Pulse aquí para volver atrás
Comentario

Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Escopolamina (hioscina) para la prevención y el tratamiento de la cinetosis

Spinks AB, Wasiak J, Villanueva EV, Bernath V
Fecha de la modificación significativa más reciente: 23 de mayo de 2007

Esta revisión debería citarse como: Spinks AB, Wasiak J, Villanueva EV, Bernath V. Escopolamina (hioscina) para la prevención y el tratamiento de la cinetosis (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

Cinetosis: malestar experimentado cuando el movimiento percibido perturba los órganos del equilibrio - puede incluir síntomas como náuseas, vómitos, palidez, sudores fríos, sialorrea, hiperventilación y cefaleas. El control y la prevención de estos síntomas han incluido tratamientos farmacológicos, conductuales y complementarios. A pesar de que la escopolamina se ha utilizado en el tratamiento y la prevención de la cinetosis durante décadas, no se han realizado revisiones sistemáticas sobre su efectividad.

Objetivos

Evaluar la efectividad de la escopolamina versus ningún tratamiento, placebo, otros fármacos, terapia conductual y complementaria, o dos o más de los tratamientos anteriores en combinación para la cinetosis en personas (tanto adultos como niños) sin patología vestibular, visual o del sistema nervioso central comprobada.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en el Registro Especializado del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta (Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group), el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library, Número 2, 2007), MEDLINE (OVID, desde 1966 hasta mayo de 2007), EMBASE (1974 hasta mayo de 2007) CINAHL (OVID, desde 1982 hasta mayo de 2007) y las listas de referencias de los estudios recuperados para obtener estudios pertinentes. No se aplicó ninguna restricción de idioma. La fecha de la búsqueda más reciente fue mayo de 2007.

Criterios de selección

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) de brazos paralelos que se centran en la escopolamina versus ningún tratamiento, placebo, otros fármacos, terapia conductual y complementaria, o dos o más de los tratamientos anteriores en combinación. Se consideraron los resultados relacionados con la prevención de la aparición o el tratamiento de la cinetosis clínicamente definida, la capacidad de realización de la tarea y las pruebas psicológicas, los cambios en los parámetros fisiológicos y los efectos adversos.

Recopilación y análisis de datos

Dos autores extrajeron de forma independiente los datos de los estudios mediante formularios estandarizados. Se evaluó la calidad de los estudios. Los datos dicotómicos se expresaron como odds ratio (OR) y los OR agrupados se calcularon mediante un modelo de efectos aleatorios.

Resultados principales

De 35 estudios considerados potencialmente relevantes, 14 estudios que incluían a 1025 participantes cumplieron con los criterios de ingreso. La escopolamina se administró por medio de parches transdérmicos, comprimidos o cápsulas, soluciones orales o por vía intravenosa. La escopolamina se comparó con el placebo, bloqueantes de los canales de calcio, antihistamínicos, metescopolamina o una combinación de escopolamina y efedrina. Los estudios fueron generalmente pequeños y de calidad variable.

La escopolamina fue más eficaz que el placebo en la prevención de los síntomas. Hubo pocas comparaciones entre la escopolamina y otros agentes, las cuales indicaron que la escopolamina fue superior (versus metescopolamina) o equivalente (versus antihistamínicos) como agente preventivo. Las pruebas que comparaban la escopolamina con la cinarizina o combinaciones de escopolamina y efedrina son equívocas o mínimas.

A pesar de que los tamaños de la muestra fueron pequeños, la escopolamina no contó con más probabilidad de inducir somnolencia, visión borrosa o mareos en comparación con otros agentes. La sequedad bucal se presentó más frecuentemente con la escopolamina que con la metescopolamina o la cinarizina.

No hubo estudios disponibles con respecto a la efectividad terapéutica de la escopolamina en el tratamiento de los síntomas establecidos de la cinetosis.

Conclusiones de los autores

Se ha demostrado que el uso de la escopolamina versus placebo es eficaz en la prevención de la cinetosis. No se pueden establecer conclusiones sobre la efectividad comparativa de la escopolamina y otros agentes, como los antihistamínicos y los bloqueantes de los canales de calcio. Además, no se identificaron ensayos controlados aleatorios que analicen la efectividad de la escopolamina en el tratamiento de los síntomas establecidos de la cinetosis.

Esta revisión debería citarse como:
Spinks AB, Wasiak J, Villanueva EV, Bernath V Escopolamina (hioscina) para la prevención y el tratamiento de la cinetosis (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

La escopolamina es eficaz para prevenir la cinetosis.

Esta revisión Cochrane resume las pruebas de 14 estudios controlados aleatorios que evalúan la efectividad y la seguridad de la escopolamina para la cinetosis. Los resultados demuestran que la escopolamina fue más eficaz que el placebo y los derivados similares a la escopolamina en la prevención de náuseas y vómitos asociados con la cinetosis. Sin embargo, la escopolamina no demostró ser superior a los antihistamínicos y a las combinaciones de escopolamina y efedrina. La escopolamina tuvo menor probabilidad de provocar somnolencia, visión borrosa o mareos, comparada con estos otros agentes.


ANTECEDENTES

La cinetosis (o enfermedad de viaje) describe el malestar de los individuos causado por aceleración y deceleración angular y lineal repetitivas. Los síntomas asociados con la cinetosis incluyen náuseas, vómitos, palidez, sudores fríos, sialorrea, hiperventilación y cefaleas. Estos síntomas a menudo ocurren durante viajes en vehículos (p.ej., automóviles, trenes, aviones, buques) o cuándo se está en movimiento (p.ej., paseos en el parque de atracciones, columpios). Sin embargo, el movimiento no es un requisito para que se manifieste el trastorno. Por lo tanto, se pueden experimentar los síntomas de la cinetosis aun cuando se está inmóvil, como cuando se miran películas con imágenes temblorosas o se participa en paseos de "realidad virtual" en parques de atracciones. Un aspecto importante del trastorno es la propensión a que los síntomas se resuelvan por exposición continua a los estímulos, una característica llamada adaptación o habituación.

Las hipótesis anteriores acerca del desarrollo de la cinetosis sostuvieron que los síntomas se debían al flujo sanguíneo cerebral reducido o al movimiento de las vísceras que impulsaban la estimulación de los nervios aferentes en los órganos abdominales (Oman 1990). La explicación más ampliamente sostenida para la causa de la cinetosis se describe por la hipótesis del conflicto sensorial (Reason 1970; Reason 1975; Yardley 1992)). En resumen, la hipótesis postula que cada persona tiene una representación interna del movimiento físico. Esta imagen interna se actualiza continuamente con la información de los receptores sensoriales, como los ojos, el sistema vestibular y los mecanorreceptores en las articulaciones y los músculos. La cinetosis se presenta cuando ocurren desigualdades sostenidas y repetidas entre la información recibida de los receptores sensoriales y el modelo interno esperado. Se argumenta que la adaptación es una prueba de que el sistema nervioso central tiene un reconocimiento gradual de que se está recibiendo información sensorial incompatible. Esto conduce a reducciones apropiadas de los síntomas.

La incidencia de la cinetosis se ha examinado en poblaciones diversas (Ungs 1988; Antuano 1989; Lawther 1988). Ungs 1988 encontró que un 64,3% de 238 pilotos que realizaron un entrenamiento de simuladores de vuelo informaron al menos un síntoma adverso. El estudio de Lawther (1988) sobre los transbordadores de pasajeros también reveló resultados similares con un 7% de 20 029 individuos que informaron episodios de vómitos. Se estableció un diagnóstico positivo de cinetosis en el 64% de 45 paracaidistas militares en su primer salto en Antuano 1989. Sin embargo, las estimaciones se deben comprender en el contexto de la hipótesis del conflicto sensorial. Teóricamente, todos los individuos pueden sufrir los síntomas de la cinetosis cuando son sometidos al estímulo necesario. En este sentido general, la incidencia y la prevalencia del trastorno dependen de la sensibilidad de cada persona y de la capacidad para adaptarse al estímulo tanto como a la naturaleza del estímulo mismo. Igualmente importante es la naturaleza incapacitante del trastorno cuando los individuos afectados no pueden cumplir tareas relacionadas con el trabajo, aunque ha sido menos estudiado este aspecto del trastorno.

La prevención y el control de los síntomas de la cinetosis han incluido el uso de intervenciones farmacológicas, terapia conductual y medicina complementaria con éxito variado. La escopolamina (hioscina), un anticolinérgico, es uno de los agentes farmacológicos más comúnmente usados para la cinetosis. Otros fármacos comúnmente utilizados incluyen: otros anticolinérgicos (p.ej., zamafenacina), antihistamínicos (p.ej., meclozina, flunarizina), simpaticomiméticos y opiáceos. La visualización y la biorretroalimentación son dos terapias conductuales que se han analizado. Los tratamientos médicos complementarios que se han usado incluyen acupresión, acupuntura y remedios herbarios.

