Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Prostaglandina E1 para el tratamiento de la disfunción eréctil

Urciuoli R, Cantisani TA, CarliniI M, Giuglietti M, Botti FM
Fecha de la modificación más reciente: 22 de enero de 2004
Fecha de la modificación significativa más reciente: 30 de enero de 2004

Esta revisión debería citarse como: Urciuoli R, Cantisani TA, CarliniI M, Giuglietti M, Botti FM. Prostaglandina E1 para el tratamiento de la disfunción eréctil (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

La disfunción eréctil (DE), es decir, la incapacidad para lograr o mantener la erección necesaria para una actividad sexual satisfactoria, es uno de las disfunciones sexuales más comunes en los hombres. La DE puede afectar notablemente la calidad de vida de muchos hombres y sus parejas.

Objetivos

El objetivo de esta revisión sistemática fue evaluar y resumir la eficacia y la seguridad de la PGE1 en el tratamiento de la disfunción eréctil.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en el Grupo Cochrane de Esclerosis Múltiple (Cochrane Multiple Sclerosis Group) (junio de 2003), en el Registro Central Cochrane de Ensayos Controlados (Central Register of Controlled Trials) (Número 2, 2003), en MEDLINE (enero de 1966 a junio de 2003), en EMBASE (enero de 1988 a junio de 2003) y en las listas de referencia de artículos. También realizamos una búsqueda manual y establecimos contacto con los investigadores y las compañías farmacéuticas.

Criterios de selección

Se tuvieron en cuenta todos los ensayos controlados sin factores de confusión, de doble ciego y asignados al azar que comparaban a la PGE1 con el tratamiento con placebo en los participantes con DE de diferente etiología. Los resultados primarios fueron: (a) la satisfacción del paciente y de su pareja medida a través de una autoevaluación; (b) calidad de vida y (c) evaluación de seguridad. Se incluyeron ensayos de grupos paralelos y de diseño cruzado (cross-over).

Recopilación y análisis de datos

Todos los revisores seleccionaron de forma independiente los artículos para la inclusión, evaluaron la calidad de los ensayos y obtuvieron los datos. Se contactó con los autores de los estudios para obtener información adicional.

Resultados principales

Se incluyeron cuatro ensayos que incluían a 1873 personas heterogéneas en cuanto a la etiología de la DE. El diseño del estudio consistía en dos ensayos de diseño cruzado (cross-over) y dos ensayos de grupos paralelos. Sólo el último proporcionó los datos adecuados para el metanálisis. LA PGE1 fue eficaz durante el seguimiento en el resultado: "al menos un coito satisfactorio" (Odds-ratio de Peto, OR: 7,22; IC del 95%: 5,68; 9,18) y "cantidad de coitos satisfactorios/cantidad de administraciones de PGE1" (Odds-ratio de Peto, OR: 6,46; IC del 95%: 5,95; 7,01). Un estudio cruzado (cross-over) informó sobre "al menos un coito satisfactorio" en un 63,6% de participantes con al menos una dosis de PGE1 (p < 0,01 para cada dosis activa versus placebo). En el otro estudio cruzado (cross-over), sólo uno de tres grupos de tratamiento realizó una autoevaluación (55,5% con respuesta "bueno" o "excelente"). Los efectos adversos fueron más frecuentes en los grupos tratados y ocurrieron más a menudo y con más intensidad a medida que aumentaban las dosis. El dolor peneano (OR de Peto: 7,39; IC del 95%: 5,40; 10,12) y el traumatismo uretral leve (OR de Peto: 3,79; IC del 95%: 1,88; 7,65) fueron predominantes.

Conclusiones de los autores

La PGE1 resultó beneficiosa para muchos participantes con DE de diferente etiología. Los efectos adversos fueron proporcionales a la dosificación, pero nunca fueron graves. El uso de PGE1 para la DE podría interpretarse mejor si su efectividad fuera comparada según la etiología y con las diferentes formas de administración, durante un período seguimiento más largo y si se pusiera más énfasis en las relaciones entre el paciente y su pareja y la calidad de vida.

Esta revisión debería citarse como:
Urciuoli R, Cantisani TA, CarliniI M, Giuglietti M, Botti FM Prostaglandina E1 para el tratamiento de la disfunción eréctil (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

La Prostaglandina E1 ayuda a muchos hombres que sufren de disfunción eréctil a tener relaciones sexuales

Los hombres que sufren de disfunción eréctil (DE) no pueden lograr una erección suficiente para un coito satisfactorio. Uno de los tratamientos más comunes es con la prostaglandina E1 (PGE1), una PGE natural utilizada para tratar esta disfunción. Los hombres se inyectan PGE1 en el pene o se insertan un gránulo comprimido que contiene el fármaco en el extremo del pene (en la uretra). La revisión de los ensayos halló que los hombres que utilizan la PGE1 notificaron experiencias sexuales más satisfactorias. Las dosis mayores brindaron mayores beneficios, pero también aumentaron los efectos adversos. El efecto adverso más común es un poco de dolor, y los hombres pueden preferir la medicación uretral en lugar de las inyecciones.


ANTECEDENTES

La disfunción eréctil (DE), definida como la incapacidad para lograr o mantener la erección necesaria para una actividad sexual satisfactoria (Anónimo 1993) es una de las disfunciones sexuales más comunes en los hombres. El grado de la disfunción puede variar desde una disminución parcial de la rigidez peneana o en la capacidad de mantener una erección, a una insuficiencia eréctil total. La DE puede debilitar la autoestima, las relaciones interpersonales y otros aspectos de la calidad de vida (CdV) del paciente y de su pareja. Las repercusiones psicológicas de la DE pueden ser más discapacitantes que la propia enfermedad crónica asociada a ellas y puede interferir, además, con el cumplimiento del paciente del régimen del tratamiento primario. Los datos epidemiológicos son escasos, pero los cálculos indican que de 20 a 30 millones de hombres en los Estados Unidos y un 10% de los hombres sexualmente activos en Alemania sufren de trastornos crónicos de erección (Anonymous 1993; Feldman 1994).
La función eréctil normal requiere una adecuada coordinación de los factores psicológicos, hormonales, neurológicos, vasculares y cavernosos. La alteración de cualquiera de estos factores puede ser suficiente para causar una disfunción eréctil. Con cierta frecuencia, se produce combinación de estos factores. Debido a que la disfunción eréctil a menudo está acompañada de una enfermedad crónica, como la diabetes mellitus, la cardiopatía, la hipertensión y una variedad de enfermedades neurológicas, los médicos de varias disciplinas médicas se encontrarán con pacientes que sufren este trastorno.
El descubrimiento de que la inyección de agentes vasoactivos en los cuerpos cavernosos induce la erección peneana, marcó uno de los más notables adelantos en el tratamiento de la disfunción eréctil. En efecto, uno de los tratamientos más comunes es la autoadministración de prostaglandina E1 (PGE1) inyectada en el cuerpo cavernoso o como aplicación transuretral. LA PGE1, también conocida como alprostadil, es una sustancia endógena que posee un fuerte efecto relajante sobre el músculo liso del cuerpo cavernoso y en las arterias helicinas y cavernosas. Ambos procesos son de una importancia fundamental en el mecanismo eréctil (Anonymous 1993). La PGE1 es componente natural de muchos tejidos mamarios y sus receptores también se han cuantificado en el tejido cavernoso de los hombres. Es más, la densidad receptora y la afinidad de enlace correlacionan bien con la respuesta clínica a la prostaglandina E1, con lo cual se sugiere que esta unión receptora puede ser un paso inicial en la acción de la prostaglandina E1 en la erección peneana. La prostaglandina E1 también se metaboliza rápidamente en el tejido cavernoso. Los efectos adversos más comunes de la PGE1 son el dolor en la parte del cuerpo donde se la administra o durante la erección, hematoma/equimosis, erección prolongada/priapismo y la formación de fibrosis peneanas indoloras.
Para definir la efectividad y la seguridad de este fármaco, emprendimos un análisis de la bibliografía pertinente.


