Pulse aquí para volver atrás
Puede consultar la versión completa en inglés PULSANDO AQUÍ

Tipos de sonda uretral para el tratamiento de los trastornos de la micción a corto plazo en adultos hospitalizados
Katie Schumm, Thomas BL Lam
Esta revisión debería citarse como: Katie Schumm, Thomas BL Lam. Tipos de sonda uretral para el tratamiento de los trastornos de la micción a corto plazo en adultos hospitalizados (Revision Cochrane traducida). En: Biblioteca Cochrane Plus 2009 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 2 Art no. CD004013. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

Resumen

Antecedentes

La infección urinaria (IU) es la infección intrahospitalaria más frecuente. La principal causa asociada es el uso de sondas urinarias permanentes. Actualmente hay muchos tipos de sondas disponibles. Para reducir el riesgo de infección se han diseñado diversas sondas uretrales especializadas. Éstos incluyen las sondas con antisépticos y las sondas con antibióticos. Otras cuestiones que deben considerarse al elegir una sonda son la facilidad de uso, la comodidad y el coste.

Objetivos

El objetivo primario de esta revisión fue determinar el efecto del tipo de sonda uretral permanente sobre el riesgo de infección urinaria en los adultos sometidos a colocación de sonda urinario a corto plazo.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en los Registros Especializados de Ensayos Controlados del grupo Cochrane de Incontinencia (Cochrane Incontinence Group) (11 de septiembre de 2007). También se examinaron las bibliografías de los artículos relevantes y se estableció contacto con los representantes de fabricantes de sondas para obtener ensayos.

Criterios de selección

Todos los ensayos aleatorios y cuasialeatorios que compararon tipos de sondas urinarias permanentes para la colocación de sonda a corto plazo en adultos hospitalizados. La colocación de la sonda a corto plazo se definió como el uso de hasta 14 días inclusive u otros usos temporales a corto plazo según definieron los autores de los ensayos (por ejemplo menos de 21 días con puntos temporales de datos en intervalos de siete días).

Obtención y análisis de los datos

Un revisor extrajo los datos y un segundo revisor los verificó de forma independiente. Los desacuerdos fueron resueltos mediante discusión. Los datos se procesaron tal como se describe en el Manual del Revisor Cochrane (Cochrane Handbook). Cuando la información de los datos de los ensayos no era completa, se solicitaba aclaración directamente a los autores de los ensayos (se utilizaban fuentes secundarias para confirmar los resultados de un ensayo).

Resultados principales

Veintitrés ensayos, que incluyeron 5 236 adultos hospitalizados en 22 ensayos de grupos paralelos y 27 878 adultos en un gran ensayo cruzado aleatorio grupal, cumplieron con los criterios de inclusión.

Las sondas con antisépticos se impregnaron con óxido de plata o aleación de plata. Las sondas recubiertas con óxido de plata no se asociaron a una reducción estadísticamente significativa de la bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo pero los intervalos de confianza fueron amplios (RR 0,89; IC del 95%: 0,68 a 1,15) y estas sondas ya no se encuentran disponibles. Se encontró que las sondas recubiertas con aleación de plata redujeron significativamente la incidencia de bacteriuria asintomática (RR 0,54; IC del 95%: 0,43 a 0,67) en adultos hospitalizados con sondaje a menos de una semana. Después de más de una semana de la colocación de la sonda el riesgo de bacteriuria asintomática siguió siendo reducido con el uso de sondas recubiertas con aleación de plata (RR 0,64; IC del 95%: 0,51 a 0,80). El ensayo cruzado (cross-over) aleatorio de sondas recubiertas con aleación de plata versus sondas estándar se excluyó de los resultados combinados porque los datos no estuvieron disponibles antes del cruzamiento (cross-over). Los resultados de este ensayo indicaron beneficios de las sondas recubiertas con aleación de plata e incluyeron un análisis económico que indicó un ahorro de costos de entre 3,3% y 35,5%.

Las sondas con antibiótico se compararon con las sondas estándar y se descubrió que bajaron la tasa de bacteriuria asintomática en el grupo de antibiótico a menos de una semana de la colocación de la sonda para ambas minociclina y rifampicina (RR 0,36; IC del 95%: 0,18 a 0,73) y nitrofurazona (RR 0,52; IC del 95%: 0,34 a 0,78). Sin embargo, después de una semana los resultados no fueron estadísticamente significativos. Uno de 56 hombres en el grupo de sondas con antibióticos presentó una IU sintomática en comparación con seis de 68 que tenían sondas estándar (RR 0,20; IC del 95%: 0,03 a 1,63).

Tres ensayos compararon dos tipos diferentes de sondas estándar (definidas como sondas sin antisépticos o antibióticos) para investigar la infección. Los ensayos individuales fueron muy pequeños y no demostraron si un tipo de sondas estándar redujo o no el riesgo de infección urinaria asociada la sonda en comparación con otro tipo de sonda estándar.

Conclusiones de los autores

Los resultados sugieren que el uso de sondas permanentes recubiertas con aleación de plata para la colocación de sonda en pacientes adultos a corto plazo reduce el riesgo de infección urinaria intrahospitalaria. Se necesitan evaluaciones económicas adicionales para confirmar que la reducción de infección compensa el mayor coste de las sondas recubiertas con aleación de plata.

Las sondas con antibióticos son también beneficiosas para reducir la bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje durante menos de una semana, pero no hubo suficientes datos como para establecer conclusiones acerca de los adultos con sondaje durante más tiempo. No hubo suficientes pruebas para sugerir si cualquier sonda estándar fue mejor que otro o no en cuanto a la reducción del riesgo de infección urinaria en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo. Las sondas siliconadas pueden tener menos probabilidades de causar efectos secundarios uretrales en los hombres; sin embargo, este resultado debe ser interpretado con cierta cautela ya que los ensayos fueron pequeños y las definiciones de los resultados y las sondas específicas comparadas variaron.

Resumen en términos sencillos

Algunos tipos de sondas urinarias podrían reducir las infecciones urinarias (IU) en pacientes hospitalizados, pero se necesita más investigación.

Las sondas urinarias son pequeños tubos insertados a través de la uretra (salida para la orina). A menudo se utilizan durante un tiempo después de una cirugía mayor o para monitorizar la diuresis en adultos hospitalizados. Cerca de la mitad de todos los adultos hospitalizados que tienen sondas urinarias durante más de una semana contraerá una infección urinaria. La revisión de ensayos encontró que las sondas urinarias recubiertas con aleación de plata (antisépticas) o impregnadas de nitrofurazona (antibióticas) podrían reducir las infecciones en adultos hospitalizados, y las sondas siliconadas podrían reducir los efectos adversos en hombres, aunque las pruebas fueron débiles. Se necesitan ensayos de mayor tamaño y más rigurosidad científica acerca de si las sondas con antibióticos o antisépticos reducen las infecciones.

Antecedentes

La infección urinaria (IU) es la infección intrahospitalaria más frecuente. Una causa principal asociada es el uso de sondas urinarias permanentes (NINSS 2000; Plowman 1999; Plowman 2001; Stamm 1998). Estas infecciones pueden ser graves y causar una morbilidad significativa y un aumento de la duración de la estancia hospitalaria. En los Estados Unidos, las infecciones urinarias asociadas a sonda constituyen el 40% de todas las infecciones intrahospitalarias, y se evaluó que la proporción que se relaciona o contribuye con la mortalidad es de aproximadamente el 3% (Stamm 1998).

El riesgo de desarrollar bacteriuria por una sonda aumenta entre el 3% y el 6% por día de sonda in situ. Esto hace que aproximadamente el 50% de los pacientes hospitalizados con sondaje durante más de siete a diez días contraiga una infección (Stamm 1998). Los factores que también aumentan el riesgo de infección incluyen el sexo femenino, la edad avanzada y las comorbilidades (Stamm 1998).

En general, existe acuerdo en que el criterio para el diagnóstico de la IU en una población sin sondas es el cultivo de orina positivo (bacteriuria de más de 105 unidades formadoras de colonias por ml), donde la IU sintomática se diagnostique con los mismos criterios más los síntomas asociados. La IU asociada a la sonda se diagnostica a un nivel más bajo de bacteriuria (más de 102 o más de 103 unidades formadoras de colonias por ml) para las infecciones asintomáticas, más los síntomas asociadas para el diagnóstico sintomático. A menos que se inicie un tratamiento farmacológico antimicrobiano, la bacteriuria progresará naturalmente a concentraciones mayores de 105 generalmente en el término de 72 horas (Maki 2001). La bacteriuria sintomática se caracteriza por la presencia de disuria, tenesmo, polaquiuria y hematuria. En menos del 1% de los pacientes con bacteriuria asociada a sonda se desarrollan otros síntomas que indican pielonefritis como la fiebre y el dolor lumbar (Stamm 1998). Para fines de esta revisión, un urocultivo positivo sin síntomas se define como bacteriuria asintomática en lugar de IU asintomática.

Las especies microbianas individuales responsables de la IU asociada a la sonda varían ampliamente entre los hospitales y dentro de los hospitales (Jarvis 1992; Stamm 1998). La bacteria Escherichia coli continúa siendo el agente patógeno más común que causa infecciones urinarias intrahospitalarias, pero otras especies principales son los Enterococos, las Pseudomonas aeruginosa, la Candida spp y la Klebsiella pneumoniae (Campbell 2004). En general, la infección se introduce a través de dos vías después de la colocación de sonda: la vía intraluminal a través de la luz interior de la sonda o la vía transuretral donde los microorganismos ingresan por la capa de moco entre la sonda y la uretra (Stamm 1998).

Actualmente, hay muchos tipos de sondas disponibles. Las sondas permanentes estándar se hacen de diversos materiales que incluyen: cloruro de polivinilo, plástico, látex, politetrafluoretileno (PTFE), elastómero de silicona, hidrogel de silicona pura e hidrómero polimérico (Pomfret 2000; Robinson 2001). Las sondas uretrales especializadas se han desarrollado específicamente para reducir el riesgo de infección. Un enfoque común es recubrir la sonda con agentes antimicrobianos en la superficie exterior, la luz o ambas (Saint 1998). Estos agentes pueden ser antisépticos o antibióticos. El agente de impregnación más común es la plata. Los iones de plata son bactericidas y se ha encontrado que su uso tópico no es tóxico para los seres humanos. Se han utilizado con éxito en otras áreas p.ej. para controlar la infección en heridas (Stamm 1998). No está claro si puede desarrollarse resistencia antimicrobiana a la plata (Saint 2001). Una revisión anterior sugirió que las sondas recubiertas con aleación de plata eran más efectivos que el óxido de plata para la prevención de infecciones (Saint 1998). Desde que se publicó esa revisión, ha habido más ensayos de sondas recubiertas con plata. También se han creado sondas con antibiótico mediante diversos tipos diferentes de antibiótico como componente activo.

El objetivo de esta revisión fue investigar los efectos de los tipos de sondas uretrales más ampliamente utilizados para reducir la incidencia de infección urinaria en la colocación de sonda a corto plazo en pacientes hospitalizados, pero también tener en cuenta otros factores, como la facilidad de uso, la comodidad y el coste, que pueden influir en la elección. A los fines de esta revisión, el corto plazo se definió como el uso de hasta 14 días inclusive, u otros usos temporales a corto plazo según definieron los autores de ensayos.

Objetivos

El objetivo primario de esta revisión fue determinar el efecto del tipo de sonda uretral permanente sobre el riesgo de infección urinaria en adultos hospitalizados sometidos a colocación de sonda urinaria a corto plazo.

Los objetivos secundarios incluyeron:

Se quisieron considerar las siguientes comparaciones:
1. Sondas uretrales permanentes con antisépticos versus sondas uretrales permanentes estándar;
2. Sondas uretrales permanentes con antibióticos versus sondas uretrales permanentes estándares;
3. Sondas uretrales permanentes con antibióticos versus sondas uretrales permanentes con antisépticos;
4. Un tipo de sonda uretral permanente con antisépticos versus otro tipo de sonda uretral permanente con antisépticos;
5. Un tipo de sonda uretral permanente con antibióticos versus otro tipo de sonda uretral permanente con antibióticos;
6. Un tipo de sonda uretral estándar versus otro tipo de sonda uretral estándar.

Métodos

Criterios para la valoración de los estudios para esta revisión

Tipos de estudios

Todos los ensayos aleatorios y cuasialeatorios que compararon tipos de sondas urinarias permanentes para la colocación de la sonda a corto plazo en adultos hospitalizados.

Tipos de participantes

Adultos hospitalizados (pacientes ingresados a un hospital para adultos) con una sonda uretral permanente de duración a corto plazo (menor o igual a 14 días de duración, u otro uso temporal a corto plazo según definieron los autores de los ensayos).