La escopolamina es un fármaco alcaloide que se deriva de las plantas solanáceas, principalmente del beleño (Hyoscyamus niger). Sus propiedades farmacológicas surgen de la interferencia en la transmisión de la entrada vestibular en el sistema nervioso central. Esto actúa para inhibir el impulso del vómito normalmente activado por la cinetosis. La escopolamina se puede administrar de varias maneras, incluida la inyección intravenosa, ingestión de comprimidos o fórmulas líquidas, o aplicación tópica con parches transdérmicos adhesivos. La duración de la efectividad de tratamiento varía según los medios de administración. Por ejemplo, los parches transdérmicos pueden ser eficaces durante tres días, mientras que los comprimidos pueden tener que tomarse cada seis horas para alcanzar eficacia continua. Las dosis para adultos son habitualmente de 0,3 a 0,6 mg diarios y las dosis menores, de aproximadamente 0,006 mg/kg, se administran a los niños.

Los efectos adversos experimentados son característicos de la depresión del sistema parasimpático e incluyen somnolencia, pupilas dilatadas, latido rápido, y sequedad en piel, boca y conductos respiratorios. La sobredosis de escopolamina puede provocar síntomas de delirios, trastornos de la memoria, parálisis y estupor. También se han observado síntomas de abstinencia ante la interrupción después de un uso prolongado y éstos son mareos, náuseas, cefalea y vómitos.

Hasta la fecha, no ha habido revisiones sistemáticas conocidas sobre la efectividad de la escopolamina para prevenir y controlar la cinetosis.


OBJETIVOS

El objetivo de esta revisión fue evaluar la efectividad de la escopolamina versus ningún tratamiento, placebo, otros fármacos, terapia conductual y complementaria, o dos o más de los tratamientos anteriores en combinación para la cinetosis en personas (tanto adultos como niños) sin patología vestibular, visual o del sistema nervioso central comprobada. La revisión se centró en las dos áreas amplias de prevención y el tratamiento.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios (ECA) de brazos paralelos, que se centraron en la escopolamina versus ningún tratamiento, placebo, otros fármacos, terapia conductual y complementaria, o dos o más de los tratamientos anteriores en combinación.

Tipos de participantes

Nos centramos en participantes con cinetosis y sin patología vestibular, visual o del sistema nervioso central comprobada. Los estudios estaban incluidos independientemente del método utilizado para inducir la cinetosis.

Tipos de intervención

Se estudiaron los tratamientos administrados como un tratamiento de agente simple para prevenir y tratar la cinetosis, independientemente de la vía. Si se incluyó un segundo principio activo durante la administración, solo se analizaron los estudios que tenían un grupo de forma concomitante en la escopolamina sola. Cuando fue posible, se comparó la escopolamina con cada una de las siguientes terapias de comparación:

  • ningún tratamiento
  • placebo
  • otros fármacos (anticolinérgicos, antihistamínicos, simpaticomiméticos, antieméticos, opiáceo)
  • escopolamina más otro fármaco
  • terapias conductuales (biorretroalimentación, visualización)
  • terapias complementarias (acupresión, acupuntura, remedios herbarios)
  • dos o más de los tratamientos anteriores en combinación

Tipos de medidas de resultado

Los estudios se consideraron elegibles para su inclusión si informaban cualquiera de las siguientes medidas de resultado.

Medida de resultado primaria

  • Prevención de la aparición y tratamiento de la cinetosis clínicamente definida - diferencias en la frecuencia, duración y gravedad de los síntomas
Medidas de resultado secundarias
  • Capacidad para realizar la tarea y pruebas psicológicas (velocidad de percusión o la prueba de Burdon Wiersma)
  • Cambios en los parámetros fisiológicos (frecuencia cardíaca, nistagmo, tono vagal, electrogastrografía)
  • Efectos adversos (sequedad bucal, somnolencia, trastornos visuales)


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group

Se realizaron búsquedas en el Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de Enfermedades de Oído, Nariz y Garganta, en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, Número 2, 2007), MEDLINE (1966 a mayo de 2007), EMBASE (1974 a mayo de 2007), CINAHL (1982 a mayo de 2007), LILACS, mRCT metaRegister of Controlled Trials), National Research Register, KoreaMed
IndMed, PakMediNet, ISI Proceedings (Web of Knowledge), Cambridge Scientific Abstracts (Conference Proceedings Database) y ZETOC. La fecha de la búsqueda más reciente fue mayo de 2007.

CENTRAL
#1 MOTION SICKNESS explode all trees (MeSH)
#2 car near sick* or sea near sick* or motion near sick* or air near sick* or travel near sick* or space near sick*
#3 carsick* OR airsick* OR seasick* OR motionsick* OR travelsick* OR spacesick*
#4 kinetosis
#5 #1 OR #2 OR #3 OR #4
#6 SCOPOLAMINE explode all trees (MeSH)
#7 atrochin OR atroquin OR atroscine OR beldavrin OR buscopan OR epoxytropine OR euscopol OR hydroscine OR hyocine OR hyosceine OR Hyoscine OR hyoscyine OR hyosol OR hysco OR isoscopil OR kwells OR methscopolamine OR oscine OR pamine OR scoburen OR scop OR scopace OR scopamin
#8 scopine OR scopoderm OR scopolamin OR scopolamine OR scopolaminhydrobromid OR scopolaminium OR scopolammonium OR scopos OR sereen OR skopolamin OR tranaxine OR transcop OR transderm OR travacalm OR triptone OR tropic NEXT acid OR vorigeno
#9 #6 or #7 or #8
#10 #5 and #9

En MEDLINE, esta estrategia de búsqueda se combinó con la Estrategia de Búsqueda Cochrane Altamente Sensitiva para recuperar ensayos controlados aleatorios descritos en el Manual Cochrane de los Revisores (Higgins 2006). No se aplicó ninguna restricción de idioma.

Dos revisores (AS y JW) examinaron los registros de la búsqueda inicial para identificar los ensayos que cumplieran con los criterios de inclusión predefinidos. Dos revisores (AS y JW) recuperaron y examinaron las versiones completas de los artículos con el propósito de aplicar los criterios de inclusión de forma independiente. Se examinaron las listas de referencias de los estudios obtenidos en busca de artículos pertinentes. En todos los casos, las diferencias de opinión se resolvieron por discusión.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Identificación de ensayos
Los registros recuperados en la búsqueda inicial fueron examinados por AS y JW para excluir los estudios claramente no pertinentes, y a continuación estos mismos autores identificaron los ensayos que podían haber reunido los criterios de inclusión. Se recuperaron y revisaron de forma independiente las versiones completas de los artículos con el propósito de aplicar los criterios de inclusión. En todos los casos, las diferencias de opinión se resolvieron mediante discusión entre los autores.

Extracción de los datos
Dos autores (AS y JW) extrajeron los datos de los estudios de forma independiente mediante formularios estandarizados desarrollados para esta revisión. Debido al período de tiempo desde la publicación para muchos de los estudios incluidos, no se estableció contacto con los autores de los estudios primarios para obtener información ante la ausencia de datos o cuando no estaban completos. Todas las discrepancias fueron resueltas mediante discusión entre los autores de la revisión.

Evaluación de la calidad
La calidad del estudio se evaluó con una adaptación del método descrito en Schultz 1995. Los resultados de la calidad del estudio se presentan de una manera descriptiva. Se evaluaron las siguientes características:

Adecuación del proceso de asignación al azar
A: Se informa una generación de secuencias adecuada mediante tablas de números aleatorios, generador de números aleatorios por computadora, moneda al aire o barajada.
B: No se especificó uno de los métodos adecuados informados en (A) pero se mencionó el método de asignación al azar.
C: Otros métodos de asignación que parecieron no ser aleatorios.

Adecuación del proceso de ocultamiento de la asignación
Se calificaron del siguiente modo los ensayos en cuanto a la ocultación de la asignación:
A: Adecuada: método de asignación al azar descrito que no le permite al investigador/participante conocer o influir sobre el grupo de intervención antes de que el participante elegible ingrese al estudio, como la asignación al azar central; sobres cerrados, oscuros, numerados consecutivamente.
B: Incierta: el ensayo se declara como "aleatorio", pero no se presenta ninguna información del método o se informa un método que claramente no era adecuado.
C: Inadecuada: el método de asignación al azar utilizado, como números de historia clínica alternativas o sobres sin cerrar; o cualquier información en el estudio que indicara que los investigadores o los participantes podrían afectar al grupo de intervención.