OBJETIVOS

Los objetivos de esta revisión sistemática fueron:

  • evaluar la efectividad de la PGE1 versus el placebo en los participantes con DE de diferente etiología mediante el análisis de los estudios comparativos
  • evaluar la seguridad del tratamiento con PGE1 en los pacientes con DE
  • analizar los efectos adversos.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Sólo los ensayos clínicos controlados aleatorios (ECA) sobre la PGE1 versus el placebo se identificaron y se tuvieron en cuenta para ser incluidos en la revisión.
También se incluyeron ensayos cruzados (cross-over). Se excluyeron los estudios que comparaban a la PGE1 con otros fármacos.

Tipos de participantes

Los hombres con DE de diferente etiología diagnosticada por métodos clínicos o instrumentales, independientemente de la edad y la duración de la disfunción.

Tipos de intervención

Sólo los estudios que se ocupan de la administración intracavernosa o transuretral de PGE1, sin importar la dosis y la duración del tratamiento, estaban incluidos.

Tipos de medidas de resultado

Los principales resultados de interés fueron:
(1) la satisfacción de los pacientes y sus parejas medida por una autoevaluación
(2) intentos de coitos satisfactorios
(3) calidad de vida medida por una evaluación de los aspectos psicológicos y psicosociales
(4) evaluación de la seguridad
Los aspectos fisiológicos como el grado de erección medidos por métodos instrumentales no fueron considerados medidas de resultado de interés.


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Multiple Sclerosis Group

Se hicieron búsquedas en las siguientes bases de datos:
(1) El Registro de Ensayos del Grupo Cochrane de EM (Cochrane MS Group Trials Register)(junio de 2003)
(2) El Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) (The Cochrane Library Número 2, 2003)
(3) MEDLINE (enero 1966 hasta junio 2003)
(4) EMBASE (enero 1988 hasta junio 2003)

No hubo restricciones de idioma o año de publicación.

MEDLINE:
(Placebos.mh)
(placebo.tw)
(multicenter or multicentr*.tw)
("cross over" or crossover or "follow up".tw)
(mask* or blind*.tw)
(singl* or doubl* or trebl* or tripl*.tw)
(random* or "clinical trial*".tw)
(Prospective Studies.mh)
(Comparative Study.mh)
(Follow-Up Studies.mh)
(Research Design [MESH:NOEXP].mh)
(Random Allocation.mh)
(Double-Blind Method.mh)
(Single-Blind Method.mh)
(Cross-Over Studies.mh)
(Clinical Trials.mh)

Se utilizaron los siguientes términos (con ligeras variaciones para las diferentes bases de datos):

(Prostaglandins.mh)
(Prostaglandin Antagonists.mh)
(prostaglandin-antagonists.tw)
(prostaglandins and synthetic.tw)
(Receptors, Prostaglandin.mh)
(receptors and prostaglandin.tw)
(alprostadil.tw)
(prostaglandins-e.tw)
(Prostaglandins.mh)
(prostaglandin.tw)
(impotence.tw)
(impotence.mh)
(diabetes.tw) (prostatectomy .mh)
(prostatectomy.tw)
(spinal cord injiury. tw)
(spinal cord trauma.tw) (smoke*.tw)
(tobacco. tw) (alcohol.tw)
(iatrogenic disease E.D. tw)
(iatrogenic disease.mh) (hypertension.mh)
(hypertension.tw)
(vascular disease. tw)
(vascular diseases. mh)
(major surgery. tw)
(urogenital diseases. mh)
(urogenital disorders. tw)
(psycopathology. tw)

También identificamos ensayos relevantes mediante los siguientes métodos:

  • Búsquedas manuales en las principales revistas neurológicas y urológicas (hasta el año 2003)
  • Resúmenes de congresos y simposios sobre neurología, urología y andrología (1988 a 2002)
  • Actas de congresos y otros tipos de informes que posiblemente contengan ensayos relevantes para la revisión (1988 a 2002)

Se estableció contacto directo con los investigadores que participaban en los ensayos sobre la PGE1 y con las compañías farmacéuticas que comercializan PGE1.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Los revisores seleccionaron los artículos identificados de forma independiente mediante la estrategia de búsqueda establecida y obtuvieron los datos.

Los siguientes criterios se aplicaron para evaluar la calidad de los estudios: método de asignación al azar, cegamiento de los estudios, las pérdidas y los abandonos durante el seguimiento y el análisis por intención de tratar (intention-to-treat analysis). Los desacuerdos se resolvieron mediante discusión. Ya que los estudios pueden haber incluido a participantes con diferentes enfermedades subyacentes, realizamos un esfuerzo y establecimos contacto con los autores de los estudios originales para obtener datos individuales sobre los pacientes.

