Pulse aquí para volver atrás
¡Nuevo!

Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Apósitos para las quemaduras superficiales y de espesor parcial

Wasiak Jason, Cleland Heather, Campbell Fiona
Fecha de la modificación significativa más reciente: 07 de agosto de 2008

Esta revisión debería citarse como: Wasiak Jason, Cleland Heather, Campbell Fiona. Apósitos para las quemaduras superficiales y de espesor parcial (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

La lesión producida por una quemadura aguda es compleja y evoluciona. Las quemaduras extensas producen, además del daño tisular local, consecuencias sistémicas. El tratamiento de las lesiones por quemadura de espesor parcial tiene como objetivo promover la curación, y para ello actualmente se cuenta con una amplia variedad de apósitos. Los progresos tecnológicos y los avances de la comprensión de la curación de las lesiones han llevado al desarrollo de nuevos apósitos. La selección de los apósitos se debe basar en sus efectos curativos, pero también debe considerarse la facilidad de su colocación y extracción, los requisitos para el cambio del apósito, el coste y la comodidad de los pacientes.

Objetivos

Evaluar los efectos de los apósitos para las lesiones por quemaduras superficiales y de espesor parcial.

Estrategia de búsqueda

Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (búsqueda 29/5/08); Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) - The Cochrane Library, número 2, 2008; Ovid MEDLINE - 1950 hasta mayo, semana 3, 2008; Ovid EMBASE - 1980 hasta 2008, semana 21 y Ovid CINAHL - 1982 hasta mayo, semana 4, 2008.

Criterios de selección

Todos los ensayos controlados con asignación al azar (ECAs) que evaluaron los efectos de los apósitos para las lesiones por quemaduras superficiales y de espesor parcial.

Recopilación y análisis de datos

Dos autores, de forma independiente, utilizaron los formularios estandarizados para extraer los datos. Se evaluó la validez interna de cada ensayo y las diferencias se resolvieron mediante discusión.

Resultados principales

En esta revisión se incluyeron un total de 26 ECAs, que en su mayoría eran metodológicamente deficientes. Varios apósitos parecen ser algo más beneficiosos que otros productos para el tratamiento de las quemaduras superficiales y de espesor parcial. Este beneficio está relacionado con el tiempo hasta la cicatrización de la herida, el número de cambios de apósitos y el nivel de dolor experimentado. El uso de apósitos biosintéticos está relacionado con la disminución del tiempo hasta la curación y del dolor durante los cambios de apósitos. El uso de sulfadiazina de plata (SDP) como un comparador de la duración total del tratamiento en las lesiones por quemadura necesita ser reconsiderado, ya que varios estudios han demostrado que en los pacientes tratados con apósitos de SDP se retrasa la cicatrización de la herida y se necesitan más aplicaciones de apósitos.

Conclusiones de los autores

Existen escasos ECAs de alta calidad sobre los apósitos para las lesiones por quemadura superficial y de espesor parcial. Los estudios resumidos en esta revisión evaluaron varias intervenciones y diversos comparadores y variables principales de evaluación clínica. A pesar de algunos resultados potencialmente positivos, las pruebas, que se derivan en gran parte de ensayos con deficiencias metodológicas, son de utilidad limitada para ayudar a los médicos a elegir los tratamientos apropiados.

Esta revisión debería citarse como:
Wasiak Jason, Cleland Heather, Campbell Fiona Apósitos para las quemaduras superficiales y de espesor parcial (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

Las quemaduras superficiales son las que incluyen la capa de la piel epidérmica y las quemaduras de espesor parcial incluyen el daño más profundo a estructuras como los vasos sanguíneos y los nervios. Hay muchos materiales de apósito disponibles para tratar estas quemaduras, pero ninguno tiene pruebas sólidas para apoyar su uso. Las pruebas de los ensayos pequeños, muchos con limitaciones metodológicas, indican que las quemaduras superficiales y de espesor parcial pueden tratarse con apósitos hidrocoloidales, de nylon de silicona, antimicrobianos (con plata), de lámina de poliuretano y biosintéticos. No hay pruebas para apoyar el uso de la sulfadiazina de plata.


ANTECEDENTES
Descripción de la enfermedad

Las lesiones por quemadura ocurren en todos los grupos etarios, se deben a muchas causas y pueden variar desde las muy pequeñas, en las que es suficiente el autotratamiento o ningún tratamiento, hasta las más graves que requieren cuidados intensivos del mayor nivel y tratamiento quirúrgico. Por lo tanto, los pacientes que sufren lesiones por quemadura presentan un amplio espectro de gravedad de la lesión, de acuerdo con su profundidad y el área de superficie corporal afectada. Esta diversidad de lesiones dificulta la descripción precisa del número de personas que padecen lesiones por quemadura cada año, sólo las más graves son causa de ingreso al hospital y son las lesiones por quemadura menos frecuentes (Burd 2005).

Las quemaduras de espesor total abarcan todas las capas de la piel y pueden extenderse a las estructuras profundas como músculos y huesos. Una quemadura superficial incluye sólo la capa epidérmica de la piel, mientras que las quemaduras de espesor parcial dañan las estructuras más profundas de la piel como los vasos sanguíneos, los nervios y los folículos pilosos. A pesar de que causan dolor y molestia considerables y debido a su relativa frecuencia, estos tipos de quemaduras pueden sanar sin la necesidad de una intervención quirúrgica y, si sólo incluyen áreas relativamente pequeñas, pueden ser tratadas con seguridad como pacientes ambulatorios. Estos son los tipos de lesiones por quemadura objeto de esta revisión.

Es importante evaluar exactamente la profundidad de la quemadura para tomar la decisión terapéutica correcta. La mayoría de las quemaduras extensas son una mezcla de lesiones de diferente profundidad y la profundidad de la quemadura puede cambiar y ser más profunda después de la lesión inicial (Hettiaratachy 2004)). El tratamiento de las lesiones por quemadura puede tener una considerable influencia sobre el tiempo requerido para su curación. Asegurar que el tratamiento de la lesión promueva la curación influirá en la calidad y en la apariencia de la cicatriz a largo plazo, y también reducirá el riesgo de infección de la lesión por quemadura. Las lesiones superficiales y de espesor parcial pueden progresar hacia una quemadura más profunda si la lesión se seca o se infecta.

Descripción de la intervención

Existen apósitos de numerosos materiales para el tratamiento de las quemaduras de espesor parcial, y el más frecuente es la combinación de gasa impregnada de parafina con una capa de algodón absorbente (Hudspith 2004)). La crema de sulfadiazina de plata (SDP) también se ha usado frecuentemente en el tratamiento de lesiones por quemadura desde 1968 para disminuir el riesgo de infección de la lesión. Estos apósitos convencionales, sin embargo, tienden a adherirse a la superficie de la lesión (Thomas 1995) y la necesidad de cambios frecuentes daña las superficies epitelizadas recientemente y retrasa la curación. También se considera que la crema de sulfadiazina de plata retrasa la cicatrización de la herida debido a un efecto tóxico sobre la regeneración de los queratinocitos (Wasiak 2005)).

Las limitaciones de los apósitos convencionales, los progresos tecnológicos y los avances de la comprensión de la curación de las lesiones han llevado a una expansión enorme de la gama de opciones de apósitos que se pueden usar en las quemaduras menores. Las lesiones por quemadura pueden perder grandes cantidades de líquido mediante la evaporación y la exudación, por lo tanto los apósitos deben absorber el líquido pero también mantener una alta humedad en el sitio de la lesión para favorecer la granulación y ayudar a la epitelización. El apósito para la quemadura debe proporcionar una barrera a las bacterias para prevenir el ingreso de la infección en la lesión o que se transmita a partir de la lesión. Los apósitos para las quemaduras también deben poseer características mecánicas que se adapten al movimiento (Quinn 1985))

El rango de apósitos ahora disponible puede subcategorizarse en diferentes tipos en base a los materiales usados en su fabricación (Queen 1987)). Estas subcategorías pueden incluir; láminas, espumas, compuestos, sprays y geles. También se encuentran como una alternativa a los apósitos tradicionales de gasa, los reemplazos biológicos de la piel y los sustitutos cutáneos producidos por bioingeniería, que incluyen productos autólogos cultivados y no cultivados, y los apósitos cutáneos biosintéticos más recientes, disponibles para obtener una cobertura fisiológica de la lesión hasta que se haya reparado la epidermis. Los detalles adicionales de estas categorías de apósitos son los siguientes:

1. Apósitos hidrocoloidales

Los apósitos hidrocoloidales contienen diversos constituyentes como gelatina, pectina y carboximetil celulosa de sodio en una matriz de polímero adhesivo. Estos apósitos forman un gel cuando su capa interna entra en contacto con el exudado, lo que a su vez facilita el desbridamiento autolítico de la lesión. Ejemplos de un apósito hidrocoloidal son el Comfeel (Coloplast) y DuoDerm (ConvaTec) (Lawrence 1997)).

2. Apósitos de láminas de poliuretano

Las películas de poliuretano son láminas transparentes cubiertas de adhesivos que se aplican directamente a la lesión. Son permeables al vapor de agua, el oxígeno y el dióxido de carbono, pero no al agua o las bacterias. Según la magnitud de la exudación, los apósitos pueden mantenerse sobre la lesión durante varios días. Los apósitos en láminas son apropiados para las lesiones con exudados ligeros (Lawrence 1997)). Dos ejemplos de láminas de poliuretano son el OpSite (Smith & Nephew) o Tegaderm (3M Company).

3. Apósitos de hidrogel

Los apósitos de hidrogel son geles con alto contenido de agua que contienen polímeros insolubles. Sus constituyentes son carboximetilcelulosa modificada, hemicelulosa, agar, glicerol y pectina. A diferencia de los apósitos en láminas, tienen la capacidad de absorber líquidos, y por lo tanto pueden incorporar parte del exudado de la lesión. Su propiedad de aportar líquido también puede ayudar al desbridamiento de la lesión y al mantenimiento de un ambiente húmedo en la lesión. Los hidrogeles están disponibles en forma amorfa (un gel flojo) y en forma de láminas, en la que el gel se presenta con una macroestructura tridimensional fija. Los hidrogeles amorfos incluyen productos como IntraSite (Smith & Nephew) y Solugel, mientras que los hidrogeles en lámina incluyen Aqua clear and Nu-gel (Johnson & Johnson).

4. Apósitos de nylon con cubierta de silicona

Este grupo de apósitos consiste en una red de poliamida flexible recubierta con compuestos no biológicos que contienen silicona. Actúan como una capa en contacto directo con la lesión y su estructura en malla permite el drenaje del exudado de la superficie quemada. Funcionan principalmente como un apósito no adhesivo y por lo tanto reducen el daño potencial durante los cambios de apósito. Un ejemplo incluye Mepitel (Mölnlycke)(Walmsley 2002)).

5. Apósitos biosintéticos sustitutos de la piel

Los apósitos biosintéticos sustitutos de la piel son un grupo de materiales que se han desarrollado para imitar la función de la piel al reemplazar la epidermis o la dermis, o ambas. En términos generales, los sustitutos epidérmicos fabricados permiten la re-epitelización y el intercambio de gases y líquidos, que a su vez proporciona protección contra el arribo de bacterias y cobertura mecánica (Demling 2000)). Los ejemplos incluyen Biobrane (Dow Hickam/Bertek Pharmaceuticals) y Trans Cyte (Advanced Tissue Sciences) (Walmsley 2002)).

6. Apósitos antimicrobianos (que contienen plata y iodo)

Los apósitos antimicrobianos sirven para tratar la carga biológica de la lesión: se considera que reducen el riesgo de infección invasiva al disminuir la colonización bacteriana de las lesiones. Los productos especializados que contienen antimicrobianos incluyen el rango de Acticoat (que suministra plata nano-cristalina) y el rango Iodosorb (iodo cadexómero). Actualmente se han fabricado varios productos con contenido de plata, como; Contreet (Hidrocoloidal con plata), Avance (Espuma con plata) y Aquacel Ag (Apósito de fibras con plata, ConvaTec).

7. Apósitos de fibra

Los apósitos de fibra como los apósitos de alginato de calcio son absorbentes, biodegradables y son derivados de algas marinas. Los apósitos de alginato pueden ayudar a mantener un microambiente húmedo que favorece la curación, al mismo tiempo que limita las secreciones de la lesión y reducen la contaminación bacteriana. Son útiles en las lesiones con exudado de moderado a intenso. El alginato se puede eliminar con una irrigación con solución salina, que reduce la interferencia con el proceso curativo y puede aliviar el dolor que experimentan los pacientes. Algunos ejemplos de apósitos de alginato son: Algosteril (Johnson &Johnson), Comfeel Alginate Dressing (Coloplast), Carrasorb H (Carrington Laboratories), Kaltostat (ConvaTec) (Walmsley 2002)).

8. Almohadillas para el recubrimiento de la lesión

Este grupo incluye apósitos simples no adhesivos, apósitos de viscosa tejida (p.ej. N/A Dressing - Johnson and Johnson), apósitos de tul y gasa. Generalmente se presentan como almohadillas de algodón tejido que se aplican directamente a la superficie de la herida. Pueden no contener fármacos (p.ej. apósito de gasa parafinada) o contenerlos (p.ej. con iodo povidona o clorhexidina).

Por qué es importante realizar esta revisión

A pesar del aumento de los tipos de apósitos disponibles todavía se usan frecuentemente los apósitos tradicionales de gasa impregnada con parafina y el algodón absorbente o la gasa (Hudspith 2004)). Los apósitos de parafina y gasa son relativamente económicos. En muchas partes del mundo donde los recursos para tratar las quemaduras son limitados, aun los apósitos médicos simples pueden no estar disponibles. En estas circunstancias, las lesiones pueden tratarse con diversos materiales, como las hojas de plátano o la cáscara de la papa. Además, también se practica frecuentemente el tratamiento abierto de las lesiones por quemadura. Esta revisión no aborda la eficacia de estos últimos métodos. La finalidad de esta revisión es establecer si alguno de los apósitos, entre todos los tipos actualmente disponibles comercialmente, es más efectivo para favorecer la curación y disminuir el malestar y la infección de los pacientes con quemaduras superficiales y de espesor parcial.


OBJETIVOS

El objetivo de esta revisión fue evaluar los efectos de los apósitos para las lesiones por quemadura para el tratamiento de las quemaduras superficiales y de espesor parcial.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Se incluyeron todos los ensayos controlados con asignación al azar (ECAs) que evaluaron los efectos de los apósitos para lesiones por quemadura usados en el tratamiento de las quemaduras superficiales y de espesor parcial.

Tipos de participantes

Está dirigida a las personas de cualquier edad con una quemadura superficial o de espesor parcial determinado por evaluación clínica o evaluación objetiva, o ambas, que necesitó tratamiento en cualquier contexto de asistencia sanitaria. No se incluyeron ensayos que reclutarn personas con quemaduras de espesor total.

Tipos de intervención

Se incluyó cualquier apósito usado sólo y en combinación para tratar quemaduras superficiales y de espesor parcial. Los grupos de productos considerados incluían:

  • Apósitos hidrocoloidales;
  • Apósitos de láminas de poliuretano;
  • Apósitos de hidrogel;
  • Apósitos de nylon con cubierta de silicona;
  • Apósitos de sustitutos cutáneos biosintéticos;
  • Apósitos antimicrobianos (que contienen plata y iodo);
  • Apósitos de fibra
  • Almohadillas para el recubrimiento de la lesión.

Se excluyeron los fármacos cutáneos tópicos, los reemplazos cutáneos biológicos y los productos cutáneos autólogos de bioingeniería cultivados y no cultivados, porque estos productos tienden a ser usados en las personas con quemaduras dérmicas profundas y de espesor total, las que no están incluidas en los objetivos de esta revisión. Se excluyeron los ensayos que consideraron el tratamiento de las quemaduras en las manos; esta decisión se tomó post hoc ya que se consideró que el régimen de tratamiento de este tipo particular de quemadura era diferente debido al sitio anatómico.