Exclusiones:

  • niños

  • establecimientos residenciales de atención

  • pacientes adultos con colocación de sonda crónica o a largo plazo durante más de 14 días

  • pacientes en los que se anticipó que necesitarían una sonda a largo plazo

  • pacientes ingresados con una sonda permanente

  • pacientes con sondas urinarias suprapúbicas

  • pacientes con infección urinaria preexistente

Tipos de intervenciones

Diferentes tipos de sondas uretrales permanentes:

  • sondas uretrales permanentes con antisépticos

  • sondas uretrales permanentes con antibióticos

  • sondas uretrales permanentes estándar (definidos como sondas sin antisépticos o antibióticos)

Tipos de medida de resultado

El resultado primario de interés fue la infección asociada a sonda (definición de infección utilizada en los informes de los ensayos). Otros resultados fueron:

Informados por el paciente

  • comodidad del paciente

  • satisfacción del paciente

Informados por el médico

  • duración del uso de sondas

Calidad de vida

  • medidas de CdV genéricas, p.ej., SF 36, Ware 1992)

  • medidas de resultado psicológicas (p.ej., HADS (Escala Hospitalaria de Depresión y Ansiedad, por sus siglas en inglés) Zigmond 1983)

Complicaciones / efectos adversos

  • bacteriuria asintomática

  • infecciones urinarias sintomáticas

  • otros efectos adversos de la intervención (con excepción de la infección urinaria)

Cointervenciones

  • uso de antibióticos profilácticos

  • uso de antibióticos de rescate

Resultados económicos

  • coste-efectividad

Cualquier medida de resultado no preespecificada que se consideró importante al realizar la revisión.

Métodos de búsqueda para la identificación de los estudios

Esta revisión adoptó las estrategias de búsqueda desarrolladas por el Grupo Cochrane de Incontinencia y el Grupo Cochrane de Riñón. Los ensayos relevantes se identificaron de los registros especializados de ensayos controlados de los Grupos. Los métodos utilizados para llegar a esto, que incluyen la estrategia de búsqueda, se describen en los detalles de ambos Grupos en The Cochrane Library. El registro de los grupos de incontinencia contiene ensayos identificados de MEDLINE, CINAHL, el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (CENTRAL) y búsquedas manuales de revistas y actas de congresos.Para obtener más detalles, consultar la sección “Registro Especializado” del módulo del Grupo en The Cochrane Library). Los ensayos del Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Incontinencia también se encuentran en CENTRAL. La primera versión de esta revisión buscó el registro del grupo de riñón (buscado en febrero de 2003). La fecha de la búsqueda más reciente para esta revisión, en el registro del grupo Cochrane de riñón, fue el 11 de setiembre de 2007.

Los términos utilizados para la búsqueda en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Incontinencia se mencionan a continuación:

(( {DESIGN.RCT} OR {DESIGN.CCT} )
Y
({INTVENT.MECH.CATHETER*} OR {INTVENT.SURG.POSTSURG*} OR {INTVENT.PREVENT.*} OR {INTVENT.SURG.INTRAOPERATIVE*}))
Clave: * = comodín.
(Todas las búsquedas se realizaron mediante las palabras clave del área de Reference Manager 9.5 N, ISI ResearchSoft).

Los revisores realizaron búsquedas en las bibliografías de los artículos relevantes. También se estableció contacto con los representantes de fabricantes de sondas, sin embargo no se identificaron ensayos adicionales para su inclusión. No se impuso ninguna restricción de idioma o de otro tipo en estas búsquedas.

Obtención y análisis de los datos

Selección de estudios relevantes
Dos revisores evaluaron de forma independiente todos los títulos y resúmenes identificados mediante la búsqueda. Cuando existía la posibilidad de incluir un estudio, se obtenía su versión completa. Cualquier desacuerdo fue resuelto mediante discusión. Otro revisor estaba disponible para resolver cualquier desacuerdo relacionado con la inclusión de un estudio. Se excluyeron los estudios que no eran ensayos aleatorios o cuasialeatorios que compararon tipos de sondas urinarias permanentes en adultos hospitalizados. Los estudios excluidos se enumeran junto con los motivos de su exclusión.

Extracción de los datos y evaluación de calidad
Ambos revisores investigaron la calidad de los ensayos incluidos y evaluaron un rango de cuestiones específicas que incluyeron:

  • nivel de ocultación de la asignación aleatoria en los ensayos

  • análisis del tipo intención de tratar

  • definiciones de resultados

  • cegamiento

  • cálculo del poder estadístico

  • duración de la colocación de sonda propuesta como a corto plazo

  • medición de resultados claramente definida

  • método de obtención de muestras de orina

  • monitorización de las violaciones del manejo de sondas

Un revisor extrajo los datos y un segundo revisor los verificó de forma independiente. Cuando la información de los datos de los ensayos no era completa, se solicitó aclaración directamente a los revisores.

Síntesis de los datos
Los datos de los ensayos incluidos se procesaron tal como se describe en el Manual del Revisor de la Colaboración Cochrane (Higgins 2006). Cuando fue apropiado, se emprendió un metanálisis. Los datos de los ensayos cruzados sólo se hubieran incluido en los metanálisis si los resultados del primer brazo del ensayo antes del cruzamiento hubieran estado disponibles: de otro modo, la información se presentó en "Tablas de otros datos". Las comparaciones fueron clasificadas en categorías por tipo de sonda de intervención. Se realizaron análisis de sensibilidad que indicaron que no se debían combinar los resultados de las sondas recubiertas con óxido de plata versus las sondas estándar y las sondas recubiertas con aleación de plata versus las sondas estándar. Sin embargo, se combinaron los datos de diferentes tipos de sondas estándar para la comparación con las sondas con antibióticos y las sondas con antisépticos. Cuando fue posible, los análisis de subgrupos compararon los resultados por el sexo y según si los participantes recibían antibióticos sistémicos.

Para los resultados categóricos se relacionó a los números que informaron un resultado con los números de pacientes en riesgo de cada grupo para derivar un riesgo relativo (RR). Para las variables continuas se utilizaron las medias y las desviaciones estándar para obtener una diferencia de medias ponderada (DMP). Se utilizó un modelo de efectos fijos para calcular los riesgos relativos agrupados, las diferencias de medias ponderadas y sus intervalos de confianza del 95%. Sin embargo, los resultados también se verificaron mediante un modelo de efectos aleatorios. Se comparó a los ensayos para evaluar e investigar la probabilidad de una heterogeneidad clínica importante. En los casos en que se observó heterogeneidad estadística significativa se ofreció una explicación en el texto. El sesgo de publicación no se evaluó formalmente ya que el pequeño número de ensayos en cada grupo de comparación hizo que esto no fuera apropiado.

Resultados

Descripción de los estudios

Ver: Características de los estudios incluidos; Características de los estudios excluidos.

Se identificaron 35 estudios posiblemente aptos, cinco de los cuales se identificaron durante la actualización de revisión (Al Habdan 2003; Lee 2004; Liedberg 1993; Maki 1997; Stensballe 2007). Se excluyeron 12 estudios (Andersson 1986; Bologna 1999; Britt 1977; Cleland 1971; Lee 1996; Nakada 1996; Newton 2002; Pachler 1998; Schaeffer 1988; Shafik 1993; Teare 1992).
Los motivos de la exclusión se enumeran en la tabla de "Características de los estudios excluidos".

Se incluyeron 23 ensayos. De éstos, 22 eran ensayos controlados aleatorios de grupos paralelos (Al Habdan 2003; Chene 1990; Darouiche 1999; Johnson 1990; Kalambheti 1965; Lee 2004; Liedberg 1990a; Liedberg 1990b; Liedberg 1993; Lundeberg 1986; Maki 1997; Maki 1998b; Nacey 1984; Nickel 1989; Riley 1995; Stensballe 2007; Takeuchi 1993; Talja 1990; Thibon 2000; Tidd 1976; Verleyen 1999a; Verleyen 1999b) y uno era un ensayo cruzado (cross-over) aleatorio grupal (Karchmer 2000) que comparó dos o tres tipos de sondas urinarias permanentes. Los 22 ensayos controlados aleatorios de grupo paralelos incluyeron 5 236 adultos hospitalizados (media n=208; rango n= 27 a 1 309). El ensayo cruzado (cross-over) aleatorio grupal era un estudio grande que incluyó 27 878 adultos hospitalizados.

De los 23 estudios incluidos, tres ensayos se publicaron en un formato restringido: uno como una carta al editor (Lundeberg 1986) y dos como resúmenes de congresos científicos (Maki 1998b; Liedberg 1993). Puesto que no se pudo establecer contacto con los autores de los ensayos, la información adicional sobre los ensayos se obtuvo de fuentes secundarias (Niel-Weise 2002; Saint 1998). Además, uno de los ensayos era un informe no publicado (Maki 1997). Los otros ensayos se publicaron como artículos de texto completo.

Participantes
Los ensayos incluyeron grupos de poblaciones heterogéneas.

  • Varios ensayos (Al Habdan 2003; Chene 1990; Johnson 1990; Karchmer 2000; Liedberg 1990a; Liedberg 1990b; Maki 1998b; Nickel 1989; Riley 1995; Takeuchi 1993; Thibon 2000; Verleyen 1999a; Verleyen 1999b) incluyeron tanto mujeres como hombres con sondaje para la monitorización hemodinámica o el drenaje postoperatorio por diversos diagnósticos.

  • Tres ensayos (Darouiche 1999; Kalambheti 1965; Tidd 1976) incluyeron hombres con diagnósticos urológicos.

  • Otros dos ensayos solamente incluyeron hombres, uno incluyó hombres después de una cirugía cardíaca (Nacey 1984) y los otros incluyeron hombres con una variedad de diagnósticos médicos y quirúrgicos (Talja 1990).

  • Hubo un ensayo que no describió las características de la población (Liedberg 1993).

  • La distribución de hombres y mujeres no fue equitativa entre los grupos en seis ensayos (Lee 2004; Liedberg 1990a; Liedberg 1990b; Riley 1995; Stensballe 2007; Verleyen 1999b). En un ensayo, el grupo de intervención (sonda recubierta con óxido de plata) tuvo casi el doble de mujeres que el grupo de comparación (Riley 1995). El ensayo de Lee incluyó menos mujeres en el grupo de tratamiento que en el grupo control y más hombres en el grupo de tratamiento que en el control.

  • Cinco ensayos informaron el número de participantes que recibían antibióticos sistémicos (Al Habdan 2003; Johnson 1990; Riley 1995; Stensballe 2007; Thibon 2000). Los números fueron similares entre los grupos de los ensayos. Cuatro ensayos informaron sobre los participantes que tomaban antibióticos sistémicos antes de la colocación de la sonda (Al Habdan 2003; Riley 1995; Stensballe 2007; Thibon 2000) y uno sobre el número que comenzó con antibióticos durante las últimas 48 horas de la colocación de sonda (Johnson 1990).

Intervenciones y comparaciones
La mayoría de los ensayos asignó al azar a los participantes a una sonda con antisépticos o a una sonda estándar: sin embargo, se investigaron tres tipos diferentes de antisépticos: óxido de plata, aleación de plata e hidrogel de aleación de plata. Un ensayo (Liedberg 1990a]) asignó al azar a los participantes en tres brazos: aleación de plata, estándar (recubierto con hidrogel) y estándar (no recubierto). Cinco ensayos investigaron las sondas con antibiótico versus las sondas estándares. Otros cinco ensayos asignaron al azar a los participantes a dos tipos diferentes de sondas estándar.

Duración de la sonda
Hubo variaciones en la duración de la colocación de sonda en los ensayos. Los ensayos describieron la duración de la colocación de sonda de las siguientes maneras: tiempo total de la colocación de sonda, duración media total de la colocación de sonda para todos los participantes y duración media de la colocación de sonda en los grupos de intervención y de control. En un ensayo, los participantes estuvieron cateterizados durante 48 horas (Nacey 1984), mientras que otros tres ensayos tuvieron una duración total del cateterismo de cinco a seis días (Liedberg 1990a; Liedberg 1990b; Tidd 1976) y dos ensayos adicionales tuvieron un tiempo total de colocación de sonda de 14 días (Darouiche 1999; Verleyen 1999a). Tres ensayos registraron la duración del sondaje como la duración media total del sondaje para todos los participantes. La duración media del cateterismo varió entre 44,9 horas en un ensayo (Nickel 1989) y 2,2 días, tres y cinco días en los otros tres (Maki 1997; Talja 1990; Verleyen 1999b). Siete ensayos describieron la duración de la colocación de la sonda como una media separada para los grupos de intervención y de control. Un ensayo afirmó una duración media de la colocación de la sonda de tres días en el grupo de intervención y dos días en el grupo control (Stensballe 2007). La duración media de la colocación de la sonda en ambos grupos, en cuatro de los ensayos, varió de 3,4 a 4,6 días (Chene 1990; Johnson 1990; Lee 2004;Riley 1995), mientras que un ensayo tuvo una duración media de la sonda en el grupo de intervención de 7,7 días y 7,5 en el grupo de control (Takeuchi 1993), y otro, de 7,9 en el grupo de intervención y 7,2 en el grupo de control (Al Habdan 2003). Cuatro ensayos no especificaron claramente la duración de la colocación de la sonda (Karchmer 2000; Liedberg 1993; Lundeberg 1986; Maki 1998b).

