mediante las búsquedas en MEDLINE (desde el 1 de enero de 1966 hasta el 18 de abril de 2008) y EMBASE (desde el 1 de enero de 1980 hasta el 12 de mayo de 2008). Las listas de referencias de estos estudios también se examinaron para identificar estudios adicionales.

Criterios de selección

No fue posible identificar ningún ensayo controlado con asignación al azar o cuasialeatorio. Por lo tanto, se buscaron estudios observacionales de alta calidad que cumplieran con los siguientes criterios:
(1) Al menos cinco casos de meralgia parestésica.
(2) Seguimiento de al menos tres meses después de la intervención (si existe).
(3) Seguimiento de al menos el 80% de los casos.

Recopilación y análisis de datos

Los tres autores extrajeron de forma independiente los datos relevantes de cada estudio que cumplían con los criterios de selección y los transfirieron a un formulario de extracción de datos creado para la revisión.

Resultados principales

No se encontraron ensayos controlados con asignación al azar o cuasialeatorios. La curación o mejoría se han descrito en los estudios observacionales de alta calidad:
(1) Un único estudio describe la mejoría espontánea de la meralgia parestésica en 20 (69%) de 29 casos.
(2) Cuatro estudios que evaluaban la inyección de corticosteroides y el anestésico local hallaron la curación o mejoría en 130 (83%) de un total combinado de 157 casos.
(3) Se halló que los tratamientos quirúrgicos eran beneficiosos en 264 (88%) de 300 casos tratados con descompresión (nueve estudios); y en 45 (94%) de 48 casos tratados con neurectomía (tres estudios).
(4) Noventa y nueve (97%) de 102 pacientes con meralgia parestésica iatrogénica se recuperaron completamente (tres estudios).

Conclusiones de los autores

Ante la ausencia de ensayos controlados con asignación al azar o cuasialeatorios publicados, la base de pruebas objetivas para las opciones de tratamiento de la meralgia parestésica es escasa. Los estudios observacionales de alta calidad informan tasas de mejoría altas comparables para la meralgia parestésica después de la inyección local de corticosteroides y la cirugía (descompresión nerviosa o neurectomía). Sin embargo, se informó un resultado similar sin ninguna intervención en un único estudio de evolución natural.

Esta revisión debería citarse como:
Khalil Nofal, Nicotra Alessia, Rakowicz Wojtek Tratamiento para la meralgia parestésica (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

La meralgia parestésica es una enfermedad clínica frecuente causada por el daño al nervio cutáneo lateral del muslo, que produce dolor, adormecimiento y hormigueo en el lado frontal y exterior del muslo. El diagnóstico es fácil de realizar clínicamente. Aunque no es potencialmente mortal, la enfermedad puede causar mucho malestar al individuo afectado. Varias intervenciones son de uso común y se pretendió examinar las pruebas de su eficacia en la bibliografía. No se hallaron ensayos controlados con asignación al azar. En los estudios observacionales se halló que las inyecciones locales de corticosteroides y las cirugías eran tratamientos efectivos. Sin embargo, un único estudio observacional también demostró que la meralgia parestésica mejoraba espontáneamente en la mayoría de los casos. Se necesitan ensayos controlados con asignación al azar de los tratamientos para la meralgia parestésica.


ANTECEDENTES

Meralgia parestésica (del griego: Meros Algos que significa dolor en el muslo) es el nombre que se le da al síndrome clínico causado por el daño al nervio cutáneo lateral del muslo, que produce diversos síntomas sensoriales por encima del muslo anterolateral (Roth 1895). La enfermedad se investigó recientemente (Khalil 2001). Es unilateral en el 78% de los casos, y el 68% ocurre en hombres de mediana edad. También se informó una forma familiar (Malin 1979).

El nervio se origina en el plexo lumbar y contiene fibras de las raíces nerviosas L2 y L3 de la columna. Se extiende oblicuamente hacia abajo y lateralmente en la pelvis a lo largo del borde lateral del músculo psoas, cruza el ilíaco y luego atraviesa un túnel fibroso formado por una pequeña separación en el extremo lateral del ligamento inguinal, cerca de un centímetro medial e inferior a la espina ilíaca anterosuperior. Cuando se introduce en el muslo permanece debajo de la fascia profunda, y atraviesa cerca de 10 centímetros debajo del ligamento inguinal para volverse superficial. Finaliza al dividirse en bifurcaciones anteriores y posteriores que proporcionan los aspectos anterolaterales y laterales del muslo. Existen algunas variaciones anatómicas en su curso a través del ligamento inguinal, nivel de bifurcación, y a través de su curso en el muslo, lo que puede predisponer al nervio a algún daño.