Tipos de medidas de resultado

Los estudios fueron elegibles para su inclusión sí informaban cualquiera de las siguientes medidas de resultado:

Medidas de resultado primarias

Tiempo hasta completar la cicatrización de la herida/proporción de lesiones curadas por completo durante un período especificado de tiempoCambio del área de superficie de la lesión con el transcurso del tiempo/proporción de las lesiones en parte sanadas en un período especificado de tiempo

_____Medidas de resultado secundarias

Número de cambios de apósitosCoste de los apósitosNivel del dolor asociado con la colocación y extracción del apósito, o ambosPercepción del paciente, nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósitoCalidad de vidaDuración de la estancia hospitalariaNecesidad de cirugíaIncidencia de infecciónEventos adversos


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Wounds Group

Búsquedas electrónicas

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos:

  • El Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (búsqueda 29/5/08)
  • Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL) (The Cochrane Library, Número 2 2008
  • Ovid MEDLINE - 1950 hasta mayo, semana 3, 2008
  • Ovid EMBASE - 1980 hasta 2008, semana 21
  • Ovid CINAHL - 1982 hasta mayo, semana 4, 2008

La siguiente estrategia de búsqueda se utilizó para CENTRAL y se modificó según fue apropiado para las otras bases de datos:

#1 MeSH descriptor Bandages, Hydrocolloid explode all trees
#2 hydrocolloid* or askina or biofilm or combiderm or comfeel or cutinova or duoderm or duoderm or (hydroactive NEXT gel*) or granuflex or hydrocoll or replicare or tegasorb or sureskin or hydrofibre or hydrofiber or aquacel
# 3MeSH descriptor Alginates explode all trees
#4 alginate NEXT dressing*
#5 alginate* or calcium or algosteril or kaltostat or melgisorb or seasorb or sorbalgon or sorbsan or tegagen or “algisite M”
#6 foam NEXT dressing*
#7 allevyn or avance or biatain or cavi-care or flexipore or lyofoam or spyrosorb or tielle or mepilex
#8 MeSH descriptor Hydrogels explode all trees
#9 hydrogel* or aquaform or debrisan or geliperm or granugel or hydrosorb or novogel or nu-gel or "nu gel" or purilon or sterigel
#10 film or films or arglaes or omiderm or polyurethane or tegaderm or opsite
#11 MeSH descriptor Occlusive Dressings explode all trees
#12 paraffin NEAR gauze
#13 paranet or paratulle or unitulle or jelonet or bactigras or cuticerin or adaptic or atrauman
#14 "retention tape" or hypafix or mefix or fixamul
#15 biosynthetic NEAR substitute*
#16 (biosynthetic NEAR dressing*)
#17 transcyte or biobrane
#18 (antimicrobial NEXT dressing*) or acticoat
#19 (#1 OR #2 OR #3 OR #4 OR #5 OR #6 OR #7 OR #8 OR #9 OR #10 OR #11 OR #12 OR #13 OR #14 OR #15 OR #16 OR #17 OR #18)

La búsqueda en MEDLINE () se combinó con la estrategia de búsqueda altamente sensible de Cochrane (Cochrane Highly Sensitive Search Strategy) para identificar los ensayos controlados aleatorios en MEDLINE: versión que aumenta la sensibilidad y la precisión (revisión de 2008); formato Ovid (Lefebvre 2008)). Las búsquedas en EMBASE y CINAHL se combinaron con los filtros de ensayos creados por la Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN 2007)). No se aplicaron restricciones de fecha o de idioma.

Búsqueda de otros recursos

Se hicieron búsquedas manuales de las referencias de todos los estudios identificados y se contactó con los autores para obtener información acerca de otros estudios publicados y no publicados. Se estableció contacto con todos los fabricantes de apósitos para solicitar información sobre ensayos que evaluaron apósitos.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN
Selección de los estudios

FC y JW analizaron los registros recuperados por la búsqueda inicial para excluir los estudios claramente no pertinentes, y luego tres revisores (FC, HC y JW) revisaron los títulos y los resúmenes identificados por la búsqueda para ver si cumplían los criterios de inclusión. Dos revisores (FC y JW) independientemente recuperaron y revisaron las versiones completas de los artículos con el propósito de aplicar los criterios de inclusión. En todos los casos, las diferencias de opinión se resolvieron mediante discusión entre los autores.

Extracción y manejo de los datos

Dos autores (FC y JW) extrajeron de forma independiente los datos de los estudios mediante formularios estandarizados. Los formularios estandarizados permitieron la extracción de datos específicos, como tipo de lugar de atención, las variables iniciales clave de cada grupo p.ej. la profundidad y el tamaño de la lesión por quemadura, el tipo de quemadura, la edad, el sexo, la descripción de la intervención y el control o la co-intervención incluida: los apósitos secundarios usados, la frecuencia de cambios de apósitos y la duración del tratamiento. Todas las discrepancias fueron resueltas mediante discusión entre los autores de la revisión.

Evaluación del riesgo de sesgo en los estudios incluidos

La evaluación de la calidad de los estudios se basó en el método detallado en Schulz 1995. Se extrajeron los resultados de la evaluación de la calidad de los estudios por dos revisores (FC y JW) y se presentan de forma descriptiva. Se evaluaron las siguientes características.

Adecuación del proceso de asignación al azar:
A: El estudio informó el uso de una generación adecuada de la secuencia, por ejemplo, tablas de números aleatorios, generador de números aleatorios por un sistema informático, moneda al aire o barajada.
B: El estudio no especificó alguno de los métodos adecuados informados en (A), pero mencionó el método de asignación al azar.
C: Otros métodos de asignación que pueden no ser aleatorios.

Si el proceso de ocultación de la asignación fue adecuado:
Se calificaron del siguiente modo los ensayos en cuanto a la ocultación de la asignación:
A: Adecuada: un método de asignación descrito que no permitiera al investigador/participante tener conocimiento o influenciar al grupo de intervención antes de que el participante candidato ingresara en el estudio; como la asignación al azar central; sobres cerrados, oscuros y numerados de forma consecutiva.
B: Incierta: el ensayo se declara como “aleatorio”, pero no se presenta ninguna información del método o se informa un método que claramente no era adecuado.
C: Inadecuada: se utiliza un método de asignación al azar inadecuado, como números alternos de la historia clínica o sobres no cerrados; o cualquier información en el estudio que indicara que los investigadores o los participantes podían influir sobre el grupo de intervención.

Posibilidad de sesgo de selección después de la asignación:
A: Sí - Los autores informaron específicamente que realizaron un análisis del tipo la intención de tratar (intention-to-treat analysis, ITT) y se confirmó en la evaluación del estudio, o no fue declarado pero era evidente a partir de la evaluación del estudio que se realizó el análisis del tipo ITT
B: Incierto - Informado pero no se pudo confirmar en la evaluación del estudio o no informado y no se pudo confirmar por la evaluación del estudio.
C: No - No se confirmó el análisis del tipo ITT en la evaluación del estudio (no se incluyó en el análisis a pacientes asignados al azar porque no recibieron la intervención del estudio, se retiraron del estudio o no se incluyeron debido a violación del protocolo), independientemente de si se informó o no el análisis del tipo ITT

Cumplimiento del seguimiento:
Porcentaje de participantes para quienes los datos estaban completos al punto final definido del estudio

Nivel de enmascaramiento (profesional a cargo del tratamiento, paciente, evaluador de resultados):
No es probable, debido a la naturaleza de la intervención, que los ensayos pudieran cegar al paciente o al que administró el tratamiento, por lo tanto el nivel de enmascaramiento de los ensayos se calificó del siguiente modo:
A: Los ensayos que informaron cualquier cegamiento del evaluador de los resultados (lo más probable) o del que administró el tratamiento o del paciente (menos probable)
B: No se realizó cegamiento
C: No se sabe si se realizó el cegamiento

Síntesis de los datos

Se utilizó el riesgo relativo (RR) en las proporciones (resultados dicotómicos, p.ej. porcentaje de quemaduras curadas). Se debía calcular la diferencia de medias (DM) en los datos continuos y agruparlos en un metanálisis.

Cuando fue posible, todos los análisis se realizaron sobre una base del tipo intención de tratar (intention-to-treat anlayses), y cuando no fue posible, se especificó claramente. El tiempo transcurrido hasta la cicatrización de la herida debía ser analizado, de ser posible, como dato de supervivencia (tiempo hasta el evento), con el uso de un método analítico adecuado (como el Manual Cochrane del Revisor versión 5.0) (Cochrane Reviewers' Handbook version 5.0)(Higgins 2008)).

Se consideró si era apropiado agrupar los datos y realizar un metanálisis. Se extrajeron y resumieron independientemente por dos revisores los detalles de los estudios elegibles mediante un formulario de extracción de datos estándar.

Análisis de subgrupos e investigación de la heterogeneidad

Se utilizó un modelo de efectos fijos cuando no hubo pruebas de heterogeneidad significativa entre los estudios (I2 inferior al 40%), y se empleó un modelo de efectos aleatorios cuando la heterogeneidad era probable (I2 superior al 40%) (DerSimonian 1986; Higgins 2003)).

Se consideró si era apropiado realizar análisis de subgrupos basados en el tipo de lesión por quemadura, es decir, quemadura superficial o de espesor parcial, pero muchos de los estudios no informaron el grado de profundidad de la quemadura. Si lo hicieron, se planificó el análisis de subgrupos mediante el cálculo del CR o de la diferencia de medias ponderada (DMP) en cada subgrupo con el examen de los intervalos de confianza (IC) del 95%. Se iba a considerar que existía una diferencia estadísticamente significativa entre los subgrupos sí sus intervalos no se superponían.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Ver: ; ; .

En las búsquedas para esta revisión, se identificó un total de 3 000 referencias. Del escrutinio independiente de los títulos y los resúmenes se recuperaron 370 artículos potencialmente pertinentes y se evaluaron 45 en forma de texto completo. Trece ensayos no cumplieron los criterios de inclusión y se excluyeron de la revisión. Las razones de su exclusión se detallan en la . Seis estudios están en espera de evaluación, cuatro estudios no se publicaron en inglés y requieren ser traducidos antes de decidir si reúnen o no los criterios de inclusión (Frandsen 1978; Hauser 2007; Kuroyanagi 1995; Misterka 1991), un estudio (Rossbach 1998) requiere aclaración adicional de la profundidad de la quemadura y se ha establecido contacto con el autor, un estudio (Schwarze 2008) se recuperó en la búsqueda más reciente y actualmente se evalúa frente a los criterios de inclusión. Veintiséis estudios cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión y los detalles adicionales se pueden encontrar en la

1. Apósitos hidrocoloidales

Cinco estudios con 314 participantes compararon los apósitos hidrocoloidales con otros apósitos convencionales en las lesiones por quemadura (Afilalo 1992; Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993; Wyatt 1990)). Los estudios se publicaron entre 1984 y 1995 y se realizaron en Canadá (Afilalo 1992), el Reino Unido (Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993) y los Estados Unidos (Wyatt 1990)). Los estudios se realizaron en servicios de urgencias, consultorios de atención ambulatoria o centros terciarios de atención de quemaduras. El tipo de lesión por quemadura estuvo generalmente limitado a quemaduras de espesor parcial. La definición de quemaduras superficiales o de espesor parcial fue descrita únicamente en un estudio (Afilalo 1992)). Los criterios de inclusión y exclusión no fueron considerablemente diferentes entre los seis estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo con el sexo, la edad, la localización y el tamaño de la quemadura.

Los tratamientos tradicionales que actuaron como controles incluían el tul-gras impregnado de clorhexidina en tres de los ensayos (Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993) y la SDP en dos ensayos (Afilalo 1992; Wyatt 1990)). El tiempo para cambiar los apósitos del comparador era diferente en los ensayos y varió entre dos veces al día y cada tres a cinco días y hasta cuando era necesario. El número de cambios de apósitos o la facilidad del cambio de apósitos se informó en cuatro estudios (Afilalo 1992; Thomas 1995; Wright 1993; Wyatt 1990)). Los apósitos hidrocoloidales se cambiaron cada cinco días o cuando fue necesario en los ensayos donde se informó.

2. Apósitos de láminas de poliuretano

Dos ensayos con 106 pacientes compararon los apósitos de láminas de poliuretano con el tratamiento convencional de las lesiones por quemaduras (Neal 1981; Poulsen 1991)). Los estudios se realizaron en un consultorio de atención ambulatoria de un servicio para accidentes y urgencias. El tipo de lesión por quemadura examinado estaba limitado a las quemaduras de espesor parcial, aunque su definición se describió sólo en un estudio (Poulsen 1991)). En ambos estudios se describió el mecanismo de la lesión por quemadura (Neal 1981; Poulsen 1991)). Los criterios de inclusión y exclusión no eran considerablemente diferentes entre los tres estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo con el sexo, la edad, la localización y el tamaño de la lesión por quemadura.

El apósito convencional (control) varió levemente entre los estudios e incluyó gasa impregnada con clorhexidina (Neal 1981) y gasa impregnada con parafina (Poulsen 1991)). El apósito de láminas de poliuretano se cambió sólo si ocurría una pérdida, una infección o una reacción cutánea adversa (Poulsen 1991)). Los apósitos de control se cambiaron el sexto día después de la quemadura en el estudio Poulsen 1991. Los apósitos de control o convencionales en el estudio Neal 1981 no se cambiaron hasta el tercer o quinto día después de la quemadura.

3. Apósitos de hidrogel

Dos estudios con 115 pacientes compararon los apósitos de hidrogel con gasa con SDP o parafina, con o sin antibióticos tópicos, en las lesiones por quemadura de espesor parcial (Guilbaud 1992; Guilbaud 1993)). En ambos estudios, cada paciente actuó como su propio control. Se evaluaron un total de 310 sitios de lesiones de similar profundidad y área de superficie, contiguas o anatómicamente separadas, con las siguientes medidas: tiempo hasta la curación expresado en días, evaluación del dolor, calidad de la curación, sensibilidad de la cicatriz y frecuencia de los cambios de apósito. La variable principal de evaluación de la curación se definió como la epitelización completa de la lesión. Las revisiones se realizaron en los días cero, dos, cuatro y ocho y en el día de la curación completa en ambos estudios. Los estudios se realizaron en centros para quemaduras en Europa (Guilbaud 1992; Guilbaud 1993)).

4. Apósitos de nylon con cubierta de silicona

Dos estudios (Bugmann 1998; Gotschall 1998) compararon la efectividad de los apósitos de nylon con cubierta de silicona con SDP en 142 niños que se presentaron en las 24 horas siguientes a la lesión por quemadura de espesor parcial. Se aplicó un apósito secundario sobre el apósito de nylon con cubierta de silicona que consistía en un apósito de gasa impregnada de clorhexidina en un estudio (Bugmann 1998) y gasa de algodón húmeda y seca en el segundo estudio (Gotschall 1998)).

Las medidas de resultados evaluadas por Bugmann 1998 incluyeron la profundidad de la quemadura, el número acumulado de apósitos, la presencia o ausencia de cobertura epitelial completa y el número de casos informados de infección y hemorragia. El criterio utilizado para definir el tiempo hasta completar la cobertura epitelial fue el momento en que se observó una capa total de células epiteliales de superficie reluciente. La evaluación de la quemadura se hizo entre el tercer y sexto día después de la lesión. En Gotschall 1998, personal de enfermería capacitado para tratar quemaduras evaluó las siguientes medidas de resultado: cicatrización de la herida, formación de escaras, dolor al colocar el apósito con el uso de una escala objetiva del dolor y el tiempo necesario para los cambios de apósito.

5. Apósitos biosintéticos de sustitutos cutáneos

Diez estudios compararon la efectividad de los apósitos biosintéticos con una aplicación dos veces al día de SDP u otros comparadores, en 441 pacientes. Cinco estudios utilizaron Biobrane (Smith & Nephew) (Barret 2000; Cassidy 2005; Gerding 1988; Gerding 1990; Lal 1999), tres utilizaron Hydron (Laboratorios Abbott)(Curreri 1980; Fang 1987; Husain 1983) y un estudio utilizó Transcyte (Smith & Nephew)(Noordenbos 1999)). Un estudio adicional de Kumar 2004 tenía tres brazos en los que los pacientes se asignaron al azar a recibir Biobrane o Transcyte o SDP. Un total de cuatro estudios (Fang 1987; Gerding 1988; Gerding 1990; Husain 1983) utilizaron los propios pacientes como controles, se asignaron al azar áreas con quemaduras similares para recibir la intervención o el apósito de control.

Los criterios de inclusión y exclusión no fueron considerablemente diferentes en los diez estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo con el sexo, la edad y la localización, aunque podía variar el tamaño de la lesión por quemadura. Las medidas de resultado fueron similares entre los estudios con especial atención al tiempo hasta la curación, las tasas de infección, el coste de los apósitos, los niveles de dolor y la duración de la estancia hospitalaria.

