Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Estrógenos y progestágenos para la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal

Lawrie TA, Herxheimer A, Dalton K
Fecha de la modificación más reciente: 11 de noviembre de 2001
Fecha de la modificación significativa más reciente: 13 de enero de 1999

Esta revisión debería citarse como: Lawrie TA, Herxheimer A, Dalton K. Estrógenos y progestágenos para la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

La depresión puerperal, con una prevalencia de al menos el 10%, es probablemente la complicación más frecuente del puerperio. Frecuentemente se ha sugerido una deficiencia o desequilibrio de las hormonas sexuales como causa de la misma.

Objetivos

El objetivo de esta revisión fue evaluar la función de los estrógenos y los progestágenos en la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal.

Estrategia de búsqueda

El registro de ensayos clínicos mantenido y actualizado por el Grupo Cochrane de Embarazo y Parto.

Criterios de selección

Se consideraron todos los ensayos en los que se asignaron al azar a embarazadas o puérperas (hasta 18 meses) para recibir estrógenos o progestágenos o placebo tras el parto para el tratamiento o la prevención de la depresión puerperal.

Recopilación y análisis de datos

Se identificaron dos ensayos aleatorios controlados con placebo publicados para su inclusión en los análisis de esta revisión. Un estudio fue excluido.

Resultados principales

El enantato de noretisterona de depósito administrado dentro de las 48 horas después del parto y durante 8 a 12 semanas se asoció con puntuaciones de depresión puerperal significativamente más elevadas que el placebo. El tratamiento con estrógenos en las mujeres severamente deprimidas se asoció con una mayor mejoría en las puntuaciones de depresión que el placebo.

Conclusiones de los autores

No hay razones para el uso de progestágenos sintéticos en la prevención del tratamiento de la depresión puerperal. El enantato de noretisterona de acción prolongada se asocia con un mayor riesgo de depresión puerperal. Éste y otros anticonceptivos de progestágeno de acción prolongada deben usarse con cuidado durante el puerperio, especialmente en las mujeres con antecedentes de depresión. La función de la progesterona en la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal debe evaluarse en un ensayo aleatorio controlado con placebo.

El tratamiento con estrógenos puede ser de valor moderado en un estadio tardío de la depresión puerperal grave. No se ha evaluado su función en la prevención de la depresión puerperal recurrente. La investigación adicional sobre su valor es improbable debido a razones éticas.

Esta revisión debería citarse como:
Lawrie TA, Herxheimer A, Dalton K Estrógenos y progestágenos para la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

ANTECEDENTES

La depresión puerperal, con una prevalencia de al menos el 10%, es probablemente la complicación más frecuente del puerperio. Debido a que los síntomas se asemejan a los de la depresión en otros momentos y la etiología es incierta, existe controversia con respecto al concepto de diagnóstico de la depresión puerperal. Romito sugiere que el término "depresión puerperal" constituye un obstáculo a una mejor comprensión de la "tristeza después del parto" (Romito 1989). Boyce (Boyce 1994) y otros consideran la depresión puerperal diferente de la depresión en otros momentos por las siguientes razones. En primer lugar, los síntomas tienen una relación temporal con el parto. En segundo lugar, la repercusión de la depresión puerperal en el ajuste social y personal de la mujer es, posiblemente, mayor que la depresión que se presenta en un momento menos crítico en la vida de la mujer. En tercer lugar, la depresión puerperal puede tener un efecto a largo plazo perjudicial sobre los lazos de madre con el recién nacido y la familia en su totalidad (muchos estudios han encontrado que el desarrollo infantil se ve afectado de forma negativa (p.ej., Murray 1989, Caplan y cols. 1989, Murray y cols. 1991, Sharp y cols. 1995); las dificultades matrimoniales son frecuentes (Boyce 1994) y la pareja también puede deprimirse (Areias et al 1996)). Cox señala que la mayoría de las mujeres consideran el término "depresión puerperal" un término de diagnóstico, y solamente por este motivo un servicio orientado al usuario debe incluirla como una categoría (Cox 1994).