La causa más frecuente del daño a este nervio es la compresión a nivel del ligamento inguinal. Este hecho se observa con mayor frecuencia en asociación con la obesidad, pero también en otras condiciones que aumentan el volumen intraabdominal, como el embarazo y la ascitis, en los que el nervio puede enroscarse o comprimirse por la protrusión del abdomen cuando deja la pelvis. Sin embargo, la compresión también puede ocurrir en sujetos delgados y en niños (Edelson 1994). Otras causas del daño al ligamento incluyen la compresión externa, por ejemplo como resultado de apoyarse contra una mesa de trabajo o vestir un corsé o pantalón ajustado; un traumatismo como una fractura por avulsión de la espina ilíaca anterosuperior; y las cirugías, por ejemplo la extracción de injertos óseos. En el muslo superior el nervio puede dañarse al apoyar un peso pesado en el muslo, por lesiones deportivas cerradas, por inyecciones intramusculares mal colocadas, o por diversas operaciones ya sea directamente o por el cambio de posición durante la cirugía. El daño al segmento proximal del nervio en la pelvis es poco frecuente pero puede ser causado por la compresión debida a las masas retroperitoneales e intrapelvianas, así como las cirugías. Por último, se sabe de la participación del nervio cutáneo lateral del muslo en las neuropatías generalizadas como la diabetes, el SIDA y la lepra.

El diagnóstico es fácil de realizar sobre bases clínicas. El paciente se queja de los diversos grados de dolor, sensación quemante, adormecimiento, parestesia, y disestesia sobre el aspecto anterolateral del muslo. El diagnóstico diferencial incluye neuropatía femoral, plexopatía lumbar, y radiculopatía L2/L3. Rara vez se necesita la confirmación por parte de los estudios de conducción nerviosa, que pueden revelar una reducción de la velocidad de conducción sensorial o una reducción de la amplitud o ausencia de respuesta (Lagueny 1991). El examen con electrodo de aguja de los músculos paraespinales, psoas ilíaco, y cuádriceps puede ayudar a excluir la neuropatía femoral, la plexopatía lumbar, y la radiculopatía L2 y L3. Es posible que se necesite imaginología (radiografía simple de la columna lumbar, imágenes de resonancia magnética de la columna lumbar, ecografía pélvica o exploración abdominal por tomografía computarizada [TC]) ante una presunta lesión estructural.

La enfermedad se puede resolver por sí sola (Ecker 1938) . Por lo tanto, el apoyo psicológico puede ser el único asesoramiento necesario, especialmente si la enfermedad es leve y es debido a una causa temporal como el embarazo. En otros casos, el tratamiento es generalmente conservador. El asesoramiento conservador puede incluir el evitar los factores externos traumáticos y compresivos. Además, se probó la inyección de anestésicos locales con corticosteroides en el presunto sitio de compresión en el ligamento inguinal y también puede tener valor diagnóstico. Es posible que se necesiten varias inyecciones. Una minoría de casos puede requerir cirugía (Williams 1991).


OBJETIVOS

El objetivo de la revisión es evaluar las pruebas publicadas para la eficacia de las diferentes modalidades de tratamiento (como medidas conservadoras, inyección local y cirugía) en las personas con meralgia parestésica.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Se buscaron estudios con asignación al azar o cuasialeatorios.

Tipos de participantes

Participantes de todas las edades y ambos sexos con un diagnóstico clínico de meralgia parestésica, independientemente de la etiología.

Tipos de intervención

Ninguna intervención: apoyo psicológico solo.Medidas conservadoras.Inyección local con esteroides y anestésico local.Cirugía: descompresión (neurólisis) o sección nerviosa (neurectomía).

Tipos de medidas de resultado

La medida de resultado fue la resolución, o mejoría, de los síntomas sufridos durante al menos tres meses después de la intervención.


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Neuromuscular Disease Group

Los estudios se identificaron según la estrategia de búsqueda del Grupo Colaborador de Revisión (Collaborative Review Group).
Ver: métodos del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group) utilizados en las revisiones en The Cochrane Library.

Búsquedas electrónicas

(1) Se realizaron búsquedas de ensayos controlados con asignación al azar en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Enfermedades Neuromusculares (Cochrane Neuromuscular Disease Group) (abril de 2008), MEDLINE (PubMed) (desde el 1 de enero de 1966 hasta el 18 de abril de 2008), EMBASE (desde el 1 de enero de 1980 hasta el 12 de mayo de 2008), CINAHL (desde el 1 de enero de 1982 hasta el 12 de mayo de 2008), mediante las palabras clave "meralgia", "nervio cutáneo lateral del muslo" y "nervio cutáneo femoral lateral" combinadas con la estrategia para identificar los ensayos controlados aleatorios (ver Apéndice 5b del Manual Cochrane de Revisiones Sistemáticas de Intervenciones [Cochrane Handbook of Systematic Reviews of Interventions]).

Para las estrategias de búsqueda electrónica detalladas ver Apéndice 1, Apéndice 2 y Apéndice 3.

(2) Los estudios no aleatorios se identificaron mediante las búsquedas en MEDLINE (desde el 1 de enero de 1966 hasta el 18 de abril de 2008) y EMBASE (desde el 1 de enero de 1980 hasta el 12 de mayo de 2008), con las palabras clave: "meralgia", "nervio cutáneo lateral del muslo" y "nervio cutáneo femoral lateral".

Las listas de referencias de estos estudios también se examinaron para identificar estudios adicionales.

