Pulse aquí para volver atrás
Enviar un comentario sobre esta revisión
Visualizar esta revisión en formato PDF
Versión para imprimir
 

Pastillas anticonceptivas orales para el sangrado menstrual abundante

Iyer V, Farquhar C, Jepson R
Fecha de la modificación significativa más reciente: 11 de febrero de 1997

Esta revisión debería citarse como: Iyer V, Farquhar C, Jepson R. Pastillas anticonceptivas orales para el sangrado menstrual abundante (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).

RESUMEN
Antecedentes

La menorragia (sangrado menstrual abundante) es un trastorno de salud benigno aunque socialmente debilitante. La definición clínica ampliamente aceptada de menorragia es la pérdida sanguínea de 80 ml o más por período. Este valor proviene de estudios de población que mostraron que la pérdida sanguínea promedio se encuentra entre 30 ml y 40 ml y el 90% de las mujeres tienen pérdidas sanguíneas menores a 80 ml. El sangrado menstrual abundante es la causa más común de ferropenia en el Reino Unido y afecta de un 20% a un 25% de la población femenina fértil. La menorragia es un problema común que representa el 12% de todas las derivaciones ginecológicas en el RU. Una variedad de tratamientos médicos se prescriben para reducir la pérdida sanguínea menstrual excesiva, incluidos los inhibidores de la prostaglandinasintetasa, los antifibrinolíticos, el anticonceptivo oral y otras hormonas. Se afirma que el anticonceptivo combinado oral (ACO) tiene una variedad de beneficios, induce un desprendimiento regular de un endometrio más delgado e inhibe la ovulación, por lo tanto tiene el efecto de tratar la menorragia y proporcionar anticoncepción.

Objetivos

Determinar si:
1. el ACO es un tratamiento médico efectivo para reducir la menorragia a corto plazo y largo plazo.
2. la efectividad de los anticonceptivos combinados orales (ACO) se comparó con otros tratamientos médicos para el tratamiento de la menorragia.
3. El ACO es un método más efectivo en relación a los costos que otros tratamientos médicos de la menorragia.
4. El ACO tiene menos efectos secundarios que otros fármacos que se utilizan para la menorragia.

Estrategia de búsqueda

Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (fechas de las búsqueda: octubre de 1996, mayo de 2002, junio de 2004) para todas las publicaciones que describen ensayos aleatorios del ACO para el tratamiento de la menorragia. El registro se basa en búsquedas regulares en MEDLINE, EMBASE, CINAHL, el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), PsycINFO, en búsquedas manuales de 20 revistas relevantes y actas de congresos y en búsquedas en diversas fuentes clave de literatura gris.

Criterios de selección

Todas las comparaciones controladas aleatorias del ACO versus otros tratamientos médicos, placebo o ningún tratamiento para el tratamiento de la menorragia. Mujeres en edad reproductiva con períodos abundantes regulares, medidos objetiva o subjetivamente y mayores o iguales a dos meses de seguimiento.

Recopilación y análisis de datos

Todas las evaluaciones de la calidad de los ensayos y la extracción de datos fueron realizadas por lo menos por dos revisores, no cegados. Sólo un ensayo cumplió con los criterios de inclusión y ninguno se excluyó. Los estudios incluidos involucraron a un total de 45 mujeres.

Resultados principales

Dado que el ensayo usó un diseño cruzado (cross-over), sólo se analizaron los datos desde el primer período de tratamiento (ciclos tres y cuatro). Se combinaron los resultados de los tres grupos del ácido mefenámico. No hubo diferencias significativas en la pérdida sanguínea menstrual entre aquellas pacientes tratadas con ACO y danazol, ácido mefenámico o naproxeno.

Conclusiones de los autores

El único estudio pequeño identificado (Fraser 1991) no encontró diferencias significativas entre los grupos tratados con ACO, ácido mefenámico, dosis baja de danazol o naproxeno. En términos generales, las pruebas del único estudio identificado (Fraser 1991) no son suficientes para evaluar adecuadamente la efectividad del ACO.

Esta revisión no pudo lograr los objetivos establecidos debido a la escasez de datos.