La concentración de la progesterona en la sangre desciende precipitadamente, aproximadamente 1000 veces, en los días siguientes al parto; también desciende el estrógeno, pero en menor grado. A pesar de esto, no se han encontrado diferencias endocrinas consistentes entre las mujeres que desarrollan depresión puerperal y las que no (Willcox 1985). Sin embargo, el hecho de no poder encontrar pruebas sistémicas de deficiencias de hormonas no excluye las hormonas sexuales como factores etiológicos (O'Brien 1994). Los niveles periféricos de las hormonas no necesariamente corresponden con los niveles cerebrales, ni son necesariamente un índice de los números y afinidad de los receptores cerebrales. La progesterona, los progestágenos sintéticos y el estrógeno tienen propiedades psicoactivas (Wieck 1989) y se ha demostrado que modulan los receptores serotoninérgicos en el cerebro de las ratas (Biegon et al 1983). Por consiguiente, el estrógeno y los progestágenos pueden influir en la función de los neurotransmisores cerebrales y, en consecuencia, en el comportamiento y los síntomas.
Es por lo tanto posible que la administración de suplementos con alguna de esas hormonas sea de valor profiláctico o terapéutico en la depresión puerperal. La investigación en la profilaxis hormonal y el tratamiento de la depresión puerperal es limitada. Se considera que el tratamiento con estrógenos tiene propiedades que mejoran el estado de ánimo en el climaterio y se ha utilizado con éxito en el tratamiento de pacientes hospitalizadas con depresión grave (Klaiber et al 1979). Se ha informado que la progesterona mejora el estado de ánimo en el período premenstrual. Por este motivo, Dalton popularizó el uso de la progesterona para la profilaxis de la depresión puerperal (Dalton 1985, Dalton 1989, Dalton 1995, Dalton 1996). Sin embargo, los estudios que lo apoyan no fueron adecuadamente controlados. Por el contrario, los progestágenos sintéticos se han implicado como causa de depresión entre las mujeres que los utilizan como método anticonceptivo (Wagner 1994, Wagner 1996), y como causa de un síndrome premenstrual similar a la tensión en las mujeres que utilizan el tratamiento de reemplazo hormonal combinado para el climaterio (Magos et al 1986).


OBJETIVOS

Evaluar la función de:

(1) el estrógeno para prevenir la depresión puerperal.
(2) la progesterona para prevenir la depresión puerperal.
(3) los progestágenos sintéticos en la depresión puerperal.
(4) el tratamiento con estrógenos en el tratamiento de la depresión puerperal.
(5) el tratamiento con progesterona en el tratamiento de la depresión puerperal.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Solamente se revisaron los ensayos con asignación al azar adecuada de calidad metodológica apropiada.

Tipos de participantes

Las participantes fueron mujeres que se incluyeron en un ensayo durante el embarazo o dentro de los 18 meses tras dar a luz.

Tipos de intervención

Se consideraron los estrógenos y los progestágenos de todas las clases y en todos los tipos de preparación y el placebo, solos y en combinación con medicación antidepresiva o asesoramiento psicológico.

Tipos de medidas de resultado

Se utilizó una definición muy amplia de depresión puerperal que ignoró el momento y el inicio de la depresión a fin de incluir a todas las mujeres deprimidas durante los seis primeros meses posteriores al parto. Se consideraron todos los cálculos de la depresión, mediante el uso de escalas para cribaje (screening) (p.ej., la escala de depresión puerperal de Edimburgo) o diagnóstico (p.ej., el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders) (DSM-IV)), el autoinforme o la evaluación objetiva. Las puntuaciones límite utilizadas para las escalas respectivas fueron las utilizadas por los investigadores. Cuando se informaron los resultados de un ensayo que utilizó diversas medidas, y siempre que los resultados de las escalas coincidieran, se presentó una escala única para esta revisión. (Ver "Tabla de estudios incluidos"). Donde se utilizaron las variables continuas para la depresión, los datos se combinaron como diferencias de medias ponderadas. Se compararon la duración y resolución de la depresión después de la intervención. El uso de medicación antidepresiva después de un período de tratamiento con hormonas se tomó como un indicador del fracaso del tratamiento con hormonas.


