Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Carbamazepina para la esquizofrenia

Leucht S, Kissling W, McGrath J, White P
Fecha de la modificación más reciente: 20 de noviembre de 2002
Fecha de la modificación significativa más reciente: 21 de mayo de 2007

Esta revisión debería citarse como: Leucht S, Kissling W, McGrath J, White P. Carbamazepina para la esquizofrenia (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

Muchas personas con esquizofrenia no logran una respuesta satisfactoria al tratamiento sólo con antipsicóticos, por lo que se utilizan varios medicamentos adicionales para impulsar una respuesta adicional. La carbamazepina antiepiléptica es uno de dichos fármacos.

Objetivos

Analizar los efectos de la carbamazepina y sus derivados en el tratamiento de la esquizofrenia y las psicosis relacionadas.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en Biological Abstracts (1980 a 2001), La Cochrane Library (Número 3, 2001), El Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (diciembre de 2001), EMBASE (1980-2001), MEDLINE (1966-2001), PsycLIT (1886-2001) y PSYNDEX (1974-2001). Para la actualización vigente, se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) en marzo 2005 y en diciembre 2006. También se inspeccionaron las referencias de todos los estudios identificados en busca de ensayos adicionales, y se estableció contacto con las compañías farmacéuticas y los autores pertinentes con el propósito de obtener datos adicionales.

Criterios de selección

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios que comparaban la carbamazepina o compuestos de la familia de la carbamazepina con placebo o ninguna intervención, ya sea como único tratamiento o como un complemento de la medicación antipsicótica para el tratamiento de la esquizofrenia o las psicosis esquizoafectivas.

Recopilación y análisis de datos

Se extrajeron los datos de forma independiente. Para los datos dicotómicos homogéneos, se calcularon los efectos aleatorios, el riesgo relativo (RR), los intervalos de confianza (IC) del 95% y, donde correspondía, el número necesario a tratar (NNT) sobre la base de un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis). Para los datos continuos, se calcularon las diferencias de medias ponderadas (DMP).

Resultados principales

La búsqueda de actualizaciones no reveló estudios adicionales que cumplieran con los criterios de inclusión de esta revisión. Por consiguiente, el número de estudios incluidos permanece en 10 con el número de participantes asignados al azar todavía en 258. En un estudio que comparó carbamazepina con placebo como único tratamiento para la esquizofrenia se produjeron abandonos antes de la finalización del estudio debido a la alta tasa de recurrencia, con 26 de 31 pacientes con recurrencia a los tres meses. No se observaron efectos evidentes de la carbamazepina y no hubo diferencias en la recurrencia entre los dos grupos (1 ECA; n = 31; RR 4,1; IC: 0,8 a 1,5).
Otro estudio comparó carbamazepina con antipsicóticos como el único tratamiento para la esquizofrenia. No se observaron diferencias en relación con el estado mental al comparar la reducción del 50% en las puntuaciones de la BPRS (1 ECA; n=38; RR 1,2; IC: 0,8 a 1,9). Se halló un efecto favorable para la carbamazepina cuando más personas que recibieron el antipsicótico (perfenazina) tenían parkinsonismo (1 ECA; n = 38; RR 0,03; IC: 0,00 a 0,04; NND 1; IC: 0,9 a 1,4).
Ocho estudios compararon carbamazepina adyuvante versus placebo adyuvante. El agregado de carbamazepina al tratamiento antipsicótico fue tan aceptable como el agregado de placebo, sin diferencias entre los números de abandonos del estudio de cada grupo (8 ECA; n = 182; RR 0,5; IC: 0,2 a 1,4). La adición de carbamazepina fue superior en comparación con los antipsicóticos solos en cuanto a la mejoría general, pero el número de participantes fue pequeño (2 ECAs, n = 38; RR 0,6; IC: 0,4 a 0,9; NNT 2; IC: 1 a 5). No se observaron diferencias para la medida de resultado de estado mental de reducción del 50% en las puntuaciones de BPRS (6 ECAs; n = 147; RR 0,9; IC: 0,7 a 1,1). Menos personas en el grupo de aumento de carbamazepina experimentó trastornos del movimiento en comparación con las que recibieron haloperidol solo (1 ECA; n = 20; RR 0,4 IC: 0,1 a 1,0). Se desconocen los efectos de la carbamazepina sobre los subgrupos de personas con esquizofrenia y comportamiento agresivo, síntomas negativos, irregularidades en el EEG o con trastorno esquizoafectivo.

Conclusiones de los autores

En base a pruebas recientes derivadas de ensayos aleatorios disponibles, la carbamazepina no puede ser recomendada para la utilización clínica habitual para el tratamiento o para su adición al tratamiento antipsicótico de la esquizofrenia. Actualmente, se necesitan ensayos simples bien diseñados y con buena información, especialmente si se centran en las personas con episodios violentos y trastornos esquizoafectivos, o en personas que sufren esquizofrenia e irregularidades en el EEG.

Esta revisión debería citarse como:
Leucht S, Kissling W, McGrath J, White P Carbamazepina para la esquizofrenia (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

La carbamazepina es un fármaco antiepiléptico que también se utiliza como un complemento a los antipsicóticos para la esquizofrenia. Aunque los datos de pacientes originales de ocho de cada diez estudios incluidos se volvieron a analizar, no se encontraron beneficios significativos de la carbamazepina, como único tratamiento o como complemento de los antipsicóticos. Sin embargo, ya que el número total de pacientes incluidos fue pequeño, parece justificarse la realización de ensayos aleatorios adicionales.


ANTECEDENTES

A pesar de la introducción de medicación antipsicótica (neuroléptica) en la década de 1950, existe aún una considerable minoría de personas con esquizofrenia y enfermedades relacionadas que no experimentan una remisión completa de los síntomas (Schooler 1993). Durante los últimos 40 años, se han usado varios tratamientos complementarios para tratar la esquizofrenia (Christison 1991). Con frecuencia, estos tratamientos se utilizan junto con los antipsicóticos para poder acelerar el alivio de los síntomas de la esquizofrenia, pero también pueden utilizarse en lugar de los antipsicóticos. Tratamientos como el litio (indicado para el trastorno afectivo bipolar), la carbamazepina (o los compuestos relacionados como la oxcarbazepina), las benzodiazepinas, los betabloqueantes (Ahonen 1998) y la terapia electroconvulsiva (Tharyan 2002) han sido usados para las personas cuyas psicosis no respondieron al tratamiento tradicional. La situación mejoró de alguna manera en los últimos años con la nueva introducción de la clozapina, que ha demostrado su eficacia para las personas que no respondieron a las medicaciones tradicionales (Wahlbeck 1998)). Sin embargo, muchos individuos con psicosis tienen respuestas menos óptimas al tratamiento, y los médicos se enfrentan a la decisión de cambiar a tipos alternativos de medicación, o de estimular los neurolépticos existentes con otros fármacos o tratamientos.

La carbamazepina se utiliza tradicionalmente para el tratamiento de la epilepsia, pero también se utiliza para evitar las recaídas como un "estabilizador del estado de ánimo" en las enfermedades afectivas bipolares de manera similar al litio (Dardennes 1995). La oxcarbazepina es un compuesto relacionado que se considera como una mejora sobre el fármaco de "origen" anterior (Tiihonen 1995)). Esta revisión no analiza la eficacia de la carbamazepina para los trastornos del estado de ánimo y de las psicosis afectivas. Sin embargo, en dos revisiones complementarias, se examina el impacto del litio y de las benzodiazepinas como tratamiento único o adyuvante para la esquizofrenia y las psicosis esquizoafectivas.


OBJETIVOS

Analizar si la carbamazepina/oxcarbazepina sola es un tratamiento efectivo para la esquizofrenia y las psicosis esquizoafectivas, y si la adición de carbamazepina/oxcarbazepina a la medicación neuroléptica es un tratamiento efectivo para las mismas enfermedades.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Se incluyeron todos los ensayos controlados aleatorios relevantes. Si un ensayo se describía como "doble ciego", pero estaba implícito que el estudio era aleatorio, dicho ensayo se incluía en un análisis de sensibilidad. De no observarse una diferencia significativa en las medidas de resultado principales (ver "Tipos de medidas de resultado") al agregar estos estudios con "asignación al azar implícita", entonces éstos se incluyeron en el análisis final. En caso de observarse una diferencia importante, sólo se utilizaron los ensayos claramente aleatorios y se describieron los resultados del análisis de sensibilidad en el texto. Se excluyeron los estudios cuasialeatorios, como aquellos que realizaban la asignación mediante el uso de días de la semana alternos.

Tipos de participantes

Personas con esquizofrenia, psicosis esquizofreniforme, trastornos alucinatorios y psicosis esquizoafectivas diagnosticados mediante cualquier criterio.

Tipos de intervención

1. Carbamazepina / oxcarbazepina sola: cualquier dosis.
2. Placebo (o ninguna intervención).
3. Carbamazepina/oxcarbazepina junto con cualquier tratamiento antipsicótico: cualquier dosis.
4. Placebo (o ninguna intervención) en combinación con cualquier tratamiento antipsicótico.
5. Antipsicóticos solos: cualquier dosis.

Tipos de medidas de resultado

1. Abandono temprano del estudio
1.1 Por razones específicas
1.2 Por razones generales

2. Utilización de servicios
2.1 Ingreso en el hospital
2.2 Días de hospitalización
2.3 Cambio en el estado hospitalario

3. Estado global
3.1 Recurrencia: según se definió en cada uno de los estudios
3.2 Tiempo hasta la recurrencia
3.3 Sin cambios clínicamente importantes en el estado global*
3.4 Sin cambios en el estado global
3.5 Puntuación promedio del estado global al final del estudio
3.6 Cambio promedio en las puntuaciones del estado global

4. Estado mental
4.1 Estado de salud mental general
4.1.1 Sin cambios clínicamente importantes en el estado de salud mental general - según se definió en cada uno de los estudios
4.1.2 Sin cambios en el estado de salud mental general
4.1.3 Puntuación promedio del estado mental general al final del estudio
4.1.4 Cambio promedio en las puntuaciones del estado de salud mental general

4.2 Aspectos específicos del estado de salud mental
4.2.1 Sin cambios clínicamente significativos en los síntomas positivos - según se definió en cada uno de los estudios
4.2.2 Sin cambios en los síntomas positivos
4.2.3 Puntuación promedio de los síntomas positivos al final del estudio
4.2.4 Cambio promedio en las puntuaciones de los síntomas positivos
4.2.5 Sin respuesta clínicamente significativa en los síntomas negativos - según se definió en cada uno de los estudios
4.2.6 Sin cambios en los síntomas negativos
4.2.7 Puntuación promedio de los síntomas negativos al final del estudio
4.2.8 Cambio promedio en las puntuaciones de los síntomas negativos
4.2.9 Sin respuesta clínicamente significativa en los síntomas depresivos - según se definió en cada uno de los estudios
4.2.10 Sin cambios en los síntomas depresivos
4.2.11 Puntuación promedio de los síntomas depresivos al final del estudio
4.2.12 Cambio promedio en las puntuaciones de los síntomas depresivos
4.2.13 Sin respuesta clínicamente significativa en los síntomas maníacos - según se definió en cada uno de los estudios
4.2.14 Sin cambios en los síntomas maníacos
4.2.15 Puntuación promedio de los síntomas maníacos al final del estudio
4.2.16 Cambio promedio en las puntuaciones de los síntomas maníacos

5. Conducta
5.1 Conducta general
5.1.1 Sin cambios clínicamente importantes en el comportamiento general
5.1.2 Sin cambios en el comportamiento general
5.1.3 Puntuación promedio de la conducta general al final del estudio
5.1.4 Cambio promedio en las puntuaciones del comportamiento general
5.1.5 Administraciones de tratamiento obligatorias
5.1.6 Uso de dosis de medicación adicionales
5.2 Conductas específicas
5.2.1 Daños autoinfligidos, incluido el suicidio
5.2.2 Daño a terceros
5.2.3 Agresión
5.2.3.1 Sin cambios clínicamente importantes en la agresión
5.2.3.2 Sin cambios en la agresión
5.2.3.3 Puntuación promedio de la agresión al final del estudio
5.2.3.4 Cambio promedio en las puntuaciones de la agresión
5.2.4 Autocuidado
5.2.4.1 Sin cambios clínicamente importantes en el autocuidado
5.2.4.2 Sin cambios en el autocuidado
5.2.4.3 Puntuación promedio del autocuidado al final del estudio
5.2.4.4 Cambio promedio en las puntuaciones del autocuidado
5.2.5 Cumplimiento
5.2.5.1 Sin cambios clínicamente importantes en el cumplimiento
5.2.5.2 Sin cambios en el cumplimiento
5.2.5.3 Puntuación promedio del cumplimiento al final del estudio
5.2.5.4 Cambio promedio en las puntuaciones del cumplimiento

6. Funcionamiento social
6.1 Sin efectos clínicamente importantes para la función social
6.2 Sin efectos para la función social
6.3 Puntuación promedio del funcionamiento social al final del estudio
6.4 Cambio promedio en las puntuaciones del funcionamiento social
6.5 Estado laboral durante el ensayo (empleado/desempleado)

7. Efectos adversos
7.1 Efectos adversos generales clínicamente importantes*
7.2 Cualquier efecto adverso general
7.3 Puntuación promedio de los efectos adversos generales al final del estudio
7.4 Cambio promedio en las puntuaciones de efectos adversos generales
7.5 Cambio clínicamente importante en los efectos adversos específicos, como los trastornos del movimiento
7.6 Cualquier cambio en los efectos adversos específicos
7.7 Puntuación promedio de los efectos adversos específicos al final del estudio
7.8 Cambio promedio en los efectos adversos específicos
7.9 Uso de tratamiento antiparkinsoniano

8. Muerte súbita e inesperada

9. Resultados económicos
9.1 Costes directos
9.2 Costes indirectos

10. Satisfacción con el tratamiento
10.1 El destinatario de la atención no estuvo satisfecho con el tratamiento
10.2 Puntuación promedio de la satisfacción del destinatario de la atención
10.3 Cambio promedio de las puntuaciones de satisfacción del destinatario de la atención
10.4 Cuidador no satisfecho con el tratamiento
10.5 Puntuación promedio de la satisfacción del cuidador
10.6 Cambio promedio en las puntuaciones de satisfacción

11. Calidad de vida
11.1 Sin cambios clínicamente importantes en la calidad de vida
11.2 Ningún cambio en la calidad de vida
11.3 Puntuación promedio de la calidad de vida al final del estudio
11.4 Cambio promedio en las puntuaciones de la calidad de vida
11.5 Sin cambios clínicamente importantes en los aspectos específicos de la calidad de vida
11.6 Sin cambios en los aspectos específicos de la calidad de vida
11.7 Aspectos específicos de la calidad de vida promedio al final del estudio
11.8 Cambio promedio en los aspectos específicos de la calidad de vida

12. Interacciones farmacocinéticas - cambio en los niveles plasmáticos de haloperidol.

* Las medidas de resultado primarias de interés fueron la mejoría general y los efectos secundarios.

Todas las medidas de resultado se agruparon según la duración - corto plazo (hasta 12 semanas), medio plazo (de 13 a 26 semanas) y largo plazo (más de 26 semanas).


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Schizophrenia Group

#

1. Búsquedas para la actualización de marzo de 2005 y diciembre de 2006

Para la actualización, se realizaron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (marzo de 2005 y noviembre de 2006) mediante la frase: [((*carbama* or *amizepine* or *carbag* or *carbap* or *carbaz* or *carbymal* or *carpaz* or *cephalon* or *degranol* or *epitol* or *finlepsin* or *fokalepsin* or *hermolepsin* or *neurotol* or *neurotop* or *nordotol* or *sirtal* or *tardotol* or *tegret* or *teril* or *timonil* or *trimonil* or *trialeptal* or *trilpetal*) in Ti, Ab and In fields in References) AND (carbama* in Intervention field in Study)]
Este registro está compilado mediante búsquedas sistemáticas de las bases de datos principales, búsquedas manuales y resúmenes de congresos (ver Módulo del Grupo).

2. Búsqueda original
2.1 Búsqueda electrónica
2.1.1 Se hicieron búsquedas en Biological Abstracts (enero 1980 - Agosto 2001) mediante la frase del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) para ensayos controlados aleatorios y esquizofrenia (ver estrategia de búsqueda del Grupo) combinada con la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP near1 (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide"]

2.1.2 Se hicieron búsquedas en The Cochrane Library (número 3, 2001) mediante la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP and (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or explode CARBAMAZEPINE / all]

2.1.3 Se hicieron búsquedas en el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group) (diciembre 2001) mediante la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP and (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide"or #42 = 684 or #42=20]

#42 es el campo de intervención dentro del registro, y 684 y 20 son los códigos para la carbamazepina.