Esta revisión debería citarse como:
Iyer V, Farquhar C, Jepson R Pastillas anticonceptivas orales para el sangrado menstrual abundante (Revisión Cochrane traducida). En: La Biblioteca Cochrane Plus, 2008 Número 4. Oxford: Update Software Ltd. Disponible en: http://www.update-software.com. (Traducida de The Cochrane Library, 2008 Issue 3. Chichester, UK: John Wiley & Sons, Ltd.).


RESUMEN EN TÉRMINOS SENCILLOS

No hay suficientes datos acerca de los efectos del anticonceptivo oral sobre el sangrado menstrual abundante

La menorragia (sangrado menstrual abundante) es una causa común de derivación a ginecólogos en países como el Reino Unido. Es un trastorno de salud socialmente debilitante y puede resultar en anemia. El anticonceptivo oral puede proporcionar control del ciclo menstrual y un endometrio más delgado (el revestimiento del útero que se desprende durante la menstruación). La revisión mostró que el anticonceptivo redujo la pérdida sanguínea menstrual pero no hay suficientes datos para determinar su valor en comparación con otros fármacos para el tratamiento de la menorragia.


ANTECEDENTES

La menorragia (sangrado menstrual abundante) es un trastorno de salud benigno aunque socialmente debilitante. Esta preocupación con respecto a la menstruación anormal es un problema especialmente del siglo veinte. Anteriormente, la menarca tardía, la menopausia precoz, los períodos prolongados en edad fértil y la amenorrea de la lactancia reducían el número de menstruaciones que experimentaba una mujer en su vida. La reducción del tamaño del grupo familiar, mediante el uso generalizado de la anticoncepción y esterilización, resultó en un aumento de aproximadamente diez veces del número de períodos que la mujer experimenta en su vida reproductiva (Short 1976). Además, las prácticas anticonceptivas modernas y el uso generalizado de la esterilización implican que muchas mujeres no habrán experimentado un ciclo menstrual espontáneo durante aproximadamente diez años antes y durante sus años fértiles.

Se han utilizado varios métodos para medir la pérdida sanguínea menstrual pero la técnica actualmente preferida incluye la determinación de la concentración de hemoglobina en el líquido menstrual mediante su conversión a hematina alcalina (Hallberg 1966; Newton 1977). Este método no está normalmente disponible salvo para fines de investigación, de manera que el médico tiene que confiar en la descripción por la paciente del volumen de su sangrado y examen clínico (Chimbira 1980). Se ha mostrado que los autoinformes de las pacientes son indicadores imprecisos de la pérdida sanguínea menstrual en algunos estudios que compararon evaluaciones subjetivas y objetivas (Hallberg 1966; Chimbira 1980; Haynes 1977). La definición clínica ampliamente aceptada de menorragia es la pérdida sanguínea de 80 ml o más por período. Este valor proviene de los estudios de población que mostraron que la pérdida sanguínea promedio es entre 30 ml y 40 ml y el 90% de las mujeres tienen pérdidas sanguíneas menores a 80 ml (Hallberg 1966; Cole 1971). En una encuesta nacional del Reino Unido, el 31% de las mujeres describieron su pérdida sanguínea como abundante (MORI 1990). Sin embargo muchas mujeres que buscan tratamiento para el sangrado menstrual abundante en realidad no tienen pérdidas mayores al promedio (Hallberg 1966; Fraser 1985; Haynes 1977). En un estudio poblacional en Escandinavia, el 26% de aquellas mujeres con pérdidas dentro del rango normal (por debajo de 60 ml) consideraron sus períodos abundantes, mientras que un 40% de aquellas con pérdidas objetivamente abundantes (más de 80 ml) consideraron sus períodos moderados o escasos (Hallberg 1966).

Otra manera de determinar un límite superior a lo normal para la pérdida sanguínea menstrual es relacionar la pérdida sanguínea menstrual con diversos índices hematológicos. El sangrado menstrual abundante es la causa más común de ferropenia en el Reino Unido (Cohen 1980), y afecta de un 20% a un 25% de la población femenina fértil (Rybo 1966) y 1,6 millones de mujeres padecerán deficiencia de almacenamiento de hierro o anemia verdadera (Fairhurst 1977). Puede calcularse que en una dieta occidental normal se producirá un estado de equilibrio de hierro negativo si la pérdida sanguínea menstrual excede aproximadamente 50 ml a 60 ml por mes (Rybo 1966; Smith 1982) y de hecho, un 67% de las mujeres que tienen una pérdida mayor a 80 ml padecen anemia verdadera (Hallberg 1966). La incidencia de la anemia aumenta significativamente cuando las pérdidas exceden los 80 ml (Hallberg 1966), aunque la sangre podría contribuir sólo con el 2% al 82% de este líquido (Fraser 1985). En base a estos resultados, el límite superior a lo normal parece residir entre 60 ml y 80 ml y las pérdidas mayores a 80 ml pueden considerarse patológicas.