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Pregnancy and Childbirth Group

Esta revisión se basa en la estrategia de búsqueda desarrollada para el Grupo Cochrane de Embarazo y Parto (Pregnancy and Childbirth Group) como un todo. Los ensayos relevantes se identificaron en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del grupo (Group's Specialised Register of Controlled Trials). Las palabras clave utilizadas para identificar estudios en el Registro Cochrane de Ensayos Controlados (Cochrane Controlled Trials register) fueron: Postnatal depression, postpartum depression, puerperal depression, postnatal psychosis, postpartum psychosis, puerperal psychosis, hormones, progest*, oestr*, estr*, contraception, hormonal contraception. Se examinaron las listas de referencias de los estudios identificados en busca de ensayos adicionales.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Los ensayos en consideración se evaluaron en lo que respecta a la aptitud para la inclusión y calidad metodológica, sin considerar sus resultados. Los ensayos en los cuales uno de los revisores había participado personalmente fueron evaluados para su inclusión por los otros revisores. Los datos de los ensayos incluidos se procesaron como se describe en Mulrow & Oxman 1997. Evaluación de la Calidad Metodológica: se registraron y evaluaron los detalles de la asignación al azar, el ocultamiento de la asignación, el cegamiento y los análisis de exclusión. Los métodos de asignación al azar no sesgados que se consideraron aceptables incluyen los números aleatorios generados por computadora o los sobres opacos lacrados numerados secuencialmente que contenían la asignación al azar. Donde los revisores estuvieron en desacuerdo, la cuestión se discutió hasta que se llegara a un acuerdo. Las razones de la exclusión de cualquier ensayo aparentemente elegible se describirían claramente (no se excluyeron ensayos en esta revisión).

Obtención de los datos:
Los datos se obtuvieron de los informes de los ensayos.

Síntesis de los datos:
Se analizaron por separado los ensayos que empleaban diferentes tratamientos y los resultados se combinaron solamente si no había razón alguna para suponer que diferían de manera relevante. El riesgo relativo y los intervalos de confianza del 95% se calcularon para los resultados mediante los datos categóricos.
Los datos continuos se combinaron como diferencias de medias ponderadas.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Dos estudios cumplieron los criterios de inclusión para esta revisión:
Lawrie et al (Lawrie 1998) asignó al azar a 180 puérperas para recibir enantato de noretisterona de depósito o un placebo de solución salina en las 48 horas posteriores al parto. Las jeringas se enmascararon para disfrazar la naturaleza aceitosa del progestágeno. Las mujeres estuvieron dispuestas a utilizar el método anticonceptivo no hormonal durante el transcurso del ensayo (tres meses). El riesgo de depresión se evaluó según los instrumentos psicométricos validados aplicados en el momento del ingreso al ensayo, a las seis semanas y a los tres meses después del parto.

El otro ensayo controlado aleatorio (Gregoire 1996) evaluó el tratamiento con estrógenos transdérmicos para el tratamiento de la depresión puerperal grave. Se reclutaron 61 mujeres británicas hasta 18 meses después del parto con depresión mayor según los criterios diagnósticos de investigación ("RDC" por sus siglas en inglés) y el Catálogo para los trastornos afectivos y la esquizofrenia ("SADS" por sus siglas en inglés) y una puntuación de la escala EPDS mayor de 13 en dos ocasiones. La aparición informada de la depresión fue dentro de las 12 semanas después del parto. Las participantes se asignaron al azar para recibir estradiol o placebo durante seis meses. Después de tres meses se agregó la didrogesterona durante 12 días por mes. La medicación psicotrópica no fue un criterio de exclusion. Ver la Tabla de los estudios para otros criterios de inclusión y exclusión.


CALIDAD METODOLÓGICA

Lawrie et al (Lawrie 1998)
La asignación al azar se realizó por la tabla de números aleatorios. El cegamiento se comprometió en una mujer que se quejó de hemorragia excesiva. Por lo demás, el ocultamiento fue adecuado. Las mujeres se analizaron en los grupos a los cuales fueron asignadas (intención de tratar (intention-to-treat)), incluidas ocho mujeres que posteriormente optaron por utilizar un agente anticonceptivo de progestágeno (cinco en el grupo con progestágeno y tres en el grupo con placebo). De estas mujeres, dos en el grupo con progestágeno y una en el grupo con placebo recibieron acetato de medroxiprogesterona de depósito después de la asignación al azar en el momento del parto, cuatro mujeres en el grupo con progestágeno y una en el grupo con placebo recibieron una minipíldora de progestágeno desde la semana seis después del parto.

Un número mayor de mujeres del grupo con progestágeno regresaron para el seguimiento (86 versus 77). El incumplimiento podría indicar síntomas depresivos.