6. Apósitos antimicrobianos (que contienen plata y iodo)

Tres estudios compararon la eficacia del apósito impregnado de plata (Acticoat, Smith and Nephew) con SDP sobre los niveles de dolor durante los cambios de apósito en 162 pacientes con quemaduras de espesor parcial (Li 2006; Muangman 2006; Varas 2005)). El estudio de Li 2006 informó 166 sitios con lesiones y no el número de pacientes. Los estudios se realizaron en centros terciarios para la atención de quemaduras con los pacientes que servían como su propio control (Varas 2005) o asignados al azar a SDP (Muangman 2006) o a SDP en polvo (Li 2006)). La medida de resultado de interés (puntuaciones de dolor evaluadas e informadas mediante la puntuación de una escala analógica visual de dolor) se obtuvo durante la colocación inicial del apósito (Muangman 2006) y una vez durante el cambio de apósito en Varas 2005. Otras medidas de resultado de interés en Li 2006 incluyeron el tiempo hasta la curación expresado en número de días.

7. Apósitos de fibra

Dos estudios evaluaron la eficacia y la seguridad de los apósitos de fibra. En el primero estudio de Costagliola 2002, se comparó el alginato de calcio con la SDP en el tratamiento de 59 pacientes con 73 quemaduras de espesor parcial. En el segundo estudio de Caruso 2006, se comparó un apósito de hidrofibra, Aquacel, con la SDP en 82 pacientes. Con quemaduras de características similares en ambos grupos se observaron todos los pacientes en el estudio Caruso 2006 durante un máximo de tres semanas hasta que la lesión sanó completamente. Las medidas de resultado de interés incluyeron el tiempo hasta que apareció la curación, el dolor, la cantidad de atención y la seguridad del tratamiento necesarias y evaluadas semanalmente.


CALIDAD METODOLÓGICA

Ver Riesgo de sesgo en los estudios incluidos


RESULTADOS

Ver: ; ; .

En las búsquedas para esta revisión, se identificó un total de 3 000 referencias. Del escrutinio independiente de los títulos y de los resúmenes se recuperaron 370 artículos potencialmente pertinentes y se evaluaron 45 en forma de texto completo. Trece ensayos no cumplieron los criterios de inclusión y se excluyeron de la revisión. Las razones para su exclusión se detallan en la . Seis estudios están en espera de evaluación, cuatro estudios no se publicaron en inglés y requieren ser traducidos antes de decidir si reúnen o no los criterios de inclusión (Frandsen 1978; Hauser 2007; Kuroyanagi 1995; Misterka 1991), un estudio (Rossbach 1998) requiere aclaración adicional de la profundidad de la quemadura y se estableció contacto con el autor, un estudio (Schwarze 2008) se recuperó en la búsqueda más reciente y actualmente se evalúa frente a los criterios de inclusión. Veintiséis estudios cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión y los detalles adicionales se pueden encontrar en la

1. Apósitos hidrocoloidales

Cinco estudios con 314 participantes compararon los apósitos hidrocoloidales con otros apósitos convencionales en las lesiones por quemadura (Afilalo 1992; Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993; Wyatt 1990)). Los estudios se publicaron entre 1984 y 1995 y se realizaron en Canadá (Afilalo 1992), el Reino Unido (Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993) y los Estados Unidos (Wyatt 1990)). Los estudios se realizaron en servicios de urgencias, consultorios de atención ambulatoria o centros terciarios de atención de quemaduras. El tipo de lesión por quemadura estaba generalmente limitado a las quemaduras de espesor parcial. La definición de quemadura superficial o de espesor parcial fue descrita únicamente en un estudio (Afilalo 1992)). Los criterios de inclusión y exclusión no fueron considerablemente diferentes en los seis estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo al sexo, la edad, la localización y el tamaño de la lesión por quemadura.

Los tratamientos tradicionales que actuaron como controles incluían el tul-gras impregnado de clorhexidina en tres de los ensayos (Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993) y SDP en dos ensayos (Afilalo 1992; Wyatt 1990)). El tiempo para el cambio de apósitos de comparación fue diferente en los ensayos y estaba entre dos veces al día y cada tres a cinco días o cuando era necesario. El número de cambios de apósito o la facilidad para el cambio de apósitos se informó en cuatro estudios (Afilalo 1992; Thomas 1995; Wright 1993; Wyatt 1990)). Los apósitos hidrocoloidales se cambiaron cada cinco días o cuando fue necesario en los ensayos donde se informó.

2. Apósitos de láminas de poliuretano

Dos ensayos con 106 pacientes compararon los apósitos de láminas de poliuretano con el tratamiento convencional de las lesiones por quemadura (Neal 1981; Poulsen 1991)). Los estudios se realizaron en un consultorio de atención ambulatoria de un servicio de accidentes y urgencias. El tipo de lesión por quemadura examinado estaba limitado a las quemaduras de espesor parcial, aunque su definición fue descrita sólo en un estudio (Poulsen 1991)). En ambos estudios se describió el mecanismo de la lesión por quemadura (Neal 1981; Poulsen 1991)). Los criterios de inclusión y exclusión no fueron considerablemente diferentes en los tres estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo al sexo, edad, y la localización y tamaño de la lesión por quemadura.

El apósito convencional (control) varió levemente entre los estudios e incluyó gasa impregnada con clorhexidina (Neal 1981) y gasa impregnada con parafina (Poulsen 1991)). El apósito de láminas de poliuretano se cambió únicamente si ocurrió una pérdida, una infección o una reacción cutánea adversa (Poulsen 1991)). Los apósitos de control se cambiaron el sexto día después de la quemadura en el estudio Poulsen 1991. Los apósitos de control o convencionales en el estudio Neal 1981 no se cambiaron hasta el tercer o quinto día después de la quemadura.

3. Apósitos de hidrogel

Dos estudios con 115 pacientes compararon los apósitos de hidrogel con la gasa con SDP o parafina, con o sin antibióticos tópicos, en lesiones por quemadura de espesor parcial (Guilbaud 1992; Guilbaud 1993)). En ambos estudios, cada paciente actuó como su propio control. Se evaluó un total de 310 sitios de lesiones con profundidad y área de superficie similar, contiguos o anatómicamente separados, con las siguientes medidas: el tiempo hasta la curación expresado en días, la evaluación del dolor, la calidad de la curación, la sensibilidad de la cicatriz y la frecuencia de los cambios de apósito. La variable principal de evaluación de la curación se definió como la epitelización completa de la lesión. Las revisiones se realizaron en los días cero, dos, cuatro y ocho y en el día de la curación completa en ambos estudios. Los estudios se realizaron en centros para quemaduras de Europa (Guilbaud 1992; Guilbaud 1993)).

4. Apósitos de nylon con cubierta de silicona

Dos estudios (Bugmann 1998; Gotschall 1998) compararon la efectividad de los apósitos de nylon con cubierta de silicona con SDP en 142 niños que se presentaron en las primeras 24 horas después de la lesión con una quemadura de espesor parcial. Se aplicó un apósito secundario sobre el apósito de nylon con cubierta de silicona que consistía en un apósito de gasa remojado con clorhexidina en un estudio (Bugmann 1998) y gasa de algodón húmeda y seca en el segundo estudio (Gotschall 1998)).

Las medidas de resultado evaluadas por Bugmann 1998 incluían la profundidad de la quemadura, el número acumulado de apósitos, la presencia o ausencia de cubierta epitelial completa y el número de casos de infección y hemorragia informados. El criterio utilizado para definir el tiempo hasta completar la cobertura epitelial fue el momento en el que se observó una capa total de células epiteliales de superficie reluciente. La evaluación de la quemadura se hizo entre el tercer y sexto día después de la lesión. En Gotschall 1998, personal de enfermería capacitado en tratar quemaduras evaluó las siguientes medidas de resultado: cicatrización de la herida, formación de escaras, dolor al colocar el apósito con el uso de una escala objetiva de dolor y el tiempo necesario para los cambios de apósito.

5. Apósitos biosintéticos sustitutos cutáneos

Diez estudios compararon la efectividad de los apósitos biosintéticos con una aplicación de SDP dos veces al día u otros comparadores en 441 pacientes. Cinco estudios utilizaron Biobrane (Smith & Nephew) (Barret 2000; Cassidy 2005; Gerding 1988; Gerding 1990; Lal 1999), tres utilizaron Hydron (Laboratorios Abbott)(Curreri 1980; Fang 1987; Husain 1983) y un estudio utilizó Transcyte (Smith and Nephew)(Noordenbos 1999)). Un estudio adicional de Kumar 2004 tenía tres brazos en los que los pacientes fueron asignados al azar para recibir Biobrane o Transcyte o SDP. Un total de cuatro estudios (Fang 1987; Gerding 1988; Gerding 1990; Husain 1983) utilizaron a los propios pacientes como controles, se asignaron al azar áreas similares de quemaduras para recibir la intervención o el apósito de control.

Los criterios de inclusión y exclusión no fueron considerablemente diferentes en los diez estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo al sexo, la edad y la localización, aunque podía variar el tamaño de la lesión por quemadura. Las medidas de resultado fueron similares entre los estudios, con una especial atención al tiempo hasta la curación, las tasas de infección, el coste de los apósitos, los niveles de dolor y la duración de la estancia hospitalaria.

6. Apósitos antimicrobianos (que contienen plata y iodo)

Tres estudios compararon la eficacia del apósito impregnado en plata (Acticoat, Smith and Nephew) con SDP en los niveles de dolor durante los cambios de apósito en 162 pacientes con quemaduras de espesor parcial (Li 2006; Muangman 2006; Varas 2005)). El estudio de Li 2006 informó 166 sitios con lesiones y no el número de pacientes. Los estudios se realizaron en centros terciarios para la atención de quemaduras con pacientes que servían como su propio control (Varas 2005) o asignados al azar a SDP (Muangman 2006) o a SDP en polvo (Li 2006)). La medida de resultado de interés (las puntuaciones de dolor evaluadas e informadas con la puntuación de una escala analógica visual de dolor) se obtuvo durante la colocación inicial del apósito (Muangman 2006) y una vez durante el cambio de apósito en Varas 2005. Otras medidas de resultado de interés en Li 2006 incluyeron el tiempo hasta la curación expresado en el número de días.

7. Apósitos de fibra

Dos estudios evaluaron la eficacia y la seguridad de los apósitos de fibra. En el primero estudio de Costagliola 2002, se comparó el alginato de calcio con la SDP en el tratamiento de 59 pacientes con 73 quemaduras de espesor parcial. En el segundo estudio de Caruso 2006, se comparó un apósito de hidrofibra, Aquacel, con la SDP en 82 pacientes. Con quemaduras de características similares en ambos grupos, todos los pacientes en el estudio Caruso 2006se observaron durante un máximo de tres semanas hasta que la lesión sanó completamente. Las medidas de resultado de interés incluían el tiempo hasta el inicio de la curación, el dolor, la cantidad de atención y la seguridad del tratamiento necesario y evaluado semanalmente.

Riesgo de sesgo en los estudios incluidos

Los detalles de la evaluación de la calidad basados en el método descrito en Schulz 1995se proporcionan en la tabla de "Características de los estudios incluidos". Adicionalmente, se suministra más adelante un breve análisis descriptivo de los estudios. En general, se evaluó la calidad de los estudios como mala o muy mala. Los ensayos contenían graves deficiencias metodológicas o de la información.

Asignación al azar y adecuación de la ocultación de la asignación

El método de asignación al azar fue adecuado en sólo seis de los 26 estudios (Afilalo 1992; Gerding 1988; Gerding 1990; Lal 1999; Poulsen 1991; Varas 2005)). Siete ensayos utilizaron controles pareados mediante la asignación al azar de lesiones pareadas a las dos modalidades opuestas de tratamiento (Fang 1987; Gerding 1988; Gerding 1990; Guilbaud 1992; Guilbaud 1993; Husain 1983; Varas 2005) los pacientes servían como su propio control. La ocultación de la asignación se documentó rudimentariamente y se describió sólo en cinco estudios (Gerding 1988; Gerding 1990; Lal 1999; Poulsen 1991; Varas 2005)).

Características iniciales de los pacientes

La mayoría de los estudios reclutaron pacientes con una quemadura superficial o de espesor parcial. La definición de lesión por quemadura de espesor parcial estaba ausente en la mayoría de los estudios y sólo Afilalo 1992; Gerding 1988; Gerding 1990 y Poulsen 1991 proporcionaron al lector una definición de la lesión por quemadura. Li 2006definió la profundidad de la quemadura con una nomenclatura extraña, es decir, tres niveles, un método de cuatro categorías y el tamaño de la quemadura con un método de nueve categorías. Kumar 2004 pareó la profundidad de la quemadura estimada con criterios específicos de láser Doppler. El porcentaje del área de superficie total de la quemadura (%ASTQ) y los criterios de inclusión y exclusión específicos se informaron en todos los estudios excepto en Wright 1993. Todos los ensayos tuvieron criterios de inclusión y exclusión claros y hubo cierta consistencia entre los estudios. En los estudios, los pacientes estaban generalmente bien pareados de acuerdo al sexo, la edad y el tamaño de la lesión por quemadura.

Cegamiento

Sólo tres ensayos usaron evaluadores de resultados cegados para medir la impresión general de la curación (Wyatt 1990) y la evaluación de las lesiones (Fang 1987; Neal 1981)).

Sujetos perdidos durante el seguimiento y análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis)

En la mayoría de los estudios no se informó el número de pacientes que se desviaron del protocolo del estudio. Sólo 10 estudios (Afilalo 1992; Bugmann 1998; Gerding 1988; Gerding 1990; Guilbaud 1992; Guilbaud 1993; Li 2006; Phipps 1988; Varas 2005; Wright 1993) presentan detalles de los pacientes perdidos durante el seguimiento. Ninguno de los estudios se analizó del tipo la intención de tratar (intention-to-treat analysis).

Efectos de las intervenciones

Se presentan los resultados de cada comparación entre apósitos y de las medidas de resultado primarias y secundarias cuando se informaron. Aunque los ensayos incluyeron varias medidas de resultado similares, a veces la naturaleza heterogénea de los estudios (es decir, el uso de diferentes comparadores), la ausencia de datos, la información deficiente o las diferencias en la información impidieron realizar un análisis estadístico formal. En la mayoría de los casos los resultados se sintetizaron en una revisión narrativa.

1. Apósitos hidrocoloidales

Se incluyeron en esta revisión un total de seis ensayos que compararon apósitos hidrocoloidales con otros tipos de apósitos o con diferentes apósitos hidrocoloidales.

a. Apósitos hidrocoloidales comparados con un apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (tres ensayos, 236 personas)
____
___
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización de la herida

Se encontraron tres ECAs que compararon el apósito hidrocoloidal con un apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993)). Ninguno de los ensayos encontró diferencias significativas de las tasas de curación. Los ensayos no se pudieron agrupar debido a que no se informaron los datos de la varianza.

Wright 1993 no encontró diferencias significativas del tiempo hasta la cicatrización de la herida (mediana del tiempo hasta la cicatrización de la herida: 12 días en cada grupo; P = 0,89).

Thomas 1995 tuvo tres brazos de estudio; apósito hidrocoloidal, apósito hidrocoloidal más SDP y apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina. No hubo diferencias significativas del tiempo medio hasta la cicatrización de la herida entre el apósito hidrocoloidal y el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (10,6 días con hidrocoloidal versus 11,1 días con gasa parafinada impregnada con clorhexidina; El valor P se informó como no significativo). No se informaron datos de la varianza en el estudio.

Phipps 1988 informó que no hubo diferencias estadísticamente significativas entre el tiempo medio total hasta la cicatrización de la herida entre el apósito hidrocoloidal y el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (14,18 días con hidrocoloidal versus 11,83 días con gasa parafinada impregnada con clorhexidina; el valor de P se informó como no significativo). No se informaron datos de la varianza en el estudio.

Percepción/nivel de satisfacción de los pacientes

En el ensayo de Wright 1993, los investigadores y los participantes calificaron que era mejor el apósito hidrocoloidal que el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (escala analógica visual de 10 ítems, con 0 = inútil y 10 = excelente: calificación de los participantes: 9,04 con el hidrocoloidal versus 6,86 con el de gasa parafinada impregnada con clorhexidina; P < 0,02; calificación de los investigadores: 9,31 con el hidrocoloidal versus 6,9 con el de gasa parafinada impregnada con clorhexidina; P = 0,005), el estudio no informó si estas calificaciones eran los valores medios. El estudio no informó si los evaluadores estaban cegados, por lo tanto no se puede descartar el sesgo.