Posibilidad de sesgo de selección después de la asignación
A: Sí: los autores informaron específicamente la realización del análisis por intención de tratar (intention to treat analysis), que se confirmó al evaluar el estudio o, aunque no se declarara, era evidente su realización
B: Poco claro: informado pero no confirmado al evaluar el estudio, o no informado y sin confirmación posible sobre la base del estudio
C: No: ausencia de análisis por intención de tratar (intention to treat analysis) confirmada en la evaluación del estudio (cuando los pacientes que se asignaron al azar no se incluyeron en el análisis porque no recibieron la intervención del estudio, se retiraron del mismo o no se incluyeron debido a la violación del protocolo), independientemente de que se afirmara su realización o no.

Compleción del seguimiento
El porcentaje de participantes cuyos datos estaban completos al final del estudio.

Nivel de cegamiento (personal asistencial, paciente, evaluador de resultado):
A: Los ensayos que informan cualquier cegamiento del evaluador de resultado (muy probable) o prestador del tratamiento o paciente (menos probable).
B: No se realizó cegamiento.
C: No puede precisarse si se realizó cegamiento.

Análisis de los datos:
Para analizar los datos y resumirlos cuantitativamente se utilizó Review Manager 4.2. Para los datos dicotómicos, se calcularon las estadísticas individuales y agrupadas como riesgo relativo (RR) con intervalos de confianza del 95% (IC del 95%). Se consideró la pertinencia del metanálisis en presencia de heterogeneidad clínica o estadística significativa. La heterogeneidad se probó mediante la estadística I2 y se asumió una heterogeneidad significativa cuando I2 fue mayor al 40% (más del 40% de la variabilidad en el resultado entre los ensayos no se pudo explicar por la variación debida al muestreo) (Higgins 2003)). Se utilizó el modelo de efectos fijos en ausencia de heterogeneidad estadística y el modelo de efectos aleatorios si se constató heterogeneidad.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Se consideraron 33 estudios como potencialmente relevantes. De los 35 artículos evaluados en el formato de texto completo, se excluyeron nueve por no haber asignado al azar a los grupos de tratamiento o por no informar el método de asignación, se excluyeron tres por el diseño (p.ej., ensayos cruzados [crossover]), uno careció de un grupo control apropiado, otro examinó el vértigo vestibular periférico en lugar de la cinetosis y otro aún estaba esperando la traducción. Los 14 ensayos controlados aleatorios restantes formaron la base de esta revisión.

Catorce ensayos controlados aleatorios con un total de 1025 participantes compararon la escopolamina transdérmica preventiva con el placebo, los derivados de la escopolamina, las combinaciones de escopolamina, los antihistamínicos y los bloqueantes de los canales de calcio. Los participantes fueron predominantemente hombres jóvenes y sanos, sólo tres estudios incluyeron mujeres (Dornhoffer 2004; Price 1981; Offenloch 1986) y tres estudios no especificaron el género (Brand 1968; Hargreaves 1982; Tokola 1984)). Un gran número de participantes, con edades de 16 a 55 años, fue personal naval en entrenamiento o ejercicios de servicio. La mayoría de los estudios incluyeron específicamente a participantes con antecedentes de cinetosis.

La escopolamina se administró a los participantes de varias maneras, la más común fue por medio de parches transdérmicos (Attias 1987; Becker 1984; How 1988; Offenloch 1986; Price 1981; van Marion 1985) y comprimidos orales o cápsulas (Brand 1968; Dornhoffer 2004; Hargreaves 1982; Laitinen 1981; Nuotto 1983; Pingree 1994; Tokola 1984). Se probó la escopolamina intravenosa en un estudio (Nuotto 1983) y una solución oral, a base de agua en otro (Uijdehaage 1993)).

Los estudios compararon la eficacia de la escopolamina para la prevención o el tratamiento de la cinetosis con placebo (Attias 1987; How 1988; Laitinen 1981; Price 1981; Tokola 1984; Uijdehaage 1993; van Marion 1985), bloqueantes de los canales de calcio (Hargreaves 1982; Pingree 1994), los antihistamínicos, meclozina (Becker 1984) y dimenhidrinato, (Offenloch 1986; Price 1981), metescopolamina (Uijdehaage 1993) o una combinación de escopolamina con efedrina, ciclizina o placebo (Brand 1968; Laitinen 1981; Nuotto 1983; Tokola 1984 ). Un estudio (Dornhoffer 2004) comparó escopolamina con el derivado de benzodiazepina lorazepam, y el antihistamínico meclozina. No se encontraron estudios que comparen la escopolamina con las terapias conductuales o complementarias. La cinetosis fue inducida a propósito u ocurrió debido a circunstancias naturales. La navegación fue el método más común de inducción de la cinetosis, con viajes que duraron desde siete horas a dos semanas. Dos estudios usaron simuladores para inducir la enfermedad y un estudio probó la efectividad del tratamiento durante un vuelo de una hora.


CALIDAD METODOLÓGICA

En la tabla "Características de los estudios incluidos" se presentan los detalles de la evaluación de la calidad. Dos autores (AS y JW) evaluaron y describieron de forma independiente la calidad metodológica de los ensayos. Los estudios incluidos fueron de calidad metodológica diversa.

Todos los estudios se notificaron con asignación al azar pero sólo uno (Laitinen 1981) describió la generación de la secuencia de asignación. En tres estudios, se informó una ocultación adecuada de la asignación (Becker 1984; Nuotto 1983; Offenloch 1986) y fue incierta en los 11 ensayos restantes. A pesar de que 12 estudios fueron doble ciego, dos (Attias 1987; Hargreaves 1982) no informaron sobre este enmascaramiento. Los estudios no informaron pérdidas durante el seguimiento y no se realizaron análisis por intención de tratar (intention to treat analysis). No se intentó establecer contacto con los autores para aclarar esta cuestión.

Las poblaciones de estudio fueron generalmente pequeñas y principalmente incluían hombres. La mayoría de los estudios informó criterios de inclusión y exclusión claros, aunque a veces breves.


RESULTADOS

Los resultados se presentan en cuatro secciones que reflejan el tipo de medida de resultado identificada como de interés: prevención de los síntomas de la enfermedad (náuseas), prevención del vómito, capacidad de realización de la tarea y pruebas psicológicas, y eventos adversos. No se identificaron ensayos controlados aleatorios al examinar la efectividad de la escopolamina en el tratamiento de los síntomas establecidos de la cinetosis.

Medidas de resultado primarias

Prevención de los síntomas de la enfermedad (náuseas)
Cinco estudios (Attias 1987; Laitinen 1981; Price 1981; Tokola 1984; Uijdehaage 1993) mostraron un efecto superior de la escopolamina transdérmica sobre el placebo para prevenir los síntomas de la enfermedad. El riesgo relativo (RR) fue de 0,47 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 0,31 a 0,71). Tres estudios adicionales (Dornhoffer 2004; How 1988; van Marion 1985) también sugirieron un efecto superior de la escopolamina sobre el placebo para prevenir o retrasar los síntomas de cinetosis, pero estos no pudieron agruparse debido a la ausencia de los datos y a la notificación muy variable o deficiente.

Uijdehaage 1993 halló que la escopolamina transdérmica fue superior en prevenir la enfermedad que la con metescopolamina (RR 0,33; IC del 95%: 0,09 a 1,19). Comparada con el antihistamínico meclozina, la escopolamina mostró una disminución en la media de la puntuación de cinetosis (motion sickness score: 89% con escopolamina versus 59% con meclozina) (Becker 1984), y retrasó la aparición de los síntomas por más tiempo que la meclozina (aumento del porcentaje y media del tiempo con respecto al valor inicial: 4,32 minutos (32,47%) con escopolamina versus 0,58 segundos (8,66%) con meclozina (Dornhoffer 2004). La escopolamina transdérmica fue equivalente a otros antihistamínicos como la prometazina (Dornhoffer 2004) y dimenhidrinato, (Offenloch 1986) para prevenir la cinetosis.

Los estudios que comparaban la efectividad de la escopolamina con la cinarizina produjeron resultados contradictorios. Un estudio (Pingree 1994) descubrió que la escopolamina fue superior a la cinarizina para prevenir los síntomas de mareo entre 179 participantes que prestaban servicio en dos buques de guerra durante períodos de hasta 60 y 40 horas, respectivamente. Se encontró una prevalencia mayor de mareos en el grupo de cinarizina (rango 10% a 60%) que en el grupo de escopolamina (rango 10% a 35%). Un segundo ensayo, que incluía a 39 participantes (Hargreaves 1982) mostró que la escopolamina tiene menos probabilidad de prevenir los síntomas de mareos que la cinarizina. El 81% de participantes a los que se administró escopolamina (n = 21) versus el 89% de los que recibieron cinarizina (n = 18) informó que el tratamiento ayudó "un poco" o "mucho" en la prevención de los síntomas.

