Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico.

Heymans MW, van Tulder MW, Esmail R, Bombardier C, Koes BW
Fecha de la modificación significativa más reciente: 01 de diciembre de 2003

Esta revisión debería citarse como: Heymans MW, van Tulder MW, Esmail R, Bombardier C, Koes BW. Escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

Desde la aparición de la escuela de espalda sueca en 1969, con frecuencia las escuelas de espalda se han dedicado a tratar a los pacientes con dolor lumbar (DL). Sin embargo, el contenido de estas escuelas ha cambiado y parece variar ampliamente hoy.

Objetivos

Evaluar la efectividad de las escuelas de espalda para pacientes con dolor lumbar inespecífico.

Estrategia de búsqueda

Se efectuaron búsquedas en las bases de datos MEDLINE y EMBASE y en el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials) hasta Mayo de 2003, en busca de ensayos pertinentes en inglés, holandés, francés o alemán. También se realizó un cribaje (screening) de las referencias de las revisiones pertinentes y de los ensayos incluidos.

Criterios de selección

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios (ECA) que informaron sobre todo tipo de escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico.

Recopilación y análisis de datos

Cuatro revisores, cegados a los autores, a la institución y a la revista, obtuvieron los datos y evaluaron la calidad de los ensayos de forma independiente. Se estableció que para que un ensayo alcance el nivel de calidad alta debe cumplir con seis o más de los 11 criterios internos de validez. Como los datos fueron clínica y estadísticamente demasiado heterogéneos para realizar un metanálisis, se utilizó una revisión cualitativa (síntesis de la mejor evidencia) para resumir los resultados. Las pruebas se clasificaron en cuatro niveles (fuerte, moderado, limitado o sin pruebas), teniendo en cuenta la calidad metodológica de los estudios. También se evaluó la relevancia clínica de los estudios.

Resultados principales

En total, se incluyeron 19 ECA (3584 pacientes) en esta revisión actualizada. En términos generales, la calidad metodológica fue baja, y sólo seis ensayos se consideraron de alta calidad. No fue posible realizar análisis de subgrupos relevantes para el dolor lumbar con irradiación versus sin irradiación. Los resultados demuestran a través de pruebas moderadas que las escuelas de espalda tienen mejores efectos sobre el dolor y el estado funcional a corto y a medio plazo que otros tratamientos para pacientes con dolor lumbar recurrente y crónico. Hay pruebas moderadas que sugieren que las escuelas de espalda para el dolor lumbar crónico en ámbitos ocupacionales, son más efectivas que otros tratamientos y el placebo o los controles de lista de espera en el dolor, el estado funcional y el seguimiento en el corto y medio plazo para el retorno al trabajo. En general, la relevancia clínica de los estudios se calificó como insuficiente.

Conclusiones de los autores

Hay pruebas moderadas que indican que las escuelas de espalda, en un ámbito ocupacional, disminuyen el dolor y mejoran la función y el estado de retorno al trabajo, a corto y mediano plazo, en comparación con ejercicios físicos, manipulación, terapia miofascial, asesoramiento, placebo o controles de lista de espera, para los pacientes con dolor lumbar crónico y recurrente. Sin embargo, los futuros ensayos deben mejorar la calidad metodológica y la relevancia clínica y evaluar el coste-efectividad de las escuelas de espalda.

Esta revisión debería citarse como:
Heymans MW, van Tulder MW, Esmail R, Bombardier C, Koes BW Escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

Hay pruebas moderadas que indican que las escuelas de espalda son más efectivas para el dolor y la función que otros tratamientos conservadores si los pacientes con dolor lumbar crónico (DLC) pertenecen al público en general y reciben atención primaria o secundaria. Hay pruebas contradictorias sobre si las escuelas de espalda son más efectivas que el placebo o los controles de lista de espera para el dolor, la función y el retorno al trabajo.

Hay pruebas moderadas que indican que las escuelas de espalda, en un ámbito ocupacional, alivian el dolor y mejoran la función y el estado de retorno al trabajo, a corto y mediano plazo, en comparación con los ejercicios, la manipulación, el tratamiento miofascial o el asesoramiento, el placebo o los controles de lista de espera, para pacientes con dolor lumbar crónico.


ANTECEDENTES

La discapacidad relacionada con el dolor lumbar (DL) y el absentismo laboral representan elevados costes económicos en las sociedades occidentales (Andersson 1999). Los costes directos e indirectos en los Estados Unidos (EE.UU.) se estimaron en más de 50 mil millones de dólares por año (Frymoyer 1993). Las estimaciones de los costes directos e indirectos en el Reino Unido (RU) en 1998 fueron de 11 mil millones de dólares (Maniadakis 2000). Las estimaciones de la carga financiera del dolor lumbar en los Países Bajos en 1991 indicaron que los costes totales fueron de casi 5 mil millones de dólares (van Tulder 1995). Aunque el dolor lumbar rara vez indica un trastorno subyacente grave, los pacientes que sufren este dolor por un período de uno o dos meses tienen un riesgo elevado de desarrollar una discapacidad a más largo plazo y necesitarán atención médica en varias ocasiones (Waddell 1987). Es más, la recuperación para los pacientes con dolor lumbar crónico es lenta, con muchas y costosas demandas al sistema de asistencia sanitaria. Hasta la fecha, se han realizado y estudiado muchas intervenciones terapéuticas para tratar el dolor lumbar, sin embargo, ningún tratamiento ha resultado ser evidentemente superior con respecto a otro (Spitzer 1987; van Tulder 1997b). En consecuencia, existen desacuerdos entre los países sobre las diversas guías clínicas y recomendaciones terapéuticas para pacientes con dolor lumbar (Koes 2001; Waddell 2001; Staal 2003). Las mejores pruebas sobre el tratamiento de (subgrupos de) pacientes con dolor lumbar se obtienen resumiendo la bibliografía de forma sistemática y continua. En esta revisión sistemática, se presentarán los resultados sobre la efectividad de las escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico.

La "Escuela sueca de espada" original fue presentada por Zachrisson-Forsell en 1969. Estaba destinada a disminuir el dolor y a prevenir las recurrencias de episodios de dolor lumbar (Zachrisson 1980; Zachrisson 1981). La escuela de espalda contaba con información sobre la anatomía de la espalda, la biomecánica, la postura óptima, la ergonomía y los ejercicios de espalda. Se programaron cuatro sesiones de 45 minutos cada una en un pequeño grupo durante un período de dos semanas. Desde el surgimiento de la escuela sueca de espalda, el contenido y la duración de las escuelas de espalda han cambiado y parecen variar mucho hoy.

Esta revisión es una actualización de otra revisión Cochrane de ECA anterior sobre la efectividad de las escuelas de espalda (van Tulder 1999; van Tulder 2000) y dos revisiones sistemáticas sobre escuelas de espalda y las intervenciones de educación grupal para el dolor lumbar (Cohen 1994; Koes 1994). En estas revisiones, no fue posible combinar estadísticamente los estudios debido a que faltaban muchos datos y a la heterogeneidad del diseños de los ensayos. Las conclusiones se tomaron sobre la base de las puntuaciones de calidad metodológica de los estudios, se evaluaron utilizando una lista de criterios generalmente aceptados, en combinación con una síntesis de las mejores pruebas. Se indicó que las modificaciones realizadas en la escuela sueca de espalda, que ofrecen un programa bastante intensivo en un contexto ocupacional, parecerían ser el tipo más efectivas de escuela de espalda. Sin embargo, faltaban pruebas acerca del coste-efectividad de las escuelas de espalda. Desde 1998, se realizaron cinco nuevos ECA que evaluaron la efectividad de las escuelas de espalda. Además, se publicaron recientemente las guías del método para las revisiones sistemáticas en el campo del dolor lumbar que contenían nuevas recomendaciones (van Tulder 2003).


OBJETIVOS

El objetivo de esta revisión sistemática fue determinar si las escuelas de espalda eran más efectivas que otros tratamientos o que ninguno para pacientes con dolor lumbar inespecífico.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Solamente se incluyeron ensayos controlados aleatorios (ECA). Se excluyeron los ensayos no aleatorios.

Tipos de participantes

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios con sujetos con dolor lumbar inespecífico, de 18 a 70 años de edad. El dolor lumbar se definió como el dolor circunscrito debajo de la escápula y sobre la hendidura de las nalgas; el término inespecífico indica que no se detectó una causa específica, como puede ser infección, neoplasia, metástasis, osteoporosis, artritis reumatoide, fractura o proceso inflamatorio.

Tipos de intervención

Se incluyeron ensayos controlados aleatorios donde uno de los tratamientos consiste en una intervención de la escuela de espalda. Una escuela de espalda consiste en un programa educativo y de adquisición de destrezas, incluidos los ejercicios, en el cual se dictan lecciones a grupos de pacientes y se supervisan por un terapeuta paramédico o un médico especialista. Se permitieron las intervenciones adicionales. Sin embargo, si la escuela de espalda formaba parte de un programa más amplio de tratamiento multidisciplinario, sólo se incluyó el estudio si existía contraste con la escuela de espalda. Por ejemplo, se incluyó un estudio que comparaba un programa de ejercicios físicos con la escuela de espalda más el programa de ejercicios, pero no un estudio que comparaba la escuela de espalda más el programa de ejercicios con un grupo de control de lista de espera (CLE).

Tipos de medidas de resultado

Se incluyeron los ensayos controlados aleatorios que midieron al menos una de las cuatro medidas de resultado primarias más importantes para el dolor lumbar, o sea, retorno al trabajo (estado de retorno al trabajo, días de absentismo laboral), dolor ( Visual Analog Scale,VAS), medida global de la mejoría (mejoría general, proporción de pacientes recuperados, mejoría subjetiva de síntomas), y estado funcional (expresado en un índice específico de la columna, como el Cuestionario de Discapacidad de Roland o la Escala Oswestry [Roland Disability Questionnaire or the Oswestry Scale]) (Bombardier 2000; Deyo 1998). Los resultados fisiológicos del examen físico, como, la amplitud de movimientos, la flexibilidad vertebral, los grados de elevación recta de la pierna o la fuerza muscular se consideraron como resultados secundarios, porque estas medidas de resultado tienen escasa relación con el estado clínico del paciente (Deyo 1988). También se consideraron otros síntomas como el uso de medicación y los efectos secundarios.


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Back Group

Se incluyen los ECA publicados en inglés, holandés, francés y alemán. Las búsquedas bibliográficas de muy alta sensibilidad en MEDLINE y EMBASE se basaron en las estrategias de búsqueda recomendadas y actualizadas por el Comité Editorial del Grupo Cochrane de Revisiones de Espalda (Cochrane Back Review Group) (van Tulder 1997a; van Tulder 2003) y Robinson 2002. Se realizó la siguiente estrategia de búsqueda para la revisión original. Los ensayos controlados aleatorios fueron identificados mediante:
(A) una búsqueda asistida por computadora en las bases de datos de MEDLINE (desde 1966 hasta 1997) y EMBASE (desde 1988 hasta 1997);
(B) cribaje (screening) de las referencias de las revisiones pertinentes y los ECA incluidos;
(C) cribaje (screening) de la CENTRAL, La Cochrane Library 1998, número 4, mediante los términos de búsqueda "back pain" y "low back pain".

Para la revisión actualizada, se realizaron las mismas búsquedas en las mismas bases de datos para el período de enero de 1998 a mayo de 2003, y La Cochrane Library 2003, número 2 se utilizó para identificar los estudios nuevos.

Ver Tabla 04 y Tabla 05 para las estrategias de búsqueda en MEDLINE y EMBASE.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Para la actualización de 2003, dos revisores (MH, MvT) seleccionaron los estudios nuevos de forma independiente, evaluaron la calidad metodológica y obtuvieron los datos (mediante un formulario estandarizado). Esto se realizó de la misma manera, descrita en las siguientes secciones, que en la revisión sistemática publicada anteriormente

Selección de los estudios

Dos revisores seleccionaron los ensayos de forma independiente para incluirlos en la revisión sistemática según la estrategia completa de búsqueda; es decir, ejecutaron la estrategia de búsqueda y seleccionaron los ECA. Se utilizó un método de consenso para resolver los desacuerdos acerca de la selección de los ECA, y se consultó a un tercer revisor si persistía el desacuerdo. La selección de los estudios se completó en dos pasos. En el primer paso los dos revisores realizaron el cribaje (screening) de los títulos, los resúmenes y las palabras clave de todas las referencias identificadas mediante la búsqueda bibliográfica para determinar si cumplían con los criterios de inclusión. En el segundo paso, se recuperó el texto completo de los estudios para los que no se tomó la decisión de inclusión por el cribaje (screening) en el primer paso, y se revisó contra los criterios de inclusión.