Análisis de los datos
Realizamos análisis por separado para las principales medidas de resultado.
Planificamos un análisis de sensibilidad a priori que consideraba a los participantes asignados al azar que fueron excluidos o perdidos durante el seguimiento como el peor evento de resultado.
Realizamos un cálculo ponderado del odds-ratio (OR) con el intervalo de confianza relativo del 95% (IC) de los estudios con un modelo fijo de Peto y una prueba de heterogeneidad entre los resultados de los ensayos mediante una prueba estándar de Ji cuadrado.
El análisis de datos se realizó por medio del programa informático RevMan 4.1 desarrollado por la Colaboración Cochrane.
Cuando los datos eran sumamente heterogéneos, ya sea clínica o estadísticamente, no se calcularon los efectos generales.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Cuatro de los 23 ensayos recuperados cumplieron con los criterios de selección. Se incluyó un total de 1873 participantes. De los cuatro, dos eran ensayos de grupos paralelos (Padma-Nathan 1997; Williams 1998) y dos eran ensayos cruzados (cross-over) (Colli 1994; Hellstrom 1996). Ambos ensayos de grupos paralelos y uno de los ensayos cruzados (cross-over) (Hellstrom 1996) compararon a la PGE1 transuretral con el placebo, mientras que los restantes ensayos cruzados (cross-over) comparó a la PGE1 inyectada directamente en el cuerpo cavernoso con el placebo. Después de leer los todos artículos publicados excluimos 19 estudios, por las siguientes razones: seis no fueron aleatorios (Lee 1989; Hirsch 1994; Wegner 1994; Willke 1997; McVary 1999, Khan 2002); en cinco estudios la PGE1 se comparó con otros medicamentos y no con el placebo ( Waldhauser 1988; Sarosdy 1989; Buvat 1998; Martinez-Pineiro '98; Earle 1990 ); en cuatro estudios los resultados no eran clínicos ni orientados al paciente (von Heyden 1993; Godschalk 1994; Linet 1996; Peterson 1998); dos estudios compararon sólo dos tipos diferentes de administración de PGE1(Shokeir 1999; Shabsigh 2000); un estudio comparó sólo las diferentes preparaciones de PGE1 (Vanderschueren 1995) y otro era una revisión que no un ECA (Linet 1994).

El ensayo de los grupos paralelos de Padma-Nathan (Padma-Nathan 1997) era un estudio multicéntrico (58 lugares de los EE.UU.), que evaluaba a un total de 1511 participantes y sus parejas, quienes habían sido seleccionados según los siguientes criterios de inclusión/exclusión. Criterio de inclusión: DE de origen principalmente orgánico, relación estable, monógama y heterosexual e incapaz de tener relaciones sexuales durante los tres meses previos. Criterio de exclusion: estrechamiento u obstrucción uretral, catéter uretral permanente, anuria, implante peneano o intervención quirúrgica peneana previa, enfermedad de células falciformes, paraplejía o cuadriplejía, insuficiencia cardíaca congestiva, angina inestable o infarto agudo de miocardio reciente, diabetes mellitus mal controlada, hipogonadismo con tratamiento inadecuado de reemplazo de testosterona o una química sanguínea o resultados de las pruebas hematológicas notablemente anormales, o si se había recibido cualquier tratamiento en investigación dentro de los 30 días previos. La duración promedio de la DE era de 51 meses (de 3 a 528). La edad promedio fue de 61 a 27 años. La edad promedio de la pareja era de 56 años (de 22 a 84). Inicialmente, cada hombre se autoadministró una dosis de 125 ó 250 mcg de PGE1 transuretralmente en la clínica. Las dosis fueron seleccionadas al azar y con doble cegamiento. En una visita posterior, los investigadores administraron la otra dosis del fármaco. A los 287 hombres que obtuvieron la máxima respuesta peneana de 4 ó 5 en una escala de 5 puntos con 125 ó 250 mcg (o ambas), no se les administró dosis mayores. Mil doscientos veinticuatro hombres, cuya respuesta peneana máxima fue menor de 4, se autoadministraron posteriormente 500 ó 1000 mcg de PGE1 de una manera aleatoria y de doble ciego y luego la otra dosis, como antes. De ellos, 709 dieron respuestas de 4 ó 5 con una o ambas dosis. Los restantes 515 hombres se retiraron del estudio. Novecientos noventa y seis participantes (66% del total) que respondieron a la PGE1 se asignaron al azar a los grupos tratamiento o placebo para la fase posterior que tenía lugar en el domicilio. De los 996 participantes que siguieron el tratamiento en su domicilio, 116 recibieron 125 mcg de PGE1 o placebo; 171, 250 mcg o placebo; 302, 500 mcg o placebo y 407, 1000 mcg o placebo. Novecientos sesenta y uno de los 996 hombres que siguieron el tratamiento en el domicilio, informaron sobre los efectos de al menos una administración del fármaco. Ochocientos setenta y tres (87,7%) completaron todo el período de tratamiento de tres meses. Entre los hombres que no finalizaron el estudio, 27 no lograron cumplir con el protocolo del estudio, 26 se retiraron por razones personales, 23 se perdieron durante seguimiento, 15 se quejaron de los efectos adversos, 13 opinaron que el tratamiento no era efectivo, tres tuvieron enfermedades no relacionadas y 16 se retiraron por otras razones. De los 961 hombres que informaron sobre los efectos de al menos un tratamiento, 461 recibieron PGE1 y 500 recibieron placebo. En la clínica, las respuestas peneanas se evaluaron mediante una Escala de Evaluación de Erecciones (EEE) donde la puntuación 1 no indica respuesta alguna; la puntuación 2, un aumento de volumen; la 3, un aumento total del volumen (pero rigidez insuficiente); la 4, una erección suficiente para el coito y la 5, una rigidez total. Las puntuaciones fueron asignadas por los hombres y confirmadas por los investigadores. En el domicilio, tanto el hombre como su compañera sexual ingresaron datos en un diario que registraba la respuesta peneana, la frecuencia del coito (penetración vaginal), si el hombre alcanzaba el orgasmo o no, y el nivel general del placer evaluado desde "muy placentero" a "muy poco placentero".

El ensayo de grupos paralelos de Williams (Williams 1998) se realizó en 13 centros en Inglaterra, Francia, Alemania, Irlanda y los Países Bajos, donde se evaluó a 249 participantes con DE orgánica y sus parejas. Los participantes fueron seleccionados según los siguientes criterios de inclusión y exclusión. Criterio de inclusión: una relación estable, monógama, heterosexual, una buena disposición y una buena condición física tanto del paciente como de su pareja para continuar con la actividad sexual y la incapacidad para lograr una erección suficiente para el coito, sin tratamiento, durante los tres meses previos al estudio. Los hombres entraron en una fase abierta y de aumento de dosis para las dosis de la clínica y las autoadministradas de 125, 250, 500 y 1000 mcg de PGE1 transuretral. Ciento cincuenta y nueve participantes (64% del total) tuvieron una erección suficiente para el coito o una erección total bajo cualquiera de las dosis y se asignaron al azar y con doble cegamiento (1:1) a sus dosis más cómodas y efectivas de PGE1 o placebo para el tratamiento en el domicilio (los cuales recibieron hasta 24 dosis de medicación o placebo). La edad promedio era de 57,3 (25 a 78 años) y la edad promedio de sus parejas era de 52,7 (24 a 75 años). La etiología de la DE era: vasculopatía (29%), diabetes (14,4%), hipertensión (25,1%), trastornos respiratorios (5,6%), intervención quirúrgica mayor o traumatismo muy importante (40,2%), otros trastornos urogenitales (28,3%), u otros trastornos orgánicos (49,6%). No se pueden totalizar los porcentajes, ya que algunos participantes tenían más de una enfermedad. La duración media de la DE era de 61,5 meses (3 a 644 meses). un 65% recibió medicamentos concomitantes. De estos 159 hombres, 140 informaron un efecto con al menos una dosis, y se incluyeron en el análisis estadístico de la efectividad. Ciento diecisiete (74%) finalizaron el tratamiento de tres meses. De los 42 hombres (26%) que no finalizaron el estudio, 12 se perdieron durante el seguimiento, cinco no siguieron las instrucciones, cinco solicitaron la interrupción, cuatro se quejaron de los efectos adversos, tres estaban reclutados erróneamente, tres opinaron que el tratamiento no era efectivo y diez se retiraron por otras razones. Luego de cada administración domiciliaria, los participantes ingresaron datos en un diario que registraba la frecuencia del coito y cualquier malestar o efecto adverso. Además, los participantes y sus parejas respondieron a un cuestionario de calidad de vida al finalizar el período de tratamiento de tres meses. Once preguntas se agruparon en tres campos que abordaban la "relación con la pareja", el "bienestar personal" y la "calidad de la erección" (Bergner 1981; Guyatt 1989).