Cuando se estudió la escopolamina sola o en combinación con la efedrina (Laitinen 1981; Tokola 1984), el metanálisis no indicó resultados estadísticamente significativos, aunque menos participantes informaron síntomas de los tratados con escopolamina sola. El RR agrupado fue de 0,70 (IC del 95%: 0,39 a 1,26). La escopolamina fue más eficaz en retrasar la aparición de la cinetosis en comparación con el lorazepam, que aceleró la aparición de los síntomas: tiempo medio y cambio de porcentaje del valor inicial: 4,32 minutos (32,47%) con escopolamina en comparación con -1,35 minutos (-1,65%) con lorazepam (Dornhoffer 2004)).

Prevención de los vómitos
Dos estudios (Laitinen 1981; Tokola 1984) compararon la efectividad de la escopolamina con la combinación de escopolamina y efedrina. Sólo se informaron cinco casos de vómitos en total. El RR agrupado fue de 1,31 (IC del 95%: 0,28 a 6,00). Un tercer estudio de van Marion 1985 no halló ninguna diferencia significativa en la prevención de los vómitos entre los pacientes que tomaban escopolamina y placebo (informado como porcentaje de sujetos: 27% con escopolamina versus 30% que tomaba el placebo) al día 1. Se presentaron cifras similares durante los días dos, tres y cuatro.

Medidas de resultado secundarias

Capacidad de realización de la tarea y pruebas psicológicas
Cuatro estudios (Brand 1968; Nuotto 1983; Pingree 1994, van Marion 1985) compararon la capacidad para realizar la tarea y las pruebas psicológicas. Estos estudios no se pudieron combinar debido a las diferencias en los resultados. Los participantes que recibieron escopolamina o placebo durante el cálculo y una prueba de control audiovisual no indicaron diferencias pronunciadas en el rendimiento (Brand 1968). Esta falta de efecto se observó en un segundo estudio (Nuotto 1983) en el cual no se demostraron deficiencias significativas de la memoria, tanto para las pruebas de repetición en orden inverso, como para las tareas de aprendizaje con pares asociados en los participantes a los que se administró escopolamina comparados con los que recibieron placebo. No hubo diferencias entre el rendimiento en la velocidad de percusión, la prueba de Burdon Wiersma o la prueba de dígitos (Digit Symbol Test).

Pingree 1994 evaluó la deficiencia en el rendimiento de los participantes tratados con escopolamina o cinarizina mientras prestaban servicios en dos buques de guerra distintos. En el primer barco, los dos grupos informaron niveles de deficiencia similares del 10% al 20%. En el segundo buque, se informó un nivel más alto de deficiencia en el rendimiento por parte de los participantes tratados con escopolamina (hasta 40%) comparada con la cinarizina (menos del 10%). En el primero estudio, van Marion 1985 se evaluó el procesamiento de la información al usar la prueba Burdon Wiersma que, realizada antes de la aplicación del parche y 24 horas después, no reveló ninguna diferencia entre la escopolamina y el grupo de placebo. Cuando se repitió la prueba, todos los participantes tuvieron un mejor rendimiento, probablemente debido al efecto de aprendizaje conocido en las actividades relacionadas con tareas y la información.

Eventos adversos

Somnolencia
Dos estudios (Laitinen 1981; Uijdehaage 1993) compararon la escopolamina con placebo para la experiencia de la somnolencia. En 60 participantes, no se observaron diferencias significativas entre los dos tratamientos, a pesar de una tendencia a mayor somnolencia entre los participantes que usaron escopolamina (OR agrupado 1,42; IC del 95%: 0,79 a 2,56). Dos estudios adicionales (Price 1981; van Marion 1985) no hallaron diferencias estadísticamente significativas en la somnolencia entre los participantes tratados con escopolamina o placebo, aunque los datos no pudieron agruparse debido a la notificación deficiente. Un estudio (Uijdehaage 1993) que comparó la escopolamina con la metescopolamina no encontró diferencias significativas en la prevalencia de somnolencia entre sus participantes.

La somnolencia también se midió en dos estudios que compararon la escopolamina con la cinarizina. El primer estudio (Hargreaves 1982) encontró que la escopolamina tuvo mayor probabilidad de producir somnolencia (3/21 participantes) en comparación con los del grupo de cinarizina (0/18 participantes). El segundo estudio (Pingree 1994) no encontró diferencias estadísticamente significativas entre los dos grupos de tratamiento. Sin embargo, el estudio (Pingree 1994) notificó una prevalencia mayor de somnolencia entre los participantes tratados con escopolamina a bordo de uno de los dos buques utilizados. Parece que los niveles de somnolencia fueron mayores con condiciones más tranquilas en el buque, con cerca del 60% de los participantes tratados con escopolamina que presentaron somnolencia en los momentos de menos movimiento del buque, en comparación con el 35% de los participantes tratados con cinarizina.

Visión borrosa
Dos estudios no encontraron ninguna diferencia significativa al comparar la incidencia de visión borrosa con escopolamina y placebo (RR 2,73; IC del 95%: 0,89 a 8,37; p = 0,08) (van Marion 1985; Uijdehaage 1993). Un tercer estudio de Price 1981 no encontró diferencias en la visión de los participantes cuando se trataron con escopolamina o placebo (los resultados no se presentaron gráficamente; no se informó el valor de P). . Cuando se compararon los síntomas de la visión borrosa en los participantes que recibieron escopolamina versus cinarizina, Pingree 1994 notificó una prevalencia significativamente mayor de trastornos visuales entre los participantes tratados con escopolamina que en los tratados con cinarizina.

Sequedad en la boca
Tres estudios (Price 1981; van Marion 1985; Uijdehaage 1993) encontraron que los síntomas de sequedad bucal fueron más evidentes en los participantes tratados con escopolamina que con placebo. En el primer estudio (Uijdehaage 1993), siete de 20 participantes (35%) informó sensación de sequedad bucal comparado con uno de 20 (5%) del brazo de placebo. Cuando se trató con metescopolamina, el mismo estudio encontró una mayor prevalencia de sequedad bucal entre los participantes tratados con escopolamina (35%) que con metescopolamina (10%).

En el ensayo de van Marion 1985, la prevalencia de la sensación de sequedad bucal al día 3 y 4 fue significativamente mayor entre los participantes que recibieron escopolamina comparados con el grupo placebo (informado como porcentaje de pacientes: 34% con escopolamina versus 7% con placebo al día 3, p < 0,01; y 31% que tomaba escopolamina versus 9% placebo al día 4, p < 0,05). Sin embargo, no hubo ninguna diferencia entre los grupos que presentaban sensación de sequedad bucal los días 1 y 2 (informado como porcentaje de pacientes: 26% con escopolamina versus 23% con placebo al día 1 y 36% con escopolamina versus 25% con placebo al día 2). La razón puede buscarse en el hecho de que el síntoma de sensación de sequedad bucal pudo estar acompañado por las náuseas y la cinetosis experimentada a principios del viaje.

Un estudio (Pingree 1994) que comparó la escopolamina con la cinarizina notificó una prevalencia significativamente mayor de sequedad bucal en aquellos tratados con escopolamina que con cinarizina. La escopolamina también tuvo más probabilidad de provocar sequedad bucal para aquellos tratados con dimenhidrinato (Offenloch 1986)). Cinco participantes (50%) tratados con escopolamina informaron sequedad bucal de leve a moderada, mientras que tales síntomas no fueron notificados por los participantes tratados con dimenhidrinato.

Mareos
Dos estudios (van Marion 1985; Uijdehaage 1993) comparó la escopolamina con otros tratamientos para el síntoma adverso de mareos. En el primer estudio, van Marion 1985 no se hallaron diferencias con la aparición del mareo entre la escopolamina y el grupo de placebo (informado como porcentaje de pacientes: 15% con escopolamina versus 26% con placebo al día 1 y 27% con escopolamina versus 22% con placebo al día 2). En el segundo estudio de (Uijdehaage 1993), 10% (n = 20) de los participantes que recibían escopolamina informaron mareos comparados con ningún participante tratados con placebo o metescopolamina sola.


DISCUSIÓN

Hay pruebas para apoyar el uso de la escopolamina versus placebo en la prevención de los síntomas de la enfermedad, como náuseas y vómitos. La escopolamina junto con la efedrina no fue significativamente diferente, aunque menos participantes informaron síntomas de los tratados con escopolamina sola. Muchos de los otros ensayos que utilizaron otros agentes fueron menos concluyentes.