2.1.4 Se hicieron búsquedas en EMBASE (enero 1980 - agosto 2001) con la frase del Grupo Cochrane de Esquizofrenia para ensayos controlados aleatorios y esquizofrenia (ver estrategia de búsqueda del Grupo) combinada con la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP near1 (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide"or explode CARBAMAZEPINE / all]

2.1.5 Se hicieron búsquedas en MEDLINE (enero 1966- agosto 2001) mediante la frase del Grupo Cochrane de Esquizofrenia para ensayos controlados aleatorios y esquizofrenia (ver estrategia de búsqueda del Grupo) combinada con la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP near1 (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide"or explode CARBAMAZEPINE / all]

2.1.6 Se realizaron búsquedas en PsycLIT (desde 1886 a agosto de 2001) con la frase del Grupo Cochrane de Esquizofrenia para ensayos controlados aleatorios y esquizofrenia (ver estrategia de búsqueda del Grupo) combinada con la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP near1 (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide"or explode "CARBAMAZEPINE" / all]

2.1.7 Se realizaron búsquedas en PSYNDEX (desde enero de 1974 a agosto de 2001) con la frase del Grupo Cochrane de Esquizofrenia para ensayos controlados aleatorios y esquizofrenia (ver estrategia de búsqueda del Grupo) combinada con la frase:

[and carbamazepine* or tegretol or tardotol or tegretal or carbagamma or carbymal or carpaz or carbapin or degranol or finlepsin or fokalepsin or hermolepsin or neurotol or neurotop or nordotol or oxcarbazepine or sirtal or tardotol or timonil or trimonil or "10,11-dihydro-10-oxo-5H-dobenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or "5H-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide" or (GP near1 (49.023 or 10.000 or 47.779 or 47.680)) or trialeptal or trileptal or "trans-10,11-dihydro-10,11-epoxy-5h-dibenz[b,f]azepine-5-carboxamide]

2.2 Listas de referencias
Se realizaron búsquedas en todas las referencias de los artículos seleccionadas para su inclusión para obtener ensayos relevantes adicionales.

2.3 Compañías farmacéuticas
Se estableció contacto con las empresas que realizaban ensayos con carbamazepina para obtener datos sobre los ensayos no publicados.

2.4 Contacto personal
Se estableció contacto con el primer autor de cada estudio incluido para obtener más información de sus estudios y de cualquier ensayo no publicado.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

(Para las definiciones de los términos utilizados en ésta y otras secciones, consultar Glosario).

1. Selección de ensayos
SL inspeccionó de forma independiente todos los informes identificados mediante la búsqueda, y JM los volvió a inspeccionar para garantizar una selección fiable. Cuando no se alcanzaba un acuerdo, se obtenía el informe completo para un análisis más exhaustivo. Una vez obtenidas las versiones completas de los informes, se inspeccionaron de forma independiente para evaluar su relevancia para esta revisión. Nuevamente, si no era posible resolver los desacuerdos mediante discusión o información publicada, el artículo se incorporaba a los estudios en espera de evaluación y se establecía contacto con los autores del estudio para obtener clarificaciones.

2. Evaluación de la calidad metodológica.
La calidad metodológica de los ensayos incluidos en esta revisión se evaluó mediante los criterios descritos en el Manual Cochrane (Higgins 2005) y la escala de Jadad (Jadad 1996). El primero se basa en las pruebas de una estrecha relación entre el sesgo potencial en los resultados y la ocultación de la asignación (Schulz 1995) y se define como a continuación:

A. Bajo riesgo de sesgo (ocultación adecuada de la asignación)
B. Moderado riesgo de sesgo (algunas dudas acerca de los resultados)
C. Alto riesgo de sesgo (ocultación inadecuada de la asignación)

La Escala de Jadad mide una variedad de factores que influyen sobre la calidad de un ensayo. La escala incluye tres ítems:

1. ¿El estudio fue descrito como aleatorio?
2. ¿El estudio fue descrito como doble ciego?
3. ¿Se presentó una descripción de los retiros y abandonos?

Cada ítem recibe un punto si la respuesta es positiva. Además, se puede restar un punto si la asignación o si los procedimientos de cegamiento/enmascaramiento descritos fueron inadecuados; o se puede agregar un punto si la generación de números aleatorios o el cegamiento fueron adecuados. Por lo tanto, las puntuaciones de los ítems 1 y 2 pueden ser 0, 1 ó 2.

Para el análisis en esta revisión, los ensayos se incluyeron si cumplían los criterios A o B del Manual Cochrane. No se utilizó la escala de Jadad para excluir ensayos de esta revisión, aunque sí fue utilizada para explorar la posible heterogeneidad a partir de la calidad del ensayo.

3. Obtención de datos
Se extrajeron de forma independiente los datos de los estudios incluidos. Nuevamente, se discutieron los desacuerdos y se documentaron las decisiones. Cuando no se lograba un acuerdo, se buscó mayor información de los autores de los estudios y no se introdujeron los datos de estos ensayos pero se agregaron a la lista de los estudios en espera de evaluación.

4. Síntesis de los datos.
4.1 Tipos de datos
Los resultados se evalúan mediante mediciones continuas (por ejemplo, cambios en una escala conductual), categóricas (por ejemplo, una de tres categorías en una escala conductual, como "cambio pequeño", "cambio moderado" o "cambio significativo") o dicotómicas (por ejemplo, "ningún cambio importante" o "cambios importantes" en la conducta de una persona). Actualmente, RevMan no apoya los datos categóricos, por lo cual, éstos se presentaron sólo en el texto de la revisión.

4.2. Datos incompletos
Para los estudios que no especificaron las razones de las personas que dejaron el estudio antes de su finalización (abandonos), los revisores supusieron que estas personas no habían presentado cambios en las medidas de resultado clínicas. Si más del 50% de las personas abandonaron y el estudio no proporcionó los resultados del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis) para los datos continuos, estos datos eran excluídos.

4.3 Diseño cruzado (cross-over design)
Se esperaba que algunos ensayos utilizaran un diseño cruzado (crossover). Se analizaron sólo los datos de la primera etapa con el fin de excluir un efecto aditivo potencial durante la segunda o posteriores etapas de estos ensayos.

4.4 Datos dicotómicos (sí/no)
Se realizó un análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis). Se contaba a todas las personas asignadas a la intervención con la condición de que más del 50% de ellas completen el estudio, independientemente de si completaban o no el seguimiento. Se supuso que aquellos pacientes que abandonaron el estudio habían tenido un resultado negativo, excepto la muerte.

En la medida de lo posible, se realizaron esfuerzos por transformar las medidas de resultado en datos dicotómicos. Esto puede realizarse mediante la identificación de los puntos de corte en las escalas de calificación, y en consecuencia la división de los sujetos en "con mejoría clínica" o "sin mejoría clínica". Si los autores de un estudio habían utilizado un punto de corte predefinido para determinar la efectividad clínica, los revisores lo utilizaron cuando fue apropiado.

Para los resultados dicotómicos, se estimó un riesgo relativo (RR) con intervalos de confianza (IC) del 95% basados en un modelo de efectos fijos. Esto difiere con respecto a las versiones anteriores de esta revisión. La razón del cambio es que se mostró que los riesgos relativos son más intuitivos para los médicos que los odds ratios. (Boissel 1999). Además, los médicos tienden a interpretar los odds ratios como riesgos relativos. Esta malinterpretación lleva a una sobreestimación del efecto (Deeks 2000)). Cuando los resultados generales fueron significativos, se calculó el número necesario a tratar (NNT) y el número necesario para dañar (NND) como la inversa de la diferencia de riesgo absoluta.

4.5 Datos continuos
4.5.1 Datos normalmente distribuidos: Los datos continuos de los resultados en los ensayos pertinentes para los temas sobre salud mental habitualmente no siguen una distribución normal. Para evitar el peligro de aplicar pruebas paramétricas a datos no paramétricos, se aplicaron los siguientes estándares a los datos derivados de las mediciones continuas de variables principales de evaluación (datos del "estado"). Los criterios se aplicaron antes de la inclusión de los datos:
i. se informaron las medias y desviaciones estándar en el documento o se pudieron obtener de los autores y ii. al multiplicar por dos la desviación estándar (DE) el resultado fue menor que la media (de lo contrario, era poco probable que la media fuera una medida adecuada del centro de la distribución) (Altman 1996)). Si una escala comienza con un valor positivo (como PANSS que puede tener valores de 30 a 210), el cálculo descrito anteriormente en ii) debe modificarse para tener en cuenta el punto de inicio de la escala. En estos casos, hay asimetría si 2 DE > (P-Pmin.), donde P es la puntuación media y Pmin es la puntuación mínima. Los datos que no cumplieron con la primera o segunda norma no se introdujeron en el programa de análisis RevMan, pero se informaron en el texto de la sección "Resultados".

4.5.2 Datos derivados de escalas: Existe una gran variedad de escalas para evaluar medidas de resultado en ensayos sobre salud mental. Dichas escalas varían en calidad y muchas no están validadas o incluso ad hoc. Generalmente, se acepta que los instrumentos de medición deben reunir las propiedades de fiabilidad (el punto hasta el cual una prueba mide algo efectivamente) y de validez (el punto hasta el cual una prueba mide lo que se supone que debe medir). Antes de la publicación de un instrumento, la mayoría de las revistas científicas insisten en que se demuestre la fiabilidad y validez para satisfacer a los árbitros de la publicación. Por lo tanto, se decidió, como norma mínima, no incluir en esta revisión datos provenientes de una escala de calificación, a menos que sus propiedades se hayan publicado en una revista revisada por pares. Además, se fijaron las siguientes normas mínimas para las escalas de calificación; la escala de calificación debe ser i. un autoinforme o ii. completada por un revisor independiente o pariente. En actualizaciones futuras de esta revisión es posible que se fijen normas más estrictas para los instrumentos.

Cada vez que fue posible, se aprovechó la oportunidad de realizar comparaciones directas entre los ensayos que utilizaron el mismo instrumento de medición para cuantificar medidas de resultado específicas. En los casos en que los datos continuos procedían de diferentes escalas que evaluaban el mismo efecto, se presentaron ambos grupos de datos y se examinó la dirección general del efecto.

4.5.3 Datos finales versus datos de cambio: En cuanto a los datos continuos sobre cambio medio (datos de punto final menos valores iniciales), la situación es aún más complicada. En ausencia de datos de pacientes individuales, es imposible saber si los datos de cambio son asimétricos. Los metanálisis de RevMan para datos continuos se basan en el principio de que los datos siguen (por lo menos en un grado razonable) una distribución normal. Es muy posible que los datos de cambio sean asimétricos, pero después de consultar la lista electrónica de correo de estadísticas ALLSTAT, se introdujeron en RevMan para poder resumir la información disponible. Al hacerlo, se supuso que los datos no eran asimétricos o bien que los análisis dentro de RevMan podrían tolerar el grado desconocido de asimetría.

4.6 Datos de pacientes individuales
Para esta actualización, los datos de pacientes individuales se solicitaron de los autores originales. La mayoría de estos datos fueron derivados de la BPRS, una escala que mide el estado de salud mental. Se trató de convertir estos resultados en datos dicotómicos (ver 4.3.1). Como fue imposible predecir qué nivel de reducción de la puntuación total es clínicamente significativa, se analizaron tres niveles: un nivel relativamente bajo (al menos una reducción del 20% en la BPRS), un nivel intermedio (al menos una reducción del 35% en la BPRS) y un nivel relativamente alto (al menos una reducción del 50% en la BPRS).

4.7 Presentación de datos
Los datos se introdujeron en RevMan de tal manera que el área a la izquierda de la línea de "ningún efecto" indicara un resultado que favoreció la carbamazepina sola o el agregado de carbamazepina.

4.8 Ensayos por grupos ("clusters")
Cada vez con mayor frecuencia los estudios aplican la asignación al azar por grupos ("clusters"), como la asignación al azar según el médico o el consultorio, pero el análisis y el agrupamiento de los datos agrupados plantean ciertos problemas. Primero, los autores generalmente no dan cuenta de la correlación intraclase en este tipo de estudios, lo que genera un error de la "unidad de análisis" (Divine 1992) por ese motivo, los valores de p son falsamente bajos, los intervalos de confianza son muy estrechos y se sobrestima la significación estadística. Este hecho causa errores de tipo I (Bland 1997, Gulliford 1999)).

Cuando no se explicaba el agrupamiento en los estudios primarios, se presentaron los datos en una tabla, con un asterisco (*) para indicar la presencia de un probable error de la unidad de análisis. En versiones posteriores de esta revisión, se intentará establecer contacto con los primeros autores de los estudios para obtener los coeficientes de correlación intraclase de los datos agrupados y realizar el ajuste con métodos aceptados (Gulliford 1999)). En los casos en que el agrupamiento se incorporó en el análisis de los estudios primarios, se presentaron los datos como si fueran de un estudio aleatorio sin agrupamiento, pero se ajustaron para tener un efecto de agrupamiento.

Se buscó asesoramiento estadístico y se recibieron recomendaciones acerca de que los datos binarios, según la manera en que se presentaron en un informe, deben dividirse por "efecto del diseño". Dicho efecto se estima con el número medio de participantes por grupo (m) y el coeficiente de correlación intraclase (ICC) [efecto de diseño = 1+(m-1)*ICC] (Donner 2002). Si no se informaba el ICC, se suponía que era 0,1 (Ukoumunne 1999)).

Si los estudios agrupados se hubieran analizado de forma apropiada considerando los coeficientes de correlación intraclase y los datos relevantes se hubieran documentado en el informe, hubiera sido posible la síntesis con otros estudios mediante la técnica de la varianza inversa genérica.

5. Investigación de la heterogeneidad
Primero, se revisaron visualmente los gráficos para investigar la posibilidad de heterogeneidad estadística. Esto se complementó principalmente mediante el uso del estadístico de I-cuadrado. Esto proporciona una estimación del porcentaje de variabilidad debido a la heterogeneidad más que sólo al azar. Cuando la estimación de I cuadrado fue mayor o igual al 50%, se interpretó como una indicación de la presencia de altos niveles de heterogeneidad (Higgins 2005). La estadística de I cuadrado ha sido descrita como un indicador de heterogeneidad más apropiado que la prueba de ji cuadrado utilizada en la versión anterior de la revisión (Higgins 2005)). Si la estadística de I cuadrado fue mayor que el 50% o el valor de p de la prueba de ji cuadrado, por razones de consistencia no se efectuaron desvíos de la regla con respecto a cuándo debe aplicarse el modelo de efectos fijo y cuándo el modelo de efectos aleatorios, aunque ahora se preferiría usar el modelo de efectos aleatorios en todo el estudio.

6. Sesgo de publicación
Los datos de todos los ensayos incluidos se introdujeron en un gráfico en embudo (funnel graph) (efecto del ensayo versus tamaño o "precisión" del ensayo) con la intención de investigar la probabilidad de un sesgo de publicación evidente. Se realizó una prueba formal de la asimetría del gráfico de distribución en embudo (funnel plot) (que sugiere un sesgo de publicación potencial) cuando fue apropiado (Egger 1997)). Se establecieron a priori los niveles de significación de p < 0,1 para aceptar la presencia de la asimetría. Cuando sólo tres o cuatro estudios informaron una medida de resultado o cuando había poca variedad en el tamaño de la muestra (o el cálculo de precisión) entre los estudios, las pruebas de asimetría no eran apropiadas.

7. Cuando fue posible, los datos se introdujeron de manera tal que el área a la izquierda de la línea de "ningún efecto" indicara un resultado favorable para la carbamazepina.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Ver también las tablas de estudios incluidos y excluidos.