En primer lugar, se identificaron todos los estudios observacionales de alta calidad en los que se indicaban claramente el diagnóstico, la intervención y la medida de resultado para la mayoría (80%) de los pacientes. En segundo lugar, se analizaron todos los otros estudios que abordaban el tratamiento de la meralgia parestésica, incluidos los informes de casos individuales.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

El protocolo y la revisión fueron redactados por NK. Los tres autores verificaron los títulos y los resúmenes de los artículos identificados en la búsqueda. Se obtuvo y se evaluó de forma independiente el texto completo de todos los estudios potencialmente relevantes para su posible inclusión. Cualquier desacuerdo acerca de la inclusión se resolvió mediante discusión entre los autores. Los datos de cada referencia se transfirieron a un formulario de extracción de datos creado para la revisión.
Los tres autores extrajeron por separado datos sobre los pacientes, los métodos, las intervenciones y las medidas de resultado.

Métodos de análisis para futuras actualizaciones

Si dos o más estudios que comparaban los mismos tratamientos se identifican en actualizaciones futuras de esta revisión, entonces se utilizará el programa informático Review Manager (RevMan) para agrupar los resultados mediante el empleo de métodos apropiados al tipo de medidas de resultado. Los resultados dicotómicos brindarán las proporciones para cada grupo de tratamiento y los tratamientos generalmente se compararán mediante el cociente de las proporciones conocidas como tasas relativas o riesgos relativos (RR). Los estudios se combinarán para proporcionar un RR general mediante un análisis de efectos fijos, a menos que existan pruebas significativas de heterogeneidad entre los estudios cuando se utilice un análisis de efectos aleatorios. Se utilizarán las medias de los resultados medidos para obtener una diferencia de medias ponderada agrupada de todos los estudios a combinarse mediante un análisis de efectos fijos, a menos que existan pruebas de heterogeneidad que hagan que un análisis de efectos aleatorios sea más apropiado. Los episodios contados pueden expresarse como diferencias en las tasas/unidad de tiempo en riesgo con errores estándar. En ese caso el análisis más sencillo será el uso del método de varianza inversa generalizada de RevMan para obtener y probar la diferencia agrupada entre los efectos del tratamiento.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Mediante una búsqueda detallada de la bibliografía se hallaron 319 documentos que trataban todos los aspectos de la meralgia parestésica. Cuarenta y nueve documentos abordaron el tratamiento, pero no se identificaron ensayos controlados con asignación al azar o cuasialeatorios. Por lo tanto, los estudios observacionales de alta calidad se seleccionaron entre estos 49 documentos, donde los autores describían el resultado en cinco o más casos y más del 80% de los pacientes recibían un seguimiento durante un período mínimo de tres meses después de la intervención. Los datos relevantes de cada estudio que abordaban el tratamiento se transfirieron a un formulario de extracción de datos creado para la revisión.

Los estudios incluidos en la sección "Discusión" son las series de casos con controles no aleatorios.

Se analizaron individualmente el tratamiento conservador, la inyección local, y la cirugía en los siguientes subgrupos:

pacientes con meralgia parestésica debida a compresión espontánea.pacientes con meralgia parestésica debida a otras causas.


CALIDAD METODOLÓGICA

Ver Riesgo de sesgo en los estudios incluidos


RESULTADOS

Mediante una búsqueda detallada de la bibliografía se hallaron 319 documentos que trataban todos los aspectos de la meralgia parestésica. Cuarenta y nueve documentos abordaron el tratamiento, pero no se identificaron ensayos controlados con asignación al azar o cuasialeatorios. Por lo tanto, los estudios observacionales de alta calidad se seleccionaron entre estos 49 documentos, donde los autores describían el resultado en cinco o más casos y más del 80% de los pacientes recibían un seguimiento durante un período mínimo de tres meses después de la intervención. Los datos relevantes de cada estudio que abordaban el tratamiento se transfirieron a un formulario de extracción de datos creado para la revisión.

Los estudios incluidos en la sección "Discusión" son las series de casos con controles no aleatorios.

Se analizaron individualmente el tratamiento conservador, la inyección local, y la cirugía en los siguientes subgrupos:

pacientes con meralgia parestésica debida a compresión espontánea.pacientes con meralgia parestésica debida a otras causas.

Riesgo de sesgo en los estudios incluidos

Se definieron los estudios observacionales de alta calidad como los que cumplían con los siguiente criterios mínimos:

al menos cinco casos de meralgia parestésica;seguimiento de al menos tres meses después de la intervención (si existe);seguimiento de al menos el 80% de los casos.

Efectos de las intervenciones

No se hallaron ensayos con asignación al azar o cuasialeatorios. Los estudios observacionales de alta calidad se informaron en la sección "Discusión".


DISCUSIÓN
(1) Recuperación espontánea y medidas conservadoras

Tabla 1

Study Number treated Number cured Number improved Number unchanged 
Ecker 1938 29 18 

Aunque muchos autores mencionaron que la MP tiende a retroceder espontáneamente, se identificaron sólo unos pocos estudios que mencionan la proporción de pacientes que mejoran espontáneamente. Además, estos estudios no diferenciaban entre los pacientes que se recuperaron espontáneamente o necesitaron algún tipo de tratamiento conservador. Por lo tanto, las medidas espontáneas y conservadoras se combinaron bajo un mismo tema. Hubo un consenso anecdótico general sobre la eficacia de las medidas conservadoras, que la mayoría de los autores proponen como la primera opción de tratamiento. Se aplicaron diferentes medidas en diferentes individuos y circunstancias.