Hubo una discrepancia en la modalidad del parto (24 mujeres en el grupo con progestágeno versus 10 mujeres en el grupo con placebo se sometieron a cesárea para el parto). La cesárea se asoció negativamente con las puntuaciones de depresión. Los resultados se controlaron para la modalidad del parto mediante los métodos estadísticos apropiados.

Gregoire et al (Gregoire 1996)
El método de asignación al azar no está claro pero el ocultamiento parece adecuado. El sesgo de exclusión puede estar presente ya que tres participantes se excluyeron del análisis. Una mujer en el grupo placebo fue excluida después del reclutamiento debido a hipertiroidismo y dos en el grupo de tratamiento; una no asistió a las citas y la otra se suicidó poco después del comienzo del ensayo. Un número mayor de mujeres del grupo de tratamiento recibieron medicación antidepresiva convencional concomitante (16/34 versus 10/27), un número mayor de mujeres del grupo placebo no asistieron a sus visitas de seguimiento (10/27 versus 6/34) y las mujeres del grupo placebo estuvieron deprimidas durante un período más prolongado (promedio 31 semanas) que las del grupo de estrógeno (36 semanas). Éstas pueden ser diferencias clínicamente pertinentes. El incumplimiento podría indicar una falta de respuesta al tratamiento o una mejoría que hace innecesario el tratamiento adicional. Los autores no dan detalles en su informe acerca de los efectos secundarios presentados, p.ej., mastalgia.


RESULTADOS

Solamente dos ensayos estuvieron disponibles para su inclusión en esta revisión por lo que no se logró la mayoría de los objetivos de esta revisión. Hay un solo ensayo para el objetivo tres y uno para el cuatro.

El agente anticonceptivo de progestágeno sintético de acción prolongada que contiene noretisterona se asoció con puntuaciones de depresión significativamente más elevadas a las seis semanas después del parto que el placebo (Lawrie 1998). Estas diferencias habían desaparecido antes de los tres meses después del parto, posiblemente porque las mujeres recibieron solamente una inyección de progestágeno.

El tratamiento con estrógenos en las mujeres gravemente deprimidas se asoció con una mayor mejoría en las puntuaciones de depresión que el placebo (Gregoire 1996), pero es posible que los grupos tratamiento y placebo no hayan sido suficientemente comparables.


DISCUSIÓN

Es sorprendente que tan pocos ensayos hayan estudiado el efecto del tratamiento con hormonas sobre el estado de ánimo durante el puerperio si se considera que los agentes anticonceptivos se utilizan con mucha frecuencia. Los resultados deben tomarse con cautela hasta que se realicen estudios adicionales ya que los ensayos para incluir en esta revisión fueron escasos.

Los agentes anticonceptivos con progestágeno se han implicado como causa de depresión en las mujeres y el ensayo de Lawrie y cols. aporta pruebas controladas que apoyan esta hipótesis. Dalton (Dalton 1996) sugiere que solamente la progesterona natural tiene propiedades que mejoran el estado de ánimo y que los progestágenos sintéticos como los que se encuentran en los anticonceptivos, al suprimir la progesterona endógena, causan depresión. Lamentablemente no se han realizado ensayos controlados con placebo de la progesterona para la depresión puerperal para apoyar o refutar esta teoría.

Los resultados de Gregoire y cols. (Gregoire 1996) parecen alentadores y parecen indicar que el tratamiento con altas dosis de estrógeno podría ser un complemento útil después de que el tratamiento antidepresivo convencional sólo haya fallado, pero no son concluyentes. Además, este tratamiento tiene muchas desventajas prácticas y teóricas, p.ej., trombosis venosa profunda, hiperplasia del endometrio e inhibición de la lactancia y no es probable que se realicen investigaciones adicionales. Habría sido útil más información acerca de las participantes, los antidepresivos utilizados y los efectos secundarios experimentados en este ensayo.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Muchas mujeres deciden comenzar la planificación familiar inmediatamente después del parto y los anticonceptivos con progestágeno de acción prolongada son una elección popular en todo el mundo porque su efecto sobre la lactancia es mínimo. Parece aconsejable postergar la administración de este método anticonceptivo hasta más adelante durante el puerperio y utilizarlo luego solamente después que la mujer haya recibido el asesoramiento adecuado. Si se elige para su utilización de inmediato después del parto, se debe evaluar el estado de ánimo de la mujer antes de la administración y las dosis posteriores.