Evaluación de la calidad metodológica

Dos revisores evaluaron de forma independiente la calidad metodológica de los ECA. Se utilizó un método de consenso para resolver los desacuerdos y se consultó a un tercer revisor para resolver los desacuerdos persistentes. Si el artículo no contenía la información sobre (uno o más de) los criterios metodológicos (puntuación "poco claro"), se estableció contacto con los autores para obtener información adicional. Se anticipó que los autores podrían estar trabajando en otros lugares de los que figuran en las publicaciones. Por consiguiente, se intentaron ubicar las direcciones del trabajo actual a través de las últimas publicaciones en MEDLINE o a través de la Internet. Si no se encontraba una dirección de trabajo más reciente, se enviaba la solicitud de información a la dirección indicada en el informe utilizado en la revisión. Si no se pudo establecer contacto con los autores o si la información ya no estaba disponible, los criterios se calificaron como "poco claros".

Relevancia clínica

Dos revisores calificaron la relevancia clínica de los estudios incluidos de forma independiente de acuerdo con cinco preguntas recomendadas por el Grupo Colaborador Cochrane de Revisiones de Espalda (van Tulder 2003) . Cada pregunta se clasificó como positiva (+) si se cumplía con el ítem de relevancia clínica, negativa (-) si no se cumplía con el mismo y poco clara (?) si no había datos disponibles. Las cinco preguntas son:
1. ¿Se describen en detalle los pacientes para que usted pueda compararlos con aquellos que ve en su práctica?
2. ¿Las intervenciones y los ámbitos de tratamiento están suficientemente bien descritos para que usted pueda proporcionar lo mismo a sus pacientes?
3. ¿Se midieron e informaron todos los resultados clínicamente pertinentes?
4. ¿Es el tamaño del efecto clínicamente importante?
5. ¿Los beneficios del tratamiento son más importantes que los posibles daños?

Extracción de los datos

Dos revisores obtuvieron los datos de forma independiente (mediante un formulario estandarizado) sobre los cuatro tipos de resultados: a) intensidad del dolor: expresados en una escala visual análoga (EVA) (visual analog scale, VAS) o una escala similar, b) mejoría general: proporción de los pacientes recuperados o con mejoría, c) estado funcional: expresado en una escala específica de dolor de espalda, (p.ej. el Roland Disability Questionnaire), cuestionario de Oswestry (Oswestry Questionnaire) o una escala genérica (por ejemplo el Sickness Impact Profile [SIP]), d) retorno al trabajo: el número de días de baja médica por enfermedad o la proporción de los pacientes que retornaron al trabajo.

Análisis

Los resultados de cada ECA se combinaron como estimaciones puntuales con los correspondientes intervalos de confianza (IC) del 95%. Se probó formalmente la homogeneidad estadística y se evaluó la homogeneidad clínica al explorar las diferencias entre los ECA, considerando la población de estudio, los tipos de escuelas de espalda y los tratamientos de referencia, el momento de las medidas de seguimiento y los resultados y los instrumentos de medición. Sobre la base de estas evaluaciones, se hicieron intentos para combinar estadísticamente los datos para las medidas de resultado de dolor, el estado funcional y el retorno al trabajo, para las comparaciones de escuela de espalda versus otros tratamientos y escuela de espalda versus lista de espera o placebo. Estos intentos se hicieron para el seguimiento a corto, medio y largo plazo. Como mostrará la sección "Resultados", muchos estudios no informaron de sus resultados de manera que permitan realizar una combinación estadística (por ejemplo, para los datos continuos, las medias se presentaron pero sin desviaciones estándar). En consecuencia, para la mayoría de las comparaciones, sólo estuvo disponible un número limitado de estudios para una combinación estadística. Además, los estudios fueron heterogéneos con respecto a las poblaciones de estudio, las intervenciones y los ámbitos. Por consiguiente, no se realizó un metanálisis, pero se resumieron los resultados mediante un sistema de calificación con cuatro niveles de pruebas (síntesis de las mejores pruebas), basado en la calidad y el resultado de los estudios (van Tulder 2000):

  • Pruebas contundentes - proporcionada por los hallazgos generalmente consistentes en múltiples ECA de alta calidad;
  • Pruebas moderadas - proporcionadas por hallazgos generalmente consistentes en un ECA de alta calidad además de uno o más ECA de baja calidad o, hallazgos consistentes en general en ECA múltiples de baja calidad
  • Pruebas limitadas o contradictorias - sólo un ECA (de alta o baja calidad) o hallazgos inconsistentes en ECA múltiples;
  • Ninguna evidencia - ningún ECA.

Se definieron los estudios de alta calidad como aquellos ECA que cumplieron seis o más de los criterios de validez interna. También se realizaron análisis de sensibilidad, explorando los resultados, si se definía una alta calidad cuando se cumplía con cinco o más, o siete o más de los resultados, o si la alta calidad se definía cuando se obtenía un ocultamiento adecuado de la asignación al tratamiento.

Se realizaron análisis por separado para a) dolor lumbar (sub) aguda (12 semanas o menos de duración) y el dolor lumbar crónico (más de 12 semanas de duración) y b) las escuelas de espalda en un ámbito ocupacional. No se pudieron realizar análisis pertinentes de subgrupos para el dolor lumbar con irradiación versus dolor lumbar sin irradiación. Los ensayos controlados aleatorios que incluían una población mixta de pacientes con dolor lumbar se calificaron de relevancia clínica, pero fueron excluidos del análisis. Un estudio se definió como realizado en un ámbito ocupacional cuando la población de estudio estuvo integrada por una población activa o trabajadores con baja médica por enfermedad.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Finalmente, se incluyeron 19 estudios que examinaron a 3584 pacientes y se informaron en 27 documentos. Cuatro estudios incluyeron una población homogénea con dolor lumbar sin irradiación (Lankhorst 1983; Berwick 1989; Leclaire 1996; Hsieh 2002), mientras que otros siete no especificaron si los pacientes presentaban irradiación de sus síntomas o no, y ocho estudios incluyeron una población mixta de pacientes con o sin síntomas de irradiación. De los 19 estudios, cuatro estudios informaron sobre dolor lumbar agudo/subagudo (Bergquist 1977; Lindequist 1984; Indahl 1995; Leclaire 1996), 12 estudios informaron sobre pacientes con dolor lumbar crónico (Lankhorst 1983; Klaber Moffett 1986; Postacchini 1988; Härkä pää 1989; Hurri 1989; Keijsers 1989; Linton 1989; Donchin 1990; Keijsers 1990; Dalichau 1999; Lønn 1999; Penttinen 2002), y tres estudios informaron sobre una población mixta de pacientes con dolor lumbar agudo y crónico (Berwick 1989; Herzog 1991; Hsieh 2002). Tres estudios no informaron de datos sobre el sexo y la edad de los grupos evaluados (Postacchini 1988; Keijsers 1990; Herzog 1991); en dos estudios la población de estudio estaba formada sólo por mujeres (Hurri 1989; Linton 1989); y un estudio incluía sólo hombres (Dalichau 1999). La sección de intervenciones de la "Tabla de estudios incluidos" muestra que las intervenciones de la escuela de espalda variaban de un programa de hospitalización muy intensivo de tres semanas (Härkäpää 1989) a una "Escuela sueca de espalda" de cuatro sesiones de un total de tres horas (Lankhorst 1983). Los tratamientos de referencia también variaban mucho desde controles de lista de espera (Keijsers 1989; Linton 1989; Donchin 1990; Keijsers 1990; Keijsers 1990) a tratamientos con ejercicios (Stankovic 1990), manipulación espinal (Postacchini 1988; Herzog 1991) o instrucciones orales o escritas (Berwick 1989; Hurri 1989; Härkäpää 1989).


CALIDAD METODOLÓGICA

Se utilizó la misma versión de la lista de criterios de los exámenes sistemáticos anteriormente publicados (van Tulder 1999; Tulder van 2000) para evaluar la calidad metodológica de los ECA. En comparación con la lista original de criterios, se asignaron pesos iguales a todos los criterios. Los criterios de validez que abordaron la selección, el rendimiento, la exclusión y el sesgo de detección y se utilizaron para evaluar la calidad metodológica de los ECA fueron:
1a) método de asignación aleatoria,
1b) ocultamiento de la asignación al tratamiento
2) tasa de retiros/abandonos
3) cointervenciones evitadas o iguales
4) cegamiento de los pacientes
5) cegamiento del observador
6) análisis del tipo intención de tratar (intention-to-treat analysis)
7) similitud de las características iniciales
8) duración adecuada del seguimiento
9) cegamiento del personal asistencial
10) cumplimiento.

Los items se calificaron como positivo (+), negativo (-), o poco claro (?). Ver operacionalización de los criterios en la Tabla 06.


RESULTADOS

Selección de los estudios

La búsqueda original de bibliografía en 1998 identificó 47 referencias de MEDLINE y 252 de EMBASE. Sin embargo, se incluyeron 28 referencias en MEDLINE y EMBASE, con un total de 271. La primera selección, que se basó en títulos, palabras clave y resúmenes, resultó en 27 desacuerdos entre los dos revisores. Después de discutir estos desacuerdos, los revisores decidieron incluir dos y excluir 15 resúmenes, pero no estaban seguros acerca de la inclusión de 10 resúmenes. Después del consenso, como resultado final del primer paso de la selección de estudios, ambos revisores estuvieron de acuerdo en que 14 resúmenes cumplían con los criterios de inclusión, 23 se consideraron como "no seguros" y 234 fueron excluidos. Posteriormente se evaluaron copias de los textos completos de los 23 resúmenes clasificados como "no seguro", y se realizó la inclusión de siete documentos adicionales. En consecuencia, un total de 21 artículos cumplió con los criterios de selección. Sin embargo, cuatro documentos informaron sobre un ensayo (Härkä pää 1989, Mellin 1998; Härkäpä ä 1990; Mellin 1990) y tres sobre otro (Julkunen 1988; Hurri 1989, Hurri 1989b), con un total de 14 ensayos que estaban incluidos en la revisión Cochrane anterior.

En la actualización de 2003 de las búsquedas bibliográficas se identificaron 25 referencias de MEDLINE y 35 de EMBASE. Se incluyeron 22 referencias en MEDLINE y EMBASE, y 38 referencias cumplieron con los criterios de inclusión. Después del paso de selección y discusión basado en títulos, palabras clave y resúmenes, los dos revisores acordaron que ocho documentos cumplieron con los criterios de inclusión (Dalichau 1999; Dalichau 1998; Penttinen 2002, Glomsrød 2001; Lønn 1999; Hsieh 2002; Indahl 1995; Indahl 1998). De estos ocho documentos, dos artículos realizados por Dalichau (Dalichau 1998; Dalichau 1999) se informaron en el mismo estudio, como lo hicieron los documentos por Lønn 1999 y Glomsrød 2001 y dos documentos por Indahl (Indahl 1995; Indahl 1998), dejando cinco estudios elegibles (Indahl 1995; Dalichau 1999; Lønn 1999; Hsieh 2002; Penttinen 2002) que podía estar incluido en la revisión actualizada. En consecuencia, se incluyó un total de 19 estudios en esta revisión.

Se excluyeron seis estudios porque no cumplieron con los criterios de inclusión para esta revisión o tuvieron errores graves en su diseño (Morrison 1988; Stankovic 1990; Frost 1995; Mucha 1996; Roques 2002; Molde Hagen 2003). Se excluyó el estudio por Stankovic (Stankovic 1990), que estaba incluido en la revisión Cochrane original. Este estudio incluyó una "Miniescuela de espalda", que consiste en una sesión de 45 minutos, con instrucción sobre el cuidado lumbar como grupo control. La escuela de espalda no incluyó ejercicios y, por consiguiente, no cumplió con la definición propuesta para una escuela de espalda. En el estudio por Hagen Molde 2003, se aplicó una versión modificada de una mini escuela de espalda a los particulares en vez de a los grupos de pacientes. El estudio por Frost (Frost 1995) no utilizó un contraste apropiado para la escuela de espalda. En el estudio por Morrison 1988, cada grupo se evaluó sólo una vez, el grupo control al comienzo del programa y el grupo de la escuela de espalda al final. En el estudio de Mucha 1996, la población de estudio se asignó al azar a una escuela de espalda y un grupo control, pero no se analizaron las diferencias entre estos grupos. En cambio, los autores sólo presentaron datos para el grupo de escuela de espalda. En el estudio de factibilidad por Roques 2002, no todos los pacientes se asignaron al azar al tratamiento, y en consecuencia, este estudio no cumplió con los criterios de un ECA.