Los ensayos que utilizaron antihistamínicos como comparador demostraron resultados contradictorios para la reducción de la cinetosis, y un estudio destacó la superioridad de la escopolamina (Becker 1984) y el otro indicó la misma eficacia (Offenloch 1986)). Ambos estudios incluyeron un escaso número de participantes, lo que indicó la probabilidad de que tuvieran poca potencia. El diseño del estudio y las definiciones de resultado no podrían haber explicado esta heterogeneidad. La variedad de antagonistas de histamina usados fue la explicación más verosímil, pero no pudo confirmarse debido a los diferentes tipos de antihistamínicos usados en los estudios y a la falta de información coherente sobre los resultados según el tipo de exposición al antihistamínico.

Dos de los estudios que usaron cinarizina como comparador no se pudieron combinar; por lo tanto, sólo proporcionaron un análisis descriptivo de su efectividad. La cinarizina fue mucho menos eficaz que la escopolamina pero, en un ensayo alternativo por Hargreaves, los dos fármacos se informaron como "estadísticamente indistinguibles" en la prevención de los síntomas como náuseas y vómitos. Las diferencias informadas no pudieron explicarse, pero quizás el movimiento agresivo (Pingree 1994) interactuó con la acción del fármaco para dar lugar a la eficacia superior de la escopolamina con una reducción comparativa asociada de los efectos secundarios, como gravedad de movimiento aumentada.

Entre los estudios se informaron los efectos adversos, como nivel de somnolencia, visión borrosa, sequedad bucal y mareos. Se observó una tendencia hacia mayor somnolencia cuando la escopolamina se comparó con el placebo, los derivados de escopolamina y los bloqueantes de los canales de calcio. La sequedad bucal y los trastornos visuales se consideraron efectos secundarios periféricos bien documentados de los fármacos anticolinérgicos y no una manifestación de la cinetosis. Por el contrario, los participantes quizá hayan tenido dificultad para distinguir entre los síntomas observados durante la cinetosis y los incluidos en la categoría de efectos adversos. En los estados nauseosos mal definidos por algunos estudios (Hargreaves 1982), la cinarizina tuvo efectos secundarios menos profundos y fue mejor tolerada que la escopolamina.

También es importante observar que varió el método de administración de escopolamina entre los estudios. Había tres vías posibles de administración: oral (comprimidos o líquido), intravenosa y transdérmica; la mitad de los estudios usaron los sistemas de escopolamina transdérmicos y los restantes, los preparados orales, y un estudio probó tanto la vía oral como la intravenosa. El parche transdérmico se usó más frecuentemente para disminuir la relativamente elevada incidencia de efectos adversos observados con otras vías de administración. Más importante aún, la principal diferencia farmacocinética entre estas vías de administración reside en el tiempo requerido para que las concentraciones plasmáticas alcancen niveles terapéuticos. Las vías intravenosa y oral requieren dos horas para que el efecto se mantenga durante seis, y la vía transdérmica necesita aproximadamente ocho horas para que surta efecto durante 72 horas. Además, la dosificación de escopolamina oral administrada a los sujetos varió de 0,1 a 0,9 mg, lo que significaría que los niveles plasmáticos de escopolamina habrían diferido entre estos estudios.

Es importante observar que aunque la escopolamina se consideró eficaz para la prevención de los síntomas de la enfermedad, las cuestiones de calidad metodológica y el pequeño tamaño de las muestras pueden haber limitado la validez de estos resultados. El estudio más amplio incluyó a 179 participantes y seis de los 12 estudios incluyeron a 50 participantes o menos. Ningún estudio investigó la efectividad o la tolerancia de la escopolamina en los niños, y sólo dos estudios incluyeron a participantes mujeres. En los estudios en los que la escopolamina no se encontró más eficaz que un comparador (p.ej., antihistamínicos), la falta de poder estadístico puede haber establecido una conclusión errónea. Además, fue variable la calidad de los ensayos. Hubo muchas oportunidades para el sesgo sistemático ya que sólo una minoría informó un método de asignación al azar apropiado o el ocultamiento de la asignación, aunque la información incompleta no necesariamente significó que estuvo en duda la efectividad de la escopolamina. A pesar de los sesgos potenciales que funcionarían con más probabilidad contra el brazo de intervención, los resultados generales fueron que la escopolamina fue eficaz como un medio para prevenir la cinetosis.

Aparentemente, el número de estudios sobre la efectividad de la escopolamina para tratar o prevenir la cinetosis ha descendido desde su máximo durante los años ochenta. Sólo tres de los estudios incluidos se realizaron en los 15 últimos años. De igual manera, sólo cinco de los 20 estudios excluidos se realizaron en este período. La revisión de los estudios incluidos por orden cronológico no reveló ningún modelo coherente de dosificación, método o comparadores, y la calidad metodológica general no mejoró con el transcurso del tiempo.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Se ha demostrado que el uso de la escopolamina versus placebo es eficaz en la prevención de la cinetosis. No se pueden establecer conclusiones o recomendaciones sobre la efectividad comparativa de la escopolamina y otros agentes, como los antihistamínicos y los bloqueantes de los canales de calcio. Además, no se identificaron ensayos controlados aleatorios que analicen la efectividad de la escopolamina en el tratamiento de los síntomas establecidos de la cinetosis.

Implicaciones para la investigación

La ausencia de pruebas de alta calidad que demuestren la efectividad y la seguridad de la escopolamina para prevenir o tratar la cinetosis en las mujeres y los niños las transforma en una necesidad prioritaria para los estudios futuros. Se necesitan ensayos controlados aleatorios adicionales, bien diseñados y con poder estadístico suficiente para probar la efectividad de la escopolamina comparada con otros tratamientos, incluidas las terapias conductuales y complementarias. El uso de resultados estandarizados, condiciones del movimiento y regímenes terapéuticos y dosis facilitaría la síntesis de ensayos futuros. Todos los ensayos también deben incluir una medida de resultados adversos para disponer de más pruebas y así comparar la seguridad de la escopolamina con otros tratamientos.


AGRADECIMIENTOS

Se agradece a los autores anteriores, Elmer Villaneuva y Vivienne Bernath, por su aporte para el desarrollo de esta revisión. La pregunta clínica surgió de un proyecto financiado por el Programa de Evaluación de Prácticas Generales (General Practice Evaluation Program) (Del Mar 2001)).


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno conocido.