La magnitud del problema se expresa por el número de mujeres que buscan asesoramiento médico para la disfunción menstrual. En un centro en el Reino Unido, el 38,3% de las derivaciones a especialistas en ginecología fueron por disfunción menstrual (Smith 1992), y un 30% de estas derivaciones fueron por menorragia (Cameron 1990). Estas cifras representan un 12% de todas las derivaciones ginecológicas (Bradlow 1992). Además, el 5% de las mujeres de 30 a 49 años de edad consultan a su médico generalista cada año por menorragia (Peto 1993).

Diversos tratamientos médicos se prescriben para reducir la pérdida sanguínea menstrual abundante, incluidos los inhibidores de prostaglandinasintetasa, los antifibrinolíticos, el anticonceptivo oral y otras hormonas. Los datos objetivos mostraron que, al menos a corto plazo, se puede lograr una reducción significativa del volumen de las menstruaciones. La elección del fármaco depende de su conveniencia y aceptabilidad probable para un individuo (Mishell 1982). Se afirma que el anticonceptivo combinado oral (ACO) tiene una variedad de efectos beneficiosos, aparte de ser un método altamente fiable de control de natalidad. Cuando se ingiere de manera cíclica, el mismo induce el desprendimiento regular de un endometrio más delgado e inhibe la ovulación. Mediante este método, se puede lograr un buen control del ciclo y junto con la provisión de anticoncepción hacen que el ACO sea un tratamiento a largo plazo más aceptable para algunas mujeres con menorragia.


OBJETIVOS

Determinar la efectividad de los anticonceptivos orales en comparación con otros tratamientos médicos, placebo o ningún tratamiento en el tratamiento de la menorragia.

Se pretende demostrar las siguientes hipótesis:

1. El anticonceptivo oral (ACO) es un tratamiento médico efectivo para reducir la menorragia a corto y largo plazo.

2. El ACO es un método más efectivo en relación a los costos que otros tratamientos médicos de la menorragia.

3. El ACO tiene menos efectos secundarios que otros fármacos que se utilizan para la menorragia.


CRITERIOS PARA LA VALORACIÓN DE LOS ESTUDIOS DE ESTA REVISIÓN
Tipos de estudios

Todas las comparaciones controladas aleatorias de ACO versus otros tratamientos médicos para el tratamiento de la menorragia.

Criterios para la exclusión de los ensayos

  • menstruaciones irregulares y sangrado intermenstrual
  • causas patológicas de menorragia
  • causas iatrogénicas de menorragia
  • sangrado postmenopáusico (>1 año desde el último periodo)

Otros puntos para la exclusión se considerarán retrospectivamente para que no se omitan ensayos potencialmente pertinentes.

Tipos de participantes

  • Mujeres en edad reproductiva
  • Períodos abundantes regulares medidos objetivamente o subjetivamente mayores o iguales a dos meses de seguimiento
  • Tipo de ámbitos: atención primaria, planificación familiar o clínica especializada

Tipos de intervención

ACO versus otros métodos de tratamiento médico, ningún tratamiento o placebo para la menorragia. Se considerarán todos los tipos y dosis de ACO.

Tipos de medidas de resultado

Sangrado menstrual

  • pérdida sanguínea evaluada objetivamente, a corto y largo plazo
  • pérdida sanguínea evaluada subjetivamente, a corto y largo plazo

Efectos secundarios inmediatos

Patología no reconocida

  • coagulopatías
  • fibromas
  • inflamación pélvica

Mortalidad

Uso de recursos:

  • Para el paciente
  • Visitas al médico generalista
  • Para el hospital
  • Para el servicio de salud


ESTRATEGIA DE BÚSQUEDA PARA LA IDENTIFICACIÓN DE LOS ESTUDIOS
Ver: estrategia de búsqueda Cochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group

Se buscaron todas las publicaciones que describen (o quizá describan) ensayos aleatorios de ACO para el tratamiento de la menorragia. Las búsquedas originales se realizaron en octubre de 1996. Las búsquedas actualizadas del registro de ensayos se completaron en mayo de 2002 y junio de 2004, sin embargo no se encontraron ensayos nuevos.