Calidad metodológica

Para la evaluación de la calidad metodológica de los ensayos, se combinó la información de todos los documentos informando sobre el mismo ensayo. La calidad metodológica de los 19 ensayos se presenta en la Tabla 01 y en la Tabla 02. Inicialmente, hubo desacuerdos entre los revisores sobre 58 (28%) de los 209 ítems evaluados. La mayoría de los desacuerdos se resolvieron por discusión. El tercer revisor sólo tuvo que tomar una decisión final una vez. Los resultados de la evaluación de calidad se enviaron a los (primeros) autores de los ECA, y se les preguntaba si estaban de acuerdo con la puntuación, y, si no, que mencionen las razones. También se les pidió información adicional si la puntuación final fue de "poco claro" Diez autores respondieron a nuestra solicitud (Donchin 1990; Härkäpää 1989, Hurri 1989, Klaber Moffett 1986; Lankhorst 1983; Lindequist 1984; Linton 1989; Indahl 1995; Hsieh 2002; Lønn 1999). Las puntuaciones finales, basadas en las observaciones y la información adicional de los autores de los estudios se presentan en la Tabla 01 y la Tabla 02. Un autor estuvo de acuerdo con la puntuación y nueve proporcionaron información adicional. Se cambiaron 26 puntuaciones, 11 de poco claro a positivo, nueve de poco claro a negativo y seis de negativo a positivo. Sólo seis estudios tuvieron seis o más puntuaciones positivas (Klaber Moffett 1986; Linton 1989; Leclaire 1996; Indahl 1995; Hsieh 2002; Lønn 1999). Las limitaciones metodológicas principales parecen ser los ítems cuatro y nueve, es decir, en ninguno de los ECA se cegó a los pacientes o profesionales asistenciales. Otras limitaciones metodológicas que ocurrieron en más de la mitad de los estudios fueron: un método inadecuado de asignación al azar (ítem 1a), no hubo ocultamiento de la asignación al tratamiento (ítem 1b), no se tomó una medida en el diseño del estudio para evitar cointervenciones (ítem 3), no se cegó a los observadores (ítem 5) y el cumplimiento de las intervenciones no fue satisfactorio o no se midió el cumplimiento en absoluto (ítem 10).

Combinación estadística

Se requieren ensayos controlados aleatorios que proporcionen información suficiente y similar sobre el ámbito de estudio, el grupo de referencia, la población de estudio y las características del dolor lumbar para su combinación estadística, según se propone en la sección "Métodos". De los 19 ECA, cinco estudios no proporcionaron información utilizable, porque las medidas de resultado como movilidad espinal o SIP a veces se utilizaron, o les faltaban datos necesarios (Berwick 1989; Donchin 1990; Keijsers 1989; Lindequist 1984; Postacchini 1988). Además, seis de los restantes 14 ECA no podían estar incluidos en la combinación estadística, porque no se pudieron producir los subgrupos sensibles. Tres de estos estudios incluyeron pacientes agudos y subagudos, pero utilizaron grupos de referencia diferente. Tres estudios incluyeron pacientes con una combinación de dolor lumbar agudo y crónico. En consecuencia, ocho ECA que incluyeron pacientes con dolor lumbar crónico con o sin irradiación estuvieron disponibles para su combinación estadística. Con respecto al tiempo y la presencia de las mediciones de resultado de estos ocho ECA, inicialmente se intentó combinar los datos para los subgrupos descritos a continuación.

1. Dolor
a) la escuela de espalda versus otros tratamientos (ejercicios, manipulación espinal o articular, tratamiento miofascial, instrucciones o asesoramiento u otro tipo de escuela de espalda): para seguimiento a medio plazo (tres estudios; Härkä pää 1989; Klaber Moffett 1986; Hurri 1989) y a largo plazo (dos estudios; Härkä pää 1989; Hurri 1989).
b) escuela de espalda versus lista de espera o placebo: para seguimiento a corto plazo (cuatro estudios; Keijsers 1990; Linton 1989; Dalichau 1999; Lankhorst 1983), y a medio plazo (cuatro estudios; Keijsers 1990; Linton 1989, Dalichau 1999; Lankhorst 1983).

2. Estado funcional
a) la escuela de espalda versus otros tratamientos para el seguimiento a corto plazo (dos estudios; Härkä pää 1989; Moffett Klaber 1986), a medio plazo (dos estudios; Penttinen 2002; Hurri 1989) y a largo plazo (tres estudios; Härkä pää 1989; Penttinen 2002; Hurri 1989).
b) la escuela de espalda versus lista de espera o placebo para el seguimiento a medio plazo (dos estudios; Keijsers 1990; Linton 1989).

3. Retorno al trabajo
a) la escuela de espalda versus lista de espera o placebo (cuatro estudios; Keijsers 1990; Linton 1989; Dalichau 1999; Indahl 1995)

De manera decepcionante, todos los estudios informaron las medias sin desviaciones estándar, o no informaron el tamaño del grupo. Debido a esta falta de información, no se pudieron combinar estadísticamente los datos, y en consecuencia, se realizó una síntesis de las mejores pruebas.

Efectividad de las escuelas de espalda
1a) Escuelas de espalda versus otros tratamientos para dolor lumbar agudo/subagudo
Cuatro ECA (Bergquist 1977; Indahl 1995; Leclaire 1996; Lindequist 1984), incluidos dos de alta calidad (Indahl 1995; Leclaire 1996), estudiaron las diferencias entre una escuela de espalda y otros tratamientos para pacientes con dolor lumbar agudo y subagudo. Un ECA de alta calidad (Indahl 1995) informó de resultados positivos a medio y largo plazo, y los otros estudios de alta y mala calidad no informaron dediferencias en los resultados a corto, a medio y a largo plazo entre aquellos pacientes sometidos a escuelas de espalda y otros tratamientos.

Hay pruebas contradictorias (cuatro ensayos; 1418 pacientes) sobre la efectividad de las escuelas de espalda en comparación con otros tratamientos para el dolor lumbar agudo y subagudo, el estado funcional, la recuperación, las recurrencias y el retorno al trabajo (seguimiento a corto, a medio y a largo plazo).

b) Escuela de espalda versus otros tratamientos para el dolor lumbar crónico
Se identificaron seis estudios que evaluaron la efectividad de las escuelas de espalda comparadas con otros tratamientos conservadores para el dolor lumbar crónico (Penttinen 2002; Donchin 1990; Klaber Moffett 1986; Härkäpää 1989; Hurri 1989; Postacchini 1988). Otros tratamientos conservadores fueron: los ejercicios, la manipulación espinal o articular, el tratamiento miofascial y algún tipo de instrucciones o asesoramiento. El estudio de alta calidad (Klaber Moffett 1986) y cuatro estudios de mala calidad (Penttinen 2002, Härkäpää 1989; Hurri 1989; Postacchini 1988) mostraron un mayor alivio del dolor y una mejoría del estado funcional a corto y a medio plazo para el grupo de la escuela de espalda. Tres estudios de baja calidad no encontraron diferencias en los resultados a largo plazo (Donchin 1990; Härkäpää 1989; Hurri 1989).

Hay pruebas moderadas (cinco ensayos; 1095 pacientes) de que una escuela de espalda es más efectiva que otros tratamientos para pacientes con dolor lumbar crónico para los resultados del dolor y del estado funcional (seguimiento a corto y a medio plazo). Hay pruebas moderadas (tres ensayos; 822 pacientes) de que no hay diferencias en el dolor y el estado funcional a largo plazo entre quienes reciben tratamiento de una escuela de espalda y otros tratamientos distintos, para pacientes con dolor lumbar crónico.

2a) Escuelas de espalda versus controles de lista de espera o intervenciones de "placebo" para el dolor lumbar agudo/subagudo
Sólo un ECA comparó una escuela de espalda con placebo, es decir, ondas cortas a la intensidad más baja, para pacientes con dolor lumbar agudo y subagudo y mostró una mejor recuperación y retorno al trabajo a corto plazo para el grupo de tratamiento de la escuela de espalda (Bergquist 1977). No se encontraron otras diferencias a corto o a largo plazo.

Por consiguiente, hay pruebas limitadas (un ensayo; 217 pacientes) de que la escuela de espalda sea más efectiva que las ondas cortas a la menor intensidad para pacientes con dolor lumbar agudo y subagudo respecto a su recuperación y el retorno al trabajo (seguimiento a corto plazo). Hay pruebas limitadas (un ensayo; 217 pacientes) de que no hay diferencias en el dolor a corto plazo y las recurrencias a largo plazo entre la escuela de espalda y ondas cortas a la intensidad más baja, para pacientes con dolor lumbar agudo y subagudo.

2b) Escuela de espalda versus controles de lista de espera o intervenciones de "placebo" para el dolor lumbar crónico
Se identificaron ocho ECA para este análisis de subgrupos (Lankhorst 1983; Postacchini 1988; Keijsers 1989; Linton 1989; Donchin 1990; Keijsers 1990; Dalichau 1999; Lønn 1999), que incluye dos ensayos de alta calidad (Linton 1989; Lønn 1999). Siete ECA informaron de una combinación de resultados positivos, sin diferencias en los resultados a corto y a medio plazo (Lankhorst 1983; Postacchini 1988; Keijsers 1989; Linton 1989; Keijsers 1990; Dalichau 1999; Lønn 1999). Un estudio de alta calidad encontró resultados positivos a largo plazo para el estado funcional y el retorno al trabajo (Lønn 1999) y dos no encontraron diferencias a largo plazo (Lankhorst 1983; Donchin 1990).

Hay pruebas contradictorias (ocho ensayos; 826 pacientes) acerca de la efectividad de las escuelas de espalda comparadas con los controles de lista de espera o las intervenciones de placebo sobre el dolor, el estado funcional y el retorno al trabajo (seguimiento a corto, medio y largo plazo), para pacientes con dolor lumbar crónico.

3) Escuela de espalda en ámbitos ocupacionales
Nueve estudios - tres estudios de alta calidad (Leclaire 1996; Linton 1989; Indahl 1995) y seis estudios de mala calidad (Dalichau 1999; Penttinen 2002; Bergquist 1977; Donchin 1990; Härkä pää 1989; Hurri 1989), incluyeron pacientes de un ámbito ocupacional.

3a) Escuelas de espalda en ámbitos ocupacionales versus otros tratamientos para el dolor lumbar agudo/subagudo
Tres estudios (Bergquist 1977; Indahl 1995; Leclaire 1996), que incluyen dos estudios de alta calidad (Indahl 1995; Leclaire 1996), examinaron el efecto de una escuela de espalda en comparación con otros tratamientos para pacientes agudos y subagudos. Un estudio de alta calidad encontró resultados positivos a medio y largo plazo para la escuela de espalda (Indahl 1995). Los otros ECA de alta y baja calidad no encontraron diferencias a corto, medio o largo plazo entre la escuela de espalda y otros tratamientos.

Hay pruebas contradictorias (tres ensayos; 1362 pacientes) sobre la efectividad de las escuelas de espalda en comparación con otros tratamientos para el dolor lumbar agudo y subagudo en el retorno al trabajo (seguimiento a corto, medio y largo plazo). Hay pruebas moderadas (dos ensayos; 387 pacientes) de que el dolor a corto plazo sea diferente para pacientes con dolor lumbar agudo y subagudo, entre los que recibieron tratamiento de la escuela de espalda y otros tratamientos. Hay pruebas limitadas de que no hay diferencias en el estado funcional a corto plazo (un ensayo; 170 pacientes), las recurrencias a largo plazo (un ensayo; 217 pacientes) y el dolor a medio y largo plazo y el estado funcional (un ensayo; 170 pacientes) entre la escuela de espalda y otros tratamientos, para pacientes con dolor lumbar agudo y subagudo.

3b) Escuela de espalda en ámbitos ocupacionales versus otros tratamientos para el dolor lumbar crónico
Cuatro estudios examinaron los efectos de una escuela de espalda comparada con otros tratamientos para los pacientes con dolor lumbar crónico (Penttinen 2002; Donchin 1990; Härkäpää 1989; Hurri 1989). Un ECA estudió las diferencias a corto y largo plazo (Härkäpää 1989), dos estudios, las diferencias a medio y largo plazo (Penttinen 2002; Hurri 1989) y un estudio, sólo las diferencias a largo plazo.

Hay pruebas moderadas (tres ensayos; 764 pacientes) de que una escuela de espalda es más efectiva que otros tratamientos para pacientes con dolor lumbar crónico para el dolor y el estado funcional (seguimiento a corto y medio plazo). Hay pruebas contradictorias (cuatro ensayos; 906 pacientes) sobre la efectividad de las escuelas de espalda en comparación con otros tratamientos para el dolor lumbar crónico sobre el dolor y el estado funcional (seguimiento a largo plazo).

4a) Las escuelas de espalda en ámbitos ocupacionales versus controles de lista de espera o intervenciones de "placebo" para dolor lumbar agudo/subagudo
Los resultados para 4a son iguales que los resultados presentados en 2a porque el ensayo se realizó en un ámbito ocupacional.

4b) Escuelas de espalda en ámbitos ocupacionales versus controles de lista de espera o intervenciones de "placebo" para dolor lumbar crónico
Tres ECA examinaron el efecto de una escuela de espalda en comparación con los controles de lista de espera para el dolor lumbar crónico (Linton 1989; Dalichau 1999; Donchin 1990). Dos estudios hallaron resultados positivos a corto y medio plazo (Linton 1989; Dalichau 1999) y uno no halló diferencias a largo plazo (Donchin 1990).

Hay pruebas moderadas (dos ensayos; 186 pacientes) de que una escuela de espalda es más efectiva que los controles de lista de espera para pacientes con dolor lumbar crónico para el dolor y el retorno al trabajo (seguimiento a corto y medio plazo). Hay pruebas limitadas (un ensayo; 142 pacientes) de que no hay diferencias en la incidencia de episodios de dolor lumbar a largo plazo entre la escuela de espalda y los controles de lista de espera para pacientes con dolor lumbar crónico.