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyAttias 1987 
MethodsRandomised controlled trial comparing adverse effects and efficacy of transdermal scopolamine with placebo for preventing seasickness. 
Participants38 male volunteers aged 20-25 years. 
InterventionsTransdermal scopolamine or identical placebo patches applied prior to a three day cruise. No dosage information was provided. 
OutcomesSubjective ratings of seasickness and adverse effects of treatment. 
NotesAll participants were disallowed drugs or alcohol during the study.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding C. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyBecker 1984 
MethodsRandomised, parallel-arm trial comparing adverse effects and efficacy of transdermal scopolamine with oral meclazine for preventing motion sickness in an artificial sea voyage. 
Participants46 healthy, male marines aged 18 to 27 years. 19 displayed susceptibility to motion sickness in a pre-experiment. 
InterventionsTransdermal scopolamine or oral meclozine tablets taken prior to an artificial sea voyage. 
OutcomesMotion-sickness score. Digestibility of treatment. 
NotesSchulz rating: randomisation B; allocation concealment A; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyBrand 1968 
MethodsRandomised, parallel-arm, controlled trial comparing psycho-physiological effects of scopolamine, cyclizine and placebo in the prevention of motion sickness. 
Participants120 sailors. No information was provided on age or gender. 
InterventionsOral doses of placebo, scopolamine (0.1 mg, 0.42 mg, 0.7 mg) or cyclizine (15 mg or 100 mg) administered prior to various tests. 
OutcomesObjective measurements of salivation, pulse rate, power of accomodation and mental performance. 
NotesSchulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyDornhoffer 2004 
MethodsRandomised, controlled trial comparing the efficacy of scopolamine, lorazepam, meclizine, promethazine and placebo for protecting against motion sickness. 
Participants75 healthy male and female volunteers aged 18 - 44 years, with no neurologic or psychiatric disorders and no known allergies or previous adverse drug reactions. 
InterventionsScopolamine (0.4 mg), lorazepam (1 mg), meclizine (25 mg), promethazine (25 mg) or placebo administered 45 minutes prior to blindfolding and chair rotation. Subjects were required to perform head movements during rotation. 
OutcomesMeasurement of rotation duration until subject requested termination due to motion sickness symptoms, could no longer perform head movements or maximum rotational velocity had been tolerated. 
NotesSubjects were determined to be free of all medication and alcoholic substances 72 hours prior and at time of testing.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentD - Not used 
StudyHargreaves 1982 
MethodsRandomised, parallel-arm trial comparing the efficacy of scopolamine with cinnarizine for preventing sea sickness. 
Participants39 volunteers from the Ocean Youth Club with known susceptibility to seasickness. No information was provided on gender. 
InterventionsEither two 15mg Cinnarizine tablets or one 0.3 mg hyoscine tablet taken one to two hours prior to sailing and thereafter every six to eight hours. 
OutcomesSubjective reporting of efficacy of treatment (not at all; a little or very much) and drowsiness. 
NotesSchulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding C 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyHow 1988 
MethodsRandomised, controlled trial comparing efficacy of transdermal scopolamine with placebo for preventing seasickness in both experienced and inexperienced sailors. 
Participants122 officers and naval men who were either experienced (< 1 year in navy, n = 59) or inexperienced (< 1 year in navy, n = 63). Participant ages ranged from 19 to 45 years. 
InterventionsTransdermal Scopaderm TTS (1.5 mg scopolamine) or identical placebo patches applied 4 hours prior to sailing and then replaced every third day during sea voyage. 
OutcomesSubjective analogue scale measurement of degree of seasickness experienced during previous 24h at 8am every day. 
NotesNo restrictions of food, water or other medications were imposed.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyLaitinen 1981 
MethodsRandomised controlled trial comparing adverse effects and efficacy of scopolamine, scopolamine + ephedrine and placebo for preventing seasickness. 
Participants30 male naval cadets aged 20 to 24 years. Participants with heart disease, hypertension, central nervous system disease, untreated angle closure glaucoma or prostate hypertrophy were excluded. 
InterventionsGelatinous capsules of either scopolamine hydrobromide (0.3 mg), scopolamine hydrobromide + ephedrine hydrochloride (25 mg), or placebo administered 3 times a day at 5-6 hour intervals over 5 days for prophylactic treatment of seasickness during crossing of Baltic and North Seas. 
OutcomesSubjective grading of efficacy of treatment and side effects. 
NotesNo alcohol or central nervous depressants were allowed during the study. Participants were provided with three suppositories of 100 mg pyridoxine hydrochloride as supplementary medication if required.
Schulz rating: randomisation A; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyNuotto 1983 
MethodsThree placebo-controlled randomised trials comparing the psycho-physiological effects of scopolamine and ephedrine in the prevention of motion sickness. 
Participants58 young, healthy male volunteers. 
InterventionsStudy 1: Intravenous scopolamine (7.6 mg / kg) or Intravenous placebo (0.9% Nacl); Studies II and III: oral doses of scopolamine hydrobromide (0.3 mg, 0.9 mg) ephedrine (25 mg), combined scopolamine hydrobromide and ephedrine (0.3 mg + 25 mg; 0.9 mg + 25 mg) or placebo (lactose). 
OutcomesA. Objective measurements of psycho-physiological effects of treatment measured by the following tests: co-ordination, reactive skills, tapping speed, hand co-operation, speed anticipation, body sway, flicker fusion, eso- and exophoria, nystagmus, near point of vision and pupil diameter, memory and learning tasks, digit symbol substitution, Burdon Wiersma, blood pressure and heart rate.
B. Subjective assessments of current state using visual analogue rating scales. 
NotesSchulz rating: randomisation B; allocation concealment A; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyOffenloch 1986 
MethodsRandomised parallel-arm trial comparing transdermal scopolamine with oral antiemetic dimenhydrinate for the prevention of motion sickness. 
Participants20 volunteers (15 male, 5 female) aged 20 to 47 years with proven motion sickness. 
InterventionsTransdermal scopolamine or oral dimenhydrinate taken prior to a one hour flight. 
OutcomesSubjective assessment of therapeutic effectiveness.
Incidence of adverse effects (tiredness, dry mouth, mouth dryness). 
NotesSchulz rating: randomisation B; allocation concealment A; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyPingree 1994 
MethodsRandomised, double-blind trial comparing scopolamine with cinnarizine in the prevention and treatment of seasickness. 
Participants179 healthy male volunteer personnel with a history of seasickness serving on two warships. 
InterventionsProphylactic treatment of seasickness with gelatin capsules containing either scopolamine (or cinnarizine. Treatment was dispensed 4 hours prior to nauseogenic ship motion and continued at 6 hour intervals. Dosage information was not provided. 
Outcomes6 hour intervals of subjective scores for a range of symptoms including: seasickness, headache, stomach awareness, drowsiness, dry mouth, visual disturbance, performance impairment and number of vomiting events. 
NotesSchulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyPrice 1981 
MethodsFour randomised double-blind, placebo-controlled clinical trials in the prevention and treatment of motion sickness. 
Participants161 healthy men and women with a history of motion sickness. Participants ages ranged from 16 to 55 years. 
InterventionsTransdermal scopolamine (0.5 mg) delivered constantly over 72 hours), placebo or oral dimenhydrinate taken either before or during a 7-8 hour cruise. 
OutcomesSubjective reporting of symptoms every 1 or 2 hours during exposure to motion (scale of 0 to 6) and occurrence of dry mouth, drowsiness and blurred vision. 
NotesSubjects who requested extra medication received supplemental medication of 200 micrograms of intramuscular scopolamine hydrobromide.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyTokola 1984 
MethodsRandomised placebo-controlled, double-blind trials comparing efficacy of scopolamine alone or with ephedrine for prevention of seasickness. 
Participants28 healthy naval volunteers. 
InterventionsIdentical capsules of either scopolamine hydrobromide (0.3 mg), scopolamine hydrobromide (0.3 mg) + ephedrine hydrochloride (0.25 mg), or placebo administered 3 hours prior to sailing exercise (of 24 hour duration) and then every 6 hours. 
OutcomesSubjective rating of seasickness and side effects. 
NotesParticipants were provided with five suppositories of pyridoxine hydrochloride 100mg to be taken if necessary. A second trial is reported in this study. This trial is excluded.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyUijdehaage 1993 
MethodsRandomised controlled trial comparing scopolamine with methscopolamine and placebo for physiological parameter measurements and prevention of motion sickness symptoms. 
Participants60 male college students (mean age 19.7 years) who were susceptible to vection-induced motion sickness. Individuals with a history of neurological, cardiovascular or gastrointestinal disorders were not eligible. 
InterventionsSolution of either scopolamine (0.6 mg), meth- scopolamine (2.5 mg) or placebo solution in 100 ml of water taken approximately 1 hour prior to vection-induced motion sickness. 
OutcomesPhysiological measurements taken immediately after ingestion of treatment, after one hour and whilst participant is seated in drum both whilst stationary and in rotation. Subjective motion sickness scores taken every two minutes whilst in motion. 
NotesSubjects were requested to not use any medication, alcohol or drugs 24 hours before testing, not to drink caffeine-containing beverages 12 hours prior and to refrain from smoking, heavy exercise and eating 4 hours prior to testing.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 
Studyvan Marion 1985 
MethodsRansomised, controlled trial comparing the protective effect of transdermal scopolamine with transdermal placebo against motion sickness during a 7 day sea voyage 
Participants49 health sailors aged 17 to 45 years with a previous history of motion sickness. 
InterventionsTransdermal scopolamine (developed to release 0.5 mg constantly over 72 hours) or transdermal placebo applied 4 hours prior to departure on a 7 day sea voyage. Patches were removed after 72 hours. 
OutcomesSubjective record of motion sickness symptoms (cold sweating, pallor, nausea and vomiting), drowsiness and ability to perform tasks on a visual analog scale on days 1, 2, 3, 4 and 6.
Subjective reporting of side effects.
Objective phyiological measurements recorded on days 1, 4 and 6.
Performance on an information processing task the day prior to departure and on Day 1. 
NotesNo restraints in washing or bathing were imposed. Subjects received 50 mg cyclizine tablets as supplemental medication on request.
Schulz rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
Allocation concealmentB - Unclear 


Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Aizikov 1985 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions 
Bodo 1982 ALLOCATION
Not randomised 
Brand 1967 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Brand 1969 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Cipriani 1987 ALLOCATION
Randomised

PARTICIPANTS
Included patients with peripheral vestibular vertigo, not motion sickness 
Cirillo 1986 ALLOCATION
Not randomised 
Estrada 2007 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Galle 1988 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions 
Glaznikov 1992 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions

PARTICIPANTS
Included participants with lowered vestibule-vegetative equilibrium 
Gordon 2001 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Gowans 2000 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Hordinsky 1982 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Howland 2006 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Ilyina 1986 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions 
Klocker 2001 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Norfleet 1992 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Pyyko 1984 ALLOCATION
Cross-over design was used 
Sabato 1987 ALLOCATION
No control group present 
Vigliano 1986 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions 
Vigliano 1987 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions 
Wang 1990 ALLOCATION
No mention of how subjects were assigned to treatment conditions 
Wolf 1987 ALLOCATION
Not randomised 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Attias 1987{Solo datos publicados}
Attias J, Gordon C, Ribak J, Binah O, Rolnick A. Efficacy of transdermal scoplamine against seasickness: a 3-day study at sea. Aviation, Space and Environmental Medicine 1987;58:60-2.