1. Estudios excluidos
Se excluyeron 89 estudios. Las principales razones para la exclusión eran que los estudios no fueran ensayos aleatorios o cuya asignación se realizó de tal manera que era demasiado abierta para la inclusión de sesgo (n = 42). Muchos documentos, principalmente revisiones, no contenían datos originales (n = 19), otro no incluyó personas con esquizofrenia o trastornos similares y un quinto no incluyó un grupo placebo o sin intervención. Este último grupo incluía el litio como grupo de comparación. Uno de estos cinco estudios fue el único ensayo que utilizó la oxcarbamazepina en lugar de carbamazepina. Dos estudios analizaron participantes con varios diagnósticos, pero no se pudieron obtener datos de personas con esquizofrenia solamente. (de Vogelaer 1981, Dehing 1968). Tres estudios asignaron al azar a grupos de participantes adecuados a intervenciones relevantes, pero no pudieron obtenerse datos de las publicaciones originales (Kidron 1985, Klein 1984, Möller 1989)). Se estableció contacto con los autores de estos estudios, quienes respondieron con la explicación de que los datos ya no estaban disponibles; por consiguiente, estos estudios debieron ser excluidos.

2. Estudios en espera de evaluación
No se obtuvieron repuestas del autor del estudio clasificado "en espera de evaluación" en la actualización de 2002 (Lee 1996). En la actualización de 2005, se halló otro estudio potencialmente pertinente (Kamisada 1988), pero sólo está disponible como resumen y el diseño no está claro; por lo tanto, fue clasificado como en espera de evaluación. Se estableció contacto con el primer autor en busca de información adicional, pero no se recibieron respuestas.

3. Estudios en curso
Los revisores no conocen la existencia de estudios en curso.

4. Estudios incluidos
Se incluyeron 10 estudios en la versión actual de esta revisión. La mayoría de los estudios utilizó diseños de grupos paralelos pero Carpenter 1991, Llorca 1993, Svestka 1989 y Neppe 1983 eran estudios cruzados (crossover). Del último estudio, sólo se utilizaron los resultados de la primera fase.

4.1 Duración de los ensayos
Un estudio era un estudio a medio plazo con una duración de 14 semanas (Carpenter 1991) pero el resto pertenecía a la categoría "a corto plazo", con una duración de entre una y seis semanas dentro de una fase de tratamiento único.

4.2 Participantes
Los estudios incluyeron un total de 258 personas. La mayoría sufría de esquizofrenia, pero hubo también algunos con trastornos esquizoafectivos (n = 12), otros diagnósticos (n = 3) y 23 pacientes donde el diagnóstico no se indicó claramente. Cuatro estudios incluyeron solamente personas con subtipos de enfermedades mentales de gravedad: enfermedad resistente al tratamiento (Llorca 1993, Simhandl 1996), "pacientes residuales" que sufren de síntomas negativos (Nachshoni 1994) y "pacientes psicóticos con irregularidades en el EEG" (Neppe 1983)). Los criterios de diagnóstico variaron en gran medida ya que los estudios se realizaron durante un período prolongado, pero la mayoría de ellos utilizó algún tipo de criterio de diagnóstico estándar. Cuando fue posible, se excluyeron los participantes con trastorno afectivo o demencia.

4.3 Ámbito
Sólo Carpenter 1991 se llevó a cabo en la comunidad y los otros se realizaron con personas actualmente hospitalizadas.

4.4 Tamaño del estudio
El número de personas en cada estudio fue bajo y varió de 13 a 41.

4.5 Intervenciones
Un estudio examinó la carbamazepina como un único agente en la prevención de recaídas (Carpenter 1991), y un segundo estudio comparó carbamazepina como único tratamiento con perfenazina para las personas con estados agudos de esquizofrenia (Svestka 1989)). Los demás estudios investigaron la carbamazepina como un complemento del tratamiento farmacológico con antipsicóticos. La dosis de carbamazepina utilizada con más frecuencia fue de aproximadamente 6 600 mg/día y el haloperidol se utilizó frecuentemente como el tratamiento antipsicótico estándar (dosis que variaron de 6 mg/día a 665 mg/día).

4.6 Medidas de resultado
En los informes originales, se utilizaron diferentes escalas para evaluar las medidas de resultado, lo que dificulta el resumen de los resultados. Además, se utilizaron diferentes maneras de analizar la misma escala, por ejemplo, comparación de los cambios medios o comparación de los valores finales. Solamente un estudio (Neppe 1983) presentó datos dicotómicos sobre el número de pacientes "con mejoría" o "sin mejoría". Pocos estudios utilizaron escalas específicas para evaluar los efectos secundarios. Por este motivo, se solicitaron los datos de pacientes individuales y se obtuvieron de ocho de los diez ensayos incluidos. Este hecho permitió un análisis de los datos disponibles de forma uniforme. Sin embargo, incluso después de recibir los datos personales de los pacientes, los efectos adversos se informaron deficientemente.

4.6.1 Escalas de resultados: A continuación, se presentan los detalles de las escalas que proporcionaron datos utilizables. Las razones de la exclusión de datos se presentan en la sección "Medidas de resultado" de la tabla "Estudios incluidos".

4.6.1.1 Estado global
Impresión Clínica Global (Clinical Global Impression-CGI) (NIMH 1970))
Éste es un instrumento de calificación utilizado con frecuencia en estudios sobre esquizofrenia que permite a los clínicos cuantificar la severidad de la enfermedad y la mejoría clínica global durante el tratamiento. Se utiliza usualmente un sistema de calificación de siete puntos, en donde las puntuaciones bajas indican una disminución en la gravedad y/o una mayor recuperación.

4.6.1.2 Estado mental
Escala de calificación psiquiátrica breve - ECPB (Overall 1962))
Una escala de calificación breve utilizada para evaluar la gravedad de una variedad de síntomas psiquiátricos, incluso los síntomas psicóticos. La escala tiene 16 ítems, y cada uno de ellos puede ser definido en una escala de siete puntos que varía desde "no presente" (1) hasta "extremadamente grave" (7). La puntuación va de 24 a 168.

Inpatient Multidimensional Rating Scale (Lorr 1962))
Una escala de calificación que se utiliza para evaluar la gravedad de una variedad de síntomas psiquiátricos. Las puntuaciones más altas indican la presencia de más síntomas. No fue posible obtener detalles adicionales.

Positive and Negative Symptom Scale - PANSS (Kay 1987))
Esta escala se creó para evaluar los síntomas positivos, negativos y generales de la esquizofrenia. La escala comprende 30 ítems y cada ítem puede definirse sobre un sistema de puntuación de siete puntos que varía de uno (ausente) a siete (extremo). Esta escala puede dividirse en tres subescalas para la medición de la gravedad de la psicopatología general, síntomas positivos (PANSS-P) y síntomas negativos (PANSS-N). Las puntuaciones más altas indican la presencia de más síntomas.

Escala para la evaluación de los síntomas negativos - EESN (Andreasen 1982)).
Esta escala de seis puntos proporciona una calificación global de los siguientes síntomas negativos, alogia, embotamiento afectivo, apatía - abulia, anhedonia - aislamiento social y trastorno de la atención. Las puntuaciones más altas indican la presencia de más síntomas.

Escala para la evaluación de los síntomas positivos - EESP (Andreasen 1984))
Esta escala de seis puntos proporciona una calificación global de síntomas positivos como delirios, alucinaciones y alteraciones del pensamiento. Las puntuaciones más altas indican la presencia de más síntomas.

Hamilton Rating Scale for Depression - HDRS (Hamilton 1960))
El instrumento está diseñado para utilizarse solamente en pacientes con diagnóstico de trastorno de tipo afectivo o depresivo. Se usa para cuantificar los resultados de una entrevista y su valor depende totalmente de la habilidad del entrevistador para obtener la información necesaria. La escala contiene 17 variables medidas en escalas de cinco o de tres puntos; esta última se utiliza cuando la cuantificación de la variable es difícil o imposible. Algunas de las variables son: estado de ánimo deprimido, suicidio, pérdida del trabajo y de interés, retraso, agitación síntomas gastrointestinales, síntomas somáticos generales, hipocondriasis, pérdida de la percepción y pérdida de peso. Es útil que dos observadores califiquen a un paciente de forma independiente en la misma entrevista. La puntuación del paciente se obtiene sumando la puntuación de los dos médicos.


CALIDAD METODOLÓGICA

1. Aleatorización
Seis estudios entraron en la categoría "A" debido a la ocultación de la asignación al azar (Heßlinger 1998, Nachshoni 1994, Carpenter 1991, Heßlinger 1998, Llorca 1993, Martin-Munoz 1989)). Los otros estudios se asignaron a la puntuación de calidad "B".

2. Cegamiento
Todos excepto dos estudios fueron doble ciego (Heßlinger 1998, Mair 1990), aunque no se proporcionó una descripción del modo en que se garantizó el cegamiento, y éste nunca fue probado. En la sección de métodos de esta revisión, se planificó que solamente las calificaciones realizadas por revisores independientes serían aceptadas. Ningún estudio cumplió con esta regla. Debido a que los datos fueron demasiado escasos, la exclusión de datos adicionales no hubiese proporcionado una ventaja al lector, por lo tanto, este principio no se aplicó. Existe un pequeño riesgo de sesgo por este motivo únicamente.

3. Pérdidas durante el seguimiento
Solamente se proporcionaron pocos datos sobre los pacientes que abandonaron los estudios antes de su finalización.

4. Generales
En general, la calidad de los ensayos incluidos variaron, los estudios anteriores tendieron a utilizar diseños que podían considerarse como excelentes según los estándares de investigación modernos. Los estudios alcanzaron una puntuación de Jadad entre dos (calidad deficiente) y cuatro (buena calidad). La puntuación Jadad máxima es cinco.


RESULTADOS

1. Búsqueda
La estrategia original identificó muchas citas pero sólo 10 estudios cumplieron con los criterios de inclusión de esta revisión. En las búsquedas de la actualización de 2005 y 2007, hubo 24 y 23 referencias nuevas respectivamente. Un informe podría ser un ensayo aleatorio pertinente adicional (Kamisada 1988), pero debido a información insuficiente, debió ser clasificado como "en espera de evaluación". Se escribió al primer autor. Cinco referencias eran informes adicionales de estudios que ya habían sido incluidos o excluidos en la primera versión de esta revisión. Se agregaron como referencias adicionales. Todos los otros informes debieron ser excluidos.

2. COMPARACIÓN 01: CARBAMAZEPINA COMO TRATAMIENTO ÚNICO versus PLACEBO COMO TRATAMIENTO ÚNICO
Sólo el ensayo de Carpenter 1991 comparó la carbamazepina como agente único con el placebo en el tratamiento de mantenimiento.

2.1 Abandono temprano del estudio
Una persona que recibió carbamazepina abandonó el estudio antes de su finalización debido a erupción y otra debido a leucopenia. Dos personas del grupo de placebo también abandonaron el estudio antes de su finalización, debido a un defecto de conducción en el ECG y a cefalea, respectivamente. No se encontraron diferencias entre los grupos (1 ECA; n = 31; RR 1,1; IC: 0,2 a 6,6).

2.2 Recurrencia
Los datos de las primeras 27 personas incluidas en este estudio indicaron que la carbamazepina no fue más eficaz que el placebo para prevenir la recurrencia (1 ECA; n = 31; RR 1,1; IC: 0,8 a 1,5). Dado que la mayoría de las personas en ambos grupos (26 de cada 31) sí presentaron recurrencia, el estudio fue interrumpido por tres meses.

2.3 Estado mental
No hubo diferencias significativas en relación con el estado de salud mental según se midió por el número de pacientes con una reducción de menos del 20% en la BPRS (1 ECA; n = 31; RR 0,99; IC: 0,8 a 1,3) o la media de la BPRS al final del estudio entre los dos grupos (1 ECA; n = 27; DMP -0,1; IC: -0,5 a 0,3).

2.4 Efectos adversos
Carpenter 1991 informó sedación transitoria y náuseas en el grupo de carbamazepina, aunque las cifras no se presentaron. Tres personas tratadas con carbamazepina, esta diferencia no fue estadísticamente significativa (1 ECA; n = 31; RR 7,4; IC: 0,4 a 133), desarrollaron erupción, y una persona desarrolló leucopenia. Nuevamente, las diferencias entre grupos de tratamiento no fueron significativos (1 ECA; n = 31; RR 3,2; IC: 0,1 a 73).

3. COMPARACIÓN 02: CARBAMAZEPINA COMO TRATAMIENTO ÚNICO versus ANTIPSICÓTICOS COMO TRATAMIENTO ÚNICO
Nuevamente, sólo se halló un ensayo que comparó la carbamazepina con la perfenazina en pacientes con estados agudos de esquizofrenia y de trastorno esquizoafectivo (Svestka 1989).

3.1 Abandono temprano del estudio
Dos pacientes en el grupo de carbamazepina, versus ninguno en el grupo de perfenazina, abandonaron el estudio antes de su finalización (1 ECA; n = 38; RR 4,5; IC: 0,2 a 88), pero esta diferencia no fue estadísticamente significativa.

3.2 Estado mental
No hubo diferencias significativas en relación con el estado mental. Un número similar de personas tratadas con carbamazepina y perfenazina alcanzó una reducción de menos del 20% (1 ECA; n = 38; RR 1,3; IC: 0,6 a 2,7), del 35% (1 ECA; n = 38; RR 1,7; IC: 0,9 a 3,2) o del 50% (1 ECA; n = 38; RR 1,2; IC: 0,8 a 1,9) en la BPRS. No se encontraron diferencias significativas en relación con la media de la BPRS al final del estudio (1 ECA; n = 38; DMP 2,3; IC: -3,8 a 8,4). Sin embargo, cuando se excluyeron las personas con trastorno esquizoafectivo, se observó una inferioridad estadísticamente significativa de la carbamazepina en relación con una reducción del 20% en la BPRS (1 ECA; n = 28; RR 3,1; IC: 1,2 a 7,8; NNT 2; IC: 1 a 6) y con una reducción del 35% en la BPRS (1 ECA; n = 28; RR 2,3; IC: 1,2 a 4,7; NNT 2; IC: 1 a 7). Este efecto no fue tan evidente para las puntuaciones de reducción del 50% en la BPRS y la diferencia entre los grupos no logró alcanzar significación (1 ECA; n = 28; RR 1,4; IC: 0,9 a 2,1). Debido a que solamente 10 participantes padecían trastornos esquizoafectivos, se consideró que un análisis de este subgrupo no era significativo.

3.3 Efectos adversos
3.3.1 Trastornos del movimiento
Significativamente más participantes que recibieron perfenazina necesitaron medicación antiparkinsoniana (1 ECA; n = 38; RR 0,2; IC: 0,09 a 0,6; NND 1; IC: 1 a 2) o tenían parkinsonismo (1 ECA; n = 38; RR 0,03; IC: 0,00 a 0,4; NND 1; IC: 0,9 a 1,4). No hubo diferencias significativas en relación con el número de participantes con acatisia (1 ECA; n = 38; RR 0,1; IC: 0,01 a 2,3) o temblor (1 ECA; n = 38; RR 0,3; IC: 0,01 a 7,0).

3.3.2 Otros efectos adversos
Se informaron otros efectos adversos importantes, como los siguientes: colapso, mareos, visión borrosa, sequedad en la boca, fatiga, náuseas, constipación, salivación, taquicardia. Los estudios no encontraron diferencias significativas entre los grupos.

4. COMPARACIÓN 03: CARBAMAZEPINA ADYUVANTE + ANTIPSICÓTICOS versus PLACEBO / NINGÚN TRATAMIENTO ADYUVANTE + ANTIPSICÓTICOS
Ocho estudios compararon el agregado de carbamazepina al tratamiento antipsicótico con el agregado de placebo al tratamiento antipsicótico y el tratamiento antipsicótico solo.

4.1 Abandono temprano del estudio
Ocho estudios pudieron contribuir al resultado de "número de personas que abandonaron el estudio temprano", aunque cuatro de estos estudios no incluyeron personas que hayan abandonado el estudio temprano. No se observaron diferencias (8 ECAs; n = 182; RR 0,5; IC: 0,2 a 1,4) entre las personas asignadas al grupo de adición del fármaco y las personas que recibieron el tratamiento adyuvante de placebo.

4.2 Estado global
Sólo Neppe 1983 y Simhandl 1996 proporcionaron datos sobre la medida de resultado de "ninguna mejoría general". El agregado de carbamazepina a los neurolépticos fue superior en comparación con diversos antipsicóticos solos, pero el número de pacientes incluidos fue menor (2 ECAs; n = 38; RR 0,6; IC: 0,4 a 0,9; NNT 2; IC: 1 a 5).