Resultados de estudios observacionales de alta calidad

Solamente un estudio cumplió con los criterios mínimos de inclusión. Ecker 1938 halló que de 29 pacientes con compresiones nerviosas que recibieron un seguimiento sin intervención, 18 (62%) se recuperaron completamente y dos (7%) parcialmente.

Otros estudios e informes de casos

Chhuttani 1966 examinó 115 pacientes, pero faltaban los datos completos del seguimiento en 55 pacientes (48%). De los 60 pacientes a los que se realizó el seguimiento durante siete años, 26 (43%) mostraron una recuperación completa, 16 (27%) una recuperación parcial y 18 (30%) permanecieron sin cambios. Otros estudios informaron varias medidas para reducir el dolor quemante y la parestesia, que incluían analgésicos, fármacos antiinflamatorios no esteroides, amitriptilina, fenitoína, carbamazepina, diversos narcóticos, y enfriamiento con bolsas de hielo (Kitchen 1972 ; Massey 1980; Stevens 1957). Algunos autores han afirmado el éxito con la capsaicina tópica (Puig 1995) y la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (Fisher 1987). Lamentablemente, estos estudios eran informes de casos individuales o no se realizó un seguimiento adecuado de los pacientes, lo que no aportó pruebas confirmatorias a la eficacia a largo plazo de las medidas conservadoras utilizadas.

(2) Bloqueo nervioso

Tabla 2

Study Number treated Complete improvement Partial improvement Unchanged 
Dureja 1995 40 34 
Haim 2006 58 48 10 
Ivins 2000 15 10 
Prabhakar 1989 44 32 

Resultados de estudios observacionales de alta calidad

Los cuatro estudios que se identificaron con medidas de resultado adecuadas informaron una buena respuesta a la infiltración local (Dureja 1995; Haim 2006; Ivins 2000; Prabhakar 1989).
En una serie de 44 pacientes que tuvieron seguimiento de hasta un año, Prabhakar (Prabhakar 1989) informó que 32 (73%) mejoraron completamente, con una inyección simple de acetato de hidrocortisona, nueve (20%) parcialmente, y los síntomas reaparecieron en sólo tres (7%) pacientes. Un resultado similar se observó en Dureja 1995 que trataba a 40 pacientes; 34 (85%) se recuperaron completamente, dos (5%) parcialmente, y cuatro (10%) no presentaron cambios. Ivins 2000 que trataba a 14 pacientes (uno con MP bilateral) halló que sólo cinco (33%) mejoraron completamente, y diez (77%) no mostraron ningún mejoría significativa.

Otros estudios e informes de casos

Los corticosteroides y anestésicos locales se utilizaron con éxito en Amodei 1990, Kallgren 1993, Shannon 1995 y Warfield 1986.

La inyección local también resultó exitosa en pacientes con SIDA (Myers 1996) y en pacientes con lepra (Theuvenet 1993). Según se observó en los estudios sobre la recuperación espontánea y el tratamiento conservador, estos estudios basaban sus observaciones en un pequeño tamaño de la muestra de los pacientes o carecían de un seguimiento satisfactorio.

Los síntomas suelen ser aliviados por una inyección con corticosteroides y un analgésico, o más frecuentemente, corticosteroides y agente anestésico local en el presunto punto desencadenante en el ligamento inguinal.

(3) Cirugía
Resultados de estudios observacionales de alta calidad

Nueve estudios de descompresión (Tabla 3) y tres estudios de neurectomía (Tabla 4) cumplieron con los criterios de inclusión.

Study Number treated Complete improvement Partial improvement Unchanged 
Antoniadis 1995 20 
Ducic 2006 48 27 12 
Edelson 1994 21 14 
Macnicol 1990 25 11 10 
Nahabedian 1995 26 20 
Nouraei 2007 23 20 
Siu 2004 45 33 
Teng 1972 82 69 12 
van Eerten 1995 10 

Table 4 Treatment of meralgia paraesthetica by neurectomy
Study Total treated Complete improvement Partial improvement Unchanged 
Antoniadis 1995 13 
van Eerten 1995 11 
Williams 1991 24 23 

El rango de pacientes que mejoraron después de la descompresión varía entre un 60% en la serie más pequeña de diez pacientes informada en van Eerten 1995 a un 99% en la serie más grande de 82 pacientes informada en Teng 1972.

El rango de pacientes que mejoraron después de la neurectomía varía entre un 85% (Antoniadis 1995) y un 100% (van Eerten 1995). Sin embargo, el tamaño de la muestra de los pacientes de neurectomía es considerablemente menor que el tamaño de la muestra de la descompresión

Otros estudios e informes de casos

Algunos autores (Benini 1992; Kalangu 1995; Keegan 1962; Monesi 1965; Moscona 1978; Privat 1986) informaron un pequeño tamaño de la muestra de pacientes o fueron poco claros con respecto a la duración del seguimiento. Por lo tanto, estos estudios no pueden proporcionar resultados clínicamente significativos sobre el tratamiento quirúrgico de la MP.