El ensayo cruzado (cross-over) de Hellstrom (Hellstrom 1996) fue un estudio multicéntrico que evaluó a 68 participantes que se autoadministraron cuatro dosis de PGE1 transuretral (125, 250, 500 y 1000 mcg.) y una dosis de placebo en el domicilio durante un período de más de dos a cuatro semanas. Edad de los participantes: 26,8 a 76,4 años. Duración promedio de la DE: 41 meses. Los participantes fueron seleccionados según los siguientes criterios de inclusión y exclusión. Criterio de inclusion: una relación estable, monógama, matrimonial y la incapacidad para lograr una erección espontánea suficiente para el coito, sin tratamiento, durante los tres meses previos al estudio. Criterio de exclusión: estrechamiento u obstrucción uretral, anuria, catéter uretral permanente, cirugía peneana previa, enfermedad de células falciformes, angina inestable o infarto de miocardio reciente, diabetes mellitus mal controlada, insuficiencia cardíaca congestiva o el uso reciente de otro tratamiento en investigación.. La etiología era la vasculopatía (47%), intervención quirúrgica o traumatismo (26,4%), la diabetes (14,7%) u otros: edad, tabaquismo, alcoholismo o causas iatrogénicas (11,7%). Los resultados incluían la capacidad de cada pareja para tener coitos con cada dosis, la respuesta eréctil (RE), y la medición de cada pareja de la longitud y la circunferencia peneana (para cálculos de volúmenes peneanos) y la evaluación de la respuesta peneana en una escala analógica visual de 0 a 100, donde 0 indica "ningún efecto" y 100 una erección "rígida".

El estudio cruzado (cross-over) multicéntrico de Colli (Colli 1994) se realizó en Italia, donde se evaluó a 45 participantes en dos fases: un ensayo aleatorio de doble ciego con PGE1 intracavernosa versus placebo y un ensayo abierto. La edad de los participantes variaba entre 18 y 65 años: nueve participantes tenían menos de 40 años; y cuatro de ellos, más de 60. Los participantes fueron seleccionados según los siguientes criterios de inclusión y exclusión. Criterios de inclusión: duración de la DE de al menos seis meses previos al ensayo (10 participantes = 1 año, dos participantes = 10 años). Criterios de exclusión: deformación anatómica, enfermedades de transmisión sexual, diabetes mal controlada, tabaquismo serio (más de 40 cigarrillos por día) y la aparición reciente de una enfermedad grave. Etiología probable: trastornos neurológicos (4,4%), vasculopatía (26,6%), trastornos psicopatológicos (53,3%), diabetes mellitus (24,4%), o una combinación (11,1%) de los anteriores. Durante la primera fase, cada paciente recibió al azar una inyección semanal de 5 y 10 mcg de PGE1 y de placebo. Los hombres que no lograron responder al tratamiento se incluyeron en la segunda fase abierta y recibieron 20 mcg de PGE1. Los resultados incluían la respuesta peneana medida con un instrumental Rigiscan (rigidez y circunferencia) y la palpación (erección evaluada como ausente, parcial o completa), así como una autoevaluación general con índice mediante una escala de cuatro puntuaciones, donde 0 indica sin erección; 1, erección escasa; 2, erección buena y 3, erección excelente. Un paciente se retiró después de la primera inyección (10 mcg de PGE1), a pesar de haber obtenido una respuesta positiva.


CALIDAD METODOLÓGICA

Ya que el encubrimiento de la asignación no se describió en estos estudios aleatorios, se estableció contacto con los autores para que nos revelen tipo de asignación al azar utilizado; sin embargo, ninguna respuesta se ha adelantado hasta la fecha. Por consiguiente, los cuatro estudios se consideraron de categoría B.
Todos los estudios incluidos fueron descritos como a doble ciego. Ningún detalle del método de cegamiento utilizado se informó en el ensayo de Hellstrom (Hellstrom 1996).
El número de abandonos fue:
123/996 (12,3%) en el ensayo de Nathan Padma (Padma-Nathan 1997)
42/159 (26%) en el ensayo de Williams (Williams 1998)
1/45 (2,2%) en el ensayo de Colli (Colli 1994) y
no se indica en el ensayo de Hellstrom (Hellstrom 1996).
Ninguno de los estudios cruzados (cross-over) mencionó un intervalo de lavado entre los dos períodos del tratamiento.
La calidad metodológica total de todos los estudios incluidos se consideró no satisfactoria.


RESULTADOS

Esta revisión se basó en cuatro ECA informados en cuatro artículos completos, dos de los cuales eran estudios cruzados (cross-over) (con un total de 113 participantes) (Colli 1994; Hellstrom 1996) y dos estudios de grupos paralelos (con un total de 1860 participantes) (Padma-Nathan 1997; Williams 1998). Debido a que los autores no lograron informar los datos individuales de cada tratamiento y de cada período, los resultados de los dos estudios cruzados (cross-over) no pudieron combinarse entre ellos ni con los resultados de los estudios de grupos paralelos. En consecuencia, no fue posible realizar un metanálisis y los datos se describen por separado. En los estudios de grupos paralelos, los datos individuales sobre las cuatro dosificaciones de PGE1 utilizadas no se proporcionaron, y por consiguiente, no pudo realizarse un metanálisis.

Sin embargo, los dos estudios de grupos paralelos sugirieron que la PGE1, en comparación con el placebo, tiene un efecto beneficioso sobre el coito satisfactorio. Debido a la falta de datos sobre los otros resultados, el resultado "al menos un coito satisfactorio" fue utilizado como una medida de pronóstico para realizar el metanálisis. Durante el período de tratamiento domiciliario de tres meses, se informó que había habido coito por lo menos una vez para muchos más hombres en el grupo PGE1 que en el grupo de placebo (OR de Peto: 7,22; IC del 95%: 5,68; 9,18). El metanálisis también se realizó para "número de coitos satisfactorios / número de administraciones de PGE1" (odds-ratio de Peto OR: 6,46; IC del 95%: 5,95; 7,01).