4.3 Estado mental
4.3.1 General
Los datos de pacientes individuales de seis estudios pudieron utilizarse para el análisis de diversos grados de reducción de la BPRS. No se observaron diferencias significativas en relación con el número de participantes con una reducción de menos del 20% (6 ECAs; n = 147; RR 0,7; IC: 0,4 a 1,1), del 35% (6 ECAs; n = 147; RR 0,8; IC: 0,6 a 1,1) o del 50% (6 ECAs; n = 147; RR 0,9; IC: 0,7 a 1,1) en la BPRS. Los resultados a nivel de reducción del 50% en la BPRS fueron significativamente heterogéneos porque dos estudios (Heßlinger 1998, Dose 1987) revelaron resultados opuestos. De las publicaciones no se pudieron derivar razones obvias para esta heterogeneidad. Se observaron resultados equívocos similares al analizar la media de la BPRS (3 ECAs; n = 79; DMP 0,3; IC: -12,5 a 13,1) o de la IMPS al final del estudio (2 ECAs; n = 50; DMP 5,2; IC: -11,1 a 21,4).

4.3.2 Específicos - síntomas positivos, síntomas negativos y depresión
Solamente pudieron obtenerse los datos muy nuevos para los síntomas específicos de la esquizofrenia. En el estudio de Heßlinger 1998 los participantes del grupo de carbamazepina experimentaron, en promedio, más síntomas positivos al final del estudio que los participantes del grupo control (1 ECA; n = 18; DMP 4,2; IC: 0,8 a 7,7). El estudio de Dose 1987 mostró resultados opuestos, pero los datos sólo pudieron presentarse en la tabla "otros datos" ya que eran asimétricos. No se pudo observar una superioridad significativa de la adición de carbamazepina en relación con los síntomas negativos (2 ECAs; n = 53; DMP -2,8; IC: -6,7 a 1,2) o la depresión (1 ECA; n = 26; DMP -0,4; IC: -2,2 a 1,5).

4.4 Conducta
Dos estudios presentaron datos sobre la dosis promedio de medicación adicional necesaria para el tratamiento del comportamiento agitado. En Dose 1987 las personas que recibieron aumento de carbamazepina necesitaron menos medicación adicional, mientras que en Heßlinger 1998 necesitaron más medicación adicional que en el grupo control. Los datos fueron asimétricos y, por lo tanto, sólo pudieron presentarse en la tabla de otros datos.

4.5 Efectos adversos
Los efectos secundarios no estaban bien informados en los estudios.

4.5.1 Trastornos del movimiento
No está claro el efecto de la carbamazepina coadyuvante sobre los trastornos del movimiento. Un pequeño estudio (Martin-Munoz 1989) informó la medida de resultado binaria del "trastorno del movimiento presente". Menos personas en el grupo de adición de carbamazepina experimentaron trastornos del movimiento en comparación con las que recibieron haloperidol solo pero el resultado no alcanzó significación (1 ECA, n = 20; RR 0,4; IC: 0,1 a 1,0). Los datos asimétricos de la Escala de Simpson-Angus fueron equívocos de tres estudios (Dose 1987, Nachshoni 1994, Simhandl 1996)).

Tres estudios (Dose 1987, Heßlinger 1998, Simhandl 1996) presentaron datos sobre la dosis media de medicación antiparkinsoniana utilizada. Estos datos se presentaron en las tablas "otros datos" ya que eran asimétricos. No se puede derivar una tendencia consistente de estos datos.

4.5.2 Otros efectos secundarios
Dos estudios utilizaron escalas para evaluar los efectos secundarios (Martin-Munoz 1989, Mair 1990) pero los datos se informaron de tal manera que no pudieron utilizarse en esta revisión. Dose 1987 informó varios efectos adversos asociados con la carbamazepina (reacciones alérgicas, elevación de las enzimas hepáticas, leucopenia, cambio en el EEG). Aunque estos tendieron a prevalecer más en el grupo con agregado de carbamazepina, ninguno alcanzó el nivel de significación estadística.

4.6 Efectos fisiológicos
Dose 1987 y Heßlinger 1998 describen que el nivel plasmático medio de haloperidol es inferior en el grupo de aumento de carbamazepina pero, nuevamente, estos datos se incluyen en las tablas "otros datos".

4.7 Medidas de resultado que faltaban
Se considera que la carbamazepina ejerce un efecto sobre la agresión. Neppe 1983 informa que la agresión manifiesta se calificó dos veces más grave con placebo en comparación con carbamazepina, pero no se proporcionaron datos cuantitativos. Llorca 1993 no observó diferencias entre los grupos en los ítems de hostilidad y agresividad de la EESP y BPRS, pero solamente se presentaron los valores de p. No se encontraron datos sobre la medida de resultado de "servicio" como la "duración de la estancia hospitalaria". Ni tampoco hubo datos sobre la satisfacción con el tratamiento o los costes.

4.8 Subtipos de esquizofrenia
4.8.1 Personas con esquizofrenia resistente al tratamiento: Llorca 1993 examinó la efectividad de la carbamazepina adyuvante en los participantes con esquizofrenia resistente al tratamiento (Kane 1988 criterios) mediante un diseño cruzado (crossover). No se informaron directamente datos sobre el estado de salud mental (solamente valores de p) y no se afirmó que la carbamazepina sea mejor que el placebo en este pequeño estudio (n = 12). Simhandl 1996 también incluyó solamente las personas con esquizofrenia que cumplieron con los criterios específicos de falta de respuesta neuroléptica. Una cantidad significativamente mayor de pacientes tratados con carbamazepina adyuvante mejoró, según la ICG, y alcanzó una reducción de al menos 20% en la BPRS. Sin embargo, este resultado no es consistente ya que no hubo significativamente más pacientes tratados con el agregado de carbamazepina que con el agregado de placebo que alcanzaran una reducción del 35% y del 50% en la BPRS.

4.8.2 Personas con irregularidades en el EEG: Neppe 1983 analizó un pequeño grupo de 13 pacientes relativamente sin respuesta con irregularidades en el EEG de los que nueve padecían esquizofrenia. En este ensayo cruzado (crossover), más pacientes experimentaron alguna mejoría en la fase de carbamazepina que en la fase de placebo para las calificaciones de "abandono temprano del estudio", "sin mejoría clínica global" y del estado de salud mental (BPRS). La población de pacientes fue bastante heterogénea y los criterios de diagnóstico no pudieron ser indicados.

4.8.3 Personas con síntomas negativos: Nachshoni 1994 realizó un ensayo controlado aleatorio doble ciego en 28 pacientes residuales que sufrían predominantemente de síntomas negativos. Después de cinco semanas, no se observó una superioridad de la carbamazepina coadyuvante en comparación con el placebo sobre los síntomas negativos.

4.8.4 Personas con trastornos esquizoafectivos: Solamente 12 personas incluidas en esta revisión experimentaron trastorno esquizoafectivo, por lo tanto, los análisis de este subgrupo no fueron significativos.


DISCUSIÓN

1. General
Aunque muchos datos originales se recibieron de los autores de los ensayos, 258 participantes constituyen aún una base pequeña sobre la que juzgar la efectividad de la carbamazepina. Los ensayos con tamaños de muestras pequeñas carecen de suficiente poder estadístico como para detectar un efecto pequeño a moderado y, por lo tanto, los resultados de dichos ensayos, por lo general, no son definitivos aún cuando existe un efecto real. Una revisión reciente sugirió que los metanálisis en base al resumen de pequeños ensayos pueden interpretarse como inconclusos, independientemente de si fue significativa la estimación combinada. (Davey Smith 1998)). Por lo tanto, los estudios incluidos en esta revisión no pudieron proporcionar datos suficientes para clarificar el papel de la carbamazepina en el tratamiento o el agregado de un fármaco al tratamiento antipsicótico de la esquizofrenia y el trastorno esquizoafectivo.

2. COMPARACIÓN 01. CARBAMAZEPINA COMO TRATAMIENTO ÚNICO versus PLACEBO COMO TRATAMIENTO ÚNICO (Carpenter 1991)

Los pocos datos disponibles sugieren que la carbamazepina no es mejor que el placebo para el tratamiento de mantenimiento. Teniendo en cuenta que el único estudio que proporcionó datos se interrumpió temprano ya que la mayoría de éstos en ambos grupos sufrió una recaída, no es posible que estos datos sean complementarios.

3. COMPARACIÓN 02. CARBAMAZEPINA COMO TRATAMIENTO ÚNICO versus ANTIPSICÓTICOS COMO TRATAMIENTO ÚNICO (Svestka 1989)

En el único estudio pequeño disponible, la carbamazepina no fue inferior en comparación con la perfenazina en relación con la mejoría del estado de salud mental, y la carbamazepina se asoció con menos efectos secundarios extrapiramidales que la perfenazina. Sin embargo, debido al pequeño tamaño de la muestra de este ensayo (n = 38), la carbamazepina no puede ser considerada como una alternativa razonable a los antipsicóticos y, en el análisis de subgrupos en el que se excluyó a las personas con trastorno esquizoafectivo, la perfenazina fue superior que la carbamazepina en algunas medidas de resultado de eficacia.

4. COMPARACIÓN 03. CARBAMAZEPINA ADYUVANTE + ANTIPSICÓTICOS versus PLACEBO / NINGÚN TRATAMIENTO ADYUVANTE + ANTIPSICÓTICOS

4.1 Abandono temprano del estudio
Solamente 13 de 180 personas abandonaron los estudios antes de su finalización sin diferencias entre los grupos. Esta tasa muy baja de deserción es rara dentro de los ensayos relevantes para la atención de las personas con esquizofrenia. El tratamiento coadyuvante de este tipo parece ser más aceptado por las personas con esquizofrenia al menos dentro de los límites de un ensayo.

4.2 Mejoría general
Dos pequeños ensayos (Neppe 1983, Simhandl 1996) presentaron datos sobre la medida de resultado de "sin mejorías generales" y observaron una diferencia leve, pero estadísticamente significativa, entre los grupos que favorecen al grupo de carbamazepina (NNT 2; IC: 1 a 5). Pocas conclusiones pueden establecerse de estos dos pequeños ensayos que incluyeron 38 pacientes con esquizofrenia. Es desalentador que no hubiera más ensayos que informaran sobre esta medida de resultado simple.

4.3 Estado mental
La interpretación de los resultados sobre el estado de salud mental mejoró mediante el análisis de los datos personales de los pacientes de manera uniforme. El metanálisis de los datos de seis de ocho ensayos no mostró una superioridad significativa de la carbamazepina en relación con varios niveles de reducción de la escala Brief Psychiatric Rating Scale (Overall 1962). Además, se observó heterogeneidad significativa en los resultados de un estudio (Heßlinger 1998) que revela resultados especialmente malos asociados con el aumento de carbamazepina. La inspección de los métodos de cada estudio no reveló razones claras para esta heterogeneidad. Por lo tanto, los datos sugieren que la adición de carbamazepina a los fármacos antipsicóticos para las personas con esquizofrenia no parece producir efectos clínicamente significativos sobre el estado de salud mental. Sin embargo, debido a que hubo una tendencia no significativa en relación con la reducción del 20% en la BPRS, y debido a que el número total de pacientes es todavía pequeño, se justifica la realización de más ensayos. Solamente uno o dos ensayos informaron síntomas de esquizofrenia específicos (síntomas positivos, síntomas negativos y depresión), por lo tanto, no es posible una afirmación significativa.

4.4 Efectos adversos
La mayoría de los datos sobre trastornos del movimiento fueron demasiado asimétricos para agregarse y los estudios individuales informaron resultados contradictorios. Como resultado, no pueden establecerse conclusiones firmes. El hecho de que algunos estudios observaron que la adición de carbamazepina provoca una menor cantidad de trastornos del movimiento puede explicarse mediante la reducción de los niveles plasmáticos de haloperidol. Esta disminución de los niveles plasmáticos puede ser la expresión de una inducción de las enzimas hepáticas relacionada con la carbamazepina. Dos de los estudios incluidos (Dose 1987, Heßlinger 1998), un ensayo se excluyó porque no proporcionó datos utilizables (Kidron 1985), y varios ensayos no controlados (Kahn 1990, Jann 1985, Otani 1997) sugirieron que se presenta esta inducción de la enzima. Esta interacción debe tenerse en cuenta con cuidado siempre que se utilice la adición de carbamazepina.

El agregado de carbamazepina pude causar más reacciones alérgicas, elevación de las enzimas hepáticas, leucopenia y deterioro en el EEG que el agregado de placebo. Sin embargo, los efectos adversos se informaron de manera deficiente y el único ensayo pequeño (Dose 1987, n = 41) que informó claramente estos eventos importantes no contaba con poder estadístico suficiente para investigar las diferencias entre los grupos.

4.5 Medidas de resultado que faltaban
Actualmente, no existen datos relacionados con el efecto del agregado de carbamazepina sobre la agresión, las medidas de resultado de "servicios" como la "duración de la estancia hospitalaria", satisfacción con el tratamiento o los costes.

4.6 Subtipos de esquizofrenia
El agregado de carbamazepina no fue más efectivo cuando los subgrupos de personas con esquizofrenia fueron el objetivo de los estudios. Las personas con una enfermedad esquizofrénica designada como resistente al tratamiento no experimentaron más mejorías al recibir la adición de carbamazepina. Las respuestas de las personas con síntomas negativos no fueron diferentes a la adición de antipsicóticos en comparación con las personas cuya enfermedad no experimentó una predominancia de síntomas negativos. El estudio pequeño de Neppe 1983 (n = 9) sugirió que un grupo heterogéneo de pacientes relativamente poco receptivo, con irregularidades en el EEG mostraron más mejorías con la adición de carbamazepina que con el placebo. Sin embargo, este análisis de subgrupos debe ser considerado solamente como un generador de hipótesis.

No está claro si se justifica la utilización de la carbamazepina en los pacientes con esquizofrenia o enfermedades relacionadas con "estados de excitación". Un estudio controlado aleatorio (Klein 1984) sugirió que esto podría ser útil, pero los datos de este ensayo no pudieron utilizarse en esta revisión ya que la asignación de las personas al tratamiento que abandonaron el estudio es incierta. En una carta, los autores afirmaron que no recuerdan cómo interpretar las hojas de datos existentes del estudio. Además, un estudio controlado amplio de agregado de carbamazepina a los antipsicóticos en las "psicosis excitadas" (Okuma 1989a, n = 162) debió ser excluido debido a la posibilidad de inclusión de sesgo en el punto de asignación al azar. Un 43% de las personas en el grupo de agregado de carbamazepina mostró una mejoría acentuada y moderada en comparación con el 27% en el grupo de placebo (no estadísticamente significativo). Un análisis post hoc de los ítems de la escala del estado de salud mental de cada paciente sugirió que éste estaba relacionado con un efecto sobre los trastornos de las funciones afectivas o emocionales, mientras que los demás ítems como el comportamiento alucinatorio empeoraron con la carbamazepina coadyuvante.

Finalmente, la adición de carbamazepina para las personas con trastornos esquizoafectivos se analizó de forma sorprendentemente deficiente, aunque se utiliza con frecuencia en la práctica diaria habitual para esta enfermedad. Solamente 12 participantes incluidos en esta revisión experimentaron trastornos esquizoafectivos, por lo tanto, el juicio sobre los efectos de la carbamazepina para este subgrupo de importancia resulta imposible,


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

1. Para los médicos
En base a pruebas recientes derivadas de ensayos aleatorios disponibles, la carbamazepina no puede recomendarse para la utilización clínica habitual para el tratamiento o para su adición al tratamiento antipsicótico de la esquizofrenia. Para los pacientes con antecedentes de respuesta a la carbamazepina, se justifica la realización de un ensayo del fármaco. Para los profesionales de asistencia sanitaria a cargo de pacientes que reciben carbamazepina como un supuesto tratamiento para la esquizofrenia, los médicos necesitan considerar si este tratamiento debe interrumpirse. La carbamazepina se asocia con una variedad de efectos adversos. Si no hay pruebas de que el tratamiento haya sido eficaz, debe disminuirse gradualmente hasta interrumpirse por completo. Se puede necesitar revisar la dosis de antipsicóticos concomitante en vista de las potenciales interacciones farmacocinéticas entre la carbamazepina y algunos antipsicóticos como los niveles plasmáticos de antipsicóticos que pueden aumentar después de la retirada.

2. Para personas con esquizofrenia
Las personas con esquizofrenia deben saber de la falta de una base empírica sólida para la utilización de la carbamazepina en su enfermedad. Si aún se está analizando su recomendación, el destinatario de este tratamiento debe esperar que se acuerden puntos finales y una duración del tratamiento claros.