Análisis de sensibilidad
La alta calidad se definió cuando se cumplieron seis de los 11 criterios de validez interna. Se realizó un análisis de sensibilidad utilizando puntos de corte diferentes, es decir, se definía la alta calidad si cinco o siete de los 11 elementos calificaban como positivo. Sólo un estudio cumplió con siete o más de los 11 criterios (Moffett Klaber 1986) y nueve estudios cumplieron con al menos cinco de los 11 criterios (Hsieh 2002; Lønn 1999; Bergquist 1977; Donchin 1990; Härkäpää 1989; Klaber Moffett 1986; Leclaire 1996; Linton 1989; Indahl 1995). Si la alta calidad se define cuando siete o más items cumplen con los criterios, la fuerza de las pruebas permanecería igual. Si la alta calidad se definiese con cinco o más items que cumplan con los criterios, habría pruebas contundentes de que las escuelas de espalda fueron más efectivas que otros tratamientos para el dolor lumbar crónico en el seguimiento a corto plazo, y pruebas contundentes de que no había diferencias en el seguimiento a largo plazo para la misma comparación. Además, habría pruebas contundentes sobre la efectividad de las escuelas de espalda comparadas con el control de listas de espera o el placebo para pacientes con dolor lumbar crónico. Si se cambia el nivel de alta calidad para cumplir con cinco o más items no contaminaría las conclusiones en lo que se refiere a la solidez de las pruebas para las escuelas de espalda en un ámbito ocupacional. Si relacionáramos la alta calidad con un ocultamiento adecuado de la asignación al tratamiento, el cual podría identificarse en tres ECA (Donchin 1990; Linton 1989; Moffett Klaber 1986) no cambiaría la fuerza de las pruebas.

Relevancia clínica
Dos revisores evaluaron la relevancia clínica de los estudios de forma independiente, al calificar las cinco preguntas presentadas en la sección de "Métodos". Ver puntuaciones en la Tabla 03. Existió desacuerdo entre los dos revisores en 32 (34%) de las 95 puntuaciones de relevancia clínica. En términos generales, ninguna de las puntuaciones de relevancia clínica de los ECA fue suficiente. Ninguno de los ECA calificó como positivo en todos los items de relevancia clínica, y sólo cuatro ECA (Bergquist 1977; Dalichau 1999; Hsieh 2002; Leclaire 1996) calificaron positivamente en cuatro de las cinco preguntas. Las puntuaciones más negativas se asignaron a las preguntas acerca de la descripción de las intervenciones y de los ámbitos de tratamiento y la importancia clínica del tamaño del efecto. Además, en la mayoría de los estudios la pregunta sobre los probables beneficios del tratamiento se calificó como poco clara, indicando una falta clara de información sobre este tema.


DISCUSIÓN

En esta actualización de la revisión, se incluyeron 19 ECA que evaluaban la efectividad de las escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico. Los efectos positivos de las escuelas de espalda a corto plazo se vieron en la mayoría de los ECA. Los efectos positivos de las escuelas de espalda a largo plazo sólo se informaron en cuatro ECA (Bergquist 1977; Indahl 1995; Lønn 1999; Penttinen 2002). De especial importancia fue la heterogeneidad entre los estudios en lo que se refiere a las poblaciones de estudio, el contenido de las escuelas de espalda, el tipo de intervenciones de control y las mediciones de resultado. Los estudios también difirieron en ámbitos culturales y la mayoría de ellos se realizó en Escandinavia. Esto significa, que con respecto a la generalizabilidad de los resultados, deben considerarse las diferencias culturales en la atención sanitaria y los sistemas de seguridad social. La solidez de las pruebas de los ECA incluidos se evaluó cualitativamente con la aplicación de una lista de criterios metodológicos y una síntesis de las mejores pruebas (van Tulder 2000). Debido a la divergencia en los diseños del estudio y las puntuaciones de calidad metodológica generalmente baja de los ECA, no fue posible realizar la combinación estadística de los datos. Según la síntesis de las mejores pruebas, no se pudieron identificar pruebas contundentes a favor de un tipo de tratamiento de la escuela de espalda. Puede concluirse que hay pruebas moderadas de que las escuelas de espalda tienen mejores efectos a corto y medio plazo que otros tratamientos para el dolor lumbar recurrente y crónico para el dolor y el estado funcional. Además, hay pruebas moderadas de que las escuelas de espalda en un ámbito ocupacional son más efectivas que otros tratamientos, el placebo o los controles de lista de espera para el dolor lumbar crónico para el dolor, el estado funcional y el retorno al trabajo durante el seguimiento a corto y medio plazo. La relevancia clínica de los ECA, que se calificó al responder cinco preguntas, fue insuficiente.

Las puntuaciones de calidad generalmente bajas de los ECA incluidos, ocasionadas por muchas deficiencias en el diseño del ensayo y el rendimiento, fueron sorprendentes. Después de sopesar la calidad metodológica de los estudios, seis ECA se podrían identificar como de alta calidad metodológica (Klaber Moffett 1986; Leclaire 1996; Linton 1989; Indahl 1995; Hsieh 2002; Lønn 1999), dejando 13 ECA de calidad metodológica baja. Si se compara con el valor de corte de cumplimiento de seis criterios como mínimo para considerar alta calidad, la puntuación total de la calidad promedio de los 19 ECA incluidos fue de 3,8; que es una puntuación baja. Las deficiencias metodológicas más importantes que se identificaron fueron la falta de cegamiento de los pacientes (puntuación negativa en los 19 ECA), los observadores y los profesionales asistenciales (puntuación negativa en los 19 ECA), el método inapropiado de asignación al azar (puntuación negativa o poco clara en 13 ECA), el ocultamiento inadecuado de la asignación al tratamiento (puntuación negativa o poco clara en 16 ECA), y no intentar evitar las cointervenciones (puntuación negativa o poco clara en 16 ECA), y el cumplimiento insatisfactorio de las intervenciones (puntuación negativa o poco clara en 16 ECA). Las pruebas empíricas señalan que el ocultamiento inadecuado de la asignación al tratamiento y la falta de doble cegamiento (de los pacientes y los observadores) se asocian a la presencia de sesgo (Chalmers 1983; Colditz 1989; Schultz 1995). En sólo seis de cada 19 ECA hubo una descripción clara disponible del procedimiento de asignación al azar (Bergquist 1977; Hsieh 2002; Klaber Moffett 1986; Leclaire 1996; Linton 1989; Lønn 1999). Fue aún más desalentador ver que en sólo tres de los 19 estudios hubo una descripción clara de la asignación al tratamiento (Donchin 1990; Klaber Moffett 1986; Linton 1989). Las limitaciones metodológicas que se informan no son exclusivas de los ensayos clínicos que evalúan la eficacia de las escuelas de espalda, también se han demostrado en ensayos de otros tratamientos conservadores para el dolor lumbar. Sin embargo, los informes de ECA deben ser precisos y completos para que los lectores puedan evaluar la validez interna y externa del ensayo. En esta revisión, se cambiaron 24 puntuaciones de evaluación de calidad después de que ocho autores proporcionaran información adicional, lo que indica que la calidad del informe no es similar a la calidad del ensayo. El contacto con los autores para solicitar información adicional es sólo una solución a este problema y tiene la desventaja de que puede ser difícil establecer contacto con los autores de los ensayos que se han publicado hace varios años. La calidad de los futuros ECA en el área del dolor lumbar debe mejorarse para reducir el sesgo en las revisiones sistemáticas, según se ha demostrado que la combinación estadística de los ensayos de baja calidad da lugar a una sobrestimación de los efectos del tratamiento.

Para los médicos y otros cuidadores, no sólo es esencial informarse sobre la efectividad de las escuelas de espalda, sino también acerca de las características de los pacientes incluidos, la relevancia clínica del tamaño del efecto y el contenido de los programas, para determinar la relevancia clínica de los estudios para su población de pacientes. En esta revisión, se evaluó la relevancia clínica de los ECA al calificar cinco preguntas recientemente recomendadas por el Grupo Cochrane de Revisiones de Espalda (van Tulder 2003) y que se publicaron anteriormente por Shekelle 1994 y Guyatt 1994. La mayoría de los ECA no alcanzó una puntuación suficiente en las preguntas, en especial en las Preguntas 2 y 4, que describían la intervención y los ámbitos de tratamiento y el tamaño del efecto clínicamente pertinente. Los ECA informaron brevemente sobre el contenido de la intervención o no lograron desvelar la información esencial acerca del tipo, la intensidad o el rendimiento de los ejercicios. También fueron claras las amplias variaciones en el contenido y en los componentes de las intervenciones. Esto puede explicar las diferencias de interpretación de los items entre los dos revisores, que se reflejan en la puntuación de desacuerdo del 34%. Se recomienda que los futuros ECA describan explícitamente aspectos clínicamente relevantes de los programas de intervención, junto con el desarrollo de criterios más estrictos para juzgar válidamente la relevancia clínica. Esta información es importante para identificar a la larga qué elemento de un programa de la escuela de espalda produce los cambios de resultado para un tipo específico de paciente con dolor lumbar, para mejorar la atención clínica (Staal 2002; Mannion 2001).

Como es muy probable que el efecto de las escuelas de espalda sea pequeño, un metanálisis con información combinada de ECA múltiples podría aportar las pruebas fiables sobre la efectividad de las escuelas de espalda. En esta revisión sistemática, se trató de realizar un metanálisis formal de los datos estudiados. Sin embargo, la mayoría de los estudios no reveló la información suficiente sobre las medias, las desviaciones estándar o el tamaño del grupo, con la consecuencia de que fue imposible hacer un resumen cuantitativo de los datos. Además, todavía no está comúnmente aceptado para los ECA en la investigación de dolor lumbar medir las cuatro medidas de resultado recomendadas de dolor, estado funcional, mejoría y retorno al trabajo. La mayoría de los estudios incluidos en esta revisión reveló información sobre el dolor: 16 de los 19 ECA incluidos. Sin embargo, un número limitado de estudios informó sobre el estado funcional y el retorno al trabajo; sólo siete y cuatro de los 19 estudios respectivamente. Recientemente, se realizaron varios intentos para recomendar y estandarizar el uso de estas medidas de resultado para la investigación del dolor lumbar (Bombardier 2000; Deyo 1998). Se espera que esto mejore la comparabilidad de futuros ECA, que darán lugar a los análisis de subgrupos más razonables.

Se pueden introducir varios sesgos mediante la búsqueda bibliográfica y el procedimiento de selección. Pueden haberse omitido ensayos inéditos pertinentes, que probablemente sean estudios pequeños con resultados negativos o no significativos, que lleven al sesgo de publicación (Egger 1998). Las referencias de cribaje (screening) de los ensayos identificados y las revisiones sistemáticas pueden dar lugar a una sobre-interpretación de los estudios positivos en la revisión, porque es más probable que otras publicaciones hagan referencia de los ensayos con resultados positivos, provocando el sesgo de referencia (Goetzsche 1987). Se intentó identificar los ECA publicados en inglés, holandés, francés y alemán, pero la mayoría de los ensayos en inglés cumplió con los criterios de inclusión y se incluyeron en la revisión sistemática. Se identificaron dos ECA de las escuelas de espalda publicados en alemán, un estudio de baja calidad (Dalichau 1999) y otro estudio excluido, porque los análisis sólo se presentaron para el grupo de la escuela de espalda (Mucha 1996). Se ha demostrado en otras áreas distintas al dolor lumbar, que entre los estudios publicados, aquellos con resultados significativos tienen mayor probabilidad de publicarse en inglés, provocando el sesgo de idioma (Egger 1997). Dado que uno de los principios más importantes de una revisión sistemática es incluir todas las pruebas disponibles, es importante identificar todos los ensayos para la validez de una revisión sistemática. Los sesgos tales como, de publicación, de referencias o el de idioma se pueden evitar mediante el uso de los registros prospectivos de ensayos. Sin embargo, la decisión final de incluir, por ejemplo, ensayos inéditos o ensayos publicados en otros idiomas diferentes del inglés, puede basarse en razones prácticas en lugar de metodológicas.

Actualmente, los análisis de coste-efectividad de las escuelas de espalda no se han realizado junto con los de ECA. Dos ensayos no aleatorios sobre coste-efectividad no mostraron diferencias significativas entre las escuelas de espalda y ningún tratamiento (Brown 1992; Versloot 1992). La duración de los tratamientos en las escuelas de espalda de esta revisión fue diferente, desde una escuela sueca de espalda con cuatro sesiones de 45 minutos hasta las más intensivas con estancias de tres a cinco semanas en un centro especializado. Estas escuelas de espalda más intensivas probablemente sean más costosas. Si las escuelas de espalda con diferente intensidad son igualmente eficaces, el próximo paso deberá ser profundizar en el coste-efectividad de estos diferentes tipos de escuelas de espalda. De manera adecuada, Goossens 1997 en su publicación de una revisión de las evaluaciones económicas de las intervenciones para el dolor lumbar, llegó a la conclusión de que es necesario mejorar la calidad metodológica de los estudios de coste-efectividad.