La depresión puerperal es tratada generalmente por el tratamiento de apoyo y la medicación antidepresiva convencional. Aunque el estrógeno quizá ayude a algunas mujeres con depresión puerperal grave, su efectividad no se ha mostrado adecuadamente y los riesgos asociados con este tratamiento son inciertos. El tratamiento con progesterona se usa ampliamente para prevenir y tratar la depresión puerperal. Hasta el momento presente, esta práctica no está fundamentada por ensayos controlados aleatorios.

Implicaciones para la investigación

Se necesitan ensayos controlados aleatorios en el uso de la progesterona para la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal. Podrían emprenderse ensayos similares al de Lawrie y cols. que utilicen una preparación de progesterona de inmediato después del parto.

También sería importante un ensayo en mujeres que han tenido depresión puerperal anterior u otra depresión. Podrían ser asignadas al azar después del parto para recibir progesterona que comience inmediatamente, o posteriormente con el primer signo de depresión; ambos grupos se evaluarían a intervalos mediante escalas validadas. Los participantes de estos ensayos deberían ponerse de acuerdo para usar el método anticonceptivo no hormonal en dichos ensayos.

La investigación sobre la depresión puerperal merece una prioridad mayor que la que tiene ahora. La necesidad de ello se menosprecia, probablemente porque no se ha calculado en forma integral el daño que hace a las mujeres, a sus recién nacidos, a sus hijos mayores y a sus parejas, así como los costos del tratamiento.


AGRADECIMIENTOS

Ninguno.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Theresa Lawrie también es investigadora de uno de los ensayos incluidos.


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyGregoire 1996 
MethodsRandomised placebo controlled double-blind trial. 
ParticipantsSixty-one women in London with major depression that began within 3 months of childbirth. Inclusion criteria: EPDS >13 on two occasions 1 month apart; major depression on RDC and SADS; <18 months postpartum; not breastfeeding and agreeable to using non-hormonal contraception. Exclusion criteria: previous thrombo-embolic disease; a history of uterine, cervical or breast disorders that would contra-indicate oestrogen therapy. Women on psychotropic medication were only excluded if there had been a change in medication in the previous 6 weeks. On entry to the trial women had been depressed for an average of 7 months. 
InterventionsRandom allocation to receive active treatment (6 months of transdermal 17 beta-oestradiol 200 micrograms daily) n = 34, or placebo (patches and tablets according to the same regimen) n = 27, with added cyclical dydrogesterone (10mg daily for 12 days of each month) for the last 3 months. 
OutcomesWomen were assessed monthly for six months by the EPDS and by a clinical Psychiatric interview (SADS). Only EPDS scores are reported due to high correlation between the two measures. Results are presented as mean depression scores. 
NotesThere is a discrepancy in the reporting of categorical data so these results have not been included in this review.
Endometrial currettage at the end of the study showed endometrial changes in 3 women, in spite of receiving dydrogesterone, which raises concern about the safety of this treatment.
The trial was sponsored by Ciba Pharmaceuticals. 
Allocation concealment
StudyLawrie 1998 
MethodsRandomised placebo controlled double-blind trial. 
Participants180 South African women (n = 90 in each randomisation group). The women were >17 years, within 48 hours of delivery and agreeable to using non-hormonal contraception during the trial. 
InterventionsA single 200mg dose of norethisterone enanthate by intramuscular injection (with a contraceptive efficacy of 8 to 12 weeks) or a 1ml normal saline placebo given within 48 hours of delivery. 
OutcomesMean EPDS and MADRS scores; MADRS >9 (at risk of major/minor depression) and 18 (at risk of major depression); EPDS>11(at risk of major/minor depression).
Only EPDS findings are reported in this review. 
NotesSources of support included Schering Pharmaceuticals Ltd (South Africa) and the Iris Ellen Hodges Trust of the University of the Witwatersrand. 
Allocation concealment
EPDS = Edinburgh Postnatal Depression Scale; MADRS = Montgomery - Åsberg Depression Rating Scale; RDC = Research Diagnostic Criteria; SADS = Schedule for Affective Disorders and Schizophrenia.

Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Van Der Meer The methodology of this trial was inadequate. This was a double-blind cross-over placebo controlled trial of rectal suppositories of progesterone (200mg) in 10 women with postpartum depression. No randomisation, concealment or blinding details are given in the report. Progesterone or placebo suppositories were used twice daily from mid-cycle to menstruation only for two successive cycles. Women were recruited up to 37 months after the start of the depression which seems rather long to define it as postnatal depression. There is no information given of statistical methods used and only 9/10 women were included in the analysis as one women dropped out due to (unspecified) side effects. 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Gregoire 1996{Solo datos publicados}
*Gregoire AJP, Kumar R, Everitt B, Henderson AF, Studd JWW. Transdermal oestrogen for the treatment of severe postnatal depression. Lancet 1996;347:930-3.

Gregoire AJP, Kumar R, Everitt B, Henderson AF, Studd JWW. Transdermal oestrogen for treatment of severe postnatal depression. Int J Gynaecol Obstet 1996;55:88.

Henderson A, Studd JWW, Gregoire A, Kumar R. The role of oestrogen in the treatment of post-natal depression. Proceedings of 26th British Congress of Obstetrics and Gynaecology;1992; Manchester, UK, 1992:36. .

Henderson AF, Gregoire AJP, Kumar RC, Studd JWW. Treatment of severe postnatal depression with oestradiol skin patches. Lancet 1991;338:816-7.

Lawrie 1998{Solo datos publicados}
Lawrie T, Hofmeyr G, de Jager M, Berk M. The effect of norethisterone enantate on postnatal depression: a randomised controlled trial. Proceedings of the 17th Conference on Priorities in Perinatal Care; 1998; South Africa, 1998:68. .

Lawrie TA, Hofmeyr GJ, de Jager M, Berk M. The effect of norethisterone enanthate on postnatal depression: a randomised placebo-controlled trial. Women's Health Issues 1998;8:199-200.

*Lawrie TA, Hofmeyr GJ, de Jager M, Berk M, Paiker J, Viljoen E. A double-blind randomised placebo controlled trial of postnatal norethisterone enanthate: the effect on postnatal depression and serum hormones. Br J Obstet Gynaecol 1998;105:1082-90.


Van Der Meer
van der Meer YG, Loendersloot EW, van Loenen AC. Effect of high-dose progesterone in postpartum depression. J Psychosom Obstet Gynaecol 1984;3:67-8.


Areias et al 1996
Areias MEG, Kumar R, Barros H, Figueiredo E. Correlates of postnatal depression in mothers and fathers. Br J Psychiatry 1996;169:36-41.

Biegon et al 1983
Biegon A, Reches A, Snyder L, McEwan BS. Serotonergic and noradrenergic receptors in the rat brain: Modulation by chronic exposure to ovarian hormones. Life Sciences 1983;32:2015-21.

Boyce 1994
Boyce P. Personality dysfunction, marital problems and postnatal depression. In: Cox J, Holden J, editor(s). Perinatal Psychiatry: Use and misuse of the Edinburgh Postnatal Depression Scale. London: Gaskell, 1994:82-99.

Caplan et al 1989
Caplan HL, Cogill SR, Alexandra H, Robson KM, Katz R, Kumar R. Maternal depression and the emotional development of the child. Br J Psychiatry 1989;154:818-22.

Cox 1994
Cox J. Introduction and classification dilemmas. In: Cox J, Holden J, editor(s). Perinatal Psychiatry: Use and misuse of the Edinburgh Postnatal Depression Scale. London: Gaskell, 1994:3-7.

Dalton 1985
Dalton K. Progesterone prophylaxis used successfully in postnatal depression. Practitioner 1985;229:507-8.

Dalton 1989
Dalton K. Sucessful prophylactic progesterone for idiopathic postnatal depression. Int J Prenatal Perinatal Studies 1989;1:322-7.

Dalton 1995
Dalton K. Progesterone prophylaxis for postnatal depression. Int J Pre Peri Psychol Med 1995;7.

Dalton 1996
Dalton K, Holton WM. Depression after Childbirth. 3rd Edition. Oxford: Oxford University Press, 1996.

Klaiber et al 1979
Klaiber EL, Broverman DM, Vogel W, Kobayashi Y. Estrogen therapy for severe persistent depressions in women. Arch Gen Psychiatry 1979;36:550-4.