Nivel de dolor

Wright 1993 no encontró diferencias significativas del dolor inicial, el dolor asociado con los cambios de apósito (dolor calificado con una escala analógica visual) o la facilidad para retirar el apósito entre los tratamientos (dolor inicial: puntuaciones medias no informadas; P = 0,28; dolor durante el cambio de los apósitos: puntuaciones medias no informadas; P = 0,96; facilidad de extracción de los apósitos: puntuaciones medias no informadas; P = 0,49).

Del mismo modo Thomas 1995, registró el dolor con una escala analógica visual de 0 a 10 (0 = sin dolor y 10 = dolor intenso) calificado por el médico y por el paciente (cuando fue posible). No se informaron diferencias significativas entre las puntuaciones de dolor de los pacientes (puntuaciones medias no informadas; P = 0,82). Durante la evaluación clínica, sin embargo, en algunos casos los pacientes que recibieron el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina se quejaron de que el apósito se podía adherir a la superficie de la lesión, y causaba dolor. Los pacientes del grupo con apósito hidrocoloidal se quejaron de dolor cuando el borde adhesivo se retiró de la zona circundante sin rasurar (no se presentaron resultados numéricos o gráficos).

No se informó el dolor como una medida de resultado en Phipps 1988.

Número de los cambios de apósitos

Sólo dos de los tres ensayos informaron la frecuencia de los cambios de apósito. En el estudio Wright 1993 , los apósitos se cambiaron más frecuentemente debido a que se desprendieron en el grupo con el apósito hidrocoloidal en comparación con el grupo con gasa parafinada impregnada con clorhexidina (15/94 [15%] con el hidrocoloidal versus 3/89 [3%] con gasa parafinada impregnada con clorhexidina; P < 0,02). Esta diferencia fue estadísticamente significativa.

Por el contrario Thomas 1995 informó significativamente menos cambios de apósitos por paciente durante el tratamiento con el apósito hidrocoloidal en comparación con el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (2,3 con apósito hidrocoloidal versus 4,1 con apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina; P < 0,0001; en el estudio no se informaron las razones de los cambios de apósito y no se informaron datos de la varianza). No se informaron los cambios de apósito en Phipps 1988.

Eventos adversos

En el ensayo de Wright 1993, el dolor se informó en una persona y la erupción cutánea en dos personas con apósitos hidrocoloidales.

Incidencia de infección

Wright 1993 informó que una persona en el grupo con apósito hidrocoloidal se retiró del estudio debido a infección, pero no informó ningún caso de infección en los que permanecieron en el estudio (Comparación 1 Apósito hidrocoloidal versus apósito de gasa impregnada con clorhexidina, Resultado 1 Retiro debido a infección de la lesión.). Thomas 1995 informó que no hubo diferencias significativas del aumento de aislamientos de bacterias patógenas entre el apósito hidrocoloidal y el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (p = 0,12). En Phipps 1988 no se notaron diferencias significativas del aislamiento de bacterias patógenas entre el apósito hidrocoloidal y el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (P = 0,02), aunque el organismo que más frecuentemente se adquirió en ambos grupos fue el Staphylococcus aureus.

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio de la superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

b. Apósitos hidrocoloidales comparados con apósitos de gasa parafinada impregnada con clorhexidina y crema de sulfadiazina de plata (un ensayo, 30 personas)
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Un estudio de Afilalo 1992 comparó el apósito hidrocoloidal con el de gasa parafinada impregnada con clorhexidina más SDP después de la quemadura inicial en 48 adultos con quemaduras de espesor parcial. No se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los tratamientos del tiempo hasta la cicatrización de la herida (tiempo hasta la cicatrización de la herida en el grupo con apósito hidrocoloidal: 10,7 días (4,8), grupo con gasa parafinada: 11,2 días (4,2), P = 0,76), sin embargo 18 de los 48 participantes se perdieron durante el seguimiento (nueve de cada grupo) y no se puede asegurar que este hecho no introduce sesgo.

Número de los cambios de apósitos

Los apósitos hidrocoloidales se cambiaron con menor frecuencia en comparación con la gasa parafinada impregnada con clorhexidina más SDP (media del número de cambios de apósitos: 3 con apósito hidrocoloidal, 8 con gasa parafinada impregnada con clorhexidina más SDP; P < 0,02). Aunque no se proporcionaron las razones de los cambios de apósitos, este resultado era de esperar, ya que el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina más SDP se cambia sistemáticamente, mientras que los apósitos hidrocoloidales se cambiaron sólo cuando hubo una indicación de que estaba desprendido o se presumió una infección.

Nivel de dolor

No hubo diferencias significativas del dolor entre los grupos de tratamiento. Afilalo 1992 informó la mediana de la puntuación de dolor inicial: 3/10 en el grupo con apósito hidrocoloidal, 2/10 en el grupo con gasa parafinada impregnada con clorhexidina más SDP; este resultado se informó como no significativo, no se informaron los datos de la varianza ni el valor de P. La mediana de la puntuación del dolor en la segunda visita: 0/10 con el apósito hidrocoloidal en comparación con 1/10 con gasa parafinada impregnada con clorhexidina más SDP; informado como no significativo; los datos de la varianza y el valor de P no se informaron.

Percepción del paciente, nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito

Afilalo 1992 informó que la colocación y la extracción se calificaron con mayor frecuencia como "fácil" con el apósito hidrocoloidal en comparación con la gasa parafinada impregnada con clorhexidina más la sulfadiazina de plata.

Eventos adversos

Afilalo 1992 no informó infecciones de las lesiones. Sin embargo, se excluyeron del ECA tres personas que presentaron celulitis durante el tratamiento.

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de la superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

c. Apósito hidrocoloidal en comparación con la crema de sulfadiazina de plata (un ensayo, 42 personas)
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontró un estudio (Wyatt 1990) que comparó los apósitos hidrocoloidales con gasa estéril más SDP después de la limpieza inicial de la quemadura. El apósito hidrocoloidal redujo significativamente el tiempo medio hasta la curación en comparación con la SDP. Apósito hidrocoloidal (10,23 días +/- 0,68) versus SDP (15,59 días +/- 1,86) (P < 0,01). Wyatt también halló que después de la cicatrización completa de la herida, la apariencia de la lesión, la repigmentación y la satisfacción general del investigador y los participantes fue significativamente mejor con el apósito hidrocoloidal en comparación con la SDP (apariencia de la lesión: P < 0,01; repigmentación: P < 0,01; satisfacción del investigador/participante: P < 0,001). Un evaluador, cegado a la asignación al tratamiento, calificó la cicatrización completa de la herida e informó que un 64% de las lesiones en el grupo con apósito hidrocoloidal parecían sanas y bien hidratadas en comparación con el 35% de las lesiones en el grupo con SDP.

Número de cambios de apósitos

Hubo significativamente menos cambios de apósitos con el apósito hidrocoloidal en comparación con la SDP (media del número de cambios de apósitos: 3,55 con apósito hidrocoloidal versus 22,2 con SDP; DMP -18,65; IC del 95%: -19,48 a -17,82; P < 0,00001)(Comparación 2 Apósito hidrocoloidal versus sulfadiazina de plata, Resultado 1 Número de cambios de apósitos.). El tiempo que tomaba cambiar el apósito fue de 4,82 minutos con el hidrocoloidal versus 9,05 minutos con SDP; P <001). Sin embargo, este resultado era de esperar, ya que los apósitos con SDP se cambiaron sistemáticamente, mientras que no hubo ninguna indicación para cambiar los apósitos hidrocoloidales si no se habían desprendido o se sospechaba infección.

Nivel de dolor

Los pacientes calificaron el dolor en una escala de 0 a 10 (0 = sin dolor, 10 = dolor máximo). El dolor fue significativamente más intenso en los pacientes tratados con SDP que en los tratados con un apósito hidrocoloidal (puntuación media del dolor 2,28 en los del grupo con SDP versus 1,09 en los del grupo tratado con un apósito hidrocoloidal; DMP -1,19; IC del 95%: -1,33 a -1,05; P <0,00001)(Comparación 2 Apósito hidrocoloidal versus sulfadiazina de plata, Resultado 2 Nivel del dolor.).

Percepción del paciente, nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito

Se calificó como más fácil la colocación y extracción del apósito y más cómodo el apósito hidrocoloidal en comparación con la SDP (P < 0,01).

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado, como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la duración de la estancia hospitalaria, los eventos adversos y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

2. Apósito de lámina de poliuretano
a. Apósito de lámina de poliuretano en comparación con el apósito de gasa parafinada (un ensayo, 55 personas)

Se encontró un estudio de Poulsen 1991, que comparó el apósito de lámina de poliuretano con el apósito de gasa parafinada.

Tiempo hasta la cicatrización completa de la herida

El estudio informó que no se encontraron diferencias significativas entre la lámina de poliuretano y la gasa impregnada con parafina en el tiempo hasta la cicatrización de la herida (mediana de los días hasta la cicatrización de la herida: 7 días (rango 6 a 30 días) con gasa parafinada en comparación con 10 días (rango 5 a 24 días) con la lámina de poliuretano; P > 0,05).

Percepción del paciente, nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito

El mismo estudio informó que no hubo diferencias significativas de la satisfacción de los participantes entre los grupos (las calificaciones de la satisfacción fueron autoevaluadas, o, en el caso de los niños, evaluadas por sus padres; proporción de personas "satisfechas": 27/29 (96%) con la lámina de poliuretano versus 20/25 (80%) con la gasa parafinada; se informó como no significativo; no se informó el valor de P).

Nivel de dolor

El dolor de los pacientes se evaluó en una escala de 4 ítems, sin dolor, leve, moderado e intenso. Un total de 3/30 (10%) pacientes con lámina de poliuretano en comparación con 4/24 (16%) con gasa parafinada informaron dolor de moderado a intenso; las diferencias se informaron como no significativas, el valor de P no se informó.

Incidencia de infección

No hubo diferencias de las tasas de infección de la lesión, 3/30 (10%) personas en el grupo con poliuretano y 2/25 (8%) personas en el grupo con gasa parafinada (RR 1,25; IC del 95%: 0,23 a 6,90; P = 0,80)(Comparación 3 Apósito de lámina de poliuretano versus apósito de gasa parafinada, Resultado 1 Infección de la lesión.). Ninguna infección requirió tratamiento con antibióticos.

Eventos adversos

Poulsen 1991 informó reacciones de la piel como exantema folicular y prurito en 2/30 personas (7%) con lámina de poliuretano (no se informaron datos del grupo control).

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, el número de cambios de apósitos, la calidad de vida, la duración de la estancia hospitalaria, los eventos adversos y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

b. Apósito de lámina de poliuretano en comparación con el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina (un ensayo, 51 personas)
Tiempo hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontró un estudio de Neal 1981, que comparó la lámina de poliuretano con el apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina. El autor encontró que el tiempo hasta la curación con la lámina de poliuretano fue significativamente inferior en comparación con la gasa parafinada impregnada con clorhexidina (media del tiempo hasta la curación: 10,0 días (DE 5,00) con la lámina de poliuretano, 14,1 días (DE 7,00) con gasa parafinada impregnada con clorhexidina; P = 0,02) El ECA halló que diez días después de la lesión la lámina de poliuretano aumentó significativamente la cicatrización en comparación con la gasa parafinada impregnada con clorhexidina (resultados presentados gráficamente; P < 0,05). Sin embargo, más de diez días después de la lesión, no hubo diferencias significativas en la cicatrización de la herida entre los dos grupos de tratamiento (resultados presentados gráficamente; No se proporcionó el valor de P, pero el autor del estudio informó que no era significativo).

Nivel de dolor

Se presentó menos dolor (mediante jerarquización comparativa en un diagrama de percepción de "dolor" que evalúa la intensidad y la duración) con la lámina de poliuretano en comparación con la gasa parafinada impregnada con clorhexidina (P < 0,01; resultados presentados gráficamente).

Incidencia de infección

No hubo diferencias significativas de las tasas de infección de la lesión entre los dos grupos (1/26 [4%] con lámina de poliuretano versus 2/25 [8%] con gasa parafinada impregnada con clorhexidina; RR 0,48, IC del 95%: 0,05 a 4,98; P=0,54)(Comparación 4 Apósito de lámina de poliuretano versus apósito de gasa parafinada impregnada con clorhexidina, Resultado 1 Infección de la lesión.).

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, el número de cambios de apósitos, la calidad de vida, la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

3. Apósitos de hidrogel
a. Apósito de hidrogel en comparación con la atención habitual (dos ensayos, 155 personas)

Se encontraron dos ECAs que compararon los apósitos de hidrogel con la atención habitual. En este estudio la atención habitual fue decidida por el investigador y era SDP, gasa parafinada o gasa parafinada con antibióticos (Guilbaud 1992; Guilbaud 1993)).

Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Guilbaud 1992 encontró que el tiempo hasta la curación era más corto en el grupo asignado al apósito de hidrogel (media del tiempo hasta la cicatrización de la herida: 11,92 días (DE 5,91) con apósito de hidrogel (n = 51) versus 13,55 días (DE 6,70) con atención habitual (n = 51); P <0,02). Guilbaud 1993 no mostró diferencias estadísticas aunque se observó una tendencia a favor del hidrogel (media del tiempo hasta la curación: 13,6 días (DE 9,6) con apósito de hidrogel versus 15,1 días (DE 6,45) con atención habitual; P = 0,07).

Nivel de dolor

Ambos estudios informaron el dolor durante la colocación y la extracción de los apósitos. La herramienta utilizada para evaluar el dolor en el estudio de Guilbaud 1993 no se describió y los datos no se informaron, aunque se informó narrativamente que disminuyó el dolor después de aplicar los apósitos los días dos, cuatro y ocho; P<0,0001. Guilbaud 1992 informó la evaluación del dolor al inicio, 30 minutos después del tratamiento, en los días dos, cuatro y ocho y realizó una evaluación general al final del estudio. No hubo diferencias significativas entre los grupos al inicio, pero hubo significativamente menos dolor en el grupo con hidrogel al final del estudio (DM -1,31; IC del 95%: -2,37 a -0,25) Comparación 5 Apósito de hidrogel versus la atención habitual, Resultado 1 Evaluación del dolor al inicio.; Comparación 5 Apósito de hidrogel versus la atención habitual, Resultado 3 Evaluación general del dolor al final del estudio..

Número de cambios de apósitos

Guilbaud 1993 encontró menos cambios de apósitos con los apósitos de hidrogel en comparación con los de control (media del número de apósitos informada gráficamente). Guilbaud 1992 también encontró que la tasa de renovación (el cociente entre el tiempo hasta la curación y el número de apósitos) fue de 8,2 días para el apósito de hidrogel y de 3,5 días con los de control. De los pacientes tratados con un apósito de hidrogel 27 (51,9%) tuvieron una aplicación, mientras que dos (3,8%) de los tratados en el grupo control tuvieron una.

Eventos adversos

Guilbaud 1992 observó la incidencia de eventos locales, especialmente el exudado y la supuración que fue similar en ambos grupos, pero sólo encontró que 6/52 (11,5%) pacientes tuvieron cultivos bacteriológicos positivos. En los seis pacientes (12 sitios), tres especimenes fueron positivos en los sitios con apósitos de hidrogel versus seis en los sitios de control.

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

4. Apósitos de nylon con cubierta de silicona
a. Apósitos de nylon cubiertos de silicona en comparación con sulfadiazina de plata (dos ensayos, 142 personas)
Tiempo hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontraron dos ECAs que compararon el apósito de nylon con cubierta de silicona con SDP (Bugmann 1998; Gotschall 1998). Bugmann 1998) encontraron que el tiempo medio hasta la epitelización total fue significativamente menor con los apósitos de nylon con cubierta de silicona (media del tiempo hasta la curación: 7,58 días (+/- 3,12) con nylon con cubierta de silicona versus 11,26 días (+/- 6,02) con sulfadiazina de plata; P < 0,01).Gotschall 1998 informó que la mediana del tiempo hasta la epitelización total fue menor con los apósitos de nylon cubiertos con silicona (mediana del tiempo hasta la re-epitelización total de la lesión: 10,5 días con apósito con malla de silicona en comparación con 27,6 días con SDP; P = 0,0002). No se informaron datos de la varianza en este resultado.