Los artículos de revisión ofrecen a los médicos y los elaboradores de políticas sanitarias la oportunidad de hacer frente al número exponencialmente cada vez mayor de publicaciones médicas como los ECA. Las conclusiones que se originan de las revisiones sistemáticas contribuyen en gran parte al desarrollo y ejecución de las guías prácticas de dolor lumbar para mejorar la atención clínica. Durante mucho tiempo, los médicos han recibido las pruebas de revisiones narrativas no sistemáticas. El interés actual en la medicina basada en pruebas ha resultado en un gran aumento de la publicación de resúmenes sistemáticos de ECA. Los ensayos controlados aleatorios en general se consideran como el paradigma de la investigación de intervención, o sea, la prueba científica más fuerte de la efectividad de una intervención. Recientemente, se publicaron las recomendaciones para informar los ECA, en la declaración CONSORT, las cuales han sido adoptadas por varias revistas médicas importantes e incluidas en sus instrucciones para los autores (Begg 1996; Moher 2001). Aunque las revisiones sistemáticas de los ECA tienen sus limitaciones, parece haber consenso de que son necesarias, y que necesitan realizarse con el mismo cuidado como los estudios que informan (Moher 1995; Pogue 1998). El reciente desarrollo y publicación de las guías metódicas para las revisiones sistemáticas de ECA en el campo del dolor lumbar ofrece una orientación para los investigadores que preparan, realizan o informan una revisión sistemática y para los lectores que evalúan estas revisiones (van Tulder 2003; van Tulder 1997a). Todavía no se puede dar una respuesta definitiva a la cuestión de si las escuelas de espalda son un tratamiento efectivo para (subgrupos de) pacientes con dolor lumbar. La opción más recomendable para reducir el sesgo en futuras revisiones sistemáticas y alcanzar pruebas contundentes es mejorar prospectivamente la calidad para informar los ECA.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

Hay pruebas moderadas de que las escuelas de espalda en ámbitos ocupacionales parecen ser más efectivas para pacientes con dolor lumbar recurrente y crónico (en contraposición con pacientes de la población general o con atención primaria/secundaria) que otros tratamientos, el placebo o los controles de lista de espera para el dolor, el estado funcional y el retorno al trabajo en el seguimiento a corto y medio plazo. Las intervenciones más prometedoras mostraban una modificación de la escuela sueca de espalda y fueron muy intensivas (una estancia de tres a cinco semanas en un centro especializado).

Implicaciones para la investigación

Para finalizar, se identificaron 19 ECA (3584 pacientes) que evaluaron la efectividad de las escuelas de espalda. La mayoría de los estudios incluidos en esta revisión mostraron deficiencias metodológicas. Claramente, hay una necesidad de futuros ECA de alta calidad para determinar qué tipo de escuela de espalda es la más efectiva para los pacientes con dolor lumbar. Además, los futuros ECA deberán incluir una evaluación del coste-efectividad de las escuelas de espalda y considerar la relevancia clínica del ensayo en mayor medida durante el diseño y realización del estudio.


AGRADECIMIENTOS

Se agradece al Prof. Dr. L.M. Bouter por sus sugerencias perspicaces para la revisión original.


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Uno de los autores (Claire Bombardier) es editor coordinador del Grupo Cochrane de Revisiones de la Espalda. Los editores deben realizar al menos una revisión Cochrane. Este requisito garantiza que los editores conozcan los procesos y el compromiso necesario para realizar revisiones. Ninguno de los editores son primeros autores. Esta participación no parece ser una fuente de conflicto de intereses en el Grupo Cochrane de la Espalda (Trastornos de Columna). Todo editor que sea revisor se excluye de las decisiones editoriales sobre la revisión, de la que ellos son colaboradores.


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyBergquist 1977 
MethodsRCT; each patient was provided with one of eight possible combinations of codes. The eight combinations of codes were used when randomizing the patients to one of three modes of therapy. Separate tables of random numbers were used for each combined code. 
Participants217 patients from the Volvo factory in Goteborg.
Inclusion criteria: acute or subacute low back pain with or without radiation, duration of pain no longer than 3 months, a pain-free year before onset of the current episode.
Exclusion criteria: chronic low back pain, specific low back pain. 
InterventionsBack school treatment (I): Swedish back school: 4 X 45 minutes in 2 weeks (lessons include information on anatomy, causes of LBP, semi-Fowler position, ergonomics, exercises and advice on physical activity (n=70).
Reference treatment (R1): combined physical therapy: manual therapy according to Cyriax, Kaltenborn, Lewitt, and Janda (n=72).
Reference treatment (R2): 'Placebo' short-waves at lowest intensity; a maximum of 10 treatments (n=75). 
OutcomesMean number of days until recovery: (I) 14.8, (R1) 15.8 and (R2) 28.7. Median no. of days of absence from work: (I) 20.5, (R1) 26.5, (R2) 26.5. Median values of pain index (range 0-70) at baseline and after 6 weeks: (I) 43, 22, (R1) 42, 21, (R2) 42, 17. Percentage of patients with recurrences during one year: (I) 64%, (R1) 60%, (R2) 71%. Significantly more subjects with a shorter duration of sick leave in (I) compared to (R2). 
NotesOccupational setting. 
Allocation concealment
StudyBerwick 1989 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants247 patients from the Harvard Community Health Plan.
Inclusion criteria: low back pain, age 21-55 years, no serious co-morbidity, no prior surgery, at least 2 weeks pain, maximum 6 months pain, no specific illness causing back pain, no prior episode the previous year. 
InterventionsBack school treatment (I1): a single 4-hour instruction session on low-back pain (psycho-educational) (n=72).
Back school treatment (I2): a single 4-hour instruction session on low-back pain (psycho-educational) plus a compliance package (ongoing instruction and reinforcement by telephone and mail) (n=76).
Reference treatment (R): usual care, subjects were sent a single short pamphlet on LBP (n=74). 
OutcomesPercentage of patients with any pain after 3, 6, 12, 18 months: (I1) 47%, 36%, 59%, 48% (I2) 41%, 35%, 54%, 60% (R) 43%, 47%, 39%, 43%. No differences between study groups. 
NotesPrimary care setting 
Allocation concealment
StudyDalichau 1999 
MethodsRCT; randomization procedure not described 
Participants120 employees working in the building industry, roofers, bricklayers and carpenters.
Inclusion criteria: chronic, recurrent low back pain, age 20-40 years, no use of treatment because of acute back pain, no back school experience, working full time, no expectation of an occupational disease at the time of enrollment. 
InterventionsBack school treatment (I): 6 sessions (6-8 different modules) of 90 minutes in 8 weeks including education (anatomy, pathology, ergonomic, optimal posture during work place and other activities) and exercises (isometric and dynamic strength, stretching and relaxation exercises, work simulating) (n=60).
Reference treatment (R): Waiting list control group (n=60). 
OutcomesSignificantly less pain at 2 and 6 months in (I) 3.5 and 2.5 compared to (R) 4.5 and 4.9 respectively. Significantly less days of work and % work absence at 6 months in (I) 38 and 9 compared to (R) 140 and 32. 
NotesOccupational setting. 
Allocation concealment
StudyDonchin 1990 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants142 hospital employees from various professions.
Inclusion criteria: at least three annual episodes of low back pain. 
InterventionsBack school treatment (I): four 90 minute sessions during a 2-week period plus a fifth session after 2 months. 10-12 patients per group supervised by a physiotherapist (education and exercises for back and abdominal muscles) (n=46).
Reference treatment (R1): calisthenics in 45-minute sessions biweekly for 3 months in groups of 10-12 patients (flexion and pelvic tilt exercises in order to strengthen the abdominal muscles, expanding spinal forward flexion) (n=46).
Reference treatment (R2): waiting list control group (were promised the most effective program in the future) (n=50). 
OutcomesIncidence of LBP episodes (mean of painful months during 12 months follow-up): (I) 7.3 (R1) 4.5 (R2) 7.4. (R1) significantly better than (I) and (R2). 
NotesOccupational setting. 
Allocation concealment
StudyHerzog 1991 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants37 subjects, volunteers recruited through newspaper advertisement, 25 male, 12 female, mean age 33.5 years.
Inclusion criteria: chronic (> 1 month) sacroiliac joint problem diagnosed independently by 2 chiropractors, 18-50 years of age, ambulatory, not extremely obese. 
InterventionsBack school treatment (I): back school program (including instruction on how to move and stretching and postural exercises) supervised by physiotherapist: 10 sessions in a 4-week period (n=13).
Reference treatment (R): spinal manipulative treatment by a chiropractor: 10 treatment sessions in a 4-week period (n=16). 
OutcomesMean pain and Oswestry scores after 4 weeks significantly lower in (I) compared to (R) (data in graphs). (R) significantly better in restoring gait symmetry. 
Notes 
Allocation concealment
StudyHsieh 2002 
MethodsRCT; patients were randomized according to age, gender, duration of low back pain and treatment preference for physical therapy or chiropractic using a computer program. 
Participants200 patients visiting an outpatient physical therapy clinic and center for spinal chiropractic care, and recruited by public announcements, advertisements in newspapers, radio stations and study brochures.
Inclusion criteria: 18 years of age or older, low back pain duration of more than 3 weeks and less than 6 months, a pain-free period of at least 2 months in the preceding 8 months, agreement for randomization, consent for treatment.
Exlusion criteria: pregnancy, serious medical problems, neurologic abnormalities in the lower extremities, spine disorders with bony lesions, significant mental disorders, obesity, leg pain with positive nerve root tension test, litigation, automobile injuries, work injuries, inappropriate illness behavior, anticoagulant therapy, history of lumbar surgery, use of study treatments for the current episode. 
InterventionsBack school treatment (I): 3 once-per-week sessions of education (spine anatomy, causes of LBP, body mechanics for daily activities) and practice (exercises for sitting and standing, lumbar flexion, extension, stretching, stabilization and walking) (n=48).
Reference treatment (R1): Myofascial Therapy Program, 9 sessions in 3 weeks including intermittent Fluori-Methane sprays, 5-10 stretches of isometric contraction, ischemic compressions, stripping massage, hot packs (n=51).
Reference treatment (R2): Joint Manipulation, 9 sessions in 3 weeks including high velocity and short-amplitude manipulations ("Diversified" technique) (n=49).
Reference treatment (R3): combined Joint manipulation and Myofascial Therapy, 9 sessions in 3 weeks (n=52). 
OutcomesMean (SD) pain scores at baseline: (I) 4.14 (2.10), (R1) 4.05 (2.15), (R2) 3.66 (1.90), (R3) 3.75 (2.18) and 3 weeks (I) 2.13 (1.28), (R1) 4.05 (2.15), 2.78 (1.82), (R2) 2.58 (1.93), (R3) 2.04 (1.35) and 6 months (I) 2.29 (1.98), (R1) 2.99 (2.28), (R2) 2.40 (2.41), (R3) 2.24 (2.01). Mean (SD) RDQ scores at 3 weeks and 6 months: (I) 4.26 (3.52), (R1) 5.80 (5.12), (R2) 4.42 (4.92), (R3) 3.73(3.76).