Mientras que el estudio de Padma-Nathan(Padma-Nathan 1997) requería que los pacientes completaran un diario para evaluar algunos de los aspectos subjetivos del tratamiento como muy placentero, placentero, neutro, incómodo, muy incómodo durante la fase clínica, luego junto con sus parejas durante la fase domiciliaria, no logró incluir los datos sobre estos aspectos para el período aleatorio de tratamiento en el domicilio.

El cuestionario de CdV utilizado en el estudio de Williams (Williams 1998) indicó que los participantes tratados con PGE1 informaban una mejora en los tres campos que se abarcaron (34% en "relación con la pareja", 5% en "bienestar personal" y 71% en "calidad de erección"), mientras los participantes tratados con placebo informaron una disminución en los tres (11%, 8% y 1%, respectivamente) (p < 0,005 para cada comparación). Sus parejas, sin embargo, informaron una mejora en el campo "relación con la pareja" en ambos grupos (35% en el grupo de PGE1 y 12% en el grupo de placebo).

El estudio de Hellstrom (Hellstrom 1996) informó que un 63,6% de todos los participantes tenían "al menos un coito con éxito" con al menos una dosis de PGE1: 39,4% con 125 mcg de PGE1, 33,3% con 250 mcg, 40% con 500 mcg, 50% con 1.000 mcg y 12,5% con el placebo (p < 0,01 para cada dosis activa en comparación con placebo). La respuesta peneana (EEE) fue de 4 a 5 en un 19,7% de participantes con 125 mcg de PGE1; 30,3% con 250 mcg; 26,7% con 500 mcg; 31,7% con 1000 mcg y 4,8% con el placebo (p < 0,001). Las diferencias significativas entre cada dosis de PGE1 y de placebo (p < 0,001) también se observaron en las mediciones de cambio de volumen, de respuesta peneana según EVA de 0 a 100, y en la duración de la respuesta. Por el contrario, cada dosis de PGE1 se consideró significativamente menos satisfactoria que el placebo según el EVA de 0 a 100 (p < 0,05).

El estudio de Colli (Colli 1994) informó sobre una total falta de respuesta en el grupo de placebo. Un 38,6% de los participantes tratados con 5 mcg de PGE1 y un 55,5% con 10 mcg informaron sobre una "erección completa". Lamentablemente, la autoevaluación general se informó sólo para el grupo tratado con 10 mcg de PGE1, en el cual un 55,5% de participantes tasaron su respuesta como "buena" o "excelente".
Los efectos adversos se registraron con mayor frecuencia en los grupos de PGE1. Mediante el odds-ratio de Peto, el dolor peneano obtuvo un OR de 7,39; IC del 95%: 5,40; 10,12; y el traumatismo uretral leve obtuvo un OR de 3,79; IC del 95%: 1,88; 7,65. Otros efectos adversos, como la infección urinaria, la erección prolongada o priapismo, el mareo y la hipotensión fueron poco frecuentes.

La incidencia de una cierta cantidad de efectos adversos aumentó a medida que aumentaban las dosis. Padma-Nathan (Padma-Nathan 1997) informó, aunque sólo para la fase de la clínica, una mayor incidencia de la hipotensión a medida que aumentaban las dosis (0,5% con 125 mcg de PGE1; 0,7% con 250 mcg; 0,7% con 500 mcg y 2,4% con 1000 mcg). Williams (Williams 1998) informó que la administración transuretral de PGE1 se asoció con un malestar mínimo o con ningún malestar en un 83% a un 88% de los participantes que, sin embargo, dependían de las dosis. Hellstrom (Hellstrom 1996) informó sobre una mayor frecuencia del dolor peneano en las dosis mayores (9,1% con 125 mcg de PGE1, hasta 18,3% con 1.000 mcg; 0% con el placebo). Colli no informa sobre efectos adversos asociados con las dosis.


DISCUSIÓN

Los tres factores considerados fundamentales para evaluar las pruebas relacionadas con cualquier tratamiento son: el tipo de participantes, el tratamiento y el resultado. En relación al tipo de participantes, nuestra revisión originalmente tuvo como finalidad determinar la efectividad y los riesgos de la PGE1 en los participantes con DE que sufren de esclerosis múltiple (EM), sin embargo, en los escasos estudios que informan sobre los participantes con EM, el número de casos fue tan bajo que no merecieron ser tenidos en cuenta para nuestra revisión. Debido a la falta de datos calculables de cada enfermedad subyacente informada en los estudios, no fue posible realizar un análisis según la patología. La mayoría de los pacientes incluidos en los estudios son característicos de la práctica clínica, dada la duración de su disfunción, su rango de edad y las enfermedades subyacentes (neurológicas, diabetes, vasculares, tabaquismo, psicológicas, etc.).

El tratamiento fue administrado por inyección en el cuerpo cavernoso (Colli 1994) o transuretralmente (Hellstrom 1996; Padma-Nathan 1997; Williams 1998) en todos los estudios. Cada estudio cruzado (cross-over) tuvo en cuenta una diferente forma de administración de PGE1 y los dos estudios de grupos paralelos examinaron sólo la administración transuretral. Mientras no se conozca si estas dos formas de administración son similares, se sabe que la PGE1 sí actúa en la misma estructura anatómica, lo que sugiere que el efecto final es idéntico, y por lo tanto la distinción principal entre las dos formas de administración podría residir en las concentraciones dispares que alcanzan la zona deseada. Estas dos formas de administración se han comparado en dos ECA (Sarosdy 1989; Shabsigh 2000). Los informes anteriores comunican que la inyección en el cuerpo cavernoso tenía una mayor efectividad para lograr al menos un coito satisfactorio en comparación con la administración transuretral (un 87% de pacientes versus un 53%). Sin embargo, la tasa de pérdidas fue mucho mayor en este grupo (67% versus 17%), lo que sugiere que la administración transuretral es un método de tratamiento más fácil y más aceptado. Asimismo, en el ensayo de Shabsigh la inyección en el cuerpo cavernoso fue más eficaz para lograr al menos una erección suficiente para el coito (92,6% versus 61,8%) y se informó que era mejor tolerado por los pacientes en comparación con la administración transuretral. Sin embargo, el número de pacientes perdidos durante el seguimiento fue grande (43 de 111). Debido al número elevado de pérdidas en el primer ensayo y aquellas pérdidas durante el seguimiento en el segundo, no podemos formar ninguna opinión adicional. En los estudios en revisión, no podía realizarse un metanálisis según la dosis, dada la ausencia de datos individuales pertinentes. En general, los efectos adversos fueron proporcionales a la dosificación. El efecto adverso más común registrado fue dolor peneano (Peto OR 7,39, 95% C I. 5,40; 10,12), sin embargo, ninguno de los estudios notificó casos de fibrosis peneana, que se considera en la bibliografía como la más grave complicación en la administración PGE1. En relación con los otros resultados de interés propuestos, lamentablemente la "satisfacción de los pacientes y sus parejas" no pudo medirse debido a la ausencia de datos, ni la "calidad de vida" pudo resumirse, ya que sólo el ensayo de Williams (Williams 1998) la consideraba como un parámetro. Por otro lado, se proporcionaron datos apropiados para un análisis de los efectos adversos.