Nivel de dolor

Gotschall 1998 encontró que el apósito de nylon con cubierta de silicona redujo el dolor (medido con la Objective Pain Scale [OPS] [Escala de dolor objetivo], en la que 0 = sin dolor y 10 = dolor intenso) en los primeros cinco días después de la lesión en comparación con SDP (puntuación media de dolor durante los primeros cinco días en la escala de dolor: 4,0 con apósito con malla de silicona versus 4,9 con SDP; P < 0,025). No se informaron datos de la varianza en este resultado. También encontraron que la puntuación media de dolor en el momento del cambio de apósitos (medido con la OPS) fue significativamente menor con el apósito con malla de silicona en comparación con la SDP en los primeros cinco días después de la lesión por quemadura. Bugmann 1998 no informó el dolor.

Número de cambios de apósitos

Bugmann 1998 observó que hubo significativamente menos cambios con el apósito de red de nylon con cubierta de silicona que con SDP (3,64 con apósito de red de nylon con cubierta de silicona versus 5,13 con SDP; DMP -1,49; IC del 95%: -2,64 a -0,34; P < 0,01)(Comparación 6 Apósito de nylon con silicona versus sulfadiazina de plata, Resultado 1 Número de cambios de apósitos.). Como los apósitos se cambiaron cada dos o tres días hasta que se alcanzó la curación completa, este resultado no fue sorprendente sino sencillamente un resultado que dependió del período de curación más largo con SDP. El ECA encontró que no hubo colección de líquido, hematoma o desplazamiento secundario en ninguno de los grupos.

Coste del apósito

Gotschall 1998 informó la utilización de recursos y observó que los niños tratados con el apósito de red de nylon con cubierta de silicona gastaron menos por los cambios de apósito desde US$ 739 por hospitalización versus US$ 413 en los que fueron tratados con SDP (P < 0,05).

Eventos adversos

Gotschall 1998 observó que la SDP aumentó significativamente el riesgo de moderado a grave de formación de escaras en comparación con el apósito de mallas de silicona (42% con SDP versus 6% con apósito de mallas de silicona; P < 0,0001). Gotschall 1998 también observó que ninguna de las lesiones en cualquiera de los brazos de tratamiento presentó signos de infección durante los cambios de apósito. Sin embargo, se informó que los cultivos de las lesiones de los niños tratados con apósitos de malla de silicona produjeron una variedad más amplia de flora bacteriana y mayor cantidad de crecimiento bacteriano. Tres niños en el grupo con apósitos de malla de silicona presentaron fiebre de origen desconocido seguida de una erupción cutánea maculopapular difusa. Se excluyeron del ECA como una precaución, aunque sus lesiones sanaron sin complicaciones. No se informó el régimen de tratamiento de estos tres niños. Bugmann 1998 informó un caso de infección y dos casos de sangrado en el grupo con SDP, y un caso de sangrado en el grupo con apósito de silicona.

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, la calidad de vida, la percepción de los pacientes y el nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito, la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

5. Apósitos biosintéticos sustitutos cutáneos
a. Apósito biosintético (Biobrane) en comparación con sulfadiazina de plata (cuatro ensayos, 209 personas)
Tiempo hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontraron cuatro ECAs que compararon los apósitos biosintéticos (Biobrane) con SDP (Barret 2000; Gerding 1988; Gerding 1990; Lal 1999)). Los cuatro estudios informaron un tiempo hasta la cicatrización de la herida significativamente más corto con el uso del apósito biosintético (Biobrane) en comparación con la SDP. Barret 2000 observó que la media del tiempo hasta la curación fue de 9,7 días (+/- 0,7) con el apósito biosintético en comparación con 16,1 días (+/- 0,6) con la SDP (P < 0,001). Gerding 1988 observó que el tiempo hasta la curación fue de 13,7 días (+/- 6,75) con el apósito biosintético en comparación con 21,3 días (+/- 11,03) con la SDP (P < 0,01). Gerding 1990 observó que en su muestra, la diferencia mayor del tiempo hasta la curación se registró en las quemaduras con grasa/alquitrán (media del tiempo hasta la curación en el grupo con apósitos biosintéticos: 8,4 días [+/- 1,0] en comparación con 18,5 días [+/- 5,0] en los del grupo con la SDP [P < 0,02]). Lal 1999 informó el porcentaje de días del AST quemada (< 3 años: 1,52 días con el apósito biosintético (Biobrane) en comparación con 2,35 días con la SDP, P 0,025; 3 a 17 años: 1,00 día con el apósito biosintético (Biobrane) en comparación con 2,40 días con SDP, P 0,026 (información presentada gráficamente). Los resultados de estos estudios se presentan narrativamente y no se agruparon debido a que el tiempo hasta completar la cicatrización de la herida es un dato de tiempo hasta el evento y la manera más apropiada de resumir este tipo de datos es usar los métodos de análisis de supervivencia y expresar el efecto de la intervención como un cociente de riesgos instantáneos. No es apropiado analizar los datos de tiempo hasta el evento con los métodos empleados para los resultados continuos (p.ej. usar la medias del tiempo hasta el evento), ya que los tiempos pertinentes son sólo conocidos en el subconjunto de participantes en que ocurrió el evento. Los participantes censurados deben ser excluidos, lo que casi sin duda introducirá sesgo (Higgins 2008)).

Nivel de dolor

El dolor fue evaluado por Barret 2000; Gerding 1988 y Gerding 1990 con el uso de escalas de diferente magnitud. Barret 2000 con el uso de una escala analógica visual más una escala directa observó una diferencia de las puntuaciones iniciales de dolor antes del tratamiento (3,3 en los pacientes asignados al azar al apósito biosintético versus 3,8 en los asignados a SDP, valor de P no significativo). El alivio después de colocar el apósito disminuyó a 2,4 con el apósito biosintético y a 3,7 en los asignados a SDP en el primer día; P < 0,001; y a 2,6 con el apósito biosintético y a 3,8 en los asignados a SDP el segundo día; P <0,001. Gerding 1988 y Gerding 1990 observaron una diferencia de las puntuaciones de dolor (medidas con una escala analógica visual de 5 puntos, 1 = sin dolor y 5 = dolor intenso) durante la primera visita de seguimiento. La agrupación de estos dos ensayos con un modelo de efectos aleatorios (I2 = 75,5%) demostró una diferencia estadísticamente significativa (DMP -1,63; IC del 95% -2,20 a -1.06)(Comparación 7 Sustituto cutáneo biosintético (Biobrane) versus sulfadiazina de plata, Resultado 1 Dolor.). No se informó el dolor en el estudio de Lal 1999.

Fuera de interés, Gerding 1988 también encontró que los pacientes en el brazo de tratamiento con apósitos biosintéticos usaron menos comprimidos para aliviar el dolor que los que recibieron SDP (1,4 comprimidos con el apósito biosintético versus 3,5 comprimidos con SDP; P < 0,01, no se informó la dosificación ni el tipo de analgésico). En el estudio de Gerding 1990 , como promedio, se administraron menos dosis de narcóticos a los que recibieron un apósito biosintético (12 dosis en el grupo con apósitos biosintéticos versus 16,9 dosis en el grupo con SDP; Valor de P no significativo, dosificación y tipo de analgésico no informado). Barret 2000 encontró resultados similares: (0,5 dosis/persona/día con el apósito biosintético versus 1,9 dosis/persona/día con la SDP; P < 0,002, no se informó la dosificación y el tipo de analgesia).

Necesidad de cirugía

Gerding 1988 también observó que cinco participantes (22%) en el brazo de SDP recibieron un injerto de piel del espesor de la lesión para cerrar los defectos de granulación en comparación con cuatro pacientes (15%) tratados con el apósito biosintético (RR 0,68; IC del 95% 0,21 a 2,24, P = 0,53)(Comparación 7 Sustituto cutáneo biosintético (Biobrane) versus sulfadiazina de plata, Resultado 2 Necesidad de tratamiento quirúrgico.).

Duración de la estancia hospitalaria

Lal 1999 observó que la duración de la estancia hospitalaria fue más corta en los que recibieron el apósito biosintético en comparación con la SDP, tanto en niños pequeños como en los recién nacidos (edad cero a tres años; P = 0,002), y en los niños mayores (edad más de tres años; P = 0,0026).

Incidencia de infección

En dos de los cuatro estudios se informó la infección de la lesión y otras complicaciones sistémicas (Gerding 1988; Gerding 1990)). Los estudios restantes no informaron infección (Barret 2000) o sólo la sospecharon, pero no la confirmaron (Lal 1999)). La infección fue mal definida en muchos de los estudios. Gerding 1988 informó el desarrollo de crecimiento bacteriano en cuatro lesiones en cada grupo, y dos de los infectados en cada grupo necesitaron una escisión quirúrgica y un injerto. Gerding 1990 observó que hubo tres infecciones en los pacientes asignados a los apósitos biológicos y dos infecciones en los asignados a SDP. Un paciente en cada grupo requirió un injerto de piel.

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste del apósito y la calidad de vida.

b. Apósito biosintético (Biobrane) en comparación con el apósito hidrocoloidal (un ensayo, 72 personas)
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontró un estudio de Cassidy 2005 que comparó un apósito biosintético con un apósito hidrocoloidal. No se encontraron diferencias significativas del tiempo medio hasta la cicatrización de la herida entre el apósito biosintético y el apósito hidrocoloidal: 12,24 días con el apósito biosintético en comparación con 11,21 días con el apósito hidrocoloidal (DMP 1,03; IC del 95%: -1,66 a 3,72; P =0,45).

Nivel de dolor

La evaluación del dolor se realizó con la Oucher Scale (Escala de Oucher) en 34 participantes, y con una EAV en los 37 pacientes restantes, los autores del estudio no dejan claro si el uso de estas dos escalas se equilibró entre ambos grupos. Cassidy 2005observó que no hubo diferencias estadísticamente significativas de las puntuaciones globales medias (2,36 para los asignados al azar al apósito biosintético versus 2,37 con el apósito hidrocoloidal; P = 0,99).

Coste del apósito

Cassidy 2005 informó que el coste de cada tratamiento fue mayor en el grupo con apósitos biosintéticos, independientemente del tamaño o el espesor del apósito (P < 0,0001). Este coste era obvio y no era inesperado dada la naturaleza de la tecnología del apósito biosintético en comparación con los apósitos más antiguos y más simples como el hidrocoloidal.

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el número de cambios de apósitos, los eventos adversos, la calidad de vida, la necesidad de tratamiento quirúrgico, la percepción de los pacientes y el grado de satisfacción con la colocación y extracción del apósito.

c. Apósito biosintético (Transcyte) en comparación con sulfadiazina de plata (dos ensayos, 69 sitios de lesiones)

Dos ensayos compararon un apósito biosintético (Transcyte) con la SDP. Noordenbos 1999 realizó esta comparación en 14 personas e identificó sitios de lesiones pareados, mientras Kumar 2004 realizó un ensayo de tres brazos del que la comparación del apósito biosintético (Transcyte) y el SDP formó dos brazos del ensayo y comprendió 20 sitios de lesiones (Transcyte) y 21 sitios de lesión con SDP respectivamente.

Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Noordenbos 1999 incluyó 14 personas e identificó los sitios pareados de lesiones que se asignaron al azar al tratamiento con un apósito biosintético (Transcyte) o SDP. El autor informó los días hasta un 90% de curación y encontró que el apósito biosintético redujo significativamente el tiempo hasta la curación en comparación con la SDP (días hasta el 90% de curación: 11,14 días (DE 4,37) con Transcyte versus 18,14 días (DE 6,05) con SDP, prueba t pareada P = 0,002).

Kumar 2004 asignó al azar 33 personas con lesiones en 58 sitios a tres apósitos diferentes para quemaduras (Transcyte n = 20, SDP n = 21). La cicatrización de la herida, medida como el tiempo medio hasta la re-epitelización, fue de 7,5 días con Transcyte y de 11,2 días con SDP. No se informaron datos de la varianza y se informó que el tiempo hasta la re-epitelización con Transcyte fue mejor estadísticamente significativo que con SDP (P < 0,001). La progresión de la curación se estimó visualmente por dos observadores independientes, pero no se informó si estaban cegados o no a los tratamientos asignados, lo que podría ser una fuente de sesgo.

Número de cambios de apósitos

Kumar 2004 encontró menos cambios de apósitos con Transcyte en comparación con la SDP. Número de cambios de apósitos: 1,5 con Transcyte en comparación con 9,2 con la crema Silvazene (P < 0,0001).

Nivel de dolor

Aunque las puntuaciones del dolor no se informaron con alguna escala de dolor validada, los pacientes tratados con Transcyte requirieron una cantidad de fármacos para el dolor significativamente menor que los tratados con SDP (P = 0,0001; no se informó el tipo, la vía ni la dosis de los analgésicos).

Incidencia de infección

Noordenbos 1999 observó que seis pacientes desarrollaron celulitis ligera en el brazo del ensayo con SDP, y todos los eventos respondieron a los antibióticos intravenosos. Ninguna lesión se infectó durante el tratamiento con el apósito biosintético.

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la percepción de los pacientes y el nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito, la duración de la estancia hospitalaria y la necesidad de tratamiento quirúrgico.

Necesidad de cirugía

Hubo cinco lesiones en el grupo con SDP que requirieron un autoinjerto y una en el grupo con Transcyte. Los pacientes tratados con Transcyte recibieron un autoinjerto debido a la infección y a la pérdida de tejido. Los pacientes tratados con SDP recibieron un injerto debido al retraso de la re-epitelización.

d. Regímenes mixtos con apósitos biosintéticos (un ensayo, 33 personas)
Tiempo hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontró un estudio de Kumar 2004, que asignó al azar 33 personas con lesiones en 58 sitios a tres apósitos diferentes para quemaduras (Transcyte, Biobrane y SDP). La cicatrización de la herida, medida como la media del tiempo hasta la re-epitelización, fue de 7,5 días para Transcyte; 9,5 días para Biobrane; y 11,2 días para SDP. No se informaron datos de la varianza y la re-epitelización fue más rápida con Transcyte seguido de Biobrane y luego SDP (P < 0,001). La progresión de la curación se estimó visualmente por dos observadores independientes, pero no se informó si estaban o no cegados a la asignación de los tratamientos, lo que podría ser una fuente de sesgo.

Número de cambios de apósitos

Kumar 2004 encontró menos cambios de apósitos con Transcyte o Biobrane en comparación con SDP. Número de cambios de apósitos: 1,5 con Transcyte y 2,4 con Biobrane en comparación con 9,2 con la crema Silvazene (P < 0,0001).

Nivel de dolor

Aunque las puntuaciones de dolor no se informaron con alguna escala de dolor validada, los pacientes tratados con Transcyte o Biobrane requirieron una cantidad de fármacos para el dolor significativamente menor a la de los que fueron tratados con SDP (P = 0,0001; no se informó el tipo, la vía ni la dosis de los analgésicos).

Necesidad de cirugía

Hubo cinco lesiones en el grupo con SDP que requirieron un autoinjerto, tres en el grupo con Biobrane y una en el grupo con Transcyte. Los pacientes tratados con Transcyte y Biobrane recibieron un autoinjerto debido a infección y pérdida de tejido. Los pacientes tratados con SDP recibieron un injerto debido al retraso de la re-epitelización.

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la percepción y el nivel de la satisfacción con la colocación y extracción del apósito de los pacientes y la duración de la estancia hospitalaria.

e. Apósitos biosintéticos con liberación de agentes antimicrobianos (Hydron) en comparación con sulfadiazina de plata u otros fármacos (tres ensayos, 95 personas)
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontraron tres ECAs que compararon los apósitos biosintéticos con liberación de fármacos antimicrobianos con la SDP (Curreri 1980; Fang 1987; Husain 1983). Husain 1983) informaron que el promedio del tiempo hasta la curación fue significativamente más corto con el apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos (6,8 días) en comparación con 11,7 días con la SDP, el valor de P y los datos de la varianza no se informaron. Curreri 1980 informó que el tiempo hasta completar la cicatrización de la herida fue más rápido en las lesiones cubiertas con el apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos que con SDP (no proporcionaron datos numéricos o gráficos no, ni informaron el valor de P).