Of all other outcome variables (MOS 36-Item scores, Personality Inventory scores, trigger point and articular dysfunction evaluations, pressure pain thresholds and gross spine motions) data were not shown. Overall, no statistical differences between the 4 treatment groups. 
NotesMixed study setting 
Allocation concealment
StudyHurri 1989 
MethodsRCT; subjects were randomly (pairwise matching for age, severity of low back pain syndrome, quality of work) assigned to groups. 
Participants204 female employees of Finnish cooperative.
Inclusion criteria: idiopathic LBP for at least 12 months, LBP present on at least one day each week during the preceding month and/or ADL limitations.
Exclusion criteria: rheumatoid arthritis or other systemic connective tissue disease, history of back surgery. 
InterventionsBack school treatment (I): modified Swedish back school: 60-minute education and exercise sessions, 6 times in 3 weeks. Refresher course 2 X 60 minutes after 6 months. Supervised by physiotherapist; 11 patients per group (n=95).
Reference treatment (R): instruction material of the back school in written form. No actual treatment, but free to use health care services (n=93). 
OutcomesVAS, Pain Index, and Oswestry's Index after 6 months follow-up (I) significantly better than (R). After 12 months no differences (data in graphs). 
NotesOccupational setting. 
Allocation concealment
StudyHärkäpää 1989 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants476 blue collar workers and farmers, aged 35-54 years, 63% male.
Inclusion criteria: strenuous work for at least 10 years, chronic or recurrent LBP for at least 2 years, decreased physical capacity, sick leave during past 2 years.
Exclusion criterion: other severe long-term illness. 
InterventionsBack school treatment (I1): inpatient group: 3-week rehabilitation period in groups of 6-8 patients: modified Swedish back school (4 sessions), 15 sessions back exercises, 9 sessions relaxation exercises, supervised by physiotherapist; heat or electrotherapy and massage and session with physiologist and physician. Refresher course 2 weeks after 1.5 years (n=156).
Back school treatment (I2): outpatient group: 15 sessions during a 2-month period, twice a week in groups of 6-8 patients: modified Swedish back school (4 sessions), 15 sessions back exercises, 9 sessions relaxation exercises, supervised by physiotherapist and session with physiologist and physician. Refresher course 8 sessions after 1.5 years (n=150).
Reference treatment (R): no systematic treatment; written and oral instructions on back exercises and ergonomics (n=153). 
OutcomesChanges in pain index and disability index after 3-month follow-up: significantly greater reduction in (I1) and (I2) than in (R) (data in graphs and by anova). At 2.5 year follow-up no clear differences. 
NotesOccupational setting. 
Allocation concealment
StudyIndahl 1995 
MethodsRCT; patients were randomized by assigning incoming sickness certificates. The certificates were given numbers; even numbers for the intervention group and odd numbers for the control group. An independent person opened the envelopes containing the certificates and placed them upside down and drew every other envelope into each group. 
Participants975 patients referred to the Spine Clinic at Østfold Central Hospital for low-back pain with or without radiation. Patients were excluded if they were pregnant or already passed 12 weeks of sickness leave. 
Interventions'Mini' Back school treatment (I): 4 sessions of 5 hours, first 2 hours in group followed by 3 individual sessions of 1 hour (after 2 weeks, 3 and 12 months) consisting of education (stiffness, pain, stay active, emotions, fear, sickness behavior, causes of low back pain), exercises (mobility, gait, lifting) (n=463).
Reference treatment (R): Usual care (n=512). 
OutcomesSignificant reduction in sickness leave in (I) 30% and 19% compared to (R) 60% and 34% at 200 days and 5 year follow-up respectively. 
NotesOccupational setting 
Allocation concealment
StudyKeijsers 1989 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants40 patients recruited through an advertisement in a local newspaper, 10 drop-outs, gender and age unknown.
Inclusion criteria: low-back pain for at least 6 months.
Exclusion criteria: medical contraindications indicating subjects in need of medical or surgical treatment or subjects unable to participate in aerobic exercise or relaxation training; high or very high score on scale of rigidity, distress and self satisfaction; high or very high score on a psychopathology scale. 
InterventionsBack school treatment (I): Maastricht back school: education and skills program in group setting (10-12 patients per group): 7 lessons of 2.5 hours and refresher lesson after 8 weeks. Including postural education, exercises, information on psychological factors (n=20).
Reference treatment (R): waiting list control group (n=20). 
OutcomesVAS for pain after the program: (I) 28.9 (R) 31.9. No significant differences for most of the outcome measures, including daily activities. 
NotesSetting not specified 
Allocation concealment
StudyKeijsers 1990 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants90 patients included, 13 drop-outs, 39 men and 38 women with mean age of 35.8 years and average pain duration of 7.5 years.
Inclusion criteria: LBP for at least 2 months and maximum of 3 years.
Exclusion criteria: eligible for medical or surgical treatment, unable to participate in exercise program and relaxation training. 
InterventionsBack school treatment (I): Maastricht back school, education and skills program in group setting (10-12 patients per group): 7 lessons of 2.5 hours and refresher lesson after 6 months. Including postural education, exercises, information on psychological factors (n=?).
Reference treatment (R): waiting-list control group (n=?). 
OutcomesMean pain (VAS) after 2 and 6 months (I) 5.4, 5.4 vs (R) 5.2, 4.6. No significant differences, including functional status. 
NotesPrimary care setting 
Allocation concealment
StudyKlaber Moffett 1986 
MethodsRCT; independent person not involved in the trial drew blinded pieces of paper from a container when a new patient entered the study and arranged correct allocation without discussion or knowledge of the investigators. 
Participants92 patients, aged 18-67 years.
Inclusion criteria: chronic (6 months or more) LBP with or without lower limb pain.
Exclusion criteria: history of spinal surgery, concurrent physiotherapy treatment, evidence of underlying disease such as fracture, ankylosing spondylitis or multiple myeloma. 
InterventionsBack school treatment (I): Swedish back school, 3 sessions containing education on anatomy and body mechanics, semi-Fowler position, ergonomic counseling, and exercises aimed at strengthening the abdominal muscles (n=40).
Reference treatment (R): exercises only (same as in group (i)) (n=38). 
OutcomesChange in mean pain and functional disability scores after 8 and 16 weeks significantly larger in (I) compared to (R) (data in graphs). 
NotesPrimary care setting 
Allocation concealment
StudyLankhorst 1983 
MethodsCCT; first 6 consecutive patients entered the experimental group, the 2nd and 3rd sextet the control group. 
Participants48 consecutive patients.
Inclusion criteria: idiopathic LBP of more than 6 months duration, not responding to conventional physiotherapy.
Exclusion criteria: inflammatory or other specific disorders of the spine, abnormal reflexes, sensory loss, significant muscle weakness, scoliosis of more than 15 degrees, spondylolisthesis of more than 1 cm. 
InterventionsBack school treatment (I): Swedish back school, 4 sessions of 45 minutes each in the course of 2 weeks (anatomy and causes of LBP, function muscles and posture, ergonomics, advice on physical activity) (n=21).
Reference treatment (R) 4 sessions with detuned short-wave applications in a period of 2 weeks (n=22). 
OutcomesMean pain on 10-point scale after the intervention and after 3, 6 and 12 months: (I) 6.0, 5.9, 6.2, 5.6 (R) 6.8, 6.5, 5.8, 6.5. No significant differences (including functional capacity). 
NotesSetting not specified 
Allocation concealment
StudyLeclaire 1996 
MethodsRCT; a table of random numbers with blocking in groups of 4. 
Participants170 outpatients from a physiatry institute, 58% men, 42% women.
Inclusion criteria: subjects with low back pain less than 3 months, aged 18-50 years, with inability to work and receiving workers compensation.
Exclusion criteria: work history less than 1 year with the same employer, previous compensation for low back pain, previous low back pain longer than 1 week, radiation below knee, herniated disc, cancer, ankylosing spondylitis, stenosis, Paget's disease, spondylolisthesis, serious medical including mental illness, pregnancy or plans to become pregnant. 
InterventionsBack school (I): same standard program and daily physiotherapy as (R) plus three 90-minute back school sessions in 8 weeks with a maximum of 4 participants. Consisting of education (anatomy and pathophysiology of the low back, lifestyle changes and coping mechanisms to prevent recurrences) and flexion exercises to do at home (n=82).
Reference treatment (R): rest, analgesics, NSAIDs as appropriate and daily physiotherapy (hot/cold packs, massage, ultrasound, TENS, flexion and isometric hip, back and abdominal exercises, instruction to repeat the exercises each day for the rest of their lives), 30 min sessions (n=86). 
OutcomesMean (SD) pain (VAS) at baseline, after 8 weeks and after 6 and 12 months: (I) 4.3 (2.1), 1.7 (2.0), 1.5 (2.1), 1.4 (22), (R) 4.3 (1.8), 1.2 (1.6), 1.2 (1.7), 1.2 (1.8); Functional status (RDQ): (I) 45.9 (18.1), 19.2 (17.9), 11.3 (17.1), 8.9 (15.2), (R) 42.7 (19.1), 11.8 (15.2), 7.9 (13.5), 6.9 (12.9); physical examination (fingertip-floor): (I) 24.0 (14.7), 13.8 (10.6), 9.1 (9.3), 9.7 (9.8), (R) 21.8 (16.7), 12.1 (10.3), 9.3 (10.6), 10.7 (9.9). Median time to return to work: (I) 33 days, (R) 33 days. Number of compensated recurrences over 1 year: (I) 14, (R) 10. No significant differences. (I) significantly more knowledge and better exercise performance than (R) after 8 wks, 6 and 12 months. 
NotesOccupational setting 
Allocation concealment
StudyLindequist 1984 
MethodsRCT; randomization by date of birth. 
Participants56 consecutive patients visiting a general practitioner.
Inclusion criteria: acute lumbosacral LBP, with or without radiation to the thigh.
Exclusion criteria: chronic pain, earlier back surgery, specific pain caused by infections, tumors and fractures, work absenteeism, pension. 
InterventionsBack school treatment (I): postural education "back school type" and training program supervised by physiotherapist (n=24).
Reference treatment (R): advice not to strain the back and to use analgesics when needed. No physiotherapy (n=32). 
OutcomesPercentage of patients pain-free after 1, 3 and 6 weeks: (I) 21, 75, 83 (R) 16, 66, 81. No significant differences. 
NotesPrimary care setting 
Allocation concealment
StudyLinton 1989 
MethodsRCT; table of random numbers, randomization was done at research centre by independent person. 
Participants66 female nurses or nursing aides, aged 20-59 years.
Inclusion criteria: having been sick-listed for back pain during previous 2 years, currently working.
Exclusion criterion: diseases which would be a contra-indication for this type of program. 
InterventionsBack school treatment (I): 5-week period in a back clinic; 8 hours/day, mostly in groups of 6 patients; exercise activities (walking, swimming, jogging, cycling) 4 hours/day.; ergonomic education, Individual physical therapy programs, behaviour therapy techniques (n=36).
Reference treatment (R) waiting-list control (n=30). 
OutcomesPain intensity (VAS) significantly better in (I) than (R) after 6-week and 6-month follow-up (data in graphs and by ancova for repeated measures). Other outcome measures (fatigue, anxiety, sleep quality etc.) similar results. 
NotesOccupational setting. 
Allocation concealment
StudyLønn 1999 
MethodsRCT; Patients were allocated by block randomization with a fixed block size in a stratified parallel group design with stratification factors, the slump test and number of preceeding LBP episodes. 
Participants81 individuals recruited by advertising in the media and by referral from various health professionals.
Inclusion criteria: individuals of both genders, 18-50 years of age, at least one episode of low-back pain in the last year and finished treatment and sick leave at the time of enrollment.
Exclusion criteria: previous surgical procedures for low-back pain, pregnancy, specific rheumatologic diseases, spondylolisthesis, spinal tumor, spinal fracture, drug or alcohol abuse and documented mental illness. 
InterventionsActive Back school (ABS) (I): 20 sessions of 1 hour each in 13 weeks, consisting of education (anatomy, biomechanics, pathology, ergonomic principles) and exercise (ergonomic, functional, strength and stretching exercises of upper body, pelvis and leg muscles and joints, simulation of home and work activities) (n=43).
Reference treatment (R) (n=38): No treatment. 
OutcomesMean scores at baseline, 5, 12 and 36 months for Overall Experienced Pain (OEP): (I) 3.5; 1.8; 2.2; 1.7 (R) 4.0; 2.6; 3.3; 2.7, General Low-back function: (I) 4.7; 7.0; 6.7; 7.1 (R) 4.1; 6.1; 5.2; 6.1 and Quality of life index: (I) 12.7;10.3; 10.8; 10.0 (R) 12.9; 11.2; 12.5; 11.6. Mean (SD) days of sick leave at 12 and 36 months: (I) 10.4 (9.3); 14.4 (12.7), (R) 37.8 (28); 63.9 (76.3). Mean number of episodes, 12 and 36 months before vs. 12 and 36 months after intervention at 12 and 36 months: (I) 1.6 vs. 0.4; 1.2 vs. 0.28 (R) 1.7 vs. 1.1; 1.3 vs. 1.0.

Scores of the Basic Ergonomic Function (BEF) tests at 5 and 12 months, and the time from enrollment to the first new episode of low-back pain in graphs. All scores statistically significant in favor of (I), except for the Overall Experiend Pain scores and Quality of life index. 
NotesMixed study setting 
Allocation concealment
StudyPenttinen 2002 
MethodsRCT; randomization procedure not described 
Participants84 Persons visiting an occupational health care unit.
Selection criteria: age between 35-50 years, nonspecific back pain (excluded if an exact diagnosis was present), gradual development of back pain lasting at least 1 month at the time of selection, no medical problems preventing physical training and full consent to participate the back school. 
InterventionsBack school treatment (I): 21 sessions (8 supervised and 13 voluntary group meetings) of 85 minutes each, in 10 weeks. Swedish type of back school including fitness training (muscle force, endurance and stretching exercises for upper and lower back, trunk flexors, upper arm and leg muscles and ergonomic work techniques), group discussions (structure, functioning and strain of the back, lifting, principles of physical exercises during leisure-time and at work) and extra meetings containing physical training and social intercourses (n=47).
Reference treatment (R): 10 Sessions of 1 hour each in 5 weeks, same as the index intervention without the extra meetings (n=46). 
OutcomesMean scores at baseline and 6 and 12 months: Oswestry disability questionnaire (I) 24.4; 14.4; 12.5 (R) 21.1; 14.0; 15.3, Quality of life (I) 0.89; 0.94; 0.93 (R) 0.90; 0.92; 0.92. Scores of spinal mobility, spinal strength and VO2max are presented in tables. Significant differences in favor of (I) for all of the outcomes, except for spinal mobility scores. 
NotesOccupational setting 
Allocation concealment
StudyPostacchini 1988 
MethodsRCT; randomization procedure not described. 
Participants239 patients of 'low back clinics', gender and age unknown.
Inclusion criteria: continuous or almost continuous back pain lasting more than 2 months; episode of acute pain in a chronic history of pain.
Exclusion criteria: back pain related to neoplastic or infectious diseases of the spine; pregnant or nursing women; serious general diseases, psychiatric disturbances or medico-legel litigation. 
InterventionsBack school treatment (I): based on Canadian Back Education Unit: four one-hour sessions in a one-week period (including muscle exercises) (n=50).
Reference treatment (R1): spinal manipulation by chiropractor daily for the first week and then twice a week for 6 weeks (n=52).
Reference treatment (R2): drug therapy, non-steroid anti-inflammatory drugs (15 to 20 days) (n=47).
Reference treatment (R3): physiotherapy, light massage, analgesic currents and diathermy daily for 3 weeks (n=47).
Reference treatment (R4): 'placebo', anti-oedema gel twice a day for 2 weeks (n=43). 
OutcomesMean improvement on combined pain, disability and spinal mobility scores after 3 weeks, 2 and 6 months (in subgroup chronic patients: (I) 0.5, 4.6, 8.9 (R1) 2.2, 2.6, 4.3 (R2) 2.6, 2.2, 4.0 (R3) 3.9, 4.2, 6.0 (R4) 0.7, 1.2, 2.0. Back school significantly better in subgroup with chronic pain and in the subgroup acute in a chronic condition. No significant differences in subgroup with LBP with radiating symptoms. 
NotesSecondary care setting 
Allocation concealment
RCT = randomized controlled trial
LBP = low-back pain


Characteristics of excluded studies

StudyReason for exclusion
Frost 1995 Fatal error. An appropriate contrast for the back school was not used in their design. 
Molde Hagen 2003 Fatal error. The back school was not applied to groups of patients. 
Morrison 1988 Fatal error. Each group was assessed once, the control group at the beginning of the program, the back school group at the end. 
Mucha 1996 Fatal error: study population randomized into back school and control group but difference between groups was not analyzed. Only data on back school group. 
Roques 2002 Fatal error. Patients were not randomly allocated to treatment. 
Stankovic 1990 Fatal error. Back school intervention consisted of education only, without exercises. 