Magos et al 1986
Magos AL, Brewster E, Singh R, O'Dowd T, Brincat M, Studd JWW. The effects of norethisterone in postmenopausal women on oestrogen replacement therapy: A model for the premenstrual syndrome. Br J Psychiatry 1986;135:209-15.

Mulrow & Oxman 1997
Mulrow CD, Oxman AD (eds). Cochrane Collaboration Handbook [updated 1 September 1997]. In: The Cochrane Library [database on disk and CDROM]. The Cochrane Collaboration. Oxford: Update Software; 1994. Issue 4. .

Murray 1989
Murray L, Stein A. The effect of postnatal depression on the infant. Bailliere's Clin Obstet Gynaecol 1989;3:921-33.

Murray et al 1991
Murray L, Cooper PJ, Stein A. Postnatal depression and infant development. BMJ 1991;302:978-9.

O'Brien 1994
O'Brien S, Pitt B. Hormonal theories and therapy for postnatal depression. In: Cox JL, Holden J, editor(s). Perinatal psychiatry: use and misuse of the Edinburgh Postnatal Depression Scale. London: Gaskell, 1994:103-11.

Romito 1989
Romito P. Unhappiness after childbirth. In: Chalmers I, Enkin M, Keirse MJNC, editor(s). Effective care in pregnancy and childbirth. 1st Edition. New York: Oxford University Press, 1989:1433-46.

Sharp et al 1995
Sharp D, Hay DF, Pawlby S, Schmucker G, Allen H, Kumar R. The impact of postnatal depression on boys' intellectual development. J Child Psychol Psychiat 1995;36:1315-36.

Wagner 1994
Wagner KD, Berenson AB. Norplant-associated major depression and panic disorder. J Clin Psychiatry 1994;55:478-80.

Wagner 1996
Wagner KD. Major depression and anxiety disorders associated with Norplant. J Clin Psychiatry 1996;57:152-7.

Wieck 1989
Wieck A. Endocrine aspects of postnatal mental disorders. Balliere's Clin Obstet Gynaecol 1989;3:857-77.

Willcox 1985
Willcox DL, Yovich JL, McColm SC, Phillips JM. Progesterone, cortisol and oestradiol-17beta in the initiation of human parturition: partitioning between free and bound hormone in plasma. Br J Obstet Gynaecol 1985;92:65-71.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 Progestágenos versus placebo para la prevención de la depresión puerperal
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Incidencia de la depresión a las seis semanas después del parto1163Odds-Ratio de Peto IC del 95%2.30 [1.22, 4.36]
02 Incidencia de la depresión a los tres meses después del parto1168Odds-Ratio de Peto IC del 95%1.13 [0.59, 2.16]
03 Puntuaciones de depresión promedio a las seis semanas después del parto1163Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%3.10 [1.02, 5.18]
04 Puntuaciones de depresión promedio a los tres meses después del parto1168Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%0.80 [-1.28, 2.88]
02 Estrógenos versus placebo para el tratamiento de la depresión puerperal
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Puntuaciones de depresión promedio161Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%-3.20 [-5.97, -0.43]


CARÁTULA
Titulo

Estrógenos y progestágenos para la prevención y el tratamiento de la depresión puerperal

Autor(es)

Lawrie TA, Herxheimer A, Dalton K

Contribución de los autores

Theresa Lawrie realizó la búsqueda de los ensayos, obtuvo y analizó los datos y redactó el primer borrador de la revisión. Andrew Herxheimer y Katharina Dalton contribuyeron al análisis y a la revisión del trabajo.

Número de protocolo publicado inicialmente1998/1
Número de revisión publicada inicialmente1999/3
Fecha de la modificación más reciente11 noviembre 2001
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente13 enero 1999
Cambios más recientesEl autor no facilitó la información
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizados01 octubre 2001
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Mrs Sonja Henderson
Review Group Co-ordinator
Cochrane Pregnancy and Childbirth Group
Liverpool Women's Hospital NHS Trust
Crown Street
Liverpool
L8 7SS
UK
tel: + 44 151 7024066
sonjah@liverpool.ac.uk
fax: +44 151 7024335
Número de la Cochrane LibraryCD001690
Grupo editorialCochrane Pregnancy and Childbirth Group
Código del grupo editorialHM-PREG


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible
Recursos internos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Depression, Postpartum [drug therapy]; Estrogens [therapeutic use]; Progestins [therapeutic use]

Mesh check words: Female Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.