Un grave inconveniente en los dos estudios de grupos paralelos (Padma-Nathan 1997; Williams 1998) fue la omisión del estudio, y por lo tanto de la asignación al azar, de los participantes que no respondieron durante la fase en la clínica. En consecuencia, realizamos dos análisis separados de "al menos un éxito en el seguimiento de tres meses" como un resultado: uno excluía a los pacientes que no fueron asignados al azar (mejor de los casos) y el otro incluía a todos los pacientes ingresados a los estudios y tomaba en cuenta a los que no respondían en el grupo tratado (peor de los casos). Mientras los odds-ratios variaron, como se esperaba, seguían siendo estadísticamente significativos en ambos análisis: el mejor de los casos: OR de Peto: 7,22 (IC del 95%: 5,68; 9,18), peor de los casos: OR de Peto: 2,06 (IC del 95%: 1,60; 2,64).

También realizamos un análisis de sensibilidad a priori, que tenía en cuenta a los pacientes que se asignaron al azar y que luego se excluyeron o se perdieron durante el seguimiento como el peor evento de resultado. Nuevamente, en el análisis del "al menos un coito satisfactorio", la PGE1 resultó eficaz, aunque levemente menos significativa (OR de Peto: 0,17; IC del 95%: 0,13; 0,21).

Una limitación de los ensayos cruzados (cross-over) fue la ausencia de referencia a un período de lavado. Mientras que es improbable que haya un efecto de remanente si se tienen en cuenta las formas de administración de PGE1 utilizada en estos ensayos, un período de lavado hubiera disminuido cualquier riesgo de que esto ocurriera.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

En todos los pacientes con DE, independientemente de su etiología, la PGE1 proporciona una mejora en la disfunción. La efectividad se refiere a "al menos un coito satisfactorio" y al "número de coitos satisfactorios" en comparación con los resultados del "número de administraciones" durante un período de seguimiento de tres meses. Los estudios en revisión indican que los efectos adversos no son graves y que son proporcionales a la dosificación.

Implicaciones para la investigación

Se requieren estudios sobre la DE que comparen los diferentes tipos de causas subyacentes, como las lesiones de la médula espinal, los traumatismos quirúrgicos, las mielopatías inflamatorias e isquémicas, las vasculopatías, la esclerosis múltiple, la diabetes mellitus y otras disfunciones endocrinas y las enfermedades psiquiátricas. Los ensayos deben tener también un período de duración más largo. Los resultados deben centrar más su atención en las relaciones del paciente y su pareja y la calidad de vida en general. Además, se necesitan estudios fiables y de buena calidad que comparen las diversas formas de administración de PGE1.


AGRADECIMIENTOS

Agradecemos la ayuda brindada por Graziella Filippini, Liliana Coco y Roberto D'Amico del Grupo Cochrane de Esclerosis Múltiple.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Al finalizar la revisión, los autores solicitaron y recibieron un financiamiento de parte de Upjhon para el control de los idiomas realizado por Michele Kildea.


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyColli 1994 
MethodsMulticenter, two phases, first phase: cross-over, randomised, placebo controlled, double-blinded; second phase: not randomised. 
Participants45 pts. Age: 18-65 yrs. Aetiology: 2 neurological, 12 vascular, 24 psychopathological, 2 diabetes, 5 mulifactorial. Length from onset: at least 6 months. Exclusion criteria: anatomic deformations, uncontrolled diabetes, sexual disease, heavy smokers, severe illness. 
InterventionsIntracavernous injection of PGE1 5, 10 mcg. or placebo - one injection per week.
Washout time not described. 
OutcomesThree outcomes: rigidity and circumference of penis measured by Rigi-Scan, palpation scale with three scores, clinical self-evaluation scale 0-3. 
NotesNon responders included in a second open phase with 20 mcg PGE1. Randomisation procedure not described. 
Allocation concealment
StudyHellstrom 1996 
MethodsMulticenter, cross-over, randomised, placebo controlled,double-blind. 
Participants68 pts. Age 26.8-76.4 yrs. Aetiology: 32 vascular, 18 surgery/trauma, 10 diabetes, 8 other (age, tobacco, alcohol, iatrogenic).
Length from onset: 41 months. Inclusion criteria: stable, monogamous, marithal relationship. Exclusion criteria: urethral stricture, anuria, urethral catheter, prior penile surgery, sickle cell disease, unstable angina or recent myocardial infarction, poorly controlled diabetes mellitus or congestive heart failure or recent use of another investigational treatment. 
InterventionsEach patient self-administered one dose of placebo and four doses of transurethral PGE1 at 125, 250, 500, 1000 mcg. over a 2 to 4-week period. Washout time not described. 
OutcomesThree outcomes:
(1) each couple's ability to have sexual intercourse with each dose.
(2) erectile response was scored on a 1 to 5 Erection Assestment Scale.
(3) couple assested penile response on a 0 to 100 Visual Analogue Scale. 
NotesNo details of the blind method used are reported.
Randomisation procedure not described 
Allocation concealment
StudyPadma-Nathan 1997 
MethodsMulticenter, parallel groups, randomised, placebo controlled, double-blind .Two phases: first in clinic to determine appropriate dose, second phase at home - only the men in whom the drug was effective were randomly assigned the effective dose or placebo. 
Participants1,511 pts. and their partners.
Age 30-84 yrs. Aetiology: 28.6% vascular, 19% diabetes, 31.4% surgery or trauma, 21% other.
Length from onset: 48.5 months, range 3-528.
Inclusion criteria: ED with a primarily organic cause, stabile, monogamous heterosexual relationship, unable to have intercourse in the preceding three months. Exclusion criteria: urethral stricture or obstruction, indwelling urethral catheter, anuria, penile implant or prior penile surgery, sickle cell disease, paraplegia or quadriplegia, congestive heart failure, unstable angina or recent acute myocardial infarction, poorly controlled. diabetes mellitus, hypogonadism with inadequate testosterone-replacement therapy, markedly abnormal blood chemistry or results of haematological tests, if they had received any investigational treatment within the preceding 30 days. The men were required to discontinue any other treatment for ED at least 30 days before entering the study. 
InterventionsEach patient self-administered a dose of 125 or 250 mcg PGE1 transurethrally, at random in a double blind manner, and the other dose on a subsequent visit. The 287 men who had maximal penile response on a 5-point scale with either 125 mcg or 250mcg or both doses were not given higher doses. In the second step, men whose maximal response was less than 4 self-administered 500 or 1000 mcg. in a random, double-blind manner as before. 709 men had responses of 4 or 5 with one or both of these doses. The remaining 515 men were discharged from the study. The 996 men in whom PGE1 testing in the clinic was effective were randomly assigned in approximately equal number to PGE1 at the selected dose or placebo in the second trial phase at home for a three months follow-up period. 
OutcomesTwo outcomes:
(1) the penile responses were evaluated with an Erection Assessment Scale (1 = no response, 2 = some enlargement, 3 = full enlargement, 4 = erection sufficient for intercourse and 5 = full rigidity). Scores were assigned by the men and confirmed by the investigators.
(2) after each administration of the treatment , both the men and sexual partner made entries in a diary that documented the penile response, the occurrence of sexual intercourse (vaginal penetration), whether the man reached orgasm, the overall level of comfort associated with the use of the medication and any advers effects noted by the man and his partner 
NotesNon respondrs excluded from the at home trial phase.
Randomisation procedure not described 
Allocation concealment
StudyWilliams 1998 
MethodsMulicenter, multinational, parallel group,randomised, placebo-controlled, double-blind. Two phases: first in clinic to determine appropiate dose; second phase at home: only the men, whom the drug was effective, were randomly assigned the effective dose or placebo . 
Participants249 pts. Age 25-78 yrs. Aetiology: 47 pts vascular, 23 diabetes, 40 hypertension, 9 respiratory disorders, 64 major surgery or trauma, 45 other urogenital disorders, 79 other organic disorders. Mean (range) duration: 61,5 (3- 644) months.
Inclusion criteria: stable, monogamous heterosexual relationship, unable to have intercourse in the preceding three months.
Exclusion criteria not described. 
InterventionsPatients entered an open-label, dose-escalating phase conducted in the clinic at doses 125, 250, 500, 1000 mcg. tranurehtral. Patients who achieved an erection sufficient for intercourse on any dose were randomly assigned in a double-blind manner (1:1) to either most comfortable effective dose of PGE1 or to placebo. Patients received up to 24 doses of medications (or placebo) and were not allowed to change dose levels. 
OutcomesPatients and their partners each completed a QoL questionnaire at the end of the 3-months home treatment. After each home administration, patients recordered in a diary the occurrence of sexual intercourse, any discomfort and any adverse reactions. 
NotesNon responders excluded from the at home trial phase. Randomisation procedure not described 
Allocation concealment


Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Buvat 1998 RCT parallel versus other drug ( moxisylyte chlorhidrate); not placebo 
Earle 1990 randomised versus papaverine and not placebo 
Godschalk 1994 Three phases study: the first RCT versus placebo with instrumental outcome; the second phase not randomised with instrumental outcome; the third not randomised with clinical outcome 
Hirsch 1994 not randomised 
Khan 2002 not randomised 
Lee 1989 not randomised 
Linet 1994 only review, not RCT 
Linet 1996 no patient-oriented clinical outcomes; instrumental outcomes only 
Martinez-Pineiro '98 RCT versus other drug (sodium nitroprusside) 
McVary 1999 not randomised 
Peterson 1998 study conducted only in clinic, no at home phase; no patient-oriented outcomes 
Sarosdy 1989 randomised versus papaverine and not placebo, no patient-oriented outcome 
Shabsigh 2000 randomisation of two different ways (transurethral and intracavernous) of PGE1 and not versus placebo 
Shokeir 1999 randomisation of two different ways (intracavernous, transurethral) of administration of PGE1 and not versus placebo 
Vanderschueren 1995 compared only different preparations of PGE1 and not versus placebo 
Waldhauser 1988 RCT cross-over versus other drug (papaverine plus phentolamine) 
Wegner 1994 not randomised 
Willke 1997 not randomised 
von Heyden 1993 no patient-oriented outcomes, only instrumental outcomes 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Colli 1994{Solo datos publicados}
Colli E, Calabrò A, Gentile V, Mirone V , Soli M, Direzione Medica Upjiohn. Multicenter study on the use of intracavernous Alprostadil Sterile Powder in the treatment of erectile dysfunction [Studio multicentrico sull'impiego di Alprostadil Sterile Powder per via intracavernosa nel trattamento dell'impotenza erettile]. Giornale Italiano di Andrologia 1994;1:75-7.

Hellstrom 1996{Solo datos publicados}
Hellstrom WJG, Bennett AH, Gesundheit N,. Kaiser FE, Lue TF, Padma-Nathan H, et al. A double-blind, placebo-controlled evaluation of the erectile response to transuretrhal alprostadil. Urology 1996;48(6):851-6.

Padma-Nathan 1997{Solo datos publicados}
Padma-Nathan H, Hellestrom WJG, Kaiser FE, Labasky RF, Lue TF, Nolten WE, et al. Treatment of men with erectile dysfuction with transurethral alprostadil. The New England Journal of Medicine 1997;336(1):1-7.

Williams 1998{Solo datos publicados}
*Williams G, Abbou CC, Amar T, Devaux P, Flam TA , Lycklama GAB, et al. The effect of transurethral alprostadil on the quality of life of men with erectile dysfunction, and their partners. MUSE study group. British Journal of Urology 1998;82(6):847-54.


Buvat 1998
*Buvat J, Costa P, Morlier D, Lecocq B, Stegmann B, Albrecht D, et al. Double-blind multicenter study comparing alprostadil akfa-cyclodextrin with moxisylyte chlorhydrate in patients with chronic erectile dysfunction. Urology 1998;159(1):116-9.

Earle 1990
*Earle CM, Keogh EJ, Wisniewski ZS, Tulloch AGS, Lord DJ, Watters GR, et al. Prostaglandin E1 therapy for impotence, comparison with papaverine. The Journal of Urology 1990;143(1):57-9.

Godschalk 1994
*Godschalk MF, Chen J, Katz G, Mulligan T. Treatment of erectile failure with prostaglandin E1: a double-blind, placebo-controlled, dose-response study. The Journal of Urology 1994;151(6):1530-2.

Hirsch 1994
*Hirsch IH, Smith RL, Chancellor MB, Bagley DH, Carsello J, Staas WE Jr. Use of Intracavernous injection of prostaglandin E1 for neuropathic erectile dysfunction. Paraplegia 1994;32(10):661-4.

Khan 2002
Khan M.A., Raistrick M., Mikhallidis D.P., Morgan R.J. Muse (tm); Clinical Experience. Current Medical Research and opinions 2002;19(2):64-67.

Lee 1989
*Lee LM, Stevenson RWD, Szasz G. Prostaglandin E1 versus phentolamine/papaverine for the treatment of erectile impotence: a double-blind comparison. The Journal of Urology 1989;141(3):549-50.

Linet 1994
*Linet OI, Neff LL. Intracavernous prostaglandin E1 in erectile dysfunction. Clinical Pharmacology 1994;72(2):139-49.