TABLAS ADICIONALES

Table 01 Methodological Criteria
Study ID1a1b2345678
Berquist 
Berwick 
Dalichau 
Donchin 
Herzog 
Hsieh 
Hurri 
Härkäpää 
Indahl 
Keijsers (a) 
Keijsers (b) 
Klaber Moffett 
Lankhorst 
Leclaire 
Lindequist 
Linton 
Lonn 
Penttinen 
Postacchini 

Table 02 Methodological Criteria (cont.)
Study ID910Total score
Berquist 
Berwick 
Dalichau 
Donchin 
Herzog 
Hsieh 
Hurri 
Härkäpää 
Indahl 
Keijsers (a) 
Keijsers (b) 
Klaber Moffett 
Lankhorst 
Leclaire 
Lindequist 
Linton 
Lonn 
Penttinen 
Postacchini 

Table 03 Clinical Relevance
Study ID12345
Berquist 
Berwick 
Dalichau 
Donchin 
Herzog 
Hsieh 
Hurri 
Härkäpää 
Indahl 
Keijsers (1990) 
Keijsers (1989) 
Klaber Moffett 
Lankhorst 
Leclaire 
Lindequist 
Linton 
Lonn 
Penttinen 
Postacchini 

Table 04 MEDLINE Search Strategy
Phase 1:
1. randomized controlled trial [pt]
2. controlled clinical trial [pt]
3. randomized controlled trials [mh]
4. random allocation [mh]
5. double-blind method [mh]
6. single-blind method [mh]
7. clinical trial [pt]
8. clinical trials [mh]
9. ("clinical trial" [tw])
10. ((singl* [tw] OR doubl* [tw] OR trebl* [tw] OR tripl* [tw]) AND (mask* [tw] OR blind* [tw]))
11. ("latin square" [tw])
12. placebos [mh]
13. placebo* [tw]
14. random* [tw]
15. research design [mh:noexp]
16. comparative study [mh]
17. evaluation studies [mh]
18. follow-up studies [mh]
19. prospective studies [mh]
20. cross-over studies [mh]
21. control* [tw]
22. prospectiv* [tw]
23. volunteer* [tw] NOT (animal [mh] NOT human [mh]
24. #1 OR #2 OR #3 OR #4 OR #5 OR #6 OR #7 OR #8 OR #9 OR #10 OR #11 OR #12 OR #13 OR #14 OR #15 OR #16 OR #17 OR #18 OR #19 OR #20 OR #21 OR #22 OR #23
Phase 2:
1. low back pain (equals to ("low back pain [mh] OR "low back pain" [tw])
2. backache [tw]
3. Lumbago [tw]
4. #1 OR #2 OR #3
Phase 3:
1. (back school [tw])
All phases: 1 AND 2 AND 3 

Table 05 EMBASE Search Strategy
Phase 1:
1. clinical article/
2. clinical study/
3. clinical trial/
4. controlled study/
5. randomized controlled trial/
6. major clinical study/
7. double blind procedure/
8. multicenter study/
9. single blind procedure/
10. crossover procedure/
11. placebo/
12. or/1-11
13. allocat$.ti,ab.
14. assign$, ti.ab.
16. (clinic$ adj25 (study or trial)).ti,ab.
17. compar$.ti,ab.
18. control$.ti,ab.
19. cross?over.ti,ab.
20. factorial$.ti,ab.
21. follow?up.ti,ab.
22. placebo$.ti,ab.
23. prospectiv$.ti,ab.
24. random$.ti,ab.
25. ((singl$ or doubl$ or trebl$ or tripl$) adj25 (blind$ or mask$)).ti,ab.
26. trial.ti,ab.
27. (versus or vs).ti,ab.
28. or/13-28
29. 12 or 28
30 human/
31 nonhuman/
32. animal/
33. animal experiment/
34. 31 or 32 or 33
35. 30 and 34
36. 29 not 34
37. 29 and 35
38. 36 or 37
Phase 2
1. low back pain/
2. low back pain.tw
3. backache.tw
4. Lumbago.tw
5. or/1-4
Phase 3:
1. back school.tw
All phases: 1 AND 2 AND 3 

Table 06 Definitions of Internal Validity Criteria
1a) method of randomization - a random (unpredictable) assignment sequence. Los ejemplos de métodos adecuados incluyen la tabla de números aleatorios generados por un sistema informático y el uso de sobres sellados opacos. Methods of allocation using date of birth, date of admission, hospital numbers, or alternation should not be regarded as appropriate.

1b) concealment of treatment allocation - assignment generated by an independent person not responsible for determining the eligibility of the patients; this person has no information about the persons included in the trial and has no influence on the assignment sequence or on the decision about eligibility of the patient.

2) withdrawal/drop-out rate - the number of participants who were included in the study but did not complete the observation period or were not included in the analysis must be described and reasons given. If the percentage of withdrawals and drop-outs does not exceed 20% for short-term follow-up and 30% for long-term follow-up and does not lead to substantial bias, a yes is scored. (N.B., these percentages are arbitrary, not supported by literature).

3) co-interventions avoided or equal - Co-interventions should either be avoided in the trial design or comparable between the index and control groups.

4) blinding of patients - The reviewer determines if there was enough information about the blinding of the patient to score a yes. As it is difficult to blind the patients for a back school program, we considered the blinding also adequate if an attempt was made to blind the patients or if the credibility of the treatments was evaluated and treatments were equally credible and acceptable to patients.

5) blinding of observer - The reviewer determines if there was enough information about the blinding of the outcome assessor to score a yes.

6) intention-to-treat analysis - All randomized patients are reported/analyzed in the group to which they were allocated by randomization for the most important moments of effect measurement (minus missing values) irrespective of non-compliance and co-interventions.

7) similarity of baseline characteristics - In order to receive a yes, groups have to be similar at baseline regarding demographic factors, duration and severity of complaints, percentage of patients with neurological symptoms and value of main outcome measure(s).

8) adequate length of follow-up - scored positive if an effect measurement is included after 12 months or more

9) blinding of care provider - The reviewer determines if there was enough information about the blinding of the care provider to score a yes. As it is probably impossible to blind care providers to whether or not they were giving a back school intervention, this item did not apply here.

10) compliance - The reviewer determines if the compliance to the interventions is acceptable, based on the reported intensity, duration, number, and frequency of sessions for both the index intervention(s) and control intervention(s). 


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Bergquist 1977{Solo datos publicados}
*Bergquist-Ullman M, Larsson U. Acute low-back pain in industry. Acta Orthop Scand 1977;170(Suppl):1-117.

Berwick 1989{Solo datos publicados}
*Berwick DM, Budman S, Feldstein M. No clinical effect of back schools in an HMO. A randomized prospective trial. Spine 1989;14:339-44.

Dalichau 1999{Solo datos publicados}
Dalichau S, Perrey RM, Solbach T, Elliehausen H-J. Erfahrungen bei der Durchführung eines berufsbezogenen Rückenschulmodells im Baugewerbe. Zbl. Arbeitsmedizin 1998;48:72-80.

*Dalichau S, Scheele K., Perrey RM, Elliehausen H-J, Huebner J. Ultraschallgestützte Haltungs- und Bewegungsanalyse der Lendenwirbelsäule zum Nachweis der Wirksamkeit einer Rückenschule. Zbl. Arbeitsmedizin 1999;49:148-56.

Donchin 1990{Solo datos publicados}
*Donchin M, Woolf O, Kaplan L, Floman Y. Secondary prevention of low-back pain. A clinical trial. Spine 1990;15:1317-20.

Herzog 1991{Solo datos publicados}
*Herzog W, Conway PJW, Willcox BJ. Effects of different treatment modalities on gait symmetry and clinical measures for sacroiliac joint patients. J Manipulative Physiol Ther 1991;14:104-9.

Hsieh 2002{Solo datos publicados}
*Hsieh CY, Adams AH, Tobis J, Hong CZ, Danielson C, Platt K, et al. Effectiveness of four conservative treatments for subacute low back pain: A randomized clinical trial. Spine 2002;27:1142-8.

Hurri 1989{Solo datos publicados}
*Hurri H. The Swedish back school in chronic low-back pain. Part I. Benefits. Scand J Rehab Med 1989;21:33-40.

Hurri H.. The Swedish back school in chronic low-back pain. Part II. Factors predicting the outcome. Scand J Rehab Med 1989;21:41-4.

Julkunen J, Hurri H, Kankainen J. Psychological factors in the treatment of chronic low back pain. Psychother Psychosom 1988;50:173-81.

Härkäpää 1989{Solo datos publicados}
*Härkäpää K, Järvikoski A, Mellin G, Hurri H. A controlled study on the outcome of inpatient and outpatient treatment of low-back pain. Part I. Scand J Rehab Med 1989;21:81-9.

Härkäpää K, Mellin G, Järvikoski A, Hurri H. A controlled study on the outcome of inpatient and outpatient treatment of low-back pain. Part III. Scand J Rehab Med 1990;22:181-8.

Mellin G, Hurri H, Härkäpää K, Järvikoski A. A controlled study on the outcome of inpatient and outpatient treatment of low back pain. Part II. Scand J Rehab Med 1989;21:91-5.

Mellin G, Härkäpää K, Hurri H, Järvikoski A. A controlled study on the outcome of inpatient and outpatient treatment of low back pain. Part IV. Scand J Rehab Med 1990;22:189-94.

Indahl 1995{Solo datos publicados}
Indahl A, Haldorsen EH, Holm S, Reikeras O, Ursin H. Five-year follow-up study of a controlled clinical trial using light mobilization and an informative approach to low back pain. Spine 1998;23:2625-30.

*Indahl A, Velund L, Reikeraas O. Good prognosis for low back pain when left untampered. A randomized clinical trial. Spine 1995;20:473-77.

Keijsers 1989{Solo datos publicados}
*Keijsers JFEM, Groenman NH, Gerards FM, Van Oudheusden E, Steenbakkers M. A back school in the Netherlands: Evaluating the results. Patient Education & Counseling 1989;14:31-44.

Keijsers 1990{Solo datos publicados}
*Keijsers JFME, Steenbakkers WHL, Meertens RM, Bouter LM, Kok GJ. The efficacy of the back school: A randomized trial. Arthritis Care and Research 1990;3:204-9.

Klaber Moffett 1986{Solo datos publicados}
*Klaber Moffett JA, Chase SM, Portek I, Ennis JR. A controlled prospective study to evaluate the effectiveness of a back school in the relief of chronic low-back pain. Spine 1986;11:120-2.

Lankhorst 1983{Solo datos publicados}
*Lankhorst GJ, van der Stadt RJ, Vogelaar TW, van der Korst JK, Prevo AJH. The effect of the Swedish back school in chronic idiopathic low-back pain. Scand J Rehab Med 1983;15:141-5.

Leclaire 1996{Solo datos publicados}
*Leclaire R, Esdaile JM, Suissa S, Rossignol M, Proulx R, Dupuis M. Back school in a first episode of compensated acute low back pain: a clinical trial to assess efficacy and prevent relapse. Arch Phys Med Rehabil 1996;77:673-9.