3. Para administradores y elaboradores de políticas
Aunque las respuestas positivas idiosincrásicas son siempre posibles, no existen datos que apoyen el uso de la carbamazepina para las personas con esquizofrenia como una medida habitual.

Implicaciones para la investigación

1. General
Todos los estudios futuros deberían respetar las normas sobre la medición de resultados y la información de los datos para incrementar el grado de comparación de los resultados de los estudios (Begg 1996)). El hecho de que varios autores (ver agradecimientos) hayan compartido sus datos ha mejorado la calidad de esta revisión. Se desea fomentar este tipo de colaboración en el futuro.

2. Específicas
Parece haber una pequeña necesidad de realizar ensayos aleatorios que investiguen los efectos de la adición de carbamazepina para las personas con esquizofrenia no complicada. Sin embargo, sería interesante investigar algunas indicaciones especiales.

2.1 Personas cuya enfermedad es resistente al tratamiento
A pesar de la reintroducción de la clozapina, el único fármaco que demostró tener eficacia superior que los fármacos ordinarios para las personas con enfermedad resistente al tratamiento (Wahlbeck 1998), es necesario desarrollar estrategias de tratamiento cuando la clozapina no funciona. Los dos ensayos aleatorios que investigan los efectos del agregado de carbamazepina para las personas con esquizofrenia resistente al tratamiento (Simhandl 1996, Llorca 1993) sólo asignaron al azar un total de 66 pacientes. Ni siquiera todos los ensayos combinados poseen el poder estadístico necesario para identificar otra cosa que diferencias brutas entre los grupos. Incluso las pequeñas diferencias en los resultados pueden ser de gran importancia en este subgrupo y, por lo tanto, se justifica la realización de un ensayo simple grande.

2.2 Personas con psicosis e irregularidades en el EEG
La clarificación del papel de la carbamazepina para el tratamiento de personas con esquizofrenia y irregularidades en el EEG puede asegurarse.

2.3 Personas con psicosis y comportamiento agresivo
La carbamazepina se utiliza para las personas con episodios de agresión o violencia y su evaluación dentro de los ensayos en este subgrupo de personas con esquizofrenia puede ser valiosa.

2.4 Personas con trastornos esquizoafectivos
La carbamazepina también se utiliza para las personas con trastornos esquizoafectivos, pero los datos de los ensayos controlados con placebo no existen. El tipo bipolar de trastornos esquizoafectivos garantiza especialmente la realización de estudios adicionales.


AGRADECIMIENTOS

Se dan las gracias a los Doctores Carpenter, Svestka, Dose, Neppe, Martin-Munoz, Simhandl, Normann y Nachshoni por enviar los datos originales de pacientes. Sin dicha contribución, esta actualización no hubiera sido posible.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Stefan Leucht ha recibido honorarios, y ayuda económica para viajes e investigación por parte de BMS, Janssen/Johnson & Johnson, Sanofi Aventis, Eli Lilly, Lundbeck y Pfizer.

John McGrath es un miembro de los siguientes paneles consultivos: Eli Lilly Australia, Lundbeck Australia y Pfizer Australia. Además, JM fue el coinvestigador de estudios de medicaciones neurolépticas fabricadas por las siguientes compañías: Astra, Janssen-Cilag, Eli Lilly, Zeneca (ICI), Sandoz y Pfizer. Las mismas compañías proporcionaron gastos de viaje y alojamiento a John McGrath para asistir a reuniones con investigadores y simposios científicos relevantes. No se proporcionaron fondos directamente al Dr. McGrath. Los pagos relacionados con la participación en los ensayos de fármacos y la concurrencia a paneles han sido depositados en una cuenta fiduciaria auditada por el gobierno para el apoyo de la investigación sobre esquizofrenia.

Paul White es un miembro de los paneles consultivos para Janssen Australia y Zeneca Australia. Las mismas compañías proporcionaron los gastos de viaje y alojamiento para que el Dr. White asistiera a reuniones con investigadores relevantes y simposios científicos.

Werner Kissling ha recibido honorarios y ayuda económica para investigación por parte de Janssen-Cilag, SanofiAventis, Johnson & Johnson, Pfizer, BMS, Astra Zeneca, Lundbeck, Novartis y Eli Lilly. Dr Kissling es investigador de uno de los ensayos excluidos en esta revisión (Möller 1989)).


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyCarpenter 1991 
MethodsAllocation: randomised - no further details.
Blinding: double - no further information.
Design: cross-over.
Duration: 95 days each phase.
Setting: outpatient department. 
ParticipantsDiagnosis: schizophrenia (DSM-III & RDC).
N=34.*
Sex: 18 M, 9 F.*
Age: mean ? 33 years.
History: stabilised on neuroleptic maintenance, hospitalised ?3 times, ill ?10 years. 
Interventions1. Carbamazepine: dose 800-1200 mg/day. N?15.*
2. Placebo (neuroleptics withdrawn over 1-5 days when study medication dose was reached). N?16.* 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Relapse.*
3. Mental state: BPRS (mean and number with 20% reduction).*
4. Side effects - allergic reactions, blood dyscrasia.* 
NotesData analysed on 31 patients, no information about treatment status of 3 people.
Jadad score = 4.
Interim analyses showed high relapse rates in both arms of study - study stopped. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyDose 1987 
MethodsAllocation: randomised - no further details.
Blinding: double - no further information.
Design: parallel.
Duration: 5 weeks (at week 4 interventions withdrawn).
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: acute schizophrenia (ICD-9 & DSM-III).
N=41.
Sex: not reported.
Age: not reported.
History: hospitalised ?1.2 times, ill ?6 years. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose 200mg, increased to 600-1200mg/day (target plasma level 8-12 micrograms/dL) + haloperidol 6mg/day then titrated to clinical judgement. N=18.
2. Placebo additional treatment + haloperidol 6mg/day then titrated to clinical judgement. N=23. 
Outcomes1. Leaving the study early
2. Mental state: (BPRS 20%, 35%, 50% reduction, mean at endpoint; mean IMPS at endpoint).
3. Side-effects: allergic reactions, substantial white blood cell decline, increase of liver enzymes, worsening of EEG.

Unable to use:
Medication use (mean haloperidol dose - no SD, biperiden, chlorprothixene - data skewed).
Movement disorder (SAS - data skewed).
Haloperidol plasma-levels - data skewed. 
NotesJadad score = 4.
** Two people taking carbamazepine had falls in white cell counts, but not below usual reference range. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyHeßlinger 1998 
MethodsAllocation: randomised - sealed envelopes.
Blinding: single.
Design: parallel.
Duration: 4 weeks.
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: schizophrenia (n=16) or schizoaffective (n=2) psychosis (ICD-10).
N=18.
Sex: 12 M, 6F. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose mean 567mg/day, titrated in week 1 to plasma-level of 6-12mg/ml + constant haloperidol dose: dose mean ? 15mg/day, higher in this group to maintain effective plasma-levels. N=9.
2. No additional treatment + constant haloperidol dose. N=9. 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Mental state (BPRS 20%, 35%, 50% reduction and mean at endpoint, PANSS positive score at endpoint).

Unable to use:
Haloperidol plasma levels - data skewed.
Mean biperiden and chlorprothixen dose - data skewed. 
NotesJadad score = 2. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyLlorca 1993 
MethodsAllocation: randomised - no further details.
Blindness: double - no further information.
Design: cross-over, no wash-out.
Duration: 4 X 5 week crossovers (preceeded by 5 weeks no adjunctive treatment).
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: treatment resistant schizophrenia patients (DSM-III-R, Kane criteria).
N=24.
Sex: 18 M, 6 F.
Age: mean ?44 years. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose 2 weeks 200mg/day, 3 weeks 400mg/day + constant haloperidol (15-65mg/day). N=6.
2. Adjunctive bromocriptine: dose 2.5mg/day + constant haloperidol (15-65mg/day). N=6.*
3. Adjunctive cyproheptadine: 12-24mg/day + constant haloperidol (15-65mg/day). N=6.*
4. Placebo additional treatment + constant haloperidol (15-65mg/day). N=6. 
Outcomes1. Leaving the study early.

Unable to use:
Mental state (BPRS, SAPS, SANS - p values only).
Movement disorder (SAS, AIMS - p values only). 
NotesJadad score = 2.
* Data from groups 2 & 3 not used in this review. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyMair 1990 
MethodsAllocation: randomised - no further details.
Blinding: open.
Design: parallel.
Duration: 5 weeks.
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: schizophrenia & schizophrenia-like psychoses (ICD-9).
N=23.
Age: range 31-44 years.
History: "acutely ill", unresponsive to 5 days clozapine or haloperidol, admitted 4-9 times. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose 600mg/day + titrated dose of haloperidol or clozapine. N=13.
2. No additional treatment + titrated dose of haloperidol or clozapine. N=10. 
Outcomes1. Leaving the study early.

Unable to use:
General functioning (CGI - no SD).
Mental state (BPRS - no SD).
Extrapyramidal side-effects (Webster scale - no data).
Other side-effects (FSUCL - no data).
Mean haloperidol/clozapine dose - no SD. 
NotesJadad score = 2. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudyMartin-Munoz 1989 
MethodsAllocation: randomised - no further information.
Blinding: not stated.
Design: parallel.
Duration: 18 days.
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: paranoid schizophrenia (RDC).
N=20.
Age: mean ?29 years.
Sex: 18 M, 2 F. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose initially 600mg/day, adjusted to plasma-levels of 8-12ng/ml + haloperidol, 30mg/day, fixed dose. N=10.
2. No additional treatment + haloperidol, 30mg/day, fixed dose. N=10. 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Mental state (20%, 35%, 50% BPRS reduction).
3. Movement disorder.

Unable to use:
Side effects (UKU-scale - no data). 
NotesJadad score = 2. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyNachshoni 1994 
MethodsAllocation: randomised - random allocation list.
Blinding: double - no further details.
Design: parallel.
Duration: 5 weeks.
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: residual schizophrenia (DSM-III-R).
N=30*.
Age: mean ?46 years.
Sex: 15 M, 13 F.
History: predominant negative symptoms, ill mean ?19 years. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose increased to 600mg/day during week 1, then adjustment to plasma-levels of 4-12ng/ml + 300-800 chlorpromazine equivalent antipsychotic treatment. N=15.
2. Placebo adjunctive treatment + 300-800 chlorpromazine equivalent antipsychotic treatment. N=15. 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Mental state (20%, 35%, 50% BPRS reduction, HRSD, SANS at endpoint).

Unable to use:
EPS (SAS - no data). 
NotesJadad score = 4. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudyNeppe 1983 
MethodsAllocation: randomised - no further information.
Blinding: double - no further information.
Design: cross-over.
Duration: 2 X 6 weeks (preceeded by 3 week baseline).
Setting: in hospital. 
ParticipantsDiagnosis: schizophrenia (10), non-progressive dementia (2), rapid cycling (1) (diagnostic criteria unclear).
N=13*.
Age: mean ?34 years.
Sex: 8 M, 5 F.
History: chronic, "poor-responders", EEG abnormalities. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose 600mg/day + various antipsychotics (constant dose). N=3.
2. Placebo adjunctive treatment + various antipsychotics (constant dose). N=6. 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Global impression (CGI).
3. Mental state (20%, 35%, 50% BPRS reduction).

Unable to use:
General improvement (Global Assessment, OCR unpublished scales). 
Notes*Data extracted for 9 subjects with schizophrenia from published data.
Jadad score = 3. 
Allocation concealmentB - Unclear 
StudySimhandl 1996 
MethodsAllocation: randomised - no further details.
Blindness: double.
Design: parallel.
Duration: 8 weeks (intervention withdrawn at week 6).
Setting: not indicated. 
ParticipantsDiagnosis: schizophrenia (DSM-III-R).
N=42.
Age: mean ?35 years.
Sex: 30 M, 12 F.
History: "chronic", non-response to > 3 neuroleptics (2 different chemical classes) in last 2 years, duration ill ? 10 years. 
Interventions1. Adjunctive carbamazepine: dose increased week 1-2 until plasma-levels = 15-42 micromol/L + constant dose of antipsychotics. N=15.
2. Lithium*: dose increased week 1-2 until plama level = 0.6-1.2 myml/L) + constant dose of antipsychotics. N = 13.
3. Placebo + constant dose of antipsychotics. N=14. 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Global impression (CGI).
3. Mental state (20%, 35%, 50% BPRS reduction, SANS at endpoint).

Unable to use:
Plasma-levels of antipsychotics - skewed data. 
NotesJadad = 4.
*This group was not used in the analysis. 
Allocation concealmentA - Adequate 
StudySvestka 1989 
MethodsAllocation: randomised - no further details.
Blindness: single (raters).
Design: cross-over.
Duration: 6 weeks (2 weeks placebo - 3 weeks carbamazepin/perphenazine - 1 week placebo - 3 weeks carbamazepin/perphenazine).
Setting: hospital. 
ParticipantsDiagnosis: ICD-9 schizophrenia (n=28) or schizoaffective disorder (n=10).
History: "acutely ill", duration ill ?9 years.
N=38.
Age: mean ?38 years.
Sex: 30 M, 8 F (the gender of 2 people who left early is unknown). 
Interventions1. Carbamazepine, flexible dose, mean = 1374 SD = 334, N=22.
2. Perphenazine, flexible dose, mean = 53, SD = 12 . N = 18.
Then 1 week placebo and 3 week cross-over to other treatment. 
Outcomes1. Leaving the study early.
2. Mental state (20%, 35%, 50% BPRS reduction and BPRS at endpoint)
3. Various side-effects. 
NotesJadad = 4. 
Allocation concealmentB - Unclear 

General abbreviations:
CBZ - carbamazepine
HPL - haloperidol
EPS - Extrapyramidal side effects.
EEG - electroencephalogram
M - males
F - females
N = number
Mg = milligram

Diagnostic tools:
DSM-III-R - Diagnostic and Statistical Manual of Mental disorders, third edition,revised.
ICD-9/10 - International Classification of Diseases, ninth/tenth revision.
RDC - Research Diagnostic Criteria

Global effect scales:
CGI - Clinical Global Impression (Guy 1976 (2))
OCR - Overall Clinical Rating

Mental state scales:
BPRS - Brief Psychiatric Rating Scale (Overall and Gorham 1970)
IMPS - Inpatient Multidimensional Rating Scale (Lorr 1962)
PANSS - Positive and Negative Symptoms Scale (Kay 1987)
BRMAS - Bech-Rafaelsen Scale for Mania
MSM - Murphy Scale for Mania
SANS - Scale for Assessment of Negative Symptoms (Andreasen 1989)
SAPS - Scale for Assessment of Positive Symptoms (Andreasen 1984)

Side effect scales:
CGI - Clinical Global Impression, side effects (Guy 1976)
UKU - UKU Side effect Scale (Lingjaerde et al. 1987)
AIMS - Abnormal Involuntary Movement Scale (Guy 1976)
SAS - Simpson and Angus Scale (Simpson and Angus 1970)
FSUCL - Fischers Somatische Symptome oder Unerwünschte Effekte Check List (Fischer-Cornellson 1986)



Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Arana 1986 Allocation: not randomised, A-B design. 
Azorin 1986 Allocation: not randomised, A-B design. 
Ballenger 1984 Allocation: not randomised, case series. 
Barnes 1996 Allocation: not randomised, review. 
Bellaire 1990 Allocation: randomised.
Participants: people with schizoaffective disorders or bipolar illness.
Interventions: lithium versus carbamazepine, no placebo group. 
Birkheimer 1985 Allocation: not randomised, review. 
Borison 1991 Allocation: randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: rimcazole, no carbamazepine. 
Botte 1988 Allocation: not randomised, A-B design. 
Cabrera 1986 Allocation: randomised.
Participants: people with schizoaffective disorders and bipolar illness.
Interventions: oxcarbazepine versus lithium, no placebo group. 
Cegalis 1984 Allocation: not randomised, case report. 
Chouinard 1990 Allocation: not randomised, case series. 
Costa 1986 Allocation: not randomised, case report. 
Covell 2004 Allocation: randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: clozapine versus typical antipsychotics, no carbamazepine group. 
Dalby 1971 Allocation: not randomised, A-B design. 
Dehing 1968 Allocation: randomised (random number list).
Participants: mixed group, no data on people with schizophrenia, the focus of the study was on 'character disorders'.
Interventions: Carbamazepine or placebo added to ongoing treatment
Outcomes: according to the authors no original data are available and therefore no single outcome parameter can be used for this review. 
Denicoff 1994 Allocation: not randomised, clinical practice survey/audit. 
Elphick 1985 Allocation: not randomised, A-B-A design. 
Frankenburg 1988 Allocation: not randomised, case series. 
Gadow 1992 Allocation: not randomised, review. 
Galletly 1997 Allocation: not randomised, case series. 
Ginestet 1996 Allocation: not randomised, review. 
Goncalves 1985 Allocation: randomised.
Participants: manic people, seven with bipolar disorder, five with schizoaffective disorder.
Interventions: carbamazepine versus placebo, but most participants also received haloperidol. The trial could therefore not be classified according to the three comparisons analysed in this review and no data could be extracted. 
Greil 1997 Allocation: randomised.
Participants: people with schizoaffective disorder.
Interventions: carbamazepine versus lithium, no placebo group. 
Hakola 1982 Allocation: not randomised, A-B design. 
Hermle 1993 Allocation: not randomised, case report. 
Herrera 1987 Allocation: not randomised, A-B-A design. 
Iwahashi 1995 Allocation: not randomised, case-control study. 
Iwahashi 1996 Allocation: not randomised, case series. 
Jann 1985 Allocation: not randomised, A-B design. 
Johns 1995 Allocation: not randomised, review. 
Kahn 1990 Allocation: randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Intervention: carbamazepine plus neuroleptics versus lithium plus neuroleptics, no placebo group. 
Karper 1992 Allocation: not randomised, case report. 
Keck 1996 Allocation: not randomised, review. 
Kessler 1989 Allocation: not randomised, case series. 
Kidron 1985 Allocation: randomised, cross-over.
Participants: people with schizophrenia or schizoaffective disorders and excited states.
Interventions: haloperidol + carbamazepine versus haloperidol + placebo.
Outcomes: no usable data. 
Klein 1984 Allocation: randomised, parallel (participants with poor response were crossed-over at the end).
Participants: those with schizophrenia or schizoaffective disorders and excited states.
Interventions: haloperidol + carbamazepine versus haloperidol + placebo.
Outcomes: no usable data. 
Kraft 1984 Allocation: not randomised, case report. 
Lambert 1987 Allocation: review. 
Lapensee 1992 Allocation: not randomised, review. 
Lenzi 1986 Allocation: randomised.
Participants: mixed affective and nonaffective psychoses.
Interventions: carbamazepine + chlorpromazine versus lithium + chlorpromazine, no placebo group. 
Llorca 1992 Allocation: not randomised, review. 
Luchins 1983 Allocation: not randomised, case series. 
Luchins 1984 Allocation: not randomised, case report. 
Makaric 2000 Allocation: controlled clinical trial, but not randomised. 
McAllister 1985 Allocation: not randomised, case series. 
McKee 1989 Allocation: not randomised, case report. 
Meltzer 1992 Allocation: not randomised, review. 
Meshel 1967 Allocation: randomised.
Participants: people with psychosis.
Interventions: tybamate versus placebo, no carbamazepine group. 
Meshel 1968 Allocation: randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: tybamate versus placebo, no carbamazepine group. 
Miceli 2000 Allocation: randomised.
Participants: healthy volunteers. 
Miller 1965 Allocation: unclear.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: hydroxyphenamate, no carbamazepine group. 
Miodownik 2003 Allocation: unclear, but probably randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: vitamin B6, no carbamazepine group. 
Mokrusch 1987 Allocation: not randomised, review. 
Morinigo 1992 Allocation: randomised.
Participants: people with mania. 
Mosca 1998 Allocation: randomised.
Participants: people with violent behaviour or impulsivity.
Interventions: carbamazepine versus valproate, no placebo. 
Munetz 1989 Allocation: randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: rimcazole, no carbamazepine group. 
Möller 1989 Allocation: randomised, cross-over.
Participants: people with schizophrenia or schizoaffective disorders and excited states.
Interventions: haloperidol + carbamazepine versus haloperidol + placebo.
Outcomes: no usable data. 
Möller 1996 Allocation: not randomised, review. 
Nasser 1990 Allocation: not randomised, case series. 
Nelson 1993 Allocation: not randomised, review. 
Neppe 1988a Allocation: not randomised, review. 
Neppe 1988b Allocation: not randomised, review. 
Neppe 1988c Allocation: not randomised, case report. 
Neppe 1991 Allocation: not randomised, case series. 
Nijdam 1992 Allocation: unclear.
Participants: people with mental retardation and psychoses.
Interventions: comparison of two different formulations of carbamazepine, no placebo. 
Okuma 1989a Allocation: alternate allocation, category C, inadequate randomisation. 
Okuma 1989b Allocation: not randomised, A-B design. 
Ortega 1991 Allocation: randomised (aleatory numbers list generated with a computer program)
Participants: inhalant induced psychotic disorders, not schizophrenia.
Interventions: carbamazepine as a sole treatment versus haloperidol as a sole treatment. 
Otani 1997 Allocation: not randomised, A-B design. 
Pantelis 1996 Allocation: not randomised, review. 
Panu 1984 Allocation: not randomised, case series. 
Placidi 1986 Allocation: randomised.
Participants: mixed affective and nonaffective psychoses.
Intervention: carbamazepine versus lithium, no placebo. 
Raitasuo 1994 Allocation: not randomised, case report. 
Rankel 1988 Allocation: not randomised, case series. 
Rittmannsberger 1990 Allocation: not randomised, review. 
Scher 1983 Allocation: not randomised, case series. 
Schulz 1990 Allocation: randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: antipsychotics + carbamazepine versus antipsychotics versus lithium, no placebo. 
Simhandl 1992 Allocation: not randomised, review. 
Siris 1993 Allocation: not randomised, review. 
Sramek 1988 Allocation: not randomised, A-B design. 
Sugerman 1970 Allocation: unclear, probably randomised.
Participants: people with schizophrenia.
Interventions: adrenochrome semicarbazone, no carbamazepine group. 
Svestka 1985 Allocation: not randomised, A-B design. 
Svestka 1988 Allocation: not randomised, A-B design. 
Tohen 1994 Allocation: not randomised, case series. 
Walden 1996 Allocation: not randomised, review. 
Wetterling 1987 Allocation: not randomised, A-B-A design. 
Wunderlich 1983 Allocation: not randomised, A-B design. 
Yassa 1983 Allocation: not randomised, case report. 
de Vogelaer 1981 Allocation: randomised.
Participants: very heterogeneous group of patients, some with "behavioral disorders", some with "psychotic" disorders. No clear diagnoses, study focuses on character disorders.
Interventions: not entirely clear, but probably carbamazepine or placebo were added to antipsychotic drugs
Outcomes: impossible to extract data just for people with serious mental illness. As yet, no response from the author to a letter. 


TABLAS ADICIONALES

Table 01 Suggested design of study
Type of studyPatientsInterventionsOutcomesNotes
Allocation: random
Blinding: blind or independent raters.
Duration: minimum one year follow-up 
Diagnosis: people with schizophrenia whose illness is resistant to treatment; people with psychoses and EEG abnormalities; people with psychoses and aggressive behaviour; and people with schizoaffective disorders
Age: Sex: male and female.
N=750.* 
1. Carbamazepine/oxcarbazepine alone: any dose.
2. Placebo (or no intervention).
3. Carbamazepine/oxcarbazepine in combination with any antipsychotic treatment: any dose.
4. Placebo (or no intervention) in combination with any antipsychotic treatment.
5. Antipsychotics alone: any dose. 
Leaving the study early; service utilisation; global state; relapse - no clinically important change in global state*; mental state; behaviour; social functioning
adverse effects - clinically important general adverse effects*; sudden and unexpected death; economic outcomes; satisfaction with treatment; quality of life; and pharmacokinetic interactions

All outcomes by time - short term (up to 12 weeks), medium term (13 to 26 weeks) and long term (over 26 weeks). 
**Denotes primary outcomes of interest.
*sample size 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Carpenter 1991{Solo datos publicados}
Carpenter WT, Kurz R, Kirkpatrick B, Hanlon TE. Carbamazepine maintenance treatment in outpatient schizophrenics. Archives of General Psychiatry 1991;48(1):69-72.

Dose 1987{Solo datos publicados}
Dose M. Die Bedeutung von Antikonvulsiva und Calciumantagonisten für die Pharmakotherapie von Psychosen. Habilitationsschrift. Technische Universität München, 1991.

Dose M, Apelt S, Emrich HM. Carbamazepine as an adjunct of antipsychotic therapy. Psychiatry Research 1987;22(4):303-10.

Dose M, Emrich HM. Carbamazepine as an adjunct to antipsychotic treatment. Schizophrenia Research 1988;1(2,3):207-8.

Dose M, Emrich HM. Combination of neuroleptics with carbamazepine. Application in the treatment of schizophrenic psychoses Combination of neuroleptics with carbamazepine. Application in the treatment of schizophrenic psychoses [Kombination von Neuroleptika mit Carbamazepin. Einsatz in der Behandlung schizophrener Psychosen]. Münchner Medizinische Wochenschrift 1990;132 (suppl 1):87-90.

Dose M, Garcia D, Weber M, Yassouridis A, Emrich HM. Combined treatment of schizophrenic psychoses with neuroleptics and anticonvulsants. Pharmacopsychiatry 1989;22(5):195.

Heßlinger 1998{Datos publicados y no publicados}
Hesslinger B, Klose P, Normann C, Langosch JM, Berger M, Walden J. Carbamazepine co-treatment in schizophrenia. Fortschritte der Neurologie Psychiatrie 1998;66(4):145-50.

Hesslinger B, Normann C, Langosch JM, Klose P, Berger M, Walden J. Effects of carbamazepine and valproate on haloperidol plasma levels and on psychopathologic outcome in schizophrenic patients. J Clin Psychopharmacol 1999;19(4):310-5.

Normann C, Klose P, Hesslinger B, Langosch JM, Berger M, Walden J. Haloperidol plasma levels and psychopathology in schizophrenic patients with antiepileptic co-medication: a clinical trial. Pharmacopsychiatry 1997;30:204.

Walden J, Hesslinger B, Normann C, Langosch J, Berger M. Actions of carbamazepine and valproate on haloperidol plasma levels and psychopathological outcome. Proceedings of the 21st Congress of the Collegium Internationale Neuro-psychopharmacologicum, Glasgow, Scotland. 1998.

Llorca 1993{Solo datos publicados}
Estorges JP, Llorca PM, Lancon C, Bougerol T, Scotto JC. Carbamazepine as adjuvant treatment to neuroleptics in schizophrenic patients. Encephale 1991;Volume is unknown:page numbers are unknown.

Llorca PM, Wolf MA, Lancon C, Bougerol T. Clinical efficacy of bromocriptine, carbamazepine, and cyproheptadine as adjuvant to neuroleptics in 24 chronic resistant schizophrenics [Efficacite comparee de la bromocriptine, de la carbamazepine et de la cyproheptadine en association aux neuroleptiques chez 24 patients schizophrenes chroniques resistants]. Encephale 1993;19(5):565-71.

Mair 1990{Solo datos publicados}
Mair M, Tschapeller I, Schubert H. Kombinationstherapie mit Neuroleptika und Carbamazepin. Eine kontrollierte Studie. In: Schonbeck G, Platz T, editor(s). Schizophrenie erkennen, verstehen, behandeln.Beiträge aus Theorie und Praxis. Wien: Springer Verlag, 1990:77-92.

Martin-Munoz 1989{Solo datos publicados}
Martin-Munoz JC, Morinigo-Dominguez AV, Mateo-Martin I, Guajardo FI. La carbamacepina: un tratamiento adjunto eficaz en las esquizofrenias. (Carbamazepine: An effective adjunct treatment for schizophrenia.). Actas Luso Espanolas de Neurologia, Psiquiatria y Ciencias Afines 1992;20(1):11-6.

Martin-Munoz JC, Morinigo-Dominguez AV, Mateo-Martin I, Ibarra IG. La carbamacepina: Un tratamiento adjunto eficaz en las esquizofrenias. / Carbamazepine: An efficacious adjuvant treatment in schizophrenia. Actas Luso Espanolas de Neurologia, Psiquiatria y Ciencias Afines 1989;17(4):245-50.

Nachshoni 1994{Solo datos publicados}
Nachshoni T, Levin Y, Levy A, Kritz A. A double-blind trial of carbamazepine in negative symptom schizophrenia. Biological Psychiatry 1994;35(1):22-6.

Neppe 1983{Datos publicados y no publicados}
Neppe VM. Carbamazepine as adjunctive treatment in nonepileptic chronic inpatients with EEG temporal lobe abnormalities. Journal of Clinical Psychiatry 1983;44(9):326-31.

Neppe VM. Carbamazepine in the psychiatric patient. Lancet 1982;2(8293):334.

Neppe VM. Non-responsive psychosis - a biochemical difference?. South African Medical Journal 1983;63(21):797-8.

Simhandl 1996{Solo datos publicados}
Meszaros K, Simhandl C, Denk E, Liechtenstein A, Topitz A, Thau K. A carbamazepine augmentation trial in chronic nonresponsive schizophrenia. 1996;n/a:na/a.

Simhandl C, Meszaros K, Denk E, Thau K, Topitz A. Adjunctive carbamazepine or lithium carbonate in therapyresistant chronic schizophrenia [2]. Canadian Journal of Psychiatry/ Revue Canadienne de Psychiatrie 1996;41(5):317.

Svestka 1989{Solo datos publicados}
Svestka J, Ceskova E, Rysanek R, Nahunek K. Controlled cross-over comparison of carbamazepine with perphenazine in schizophrenic psychoses. Activitas Nervosa Superior 1989;31(4):276-7.


Arana 1986
Arana GW. Does carbamazepine-induced reduction of plasma haloperidol levels worsen psychotic symptoms? 138th Annual Meeting of the American Psychiatric Association (1985, Dallas, Texas). American Journal of Psychiatry 1986;143(5):650-1.

Azorin 1986
Azorin JM, Samuelian JC, Pringuey D, Donnet A. Place de la carbamazepine dans le traitement des psychoses endogenes: Resultats d'une etude ouverte. / Place of carbamazepine in the treatment of endogenous psychoses: Results of an open trial. Encephale 1986;12(3):115-9.

Ballenger 1984
Ballenger JC, Post RM. Carbamazepine in alcohol and withdrawal syndromes and schizophrenic psychoses. Psychopharmacology Bulletin 1984;20:572-584.

Barnes 1996
Barnes TR, McEvedy CJ. Pharmacological treatment strategies in the non-responsive schizophrenic patient. International Clinical Psychopharmacology 1996;11(s2):67-71.

Bellaire 1990
Bellaire W, Demisch K, Stoll K-D. Carbamazepine vs. lithium. Application in the prophylaxis of recidivating affective and schizoaffective psychoses Carbamazepine vs. lithium. Application in the prophylaxis of recidivating affective and schizoaffective psychoses [Carbamazepin vs. Lithium. Einsatz in der Prophylaxe rezidivierender affektiver und schizoaffektiver Psychosen]. Münchner Medizinische Wochenschrift 1990;132:82-6.

Birkheimer 1985
Birkhimer LJ, Curtis JL, Jann MW. Use of carbamazepine in psychiatric disorders. Clinical Pharmacology 1985;4(4):425-34.

Borison 1991
Borison RL, Diamond BI, Dren AT. Does sigma receptor antagonism predict clinical antipsychotic efficacy?. Psychopharmacology Bulletin 1991;27(2):103-6. 92021349.

Botte 1988
Botte L, Charles G. Utilisations cliniques de la carbamazepine: Revue de la litterature et resultats personnels. / Clinical use of carbamazepine: Review from the literature and personal results. Acta Psychiatrica Belgica 1988;88(3):181-94.

Cabrera 1986
Cabrera J, Albrecht J, Muller-Oerlinghausen B. Combined preventive treatment of recurrent manic-depressive disease with lithium and carbamazepine or oxcarbazepine. Nervenarzt 1987;58(4):245-9.

Cegalis 1984
Cegalis JA, Possick SG. Carbamazepine and psychotherapy in the treatment of schizoaffective psychosis. Yale Journal of Biology and Medicine 1985;58(4):327-36.

Chouinard 1990
Chouinard G, Sultan S. Treatment of supersensitivity psychosis with antiepileptic drugs: Report of a series of 43 cases. Psychopharmacology Bulletin 1990;26(3):337.

Costa 1986
Costa JF, Sramek J, Herrera JM. Hepatic reaction to carbamazepine. Journal of Clinical Psychopharmacology 1986;6(4):251-2.