Becker 1984{Solo datos publicados}
Becker G, Goossens H, Seemann K, Souchon F, Weitz Th. Prevention of motion sickness with a transdermal therapeutic system containing scopolamine. A randomized, comparative double-blind study in the German Federal Navy [Kinetoseprophylaxe mit TTS-Scopolamin. Une randomisierte, vergleichende Doppelblinstudie bei der Bundesmarine]. Deutsche Medizinische Wochenschrift 1984;109:1881-5.

Brand 1968{Solo datos publicados}
Brand JJ, Colquhoun WP, Perry WLM. Side-effects of 1-hyoscine and cyclizine studies by objective tests. Aerospace Medicine 1968;39:999-1002.

Dornhoffer 2004{Solo datos publicados}
Dornhoffer J, Chelonis JJ, Blake D. Stimulation of the semicircular canals via the rotary chair as a means to test pharmacologic countermeasures for space motion sickness. Otology and Neurotology 2004;25:740-745.

Hargreaves 1982{Solo datos publicados}
Hargreaves J. The prophylaxis of seasickness. A comparison of cinnarizine with hyoscine. New Zealand Medical Journal 1982;226:160-1.

How 1988{Solo datos publicados}
How J, Lee PS, Seet LC, Tan PK. The Republic of Singapore Navy's Scopoderm TTS Study: results after 2,200 man-days at sea. Aviation, Space and Environmental Medicine 1988;59:646-50.

Laitinen 1981{Solo datos publicados}
Laitinen LA, Tokola O, Gothoni G, Vapaatalo H. Scopolamine alone or combined with ephedrine in seasickness: a double blind, placebo-controlled study. Aviation, Space and Environmental Medicine 1981;52:6-10.

Nuotto 1983{Solo datos publicados}
Nuotto E. Psychomotor, physiological and cognitive effects of scopolamine and ephedrine in healthy man. European Journal of Clinical Pharmacology 1983;24:603-9.

Offenloch 1986{Solo datos publicados}
Offenloch K. Comparative in-flight study of a scopolamine containing membrane plaster versus dimenhydrinate under defined acceleration conditions [Vergleichende Inflight-Untersuchung eines Scopolamin-haltigen Membranpflasters versus Dimenhydrinat unter definierten Beschleunigungsreizen]. Aezneimittelforschung 1986;36:1401-6.

Pingree 1994{Solo datos publicados}
Pingree BJW, Pethybridge RJ. A comparison of the efficacy of cinnarizine with scopolamine in the treatment of seasickness. Aviation, Space and Environmental Medicine 1994;65:597-605.

Price 1981{Solo datos publicados}
Price NM, Schmitt LG, McGuire J, Shaw JE, Trobough G. Transdermal scopolamine in the prevention of motion sickness at sea. Clinical Pharmacology and Therapeutics 1981;29:414-9.

Tokola 1984{Solo datos publicados}
Tokola O, Laitinen LA, Aho J, Gothoni G, Vapaatalo H. Drug treatment of motion sickness: scopolamine alone and combined with ephedrine in real and simulated situations. Aviation, Space, and Environmental Medicine 1984;55:636-41.

Uijdehaage 1993{Solo datos publicados}
Uijdehaage SHJ, Stern RM, Koch KL. Effects of scopolamine on autonomic profiles underlying motion sicknes susceptibility. Aviation, Space and Environmental Medicine 1993;64:1-8.

van Marion 1985{Solo datos publicados}
van Marion WF, Bongaerts MCM, Christiaanse JC, Hofkamp HG, van Ouwerkerk W. Influence of transdermal scopolamine on motion sickness during 7 days' exposure to heavy seas. Clinical Pharmacology and Therapeutics 1985;38:301-305.


Aizikov 1985
Aizikov GS. Effect of experimental motion sickness on prostrotatory nystagmus and the illusion of the counterrotation. Kosmicheskaia Biologiia i Aviakosmicheskaia Meditsina 1985;19:89-91.

Bodo 1982
Bodo D, Kotovskaia AR, Galle RR, Gavrilova LN, Gusakova GA. Effectiveness of the preparation Gavinton in preventing motion sickness. Kosmicheskaia Biologiia i Aviakosmicheskaia Meditsina 1982;16:49-51.

Brand 1967
Brand JJ, Colquhoun WP, Gould AH, Perry WLM. Hyoscine and cyclizine as motion sickness remedies. British Journal of Pharmacology and Chemotherapy 1967;30:463-469.

Brand 1969
Brand JJ. A comparison of the effects of hyoscine and amylobarbitone sodium on measurements of post-rotational turning sensation and nystagmus. Acta oto-laryngologica 1969;68:427-434.

Cipriani 1987
Cipriani G, Perazzetti F, Di Luzio Paparetti U, Cipriani GC. A double blind study using transdermal scopolamine for peripheral vestibular vertigo [Studio clinico in doppio cieco sull'utilizzazione della scopolamina per via transdermica nella vertigine vestibolare periferica]. Valsalva 1987;63:58-62.

Cirillo 1986
Cirillo B, Sabato F, Vigliano R. Seasickness prevention and therapy [La naupatia: prevenzione e terapia]. Annalis di Medicina Navale 1986;91:161-70.

Estrada 2007
Estrada A, LeDuc PA, Curry IP, Phelps SE, Fuller DR. Airsickness prevention in helicopter passengers. Aviation Space and Environmental Medicine 2007;78(4):408-13.

Galle 1988
Galle RR. Evaluation of the effectiveness of drugs for prevention of motion sickness. Kosmicheskaia Biologiia i Aviakosmicheskaia Meditsina 1988;22:90-4.

Glaznikov 1992
Glaznikov LA, Yanov Yu K, Butko Yu D, Shutov EB. On pharmacoprophylaxis of motion disease syndrome occurring. Zhurnal Ushnykh, Nosovykh i Gorlovykh Boleznei 1992;52:31-7.

Gordon 2001
Gordon CR, Gonen A, Nachum Z, Doweck I, Spitzer O, Shupak A. The effects of dimenhydrinate, cinnarazine and transdermal scopolamine on performance. Journal of Psychopharmacology 2001;15:167-72.

Gowans 2000
*Gowans J, Matheson A, Darlington CL, Smith PF. The effects of scopolamine and cyclizine on visual-vestibular interaction in humans. Journal of Vestibular Research 2000;10:87-92.

Hordinsky 1982
Hordinsky JR, Schwartz E, Beier J, Martin J, Aust G. Relative efficacy of the proposed space shuttle antimotion sickness medications. Acta Astronautica 1982;9:375-383.

Howland 2006
Howland J. Effects of Transdermal Scopolamine on Occupational Performance. www.clinicaltrials.gov. 2006.

Ilyina 1986
Ilyina SL, Sabaev VV, Shashkov VS, Karsanova SK. The effect of pharmacological agents preventing the 'motion sickness syndrome' on the cardiovascular system in modelling the early period of adaption to weightlessness. Farmakologiya i Toksikologiya 1986;49:90-5.

Klocker 2001
*Klocker N, Hanschke W, Toussaint S, Verse T. Scopolamine nasal spray in motion sickness: a randomised, controlled, and crossover study for the comparison of two scopolamine nasal sprays with oral dimenhydrinate and placebo. European Journal of Pharmaceutical Sciences 2001;13:227-32.

Norfleet 1992
Norfleet WT, Degioanni JJ, Calkins DS, Reschke MF, Bungo MW, Kutyna FA, Homick JL. Treatment of motion sickness in parabolic flight with buccal scopolamine. Aviation, Space and Environmental Medicine 1992;63:46-51.

Pyyko 1984
*Pyykko I, Padoan S, Schalen L, Lyttkens L, Magnusson M, Henriksson NG. The effects of TTS-Scopolamine, dimenhydrinate, lidocaine, and tocainide on motion sickness, vertigo, and nystagmus. Aviation, Space and Environmental Medicine 1985;56:777-82.

Pyykko I, Schalen L, Jantti V. Transdermally administered scopolamine vs. dimenhydrinate. I. Effect on nausea and vertigo in experimentally induced motion sickness. Acta Otolaryngol (Stockholm) 1985;99:588-96.

Pyykko I, Schalen L, Jantti V, Magnusson M. A reduction of vestibulo-visual integration during transdermally administered scopolamine and dimenhydrinate. Acta Otolaryngolica (Stockholm) 1984;406(Suppl):167-73.