Número de cambios de apósitos

Fang 1987 observó que hubo 93 aplicaciones de apósitos, lo que significaba un promedio de más de tres apósitos por paciente. En la mayoría de los pacientes (no se informó el número de pacientes), el apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos permaneció implantado durante casi cuatro días, en el mismo período de tiempo el sitio de control requirió cuatro cambios de apósitos. A pesar de que no se mencionó el número de cambios de apósitos en Husain 1983, los autores informaron su respuesta al apósito. El personal de enfermería a cargo del tratamiento y los participantes dieron una mayor calificación al apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos que al de control, con el uso de la clasificación de favorable, no favorable o ninguna diferencia. Las clasificaciones favorables fueron autoevaluadas y la proporción de enfermeros tratantes a favor: 41/50 (82%) enfermeros tratantes versus 34/50 (68%) pacientes; no favorable: 9/50 (18%) enfermeros tratantes versus 11/50 (22%) pacientes y no se registraron diferencias en 5/50 (10%) de los pacientes.

Percepción del paciente, nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito

Por el contrario, Curreri 1980 informó que un 81% de la población de la muestra halló que el apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos fue más difícil y llevó más tiempo para la colocación que la SDP (definición y descripción de la dificultad no proporcionadas; no se informó el número de minutos que definían el consumo de tiempo).

Necesidad de cirugía

Fang 1987 observó que ocho pacientes con el apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos requirieron un injerto y siete en el grupo con SDP.

Incidencia de infección

Husain 1983 observó que se desarrolló infección de la lesión en 15/50 (30%) sitios tratados con el apósito biosintético con liberación de fármacos antimicrobianos y en 8/50 (16%) sitios tratados con SDP, esta diferencia no fue estadísticamente significativa (RR 1,88; IC del 95%: 0,87 a 4,02; P = 0,11 )(Comparación 8 Apósitos biosintéticos de liberación antimicrobiana versus sulfadiazina de plata, Resultado 1 Infección de la lesión.). Fang 1987 informó la colonización bacteriana en lugar de la infección.

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida y la duración de la estancia hospitalaria.

6. Apósitos antimicrobianos (con plata)
a. Apósitos impregnados con plata comparados con sulfadiazina de plata (tres ensayos, 162 pacientes)

Se encontraron tres ECAs que compararon el apósito impregnado con plata (Acticoat, Smith and Nephew EE.UU.) con SDP (Li 2006; Muangman 2006; Varas 2005))

Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Li 2006 encontró que la media del tiempo hasta la curación fue significativamente menor en los tratados con apósitos con plata en comparación con la SDP (media del tiempo hasta la cicatrización de la herida: 12,42 días [DE 5,40] con apósito de plata en comparación con 15,79 días [DE 5,60] con la SDP). Muangman 2006 y Varas 2005 no informaron el tiempo hasta completar la cicatrización de la herida.

Nivel de dolor

Los estudios de Muangman 2006 y Varas 2005 hallaron que el apósito impregnado con plata disminuyó el dolor (medido en una escala analógica visual [EAV - escala de 1 a 10] en comparación con la SDP, estos ensayos se agruparon con un modelo de efectos aleatorios debido al alto nivel de heterogeneidad (I2 = 89,4%) la diferencia no fue estadísticamente significativa (DMP -2,66; IC del 95%: -6,27 a 0,94) (Comparación 9 Apósito impregnado con plata versus sulfadiazina de plata, Resultado 1 Dolor.).

Duración de la estancia hospitalaria

Muangman 2006 informó que no hubo diferencias de la duración de la estancia hospitalaria entre los dos grupos.

Necesidad de cirugía

Muangman 2006 observó que seis participantes (24%) en el brazo con SDP recibieron un injerto de piel del espesor de la lesión para cerrar los defectos de granulación en comparación con cuatro pacientes (16%) que fueron tratados con apósito de plata (RR 0,67; IC del 95% 0,21, 2,08, P = 0,48)(Comparación 9 Apósito impregnado con plata versus sulfadiazina de plata, Resultado 2 Necesidad de tratamiento quirúrgico.).

Incidencia de infección

No se observaron complicaciones de la lesión en ninguno de los grupos, incluyendo la infección para Varas 2005. Muangman 2006 informó que no hubo ninguna diferencia en la infección de la lesión entre los grupos (siete pacientes presentaron infección de la lesión; tres en el grupo con apósito de plata y cuatro en el grupo con SDP, P > 0,05). Se trataron todas las infecciones de las lesiones con antibióticos tópicos o sistémicos. Li 2006 encontró un total de 56 cepas bacterianas en 166 lesiones que desaparecieron en el sexto y duodécimo día posterior al tratamiento con antibióticos.

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la percepción de los pacientes y el nivel de la satisfacción con la colocación y extracción del apósito.

7. Apósitos de fibra
a. Alginato de calcio en comparación con sulfadiazina de plata (un ensayo, 59 personas)
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontró un ECA de Costagliola 2002 (59 personas con 73 quemaduras de espesor parcial) que comparó el alginato de calcio con la SDP. No encontró diferencias significativas entre el alginato de calcio y la SDP en el tiempo hasta la curación (12,1 días con alginato de calcio versus 11,7 días con la SDP, el valor de P y los datos de la varianza no se informaron.

El autor declara que no encontró diferencias significativas entre los grupos en cuanto al dolor y la cantidad de atención necesaria (sin embargo, no proporcionó la evaluación de la escala de dolor ni las puntuaciones; no se describió la definición de cantidad de atención).

En estos estudios no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, el coste de los apósitos, la calidad de vida, la percepción de los pacientes y el nivel de satisfacción con la colocación y extracción del apósito y la duración de la estancia hospitalaria.

b. Apósito de hidrofibra en comparación con sulfadiazina de plata (un ensayo, 47 personas)
Tiempo transcurrido hasta la cicatrización completa de la herida

Se encontró un estudio de Caruso 2006 que comparó un apósito de fibra de hidrogel con la SDP. No se encontraron diferencias significativas entre el apósito de hidrogel y la SDP en el tiempo hasta la cicatrización de la herida: la mediana del tiempo hasta la cicatrización de la herida fue 16 días con fibra de hidrogel versus 17 días con la SDP; P = 0,517, no se presentaron datos de la varianza.

Nivel de dolor

Caruso 2006 evaluó el dolor con la escala analógica visual de John Hopkins para los pacientes de cuatro años y mayores y las puntuaciones de dolor informadas por el investigador para la población preverbal. El apósito de fibra de hidrogel disminuyó el dolor durante los cambios de apósito (media de la puntuación de dolor: 3,63 con apósito de fibra de hidrogel versus 4,77 con la SDP; P = 0,003). No hubo diferencias de la puntuaciones de dolor informadas por el investigador entre los grupos con fibra de hidrogel y los grupos con SDP (media de las puntuaciones de dolor 3,52 con apósito de fibra de hidrogel versus 3,32 con la SDP; P = 0,991). Se administraron menos tipos de procedimientos de los fármacos (2,4 dosis versus 3,4 dosis; P = 0,18; y de procedimientos de los opiáceos (1,5 dosis versus 2,1 dosis; P = 0,022) en el grupo con apósito de fibra de hidrogel en comparación con el grupo con SDP. Los nombres de los fármacos, las vías y las dosificaciones no se informaron.

Número de cambios de apósitos

Caruso 2006 encontró menos cambios de apósitos con el apósito de fibra de hidrogel en comparación con la SDP (media del número de cambios de apósitos: 7,7 con apósito de fibra de hidrogel versus 19,1 con SDP; (DMP -11,40; IC del 95%: -15,66; -7,14; P <0,0001)(Comparación 10 Apósito de fibra versus sulfadiazina de plata, Resultado 1 Número de cambios de apósitos.). Sin embargo, era de esperar este resultado, dado que los apósitos de SDP se cambiaron sistemáticamente, mientras que no hubo ninguna otra indicación que la de cambiar los apósitos de fibra de hidrogel cada segundo día. Más aún, la colocación de apósitos, la comodidad del apósito y la comodidad de los pacientes no fue significativamente diferente entre los grupos de tratamiento.

Coste del apósito

El coste total medio de los apósitos primarios durante el estudio fue significativamente mayor para el apósito de fibra de hidrogel que para la SDP (media del coste del apósito primario: US$ 684 con apósitos de fibra de hidrogel versus US$ 398 en el grupo con la SDP; P = 0,007). Como se esperaba, la media del coste del apósito secundario (es decir, la colocación de apósitos de gasa sobre el apósito primario) fue inferior para el grupo con fibra de hidrogel que para el grupo con la SDP (media del coste del apósito secundario US$ 68,10 con apósitos de fibra de hidrogel versus US$ 138,00 en el grupo con la SDP; P =0,004). Cuando se compararon los costes totales del tratamiento, éstos fueron equivalentes entre los dos grupos (media del coste total de los apósitos: US$ 848,50 con apósito de fibra de hidrogel versus US$ 759,60 en el grupo con SDP).

Incidencia de infección

Caruso 2006 observó tasas similares de infección de la lesión en los dos grupos de tratamiento (3/42 [7,1%] con apósito de fibra de hidrogel en comparación con 2/40 [5%] con SDP; RR 1,43 IC del 95% 0,25 to 8,11; P=0,69)(Comparación 10 Apósito de fibra versus sulfadiazina de plata, Resultado 2 Número de infecciones.). Los pacientes que presentaron infecciones fueron tratados con antibióticos.

Necesidad de cirugía

En ambos grupos hubo necesidad de un injerto de piel debido a la reclasificación de una quemadura de espesor parcial como una quemadura de espesor total o debido a infección (5,04/42 [12%] con apósito de fibra de hidrogel versus 7,2/40 [18%] con SDP [RR 0,68; IC del 95%: 0,24 a 1,97]; P=0,48)(Comparación 10 Apósito de fibra versus sulfadiazina de plata, Resultado 3 Necesidad de tratamiento quirúrgico.).

En este estudio no se abordaron otras medidas de resultado como el cambio del área de superficie de la lesión, la calidad de vida y la duración de la estancia hospitalaria.


DISCUSIÓN

Esta revisión sistemática resume las mejores pruebas disponibles en relación con los efectos de los apósitos usados para tratar a los adultos con quemaduras superficiales o de espesor parcial. Un total de 26 estudios cumplieron con los criterios de inclusión de la revisión.

Los resultados indican que las lesiones por quemadura con apósitos de hidrogeles, apósitos con cubierta de silicona, apósitos biosintéticos y apósitos antimicrobianos sanaron más rápidamente que las tratadas con SDP o con apósitos de gasa impregnados con clorhexidina.Los resultados de los apósitos hidrocoloidales y de poliuretano también indican una mejor tasa de curación, aunque cinco estudios (Phipps 1988; Thomas 1995; Wright 1993; Afilalo 1992; Poulsen 1991) no encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los grupos de intervención y de control. No hubo pruebas de que los apósitos de fibra mejoren las tasas de curación en comparación con la SDP. No hubo pruebas de una diferencia en el tiempo hasta la curación entre los apósitos biosintéticos y los hidrocoloidales.

Hubo algunas pruebas de que el dolor presentado por los pacientes parecía reducirse con el uso del apósito de intervención cuando se comparó con la SDP o los apósitos de clorhexidina.Este resultado no fue estadísticamente significativo en todos los estudios, pero fue consistente para todos los apósitos de intervención excepto los apósitos antimicrobianos donde la diferencia no fue significativa.No hubo diferencias significativas en los niveles de dolor entre los apósitos biosintéticos y los hidrocoloidales cuando se los comparó directamente.

Las pruebas de la efectividad de los diferentes apósitos para proteger la lesión de la infección están limitadas por la inconsistencia de la medición y del informe de esta medida de resultado.Cuando se informaron las tasas de infección no parece haber una diferencia significativa entre los apósitos de intervención y los grupos de comparación.

El número de cambios de apósitos requeridos pareció favorecer los apósitos hidrocoloidales, los apósitos de silicona y los apósitos impregnados con plata.Cuando se utilizaron, estas lesiones requirieron menos cambios de apósitos.Sin embargo, esta diferencia fue también un reflejo de los diferentes regímenes de protocolos con los apósitos de gasa de SDP que requerían cambios diarios y con los apósitos de intervención cambiados según era necesario.

Estos resultados, sin embargo, se deben interpretar con cautela. Los estudios incluidos fueron en general de una calidad deficiente, en muchos casos el número de personas incluidas en los ensayos fue pequeño y los datos sobre el tiempo hasta la cicatrización de la herida y el análisis estadístico posterior a menudo no se informó de una manera que permitió que los resultados fueran reproducidos por los revisores. Se limitó la calidad de los estudios de la siguiente forma:

a. Definición clínica deficiente de las lesiones por quemaduras superficiales o de espesor parcial en muchos estudios.

b. Estimaciones de la profundidad de la quemadura sin informar o sin evaluación formal o directa de la profundidad de la lesión por quemadura. Lo anterior puede haber causado erróneamente la inclusión de varios estudios que eran una mezcla de diversas profundidades de quemaduras.

c. La falta de informe sobre las técnicas de asignación al azar, la ocultación de la asignación, el tamaño pequeño de las muestras, la evaluación de resultados subjetiva, la ausencia de cegamiento para la evaluación de resultados y el informe deficiente de los retiros y los datos de eventos adversos. Los datos sobre el tiempo transcurrido hasta el evento fueron a menudo analizados incorrectamente con los métodos para resultados continuos en lugar de los métodos de análisis de supervivencia, y por lo tanto estos resultados se presentaron en forma narrativa únicamente.

d. La medición deficiente de resultados importantes, como los niveles del dolor, la satisfacción de los pacientes, la infección de la lesión, la apariencia de las cicatrices. El uso limitado de medidas de resultado objetivas y la presentación insuficiente de los resultados hace que el análisis y la utilidad de estos resultados sean dudosos.

En conclusión varios apósitos parecen tener algún beneficio por encima de otros productos en el tratamiento de las quemaduras superficiales y de espesor parcial. Esta ventaja se relaciona con el tiempo hasta la cicatrización de la herida, el número de los cambios de apósitos y la facilidad de uso, el dolor experimentado y la capacidad para absorber y contener el exudado. Sin embargo, la confianza en estas conclusiones disminuye por la validez baja y el pequeño tamaño de las muestras de estos ensayos.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Varios apósitos parecen tener algún beneficio por encima de otros productos en el tratamiento de las quemaduras superficiales y de espesor parcial. Hay algunas pruebas provenientes de investigaciones que demuestran los beneficios de los apósitos hidrocoloidales, antimicrobianos (que contienen plata), de nylon de silicona, de lámina de poliuretano y biosintéticos. Esta ventaja se relaciona con el tiempo hasta la cicatrización de la herida, el número de cambios de apósitos y su experiencia de dolor asociada, aunque los resultados de los estudios son propensos a las deficiencias metodológicas. Se necesita reconsiderar el uso de la SDP en las lesiones por quemadura, dado que varios estudios mostraron retrasos en el tiempo hasta la cicatrización de la herida y un mayor número de aplicaciones de apósitos. Para diferenciar entre los productos, hay una fuerte necesidad de realizar ensayos de alta calidad con una población de pacientes bien definida unida a variables principales de evaluación clínicamente pertinentes.

Implicaciones para la investigación

Se necesitan ensayos bien diseñados y de gran tamaño de las intervenciones con apósitos. Es necesario estimar claramente la profundidad de la quemadura para usar las intervenciones con apósitos adecuadamente definidas. Los ensayos deben abordar los criterios metodológicos clave (ocultación de la asignación, cegamiento de los participantes y evaluadores de resultados, adecuado seguimiento y análisis estadístico apropiado) y deben seguir las guías CONSORT para la información. La revisión no realizó un análisis económico, lo que informaría útilmente las decisiones acerca de los tratamientos más efectivos y los más coste-efectivos para los pacientes con lesiones por quemadura.