Covell 2004
Covell NH, Weissman EM, Essock SM. Weight gain with clozapine compared to first generation antipsychotic medications. Schizophrenia Bulletin 2004;30(2):229-40. 15279042.

Dalby 1971
Dalby MA. Antiepileptic and psychotropic effect of carbamazepine (Tegretol) in the treatment of psychomotor epilepsy. Epilepsia 1971;12(12):335-40.

de Vogelaer 1981
de Vogelaer J. Carbamazepine in the treatment of psychotic and behavioral disorders. A pilot study. Acta psychiatrica belgica 1981;81:532-541.

Dehing 1968
Dehing J. Studies on the psychotropic action of tegretol. Acta Neurologica Belgica 1968;68:895-905.

Denicoff 1994
Denicoff KD, Meglathery SB, Post RM, Tandeciarz SI. Efficacy of carbamazepine compared with other agents: A clinical practice survey. Journal of Clinical Psychiatry 1994;55(2):70.

Elphick 1985
Elphick M. An open clinical trial of carbamazepine in treatment-resistant bipolar and schizo-affective psychotics. British Journal of Psychiatry 1985;147:198-200.

Frankenburg 1988
Frankenburg FR, Tohen M, Cohen BM, Lipinski JF. Long-term response to carbamazepine: A retrospective study. Journal of Clinical Psychopharmacology 1988;8(2):130-2.

Gadow 1992
Gadow KD. Pediatric psychopharmacotherapy: A review of recent research. Journal of Child Psychology and Psychiatry and Allied Disciplines 1992;33(1):153-95.

Galletly 1997
Galletly CA, Tsourtos G. Antipsychotic drug doses and adjunctive drugs in the outpatient treatment of schizophrenia. Annals of Clinical Psychiatry 1997;9(2):77-80.

Ginestet 1996
Ginestet D, Ghanem T, Slama M. The variety of indications for carbamazepine. Revue du Praticien Medecine Generale 1996;10(336):11.

Goncalves 1985
Goncalves N, Stoll KD. A controlled double-blind trial of carbamazepine in manic illness [Carbamazepin bei manischen Syndromen. Eine kontrollierte Doppelblind-Studie]. Nervenarzt 1985;56(1):43-7.

Greil 1997
Greil W, Ludwig-Mayerhofer W, Erazo N, Engel RR. Lithium vs cambamazepine in the maintenance treatment of schizoaffective disorder: A randomised study. European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience 1997;247(1):42-50.

Hakola 1982
Hakola HA, Laulumaa VA. Carbamazepine in treatment of violent schizophrenics. Lancet 1982;1(8285):1358.

Hermle 1993
Hermle L, Spitzer M. Succesful desensitization of a patient with schizoaffective psychosis and carbamazepin allergy. Nervenarzt 1993;64(3):208.

Herrera 1987
Heh CW, Sramek J, Herrera J, Costa J. Exacerbation of psychosis after discontinuation of carbamazepine treatment. American Journal of Psychiatry 1988;145(7):878-9.

Herrera JM, Sramek JJ, Costa JF. Efficacy of adjunctive carbamazepine in the treatment of chronic schizophrenia. Drug Intell Clin Pharm 1987;21(4):355-8.

Iwahashi 1995
Iwahashi K, Miyatake R, Suwaki H, Hosokawa K. The drug-drug interaction effects of haloperidol on plasma carbamazepine levels. Clinical Neuropharmacology 1995;18(3):233-6.

Iwahashi 1996
Iwahashi K. Significantly higher plasma haloperidol level during cotreatment with carbamazepine may herald cardiac change [see comments]. Clinical Neuropharmacology 1996;19(3):267-70.

Jann 1985
Jann MW, Ereshefsky L, Saklad SR, Seidel DR, Davis CM, Burch NR, Bowden CL. Effects of carbamazepine on plasma haloperidol levels. Journal of Clinical Psychopharmacology 1985;5(2):106-9.

Johns 1995
Johns CA, Thompson JW. Adjunctive treatments in schizophrenia: Pharmacotherapies and electroconvulsive therapy. Schizophrenia Bulletin 1995;21(4):607-19.

Kahn 1990
*Kahn EM, Schulz SC, Perel JM, Alexander JE. Change in haloperidol level due to carbamazepine: A complicating factor in combined medication for schizophrenia. Journal of Clinical Psychopharmacology 1990;10(1):54-7.

Karper 1992
Karper LP, Seibyl JP, Krystal JH. Valproate management of psychosis in a patient with carbamazepine-induced hyponatremia. Journal of Clinical Psychopharmacology 1992;12(2):137-9.

Keck 1996
Keck PE, McElroy SL, Strakowski SM. New developments in the pharmacologic treatment of schizoaffective disorder. Journal of Clinical Psychiatry 1996;57(s9):41-8.

Kessler 1989
Kessler AJ, Barklage NE, Jefferson JW. Mood disorders in the psychoneurologic borderland: Three cases of responsiveness to carbamazepine. 29th Annual Meeting of the International Psychiatric Research Society (1987, Madison, Wisconsin). American Journal of Psychiatry 1989;146(1):81-3.

Kidron 1985
Kidron R, Averbuch I, Klein E, Belmaker RH. Carbamazepine-induced reduction of blood levels of haloperidol in chronic schizophrenia. Biological Psychiatry 1985;20(2):219-22.

Klein 1984
Klein E, Bental E, Lerer B, Belmaker RH. Carbamazepine and haloperidol v placebo and haloperidol in excited psychoses. A controlled study. Archives of General Psychiatry 1984;41(2):165-70.

Kraft 1984
Kraft AM, Hassenfeld IN, Zarr M. Response to functional hallucinations to carbamazepine. American Journal of Psychiatry 1984;141(8):1018.

Lambert 1987
Lambert PA, Venaud G. Use of valpromide in psychiatric therapeutics. Encephale 1987;13(6):367-73.

Lapensee 1992
Lapensee MA. A review of schizoaffective disorder: II. Somatic treatment. Canadian Journal of Psychiatry Revue Canadienne de Psychiatrie 1992;37(5):347.

Lenzi 1986
Lenzi A, Lazzerini F, Grossi E, et al. Use of carbamazepine in acute psychosis: A controlled study. Journal of International Medical Research 1986;14(2):78-84.

Llorca 1992
Llorca PM, Wolf MA, Lancon C, Bougerol T. Adjuvant drugs for use in patients under neuroleptics. Annales de Psychiatrie 1992;7(4):195.

Luchins 1983
Luchins DJ. Carbamazepine for the violent psychiatric patient. Lancet 1983;1(8327):766.

Luchins DJ. Carbamazepine in violent nonepileptic schizophrenics. Psychopharmacology Bulletin 1984;20(3):569-571.

Luchins 1984
Luchins DJ. Fatal agranulocytosis in a chronic schizophrenic patient treated with carbamazepine. American Journal of Psychiatry 1984;141(5):687-8.

Makaric 2000
Makaric G, Folnegovic-Smalc V, Folnegovic Z, Imica N. Agitation in acute episode of schizophrenia: carbamazepine treatment in combination with haloperidol versus combined neuroleptics. Schizophrenia Research 2000;41(1):210. 1999367069.

McAllister 1985
McAllister TW. Carbamazepine in mixed frontal lobe and psychiatric disorders. Journal of Clinical Psychiatry 1985;46(9):393-4.

McKee 1989
McKee RW, Larkin JG, Brodie MJ. Acute psychosis with carbamazepine and sodium valproate. Lancet 1989;1(8630):167.

Meltzer 1992
Meltzer HY. Novel approaches to the pharmacotherapy of schizophrenia. Drug Development Research 1986;9(1):23-40.

Meltzer HY. Treatment of the neuroleptic-nonresponsive schizophrenic patient. Schizophrenia Bulletin 1992;18(3):515-42.

Meshel 1967
Meshel E, Denber HC. Double-blind study of tybamate in psychotic patients. Diseases of the Nervous System 1967;28(5):311-3. 67165839.

Meshel 1968
Meshel E, Denber HC. The use of tybamate in psychotic patients. (A further double blind study). Diseases of the Nervous System 1968;29(4):243-5. 68271597.

Miceli 2000
*Miceli JJ, Anziano RJ, Robarge L, Hansen RA, Laurent A. The effect of carbamazepine on the steady-state pharmacokinetics of ziprasidone in healthy volunteers. British Journal of Clinical Pharmacology 2000;49 (suppl I):65S-70S.

Miller 1965
Miller MJ, Shettel R, Fiedler HT. Chronic toxicologic evaluation of hydroxyphenamate and possible synergism with phenothiazines. Psychosomatics 1965;6(5):340-2. 66013834.

Miodownik 2003
Miodownik C, Cohen H, Kotler M, Lerner V. Vitamin B6 add-on therapy in treatment of schizophrenic patients with psychotic symptoms and movement disorders. Harefuah 2003;142(8-9):592-6, 647. 14518160.

Mokrusch 1987
Mokrusch T, Negele J, Kaschka WP. New aspects in the prophylaxis of affective and schizoaffective psychoses. Fortschritte der Medizin 1987;105(1):30-4.

Morinigo 1992
Morinigo A, Mateo I, Martin J, Noval D, Gonzalez S. Efectos terapeuticos del valproato sodico y la carbamacepina en la mania. Psiquis 1992;13(8):335-8.

Mosca 1998
Mosca LD//Licciardo JP//Coppola JL. A double-blind carbamazepine-controlled efficacy and safety study of valproate in impulsivity and violence. 11th Congress of The European College of Neuropsychopharmacology; Oct 31 - Nov 4, Paris, France. 1998.

Munetz 1989
Munetz MR, Schulz SC, Bellin M, Harty I. Rimcazole (BW234U) in the maintenance treatment of outpatients with schizophrenia. Drug Development Research 1989;16(1):79-83. 83197879.

Möller 1989
Moller HJ, Kissling W, Riehl T, Bauml J. Double-blind evaluation of the antimanic properties of carbamazepine as a comedication to haloperidol. Progress in Neuropsychopharmacology and Biological Psychiatry 1989;13(1-2):127-36.

Möller 1996
Moller H. Treatment of schizophrenia. State of the art. European Archives of Psychiatry and Clinical Neuroscience 1996;246(5):229.

Nasser 1990
Nasser D, Thomas B. Anticonvulsant treatment of psychoses. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry 1990;24(2):164.

Nelson 1993
Nelson JC. Combined treatment strategies in psychiatry. Journal of Clinical Psychiatry 1993;54(s9):42.

Neppe 1988a
Neppe VM. Carbamazepine in nonresponsive psychosis. Journal of Clinical Psychiatry 1988;49(s):22-8.

Neppe 1988b
Neppe VM, Tucker GJ, Wilensky AJ. Fundamentals of carbamazepine use in neuropsychiatry. Journal of Clinical Psychiatry 1988;49(s):4-6.

Neppe 1988c
Neppe VM. Carbamazepine for withdrawal pseudohallucinations. American Journal of Psychiatry 1988;145(12):1605.

Neppe 1991
Neppe VM, Bowman BR, Sawchuk KS. Carbamazepine for atypical psychosis with episodic hostility. Journal of Nervous and Mental Disease 1991;179(7):439-41.

Nijdam 1992
Nijdam JR, Doorschot CH, van Bavel LP, Loonen AJ. A comparison of carbamazepine Divitabs and a normal carbamazepine preparation in psychiatric and oligophrenic patients. Pharmacopsychiatry 1992;25(3):145-9. 92342659.

Okuma 1989a
Okuma T, Yamashita I, Takahashi R, Itoh H. A double-blind study of adjunctive carbamazepine versus placebo on excited states of schizophrenic and schizoaffective disorders. Acta Psychiatrica Scandinavica 1989;80(3):250-9.

Okuma T, Yamashita I, Takahashi R, Itoh H, Otsuki S, Watanabe S, Sarai K, Ozama H, Inanaga K. Comparison of the therapeutic effect of carbamazepine and placebo in schizophrenia and atypical psychosis by double blind controlled study. Rinsho Hyoka 1988;16(2):327-73.

Okuma 1989b
Okuma T, Yamashita I, Takahashi R, Itoh H. Clinical efficacy of carbamazepine in affective, schizoaffective, and schizophrenic disorders. Pharmacopsychiatry 1989;22(2):47-53.

Ortega 1991
Hernandez-Avila CA, Ortega-Soto HA, Jasso A, Hasfura-Buenaga CA, Kranzler HR. Treatment of inhalant-induced psychotic disorder with carbamazepine versus haloperidol. Psychiatric Services 1998;49:812-15.

Ortega SHA, Jasso A, Cecena G, Hernandez ACA. Validity and reproductivity of a scale for measuring neuroleptic-induced extrapyramidal symptoms [La validez y la reproducibilidad de dos escalas para evaluar los sintomas extrapiramidales inducidos por neurolepticos]. Salud Mental 1991;14(3):1-5.

Otani 1997
Otani K, Ishida M, Yasui N, Kondo T, Mihara K, Suzuki A, Furukori H, Kaneko S, Inoue Y. Interaction between carbamazepine and bromperidol. European Journal of Clinical Pharmacology 1997;52(3):219.

Pantelis 1996
Pantelis C, Barnes TR. Drug strategies and treatment-resistant schizophrenia. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry 1996;30(1):20-37.

Panu 1984
Panu H, Hakola A, Laulumaa VA. Carbamazepine in violent schizophrenics. In: Emrich HM, Okuma T, editor(s). Anticonvulsants in affective disorders. Amsterdam: Elsevier, 1984:204-7.

Placidi 1986
Placidi GF, Lenzi A, Lazzerini F, Cassano GB. The comparative efficacy and safety of carbamazepine versus lithium: A randomized, double-blind 3-year trial in 83 patients. Journal of Clinical Psychiatry 1986;47(10):490-4.

Placidi GF, Lenzi A, Rampello E, Andreani MF, Cassano GB, Grossi E. Long term-double blind prospective study on carbamazepine versus lithium in bipolar and schizoaffective disorders. Preliminary results. Anticonvulsants in affective disorders. Amsterdam: Elsevier, 1984:188-97.

Placidi GF, Lenzi A, Rampello E, Andreani MF, Cassano GB, Grossi E. Long term-double blind prospective study on carbamazepine versus lithium in bipolar and schizoaffective disorders. Preliminary results. In: Emrich HM, Okuma T, editor(s). Anticonvulsants in affective disorders. Amsterdam: Elsevier, 1984:188-97.

Raitasuo 1994
Raitasuo V, Lehtovaara R, Huttunen MO. Effect of switching carbamazepine to oxcarbazepine on the plasma levels of neuroleptics: A case report. Psychopharmacology 1994;116(1):115-6.

Rankel 1988
Rankel HW, Rankel LE. Carbamazepine in the treatment of catatonia. American Journal of Psychiatry 1988;145(3):361-2.

Rittmannsberger 1990
Rittmannsberger H. Carbamazepine in the treatment of psychiatric illness: Effects and side effects. Wiener Medizinische Wochenschrift 1990;140(15):398.

Scher 1983
Scher M, Neppe V. Carbamazepine adjunct for nonresponsive psychosis with prior hallucinogenic abuse. Journal of Nervous and Mental Disease 1989;177(12):755.

Schulz 1990
Schulz SC, Conley RR, Kahn EM, et al. Nonresponders to neuroleptics: a distinct subtype. Schizophrenia: scientific progress. New York: Oxford University Press, .

Schulz SC, Kahn EM, Baker RW, et al. Lithium and carbamazepine augmentation in treatment-refractory schizophrenia. The neuroleptic-nonresponsive patient: Characterization and treatment. Washington DC: American Psychiatric Press, 1990:111-36.

Simhandl 1992
Simhandl C, Meszaros K. The use of carbamazepine in the treatment of schizophrenic and schizoaffective psychoses: A review. Journal of Psychiatry and Neuroscience 1992;17(1):1-14.

Siris 1993
Siris SG. Adjunctive medication in the maintenance treatment of schizophrenia and its conceptual implications. British Journal of Psychiatry 1993;163(s22):22-78.

Sramek 1988
Heh CW, Potkin SG, Pickar D, Costa J, Herrera J, Sramek J, DeMet E. Serum homovanillic acid concentrations in carbamazepine-treated chronic schizophrenics. Biological Psychiatry 1989;25(5):639-41.