(1) Se realizaron búsquedas en el registro de ensayos del Grupo de Trastornos Menstruales y Subfertilidad para obtener cualquier ensayo (búsqueda 9 de junio de 2004). El registro se basa en búsquedas regulares en MEDLINE, EMBASE, CINAHL, el Registro Cochrane Central de Ensayos Controlados (Cochrane Central Register of Controlled Trials, CENTRAL), PsycINFO, en búsquedas manuales de 20 revistas relevantes y actas de congresos y en búsquedas en diversas fuentes clave de literatura gris.

(2) Para la búsqueda original se realizaron búsquedas en las listas de referencias de publicaciones relevantes, artículos de revisión y estudios incluidos.

(3) Para la búsqueda original se incluyeron los siguientes términos en la estrategia de búsqueda electrónica de MEDLINE y EMBASE:

(menstru$ adj5 bleedin$).tw.
(heavy adj5 bleed$).tw.
menorrhagia/
menorrhag$.tw.
dysfunctional uterine bleeding.tw.
(iron adj5 anaem$).tw.
(dysfunctional adj5 uter$).tw.
exp contraceptives, oral/
contracept$.tw.

(4) Para la búsqueda original también se estableció contacto con las compañías farmacéuticas que elaboran el ACO.


MÉTODOS DE LA REVISIÓN

Al menos dos revisores (CF y VI) realizaron sin cegamiento todas las evaluaciones de la calidad de los ensayos y la extracción de datos. Uno de estos revisores es un experto en el tema y el segundo es un experto no especializado en el tema.

Uno de los revisores realizó la selección de los ensayos para su inclusión en la revisión después de utilizar la estrategia de búsqueda descrita anteriormente. Un segundo revisor evaluó todos los ensayos acerca de los cuales existían dudas sobre su elegibilidad. Se solicitó información adicional a los principales investigadores del ensayo que cumplió con los criterios de elegibilidad. El investigador sí proporcionó información adicional sobre los métodos de asignación y los criterios de inclusión y exclusión.

Ambos revisores evaluaron la calidad de los ensayos incluidos por separado. Cualquier discrepancia fue evaluada por un tercer revisor. La calidad del ocultamiento de la asignación se calificó como A (adecuada), B (incierta) o C (inadecuada). Se buscó información sobre el ensayo incluido en cuanto al método de asignación al azar, el ocultamiento de la asignación, el cegamiento, si era posible que se realizara un análisis por intención de tratar (intention to treat analysis) e intervenciones y resultados relevantes. Los dos revisores (CF y VI) extrajeron los datos de forma independiente mediante formularios diseñados según las guías Cochrane.

La heterogeneidad entre los resultados del ensayo se probará subjetivamente cuando más ensayos estén disponibles en el futuro, mediante el criterio clínico de las diferencias en las poblaciones de pacientes, intervenciones y evaluaciones de los resultados y objetivamente mediante pruebas estadísticas adecuadas. De acuerdo a los resultados de las evaluaciones de heterogeneidad, algunos de los resultados se agruparán estadísticamente mediante técnicas adecuadas.


DESCRIPCIÓN DE LOS ESTUDIOS

Sólo se identificó un ensayo (Fraser 1991) y el mismo cumplió con los criterios de inclusión de esta revisión. El ensayo utilizó un diseño cruzado (cross-over) y los sujetos se asignaron al azar a tres grupos y luego a dos grupos adicionales. Los tratamientos que se administraron fueron el ácido mefenámico, el naproxeno, el danazol de dosis baja y un anticonceptivo combinado oral monofásico. El ensayo fue relativamente pequeño y sólo se asignó al azar a 45 pacientes y siete abandonaron antes de la finalización del estudio. La duración del tratamiento fue ocho ciclos y cada período de tratamiento constaba de dos ciclos. No se excluyeron ensayos.