Medidas de resultado
La definición de bacteriuria asintomática varió de más de 102unidades formadoras de colonias por ml a más de 106unidades formadoras de colonias por ml, mientras que la bacteriuria sintomática fue definida por el autor del ensayo como "diagnóstico a cargo de un profesional de la salud" (Darouiche 1999). La uretritis se definió como la secreción peneana o molestias en el pene en un ensayo (Nacey 1984), y se utilizó la medición del análisis microscópico electrónico de barrido para indicar la reaccion inflamatoria uretral en otro ensayo (Talja 1990). En el único ensayo que investigó este resultado no se describió la medición ni la definición exacta del dolor relacionado con la sonda (Takeuchi 1993). Takeuchi también investigó la secreción uretral y la reacción alérgica (no definida).

Las medidas de resultado de interés que estuvieron incluidos en los ensayos de las sondas estándar fueron los de infección relacionada con la sonda; sin embargo, y adicionalmente, un pequeño ensayo japonés (Takeuchi 1993) informó datos para: el dolor asociado a sonda, la secreción uretral y la hipersensibilidad o alergia asociada a sonda. Los cinco ensayos que asignaron al azar a los participantes a dos tipos diferentes de sondas estándar (Chene 1990; Nacey 1984; Nickel 1989; Talja 1990; Tidd 1976) investigaron medidas de resultado de infección asociada a sonda, reacción inflamatoria uretral y uretritis asociada a sonda.

Medidas de resultado primaria
Además de la variación en la definición de infección, el momento de la medición de los resultados y la duración del seguimiento también fueron diferentes. Sólo seis ensayos (Darouiche 1999; Johnson 1990; Liedberg 1990b;Maki 1997; Nickel 1989; Stensballe 2007) monitorización de las violaciones del manejo de sondas. El método de obtención de muestras de orina fue variado. La mayoría de los ensayos obtuvo las muestras del puerto de muestreo de la sonda (Darouiche 1999; Johnson 1990; Liedberg 1990b; Lundeberg 1986; Maki 1998b;Stensballe 2007; Takeuchi 1993). Sin embargo, dos ensayos utilizaron la punción suprapúbica para obtener las muestras de orina de los participantes (Verleyen 1999a; Verleyen 1999b), y un ensayo obtuvo las muestras de la bolsa de orina de la sonda, lo que podría haber causado contaminación (Liedberg 1990a).

Otras medidas de resultado (incluso las económicas)
El momento de la medición de los resultados de los tres ensayos (Nacey 1984; Takeuchi 1993; Talja 1990) que investigaron medidas de resultado relacionadas con la comodidad o la uretritis difirió considerablemente. El ensayo de Nacey investigó la uretritis con una evaluación a las ocho semanas y a los seis meses posteriores a la colocación de sonda (duración del sondaje: dos días) mediante el examen clínico y los hisopados uretrales. El método para obtener los datos sobre la secreción uretral, la reacción alérgica y el dolor relacionado con la sonda no se describió en el informe del ensayo de Takeuchi. El ensayo de Talja investigó la reacción inflamatoria en la uretra, evaluada mediante muestras citológicas de hisopado uretral obtenidas inmediatamente después de la colocación de sonda, después de la extracción de la sonda y en el segundo o tercer día después de la extracción. Un sólo ensayo incluyó un análisis económico (Karchmer 2000). El análisis incluyó una estimación de una aproximación mínima y una máxima de los costes.

Riesgo de sesgo en los estudios incluidos

Los detalles de la calidad de cada ensayo individual se mencionan en la tabla "Características de los estudios incluidos".

La asignación al azar con ocultación de la asignación fue adecuada solamente en uno de los ensayos (Darouiche 1999; Stensballe 2007): las sondas se asignaron secuencialmente en paquetes idénticos de una caja en la que habían sido colocadas en un orden aleatorio en bloques de 12. (Darouiche 1999), o mediante la apertura secuencial de sobres para la asignación al azar cerrados y numerados consecutivamente (Stensballe 2007). Los métodos de ocultación de la asignación incluyeron: tablas de asignación al azar cegada, sobres sellados y una lista creada por ordenador independiente. El método de ocultación de la asignación fue incierto en 15 de los ensayos (Al Habdan 2003; Chene 1990; Kalambheti 1965; Karchmer 2000; Lee 2004; Liedberg 1990a; Liedberg 1990b; Liedberg 1993; Lundeberg 1986; Maki 1998b; Nacey 1984; Nickel 1989; Takeuchi 1993; Talja 1990; Thibon 2000) e inadecuado en otros cinco ensayos (Johnson 1990; Riley 1995; Tidd 1976; Verleyen 1999a; Verleyen 1999b). En un ensayo, la asignación al azar adicional se vio comprometida en algunos casos si se debía excluir a alguna persona debido a una infección preexistente (Tidd 1976).

Cuatro ensayos (Darouiche 1999; Stensballe 2007; Thibon 2000) fueron doble ciego a la intervención asignada (personal clínico y pacientes). Un ensayo cegó a los pacientes y al evaluador pero no al personal clínico (Maki 1997). Un ensayo (Tidd 1976) cegó a los investigadores y los evaluadores pero no está claro si también cegó a los participantes. El cegamiento en los otros ensayos fue incierto o no se describió pero es poco probable que los participantes y los investigadores hayan sido cegados debido a las diferencias físicas evidentes de las sondas. Aunque es probable que se haya realizado el cegamiento de los evaluadores de resultados cuando investigaron las muestras de orina, ninguno de los ensayos facilitó información al respecto, excepto como se describió anteriormente (Maki 1997). Dos ensayos siguieron con un análisis del tipo intención de tratar verdadero (Stensballe 2007; Thibon 2000), sin embargo, ninguno de los ensayos incluidos tuvo pérdidas durante el seguimiento mayores al 10%, y cinco ensayos (Johnson 1990; Karchmer 2000; Liedberg 1990a; Riley 1995; Talja 1990) no informaron ninguna pérdida durante el seguimiento.

Efectos de las intervenciones

1. Sonda con antisépticos versus sonda estándar (Comparación 01, Tablas de otros datos 01)
Hubo dos tipos de sondas con antisépticos comparados con una sonda estándar: óxido de plata y aleación de plata. Los ensayos para cada uno se analizaron en dos subgrupos según el tipo de sonda de intervención y se dividieron en resultados separados según la duración de la colocación de la sonda.

Óxido de plata
Tres ensayos compararon las sondas recubiertas con óxido de plata con una sonda estándar (Johnson 1990; Riley 1995; Takeuchi 1993). Los ensayos utilizaron diferentes sondas estándar como la sonda de comparación. Johnson utilizó una sonda totalmente de silicona como sonda estándar, mientras que Riley utilizó una sonda de látex recubierta con silicona como la sonda de comparación. Takeuchi no definió la sonda estándar utilizada en el ensayo. El 80% de los participantes de uno de los ensayos recibió antibióticos sistémicos (no se mencionaron los motivos en el ensayo) (Riley 1995). Todos los ensayos incluyeron hombres y mujeres ingresados a salas médicas o quirúrgicas, aunque Riley tuvo más mujeres en el grupo de tratamiento (451 de 745) que en el grupo de control (285 de 564). En el ensayo de Takeuchi, todos los participantes presentaban bacteriuria cuando finalizó el ensayo a los nueve días de colocación de sonda.

El agrupamiento de los resultados de los tres ensayos mediante un modelo de efectos fijos no aportó suficientes pruebas como para demostrar si hubo o no una reducción del riesgo de desarrollar bacteriuria (RR 0,89, IC del 95%: 0,68 a 1,15; Comparación 01.01.01). No hubo diferencias estadísticamente significativas en el número de pacientes con bacteriuria entre los grupos. El análisis de subgrupos solamente fue posible para el ensayo de Riley.

Análisis de subgrupos
El análisis de subgrupos fue posible en un ensayo (Riley 1995). Para la bacteriuria informada por separado en mujeres y hombres, hubo una reducción del riesgo de casi un tercio con la sonda recubierta con óxido de plata en las mujeres (RR 0,63, IC del 95%: 0,45 a 0,89; Comparación 01.03.02), mientras que para los hombres no hubo suficientes pruebas como para sugerir si hubo o no una diferencia en el riesgo con la sonda estándar (RR 1,62, IC del 95%: 0,91 a 2,88; Comparación 01.03.03). El ensayo informó por separado sobre aquellos participantes que comenzaron a tomar antibióticos antes de la colocación de sonda pero no declaró el motivo de la administración de los antibióticos. El análisis de subgrupos adicional de todos los participantes que recibieron antibióticos sistémicos indicó que la combinación de antibióticos con sondas recubiertas con óxido de plata puede reducir el riesgo de bacteriuria (RR 0,67, IC del 95%: 0,45 a 0,99; Comparación 01.03.04). El análisis adicional de mujeres y hombres por separado que recibieron antibióticos sistémicos sugirió que las mujeres estaban protegidas de la bacteriuria con las sondas recubiertas con óxido de plata (RR 0,50, IC del 95%: 0,31 a 0,79; Comparación 01.03.05), pero no hubo suficientes pruebas para los hombres (RR 1,02, IC del 95%: 0,49 a 2,13; Comparación 01.03.06).

Aleación de plata
Nueve ensayos compararon sondas recubiertas con aleación de plata con una sonda estándar (Liedberg 1990a; Liedberg 1990b; Liedberg 1993; Lundeberg 1986; Maki 1998b; Thibon 2000; Verleyen 1999a; Verleyen 1999b; Karchmer 2000). La mayoría de los ensayos incluyó tanto hombres como mujeres excepto uno que solamente incluyó hombres después de una prostatectomía radical (Verleyen 1999a) y dos ensayos no mencionaron datos acerca de los participantes (Liedberg 1993; Lundeberg 1986). Liedberg 1990a) era un ensayo de tres brazos que comparó las sondas recubiertas con aleación de plata con dos sondas con antisépticos, uno definido en el ensayo sólo como sonda estándar y el otro como sonda recubierta con hidrogel (los resultados para estos dos grupos de sondas estándar se combinaron en los metanálisis). Liedberg 1990b comparó la sonda recubierta con aleación de plata con una sonda estándar definida como sonda Foley de látex teflonado. Verleyen 1999b utilizó una sonda recubierta con hidrogel de aleación de plata versus una sonda de látex como la sonda estándar de comparación. Tres ensayos compararon una sonda recubierta con hidrogel de aleación de plata versus una sonda estándar de silicona (Maki 1998b; Thibon 2000; Verleyen 1999a). Un ensayo comparó la sonda recubierta con hidrogel con aleación de plata versus la sonda recubierta con hidrogel estándar (Liedberg 1993). Lundeberg no definió la sonda estándar utilizada como una comparación con las sondas con aleación de plata. Tres ensayos monitorizaron las violaciones en el manejo de sondas (Liedberg 1990b; Verleyen 1999a; Verleyen 1999b).

Todos los ensayos definieron la infección como "bacteriuria de más de 105 UFC/ml". El momento de la medición de los resultados varió considerablemente entre los ensayos y por lo tanto, los resultados fueron analizados como tales en dos períodos de tiempo (menos de una semana y más de una semana). Los resultados, agrupados mediante el modelo de efectos fijos, indicaron que, a menos de una semana de la colocación de la sonda, el riesgo de bacteriuria asintomática (más de 105 unidades formadoras de colonias por ml) se redujo significativamente en el grupo de aleación de plata (RR 0,54, IC del 95%: 0,43 a 0,67; Comparación 01.01.02). A más de una semana, el efecto estimado fue menor pero el riesgo de bacteriuria asintomática (más de 105 unidades formadoras de colonias por ml) se mantuvo reducido en el grupo de aleación de plata (RR 0,64, IC del 95%: 0,51 a 0,80; Comparación 01.01.03). En resumen, hubo pruebas de que el riesgo de infección se reducía significativamente si un paciente recibía sondaje a corto plazo con una sonda recubierta con aleación de plata en lugar de una sonda estándar. Para aquellos con sondaje durante menos de una semana, el riesgo estimado de bacteriuria asintomática fue al menos la mitad de aquel con una sonda estándar.

Los resultados del ensayo cruzado (crossover), con asignación al azar en grupos, que comparó la sonda con aleación de plata y la estándar (de silicona) (Karchmer 2000) no se incluyó en el metanálisis porque no había datos disponibles antes del cruzamiento (Comparación 01.01.04). La medida de resultado principal para este ensayo fue la bacteriuria definida como igual o mayor que 105 UFC/ml. Los resultados de la tasa de bacteriuria cada 1 000 días paciente fueron 2,66 versus 3,35 (RR 0,79; IC del 95%: 0,63 a 0,99), la tasa de bacteriuria cada 100 pacientes fue 1,10 versus 1,36 (RR 0,81; IC del 95%: 0,65 a 1,01) y la tasa de bacteriuria cada 100 sondas fue 2,13 versus 3,12 (RR 0,68; IC del 95%: 0,54 a 0,86).

Resultados económicos
Sólo un ensayo informó algún resultado económico (Karchmer 2000). Durante el período del ensayo (un año), el uso de sondas recubiertas con hidrogel de aleación de plata produjo una reducción total estimada de los costes relacionados con las sondas de entre el 3,3% y el 35,55%. Esto se tradujo en ahorros de entre 14 456 y 573 293 dólares estadounidenses.