Herrera J, Sramek J, Costa C, Heh C, Wernberg C. An evaluation of carbamazepine (Tegretol) in chronic treatment-refractory schizophrenia. Proceedings of the 95th Annual Conference of the American Psychiatric Association. 1987:588-9.

Sramek J, Herrera J, Costa J, Heh C, Tran Johnson T, Simpson G. A carbamazepine trial in chronic, treatment-refractory schizophrenia. American Journal of Psychiatry 1988;145(6):748-50.

Tran-Johnson T, Sramek JJ, Walker NR, Heh CD, Costa JF, Herrera JM. Effects of carbamazepine on serum calcium in schizophrenia. DICP 1989;23(12):1034.

Sugerman 1970
Sugerman AA, Hyams L. Electroencephalographic effects of adrenochrome semicarbazone in schizophrenia: quantitative amplitude analysis. Research Communications in Chemical Pathology and Pharmacology 1970;1(1):86-98. 72091267.

Svestka 1985
Svestka J, Nahunek K, Ceskova E, Korbicka J. Carbamazepine prophylaxis of affective psychoses: Intraindividual comparison with lithium carbonate. 27th Annual Psychopharmacology Meeting (1985, Jesenik, Czechoslovakia). Activitas Nervosa Superior 1985;27(4):261-2.

Svestka 1988
Svestka J, Nahunek K, Ceskova E. Pouziti carbamazepinu v lecbe a profylaxi afektivnich psychoz. / Carbamazepine in the treatment and prophylaxis of affective psychoses. Ceskoslovenska Psychiatrie 1988;84(3):145-55.

Tohen 1994
Tohen M, Castillo J, Pope HG, Herbstein J. Concomitant use of valproate and carbamazepine in bipolar and schizoaffective disorders. Journal of Clinical Psychopharmacology 1994;14(1):67.

Walden 1996
Walden J, Von WJ, Berger M, Grunze H. Efficacy of antiepileptic drugs in the treatment of psychiatric diseases. EEG Labor 1996;18(1):32.

Wetterling 1987
Wetterling T. Open clinical trial of carbamazepine in chronic schizophrenic inpatients. Pharmacopsychiatry 1987;20(3):127-30.

Wunderlich 1983
Wunderlich HP, Grunes JU, Neumann J, Zahlten W. Carbamazepine (Finlepsin(TM)) for manicdepressive and schizophrenic diseases. Deutsche Gesundheitswesen 1983;38(35):1352-6.

Yassa 1983
Yassa R, Dupont D. Carbamazepine in the treatment of aggressive behavior in schizophrenic patients: A case report. Canadian Journal of Psychiatry 1983;28(7):566-8.


Kamisada 1988
Kamisada M, Tateyama M, Nakano Y, Kawachi Y, Fujii Y, Tanoue A, Takamiya M, Nakajima S, Sakuma K, Oguchi E, Yagi G. Comparison of the Clinical Effects of Lithium Carbonate and Carbamazepine on Excited Schizophrenics. Psychopharmacology 1988;96(Suppl):348. 72091267.

Lee 1996
Lee MS, Choi BH, Kim SH. Combined use of carbamazepine and valproic acid in negative symptom schizophrenia. 9th Congress of the European College of Neuropsychopharmacology; September 21-25, Amsterdam, The Netherlands. 1996.


Ahonen 1998
Ahonen J, Cheine M, Wahlbeck K. Supplementing standard drug treatment of those with schizophrenia with beta-blocking medication (Cochrane Review). Cochrane Database of Systematic Reviews 1998, Issue ;(Issue 2).

Altman 1996
Altman DG, Bland JM. Detecting skewness from summary information. BMJ 1996;313:1200.

Andreasen 1982
Andreasen NC. Negative symptoms in schizophrenia: definition and reliability. Archives of General Psychiatry 1982;39:784-8.

Andreasen 1984
Andreasen NC. The scale for assessment of positive symptoms. University of Iowa. 1984.

Begg 1996
Beg C, Cho M, Eastwood S, Horton R, Moher D, Olkin I, Pitkin R, Rennie D, Schulz KF, Simel D, Stroup DF. Improving the quality of reporting of randomized controlled trials: the CONSORT statement. JAMA 1996;276:637-9.

Bland 1997
Bland JM, Kerry SM. Statistics notes. Trials randomised in clusters. BMJ 1997;315:600.

Boissel 1999
Boissel JP, Cucherat M, Li W, Chatellier G, Gueyffier F, Buyse M, Boutitie F, Nony P, Haugh M, Mignot G. The problem of therapeutic efficacy indices. 3. Comparison of the indices and their use. Therapie 1999;54(4):405-11.

Christison 1991
Christison GW, Kirch DG, Wyatt RJ. When symptoms persist: choosing among alternative somatic treatments for schizophrenia. Schizophrenia Bulletin 1991;17:217-45.

Dardennes 1995
Dardennes R, Even C, Bange F, Heim A. Comparison of carbamazepine and lithium in the prophylaxis of bipolar disorder: a meta-analysis. British Journal of Psychiatry 1995;166:378-81.

Davey Smith 1998
Davey Smith G, Egger M. Meta-analysis: Unresolved issues and future developments. BMJ 1998;16:221-5.

Deeks 2000
Deeks J. Issues in the selection for meta-analyses of binary data. Abstracts of 8th International Cochrane Colloquium; 2000 Oct 25-28th; Cape Town, South Africa. 2000.

Divine 1992
Divine GW, Brown JT, Frazer LM. The unit of analysis error in studies about physicians' patient care behavior. Journal of General Internal Medicine 1992;7:623-9.

Donner 2002
Donner A, Klar N. Issues in the meta-analysis of cluster randomized trials. Statistics in Medicine 2002;21:2971-80.

Egger 1997
Egger M, Davey mith G, Schneider M, Minder C. Bias in meta-analysis detected by a simple, graphical test. BMJ 1997;315:629-34.

Gulliford 1999
Gulliford MC, Ukoumunne OC, Chinn S. Components of variance and intraclass correlations for the design of community-based surveys and intervention studies: data from the Health Survey for England 1994. American Journal of Epidemiology 1999;149:876-83.

Hamilton 1960
Hamilton M. A rating scale of depression. Journal of Neurology, Neurosurgery and Psychiatry 1960;23:56-62.

Higgins 2005
Higgins JPT, Green S. Cochrane Handbook for Systematic Reviews of Interventions 4.2.5. Cochrane Database of Systematic Reviews 2005, Issue ;(3).

Jadad 1996
Jadad A, Moore A, Carroll D, Jenkinson C, Reynolds DJM, Gavanagh DJ, McQuay HJ. Assessing the quality of reports of randomized clinical trials: Is blinding necessary?. Controlled Clinical Trials 1996;17:1-12.

Kane 1988
Kane JM, Honigfeld G, Singer J, Meltzer H. Clozapine for the treatment-resistant schizophrenic. A double-blind comparison with chlorpromazine. Archives of General Psychiatry 1988;45:789-96.

Kay 1987
Kay SR, Fiszbein A. The positive and negative symptome scale (PANSS) for schizophrenia. Schizophrenia Bulletin 1987;13(2):261-75.

Lorr 1962
Lorr M, McNair DM, Klett CJ, Lasky JJ. Evidence of ten psychotic symptoms. Journal of Consulting Psychology 1962;26:185.

NIMH 1970
Unknown. Clinical global impression. Manual for the ECDEU Assessment Battery. 1970.

Overall 1962
Overall JE, Gorham DR. The brief psychiatric rating scale. Psychological Reports 1962;10:790-812.

Schooler 1993
Schooler NR, Keith SJ. Clinical research for the treatment of schizophrenia. Psychopharmacology Bulletin 1993;29:431-46.

Schulz 1995
Schulz KF, Chalmers I, Hayes RJ, Altman DG. Empirical evidence of bias: dimensions of methodological quality associated with estimates of treatment effects in controlled trials. JAMA 1995;273:408-12.

Tharyan 2002
Tharyan P. Electroconvulsive therapy for schizophrenia (Cochrane Review). In: Cochrane Database of Systematic Reviews, 1, 2002.  10.1002/14651858.CD000076.pub2.

Tiihonen 1995
Tiihonen J, Vartiainen H, Hakola P. Carbamazepine-induced changes in plasma levels of neuroleptics. Pharmacopsychiatry 1995;28:26-8.

Ukoumunne 1999
Ukoumunne OC, Gulliford MC, Chinn S, Sterne JAC, Burney PGJ. Methods for evaluating area-wide and organisation-based interventions in health and health care: a systematic review. Health Technology Assessment 1999;3(5):iii-92. 10982317.

Wahlbeck 1998
Wahlbeck K, Cheine M, Essali MA, Rezk E. Clozapine vs 'typical' neuroleptic medication for schizophrenia (Cochrane Review). Cochrane Database of Systematic Reviews 1998, Issue ;(2).


Leucht 2002
Leucht S, McGrath J, White P, Kissling W. Carbamazepine augmentation for schizophrenia: how good is the evidence?. Journal of Clinical Psychiatry 2002;63(3):218-24.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 CARBAMAZEPINA COMO TRATAMIENTO ÚNICO versus PLACEBO COMO TRATAMIENTO ÚNICO
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Abandono temprano del estudio131Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%1.07 [0.17, 6.64]
02 Recaída (a los tres meses)131Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%1.07 [0.78, 1.45]
03 Estado mental: 1. Reducción de menos de 20% en la BPRS131Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%0.99 [0.75, 1.30]
04 Estado mental: 2. Puntuación promedio de la BPRS a los 3 meses127Diferencia de medias ponderadas (efectos fijos) IC del 95%-0.07 [-0.46, 0.32]
05 Efectos adversos    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
02 CARBAMAZEPINA COMO TRATAMIENTO ÚNICO versus ANTIPSICÓTICOS COMO TRATAMIENTO ÚNICO
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Abandono temprano del estudio138Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%4.52 [0.23, 88.38]
02 Estado mental: 1. Categorías de reducción de las puntuaciones de la BPRS    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
03 Estado mental: 2. BPRS media al final del estudio138Diferencia de medias ponderadas (efectos fijos) IC del 95%2.30 [-3.84, 8.44]
04 Efectos adversos: 1. Trastornos del movimiento    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
05 Efectos adversos: 2. Otros    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
06 Análisis de subgrupos - excluidos los trastornos esquizoafectivos - Estado de salud mental: Categorías de reducción de la puntuación BPRS    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
03 CARBAMAZEPINA COADYUVANTE + ANTIPSICÓTICOS versus PLACEBO/TRATAMIENTO NO COADYUVANTE + ANTIPSICÓTICOS
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Abandono temprano del estudio8182Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%0.47 [0.16, 1.35]
02 Estado global: Sin mejorías238Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%0.56 [0.36, 0.86]
03 Estado mental: 1a. General - categorías de reducción de las puntuaciones de la BPRS    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
04 Estado mental: 1b. General - puntuación promedio de la BPRS al final del estudio (alta = deficiente)379Diferencia de medias ponderada (efectos aleatorios) IC del 95%0.30 [-12.49, 13.09]
05 Estado mental: 1c. General - puntuación promedio de la BPRS al final del estudio (alta = malo, datos asimétricos)    Otros datosDatos no numéricos
06 Estado mental: 1d. General - puntuación promedio al final del estudio de IMPS (alta = malo)250Diferencia de medias ponderada (efectos aleatorios) IC del 95%5.18 [-11.09, 21.44]
07 Estado mental: 2a. Específicos: síntomas negativos (escala PANSS al final del estudio, alta = malo)118Diferencia de medias ponderadas (efectos fijos) IC del 95%4.22 [0.75, 7.69]
08 Estado mental: 2b. Específicos - síntomas positivos (puntuación IMPS al final del estudio, alta = malo)    Otros datosDatos no numéricos
09 Estado mental: 2c. Específicos - síntomas negativos (SANS al final del estudio, alta = malo)253Diferencia de medias ponderadas (efectos fijos) IC del 95%-2.75 [-6.71, 1.22]
10 Estado mental: 2d. Específicos - depresión (escala de Hamilton al final del estudio, alta = malo)126Diferencia de medias ponderadas (efectos fijos) IC del 95%-0.35 [-2.20, 1.50]
11 Conducta: Dosis promedio de medicación utilizada para la agitación (clorprotixeno, datos asimétricos)    Otros datosDatos no numéricos
12 Efectos adversos: 1a Trastornos del movimiento - al menos un trastorno del movimiento120Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%0.38 [0.14, 1.02]
13 Efectos adversos: 1b. Trastornos del movimiento - dosis promedio de fármacos antiparkinsonianos (biperideno, datos asimétricos)    Otros datosDatos no numéricos
14 Efectos adversos: 1c. Trastornos del movimiento - puntuación promedio al final del estudio (SAS, alta = malo, datos asimétricos)    Otros datosDatos no numéricos
15 Efectos adversos: 1d. Trastornos del movimiento - calificación TD promedio al final del estudio (alta = malo, datos asimétricos)    Otros datosDatos no numéricos
16 Efectos adversos: 2. Otros    Riesgo Relativo (efectos fijos) IC del 95%Subtotales únicamente
17 Efecto fisiológico: Niveles plasmáticos de haloperidol    Otros datosDatos no numéricos


CARÁTULA
Titulo

Carbamazepina para la esquizofrenia

Autor(es)

Leucht S, Kissling W, McGrath J, White P

Contribución de los autores

Stefan Leucht - desarrollo del protocolo, búsqueda, extracción de los datos, análisis, interpretación de los datos y redacción del informe final.
John McGrath - desarrollo del protocolo, comprobación de los datos, interpretación de los datos.
Paul White - desarrollo del protocolo, interpretación de los datos.
Werner Kissling - desarrollo del protocolo, interpretación de los datos.

Número de protocolo publicado inicialmente1998/4
Número de revisión publicada inicialmente1999/4
Fecha de la modificación más reciente20 noviembre 2002
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente21 mayo 2007
Cambios más recientes actualización de 2002:1. Se pudieron obtener muy pocos datos para los cálculos metanalíticos de la primera versión. Por lo tanto, se estableció contacto con los autores de los estudios incluidos y varios de ellos enviaron más datos de sus ensayos. Esto permitió un nuevo análisis de los datos originales. 2. Se identificó un estudio adicional (Lee 1996). Sin embargo, se tuvo que colocar en la lista de "en espera de evaluación" ya que sólo se ha publicado en forma de resumen, no se pudieron obtener datos y los autores aún no han contestado la carta. 3. En las versiones anteriores, se utilizaron los odds ratios como medidas del tamaño del efecto para los datos dicotómicos. Se convirtieron a riesgos relativos debido a razones especificadas en la sección métodos. Actualización 2007:1. Se ejecutó una búsqueda de actualizaciones mediante el Registro Especializado de Ensayos Controlados del Grupo Cochrane de Esquizofrenia (Cochrane Schizophrenia Group). Se identificó un ensayo adicional (Kamisada 1988) potencialmente pertinente. El resumen no proporcionó suficiente información, por lo que se escribió una carta al autor principal y el estudio se enumeró entre los que están "en espera de evaluación" mientras se aguardaba una respuesta. También hubo varias publicaciones adicionales sobre los estudios ya identificados que se agregaron a la lista de referencias. 2. El título se cambió de "Carbamazepina para la esquizofrenia y los trastornos esquizoafectivos" a "Carbamazepina para la esquizofrenia" para ser compatible con el estilo del grupo. 3. Hubo cambios leves en la sección "Métodos": ahora existe un párrafo sobre los ensayos por grupos, pero no se aplica a la versión actual, porque no incluye tales estudios. También se agregó la estadística de I-cuadrado que ahora se considera una mejor medida de heterogeneidad que la prueba de ji cuadrado usada anteriormente.
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Dr Stefan Leucht
Oberarzt
Klinik für Psychiatrie und Psychotherapie
Klinikum rechts der Isar der TU-München
Ismaningerstr. 22
München
81675
GERMANY
tel: +49-89-4140
Stefan.Leucht@lrz.tu-muenchen.de
fax: +49-89-4140-4888
Número de la Cochrane LibraryCD001258
Grupo editorialCochrane Schizophrenia Group
Código del grupo editorialHM-SCHIZ


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • No se facilitaron las fuentes de financiación
Recursos internos
  • Queensland Health AUSTRALIA
  • Freistaat Bayern GERMANY

Palabras clave
Títulos de Temas Médicos (MeSH)
Antimanic Agents [therapeutic use]; Carbamazepine [therapeutic use]; Randomized Controlled Trials; Schizophrenia [drug therapy]

Mesh check words: Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.