Linet 1996
*Linet OI, Ogrinc FG for the Alprostadil Study Group. Efficacy and safety of intracavernosal alprostadil in men with erectile dysfunction. The New England Journal of Medicine 1996;334(14):873-7.

Martinez-Pineiro '98
*Martinez-Pineiro L, Cortés R, Cuervo E, Lopez-Tello J, Cisneros J, Martinez-Pineiro JA. Prospective comparative study with intracavernous sodium nitroprusside and prostaglandin E1 in patients with erectile dysfunction. European Urology 1998;34(4):350-4.

McVary 1999
*McVary KT, Polepalle S, Riggi S, Pelham RW. Topical prostaglandin E1 SEPA*gel for the treatment of erectile dysfunction. The Journal of Urology 1999;162(3 Pt.1):726-31.

Peterson 1998
*Peterson CA, Bennett AH, Hellstrom WJG, Kaiser FE, Morley JE, KNemo KJ. Erectile response to transurethral alprostadil, prazosin and alprostadil-prazosin combinations. The Journal of Urology 1998;159(5):1523-8.

Sarosdy 1989
*Sarosdy MF, Hudnall CH, Erickson DR, Hardin TC, Novicki DE. A prospective double-blind trial of intracorporeal papaverine versus prostaglandin E1 in the treatment of impotence. The Journal of Urology 1989;141(3):551-3.

Shabsigh 2000
*Shabsigh R, Padma-Nathan H, Gittlemann M, McMurray J, Kaufman J, Goldstein I. Intacavernous alprostadil ALFADEX is more efficacious, better tolerated, and preferred over intraurthral alprostadil plus optional ACTIS: a comparative, randomized, crossover, multicenter study. Urology 2000;55(1):109-13.

Shokeir 1999
*Shokeir AA, Alserafi MA, Mutabagani H. Intracavernosal versus intraurethral alprostadil: a prospective randomized study. British Journal of Urology International 1999;83(7):812-5.

Vanderschueren 1995
*Vanderschueren D, Heyrman RM, Keogh EJ, Casey RW, Weiske WH, Ogrinc FG, et al. A study in patients with erectile dysfunction comparing differnt formulations of prostaglandin E1. The Journal of Urology 1995;154(5):1744-7.

von Heyden 1993
*von Heyden B, Donatucci CF, Marshall CA, Brock GB. A prostaglandin E1 dose-response study in man. The Journal of Urology 1993;150(6):1825-8.

Waldhauser 1988
*Waldhauser M, Schramek P. Efficiency and side effects of prostaglandin E1 in the treatment of erectile dysfunction. The Journal of Urology 1988;140(3):525-7.

Wegner 1994
*Wegner HEH, Knispel HH, Klan R, Meier T, Miller K. Prostaglandin E1 versus Linsidomine Chlorhydrate in erectile dysfunction. Urology International 1994;53(4):214-6.

Willke 1997
*Willke RJ, Glick HA, McCarron TJ, Erder HM , Althof SE, Linet O. Quality of life effects of alprostadil therapy for erectile dysfunction. The Journal of Urology 1997;157(6):2124-8.


Anonymous 1993
Anonymous. NIH Consensus Conference. Impotence. NIH Consensus Development Panel on Impotence. JAMA 1993;270(1):83-90.

Bergner 1981
Bergner M, Bobbit RA, Carter WB, Gilson BS. The sickness impact profile: development and final revision health status measure. Medical Care 1981;8:787-805.

Feldman 1994
Feldman HA, Goldstein I, Hatzichristou DG, Krane RJ, McKinlay JB. Impotence and its medical and psychological correlates: results of the Massachusetts male aging study. Journal of Urology 1994;151(1):54-61.

Guyatt 1989
Guyatt GH, Veldhuyzen Van Zanten SJ, Feeny DH, Patrick DL. Measuring quality of life in clinical trials: a taxonomy and review. Canadian Medical Association Journal 1989;140(12):1441-8.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 alprostadil intrauretral versus placebo
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 al menos un éxito21101Odds-Ratio de Peto IC del 95%7.22 [5.68, 9.18]
02 número de coitos / número de administraciones de PGE1210653Odds-Ratio de Peto IC del 95%6.46 [5.95, 7.01]
03 peor escenario21704Odds-Ratio de Peto IC del 95%1.95 [1.55, 2.45]
04 análisis de sensibilidad a priori21147Odds-Ratio de Peto IC del 95%5.97 [4.71, 7.57]
05 efectos adversos126936Odds-Ratio de Peto IC del 95%6.09 [4.63, 8.00]


CARÁTULA
Titulo

Prostaglandina E1 para el tratamiento de la disfunción eréctil

Autor(es)

Urciuoli R, Cantisani TA, CarliniI M, Giuglietti M, Botti FM

Contribución de los autores

El Dr. Urciuoli y el Dr. Giuglietti concibieron la idea y desarrollaron el proyecto. El Dr. Urciuoli, el Dr. Giuglietti, el Dr. Botti y el Dr. Carlini diseñaron el protocolo. Todos los autores llegaron a un acuerdo y redactaron el protocolo final. El Dr. Giuglietti se encargó de buscar la bibliografía, el Dr. Urciuoli, el Dr. Botti y el Dr. Carlini identificaron los artículos potenciales para la inclusión, todos los autores evaluaron la relevancia y la validez de los informes identificados y resolvieron los desacuerdos sobre la inclusión o la exclusión de los ensayos los ensayos mediante la discusión. El Dr. Urciuoli y el Dr. Cantisani resumieron los datos y los controlaron con el Dr. Botti y el Dr. Carlini. El Dr. Urciuoli y el Dr. Cantisani realizaron el metanálisis y prepararon el primer borrador de la revisión final. Todos los autores examinaron y aceptaron la versión final de la revisión presentada al CRG.

Número de protocolo publicado inicialmente1999/3
Número de revisión publicada inicialmente2004/2
Fecha de la modificación más reciente22 enero 2004
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente30 enero 2004
Cambios más recientesEl autor no facilitó la información
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizados30 junio 2003
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidos20 junio 2002
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Dr Riccardo Urciuoli
Neurologo
Neurofisiopatologia
Azienda Ospedaliera di Perugia
S. Andrea Delle Fratte
San Sisto
Perugia
06156
ITALY
tel: +39-75-5782600
r.urciuoli@infinito.it
fax: +39-75-5782370
Número de la Cochrane LibraryCD001784
Grupo editorialCochrane Multiple Sclerosis Group
Código del grupo editorialHM-MS


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible
Recursos internos
  • Azienda Ospedaliera di Perugia ITALY

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Alprostadil [adverse effects] [therapeutic use]; Impotence [drug therapy]; Randomized Controlled Trials; Vasodilator Agents [adverse effects] [therapeutic use]

Mesh check words: Humans Male




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.