Efectos adversos
Un ensayo de sondas con antisépticos (óxido de plata) versus sondas estándar incluyó resultados secundarios relacionados con la comodidad del paciente y los efectos adversos de las sondas (Takeuchi 1993). Los autores de este ensayo registraron las mediciones de resultados para el dolor y las secreciones uretrales. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas en los resultados pero los intervalos de confianza fueron amplios: los resultados para la secreción uretral informada (RR 0,72, IC del 95%: 0,25 a 2,03; Comparación 01.05); los resultados para los pacientes que informaron dolor causado por las sondas (RR 1,43, IC del 95%: 0,48 a 4,27; Comparación 01.06).

2. Sondas con antibiótico versus sondas estándar (Comparación 02, Tablas de otros datos 01)
Hubo dos tipos de sondas recubiertas con antibiótico comparados con una sonda estándar: i. minociclina y rifampicina combinadas, o ii. nitrofurazona. Los ensayos para cada uno se analizaron en dos subgrupos según el tipo de sonda de intervención y se agruparon según las diferentes medidas de resultado dependiendo de la duración de la colocación de la sonda.

Minociclina y rifampicina
Solamente hubo un ensayo pequeño (n=124) que comparó una sonda con minociclina y rifampicina con una sonda estándar (Darouiche 1999). Este ensayo incluyó hombres después de una prostatectomía radical por cáncer de próstata y comparó una sonda de silicona con minociclina y rifampicina con una sonda estándar (de silicona) (Darouiche 1999). Las medidas de resultado incluyeron la bacteriuria (mayor que 104 unidades formadoras de colonias por ml) el día tres, siete y día 14 y la IU sintomática (no se mencionó el momento) según lo definió el profesional sanitario (Darouiche 1999). A menos de una semana, el riesgo de bacteriuria fue aproximadamente dos tercios más bajo en el grupo de sondas con antibióticos (RR 0,36, IC del 95%: 0,18 a 0,73; Comparación 02.01.01); sin embargo, a más de una semana, las pruebas no son concluyentes (RR 0,94, IC del 95%: 0,86 a 1,03; Comparación 02.02.01). Un hombre de 56 en el grupo de sondas con antibióticos presentó bacteriuria sintomática en comparación con seis de 68 hombres en el grupo control (RR 0,20; IC del 95%: 0,03 a 1,63; Comparación 02.03.01).

Nitrofurazona
Cuatro ensayos compararon sondas con nitrofurazona con sondas estándar (Al Habdan 2003; Lee 2004; Maki 1997; Stensballe 2007). Al Habdan utilizó una sonda de látex como sonda estándar mientras que Lee y Stensballe ambos utilizaron sondas de silicona como comparación. Un estudio no informó qué sonda se utilizó como comparador (Maki 1997). Todos los pacientes de un ensayo recibieron antibióticos profilácticos antes y después de la cirugía (Al Habdan 2003), dos ensayos registraron el uso de antibióticos (Maki 1997; Stensballe 2007) mientras que otros dos no (Liedberg 1993; Lee 2004).

Sólo dos de los ensayos describieron adecuadamente a los participantes del ensayo. Stensballe y Lee incluyeron tanto a hombres como a mujeres. Sin embargo, Lee incluyó menos mujeres en el grupo de tratamiento comparado con el control (23 versus 40) y más hombres en el grupo de tratamiento que el control (69 versus 45), los motivos para esto no fueron declarados en el ensayo. Todas las medidas de resultado incluyeron bacteriuria (definida como mayor o igual a 103 unidades formadoras de colonias por ml) y, en un ensayo, funguria asociada (Stensballe 2007).

Sin embargo, los ensayos difirieron en el momento de medición del resultado. Tres ensayos investigaron los resultados a menos de una semana (Maki 1997; Lee 2004; Stensballe 2007). Los resultados se agruparon mediante un modelo de efectos fijos e indicaron que a menos de una semana de la colocación de la sonda, el riesgo de bacteriuria asintomática se redujo significativamente en el grupo de sondas con nitrofurazona (RR 0,52, IC del 95%: 0,34 a 0,78; Comparación 02.01.02). Al igual que las sondas con minociclina y rifampicina, a más de una semana el beneficio de las sondas con nitrofurazona para prevenir la bacteriuria fue no concluyente, pero los números fueron pequeños (RR 0,31, IC del 95%: 0,06 a 1,66; Comparación 02.02.01)

Curiosamente, el efecto del total para las sondas con antibiótico (independientemente del tipo de antibiótico) en comparación con un control estándar reduce significativamente el riesgo de bacteriuria asintomática a menos de una semana de la colocación de la sonda (RR 0,47, IC del 95%: 0,33 a 0,67; Comparación 02.01). Sin embargo, los dos estudios que compararon las sondas con antibiótico con el control estándar por más de una semana no mostraron resultados estadísticamente significativos (RR 0,85, IC del 95%: 0,76 a 0,96; Comparación 02.02).

3. Sondas recubiertas con antibióticos versus sondas recubiertas con antisépticos
No se encontraron ensayos que abordaran esta comparación.

4. Un tipo de sonda recubierta con antisépticos versus otro tipo de sonda recubierta con antisépticos
No se encontraron ensayos que abordaran esta comparación.

5. Un tipo de sonda recubierta con antibióticos versus otro tipo de sonda recubierta con antibióticos
No se encontraron ensayos que abordaran esta comparación.

6. Un tipo de sonda estándar versus otra sonda estándar (Comparación 06)
Tres ensayos que utilizaron una medición de resultados diferentes compararon dos tipos de sondas estándar para investigar infecciones (Chene 1990; Nickel 1989; Tidd 1976). Los ensayos no se combinaron. Los tres ensayos compararon diferentes tipos de sondas estándar.

El ensayo Nickel comparó las sondas de látex con las de silicona y usó el resultado bacteriuria asintomática (definida como mayor que 106 unidades formadoras de colonias por ml); la medición final se registró 96 horas después de la colocación de la sonda (Nickel 1989). Los resultados de este ensayo no encontraron pruebas de diferencias en el riesgo de bacteriuria entre los dos sondas estándar pero los intervalos de confianza fueron amplios (RR 1,07, IC del 95%: 0,23 a 5,01; Comparación 06.01).

El ensayo de Tidd comparó tres tipos de sondas estándar: Sondas permanentes de PVC, de látex recubiertas con polímero hidrofílico y de látex no recubierto (Tidd 1976). El resultado de interés fue la infección urinaria definida por la bacteriuria asintomática 103 unidades formadoras de colonias por ml. La medida del resultado final se registró el día 5 y 6 después de la colocación de la sonda. Las pruebas de este pequeño ensayo fueron insuficientes como para detectar una diferencia en el riesgo de infección entre cualquiera de los tres sondas estándar comparadas, con amplios intervalos de confianza: látex recubierto de hidrones versus látex simple (RR 0,94, IC del 95%: 0,66 a 1,34; Comparación 06.02.01); látex recubierto de hidrones versus balón de PVC (RR 0,87, IC del 95%: 0,63 a 1,19; Comparación 06.02.02); balón de PVC versus látex simple (RR 1,09, IC del 95%: 0,81 a 1,45; Comparación 06.02.03). Este ensayo también tuvo una asignación al azar con defectos metodológicos en algunos casos.

El ensayo de Chene comparó las sondas de silicona con las sondas de hidrogel y la medida de resultado fue bacteriuria asintomática. Los resultados en este ensayo también encontraron pruebas insuficientes para decir si hubo o no una reducción del riesgo de infección entre las dos sondas estándar (RR 0,82, IC del 95%: 0,46 a 1,47; Comparación 06.01.05) (Chene 1990).

Tres ensayos adicionales compararon diferentes tipos de sondas estándar para investigar los efectos secundarios uretrales en hombres (Kalambheti 1965; Nacey 1984; Talja 1990). Las mediciones de resultados difirieron en los tres ensayos. El ensayo Kalambheti comparó las sondas de silicona con las sondas no hechas de silicona (no se mencionaron detalles) con una medida de resultado de la sensación de ardor en la uretra (Kalambheti 1965). Los resultados basados en un modelo de efectos fijos encontraron que el riesgo de una sensación de ardor en la uretra fue menor en el grupo de sondas de silicona (RR 0,28, IC del 95%: 0,13 a 0,60; Comparación 06.02).

El ensayo Nacey comparó las sondas de silicona con las sondas de látex y el resultado fue la uretritis, medida con hisopados de secreción uretral (Nacey 1984). Hubo menos casos de uretritis con una sonda de silicona (uno de 50 versus 11 de 50; RR 0,09, IC del 95%: 0,01 a 0,68; Comparación 06,03).

Por último, el ensayo de Talja comparó tres tipos de sondas estándar: látex recubierto con hidrogel, látex siliconado y totalmente de silicona (Talja 1990). La medida de resultado de interés fue la reacción uretral medida a partir de muestras citológicas de hisopado uretral mediante el análisis con microscopio electrónico de barrido. Los resultados basados en un modelo de efectos fijos en la comparación de látex recubierto con hidrogel versus látex siliconado no indicaron diferencias en la reacción uretral (DMP 0,00, IC del 95%: -3,51 a 3,51; Comparación 06.04.01). Los resultados de la comparación de las sondas totalmente de silicona versus las sondas de látex recubierta con hidrogel y de látex siliconado encontraron que en ambas comparaciones, el riesgo de reacción uretral fue menor con una sonda totalmente de silicona: látex recubierto de hidrones versus silicona total (DMP -16,00, IC del 95%: -18,84 a -13,16; Comparación 06.04.02); y silicona total versus látex siliconado (DMP -16,00, IC del 95%: -18,96 a -13,04; Comparación 06.04.03).

Discusión

Esta revisión sistemática identificó 23 ensayos elegibles que abordaron tres de las seis hipótesis preestablecidas. No se identificaron ensayos que compararan un tipo de sonda con antisépticos con otro tipo de sonda con antisépticos o un tipo de sonda con antibióticos con otro tipo de sonda con antibióticos. Tampoco hubo ensayos que compararan una sonda con antisépticos con una sonda con antibióticos. De los ensayos incluidos, solamente dos informaron un método seguro de ocultación de la asignación al azar (Darouiche 1999; Stensballe 2007).

Sondas uretrales permanentes con antisépticos versus sondas uretrales permanentes estándar.
Esta comparación incluyó 12 ensayos que asignaron al azar 3 567 adultos hospitalizados (1 782 con sondas antisépticas y 1 785 con sondas estándar) y un ensayo cruzado que asignó al azar salas de hospital de 27.878 adultos hospitalizados. Hubo dos tipos de sondas con antisépticos: óxido de plata y aleación de plata.

La mayoría de los ensayos incluidos en el análisis combinado fue pequeña, y un solo ensayo afirmó haber utilizado un cálculo de potencia (Thibon 2000). El único ensayo verdaderamente grande fue un ensayo cruzado (cross-over) aleatorio grupal. Ninguno de los ensayos utilizó un método adecuado de ocultación de la asignación al azar.

En general, no se encontró que las sondas recubiertas con óxido de plata previnieran la bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo en los tres ensayos incluidos en el análisis. El análisis de subgrupos por sexo en un ensayo sugirió que las mujeres tienen menos probabilidades de desarrollar bacteriuria si utilizan sondas recubiertas con óxido de plata mientras que las pruebas para los hombres no fueron concluyentes (Riley 1995). El mismo ensayo también sugirió que el uso de antibióticos sistémicos también redujo la tasa de bacteriuria en el grupo de sondas recubiertas con óxido de plata, especialmente en las mujeres. Estos análisis de subgrupos deben interpretarse con cautela, especialmente cuando el resultado global no sugiere diferencias. Sin embargo, ya no se elaboran las sondas del óxido de plata y por lo tanto estos datos ya no son clínicamente relevantes.

Hubo pruebas de que las sondas recubiertas con aleación de plata reducen la incidencia de bacteriuria asintomática. Hubo limitaciones en los ensayos que compararon las sondas recubiertas con hidrogel de aleación de plata con las sondas estándar. La heterogeneidad clínica incluyó poblaciones diversas, diferencias en la sonda estándar elegida como la comparación y el uso de antibióticos. Solamente un ensayo informó violaciones del manejo de sondas (Liedberg 1990b). El método de obtención de muestras de orina también difirió entre los ensayos, de dos ensayos que utilizaron el método del valor de referencia (gold standard) de punción suprapúbica (Verleyen 1999a; Verleyen 1999b), a cinco que utilizaron diversos métodos para obtener la muestra directamente de la sonda y un ensayo obtuvo la muestra de la bolsa de drenaje, lo que aumenta la probabilidad de contaminación bacteriana. Por lo tanto, estas pruebas deben ser tratadas cautelosamente.

Las mujeres y los hombres con sondaje generalmente contraen IU de diferentes maneras debido a sus diferencias anatómicas. Los hombres tienden a desarrollar IU asociada a la sonda a través de la vía intraluminal de una bolsa de drenaje contaminada, mientras que en las mujeres la contaminación generalmente es transuretral cuando las bacterias migran desde la región periuretral después de la contaminación fecal. Una limitación principal de los ensayos de sondas recubiertas con aleación de plata consistió en que no fue posible realizar el análisis de subgrupos por sexo. Sin embargo fue posible dividir los resultados en subgrupos por la duración de la colocación de sonda, y esto indicó que el efecto protector de las sondas recubiertas con aleación de plata continuó de una semana a dos semanas de sondaje.