Lindequist 1984{Solo datos publicados}
*Lindequist SL, Lundberg B, Wikmark R, Bergstad B, Loof G, Ottermark AC. Information and regime at low-back pain. Scand J Rehab Med 1984;16:113-6.

Linton 1989{Solo datos publicados}
*Linton SJ, Bradley LA, Jensen I, Spangfort E, Sundell L. The secondary prevention of low back pain: A controlled study with follow-up. Pain 1989;36:197-207.

Lønn 1999{Solo datos publicados}
Glomsrød B, Lønn JH, Soukup MG, Bø K, Larsen S. Active back school, prophylactic management for low back pain: Three-year follow-up of a randomized controlled trial. J Rehabil Med 2001;33:26-30.

*Lønn JH, Glomsrød B, Soukup MG, Bø K, Larsen S. Active back school: Prophylactic management for low back pain. A randomized controlled 1-year follow-up study. Spine 1999;24:865-71.

Penttinen 2002{Solo datos publicados}
*Penttinen J, Nevala-Puranen N, Airaksinen O, Jaaskelainen M, Sintonen H, Takala J. Randomized controlled trial of back school with and without peer support. J Occup Rehabil 2002;12:21-9.

Postacchini 1988{Solo datos publicados}
*Postacchini F, Facchini M, Palieri P. Efficacy of various forms of conservative treatment in low-back pain. A comparative study. Neuro-Orthopedics 1988;6:28-35.


Frost 1995
*Frost H, Klaber Moffett JA, Moser JS, Fairbank JC. Randomised controlled trial for evaluation of fitness programme for patients with chronic low back pain. BMJ 1995;310:151-4.

Frost H, Lamb SE, Klaber Moffett JA, Fairbank JC, Moser JS. A fitness programme for patients with chronic low back pain: 2-year follow-up of a randomised controlled trial. Pain 1998;75:273-9.

Molde Hagen 2003
Hagen EM, Eriksen HR, Ursin H. Does early intervention with a light mobilization program reduce long-term sick leave for low back pain?. Spine 2000;25:1973-6.

*Molde Hagen E, Grasdal A, Eriksen HR. Does early intervention with a light mobilization program reduce long-term sick leave for low back pain: a 3-year follow-up study. Spine 2003;28:2309-15.

Morrison 1988
Morrison GEC, Chase W, Young V, Roberts WL. Back pain. Treatment and prevention in a community hospital. Arch Phys Med Rehabil 1988;69:605-9.

Mucha 1996
Mucha C, Winkler J. Back school for nursing staff. Phys Rehab Kur Med 1996;6:48-52.

Roques 2002
Roques CF, Felez A, Marque P, Maupas E, Chatain M, Lazorthes Y. Feasability of a back school assessment programme. Ann Readapt Med Phys 2002;45:257-64.

Stankovic 1990
*Stankovic R, Johnell O. Conservative treatment of acute low-back pain. A prospective randomized trial: McKenzie method of treatment versus patient education in 'mini-back school'. Spine 1990;15:120-3.

Stankovic R, Johnell O. Conservative treatment of acute low back pain. A 5-year follow-up study of two methods of treatment. Spine 1995;20:469-72.


Andersson 1999
Andersson GBJ. Epidemiological features of chronic low-back pain. Lancet 1999;354:581-5.

Begg 1996
Begg C, Cho M, Eastwood S, Horton R, Moher D, Olkin I, et al. Improving the quality of reporting of randomized controlled trials: the CONSORT statement. JAMA 1996;276:637-9.

Bombardier 2000
Bombardier C. Outcome assessments in the evaluation of treatment of spinal disorders: Summary and general recommendations. Spine 2000;25(Suppl):3100-3.

Brown 1992
Brown KC, Sirles AT, Hilyer JC, Thomas MJ. Cost-effectiveness of a back school intervention for municipal employees. Spine 1992;17:1224-8.

Chalmers 1983
Chalmers TC, Celano P, Sacks HS, Smith H. Bias in treatment assignment in controlled clinical trials. N Engl J Med 1983;309:1358-61.

Cohen 1994
Cohen JE, Goel V, Frank JW, Bombardier C, Peloso P, Guillemin F. Group education interventions for people with low back pain. Spine 1994;19:1214-1222.

Colditz 1989
Colditz GA, Miller JN, Mosteller F. How study design affects outcomes in comparisons of therapy. I: Medical. Stat Med 1989;8:441-54.

Deyo 1988
Deyo RA. Measuring the functional status of patients with low back pain. Arch Phys Med Rehabil 1988;69:1044-1053.

Deyo 1998
Deyo RA, Battie M, Beurskens AJ, Bombardier C, Croft P, Koes B, et al. Outcome measures for low back pain research. A proposal for standardized use. Spine 1998;23:2003-13.

Egger 1997
Egger M, Zellweger-Zähner T, Schneider M, Junker C, Lengeler C, Antes G. Language bias in randomised controlled trials published in English and German. Lancet 1997;350:326-9.

Egger 1998
Egger M, Davey Smith G. Bias in location and selection of studies. BMJ 1998;316:61-6.

Frymoyer 1993
Frymoyer JW. Quality: an international challenge to the diagnosis and treatment of disorders of the lumbar spine. Spine 1993;18:2147-52.

Goetzsche 1987
Goetzsche PC. Reference bias in reports of drug trials. Br Med J 1987;295:654-6.

Goossens 1997
Goossens MEJB, Evers SMAA. Economic evaluation of back pain interventions. J Occup Rehabil 1997;7:15-32.

Guyatt 1994
Guyatt GH, Sackett DL, and Cook DJ. Users' guides to the medical literature. II. How to use an article about therapy or prevention. B. What were the results and will they help me in caring for my patients? Evidence-Based Medicine Working Group. JAMA 1994;271:59-63.

Koes 1994
Koes BW, van Tulder MW, van der Windt DAWM, Bouter LM. The efficacy of back schools: a review of randomised clinical trials. J Clin Epidemiol 1994;47:851-62.

Koes 2001
Koes BW, van Tulder MW, Ostelo R, Kim Burton A, Waddell G. Clinical guidelines for the management of low back pain in primary care: an international comparison. Spine 2001;26:2504-13.

Maniadakis 2000
Maniadakis N, Gray A. The economic burden of back pain in the UK. Pain 2000;84:95-103.

Mannion 2001
Mannion AF, Taimela S, Muntener M, Dvorak J. Active therapy for chronic low back pain part 1. Effects on back muscle activation, fatigability, and strength. Spine 2001;26:897-908.

Moher 1995
Moher D, Olkin I. Meta-analysis of randomized controlled trials: a concern for standards. JAMA 1995;274:1962-4.

Moher 2001
Moher D, Schulz KF, Altman DG. The CONSORT statement: revised recommendations for improving the quality of reports of parallel-group randomised trials. Lancet 2001;357:1191-4.

Pogue 1998
Pogue J, Yusuf S. Overcoming the limitations of current meta-analysis of randomised controlled trials. Lancet 1998;351:47-52.

Robinson 2002
Robinson KA, Dickersin K. Development of a highly sensitive search strategy for the retrieval of reports of controlled trials using PubMed. Int J Epidemiol 2002;31:150-3.

Schultz 1995
Schultz KF, Chalmers I, Hayes RJ, Altman DG. Empirical evidence of bias: dimensions of methodological quality associated with estimates of treatment effects in controlled trials. JAMA 1995;273:408-12.

Shekelle 1994
Shekelle PG, Andersson G, Bombardier C, Cherkin D , Deyo R, Keller R. A brief introduction to the critical reading of the clinical literature. Spine 1994;19(20):28S-31S.

Spitzer 1987
Spitzer WO, LeBlanc FE, Dupuis M, (Eds.). Scientific approach to the assessment and management of activity-related spinal disorders. Spine 1987;7(Suppl):1-59.

Staal 2002
Staal JB, Hlobil H, van Tulder MW, Koke AJ, Smid T, van Mechelen W. Return-to-work interventions for low back pain: a descriptive review of contents and concepts of working mechanisms. Sports Medicine 2002;32:251-67.

Staal 2003
Staal JB, Hlobil H, van Tulder MW, Waddell G, Burton AK, Koes BW, et al. Occupational health guidelines for the management of low back pain: an international comparison. Occup Environ Med 2003;60:618-26.

van Tulder 1995
van Tulder MW, Koes BW, Bouter LM. A cost-of-illness study of back pain in the Netherlands. Pain 1995;62:233-240.

van Tulder 1997a
van Tulder MW, Assendelft WJJ, Koes BW, Bouter LM & the Editorial Board of the Cochrane Collaboration Back Review Group. Method guidelines for systematic reviews in the Cochrane Collaboration Back Review Group for Spinal Disorders. Spine 1997;22:2323-30.

van Tulder 1997b
van Tulder MW, Koes BW, Bouter LM. Conservative treatment of acute and chronic nonspecific low back pain: a systematic review of randomized controlled trials of the most common interventions. Spine 1997;22:2128-56.

van Tulder 2003
van Tulder M, Furlan A, Bombardier C, Bouter L, The Editorial Board of the Cochrane Collaboration Back Review Group. Updated method guidelines for systematic reviews in the Cochrane Collaboration Back Review Group. Spine 2003;28:1290-9.

Versloot 1992
Versloot JM, Rozeman A, van Son AM, van Akkerveeken PF. The cost-effectiveness of a back school program in industry. A longitudinal controlled field study. Spine 1992;17:22-7.

Waddell 1987
Waddell G. A new clinical model for the treatment of low back pain. Spine 1987;12:632-644.

Waddell 2001
Waddell G, Burton AK. Occupational health guidelines for the management of low back pain at work: evidence review. Occup Med (Lond) 2001;51:124-35.

Zachrisson 1980
Zachrisson-Forssell M. The Swedish back school. Physiotherapy 1980;66:112-4.

Zachrisson 1981
Zachrisson Forsell M. The back school. Spine 1981;6:104-6.


van Tulder 2000
van Tulder MW, Esmail R, Bombardier C, Koes BW. Back schools for non-specific low back pain. In: The Cochrane Library, 2, 2003. Oxford: Update Software. CD000261.

* El asterisco señala los documentos más importantes para este estudio



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


01 escuela de espalda versus ejercicios para el dolor lumbar crónico
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 dolor2170Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
02 Mejoría general00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
03 retorno al trabajo00Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
04 licencia por enfermedad00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
05 estado funcional178Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
06 examen físico00Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
02 escuela de espalda versus manipulación espinal para el dolor lumbar crónico
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 dolor129Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%-1.20 [-1.54, -0.86]
02 Mejoría general00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
03 retorno al trabajo00Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
04 licencia por enfermedad00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
05 estado funcional129Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%-5.00 [-8.36, -1.64]
06 examen físico129Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%0.05 [-0.19, 0.29]
03 escuela de espalda versus instrucción o asesoramiento para dolor lumbar crónico
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 dolor2497Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
02 Mejoría general00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
03 retorno al trabajo3421Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
04 licencia por enfermedad00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
05 estado funcional2497Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
06 examen físico1185Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%0.30 [-0.26, 0.86]
04 escuela de espalda versus lista de espera o "placebo" para el dolor lumbar crónico
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 dolor6328Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%-0.33 [-1.29, 0.64]
02 Mejoría general00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
03 retorno al trabajo2132Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
04 baja médica por enfermedad00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
05 estado funcional5439Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%0.17 [-0.36, 0.71]
06 examen físico286Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%-0.20 [-0.69, 0.29]


CARÁTULA
Titulo

Escuelas de espalda para el dolor lumbar inespecífico.

Autor(es)

Heymans MW, van Tulder MW, Esmail R, Bombardier C, Koes BW

Contribución de los autores

Martijn Heymans y Maurits van Tulder actualizaron las búsquedas de ensayos nuevos, dirigieron la selección de estudios, la evaluación de la calidad, la extracción de datos y el análisis de todos los estudios nuevos. Rosmin Esmail y Maurits van Tulder realizaron la selección de estudios, la evaluación de la calidad, la extracción de datos y el análisis de todos los estudios incluidos en la revisión original. Todos los autores participaron en el desarrollo del protocolo de esta revisión y en la redacción del manuscrito final.

Número de protocolo publicado inicialmente1997/3
Número de revisión publicada inicialmente1999/3
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente01 diciembre 2003
Cambios más recientes - Las búsquedas en la literatura se actualizaron en Mayo de 2003- Se agregaron cinco ECA nuevos. - Se calificó la relevancia clínica de los ECA.- Se incluyó la metodología de revisión sistemática actual.- Se modificó levemente la sección de resultados.
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizadosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidos01 mayo 2003
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autores01 diciembre 2003
Dirección de contacto
Martijn Heymans
Researcher
Social Medicine
VUMC/Institute for Research in Extramural Medicine
Van der Boechorststraat 7
Amsterdam
1081 BT
NETHERLANDS
tel: +31 020 4445986
mw.heymans@vumc.nl
fax: +31 020 4448387
Número de la Cochrane LibraryCD000261
Grupo editorialCochrane Back Group
Código del grupo editorialHM-BACK


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • Dutch Health Insurance Board
Recursos internos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Exercise; Low Back Pain [therapy]; Patient Education; Randomized Controlled Trials; Schools

Mesh check words: Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.