En todos los informes de series grandes sólo una minoría de los pacientes requería cirugía. Habitualmente, la cirugía se reserva para los pacientes que no han logrado responder a las medidas conservadoras e inyecciones locales. Se han desarrollado dos técnicas quirúrgicas para tratar este trastorno. La descompresión simple (también conocida como neurólisis) consiste en la liberación del extremo lateral del ligamento inguinal o la descompresión y transposición del nervio. En la neurectomía se extirpa un pequeño segmento del nervio cuando pasa a través del ligamento inguinal. La neurectomía elimina los síntomas positivos pero deja un parche de adormecimiento en el muslo anterolateral que generalmente se reduce en tamaño con el tiempo (Williams 1991) y a menudo se reserva para los pacientes con MP de larga duración, especialmente para los que fracasaron con la descompresión temprana (Ivins 2000; Nouraei 2007).

La elección de la operación es todavía un tema polémico. En dos estudios la comparación directa de la descompresión y la neurectomía afirmó la superioridad de la neurectomía. van Eerten 1995 operó 21 pacientes, al realizar 10 operaciones de descompresión y 11 de neurectomía; nueve de 11 casos de neurectomía fueron exitosos contra tres de diez casos de descompresión. Antoniadis 1995 comparó los resultados de la descompresión y la neurectomía en 29 pacientes (33 procedimientos) intervenidos durante 24 años. Dieciocho pacientes (20 procedimientos) tenían descompresión, y 11 (13 procedimientos) tenían neurectomía. Se halló un alivio parcial o completo del dolor en 15 (70%) después de la descompresión y en 11 (80%) después de la neurectomía. Sin embargo, en estos dos estudios las comparaciones no se basaron en la asignación aleatoria al tratamiento.

(4) Meralgia parestésica iatrogénica

Tabla 5

Study Type of operation Number operated Number affected Number recovered 
Gupta 2004 Spine surgery 110 15 14 
Mirovsky 2000 Spine surgery 105 27 25 
Yang 2005 Spine surgery 252 60 60 

Resultados de estudios observacionales de alta calidad

Se hallaron tres estudios que describían el curso de la MP que se presentaba después de la cirugía de columna. La serie más grande (252 pacientes) fue la de Yang 2005. Los 60 pacientes que sufrieron daño nervioso se recuperaron completamente; 32 (53%) se recuperaron durante la primera semana y el resto en un lapso de dos meses. La próxima serie fue la de Mirovsky 2000. De los 105 pacientes que se sometieron a la cirugía de columna, 21 sufrían de daño nervioso. Este daño fue bilateral en seis, lo que hizo un total de 27 lesiones. De estos pacientes, 22 se recuperaron completamente en tres meses, dos en seis meses, uno se recuperó parcialmente después de un año y dos no se habían recuperado para ese entonces. Un total de 25 pacientes (93%) se recuperaron después de un año. Gupta 2004 informó una proporción similar; 14 (92%) de los 15 casos fueron asintomáticos durante el seguimiento después de seis meses.

Otros estudios e informes de casos

Muchos estudios (Banwart 1995; Dibenedetto 1996; Good 1981; Harris 1994; Hutchins 1998; Massey 1980; Thanikachalam 1995; Trousdale 1995; van den Broecke 1998; Warner 2000; Weikel 1977) informaron MP iatrogénica. Sin embargo, esas observaciones en series pequeñas no explicarían las pruebas de apoyo de un resultado particular del tratamiento de MP, con excepción de tres estudios (Tabla 4) posteriores a la cirugía de columna.

La MP puede seguir variedades de operaciones (espinal, abdominal y pélvica). Mirovsky 2000 consideró los mecanismos múltiples que pueden dar lugar a la MP después de la cirugía de columna: el nervio puede dañarse en la espina ilíaca anterosuperior mediante una compresión directa a partir del marco de Hall-Relton, o en el retroperitoneo por hematoma o tracción, o mediante una lesión directa en la cresta ilíaca anterior cuando se extrae el hueso. El daño del nervio iatrogénico puede causar neuropraxia, axonotmesis, o neurotmesis. La meralgia parestésica debida a la compresión externa, al cambio de posición o a la retracción (neuropraxia) puede resolverse más rápidamente que la MP causada por la lesión directa con axonotmesis o neurotmesis que puede dar lugar a un resultado deficiente. Este hecho explicaría los dos casos de Mirovsky 2000 que no se recuperaron después del daño nervioso cuando se extrajo el hueso.

(5) Meralgia parestésica debida a otras causas
Resultados de estudios observacionales de alta calidad

No se identificaron estudios que cumplieran con los criterios de inclusión.

Otros estudios e informes de casos

La MP se informó en pacientes con lepra (Theuvenet 1993), VIH (Myers 1996) y diabetes (van Slobbe 2004). El tamaño de la muestra es pequeño y no es posible decir si la MP forma parte de la neuropatía o es sólo una aparición al azar.

Influencia de los factores de la enfermedad sobre la medida de resultado de la meralgia parestésica

La elección de la modalidad de tratamiento para la MP puede verse influida por factores de la enfermedad, como la duración de los síntomas y el lapso de tiempo variable. Por lo tanto, puede resultar difícil estimar el valor a largo plazo de cualquier intervención ya que el resultado puede atribuirse a la evolución natural de la enfermedad, a la intervención, o a ambos.