Solamente dos de los ensayos de sondas con antisépticos abordaron los objetivos secundarios de la revisión. El único ensayo que investigó la comodidad del paciente y los efectos adversos relacionados con las sondas con antisépticos fue un pequeño ensayo de sondas recubiertas con óxido de plata (Takeuchi 1993). El diseño de este ensayo no concluyente fue deficiente y no describió los métodos de obtención de datos de los resultados secundarios.

En términos generales, de los ensayos compilados en esta revisión, no se halló que las sondas de óxido de plata prevengan la bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo. Sin embargo, se halló que las sondas con aleación de plata son efectivas para reducir la incidencia de la bacteriuria asintomática ya sea a menos o a más de una semana de la colocación de la sonda.

Evaluación económica
No se han encontrado ensayos que investiguen la hipótesis de que los pacientes con sondas con antisépticos pueden desarrollar resistencia antimicrobiana. Un gran ensayo cruzado (cross-over) aleatorio grupal finalizó un análisis económico que encontró datos a favor de las sondas recubiertas con hidrogel de aleación de plata (Karchmer 2000). Las sondas con aleación de plata son significativamente más costosas que las sondas estándar, de hecho están cerca del precio por unidad. Las estimaciones de costos derivadas en el ensayo utilizaron una aproximación mínima como una máxima de los costos y calcularon una reducción de costos relacionada con las sondas de entre el 3,3% y el 35,5%. La limitación de este ensayo fue en primer lugar, la asignación al azar de salas de hospital en lugar de pacientes individuales y en segundo lugar, el riesgo del cruzamiento (cross-over) de sondas que llevó a la contaminación entre grupos.

Se han identificado dos estudios adicionales que investigaron específicamente los beneficios económicos de las sondas recubiertas con aleación de plata para la prevención de la IU (Plowman 2001; Saint 2000). Plowman desarrolló un modelo ilustrativo de los costos y beneficios anuales asociados al uso de sondas recubiertas con aleación de plata en pacientes internados con diagnósticos médicos y quirúrgicos en hospitales de NHS en Inglaterra. El modelo sugirió que una reducción de la incidencia de IU del 14,6% en pacientes con colocación de sonda por razones médicas y del 11,4% en pacientes quirúrgicos con sondaje aseguraría que el costo de las sondas recubiertas con aleación de plata fuera el mismo que el de las sondas estándar. Por lo tanto, cualquier reducción adicional de la incidencia tendría como resultado ahorros en costes. En el segundo estudio Saint desarrolló un modelo de decisión de coste-beneficio en los EE.UU. mediante una cohorte simulada de 1000 pacientes hospitalizados de medicina general, quirúrgicos, urológicos y en cuidados intensivos que requirieron colocación de sonda a corto plazo (dos a diez días) que comparó las sondas con aleación de plata con las estándar. Los resultados se calcularon mediante una reducción del riesgo relativo de bacteriuria con el uso de sondas recubiertas con aleación de plata del 25%. Los autores calcularon que el uso de sondas recubiertas con aleación de plata podría producir una reducción relativa del 47% en la incidencia de IU sintomática (de 30 a 16 casos cada 1 000 pacientes), con un NNT de 74, así como una disminución relativa en la bacteriemia resultante del 44% (de 4,5 a 2,5 casos), con un NNT de 500. Mediante un análisis de sensibilidad multivariado y la simulación de Monte Carlo, indicaron que las sondas recubiertas con aleación de plata podrían proporcionar beneficios en todos los casos y un ahorro en costes en el 84% de los casos.

Sondas uretrales permanentes con antibióticos versus sondas uretrales permanentes estándar
Este resultado incluyó los resultados de cinco ensayos que asignaron al azar a un total de 952 adultos hospitalizados (472 con sondas con antibiótico y 479 con sondas estándar). Hubo dos tipos de sondas con antibióticos: minociclina combinada con rifampicina y nitrofurazona sola.

Del mismo modo que con los ensayos antisépticos, los ensayos de antibiótico incluidos en el análisis agrupado contaron con un número pequeño de participantes. De los cinco estudios, uno de estos investigó las sondas con minociclina y rifampicina y los comparó con una sonda estándar. Este ensayo relativamente pequeño no tuvo la potencia suficiente como para detectar diferencias en la bacteriuria asintomática. Incluyó una población muy limitada (hombres después de una prostatectomía radical) y por consiguiente, el beneficio demostrado para reducir la bacteriuria en los que recibieron sondaje durante menos de una semana puede no ser aplicable a otros grupos de pacientes adultos, especialmente las mujeres. En realidad, un criterio de inclusión fue la orina estéril antes de la colocación de la sonda que tendría poca probabilidad de encontrarse en grupos de alto riesgo. No hubo suficientes pruebas para demostrar si esta diferencia persistió después de la primera semana. Los efectos adversos, como la resistencia antimicrobiana a las sondas con el transcurso del tiempo, no se investigaron.

Hubo otros cuatro ensayos de antibiótico que investigaron las sondas con nitrofurazona contra los controles estándar. De los tres ensayos que investigaron el efecto de las sondas con nitrofurazona contra las sondas estándar a menos de una semana, dos de estos estudios estaban bien diseñados para disminuir el sesgo aunque eran de pequeño tamaño (Stensballe 2007; Maki 1997). El otro ensayo estaba apenas sesgado en sus criterios de selección con una distribución desigual de hombres y mujeres tanto en el grupo control como en los de tratamiento. Por lo tanto, es preciso tener en cuenta estas diferencias al interpretar los resultados. En general, no se encontró que las sondas con nitrofurazona previenen la bacteriuria en adultos hospitalizados con sonda por menos de una semana en los tres ensayos incluidos en el análisis.

Aunque las sondas con nitrofurazona redujeron los resultados de bacteriuria asintomática, los resultados presentados sólo pueden estar relacionados con un tiempo de colocación de sonda de menos de una semana. Hubo sólo un estudio que investigó la colocación de la sonda durante más de una semana con sondas con nitrofurazona y estos resultados no fueron concluyentes.

En términos generales, las sondas con antibiótico, sin importar el tipo de antibiótico, reduce la bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje por menos de una semana. Sin embargo, se necesitaría la inclusión de más estudios para determinar si estos efectos se trasladan a los pacientes con sondaje por más de una semana con sondas con antibiótico.

Un tipo de sonda uretral permanente estándar versus otro tipo de sonda uretral permanente estándar
Esta comparación incluyó seis ensayos que asignaron al azar 653 adultos hospitalizados a diferentes tipos de sondas estándar. Tres ensayos pequeños consideraron la probabilidad de infección entre tipos de sondas estándar. Hubo diferencias clínicas significativas entre los ensayos: la comparación de diferentes tipos de sondas estándar, la inclusión de diferentes tipos de pacientes y distintas medidas de resultados. Por estas razones, los datos de estos ensayos no se combinaron estadísticamente. Sin embargo, ninguno de los ensayos aportó pruebas suficientes para sugerir si el uso de alguno de las sondas estándar reduce o no la tasa de bacteriuria en comparación con otra sonda estándar.

Otros tres ensayos investigaron los efectos adversos de las sondas estándar, especialmente los efectos secundarios uretrales en hombres. Nuevamente, los ensayos fueron clínicamente heterogéneos. Todos los ensayos incluyeron diferentes medidas de resultado y las sondas comparadas fueron diversas. Los resultados indicaron que las sondas siliconadas tenían menos probabilidades de originar efectos uretrales adversos en hombres, pero cada resultado solamente se abordó en ensayos simples y pequeños.

Conclusiones de los autores

Implicaciones para la práctica

1. ¿Son las sondas uretrales permanentes con antisépticos mejores que las sondas uretrales permanentes estándar?
Las pruebas sugieren que las sondas con aleación de plata previenen la bacteriuria asintomática en el paciente con sondaje a corto plazo, aunque en general, los ensayos son de calidad deficiente.

2. ¿Son las sondas uretrales permanentes con antibióticos mejores que las sondas uretrales permanentes estándar?
Las pruebas sugieren que las sondas con antibiótico reducen la bacteriuria asintomática en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo, aunque sólo cuatro ensayos estaban incluidos en el análisis. Las pruebas actuales indican que esto es sólo verdad hasta una semana de colocación de la sonda ya que no había ningún efecto significativo en los pacientes con sondaje durante más de una semana.

3. ¿Son las sondas uretrales permanentes con antibióticos mejores que las sondas uretrales permanentes con antisépticos?
Ninguno de los ensayos incluidos en la revisión aborda esta pregunta.

4. ¿Es un tipo de sonda uretral permanente con antisépticos mejor que otro tipo de sonda uretral permanente con antisépticos?
Ninguno de los ensayos incluidos en la revisión compara una sonda con antisépticos con otro tipo de sonda con antisépticos.

5. ¿Es un tipo de sonda uretral permanente con antibióticos mejor que otro tipo de sonda uretral permanente con antibióticos?
Ninguno de los ensayos incluidos en la revisión aborda esta pregunta.

6. ¿Es un tipo de sonda uretral permanente estándar mejor que otro tipo de sonda uretral permanente estándar?
Se encontró que ninguna sonda estándar era mejor que otra en cuanto a la reducción del riesgo de bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo. Es posible que las sondas siliconadas tengan menos probabilidades de causar efectos secundarios uretrales en los hombres, sin embargo este resultado debe interpretarse con cierta cautela ya que los ensayos fueron pequeños y las definiciones de las medidas de resultado y las sondas específicas comparadas difirieron.


Implicaciones para la investigación

Aunque las sondas con aleación de plata y las sondas con antibióticos parecen ser más efectivas que las sondas estándar en la reducción de la probabilidad de bacteriuria en adultos hospitalizados con sondaje a corto plazo, muchos ensayos realizados hasta la fecha han sido pequeños y de calidad escasa a moderada. Se necesitan ensayos aleatorios más grandes, de poder estadístico adecuado y mejor calidad con ocultación de la asignación y cegamiento de los evaluadores de resultados apropiados. Los informes de los ensayos también deben seguir la declaración CONSORT: dentro de esta revisión sólo un ensayo informa según la declaración CONSORT. Cuatro cuestiones de alta prioridad para que las investigaciones futuras determinen el efecto del tipo de sonda uretral permanente sobre el riesgo de infección urinaria son:
1. medidas de resultados - bacteriemia e IU sintomática;
2. grupos en riesgo - especialmente mujeres;
3. cointervención de antibióticos sistémicos;
4. consideración de posibles efectos adversos.

Se deben realizar ensayos para comparar sondas con antibióticos con sondas con aleación de plata u otras sondas con antisépticos.


Agradecimientos

Ésta es una versión actualizada de la revisión Cochrane original publicada de Brosnahan y cols.

Brosnahan J, Jull A, Tracy C. Tipos de sonda uretral para el tratamiento de los trastornos de la micción a corto plazo en adultos hospitalizados Base de datos Cochrane de Revisiones Sistemáticas (Cochrane Database of Systematic Reviews) 2004, número 1 Art. Nº: CD004013. DOI: 10.1002/14651858.CD004013.pub2.

Se agradece al Dr. James N'Dow y al resto del equipo del Academic Urology Unit por su apoyo y estímulo.