CALIDAD METODOLÓGICA

El único ensayo incluido (Fraser 1991) fue un ensayo aleatorio, cruzado (cross-over), pero el tratamiento no se cegó y no fue controlado con placebo. La asignación al azar se realizó mediante números aleatorios y un jefe de laboratorio controló la asignación (puntuación A). Pareció no haber diferencias clínicas entre los grupos sobre los antecedentes del análisis. No se utilizó un análisis por intención de tratar (intention to treat analysis) para los siete pacientes que no completaron el estudio. El ensayo trató a los sujetos con cada fármaco durante dos ciclos.


RESULTADOS

Dado que el ensayo usó un diseño cruzado (cross-over), sólo se analizaron los datos desde el primer período de tratamiento (ciclos tres y cuatro). Los resultados de los tres grupos del ácido mefenámico (n = 20) se combinaron para aumentar el poder estadístico del estudio. Los otros grupos de tratamiento incluyeron seis participantes. Los datos de los participantes individuales se obtuvieron para todos los ciclos de tratamiento y control.

No hubo diferencias significativas entre la reducción de la pérdida sanguínea (medida objetivamente) a los dos meses en aquellas pacientes tratadas con el anticonceptivo oral y danazol (DMP 19,27; IC: -24,47 a 63,01), ACO y ácido mefenámico (DMP 12,53 IC: -22,47 a 47,53) o ACO y naproxeno (DMP 8,37 IC: -27,31 a 44,05). Vale la pena señalar que un tercio (12 de 38) de las participantes en el ensayo no tenían el valor umbral aceptado para el tratamiento (pérdida sanguínea menstrual menor a 60 ml).

Los datos sobre los efectos secundarios no se obtuvieron debido a que incluyeron ambos períodos del estudio, no sólo el primer período de tratamiento antes del cruzamiento (crossover).

El ensayo sí encontró una reducción general de la pérdida sanguínea menstrual de un 43% en las mujeres que recibían ACO, aunque el número fue pequeño (n = 6).


DISCUSIÓN

En esta revisión se identificó un ensayo controlado aleatorio de anticonceptivo combinado oral para el tratamiento de la menorragia versus ácido mefenámico, naproxeno y danazol (Fraser 1991).

El único resultado de interés medido en el estudio fue la pérdida sanguínea menstrual objetiva. La medición objetiva de la pérdida sanguínea por el método Hematina Alcalina es difícil y no se utiliza fácilmente en la práctica habitual. En el futuro, puede ser preferible desarrollar métodos más simples para la evaluación objetiva de la menorragia, como tablas gráficas de la evaluación de la pérdida sanguínea, para permitir estudios comparativos a gran escala del tratamiento y una mejor evaluación clínica habitual. En el ensayo se midió la pérdida sanguínea subjetiva, pero a las mujeres se les solicitó que compararan los dos tratamientos recibidos. Por lo tanto, debido a que en esta revisión se analizaron a partir de un tratamiento único antes del cruzamiento (cross-over), estos datos no pudieron utilizarse.

Se evaluó la eficacia comparativa del ACO con naproxeno, danazol y ácido mefenámico y no se encontraron diferencias significativas entre los grupos de tratamiento. Existen otros tratamientos conocidos para la menorragia (como los agentes antifibrinolíticos) que no se incluyeron en la comparación.

La efectividad del ACO en comparación con ningún tratamiento o placebo no se evaluó en este estudio. Sin embargo, los investigadores del estudio sí compararon la efectividad general de los cuatro tratamientos durante los ocho ciclos con las mediciones iniciales. Se encontraron reducciones altamente significativas en la pérdida sanguínea al final del estudio en el grupo del anticonceptivo oral (43%, p = < 0,001), el grupo del danazol de dosis baja (49%, p = 0,006) y en dos de los grupos del ácido mefenámico (38%, p = 0,002 y 39%, p < 0,001). La eficacia comparativa de todos los tratamientos debería confirmarse al incluir grupos de placebo o ningún tratamiento en ensayos futuros.

Esta revisión no pudo lograr sus objetivos expresados debido a la escasez de datos. No se realizó un análisis de costo-efectividad debido a los números reducidos. Cuando esté disponible nueva información se abordará este tema.