Macnicol y Thompson (Macnicol 1990) son los primeros en mencionar el efecto de la duración de los síntomas sobre la medida de resultado. Ellos trataron a 25 pacientes con síntomas poco receptivos mediante la descompresión. Hallaron que la operación fue beneficiosa en 15 pacientes (60%) y en los 10 pacientes (40%) que no se beneficiaron con la operación, hallaron que los síntomas habían estado presentes por más de 18 meses. Por el contrario, Siu (Siu 2005) halló que la duración prolongada de los síntomas no excluía un resultado favorable.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Ante la ausencia de ensayos controlados con asignación al azar o cuasialeatorios publicados, las pruebas objetivas para las opciones de tratamiento de la meralgia parestésica son escasas. Las siguientes medidas de resultado se informaron en los estudios observacionales de alta calidad:

Un único estudio describe la mejoría espontánea de la meralgia parestésica en 20 (69%) de 29 casos.A la inyección de corticosteroides y el anestésico local les sigue una mejoría en 130 (83%) de un total combinado de 157 casos.Las altas tasas de éxito se informaron tanto para la descompresión (264 [88%] de 300 casos) como para la sección nerviosa (45 [94%] de 48 casos).Por lo general, los pacientes con meralgia parestésica iatrogénica se recuperan completamente (99 [97%] de 102 pacientes seguidos), excepto cuando la enfermedad es el resultado de una lesión directa que causa axonotmesis o neurotmesis.

Implicaciones para la investigación

Se necesitan ensayos con asignación al azar de alta calidad para determinar si las inyecciones de corticosteroides son superiores al tratamiento conservador. Se necesita un seguimiento a largo plazo para evaluar la tasa de recurrencia después de la inyección y el número de inyecciones necesarias para un beneficio a largo plazo.Las operaciones de descompresión y de neurectomía deben compararse con los corticosteroides y entre sí en ensayos controlados con asignación al azar.La repercusión de la duración de los síntomas sobre la medida de resultado no es totalmente clara y debe considerarse en el diseño y análisis de los ensayos clínicos


AGRADECIMIENTOS

Se agradece profundamente al profesor Hughes por su asesoramiento y comentarios durante la preparación de esta revisión.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno.


TABLAS


TABLAS ADICIONALES

Table 1 Spontaneous recovery
Study Number treated Number cured Number improved Number unchanged 
Ecker 1938 29 18 

Table 2 Treatment for meralgia paraesthetica by nerve block
Study Number treated Complete improvement Partial improvement Unchanged 
Dureja 1995 40 34 
Haim 2006 58 48 10 
Ivins 2000 15 10 
Prabhakar 1989 44 32 

Table 3 Treatment of meralgia paraesthetica by decompression
Study Number treated Complete improvement Partial improvement Unchanged 
Antoniadis 1995 20 
Ducic 2006 48 27 12 
Edelson 1994 21 14 
Macnicol 1990 25 11 10 
Nahabedian 1995 26 20 
Nouraei 2007 23 20 
Siu 2004 45 33 
Teng 1972 82 69 12 
van Eerten 1995 10 

Table 4 Treatment of meralgia paraesthetica by neurectomy
Study Total treated Complete improvement Partial improvement Unchanged 
Antoniadis 1995 13 
van Eerten 1995 11 
Williams 1991 24 23 

Table 5 Iatrogenic meralgia paraesthetica
Study Type of operation Number operated Number affected Number recovered 
Gupta 2004 Spine surgery 110 15 14 
Mirovsky 2000 Spine surgery 105 27 25 
Yang 2005 Spine surgery 252 60 60 


REFERENCIAS
Referencias adicionales

Amodei 1990
Amodei C. [Analgesic treatment of paraesthetic meralgia. Observation of 12 clinical cases ]. Minerva Anestesiologica. 1990;56(6):225-31.

Antoniadis 1995
Antoniadis G, Braun V, Rath S, Moese G, Richter HP. [Meralgia paraesthetica and its surgical treatment]. Nervenarzt. 1995;66(8):614-7.

Banwart 1995
Banwart JC, Asher MA, Hassanein RS. Iliac crest bone graft harvest donor site morbidity. A statistical evaluation. Spine 1995;20(9):1055-60.

Benini 1992
Benini A. Meralgia paraesthetica. Pathogenesis, clinical aspects and therapy of compression of the lateral cutaneous nerve of the thigh. Schweizerische Rundschau fur Medizin Praxis 1992;81(8):215-21.

Chhuttani 1966
Chhuttani PN, Chawla LS, Sharma TD. Meralgia paraesthetica. Acta Neurologica Scandinavica 1966;42(4):483-90.

Dibenedetto 1996
Dibenedetto LM, Lei Q, Gilroy AM, Hermey DC, Marks SC Jr, Page DW. Variations in the inferior pelvic pathway of the lateral femoral cutaneous nerve: implications for laparoscopic hernia repair. Clinical Anatomy 1996;9(4):232-6.