Datos y análisis

Comparación 1. SONDA CON ANTISÉPTICOS VERSUS SONDA ESTÁNDAR

Título del subgrupo o resultado

Nº de estudios

Nº de participantes

Método estadístico

Tamaño del efecto

1 Número de pacientes con bacteriuria asintomática (< 1 semana)

10

3540

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.66 [0.56, 0.78]

1.1 Óxido de plata versus estándar

3

1828

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.89 [0.68, 1.15]

1.2 Aleación de plata versus estándar

7

1712

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.54 [0.43, 0.67]

2 Número de pacientes con bacteriuria asintomática (> 1 semana)

4

577

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.64 [0.51, 0.80]

2.1 Aleación de plata versus estándar

4

577

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.64 [0.51, 0.80]

3 Número de pacientes con bacteriuria asintomática - análisis de subgrupos para sondas recubiertas con óxido de plata

3

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Subtotales solamente

3.1 Todos los participantes: óxido de plata versus estándar

3

1828

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.89 [0.68, 1.15]

3.2 Todas las mujeres

1

736

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.63 [0.45, 0.89]

3.3 Todos los hombres

1

573

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

1.62 [0.91, 2.88]

3.4 Todos los participantes que recibieron antibióticos sistémicos

1

1049

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.67 [0.45, 0.99]

3.5 Todas las mujeres que recibieron antibióticos sistémicos

1

575

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.50 [0.31, 0.79]

3.6 Todos los hombres que recibieron antibióticos sistémicos

1

474

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

1.02 [0.49, 2.13]

4 Ensayo cruzado (cross-over)

Otros datos

Sin datos numéricos

4.1 Tasa de bacteriuria por 1000 pacientes días

Otros datos

Sin datos numéricos

4.2 Tasa de bacteriuria por 100 pacientes

Otros datos

Sin datos numéricos

4.3 Tasa de bacteriuria por 100 sondas

Otros datos

Sin datos numéricos

5 Número de pacientes con secreción uretral

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

5.1 Óxido de plata versus estándar

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

6 Número de pacientes con dolor

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

6.1 Óxido de plata versus estándar

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable



Comparación 2. SONDA CON ANTIBIÓTICOS VERSUS SONDA ESTÁNDAR

Título del subgrupo o resultado

Nº de estudios

Nº de participantes

Método estadístico

Tamaño del efecto

1 Número de pacientes con bacteriuria asintomática (> 1 semana)

4

851

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.47 [0.33, 0.67]

1.1 Sonda con antibióticos (minociclina + rifampicina) versus sonda estándar

1

124

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.36 [0.18, 0.73]

1.2 Sonda con antibiótico (nitrofurazona) versus estándar

3

727

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.52 [0.34, 0.78]

2 Número de pacientes con bacteriuria asintomática (> 1 semana)

2

224

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.85 [0.76, 0.96]

2.1 Sonda con antibióticos (minociclina + rifampicina) versus sonda estándar

1

124

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.94 [0.86, 1.03]

2.2 Sonda con antibióticos (nitrofurazona) versus sonda estándar

1

100

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

0.08 [0.00, 1.33]

3 Número de pacientes con bacteriuria sintomática

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

3.1 Sonda con antibióticos (minociclina + rifampicina) versus sonda estándar

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable



Comparación 6. UN TIPO DE SONDA ESTÁNDAR VERSUS OTRO SONDA ESTÁNDAR

Título del subgrupo o resultado

Nº de estudios

Nº de participantes

Método estadístico

Tamaño del efecto

1 Número de pacientes con bacteriuria asintomática

3

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

1.1 Silicona versus látex

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

1.2 Látex recubierto con hidrones versus látex

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

1.3 Látex recubierto con hidrones versus balón de PVC

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

1.4 Balón de PVC versus látex simple

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

1.5 Hidrogel versus silicona

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

2 Número de pacientes con sensación de ardor en la uretra

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

2.1 Silicona versus non-silicone

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

3 Número de pacientes con uretritis

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

3.1 Silicona versus latex

1

Cociente de riesgos (M-H, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

4 Reacción uretral

1

Diferencia de medias (IV, efectos fijos, IC del 95%)

Totales no seleccionados

4.1 Látex recubierto con hidrogel versus látex siliconado

1

Diferencia de medias (IV, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

4.2 Silicona total versus látex recubierto con hidrogel

1

Diferencia de medias (IV, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable

4.3 Silicona total versus látex siliconado

1

Diferencia de medias (IV, efectos fijos, IC del 95%)

No estimable



Comentarios

IU asintomática versus sintomática.

Resumen

Básicamente parece haber un error en las tablas de datos ya que aparecen los mismos números en los grupos sintomático y asintomático. Se asume que un recuento de bacterias > 105 UFC equivale a IU sintomática en lugar de a bacteriuria asintomática. Los artículos de referencia no distinguen entre bacteriuria asintomática y sintomática pero llaman a ambas IU. No consideran las indicaciones para el uso de antibióticos ya que se trata de pacientes hospitalizados que reciben con frecuencia estos fármacos; podría tratarse de profilaxis u otros motivos.

Las conclusiones de las sondas de plata para prevenir la IU sintomática se extrajeron del análisis de datos falsos. No hay pruebas suficientes para sostener que las sondas de plata reducen la IU sintomática. De manera similar, es extraño que el resumen de Maki tenga la calidad suficiente como para ser incluido en el análisis de IU pero no la bacteriuria asintomática: ninguno de estos estudios distingue adecuadamente entre bacteriuria sintomática y asintomática.

Respuesta

Se trataron estas cuestiones en la actualización.

Colaboradores

Katie Schumm y Thomas Lam.

Novedades

Última actualización evaluada: 18 de febrero de 2008.

Fecha

Evento

Descripción

22 de abril de 2008

Se realizaron correcciones

Se retiró un estudio

7 de abril de 2008

Se realizaron correcciones

La revisión se adaptó al nuevo formato.

19 de febrero de 2008

Se realizaron correcciones

Cinco nuevos estudios añadidos.

19 de febrero de 2008

Se han incorporado comentarios

La observación sobre la revisión anterior con respecto a la IU sintomática se ha considerado y enmendado en consecuencia.



Antecedentes

Protocolo publicado por primera vez en: Número 1, 2003
Primera publicación de la revisión: número 1/2004

Fecha

Evento

Descripción

19 de febrero de 2008

Se requirió una nueva cita y las conclusiones han sido modificadas

Modificación importante



Contribuciones de los autores

Todos los autores contribuyeron con la redacción del protocolo. JB (3) y AJ (4) evaluaron de forma independiente todos los títulos y los resúmenes identificados mediante la búsqueda. JB y CT (5) completaron la extracción de datos y la evaluación de calidad de todos los ensayos. JB redactó el texto y todos los autores contribuyeron en la edición del mismo y CT también proporcionó su interpretación y perspectiva clínica. KS (1) y TL (2) evaluaron de forma independiente todos los títulos y resúmenes incluidos para la actualización y completaron la extracción de datos y la evaluación de calidad de tales ensayos. KS redactó el texto actualizado y TL contribuyó a la edición de textos.

Declaraciones de interés

Los dos autores que actualizaron esta revisión (KS y TL) están actualmente incluidos en un ECA grande y multicéntrico cuyo objetivo es investigar los tipos de sonda uretral para reducir las infecciones de vías urinarias sintomáticas en adultos hospitalizados que requieren colocación de sonda a corto plazo. Este ensayo investigará las sondas recubiertas con antibiótico (nitrofurazona) y antiséptico (aleación de plata) contra las sondas de politetrafluoretileno (PTFE). El ensayo procura difundir sus resultados para 2010.

Fuentes de financiación

Recursos internos

  • Centre for Evidence Based Nursing Aotearoa, New Zealand.

  • Auckland District Health Board, New Zealand.

  • University of Auckland, New Zealand.

  • Univeristy of Aberdeen, UK.

Recursos externos

  • New Zealand Guidelines Group, New Zealand.

Información de contacto

Authors: Katie Schumm1, Thomas BL Lam2


1University of Aberdeen, Academic Urology Unit/CHaRT, Health Sciences Building, Foresterhill, Aberdeen, UK

2NHS Grampian, Urology Department, Aberdeen Royal Infirmary, Foresterhill, Aberdeen, UK

Contact: Katie Schumm1 k.schumm@abdn.ac.uk. Editorial group: Cochrane Incontinence Group (HM-INCONT)

Index terms

Medical Subject Headings (MeSH)

Alloys; Anti-Infective Agents, Urinary [ therapeutic use ]; Catheters, Indwelling [ *adverse effects ]; Cross Infection [ *etiology ]; Randomized Controlled Trials as Topic; Silver; Urinary Catheterization [ adverse effects; *instrumentation ]; Urinary Tract Infections [ *etiology ]; Urination Disorders [ *therapy ]

MeSH check words

Adult; Humans

Referencias

( * indica la publicación principal del estudio)

Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Al Habdan 2003 {published data only}

Al Habdan I, Sadat-Ali M, Corea JR, Al Othman A, Kamal BA, Shriyan DS. Assessment of nosocomial urinary tract infections in orthopaedic patients: a prospective and comparative study using two different catheters. International Surgery 2003; 88(3): 152-4. [: 17332]

Chene 1990 {published data only}

Chene G, Boulard G, Gachie JP. Essai controle d'un nouveau materiau pour enduire les sondes urnaires. Agressologie 1990; 31(8): 499-501.

Darouiche 1999 {published data only}

Darouiche RO, Smith JA, Hanna H, Dhabuwala CB, Steiner MS, Babaian RJ, et al. Efficacy of antimicrobial-impregnated bladder catheters in reducing catheter-associated bacteriuria: A prospective, randomised, muticentre clinical trial. Urology 1999; 54(6): 976-87.

Johnson 1990 {published data only}

Johnson JR, Roberts PL, Olsen RJ, Moyer KA, Stamm WE. Prevention of catheter-associated urinary tract infection with a silver oxide-coated urinary catheter: clinical and microbiologic correlates. The Journal of Infectious Diseases 1990; 162: 1145-50.

Kalambheti 1965 {published data only}

Kalambheti K. Siliconized Foley catheters. American Journal of Surgery 1965; 110(December): 935-6.

Karchmer 2000 {published data only}

Karchmer TB, Giannetta ET, Muto CA, Strain BA, Farr BM. A randomized crossover study of silver-coated urinary catheters in hospitalized patients. Archives of Internal Medicine 2000; 160: 3294-8.

Lee 2004 {published data only}

Lee SJ, Kim SW, Cho YH, Shin WS, Lee SE, Kim CS, et al. A comparative multicentre study on the incidence of catheter-associated urinary tract infection between nitrofurazone-coated and silicone catheters. International Journal of Antimicrobial Agents 2004; 24(Suppl 1): S65-9. [: 20993]

Liedberg 1990a {published data only}

Liedberg T, Lundeberg PE. Refinements in the coating of urethral catheters reduces the incidence of catheter-associated bacteriuria. European Urology 1990; 17: 236-40.

Liedberg 1990b {published data only}

Liedberg H, Lundeberg T. Silver alloy coated catheters reduce catheter-associated bacteriuria. British Journal of Urology 1990; 65: 379-81.

Liedberg 1993 {published data only}

Liedberg H, Lundeberg T. Prospective study of incidence of urinary tract infection in patients catheterized with Bard hydrogel and silver-coated catheters or Bard hydrogel-coated catheters (Abstract number 769). Journal of Urology 1993; 149: 405A. [: 21457]

Lundeberg 1986 {published data only}

Lundeberg T. Prevention of catheter-associated urinary tract infections by use of silver impregnated catheters. The Lancet 1986; 2(8514): 1031.

Maki 1997 {unpublished data only}

Maki DG, Holcomb RG. A report on the randomized, controlled clinical trial of the nitrofurazone-impregnated, antibacterial, indwelling urinary catheter. Stewartville, Minnesota: Rochester Medical Corporation, 1997.

Maki 1998a {published data only}

Maki DG, Knasinski V, Halvorson K, Tambyah PA. A novel silver-hydrogel-impregnated indwelling urinary catheter reduces CAUTIs: A prospective double-blind trial. Infection Control & Hospital Epidemiology 1998; 1992(19): 682.

Nacey 1984 {published data only}

Nacey JN, Tulloch AGS, Ferguson AS. Catheter-induced urethritis: a comparison between latex and silicone catheters in a prospective clinical trial. British Journal of Urology 1984; 57: 325-8.

Nickel 1989 {published data only}

Nickel JC, Feero P, Costerton W, Wilson E. Incidence and importance of bacteriuria in postoperative, short-term urinary catheterization. Canadian Journal of Surgery 1989; 32(2): 131-2.

Riley 1995 {published data only}

Riley DK, Classen DC, Stevens LE, Burke JP. A large randomized clinical trial of a silver-impregnated urinary catheter: lack of efficacy and staphyloccal superinfection. American Journal of Medicine 1995; 98(4): 349-56.

Stensballe 2007 {published data only}

Stensballe J, Tvede M, Looms D, Lippert FK, Dahl B, Tonnesen E, Rasmussen LS. Infection risk with nitrofurazone-impregnated urinary catheters in trauma patients: a randomized trial. Annals of Internal Medicine 4-9-2007; 147(5): 285-93. [: 23739]

Takeuchi 1993 {published data only}

Takeuchi H, Hida S, Yoshida O, Ueda T. Clinical study on efficacy of a Foley catheter coated with silver-protein in prevention of urinary tract infections. Hinyokika Kiyo 1993; 39: 293-8.

Talja 1990 {published data only}

Talja M, Korpela A, Jarvi K. Comparison of urethral reaction to full silicone hydrogel-coated and siliconised latex catheters. British Journal of Urology 1990; 66: 652-7.

Thibon 2000 {published data only}

Thibon P, Le Coutour X, Leroyer R, Fabry J. Randomized multi-centre trial of the effects of a catheter coated with hydrogel and silver salts on the incidence of hospital-acquired urinary tract infection. Journal of Hospital Infection 2000; 45: 117-24.

Tidd 1976 {published data only}

* Tidd MJ, Gow JG, Pennington JH, Shelton J, Scott MR. Comparison of hydrophilic polymer-coated latex, uncoated latex and PVC indwelling balloon catheters in the prevention of urinary infection. British Journal of Urology 1976; 48: 285-91.

Verleyen 1999a {published data only}

Verleyen P, De Ridder D, Van Poppel H, Baert L. Clinical application of the Bardex IC Foley catheter. European Urology 1999; 36(3): 240-6.

Verleyen 1999b {published data only}

Verleyen P, De Ridder D, Van Poppel H, Baert L. Clinical application of the Bardex IC Foley catheter. European Urology 1999; 36(3): 240-6.

Referencias de los estudios excluidos de esta revisión

Andersson 1986 {published data only}

Andersson H. A double-blind randomised comparison of the effect and tolerance of varidase versus saline when instilled in the urinary bladder in patients with catheter problems. Journal of International Medical Research 1986; 14: 91-4.