Pyykko I, Schalen L, Matsuoka I. Transdermally administered scopolamine vs. dimenhydrinate. II. Effect on the different types of nystagmus. Acta Otolaryngol (Stockholm) 1985;99:597-604.

Sabato 1987
Sabato F, Vigliano R, Cirillo V. Treatment of motion sickness with scopolamine by the transdermal route [Trattamento della naupatia mediante scopolamina somministrata per via transdermica]. Annali di Medicina Navale 1987;92:111-6.

Vigliano 1986
Vigliano R, Cirillo V, Sabato F, Cattoni M. Seasickness prevention using scopolamine (TCS mode), and placebo [Trattamento preventivo della naupatia con scopolamina per via transcutanea (TTS), dimenidrinato e placebo]. Annali di Medicina Navale 1986;91:153-60.

Vigliano 1987
Vigliano R, Cirillo V, Sabato F, Cattoni M. Prevention of sea sickness with transdermal scopolamine, dimenhydrinate and a placebo. Gazzetta Medica Italiana Archivio Per Le Scienze Mediche 1987;146:391-4.

Wang 1990
Wang E. Transdermal therapeutic system of (TTS-S) in the prevention of sea sickness and its mechanism of action. Zhonghua Er Bi Yan Hou Ke Za Zhi 1990;25:299-302, 319.

Wolf 1987
Wolf M, Kronenberg J, Leventon G. Comparison of transdermal scopolamine and dimenhydrinate in acute vestibular disease. Harefua 1987;113:65-66.


Antuano 1989
Antuano MJ, Hernandez JM. Incidence of airsickness among military parachutists. Aviation, Space and Environmental Medicine 1989;60:792-7.

Del Mar 2001
Del Mar CB, Silagy CA, Glasziou PP, Weller D, Spinks A, Bernath V, Anderson JN, Hilton DJ, Sanders SL. Feasibility of an evidence-based literature search service for general practitioners. The Medical Journal of Australia 2001;175:134-7.

Higgins 2003
Higgins JPT, Thompson SG, Deeks JJ, Altman DG. Measuring inconsistency in meta-analyses. British Medical Journal 2003;327:556-560.

Lawther 1988
Lawther A, Griffin MJ. A survey of the occurrence of motion sickness amongst passengers at sea. Aviation, Space and Environmental Medicine 1988;59:399-406.

Oman 1990
Oman CM. Motion sickness: a synthesis and evaluation of the sensory conflict theory. Canadian Journal of Physiology and Pharmacology 1990;68:294-303.

Reason 1970
Reason JT. Motion sickness: a special case of sensory rearrangement. Advancement of Science 1970;26:386-93.

Reason 1975
Reason JT, Brand JJ. Motion Sickness. London: Academic Press, 1975.

Schultz 1995
Schultz KF, Chalmers I, Hayes RJ, Altman DG. Empirical evidence of bias. Dimensions of methodological quality associated with estimates of treatment effects in controlled trials. JAMA 1995;273:408-12.

Ungs 1988
Ungs TJ. Simulator induced syndrome in Coast Guard aviators. Aviation, Space and Environmental Medicine 1988;59:267-72.

Yardley 1992
Yardley L. Motion sickness and perception: a reappraisal of the sensory conflict approach. British Journal of Psychology 1992;83(4):449-71.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio


COMENTARIOS Y CRITICAS
Comment 18/07/06

Resumen:

Feedback:

1. The review does not examine how the effects of scopolamine (S) vary with the route of administration and the dose, nor does it describe the time course of the effects - although data relevant to these aspects are reported in most or all the included studies.

2. Doses and the timing of observations made in the studies are not given in the Table of Characteristics of included studies. They are needed to make clear what was done. Where doses are mentioned it is not stated whether they refer to S base, or to S hydrobromide - that makes a big difference.

3. The clinical pharmacology of S needs to be considered in the discussion. Four papers with relevant data, some of which should be included in the review, are:

a) Herxheimer A. A comparison of some atropine-like drugs in man. Br J Pharmacol 1958;13,184-192. This study measured effects of three different doses of S given subcutaneously in healthy people, using an incomplete block design.
b) Brand JJ et al. Hyoscine and cyclizine as motion sickness remedies. Br J Pharmacol 1967;30, 463.
c) Brand JJ et al. Side-effects of l-hyoscine and cyclizine studied by objective tests. Aerospace Med 1968; 39, 999.
d) Brand JJ, Whittingham P. Intramuscular hyoscine in control of motion sickness. Lancet 1970; 2, 232.

4. The review does not consider whether and how succesive trials learnt [or failed to learn] from or built on earlier ones. Did they address new questions? Did the method improve? Why were they done? It would be useful to highlight this by arranging the studies in chronological rather than alphabetical order.

5. The implications for research are rather vague. It would be helpful if the authors specified more precisely what are the most urgent questions that require research.

Contestación del autor:

Response to comment 1 and 2.

We have now included additional details in the Characteristics of Included Studies that describes the timing and dosage information where available for each study. We did not do sub-group analyses of these alternative administration methods due to small numbers.

Response to comment 3.

We located each of the suggested studies however none of them were able to be included in the review due to the pre-established inclusion criteria. We have included comments on methods of delivery of scopolamine in the Discussion section of the review.

Response to comment 4.

We were unable to rearrange the order in which the studies appear in the inclusions table, however we have added a section to the discussion which comments on when the included studies were conducted and whether any changes occurred over time.

Response to comment 5.

We have re-written this section.

Colaboradores:

Name: Andrew Herxheimer
Email Address: a@herxheimer.net
Personal Description: Occupation Clinical Pharmacologist



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 Prevención de los síntomas de la enfermedad (náuseas)
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Escopolamina versus placebo5165Riesgo Relativo (efectos aleatorios) IC del 95%0.47 [0.31, 0.71]
02 Escopolamina versus escopolamina + efedrina240Riesgo Relativo (efectos aleatorios) IC del 95%0.70 [0.39, 1.26]
02 Prevención de los vómitos
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Escopolamina versus escopolamina + efedrina240Riesgo Relativo (efectos aleatorios) IC del 95%1.31 [0.28, 6.00]
03 Evento adverso: somnolencia
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Escopolamina versus placebo260Riesgo Relativo (efectos aleatorios) IC del 95%1.42 [0.79, 2.56]
04 Eventos adversos: visión borrosa
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Escopolamina versus placebo289Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%2.73 [0.89, 8.37]


CARÁTULA
Titulo

Escopolamina (hioscina) para la prevención y el tratamiento de la cinetosis

Autor(es)

Spinks AB, Wasiak J, Villanueva EV, Bernath V

Contribución de los autores

Vivienne Bernath: búsqueda de literatura, desarrollo de la revisión, aprobación del documento final.

Anneliese Spinks: selección de estudios, extracción de datos, análisis estadístico, redacción de ponencias escritas, desarrollo de la revisión, aprobación del documento final, responsable del artículo.

Elmer Villanueva: selección de estudios, obtención de datos, análisis estadístico, redacción de ponencias escritas, desarrollo de la revisión, aprobación del documento final.

Jason Wasiak: selección de estudios, redacción de ponencias escritas, desarrollo de la revisión, actualización de la revisión, aprobación del documento final.

Número de protocolo publicado inicialmente2000/4
Número de revisión publicada inicialmente2004/3
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente23 mayo 2007
Cambios más recientes 2 estudios nuevos incluidos: Dornhoffer 2004van Marion 1985 Se localizaron seis estudios adicionales para seleccionarlos y luego se los excluyó: Brand 1967Brand 1969Hordinsky 1982Norfleet 1992Pyykko 1984 (cuatro artículos de revistas separados)Wolf 1987
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidos18 mayo 2007
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Jason Wasiak
Senior Research Officer
Victorian Adult Burns Service
The Alfred Hospital
Commercial Road
Prahran
Melbourne
3004
Victoria
AUSTRALIA
tel: +61 3 9276 2499
J.Wasiak@alfred.org.au
fax: +61 3 9276 6568
Número de la Cochrane LibraryCD002851
Grupo editorialCochrane Ear, Nose and Throat Disorders Group
Código del grupo editorialHM-ENT


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • No se suministraron las fuentes de financiación
Recursos internos
  • No se suministraron las fuentes de financiación

Palabras clave
Títulos de Temas Médicos (MeSH)
Adult; Child; Motion Sickness [drug therapy] [prevention & control]; Muscarinic Antagonists [adverse effects] [therapeutic use]; Randomized Controlled Trials; Scopolamine [adverse effects] [therapeutic use]; Treatment Outcome

Mesh check words: Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.