CONCLUSIONES DE LOS AUTORES
Implicaciones para la práctica

El único estudio pequeño identificado (Fraser 1991) no encontró diferencias significativas entre los grupos tratados con ACO, ácido mefenámico, danazol de dosis baja o naproxeno. Por lo tanto, en este estadio, la efectividad del ACO en comparación con los tratamientos anteriores no puede distinguirse. En términos generales, las pruebas del único estudio identificado (Fraser 1991) no son suficientes para evaluar adecuadamente la efectividad del ACO.

Implicaciones para la investigación

Se necesitan ensayos controlados aleatorios controlados con placebo con un número adecuado de pacientes, una duración de al menos tres a seis ciclos y un seguimiento adecuado para establecer si el anticonceptivo oral es un tratamiento efectivo para la menorragia.


AGRADECIMIENTOS

Los autores agradecen al profesor Ian Fraser por proporcionar datos de pacientes individuales del ensayo (Fraser 1991).


POTENCIAL CONFLICTO DE INTERÉS

Ninguno conocido


NOTAS

El Grupo de Trastornos Menstruales y Subfertilidad (Menstrual Disorders and Subfertility Group) realizó la búsqueda actualizada en mayo de 2002 y junio de 2004.


TABLAS

Characteristics of included studies

StudyFraser 1991 
MethodsRandomised, but method not stated. Two post randomisation exclusions occured because patients had contraindications to a therapy. No blinding and no placebo group used. Single centre, cross-over trial. An intention to treat analysis was not used. 
ParticipantsTrial undertaken at University of Sydney, NSW, Australia.
45 ovulatory women. Inclusion criteria: history of menorrhagia and regular periods.
Inclusion criteria: Women up to 50 years of age provided they had regular peiods.
Exclusion criteria: pelvic pathology
Women were not excluded if they had received medical therapy for menorrhagia previously, but it was expected that they had not been on specific treatment for at least 2 months prior to entering the trial. 
InterventionsGroup 1 Mefanamic Acid (MFA) or naproxen
Group 2 MFA or combined low dose oral contaceptive pill
Group 3 MFA or danazol 
OutcomesMenstrual blood loss (measured by alkaline haematin method)
Immediate side effects 
Notes 
Allocation concealment


REFERENCIAS
Referencias de los estudios incluidos en esta revisión

Fraser 1991{Solo datos publicados}
Fraser IS, McCarron G. Randomized trial of 2 hormonal and 2 prostaglandin-inhibiting agents in women with a complaint of menorrhagia. Australian & New Zealand Journal of Obstetrics & Gynaecology 1991;31:66-70.


Bradlow 1992
Bradlow J, Coulter A, Brook P. Patterns of referral. Oxford: Oxford Health Services Research Unit, 1992.

Cameron 1990
Cameron IT, Haining R, Lumsden MA, Thomas VR, Smith SK. The effects of mefenamic acid and norethisterone on measured menstrual blood loss. Obstetrics & Gynecology 1990;76:85-8.

Chimbira 1980
Chimbira T, Anderson A, Turnbull A. Relation between measured menstrual blood loss and patient's subjective assessment of loss, duration of bleeding, number of sanitary towels used, uterine weight and endometrial surface area. British Journal of Obstetrics & Gynaecology 1980;87:603-9.

Cohen 1980
Cohen BJ, Gibor Y. Anaemia and menstrual blood loss. Obstetrical and Gynaecological Survey 1980;35:597-618.

Cole 1971
Cole S, Billewicz W, Thomson A. Sources of variation in the menstrual blood loss. Journal of Obstetrics & Gynaecology for the British Commonwealth 1971;78:939-9.

Fairhurst 1977
Fairhurst E, Pale TL, Fidge BD. A comparison of anaemia and storage iron deficiency in working women. Proceedings of the Nutrition Society 1977;36:98A.

Fraser 1985
Fraser IS, McCarron G, Markham R, Rest T. Blood and total fluid content of menstrual dischage. Obstetrics & Gynaecology 1985;65:194-8.

Hallberg 1966
Hallberg L, Hogdahl AM, Nilson L, Rybo G. Menstrual blood loss - a population study. Acta Obstetricia et Gynecologica Scandinavica 1966;45:320-51.

Haynes 1977
Haynes P, Hodgson H, Anderson A, Turnbull A. Measurement of menstrual blood loss in patients complaining of menorrhagia. British Journal of Obstetrics & Gynaecology 1977;84:763-8.