Bologna 1999 {published data only}

Bologna RA, Tu LM, Polansky M, Fraimow HD, Gordon DA, Whitmore KE. Hydrogel/silver ion-coated urinary catheter reduces nosocomial urinary tract infection rates in intensive care unit patients: a multicenter study. Urology 1999; 54(6): 982-7.

Britt 1977 {published data only}

Britt MR, Garibaldi RA, Miller WA, Herbertson RM, Burke JP. Antimicrobial prophylaxis for catheter-associated bacteriuria. Antimicrobial Agents and Chemotherapy 1977; 11(2): 240-3.

Cleland 1971 {published data only}

Cleland V, Cox F, Berggren H, MacInnis MR. Prevention of bacteriuria in female patients with indwelling catheters. Nursing Research 1971; 20(4): 309-18.

Lee 1996 {published data only}

Lee J, Hernandez J. Silver/hydrogel-coated catheters to reduce incidence of nosocomial urinary tract infection. American Journal of Infection Control 1996; 224(2): 117.

Nakada 1996 {published data only}

Nakada J, Kawahara M, Onodera S, Oishi Y. Clinical study of silver lubricath Foley catheter. Hinyokika Kiyo 1996; 42: 433-8.

Newton 2002 {published data only}

Newton T, Still JM, Law E. A comparison of the effect of early insertion of standard latex and silver-impregnated latex Foley catheters on urinary tract infections in burn patients. Infection Control & Hospital Epidemiology 2002; 23(4): 217-8.

Pachler 1998 {published data only}

Pachler J, Fromodt-Moller C. Pre-lubricated hydrophilic PVC urethral catheters compared to non-hydrophilic PVC catheters. Neurology and Urodynamics 1998; 14(4): 325.

Schaeffer 1988 {published data only}

Schaeffer AJ, Story KO, Johnson SM. Effect of silver oxide/trichloroisocyanuric acid antimicrobial urinary drainage system on catheter-associated bacteriuria. The Journal of Urology 1988; 139(January): 69-73.

Shafik 1993 {published data only}

Shafik A. The electrified catheter: role in sterilizing urine and decreasing bacteriuria. World Journal of Urology 1993; 11: 183-5.

Teare 1992 {published data only}

Teare EL, Lewi H, Peacock A, Marshall S, Norton M, Robertson MB, et al. 'Silverline' a device for the prevention of nosocomial bacteriuria?. Journal of Hospital Infection 1992; Vol. 21, issue 2: 154-6.

Referencias adicionales

Campbell 2004

Campbell JB, Moore KN, Voaklander DC, Mix LW. Complications associated with clean intermittent catheterization in children with spina bifida. Journal of Urology 2004; 171(6 Pt 1): 2420-2.

Higgins 2006

Higgins JPT, Green S. Cochrane Handbook for Sytematic Reviews of Interventions 4.2.6. In: Clarke M, Oxman AD editor(s). The Cochrane Library, Issue 4: Updated quarterly. Oxford: Update Software, 2006. URL: http://www.cochrane.org/cochrane/hbook.htm.

Jarvis 1992

Jarvis RJ, Martone WJ. Predominant pathogens in hospital infections. The British Society of Antimicrobial Chemotherapy 1992; 29(Suppl A): 19-24.

Maki 1998b

Maki DG, Knasinski V, Halvorson K, Tambyah PA. A novel silver-hydrogel-impregnated indwelling urinary catheter reduces CAUTIs: A prospective double-blind trial. Infection Control & Hospital Epidemiology 1998; 1992(19): 682.

Maki 2001

Maki DG, Tambyah PA. Engineering out the risk for infection with urinary catheters. Emerging Infectious Diseases 2001; 7(2): 342-7.

Niel-Weise 2002

Niel-Weise BS, Arend SM, van den Broek PJ. Is there evidence for recommending silver-coated urinary catheters in guidelines?. Journal of Hospital Infection 2002; 52: 81-7.

NINSS 2000

Nosocomial Infection National Surveillance service. Surveillance of hospital-acquired bacteraemia in English Hospitals. London: Public Health Laboratory Service, 2000.

Plowman 1999

Plowman R, Graves N, Griffin M, Roberts JA, Swan AV, Cookson B, et al. The socio-economic burden of hospital acquired bloodstream infection. London: Public Health Laboratory, 1999.

Plowman 2001

Plowman R, Graves N, Esquive J, Roberts JA. An economic model to assess the cost and benefits of the routine use of silver alloy coated urinary catheters to reduce the risk of urinary tract infections in catheterized patients. Journal of Hospital Infection 2001; 48: 38-42.

Pomfret 2000

Pomfret I. Catheter care in the community. Nursing Standard 2000; 14(27): 46-53.

Robinson 2001

Robinson J. Urethral catheter selection. Nursing Standard 2001; 15(25): 39-42.

Saint 1998

Saint S, Elmore JG, Sullivan SD, Emerson SS, Koepsell TD. The efficacy of silver alloy-coated urinary catheters in peventing urinary tract infection: A meta-analysis. The American Journal of Medicine 1998; 105: 236-41. [MEDLINE: 99086386]

Saint 2000

Saint S, Veenstra DL, Sullivan SD, Chenoweth C, Fendrick AM. The potential clinical and economic benefits of silver alloy urinary catheters in preventing urinary tract infection. Archives of Internal Medicine 2000 2000; 160(17): 2670-5.

Saint 2001

Saint S. Prevention of nosocomial urinary tract infections. In: Markowitz AJ editor(s). Making Health Care Safer: A Critical Analysis of Patient Safety Practices. Vol. 43, San Francisco: Agency for Healthcare Research and Quality, 2001: 149-55.

Stamm 1998

Stamm WE. Urinary tract infection. In: Bennett JV, Brachmand PS editor(s). Hospital Infections. . Philadelphia: Lippincott-Raven, 1998: 477-85.

Ware 1992

Ware JE, Snow KK, Kosinski M, Gandek B. The MOS 36-item short-form health survey (SF-36). I. Conceptual framework and item selection. Medical Care 1992; 30(6): 473-83. [MEDLINE: 92278120]

Zigmond 1983

Zigmond AS, Snaith RP. The hospital anxiety and depression scale. Acta Psychiatrica Scandinavica 1983; 67(6): 361-70. [MEDLINE: 83279108]

Tablas

Características de los estudios

Características de los estudios incluidos [ordenados por ID del estudio]

Al Habdan 2003

Methods

RCT no blinding
Allocation not described

Participants

n = 100 men and women
Orthopaedic and trauma surgery - post-operative catheterisation

Interventions

I (50) Nitrofuroxone coated
II (50) Standard catheter

Outcomes

Bacteriuria as defined as 100,000 cfu/ml
I 0/50 II 6/50

Notes

Prophylactic antibiotics - all patients given pre and post - op
No inclusion or exclusion criteria
Trial conducted in Saudi Arabia.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Chene 1990

Methods

RCT unblinded
Allocation by table of random numbers

Participants

n= 266 men and women

Interventions

I (129) Standard catheter (Hydrogel)
II (137) Standard catheter (Silicone)

Outcomes

UTI
I 17/129 II 22/137 not statistically significant

Notes

Analysis not ITT
withdrawals = 24 17 due to UTI at time of randomisation; 3 due to 'catheterised in inadequate manner'; 4 due to 'catheterisation was impossible with the catheter randomised to'
Study conducted in neurological intensive care unit France

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Darouiche 1999

Methods

RCT (double blind)
Allocation by blind block randomisation

Participants

n= 124 men
Mean age 62 yrs
Incl: Age > 35 yrs, prostate cancer requiring catheterisation during radical prostatectomy
Excl: Allergy to tetracycline or rifampin, active UTI at time of surgery, dermatitis at site of catheter insertion, expected duration of catheterisation <14 days, no informed consent

Interventions

I (56) Silicone impregnated with minocycline and rifampin catheter
II (68) Standard catheters (silicone).

Outcomes

Bacteriuria as defined as 100,000 cfu/ml at >1 wk : I 8/56, II 27/68; 2 wks: I 51/56, 66/68

Notes

Not powered to investigate symptomatic UTI
Record application of local antimicrobials
Catheters held in place through a sutured safety button on the anterior abdominal wall
Catheter care violations monitored 48% in antibiotic impregnated group and 51% in silicone group
Catheter specimens collected via needle aspiration

Trial conducted in USA

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Johnson 1990

Methods

RCT (no blinding)
Allocation by stocking supply carts on alternative weeks with intervention or control catheters

Participants

n = 482 women and men
Mean age 49
Incl: Catheterised at least 24 hrs
Excl: UTI at catheterisation, < 17 yrs, catheter removed < 24 hrs
Specialties: ICU, neurology and surgery.
Length of catheterisation: mean of 3 days in silver and 4 in silicone, range 1-31 silver and 1-58 in silicone.

Interventions

I (207) Silver oxide coated catheters
II (275) Standard catheters (fully-siliconised).

Outcomes

Urinary tract infection as defined as 1000 cfu/ml: I 19/207, II 28/275; Women: I 0/93, II 5/74; Men: I 19/133, 23/182

Notes

Power calculation used to determine a sample size of 105 per group needed to detect 67% reduction in the incidence of UTI with silver oxide catheter at 5% significance and 80% power
Specimen collection via catheter sampling port. Catheter care monitored, violations 56% silver group and 54% in silicone
Trial conducted in USA.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

No

C - Inadequate



Kalambheti 1965

Methods

RCT (blinding unclear)
Allocation not described.

Participants

n = 40 men post TURP
Mean length of catheterisation silicone group 3.5 days and 3.4 days in the standard catheter group.

Interventions

I (20) Siliconised catheters
II (20) Standard catheters (not defined)

Outcomes

Adverse events: burning sensation in urethra: I 5/40, II 18/40; pus from urethra: I 7/40, II 18/40

Notes

No power calculation

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Karchmer 2000

Methods

Crossover trial with stratified randomisation
Unit of randomisation: hospital ward or unit
ITT
Outcome assessors blinded

Participants

n = 27878 men and women
Incl: catheterised
Excl: paediatrics, obstetrics, gynaecology and psychiatry

Interventions

I (13945) Silver alloy hydrogel coated latex Foley catheters
II (13933) Standard catheters (hydrogel coated latex Foley).

Outcomes

Bacteriuria or symptomatic/ nonsymptomatic urinary tract infection as defined as >/= 1000,000 cfu/ml
Infection rate per 1000 patient days: I 2.66, II 3.35
Infection rate per 100 patients: I 1.10, II 1.36
Infection rate per 100 catheters: I 2.13, II 3.12

Notes

Power calculation estimated a sample size of 29 184 hospital admissions necessary to detect 25 relative reduction in the rate of infection per 100 patients with silver catheters at 5% significance and 80% power
Data from first arm of trial not available. Mean length of catheterisation 9 days prior to infection
Catheter regimen or violations not reported
Duration of follow up not reported
Trial conducted in USA.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Lee 2004

Methods

RCT (stratified) no blinding
Allocation not described

Participants

n = 177 total (114 men and 63 women)
Incl: >18 years of age, catheterised for more than 24 hours
Excl: Allergies, pregnancy, lactating, hospitalisation for more than 7 days, urinary diseases. Included but later excluded if positive urine culture before catheterisation or catheter removed

Interventions

I (92) Nitrofurazone coated silicone
II (85) Silicone

Outcomes

Bacteriuria as defined as 10,000 cfu/ml
I 14/92 II 19/85

Notes

Prophylactic antibiotic use.
Trial conducted in South Korea

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Liedberg 1990a

Methods

RCT (no blinding)

Participants

n = 90 men and women requiring catheterisation for haemodynamic monitoring or post-operative drainage.
Mean age 59 yrs
Incl: > 18 yrs, catheterised > 5 days
Excl: antibiotics, bacteruria at catheterisation, post invasive urological procedure
Length of catheterisation 6 days.

Interventions

I (30) Silver alloy catheters
II (30) Standard catheters (hydrogel coated)
III (30) Standard catheters (non-coated)

Outcomes

Bacteriuria as defined as 1000,000 cfu/ml: I 3/30, II 10/30, III 15/30

Notes

No power calculation. Specimen collection via catheter drainage bag
Catheter care regimen not monitored
Trial conducted in Sweden.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Liedberg 1990b

Methods

RCT (no blinding)

Participants

n = 120 women and men
Mean age 50
Incl: > 18 yrs,
Excl: Bacteriuria, antibiotics and invasive urological procedures prior to catheterisation, catheterised < 6 days.
Length of catheterisation 5 days.