AGRADECIMIENTOS

Se agradece a Kate Seers por el trabajo anterior que fue la base de la revisión actual y a Greg Duncan por su ayuda en la lectura del borrador de la revisión. Los autores desean agradecer el trabajo de los evaluadores externos, los editores del Grupo Cochrane de Heridas (Cochrane Wounds Group) (Andrew Jull, Dirk Ubbink, Gill Worthy) y a Catriona McDaid, Mary Mondozzi y Janet Yarrow.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno


TABLAS

Characteristics of included studies [ordered by study ID]

ID Afilalo 1992 
MethodsRCT. Method of randomisation: computer generated random numbers table. Allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. No ITT analysis.
Patients served as their own controls (i.e. one area of the same patient was treated with intervention while another similar area was taken as a control). 
Participants48 adults ( mean age: 38.5 years) with partial thickness burns presenting to an emergency department within 48 hours of injury. Cause of burn - hot liquid, metal, flame or steam. Excluded if previously received treatment other than first aid, had electrical or chemical burns, or burns of the face, hands or perineum, suspected inhalation injury, required hospital admission, had concomitant diseases such as diabetes mellitus.
Patients excluded if they could not attend or commit to clinic visits, had poor language, judges to be likely poor compliers with treatment. 
InterventionsGp 1: n=15 Hydrocolloid dressing (DuoDerm, ConvaTec Ltd, Bristol Myer Squibb)
Gp 2: n=15 antiseptic tulle gras dressing with chlorhexidine acetate (Bactigras, Smith and Nephew) plus a layer of SSD. 
OutcomesNumber of days to complete wound healing,
Level of pain,
Number of dressing changes,
Need for pain medication, Ease of application and removal of dressing. 
Notes18 people dropped from the study and not included in the final analysis.
Schulz (1995) rating: randomisation A; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Barret 2000 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants20 children with partial thickness burns (mean %TBSA: 8.4) less than 24 hours old. Excluded if participants greater than 17 years of age, causes other than thermal flame or scald injuries, full-thickness burns and admission time greater than 24 hours after injury. 
InterventionsBiosynethtic dressing (Biobrane) versus twice daily application of SSD.
C: Application of twice daily SSD. 
OutcomesTime to complete wound healing
Pain
Adverse events 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Bugmann 1998 
MethodsRCT. Randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants76 patients ( age range 3 months - 15 years, mean age 3.4 years, mean TBSA 2.1%) with partial thickness burns presenting to an emergency department within 24 hours of injury. 
InterventionsSilicon coated nylon dressing (Mepitel, Molnlycke Health Care, USA) covered with a gauze soaked in chlorhexidine versus SSD (Flamazine, Smith and Nephew) covered by tulle gras and gauze 
OutcomesTime to complete wound healing
Number of dressing changes
Incidence of wound infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Caruso 2006 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported 
Participants84 participants with superficial, mid-dermal or mixed partial thickness burns at first presentation. Key exclusion criteria included electrical, chemical or frostbite burn, evidence of inhalation injury, treatment of burn with an active agent (i.e.. SSD) before study entry and fractures and/or neurological injury. 
InterventionsHydrogel (Hydrofiber, ConvaTec, Bristol-Myers Squibb, USA) dressing versus SSD 
OutcomesTime to complete wound healing
Number of dressing changes
Cost of dressings
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Cassidy 2005 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants37 patients ( age range 3 -18 years) with superficial or mid dermal partial thickness burns less than 10% TBSA. Burns involving face, hands, feet or perineum were excluded. 
InterventionsBiosynthetic dressing (Biobrane) versus hydrocolloid dressing 
OutcomesTime to wound healing
Level of pain
Cost of dressing 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Costagliola 2002 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants59 patients with 73 second degree burns of 50-200 cm. Age and gender not provided. 
InterventionsCalcium alginate (Algosteril, Smith and Nephew Healthcare Limited) versus SSD 
OutcomesDays to healing
Level of pain 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Curreri 1980 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants18 patients (mean age 34 years) with second degree burns (mean %TBSA: 26). 
InterventionsBiosynthetic dressing (Hydron) versus SSD. 
OutcomesTime to complete wound healing
Patient perception/level of satisfaction with application or removal of dressing 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Fang 1987 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment not reported. Blinding of outcome assessors recorded. Patients served as their own controls (i.e. one area of the same patient was treated with intervention while another similar area was taken as a control). 
Participants27 patients (mean age 18.6 years) with second degree burns (mean %TBSA: 24.1). 
InterventionsAntimicrobial release biosynthetic dressing (Hydron) versus once or twice daily application of SSD 
OutcomesWound appearance
Number of dressing changes
Need for surgery
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
 
ID Gerding 1988 
MethodsRCT with randomisation sequence generated by computer code and allocation concealment achieved by sealed numbered envelopes opened sequentially. Blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants50 patients (mean age: 19.6 years) with partial thickness burns (mean %TBSA: 6.3) less than 24 hours old. Chemical and electrical burns, grossly contaminated wounds, wounds more than 24 hours old and wounds treated with topical agents were excluded. 
InterventionsBiosynthetic dressing (Biobrane) versus twice daily application of SSD. 
OutcomesTime to complete wound healing
Level of pain
Need for surgery
Cost of dressing
Incidence of infection
Adverse events 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation A; allocation concealment A; selection bias B; blinding B. 
 
ID Gerding 1990 
MethodsRCT with randomisation sequence generated by computer code and allocation concealment achieved by sealed numbered envelopes opened sequentially. No blinding employed. Blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants64 patients (mean age 20.2 years) with partial thickness burns (mean %TBSA: 2.2%) less than 24 hours old. Chemical and electrical burns, grossly contaminated wounds, wounds more than 24 hours old and wounds treated with topical agents were excluded. 
InterventionsBiosynethic dressing (Biobrane) versus twice daily application of SSD 
OutcomesTime to complete wound healing
Level of pain
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation A; allocation concealment A; selection bias B; blinding B. 
 
ID Gotschall 1998 
MethodsRCT. Randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants66 patients (age range 0-12 years) with partial thickness scald burns of <15% TBSA . 
InterventionsSilicon coated nylon dressing (Mepitel, Molnlycke Health Care, USA) versus SSD. Wet and dry under cotton gauze dressings applied over both treatment arms 
OutcomesTime to wound healing as measured by number of days until wounds were 25%, 50%, 75% and 100% epithelialized
Level of pain
Cost of the dressing
Incidence of infection
Adverse events 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Guilbaud 1992 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants62 patients (mean age 33 years) with partial thickness burns admitted into a burn centre within 24 hours of injury 
InterventionsHydrogel dressing versus SSD, paraffin gauze or paraffin gauze with antibiotics 
OutcomesTime to complete wound healing
Level of pain
Number of dressing changes
Adverse events 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Guilbaud 1993 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants93 patients (mean age 35.7 years) with second degree burns admitted within 48 hours of injury. Mean %TBSA not described. 
InterventionsHydrogel dressing versus SSD, paraffin gauze or paraffin gauze with antibiotics or topical antibiotics. 
OutcomesTime to complete wound healing
Level of pain
Number of dressing changes 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Husain 1983 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. Patients served as their own controls (i.e. one area of the same patient was treated with intervention while another similiar area was taken as a control). 
Participants50 patients (mean age 17.34) with a mean %TBSA: 14.7. 
InterventionsAntimicrobial release biosynthetic dressing (Hydron) versus SSD and exposed as routine. 
OutcomesTime to complete wound healing
Level of pain
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Kumar 2004 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and not reported. Described as a non-blind study. 
Participants33 participants with a total of 58 wound sites. patients excluded if the burn injury had occurred >24hours prior to commencement of treatment, the wounds identified as full thickness in depth or the wounds exhibited signs of infection. 
InterventionsComparing the effectiveness of biosynthetic dressings (TransCyte and Biobrane) and SSD. 
OutcomesTime to complete wound healing
Need for surgery
Number of dressing changes
Narcotic analgesia requirements during dressing change 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Lal 1999 
MethodsRCT. Allocation concealment described. No blinding employed. 
Participants89 children with partial thickness scald burns covering 5-25% TBSA treated within 48 hours of injury and showed no initial signs of cellulitis or need for grafting. 
InterventionsBiosynthetic dressing (Biobrane) versus twice daily application of SSD. 
OutcomesTime to complete wound healing
Hospital length of stay
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment A; selection bias B; blinding B. 
 
ID Li 2006 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants98 participants (mean age of 36 years) with residual burn wounds (mean %TBSA: 54) 
InterventionsSilver impregnated dressing (Acticoat, Smith & Nephew, UK) versus SSD 
OutcomesTime to complete wound healing
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Muangman 2006 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants50 participants with partial thickness burns admitted to a Burns Unit. 
InterventionsSilver impregnated dressing (Acticoat, Smith & Nephew, UK) versus SSD 
OutcomesLevel of pain
Need for surgery
Incidence of infection
Hospital length of stay 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Neal 1981 
MethodsRCT. Randomisation and allocation concealment not reported. Blinding at outcome assessment recorded. 
Participants51 patients (25 children) with small blistered burns seen within 12 hours of injury. Mean 1.7% TBSA for those in the intervention group; mean 1.83% TBSA to those assigned to conventional therapy. 
InterventionsPolyurethane film (Op-site, Smith and Nephew Healthcare Limited) versus chlorhexidine impregnated paraffin gauze (Bactigras, Smith and Nephew Healthcare Limited) 
OutcomesNumber of days to complete wound healing
Level of pain
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
 
ID Noordenbos 1999 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants14 patients (mean age 23.4 years) with moderate to deep partial thickness burns (mean %TBSA: 13.3%). Burn wounds to hands, face, buttocks, feet and genitalia were excluded. 
InterventionsBiosynthetic dressing (TransCyte) versus twice daily application of SSD. 
OutcomesTime to complete wound healing
Adverse events 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Phipps 1988 
MethodsRCT. Randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants196 patients with burns (mean %TBSA: 1) presenting to an emergency department. 
InterventionsHydrocolloid dressing (Granuflex, Squibb surgicare) versus chlorhexidine impregnated tulle-gras (Bactigras, Smith and Nephew Healthcare Limited). Dressings changed at weekly intervals. 
OutcomesNumber of days to complete healing
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Poulsen 1991 
MethodsRCT. Randomisation produced by computer generated random number generator. Allocation concealment recorded. Blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants55 patients with partial thickness burns seen within 6 hours of injury. Patients with burns of the face, hands, feet, axilla and perineum were excluded. 
InterventionsPolyurethane film (Op-site, Smith and Nephew Healthcare Limited) versus paraffin gauze (Jelonet, Smith and Nephew Healthcare Limited). 
OutcomesNumber of days to complete wound healing
Level of pain
Number of dressing changes
Incidence of infection
Adverse events i.e. skin reactions 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation A; allocation concealment A; selection bias B; blinding B. 
 
ID Thomas 1995 
MethodsRCT. Method of randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported 
Participants50 patients (54 burn sites) with less than 5% TBSA (mean %TBSA 0.83). Excluded if patients had burns which were awkward to dress, such as on the face, neck, and axilla, as were those with chemical or electrical burns. 
InterventionsThree arm study with participants allocated to hydrocolloid dressing, hydrocolloid dressing plus SSD and chlorhexidine impregnated paraffin guaze dressing. 
OutcomesTime to complete wound healing
Level of pain
Number of dressing changes
Incidence of infections 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Varas 2005 
MethodsRCT with randomisation technique and allocation concealment described. Blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants14 patients (mean age 41 years) with partial thickness burns (mean %TBSA: 14.6). 
InterventionsSilver impregnated dressing (Acticoat) versus SSD application and removal twice daily. 
OutcomesLevel of pain
Incidence of infection 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation A; allocation concealment A; selection bias B; blinding B. 
 
ID Wright 1993 
MethodsRCT Randomisation, allocation concealment and blinding of subjects and investigators (including outcome assessors) not reported. 
Participants98 patients (age, gender distribution, %TBSA not provided) with partial thickness burns presenting to an emergency department and seen within 48 hours of injury. Patients with injuries greater than 48 hours old, requiring management other than outpatient treatment such as skin grafting were excluded. 
InterventionsHydrocolloid dressing ( Granuflex, ConvaTec Ltd, UK) versus chlorhexidine impregnated paraffin gauze (Bactigras, Smith and Nephew Healthcare Limited). 
OutcomesTime to wound healing
Level of pain
Number of dressing changes
Incidence of infection
Quality of healing was measured using a 5 point scale. 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding B. 
 
ID Wyatt 1990 
MethodsRCT. Method of randomisation and allocation concealment not reported. Blinding at outcome assessment recorded. 
Participants50 patients with minor second degree burns who present to an emergency department and/or occupational medicine clinic. Burns which occurred more than 48 hours before presentation for treatment or burns to face, hands, feet or perineum, electrical and chemical burns and those participants with concomitant disease such as diabetes mellitus were excluded. 
InterventionsHydrocolloid dressing ( DuoDerm, Convatec, Squibb) versus SSD (Silvadene, Marion Laboratories). 
OutcomesTime to complete wound healing
Number of dressing changes
Level of pain 
NotesSchulz (1995) rating: randomisation B; allocation concealment B; selection bias B; blinding A. 
 

RCT: randomised controlled trial
%TBSA: percentage of total burn surface area
SSD: silver sulphadiazine



Characteristics of excluded studies [ordered by study ID]

StudyReason for exclusion
Allen 1996 Data for burns inseparable from results for other types of wounds. 
Chang 1995 Review of pressure garment therapy and of full thickness burns 
Edstrom 1979 Includes burns other than superficial or partial thickness burns and non-dressing interventions 
Hermans 1984 Includes burns other than superficial or partial thickness burns 
Kedwards 1993 Treatment for burn injuries of the hand 
Levine 1976 No outcome measures defined in the review protocol reported in this study 
Sharma 1985 Quasi-randomisation 
Stair 1986 Results for burn wounds not separable from abrasions. 
Tredget 1998 Includes burns other than superficial or partial thickness burns. 
Waffle 1988 Quasi-randomisation 
Wayne 1985 Not randomised trial, matched controls. 
Witchell 1991 Not a randomised trial 
Yang 1989 Unable to separate burn wounds from other burn types 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Afilalo 1992{Solo datos publicados}
*Afilalo M, Dankoff J, Guttman A, Lloyd J. DuoDERM hydroactive dressing vs silver sulphadiazine/Bactigras in the emergency treatment of partial skin thickness burns. Burns 1992;18(4):313-6.

Barret 2000{Solo datos publicados}
*Barret JP, Dziewulski P, Ramzy P, Wolf S, Desai MH, Herndon D. Biobrane versus 1% silver sulfadiazine in second-degree pediatric burns. Plastic and Reconstructive Surgery 2000;105(1):62-5.

Bugmann 1998{Solo datos publicados}
*Bugmann P, Taylor S, Gyger D, Lironi A, Genin B, Vunda A, et al. A silicone-coated nylon dressing reduces healing time in burned paediatric patients in comparison with standard sulfadiazine treatment: a prospective randomized trial. Burns 1998;24(7):609-12.

Caruso 2006{Solo datos publicados}
*Caruso DM, Foster KN, Blome-Eberwein SA, Twomey JA, Herndon DN, Luterman A, et al. Randomized clinical study of Hydrofiber dressing with silver or silver sulfadiazine in the management of partial-thickness burns. Journal of Burn Care and Research 2006;27(3):298-309.

Cassidy 2005{Solo datos publicados}
*Cassidy C, St Peter SD, Lacey S, Beey M, Ward-Smith P, Sharp RJ, et al. Biobrane versus duoderm for the treatment of intermediate thickness burns in children: a prospective randomized trial. Burns 2005;31(7):890-3.

Costagliola 2002{Solo datos publicados}
*Costagliola M, Castede JC, Chaouat M, Mimoun M, Pannier M, Pellerin P, Wassermann D. Algosteril dressing (calcium alginate) versus Flammazine (silver sulphadiazine) in the treatment of second-degree burns. Fourth Australian Wound Management Association Conference. 2002:53.

Curreri 1980{Solo datos publicados}
Curreri PW, Desai M, Bartlett R, Heimbach D, Parshley P, Trunkey D. Safety and efficacy of a new synthetic burn dressing: a multicenter study. Archives of Surgery 1980;115(8):925-7.

Fang 1987{Solo datos publicados}
*Fang C, Nathan P, Robb E, Alexander J, MacMillan B. Prospective clinical study of Hydron, a synthetic dressing, in delivery of an antimicrobial drug to second-degree burns. Journal of Burn Care and Rehabilitation 1987;8(3):206-9.

Gerding 1988{Solo datos publicados}
*Gerding RL, Imbembo AL, Fratianne RB. Biosynthetic skin substitute vs 1% silver sulfadiazine for treatment of inpatient partial-thickness thermal burns. The Journal of Trauma 1988;28(8):1265-9.