Ducic 2006
Ducic I, Dellon AL, Taylor NS. Decompression of the lateral femoral cutaneous nerve in the treatment of meralgia paresthetica. Journal of Reconstructive Microsurgery 2006;22(2):113-8.

Dureja 1995
Dureja GP, Gulaya V, Jayalakshmi TS, Mandal P. Management of meralgia paresthetica: a multimodality regimen. Anesthesia and Analgesia 1995;80(5):1060-1.

Ecker 1938
Ecker AD, Woltman HW. Meralgia paraesthetica: a report of one hundred and fifty cases. Journal of the American Medical Association 1938;110:1650-2.

Edelson 1994
Edelson R, Stevens P. Meralgia paresthetica in children [MEDLINE: ]. Journal of Bone and Joint Surgery American Volume 1994;76(7):993-9. 94299589.

Fisher 1987
Fisher AP, Hanna M. Transcutaneous electrical nerve stimulation in meralgia paraesthetica of pregnancy. British Journal of Obstetrics & Gynaecology 1987;94(6):603-4.

Good 1981
Good CJ. Meralgia paraesthetica as a complication of bone grafting. Injury 1981;13(3):260.

Gupta 2004
Gupta A, Muzumdar D, Ramani PS. Meralgia paraesthetica following lumbar spine surgery: A study in 110 consecutive surgically treated cases. Neurology India 2004;52(1):64-6.

Haim 2006
Haim A, Pritsch T, Ben-Galim P, Dekel S. Meralgia paraesthetica. A retrospective analysis of 79 patients evaluated and treated according to a standard algorithm. Acta Orthopaedica 2006;77(3):482-6.

Harris 1994
Harris MB, Davis J, Gertzbein SD. Iliac crest reconstruction after tricortical graft harvesting. Journal of Spinal Disorders 1994;7(3):216-21.

Hutchins 1998
Hutchins FL Jr, Huggins J, Delaney ML. Laparoscopic myomectomy-an unusual cause of meralgia paraesthetica. Journal of the American Association of Gynecologic Laparoscopists 1998;5(3):309-11.

Ivins 2000
Ivins GK. Meralgia paresthetica, the elusive diagnosis: clinical experience. Annals of Surgery 2000;232(2):281-6.

Kalangu 1995
Kalangu KK. Meralgia paraesthetica: a report on two cases treated surgically. Acta Orthopaedica Belgica 1995;41(7):227-30.

Kallgren 1993
Kallgren MA, Tingle LJ. Meralgia paraesthetica mimicking lumbar radiculopathy. Anesthesia and Analgesia 1993;76(6):1367-8.

Keegan 1962
Keegan JJ, Holyoke EA. Meralgia paresthetica. An anatomical and surgical study. Journal of Neurosurgery 1962;19(13):341-5.

Khalil 2001
Khalil NM. Meralgia and cheiralgia paraesthetica [: ISSN - 1446-142X, EMBASE accession - 2002024270]. CPD Bulletin Neurology 2001;2(3):78-80.

Kitchen 1972
Kitchen C, Simpson J. Meralgia paraesthetica. A review of 67 patients. Acta Neurologica Scandinavica 1972;48(5):547-55.

Lagueny 1991
Lagueny A, Deliac MM, Deliac P, Durandeau A. Diagnostic and prognostic value of electrodiagnostic tests in meralgia paraesthetica [MEDLINE: ]. Muscle & Nerve 1991;14(1):51-6. 91125398.

Macnicol 1990
Macnicol MF, Thompson WJ. Idiopathic meralgia paresthetica. Clinical Orthopaedics & Related Research 1990;May(254):270-4.

Malin 1979
Malin JP. Familial meralgia paresthetica with an autosomal dominant trait [MEDLINE: ]. Journal of Neurology 1979;221(2):133-6. 80074075.

Massey 1980
Massey EW. Meralgia paresthetica secondary to trauma of bone graft. The Journal of Trauma: Injury, Infection and Critical Care 1980;20(4):342-3.

Mirovsky 2000
Mirovsky Y, Neuwirth M. Injuries to the lateral femoral cutaneous nerve during spine surgery. Spine 2000;25(10):1266-9.

Monesi 1965
Monesi B, Laus S. Surgical treatment of Roth's paresthesic meralgia. Acta Orthopaedica Belgica 1965;31(5):762-9.

Moscona 1978
Moscona AR, Sekel R. Post-traumatic meralgia paresthetica - an unusual presentation. The Journal of Trauma: Injury, Infection and Critical Care 1978;18(4):288.

Myers 1996
Myers KG, George RJ. Painful neuropathy of the lateral cutaneous nerve of the thigh in patients with AIDS: successful treatment by injection with bupivacaine and triamcinolone. AIDS 1996;10(11):1302-3.

Nahabedian 1995
Nahabedian MY, Dellon AL. Meralgia paresthetica: etiology, diagnosis, and outcome of surgical decompression. Annals of Plastic Surgery 1995;35(6):590-4.

Nouraei 2007
Nouraei SA, Anand B, Spink G, O'Neill KS. A novel approach to the diagnosis and management of meralgia paresthetica. Neurosurgery 2007;60:696-700.