Interventions

I (60) Silver alloy catheters
II (60) Standard catheters (teflonised latex)

Outcomes

Bacteriuria as defined as 1000,000 cfu/ml: I 6/60, II 22/60

Notes

No power calculation
Specimen collection via catheter sampling port
Catheter violations monitored, 7 in silver group and 11 in latex
Infecting organisms recorded
Trial conducted in Sweden

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Liedberg 1993

Methods

RCT no blinding
Allocation not described

Participants

n = 171 patients men and women
Incl: >18 years of age, Abacteriuric, Not taking antibiotics, Not undergone invasive urinary tract procedures, catheterisation for at least 21 days

Interventions

I (75) Silver coated Hydrogel II (96) Hydrogel coated

Outcomes

Bacteriuria as defined as 1,000,000 cfu/ml: at 7 days I 8/75 II 23/96; at 14 days I 26/75 II 56/96

Notes

Published as abstract only.
Trial conducted in USA

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Lundeberg 1986

Methods

RCT (blinding unclear)

Participants

n = 102

Interventions

I (51) silver-coated catheter
II (51) standard catheters

Outcomes

Bacteriuria as defined as 100 cfu/ml: I 6/51, II 17/51

Notes

No power calculation noted
Published as letter to the editor, unable to contact author for further information

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Maki 1997

Methods

RCT (double blind, caregiver not blinded)

Participants

n = 344 women and men
Patients from Trauma, surgical procedures or urinary incontinence.
Incl: catheterised for at least 24 hours, >18 years of age, 16 Fr or 18 Fr catheter.
Excl: Informed consent not obtained, Pregnancy, allergies

Interventions

I (170) Nitrofurazone coated silicone
II (174) Standard silicone

Outcomes

Bacteriuria as defined by greater than or equal to 10,000 cfu/ml:
I 8/170, II 14/174

Notes

Unpublished report.

Trial conducted in USA

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Maki 1998a

Methods

RCT (double blind)

Participants

n = 852 women and men

Interventions

I (407) silver-hydrogel coated catheters
II (443 ) standard catheter (silicone)

Outcomes

UTI (definition not stated):
I 64/407, II 94/443

Notes

Catheter specimens collected on insertion and then daily from the sampling port and collection bag
Study published as abstract only
Unable to contact trialists for further information on methods, participants and results

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Nacey 1984

Methods

RCT (Double blind)

Participants

n = 100 men post cardiac surgery
Age range (20-73), Mean 54
Incl: > 18 yrs, male
Excl: previous invasive urology procedure or surgery to lower urinary tract, Hx UTI, smaller calibre urethra
Length of catheterisation 48 hours

Interventions

I (50) Standard catheters (silicone)
II (50) Standard catheters (latex)

Outcomes

Urethritis as defined as penile discomfort and/or urethral discharge: I 1/50, II 11/50

Notes

No power calculation
Study conducted in New Zealand.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Nickel 1989

Methods

RCT (blinding unclear)

Participants

n = 95 obstetric or urology men and women
Median age 54
Excl: catheter removed within 24 hrs

Interventions

I (46) Standard catheters (silicone)
II (49) Standard catheters (latex)

Outcomes

Bacteriuria as defined as 10,000,000 cfu/ml: I 3/46, II 3/49

Notes

No power calculation
Specimen collection via catheter port and within 12 hours of catheter removal
Catheter regimen monitored no violations noted
Trial conducted in Canada

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Riley 1995

Methods

CCT (no blinding)
Alternate unblinded allocation

Participants

n = 1309 men and women
Median age 59
Excl: catheterised < 24 hrs, bacteriuric day 1, thoracic surgery
Mean length of catheterisation 3.8 days
Range 1-47 days

Interventions

I (745) Silver oxide coated silicone catheters
II (564) Standard catheters (silicone latex).

Outcomes

Bacteriuria as defined as >1000 cfu/ml: I 85/745, II 73/564
Antibiotic treatment: I 43/602, II 48/477; Women: I 56/451, II 56/285; Men: I 29/294, II 17/279

Notes

Power calculation used to determine a sample size of 686 per group needed to detect 33% reduction in the incidence of bacteriuria with silver oxide catheter at 5% significance and 80% power
Specimen collection via catheter port via needle aspiration
Significantly more women in the silver group. 166 catheter care violations recorded 96 in intervention group & 70 in control
Trial conducted in the USA.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

No

C - Inadequate



Stensballe 2007

Methods

RCT (double blind, caregiver not blinded)

Participants

n = 212 men and women all trauma patients. Median age (I) 41 (II) 43.
Duration of catheterisation < 7days (151), > 7days (41), >14days (15).
Incl: > 18 years of age, admitted directly to trauma centre from accident.
Excl: HIV infection, Preinjury corticosteroid treatment, pregnancy, primary burn injury, unattainable signed consent form.

Interventions

I (104) Nitrofurazone coated catheter
II (102) Standard silicone catheter

Outcomes

Catheter-associated bacteriuria and funguria (CABF) as defined as >10000 cfu/ml: I (9/104), II (25/102).

Notes

ITT Analysis
Withdrawals: 5. 2 due to pregnancy, 2 < 18 years of age, 1 unable to attain informed consent.
Prophylactic antibiotics were given according to size and type of injury.
Catheter specimens were taken immediately after insertion and then daily until catheter removal.
Trial conducted in Denmark.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Yes

A - Adequate



Takeuchi 1993

Methods

RCT (no blinding)

Participants

n = 37 men and women
Duration of follow up - 9 days.

Interventions

I (26) Silver protein (oxide) coated catheters
II (11) Standard catheters

Outcomes

Bacteriuria as defined as 1000,000 cfu/ml, < 1 wk: I 2/26, 2/11; > 1 wk: 26/26, 11/11.
Adverse effect: pain associated with catheterisation: I 9/23, II 3/11; Urethral discharge: I 6/23, II 4/11; Allergic reaction: I 0/26, II 0/11

Notes

No power calculation
Methods for observing for adverse effects not described
Trial conducted in Japan.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Talja 1990

Methods

RCT (blinding unclear)

Participants

n = 77 men
Mean age 58.7
Incl: major surgery, ICU, acute myocardial infarction, vascular surgery to lower extremities.
Length of catheterisation mean 2.2 days, range 1-4 days

Interventions

I (22) Standard catheter (Hydrogel-coated latex)
II (28) Standard catheter (Full silicone)
III (27) Standard catheter (Siliconised latex)

Outcomes

Urethral inflammatory reaction measured by scanning electron microscopic (SEM): Mean change I 36, II 36, III 20; SD I 6.1, II 6.5, III 4.0

Notes

No power calculation
Primary investigator contacted for clarification of methods
Method of specimen collection penile swabs prior to catheterisation and directly post-catheterisation and 2-3 days after
Trial conducted in Finland.

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Thibon 2000

Methods

RCT (double blind) allocation used computer-generated list
ITT
Multi-site

Participants

n = 199 men and women,
Mean age 60
Incl: requiring catheter for at least 3 days, hospitalised at least 10 days
Excl: UTI or inflammation of the perineum/penis prior to catheterisation, allergy to silver/hydrogel,
catheterised 48 hrs prior to inclusion, antibiotic therapy for UTI, urinary tract intervention (prostate or bladder)

Interventions

I (90) Silver alloy hydrogel coated catheters
II (109) Standard catheters (Silicone)

Outcomes

Urinary tract infection as defined as >1000,000 cfu bacteria per ml % >10 leucocytes per mm3: < 1 wk: I 7/90, II 10/109; > 1 wk : I 9/90, II 13/109

Notes

Power calculation used to determine a sample size of 90 per group needed to detect 50% reduction in the incidence of bacteriuria with silver alloy hydrogel catheter at 5% significance and 90% power
Method of urine specimen dipsticks, urine collected from a dedicated opening in the drainage system that did not require disconnection
Catheter care regimen or violations not described
Antibiotic treatment at time of catheterisation recorded.
Trial conducted in France

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

Unclear

B - Unclear



Tidd 1976

Methods

RCT ( single blinding)
Sealed envelopes used to allocate catheters, but if a person was then excluded the next person received that allocated catheter

Participants

n = 54 men urology patients.
Age range 22 to 87, Mean 65
Incl: catheterised at least 72 hrs
Excl: trauma during catheterisation, UTI on admission, antibiotics prior to admission

Interventions

I (17) Standard catheters (Hydron coated latex catheters)
II (17) Standard catheters (PVC balloon)
III (16) Standard catheters (Plain latex)

Outcomes

Bacteriuria as defined as 10,000 cfu per ml: I 13/17, II 15/17, III 13/16

Notes

Flawed randomisation in some cases
No power calculation
Between 79% and 81% of participants received antibiotics
Catheter care regimen not described or monitored
Trial conducted in the UK

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

No

C - Inadequate



Verleyen 1999a

Methods

CCT (blinding unclear)
Alternate unblinded allocation

Participants

n = 27 men post radical prostatectomy patients
Excl: antibiotic therapy, violation of closed drainage system, early hospital dx

Interventions

I (12) Silver alloy hydrogel catheters
II ( 15)Standard catheters (Silicone)

Outcomes

Bacteriuria as defined as 1000,000 cfu/ml at 2 weeks: I 6/12, II 8/15

Notes

No power calculation
Specimen collection via suprapubic puncture
Catheter care standardised and monitored (exclusion criteria)
Trial conducted in Belgium

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

No

C - Inadequate



Verleyen 1999b

Methods

CCT (blinding unclear)
Alternate unblinded allocation

Participants

n = 206 men and women
Incl: urological surgery
Excl: Bacteriuric at catheterisation, antibiotic therapy, gross haematuria

Interventions

I (79) Silver alloy hydrogel catheters
II (101)Standard catheters (Latex)

Outcomes

Bacteriuria as defined as 1000,000 cfu/ml < 1 wk: I 8/79, II 31/101; 2 wks: I 28/79, II 60/101

Notes

No power calculation
Specimen collection via suprapubic puncture
Catheter care standardised and monitored (exclusion criteria)
Trail conducted in Belgium

Risk of bias

Item

Authors' judgement

Description

Allocation concealment?

No

C - Inadequate

RCT = Randomised Controlled Trial, ITT = Intention to treat, Incl = Inclusion criteria, Excl = Exclusion criteria, R = Range, yr = year(s), cfu/ml = colony forming units per ml, UTI = urinary tract infection, hrs = hours, wk = week, wks = weeks ICU = Intensive care unit, TURP = Transurethral resection of the prostate, SD = standard deviation, dx = discharge



Características de los estudios excluidos [ordenados por ID del estudio]

Study

Reason for exclusion

Andersson 1986

RCT
Intervention: Instillation of enzyme into the bladder (not a catheter)
Long-term catheterisation (not temporary)

Bologna 1999

Crossover study with no randomisation to first group (direct blind replacement)
Length of catheterisation not defined.

Britt 1977

Type of intervention systemic antibiotics (not a catheter)

Cleland 1971

Intervention catheter care (not type of catheter)

Lee 1996

Audit (not RCT)

Nakada 1996

Length of catheterisation long-term (not temporary)

Newton 2002

Not RCT
Participants admitted catheterised

Pachler 1998

Crossover study with no randomisation to first group (direct blind replacement)
Intermittent catheterisation (not indwelling)

Schaeffer 1988

Length of catheterisation long-term (not temporary) Co-intervention instillation of antibiotics into the catheter bag.

Shafik 1993

Type of intervention electified catheter (not impregnated)

Teare 1992

Type of intervention silver cartridges or placebo cartridges inserted between the catheter and drainage bag at the time of catheterisation (not type of catheter)



Figuras

Analysis 1.1

Comparison 1 ANTISEPTIC CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 1 Number with asymptomatic bacteruria (< 1 week).


Analysis 1.1


Analysis 1.2

Comparison 1 ANTISEPTIC CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 2 Number with asymptomatic bacteriuria (>1 week).


Analysis 1.2


Analysis 1.3

Comparison 1 ANTISEPTIC CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 3 Number with asymptomatic bacteriuria - subgroup analysis for silver oxide catheters.


Analysis 1.3


Analysis 1.4

Comparison 1 ANTISEPTIC CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 4 Cross-over trial.


Analysis 1.4


Analysis 1.5

Comparison 1 ANTISEPTIC CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 5 Number with urethral secretions.


Analysis 1.5


Analysis 1.6

Comparison 1 ANTISEPTIC CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 6 Number with pain.


Analysis 1.6


Analysis 2.1

Comparison 2 ANTIBIOTIC-IMPREGNATED CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 1 Number with asymptomatic bacteriuria (< 1 week).


Analysis 2.1


Analysis 2.2

Comparison 2 ANTIBIOTIC-IMPREGNATED CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 2 Number with asymptomatic bacteriuria (> 1 week).


Analysis 2.2


Analysis 2.3

Comparison 2 ANTIBIOTIC-IMPREGNATED CATHETER VERSUS STANDARD CATHETER, Outcome 3 Number with symptomatic bacteriuria.


Analysis 2.3


Analysis 6.1

Comparison 6 ONE TYPE OF STANDARD CATHETER VERSUS ANOTHER STANDARD CATHETER, Outcome 1 Number with asymptomatic bacteruria.


Analysis 6.1


Analysis 6.2

Comparison 6 ONE TYPE OF STANDARD CATHETER VERSUS ANOTHER STANDARD CATHETER, Outcome 2 Number with burning sensation in urethra.


Analysis 6.2


Analysis 6.3

Comparison 6 ONE TYPE OF STANDARD CATHETER VERSUS ANOTHER STANDARD CATHETER, Outcome 3 Number with urethritis.


Analysis 6.3


Analysis 6.4

Comparison 6 ONE TYPE OF STANDARD CATHETER VERSUS ANOTHER STANDARD CATHETER, Outcome 4 Urethral reaction.


Analysis 6.4