Mishell 1982
Mishell DR Jr. Non contraceptive health benefits of oral steroidal contraceptives. American Journal of Obstetrics & Gynaecology 1982;142:809-16.

MORI 1990
MORI. Women's health in 1990. Research conducted on behalf of Parke-Davies Research Laboratories. .

Newton 1977
Newton J, Barnard H, Collins W. A rapid method for measuring menstrual blood loss using automatic extraction. Contraception 1977;16:269-82.

Peto 1993
Peto V, Coulter A, Bond A. Factors affecting general practitioners' recruitment of patients into a prospective study. Family Practice 1993;10(2):207-11.

Rybo 1966
Rybo G. Clinical and experimental studies on menstrual blood loss. Acta Obstetricia et Gynaecologica Scandinavica 1966;45(supp):1-23.

Short 1976
Short RV. The evolution of human reproduction. Proceedings of the Royal Society of London 1976;195:3-24.

Smith 1982
Smith SK. Physiological and pharmacological aspects of pH in the female reproductive tract [MD Thesis]. London: University of London, 1982.

Smith 1992
Smith SK, Haining REB. The investigation and management of excessive menstrual bleeding. Recent Advances in Obstetrics & Gynaecology. Vol. 17, Edinburgh: Churchill Livingstone, 1992.



GRÁFICOS
Para visualizar un gráfico o una tabla, haga clic en la medida de resultado que aparece en la tabla de abajo.

Para visualizar los gráficos mediante el Metaview, haga clic en "Visualizar Metaview" en el encabezado del gráfico.


02 ACO versus naproxeno
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Pérdida sanguínea menstrual (evaluada objetivamente)112Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%8.37 [-27.31, 44.05]
02 Pérdida sanguínea menstrual (evaluada subjetivamente)00Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
03 Efectos secundarios inmediatos00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
03 ACO versus danazol
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Pérdida sanguínea menstrual (evaluada objetivamente)112Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%19.27 [-24.47, 63.01]
02 Pérdida sanguínea menstrual (evaluada subjetivamente)00Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
03 Efectos secundarios inmediatos00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable
04 ACO versus ácido mefenámico (todos)
Medida de resultadoNº de estudiosNº de participantesMétodo estadísticoTamaño del efecto
01 Pérdida sanguínea menstrual (evaluada objetivamente)126Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%-17.49 [-62.77, 27.79]
02 Pérdida sanguínea menstrual (evaluada subjetivamente)00Diferencia de medias ponderada (Efectos fijos) IC del 95%No estimable
03 Efectos secundarios inmediatos00Odds-Ratio de Peto IC del 95%No estimable


CARÁTULA
Titulo

Pastillas anticonceptivas orales para el sangrado menstrual abundante

Autor(es)

Iyer V, Farquhar C, Jepson R

Contribución de los autoresEl autor no facilitó la información
Número de protocolo publicado inicialmenteLa información no está disponible
Número de revisión publicada inicialmente1997/3
Fecha de la modificación más recienteLa información no está disponible
Fecha de la modificación SIGNIFICATIVA más reciente11 febrero 1997
Cambios más recientesEl autor no facilitó la información
Fecha de búsqueda de nuevos estudios no localizados09 junio 2004
Fecha de localización de nuevos estudios aún no incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de localización de nuevos estudios incluidos/excluidosEl autor no facilitó la información
Fecha de modificación de la sección conclusiones de los autoresEl autor no facilitó la información
Dirección de contacto
Dr Vadeihi Iyer
35a Stanford Park Road
Mt Roskill
Auckland
Auckland, New Zealand
tel: +64 9 625 2925
s.hetrick@auckland.ac.nz
Número de la Cochrane LibraryCD000154
Grupo editorialCochrane Menstrual Disorders and Subfertility Group
Código del grupo editorialHM-MENSTR


FUENTES DE FINANCIACIÓN
Recursos externos
  • La información sobre los recursos de apoyo no está disponible
Recursos internos
  • Dept of Obstetrics and Gynaecology, University of Auckland, NZ

Palabras clave
Medical Subject Headings (MeSH)
Contraceptives, Oral [therapeutic use]; Menorrhagia [drug therapy]

Mesh check words: Female Humans




Traducción realizada por el Centro Cochrane Iberoamericano.

Usado con permiso de John Wiley & Sons, Ltd.