Prabhakar 1989
Prabhakar Y, Bahadur RA, Mohanty PR, Sharma S. Meralgia paraesthetica. Journal of the Indian Medical Association 1989;87(6):140-1.

Privat 1986
Privat JM, Claustre J, Simon L, Gros C. Meralgia paraesthetica: an uncommon entrapment neuropathy (author's transl) [French]. Neuro-Chirurgie 1980;26(3):239-42.

Puig 1995
Puig L, Alegre M, de Moragas JM. Treatment of meralgia paraesthetica with topical capsaicin. Dermatology 1995;191(1):73-4.

Roth 1895
Roth VK. Meralgia paraesthetica. Berlin: Karger, 1895.

Shannon 1995
Shannon J, Lang SA, Yip RW, Gerard M. Lateral femoral cutaneous nerve block revisited. A nerve stimulator technique. Regional Anesthesia 1995;20(2):100-4.

Siu 2005
Siu TL, Chandran KN. Neurolysis for meralgia paresthetica: an operative series of 45 cases. Surgical Neurology 2005;63(1):19-23.

Stevens 1957
Stevens H. Meralgia paraesthetica. Archives of Neurology and Psychiatry 1957;77:557-74.

Teng 1972
Teng P. Meralgia paresthetica. Bulletin of the Los Angeles Neurological Societies 1972;37(2):75-83.

Thanikachalam 1995
Thanikachalam M, Petros JG, O'Donnell S. Avulsion fracture of the anterior superior iliac spine presenting as acute-onset meralgia paresthetica. Annals of Emergency Medicine 1995;26(4):515-7.

Theuvenet 1993
Theuvenet WJ, Finlay K, Roche P, Soares D, Kauer JM. Neuritis of the lateral femoral cutaneous nerve in leprosy [MEDLINE: ]. International Journal of Leprosy & Other Mycobacterial Diseases 1993;61(4):592-6. 94201644.

Trousdale 1995
Trousdale RT, Ekkernkamp A, Ganz R, Wallrichs SL. Periacetabular and intertrochanteric osteotomy for the treatment of osteoarthrosis in dysplastic hips. Journal of Bone & Joint Surgery (American) 1995;77(1):73-85.

van den Broecke 1998
van den Broecke DG, Schuurman AH, Borg ED, Kon M. Neurotmesis of the lateral femoral cutaneous nerve when coring for iliac crest bone grafts. Plastic & Reconstructive Surgery 1998;102(4):1163-6.

van Eerten 1995
van Eerten PV, Polder TW, Broere CA. Operative treatment of meralgia paresthetica: transection versus neurolysis. Neurosurgery. 1995;37(1):63-5.

van Slobbe 2004
van Slobbe AM, Bohnen AM, Bernsen RM, Koes BW, Bierma-Zeinstra SM. Incidence rates and determinants in meralgia paresthetica in general practice. Journal of Neurology 2004;251(3):294-7.

Warfield 1986
Warfield CA. Meralgia Paraesthetica: causes and cures. Hospital Practice (Office Edition) 1986;21(2):40A, 40C, 40I.

Warner 2000
Warner MA, Warner DO, Harper CM, Schroeder DR, Maxson PM. Lower extremity neuropathies associated with lithotomy positions. Anesthesiology 2000;93(4):938-42.

Weikel 1977
Weikel AM, Habal MB. Meralgia paresthetica: a complication of iliac bone procurement. Plastic & Reconstructive Surgery 1977;60(4):572-4.

Williams 1991
Williams PH, Trzil KP. Management of meralgia paraesthetica [MEDLINE: ]. Journal of Neurosurgery 1991;74(1):76-80. 91079912.

Yang 2005
Yang SH, Wu CC, Chen PQ. Postoperative meralgia paresthetica after posterior spine surgery: incidence, risk factors, and clinical outcomes. Spine 2005;30(18):E547-50.



GRÁFICOS
Esta revisión no tiene gráficos.




CARÁTULA
Titulo

Tratamiento para la meralgia parestésica

Autor(es)

Khalil Nofal, Nicotra Alessia, Rakowicz Wojtek

Contribución de los autores

Los tres autores buscaron los estudios sobre el tratamiento de la meralgia parestésica, resumieron de forma independiente los datos de los estudios relevantes identificados mediante la búsqueda y luego verificaron estos datos de manera conjunta. Cualquier desacuerdo acerca de la inclusión se resolvió mediante discusión entre los autores. NK redactó la revisión. AN y WR leyeron la revisión y agregaron sus observaciones de forma independiente. Los tres autores acordaron la versión final de la revisión.

Número de protocolo publicado inicialmente2003/2
Número de revisión publicada inicialmente2008/3
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente13 mayo 2008
Cambios más recientes Última actualización evaluada: 17 abril 2008 Fecha Evento Descripción 13 mayo 2008 Modificado Adaptación de la revisión a un nuevo formato.
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Nofal Khalil
Clinical Neurophysiology
West London Neurosciences Centre
Charing Cross Hospital
Fulham Palace Road
London
W6 8RF
UK
Número de la Cochrane LibraryCD004159
Grupo editorialCochrane Neuromuscular Disease Group
Código del grupo editorialHM-NEUROMUSC


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
Recursos internos



Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.