Gerding 1990{Solo datos publicados}
*Gerding RL, Emerman CL, Effron D, Lukens T, Imbembo AL, Fratianne RB. Outpatient management of partial-thickness burns: Biobrane versus 1% Silver Sulfadiazine. Annals of Emergency Medicine 1990;19(2):29-32.

Gotschall 1998{Solo datos publicados}
*Gotschall C, Morrison M, Eichelberger M. Prospective, randomized study of the efficacy of Mepitel on children with partial-thickness scalds. Journal of Burn Care and Rehabilitation 1998;19(4):279-83.

Guilbaud 1992{Solo datos publicados}
*Guilbaud J. European comparative clinical study of Inerpan: a new wound dressing in treatment of partial skin thickness burns. Burns 1992;18(5):419-22.

Guilbaud 1993{Solo datos publicados}
Guilbaud J, Honde C. Multicentre comparative clinical study of a new wound dressing: PA286 (Inerpan). European Journal of Plastic Surgery 1993;16:73-6.

Husain 1983{Solo datos publicados}
*Husain MT, Aktar M, Akhtar N. Report on evaluation of hydron film as burn wound dressing. Burns 1983;9(5):330-4.

Kumar 2004{Solo datos publicados}
Kumar RJ, Kimble RM, Boots R, Pegg SP. Treatment of partial thickness burns: a prospective randomised trial using transcyte. ANZ Journal of Surgery 2004;74(8):622-6.

Lal 1999{Solo datos publicados}
*Lal S, Barrow R, Wolf S, Chinkes D, Hart D, Heggers J, Herndon D. Biobrane improves wound healing in burned children without increased risk of infection. Shock 1999;14(3):314-9.

Li 2006{Solo datos publicados}
Li XL, Huang YS, Peng YZ, Liao ZJ, Zhang GA, Liu Q. Multi-center clinical study of Acticoat (nanocrystalline silver dressing) for the management of residual burn wounds. Chinese Journal of Burns 2006;22(1):15-8.

Muangman 2006{Solo datos publicados}
Muangman P, Chuntrasakul C, Silthram S, Suvanchote S, Benjathanung R, Kittidacha S, Rueksomtawin S. Comparison of efficacy of 1% silver sulfadiazine and Acticoat for treatment of partial-thickness burn wounds. Journal of the Medical Association of Thailand 2006;89(7):953-8.

Neal 1981{Solo datos publicados}
*Neal D, Whalley P, Flowers M, Wilson D. The effects of an adherent polyurethane film and conventional absorbent dressing in patients with small partial thickness burns. British Journal of Clinical Practice 1981;35(7-8):254-7.

Noordenbos 1999{Solo datos publicados}
*Noordenbos J, Dore C, Hansbrough JF. Safety and efficacy of TransCyte for the treatment of partial-thickness burns. Journal of Burn Care and Rehabiltation 1999;20(4):275-81.

Phipps 1988{Solo datos publicados}
*Phipps A, Lawrence JB. Comparison of hydrocolloid dressings and medicated tulle-gras in the treatment of outpatient burns. In: Ryan TJ, editor(s). Beyond Occlusion: Wound Care Proceedings, Royal Society of Medicine Services International Congress and Symposium Series No. 136. London: RSM Services Ltd, 1988.

Poulsen 1991{Solo datos publicados}
*Poulsen T, Freund K, Arendrup K, Nyhuus P, Pedersen O. Polyurethane film vs impregnated gauze in the treatment of outpatient burns: a prospective, randomized study. Burns 1991;17(1):59-61.

Thomas 1995{Solo datos publicados}
*Thomas SS, Lawrence JC, Thomas A. Evaluation of hydrocolloids and topical medication in minor burns. Journal of Wound Care 1995;4(5):218-20.

Varas 2005{Solo datos publicados}
*Varas RP, O'Keefe T, Namias N, Pizano LR, Quintanan OD, Tellachea MH, Rashid Q, Gillion Ward C. A prospective, randomized trial of acticoat versus silver sulfadiazine in the treatment of partial thickness burns: which method is less painful?. Journal of Burn Care and Rehabilitation 2005;26(4):344-7.

Wright 1993{Solo datos publicados}
*Wright A, MacKechnie DW, Paskins JR. Management of partial thickness burns with Granuflex 'E' dressings. Granuflex 'E' vs Bactigras. Burns 1993;19(2):128-30.

Wyatt 1990{Solo datos publicados}
*Wyatt D, McGowan D, Najarian MP. Comparison of a hydrocolloid dressing and silver sulfadiazine cream in the outpatient management of second-degree burns. The Journal of Trauma 1990;30(7):857-65.


Allen 1996{Solo datos publicados}
Allen R, Kerstin M, Klassen H, Friedmann P, Pryce D, Lawrence J, et al. Prospective study of clinical infections in wounds dressed with occlusive versus conventional dressings. 1996 Symposium on Advanced Wound Care and Medical Research Forum on Wound Repair. 1996:115.

Chang 1995{Solo datos publicados}
Chang P, Laubenthal KN, Lewis RW, Rosenquist MD, Lindley Smith P, Kealey GP. Prospective, randomized study of the efficacy of pressure garment therapy in patients with burns. Journal of Burn Care and Rehabilitation 1995;16:473-5.

Edstrom 1979{Solo datos publicados}
Edstrom LE, Robson MC, Macchiaverna JR, Scala AD. Prospective randomized treatments for burned hands: nonoperative vs. operative. Preliminary report. Scandinavian Jounal of Plastic Reconstuctive Surgery 1979;13(1):131-5.

Hermans 1984{Solo datos publicados}
*Hermans M, Hermans R. Preliminary report on the use of a new hydrocolloid dressing in the treatment of burns. Burns 1984;11(2):125-9.

Kedwards 1993{Solo datos publicados}
Kedwards SM, Lawrence JC, Terrill PJ. Assessing PTFE bags for the treatment of hand burns. PTFE bag vs polythene bag. Journal of Wound Care 1993;21(1):10-2.

Levine 1976{Solo datos publicados}
Levine NS, Lindberg RA, Salisbury RE, Mason AD, Pruitt BA. Comparison of coarse mesh gauze with biologic dressings on granulating wounds. American Journal of Surgery 1976;131(6):727-9.

Sharma 1985{Solo datos publicados}
Sharma SC, Bagree MM, Bhat AL, Banga BB, Singh MP. Amniotic membrane is an effective burn dressing material. Japanese Journal of Surgery 1985;15(2):140-3.

Stair 1986{Solo datos publicados}
Stair TO, D'Orta J, Altieri MF, Lippe MS. Polyurethane and Silver Sulfadiazene dressings in treatment of partial-thickness burns and abrasions. American Journal of Emergency Medicine 1986;4(3):214-7.

Tredget 1998{Solo datos publicados}
Tredget EE, Shankowsky HA, Groeneveld A, Burrell R. A matched-pair, randomised study evaluating the efficacy and safety of Acticoat silver-coated dressing for the treatment of burn wounds. Journal of Burn Care and Rehabilitation 1998;19(6):531-7.

Waffle 1988{Solo datos publicados}
*Waffle C, Simon R, Joslin C. Moisture-vapour-permeable film as an outpatient burn dressing. Burns 1988;14(1):66-70.

Wayne 1985{Solo datos publicados}
Wayne M. Clinical Evaluation of Epi-Lock - a semiocclusive dressing. Annals of Emergency Medicine 1985;14(1):20-4.

Witchell 1991{Solo datos publicados}
*Witchell, Crossman C. Dressing burns in children. Nursing Times 1991;87(36):63-4, 66.

Yang 1989{Solo datos publicados}
Yang JY, Tsai YC, Noordhoff MS. Clinical comparison of commercially available Biobrane preparations. Burns 1989;15(3):197-203.


Frandsen 1978{Solo datos publicados}
Frandsen P, Nielsen O, Sommer J. Treatment of second-degree burns of the hands. A comparative investigation between glove and occlusive treatment. Ugeskrift for Laeger 1978;140(12):660-2.

Hauser 2007{Solo datos publicados}
Hauser J, Rossbach O, Langer S, Vogt P, Germann G, Steinau HU, et al. [Local therapy of grade IIa burns: efficacy and olerability of a new hydrosome wound gel for the local treatment of grade IIa burns as compared with silver sulfadiazine ointment]. [German]. Unfallchirurg 2007;110(11):988-94.

Kuroyanagi 1995{Solo datos publicados}
Kuroyanagi Y, Shioya N, Nakakita N, Nakamura M, Takahashi H, Yasutomi Y, et al. Development of New Wound Dressing Composed of SIlver Sulfadiazine-Impregnated Polyurethane Membrane Laminated with a Non-Woven Fabric. Japanese Pharmacology and Therapeutics 1995;23(10):383-408.

Misterka 1991{Solo datos publicados}
*Misterka S. Clinical evaluation of hydrogel dressing materials after an 8 year period of their application. Polimery w Medycynie 1991;21(1-2):23-30.

Rossbach 1998{Solo datos publicados}
Rossbach O, Vogt P, Germann G, et al. Repithel® in comparison with Flammazine® for IIa degree burns. European Wound Management Association. 1998 November; Harrogate, UK.

Schwarze 2008{Solo datos publicados}
Schwarze H, Kuntscher M, Uhlig C, Hierlemann H, Prantl L, Ottomann C, et al. Suprathel, a new skin substitute, in the management of partial-thickness burn wounds: Results of a clinical study. Annals of Plastic Surgery 2008;60(2):181-5.


Burd 2005
Burd A, Yuen C. A global study of hospitalized paediatric burn patients. Burns 2005;31(4):432-8.

Demling 2000
Demling RH, deSanti L, Orgill DP. Use of skin substitutes module. Burn Surgery http://www.burnsurgery.com/Modules/skinsubstitutes/. (Accessed June 2006).

DerSimonian 1986
DerSimonian R, Laird N. Meta-analysis in clinical trials. Controlled Clinical Trials 1986;7(3):177-88.

Hettiaratachy 2004
Hettiaratachy S. Papini R. Initial management of a major burn: II - assessment and resuscitation. BMJ 2004;329(7457):101-3.

Higgins 2003
Higgins JPT, Thompson SG, Deeks JJ, Altman DG. Measuring inconsistency in meta-analyses. BMJ 2003;327:556-60.

Higgins 2008
Higgins JPT, Green S (editors). Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions Version 5.0.0 [updated February 2008]. Available from www.cochrane-handbook.org. The Cochrane Collaboration, 2008.

Hudspith 2004
Hudspith S, Rayatt S. First aid and treatment of minor burns. BMJ 2004;328(7454):1487-9.

Lawrence 1997
Lawrence FC. Dressing for burns. In: Flanagan M, editor(s). Wound Management. Churchill Livingstone, 1997.

Lefebvre 2008
Lefebvre C, Manheimer E, Glanville J. Chapter 6: Searching for studies. In: Higgins JPT, Green S (editors). Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions Version 5.0.0 (updated February 2008). The Cochrane Collaboration, 2008. Available from www.cochrane-handbook.org. 2008.

Queen 1987
Queen D, JH Evans, JDS Gaylor, JM Courtney, WH Reid. Burn wound dressings - a review. Burns 1987;13(3):218-28.

Quinn 1985
Quinn KJ, Courtney JH, Evans JH, Gaylor JDS, Reid WH. Principles of burn dressings. Biomaterials 1985;6(6):369-77.

Schulz 1995
Schulz KF, Chalmers I, Hayes RJ, Altman DG. Empirical evidence of bias. Dimensions of methodological quality associated with estimates of treatment effects in controlled trials. JAMA 273;5:408-12.

SIGN 2007
Scottish Intercollegiate Guidelines Network (SIGN). Search filters. http://www.sign.ac.uk/methodology/filters.html#random. (accessed 23 Novemeber 2007).

Walmsley 2002
Walmsley S. Advances in Wound Management. PJB Publications Ltd, 2002.

Wasiak 2005
Wasiak J, Cleland H. Minor thermal burns. Clinical Evidence. BMJ Publishing Group, 2005.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 Hydrocolloid dressing vs chlorhexidine impregnated gauze dressing
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Withdrawal due to wound infection168Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)2.53 [0.11, 59.90]
02 Hydrocolloid dressing vs silver sulphadiazine
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Number of dressing changes142Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)-18.66 [-19.48, -17.82]
2 Level of pain142Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)-1.19 [-1.33, -1.05]
03 Polyurethane film dressing vs paraffin gauze dressing
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Wound infection155Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.26 [0.23, 6.90]
04 Polyurethane film dressing vs chlorhexidine impregnated paraffin gauze dressing
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Wound infection151Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)0.48 [0.05, 4.98]
05 Hydrogel dressing vs usual care
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 assessment of pain at baseline    Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)Totals not selected
2 pain 30 minutes after treatment1118Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)-0.79 [-1.64, 0.06]
3 overall assessment of pain at end of study198Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)-1.32 [-2.37, -0.25]
06 Silicon nylon dressing vs silver sulphadiazine
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Number of dressing changes166Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)-1.49 [-2.64, -0.34]
07 Biosynthetic skin substitute (Biobrane) vs silver sulphadiazine
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Pain2106Mean Difference (IV, Random, 95% CI)-1.63 [-2.20, -1.06]
2 Need for surgery150Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)0.68 [0.21, 2.24]
08 Antimicrobial releasing biosynthetic dressings vs silver sulphadiazine
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Wound infection1100Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.88 [0.87, 4.02]
09 Silver impregnated dressing vs silver sulphadiazine
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Pain270Mean Difference (IV, Random, 95% CI)-2.66 [-6.27, 0.94]
2 Need for surgery150Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)0.67 [0.21, 2.08]
10 Fibre dressing vs silver sulphadiazine
Medida de resultadoNo. of studiesNo. of participantsStatistical methodEffect size
1 Number of dressing changes182Mean Difference (IV, Fixed, 95% CI)-11.40 [-15.66, -7.14]
2 Number of infections182Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)1.43 [0.25, 8.11]
3 Need for surgery182Risk Ratio (M-H, Fixed, 95% CI)0.68 [0.24, 1.97]


CARÁTULA
Titulo

Apósitos para las quemaduras superficiales y de espesor parcial

Autor(es)

Wasiak Jason, Cleland Heather, Campbell Fiona

Contribución de los autores

Jason Wasiak: diseñó y coordinó la revisión. Extrajo los datos y validó la calidad de la extracción de datos. Realizó y verificó la evaluación de la calidad. Realizó el análisis estadístico, interpretó los datos y verificó el análisis. Completó el primer borrador de la revisión y facilitó asesoramiento de los borradores ulteriores. Efectuó una contribución intelectual a la revisión. Aprobó la revisión final antes de la presentación. Realizó un trabajo previo que fue el fundamento de la presente revisión. Avala la revisión.

Heather Cleland: diseñó la revisión. Comprobó la calidad de la extracción de datos e interpretó los datos. Completó el primer borrador de la revisión. Realizó una contribución intelectual a la revisión y aprobó la revisión final antes de la presentación. Facilitó asesoramiento en la revisión. Realizó el trabajo previo que fue fundamento de la presente revisión.

Fiona Campbell: diseñó y coordinó la revisión. Examinó todos los resultados de la búsqueda. Extrajo los datos y validó la extracción. Escribió a los autores de los estudios, a los expertos y a las empresas y realizó búsquedas manuales en las revistas. Realizó y verificó la evaluación de la calidad. Realizó el análisis estadístico, interpretó los datos y comprobó el análisis. Completó el primer borrador de la revisión y facilitó asesoramiento en los borradores posteriores. Realizó una contribución intelectual a la revisión. Aprobó la revisión final antes de la presentación. Realizó el trabajo previo que fue el fundamento de la presente revisión.

Número de protocolo publicado inicialmente2000/2
Número de revisión publicada inicialmente2008/4
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente07 agosto 2008
Cambios más recientes Última actualización evaluada: 27 mayo 2008 Fecha Evento Descripción 28 mayo 2008 Modificado La revisión se adaptó al nuevo formato.
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Jason Wasiak
Victorian Adult Burns Service
The Alfred Hospital
Commercial Road
Prahran
Melbourne
3181
Victoria
Australia
Número de la Cochrane LibraryCD002106
Grupo editorialCochrane Wounds Group
Código del grupo editorialHM-WOUNDS


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • Royal College of Nursing, UK.
Recursos internos
  • No sources of support supplied



Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.